Conferencia Iberoamericana de Genealogía:Familias que Cruzaron Fronteras

Los Niños y el Aprendizaje Genealógico por medio de Material Concreto
Instructora: Mercedes Olivares de Ardiles – Chillán-Chile

1) La realidad de un genealogista
Las preguntas claves son: ¿Qué pasará con sus documentos y su investigación cuando usted muera? ¿Su familia se interesa en lo que usted hace? ¿Le gustaría que hubiera alguien que continuara su trabajo? ¿Podría ser un hijo, un nieto, un sobrino?

Aplicamos una sencilla encuesta de 4 preguntas. Ante la pregunta ¿Su familia directa lo apoya en sus investigaciones genealógicas? El 53.1% contesto que sí. En la pregunta 2 ¿se ha sentido nadando contra la corriente? El 71,8% contestó que si. Sus fundamentaciones se basaron en la oposición de los familiares al requerir información (para que te sirve eso, pérdida de tiempo, desconfianza en cuanto a que hará con los datos, y algo importante, no apoyan por no comprender) En la pregunta 3 ¿qué piensa que pasará con sus carpetas de investigaciones cuando usted muera? , un sorprendente 46,8% cree que serán regalados a algún archivo, o que el mismo los depositará en alguna institución como medida preventiva. El resto piensa que un familiar los guardará o continuará con su trabajo o que por respeto, un familiar los tendrá por algún tiempo, sin saber qué hacer con ellos y que finalmente, terminarán en el tiesto de la basura. (Lo que para nosotros es un tesoro, para los demás pueden ser cosas sin valor) En respuesta a la pregunta 4 ¿Le gustaría preparar a alguien para que continuara su legado?, como era de esperarse, el 100% contesto que si, y la razón es la más obvia: Dejar un legado a los descendientes y que su trabajo no haya sido en vano.

La pregunta se dirige a ustedes ahora ¿Les gustaría preparar a alguien para que continuara su legado? Como obviamente la respuesta es Si surge la otra pregunta ¿Podría ser a un niño? ¿Porqué NO un niño?

2. La Genealogía y los Niños en la actualidad 2.1 Algo de tanta importancia como la genealogía no se enseña formalmente
a los niños. En Chile, se trabaja con los niños de edad preescolar en tres ámbitos. Uno de esos es el ámbito de formación personal y social, en el Núcleo Identidad , existen dos Ejes de trabajo y evaluación: Reconocimiento y aprecio de si mismo, y reconocimiento y expresión de sentimientos. De manera preocupante, en este núcleo de identidad, no se menciona ni evalúa el concepto de familia, en ninguna de sus formas, ni inmediata ni extendida. Sin embargo, en los objetivos propuestos del ámbito mencionado anteriormente, uno de ellos es que se sientan parte de una familia y de una comunidad. Departamento
Educación Parvularia, Informe Evaluación de Aprendizajes, Primer Nivel Transición, 2013.

2.2 La importancia de enseñar genealogía a los niños. “El saber genealógico no es un saber disciplinario ni escolarizado, por el contrario es un saber que se aprende en familia y de maneras poco formales. En nuestros trabajos clínicos previos con niños que venían a consulta psicológica por problemas de aprendizaje en el aula emergió una constante: Estos niños ignoraban sus antecedentes familiares. “Empezamos a explorar este tema del “saber sobre la propia familia” y luego de pequeños sondeos y unos casos pilotos, logramos pesquizar que más que ciertos antecedentes familiares, los niños ignoraban muchos de los componentes del saber genealógico, quien es quien en la familia, qué lugar ocupa y porque, cual relación tiene esa persona con el niño y con los otros, porqué lleva el niño los apellidos que porta…” ( Maria Cristina Tenorio, Saber Genealógico para niños entre 6 y 7 años, Universidad
Autónoma de Barcelona, Tesis Doctorado Psicología, 2004.)

“Conocer quienes son los parientes, que vinculo une a ellos, como se los debe nombrar, y comprender como se rigen las relaciones con ellos, es un legado cultural básico que toda familia debe transmitir a sus hijos. Ibid.Marco Conceptual 9, página 21. A partir de lo expuesto confirmamos la necesidad de enseñar a temprana edad conceptos genealógicos básicos a los niños y hacerlo de un modo atractivo para obtener las respuestas esperadas de este grupo en particular. No podremos lograr la atención de los niños con los métodos tradicionales y ¿aburridos? de hacer genealogía. No podemos presentarles hojas complicadas

para que llenen ni extensos formularios que incluso a nosotros se nos hace difícil. La genealogía viene a ser algo más que fechas, números y complicados papeles, también se transforma en una divertida actividad, para que puedan disfrutar los niños y también los adultos.

3. Los niños de hoy serán los adultos del mañana
3.1 No debemos subestimar la capacidad y el potencial del niño para trabajar en estas materias. Mediante un trabajo sostenido con niños de edades entre los 5 y los 12 años, desde el año 2010 hasta el presente, se ha podido constatar lo siguiente: a) Usando las herramientas adecuadas de motivación, los niños responden favorablemente. b) Los niños necesitan ver, tocar, manipular, oír para interiorizar el aprendizaje y que este sea efectivo. c) Los niños responden con gran responsabilidad ante los nuevos desafíos. d) Los niños son muy persistentes con los adultos de su entorno familiar para obtener la ayuda que necesitan (fotos, datos, etc. ) e) Los niños gustan de más y mayores desafíos, al haber completado una asignación. f) Los niños son capaces de trabajar en sus árboles genealógicos, siguiendo la secuencia que se les ha sugerido. g) Los niños participan activa y entusiastamente cuando se trabaja en talleres. Por el contrario, se muestran menos animados en las clases donde solo pueden opinar, y h) Los niños gustan de recibir reconocimientos públicos por la labor efectuada. Al haber trabajado incorporando todos los elementos mencionados, los resultados han sido extraordinarios. 3.2. Lo que podemos ofrecer a los adultos para trabajar con los niños. Mediante la experiencia adquirida a lo largo de estos años podemos sentirnos en condiciones de entregar a los adultos las herramientas necesarias para poder trabajar con los niños de sus familias o con otros grupos de niños. La siguiente es una lista de las actividades a realizar con los pequeños. (Dichas actividades y sus resultados, son expuestos ante la clase por medio de material visual.) a) Árboles genealógicos de 3,4 y 5 generaciones en un trabajo por etapas. b) El niño y su posición en el árbol genealógico. c) El niño como parte de su primera unidad familiar.

d) El niño como parte de una unidad familiar extendida. e) Detectives Familiares: aprovechar la natural inclinación investigativa de los niños … f) Juego Educativo por medio de Material Didáctico ¿Quién será esta persona? g) Carpeta de Trabajo Detectives Familiares h) Optativo . ¿Cómo enseñar el concepto de muerte a los niños? 3.3 Algunos Resultados del trabajo con los Niños a) Tríptico con árboles genealógicos b) Tríptico con fotografías- Evidencias

4. Conclusión
Los niños tienen el potencial de aceptar responsabilidades mediante una enseñanza que contenga los elementos necesarios para: Despertar su interés, llamar su atención, entregarles herramientas atractivas y variadas, hacerlos sentir importantes, proporcionarles un entorno adecuado y un ambiente sano para realizar su trabajo, ayudarles a trabajar con metas y plazos fijos, obtener reconocimiento. Si estos elementos están presentes en el desarrollo de la enseñanza genealógica, el éxito de nuestro niños y de sus trabajos, estará asegurado. Los niños que hoy comienzan a desarrollar estas rutinas, serán los adultos que podrán continuar con nuestro legado cuando nosotros hayamos partido de esta tierra. http://genea-generaciones.blogspot.com/ https://www.facebook.com/groups/435818123152962/ https://www.facebook.com/pages/Genea-Generaciones/133609133494342 genea.generaciones@gmail.com

Mercedes Olivares de Ardiles- Conferencia Iberoamericana de Genealogía – 9 al 14 septiembre 2013. Salt Lake City, Utah, U.S.A.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful