Vol 16 - Num 6 / NOV-DIC 2011

Por Florencia Lafuente, periodista especializada en negocios

La renovada ruta del mate
GUAYAKÍ VENDE YERBA MATE Y PRODUCTOS DERIVADOS ORIgINALES —COMO JUgOS Y BEBIDAS ENERgIZANTES— AL MERCADO ESTADOUNIDENSE. EL OBJETIVO DE LA EMPRESA FUNDADA POR ALEX PRYOR ES RESTAURAR LA BIODIVERSIDAD DE LOS BOSQUES SUDAMERICANOS E IMPULSAR EL DESARROLLO DE LOS PUEBLOS NATIVOS, MEDIANTE LA PRODUCCIÓN SUSTENTABLE DE UN CULTIVO QUE HA PERDIDO SUS VALORES TRADICIONALES.

L

a fortaleza del café, los beneficios del té, la euforia del chocolate.” Con este eslogan, el argentino Alex Pryor logró un auténtico hito; vender con éxito en el mercado estadounidense un producto —la yerba mate— raramente apreciado fuera de las fronteras de los países sudamericanos donde se lo consume tradicionalmente: la Argentina, Paraguay, Uruguay, Brasil y Bolivia. Pero su triunfo no fue sólo comercial. Guayakí, la empresa que preside y fundó en 1996 en California junto con su amigo David Karr, cuando estaba estudiando Ingeniería de los Alimentos en la Universidad Politécnica de Cal Poly, ha conseguido transformarse en una alternativa económica sustentable a los emprendimientos de monocultivos y ganadería, los mayores responsables de los últimos años de la deforestación indiscriminada del bosque de la mata atlántica —hábitat natural de la yerba mate— y de la expulsión de los pueblos nativos. La misión de la firma, certificada como una B Corporation (compañías comprometidas abiertamente con las prácticas responsables y sustentables y con metas sociales además de objetivos de negocios), es la comercialización de yerba mate orgánica bajo un esquema de comercio justo en los mercados más maduros de los Estados Unidos y Canadá, con el fin de invertir en la restauración de los bosques devastados de Sudamérica y darles a las comunidades locales la posibilidad de desarrollarse económicamente. La marca es un tributo a la comunidad indígena Aché Guayakí, una etnia guaraní muy perseguida durante la dictadura de 35 años de Alfredo Stroessner, y hoy aliada de la compañía en sus proyectos de producción sustentable en Paraguay. Por el uso de los nombres de las tribus como marcas, la empresa de Pryor paga una licencia a las comunidades. “Quisimos cambiar la perspectiva de negocios y adoptar un enfoque en el que el medio fueran los factores económicos y el fin, el desarrollo social y la recuperación de ecosistemas —explica Pryor sobre por qué encaró su iniciativa desde el sector privado—. Creemos que si las externalidades generadas por las empresas se contabilizaran y valoraran como activos, el impacto social y ambiental positivo sería mucho mayor que el que podría lograrse desde una organización sin fines de lucro.”

Proyecto faraónico
La mata atlántica abarca el sur de Brasil y noreste de la Argentina y Paraguay. Es la prolongación de la selva amazónica y una de las formaciones vegetales con mayor biodiversidad del planeta, pero también una de las más amenazadas. Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, la foresta hoy apenas ocupa el 5 por ciento de su extensión original. Los pueblos que en ella vivían también fueron diezmados o desplazados para la explotación comercial de las tierras. En estado silvestre, la yerba mate es —o era— de un verde intenso, producto de su crecimiento a la sombra de las especies nativas de este bosque, que actúan como fertilizantes y protectores naturales de la planta. En este modelo, la cosecha es ardua, ya que debe hacerse

FILE

EMPRENDEDORES SOCIALES

1/3

estaba al tanto de estas dificultades. La empresa comienza vendiendo 200 kilos de yerba mate orgánica en los Estados Unidos. Alex Pryor.” Se consigue en tiendas Los productos de Guayakí se venden por Internet y en tiendas de comestibles como Whole Foods. soja o trigo. Chris Mann. Además. 2009 La empresa se convierte en la primera yerbatera certificada bajo los estándares de Comercio Justo del Institute for Marketecology (IMO). Michael Newton.) En los Estados Unidos. sino que lo haría con los fabricantes de productos bebibles. “Ahora. porque es nativo de la región. La yerba mate no es un producto fácil. y se propuso aprovechar un aspecto inexplorado del cultivo: sus cualidades medicinales y nutricionales. La búsqueda de una mayor eficiencia en los cultivos para su explotación comercial ha transformado la producción en un commodity. 2000 Guayakí factura US$ 1 millón. Steven Karr y Michael Newton. Trader Joes y Vons. entre otros componentes. Su empresa fabricaría desde yerba para infusiones (suelta o en saquito). más posibilidades tendremos de mejorar la vida de aquellos que cuidan y viven de la explotación sustentable de esos bosques. desde hace poco. (La yerba mate silvestre contiene todo tipo de vitaminas y una gran cantidad de minerales además de antioxidantes y aminoácidos. Llevará tiempo.Num 6 / NOV-DIC 2011 Por Florencia Lafuente. y en el que invita a los consumidores a “descubrir la tradición cultural y el espíritu de ca2/3 . California. Es elegida en la competencia World Challenge Competition. como uno de los 12 proyectos de más impacto ambiental y social a escala mundial. tiene un mayor rendimiento por hectárea que la explotación de ganado o la plantación de maíz. a mano. Chris Mann. gorros. y en el mercado de las bebidas más específicamente. Pero decidió darle al asunto una vuelta de tuerca. 1997 Amplía el proyecto y crea una sociedad formal con la participación de sus amigos David Karr. camisetas. Pryor vio la oportunidad. hoy se planta a cielo abierto y se cosecha casi sin intervención humana. pueden disfrutarse en el Guayakí Mate Bar que la firma inauguró en Sebastopol. Consumida como infusión. Krogers. Pero además. el sabor amargo y astringente de la yerba suele ser agresivo hasta para los paladares más cosmopolitas desconocedores del producto. bombillas y mates que. los consumidores comenzaban a inclinarse por el consumo responsable. 2011 Guayakí factura US$ 15 millones. Semillas Group (de izquierda a derecha): Steven Karr. no comprarían a fábricas comerciales sino a artistas locales. No competiría con los productores tradicionales de la industria. jugos y bebidas energizantes hasta vasos térmicos. David Karr. y los monocultivos de yerba de la actualidad han ido reduciendo la calidad de la producción. Pero el enriquecimiento de la especie y la conservación de sus valores nutricionales se logra con la biodiversidad. No hay duda de que se trata de un producto sustentable en el largo plazo. Fred Meyers. Wild Oats. En la región. amante del mate y versado en el negocio por haber desarrollado su tesis de grado sobre la yerba mate.Vol 16 . la industria está dominada por gigantes muy arraigados en el mercado. por supuesto. organizada por la BBC. con un mercado probado para la yerba mate orgánica. podemos aspirar a una mayor restauración de los bosques sudamericanos y un cultivo más diverso de la planta —explica Pryor—. pero a medida que ganamos mercado y generamos más ingresos. Pryor. Safeway. a buscar alternativas saludables a excitantes como la cafeína. periodista especializada en negocios Cronología del éxito 1996 Alex Pryor funda Guayakí.

Guayakí brinda la capacitación técnica para la gestión pañía son analizadas desde el punto de vista de su imdel cultivo orgánico. les de sus productos. la compañía explica que su producto se cosean partidarias de uno u otro grupo. Todo se realiza según ducción.000 hectáreas de bosque atlántico. dos años de emisiones.” tales (ONG). a cambio. la justicia social y el manejo ambiental”. uno de los indicadores de desempeño que usa Guayakí es la variedad y cantidad de especies de aves encontradas en las áreas de cultivo de la yerba mate de su marca. clara Pryor. “no tienen mucho interés en innovar. cuyos efectos sociales y ambientales son tremendos”. Guayakí en cierto modo les despierta curiosidad. en una cafetera francesa. a fuego de leña durante 24 horas encuentran en el centro del debate y de los procesos de propara otorgarle sabor a madera. También se estaciona durante 12 meses la comunidad. periodista especializada en negocios maradería que caracterizan al estilo de vida saludable que promueve el mate”. todas las actividades de la comdas. provenientes de redes de comerPryor dice que el modelo de negocio de su compañía se cio justo. Guayakí despliega una otros grupos de interés que conforman la cadena de valor de larga explicación sobre por qué concibe a la yerba la industria.Vol 16 .5 cial y ambiental y pueden brindar productos y servicios de toneladas de carbono a la atmósfera. Como consecuenmejor calidad. servida con leche Más allá de trabajar con comunidades indígenas. Han pasado 15 años desde los comienzos de la firma en una casa rodante y una pequeña huerta orgánica como centro de producción. Guayakí tiene 45 empleados fijos y 25 indirectos. tanto en la Argentina como en Paraguay y Brasil”. empresas certificadas como boles nativos para restituir la sombra original a la tierra y socialmente responsables. deben cultivar los bosques con árdables. Sus proveedores. Los últimos análisis estimay comunidades que al ser recuperadas ganan en capital soron que había sido responsable de la emisión de 28. “Para medir el éxito de un enfoque de este tipo deben tomarse en cuenta tres factores: la viabilidad económica. técnicos agropecuarios. apunta Pryor. A su vez. “Junto con otros empresarios hemos creado la Fundación Nuevos Aires para promover y educar sobre estos nuevos modelos económicos que regeneran vida mediante su misión de negocios. lo que garantiza la sustentabilidad de nuestro prola tradición indígena y en las épocas del año estipulayecto y le da a cada parte la posibilidad de aportar al bien de das para ello. hemos logrado una verdadera mate “como una bebida sagrada”. biólogos. Pero los pacto ambiental y social. y factura US$ 15 millones al año. cosecheros y En su sitio de Internet. < Como un buen vino L © Gestión 3/3 . Las combinaciose ha aliado con empresas. Asimismo impulsa desarrollos de inclusión en comunidades indígenas de Paraguay y Brasil. o tribus que son dueñas de tierras que han sido deforestaDe principio a fin. “Nuestra a yerba mate es muy versátil y puede ser previsión para 2020 es restaurar 60. Sus envases son biodegrapropietarios. Al igual que un vino inclusión y evitado que las acciones que llevamos adelante muy fino. Por ejemplo. pero hasta ahora no la suficiente como para motivar al cambio a una industria estancada desde hace décadas. Los ingredientes adicionarecuperar la biodiversidad. y trabaja en la recuperación de 6. la firma evalúa anualmente su nivel basa en el concepto de “regeneración de vida”: ecosistemas de eficiencia energética. dena de café de filtro o incluso a una cafetera expreso. Puede ser consumida caliente o fría.Num 6 / NOV-DIC 2011 Por Florencia Lafuente. “De esta manera. Las yerbateras. una máquitivo. Luego compra la producción. comercio justo se reinvierten en la cadena. Guayakí y miel o helada con limón y menta. Parte de los ingresos por venta de estos biecia. pequeñas empresas sabor “característico de Guayakí”. Actualmente.” Pero Pryor deja claro que sus aliados no son precisamente los grandes jugadores del sector. organizaciones no gubernamennes son infinitas.000 hectáreas de selva y parada de diversas maneras: en taza como una generar más desarrollos comunitarios en la región de culinfusión. es decir. Todos estos actores se secha y seca a mano. añade.” en depósitos bajo condiciones especiales para darle el En sus alianzas con productores. compró créditos de CO2 para compensar 58 tonenes de elaboración sustentable a través de un modelo de ladas.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful