Está en la página 1de 6

La locura de Don Quijote: Entendemos como locura a la privación de la razón o del buen juicio.

En la actualidad la entendemos como la percepción distorsionada de la realidad, la pérdida del autocontrol, las alucinaciones y los comportamientos absurdos o sin motivo. La locura también está asociada a la demencia, que significa “alejado de la mente”. Incluso podríamos hablar de “loco” ante la presencia de cualquier individuo que rompe las leyes o reglas pautadas por una determinada sociedad. La manifestación de locura de Don Quijote se dará en total plenitud cuando llegue a poner en práctica las fantasías que bullen dentro de su cabeza. Fantasías de las del tipo de D.Q. las podemos llevar todos dentro de nosotros, pero el hecho de darles salida exteriorizándolas y de actuar de acuerdo con ellas convierte las fantasías en auténticas locuras. Dado esto, partamos de la pregunta que muchos críticos han planteado ¿está realmente loco Don Quijote?, Jorge Albistur responde a esta pregunta explicando que cierta crítica, ha de pensar que Quijote no está loco ni cosa parecido y que incluso estamos ante un caso de mente alucinada. De nada vale entonces que Cervantes proclame desde el comienzo a locura del hidalgo ni que el personaje confunda molinos con gigantes, ventas con castillos, mercaderes con nobles y afamados andantes. Para cierta crítica habrá en todo ello, un cierto relativismo de “todo puede ser” y que el mundo cambia de naturaleza y sentido según la perspectiva con la que se mire. Pero Albistur menciona, que lo importante es tener en cuenta que DQ y los lectores no viven en otro planeta para mirar las cosas desde allá, sino en esta tierra desde la cual, debemos contemplar la realidad para movernos en ella. Pero tampoco podemos negar que Quijote está loco, esto iría ir en contra lo que dijo el mismo Cervantes. Pero tampoco podemos tomarlo como un loco furioso y de remate, ya que posee una elocuencia coherente. Aberasturi menciona: Quién están mal son los hombres, que en realidad no pueden vivir según las grandes ideas, pero tampoco podemos decir que DQ esté en lo cierto, hay que concibe una humanidad que no existe y actúa como si existiese efectivamente. Él ve a los hombres tales como sería

Madariaga argumentará este idealismo ya que lo describe como un hombre tímido en cosas del amor y por ende. es la guardia celosa y vigilante que protege a DQ de todo enemigo exterior (el mundo) e interior (la duda). . Podríamos mencionar en palabras de Aberasturi que DQ se encamina hacia una empresa universal. La locura de Don Quijote no ofrece siempre las mismas características y va evolucionando en el transcurso de la novela. Su actitud generosa tampoco es sabia. cuando bien pudo habérselo probado la escena de la celada: (CITAR) Madariaga sostiene que: Donde se abstuvo luego de ponerla por segunda vez a prueba. menciona: (CITAR) El héroe ha hecho la mitad de la carrera con aquella torcedora duda mortificando cada uno de sus istantes. este enemigo interior. Esta profunda vacilación sobre su propia condición de caballero pero nunca de una vacilación de sus ideales. equivalente al empuje juvenil de cambiar el mundo. Madariaga explica que el crecimiento de este idealismo. de esta ilusión. Recién en el capitulo XXXI de la 2da parte. El idealista quijotesco no le importa nada o casi nada la realidad práctica en su intento por alcanzar sus objetivos. desde ese momento DQ no volverá a fiarse de la realidad y evitará poner a prueba sus creencias ante el menor peligro de verse desmentido ante los hechos. Es esta inadaptación de un mundo mental y teórico el eje de la novela: toda ella gira en un idealismo frustrado. además. y del término “quijotesco” asociado en las lenguas europeas como “perseguir ideas inalcanzables”. E. menciona la ociosidad de DQ como un elemento fundamental que ayudaría a esta ilusión. pero no como ellos son en realidad.deseable que fueran.C Riley habla de un idealismo inútil. Durante toda su vida llevará en su alma esta duda. que acabó por vencerle y quitarle el gusto por vivir. propenso al idealismo.

Sancho Panza. pues. ya que como habíamos visto antes. o dos graciosas damas. y vió a las dos distraídas mozas que allí estaban. pero como vió que se tardaban. que delante de la puerta del castillo se estaban solazando. que este sobredicho hidalgo. y que Rocinante se daba priesa por llegar a la caballeriza. y a poco trecho de ella detuvo las riendas a Rocinante. de saber.” Es decir. y sin ellos no tan sólo se desmoronaría la lógica y verosimilitud de . El mito de los encantadores es fundamental y constante en todo el Quijote. en esta segunda salida será el encargado de advertir a DQ lo que sus sentidos le engañan. La segunda salida es con la compañía de Sancho Panza. desfigura la realidad que lo rodea cuando es posible acomodarla a los libros de caballería. que a él le parecieron dos hermosas doncellas. la vulgaridad de lo más corriente y cotidiano se trasforma en el ideal de los libros de caballería. Cecilio Peña Martin menciona la importancia del encantamiento como la más frecuente solución ante su locura. Aceptará la realidad a cambio transmudarla al plano de la fantasía. toma por famosas doncellas a unas mujeres que no eran bellas ni nobles y al ventero por castellano: “Fuese llegando a la venta (que a él le parecía castillo). lo que la dará el tono inconfundible a la novela.“Es. y aun la administración de su hacienda” (cap I) TRES SALIDAS: Podríamos hablar de una evolución de la locura que consta de tres principales salidas. que olvidó casi de todo punto el ejercicio de la caza. acomodándola a los libros que ha leído de caballería. esperando que algún enano se pusiese entre las almenas a dar señal con alguna trompeta de que llegaba caballero al castillo. se llegó a la puerta de la venta. los ratos que estaba ocioso (que eran los más del año) se daba a leer libros de caballerías con tanta afición y gusto. En la primera salida se comienza a desfigurar la realidad que se ofrece ante los ojos.

pese a que estaba loco. así como una especie de coherencia en la incoherencia. el fracaso ideal. y es menester deshacer este tuerto a todo mi poderío. Bergson dice también que una vez formada la ilusión. que ocupa toda la segunda parte de la novela. sino que Don Quijote experimentaría. que se inicia un proceso a la cordura. o esta ha de ser la más famosa aventura que se haya visto. y el coche debe de ser de alguna gente pasajera: mire que digo que mire bien lo que hace. no sea el diablo que le engañe. En la 3er salida. aunque iban el mismo camino. y son sin duda.la novela. DQ es engañado por los que lo rodean. se caracteriza porque en ella los sentidos jamás engañan a Quijote. que aquellos son frailes de San Benito. Madariaga menciona que Quijote. y es por esta razón que la locura no le impresiona del todo como tal. además del fracaso real. Ya te he dicho. transforma todo aquello que no sirve a sus deseos en otros tantos elementos que vienen de propósito a ellos. SU LOCURA CONSISTE EN PROYECAR TODO ESTO EN LO QUE VE. cuando casi desaparecen las ilusiones físicas más evidentes: las ilusiones ópticas. mas apenas los divisó Don Quijote. deben ser. Albistur cita a Herni Bergson quien explica que “consiste en querer amoldar las cosas de las ideas y las ideas a las cosas. También hemos notado signos del desarrollo de otro tipo . Riley menciona acerca de esta tercera salida. En esta. DQ la desenvuelve razonablemente. porque aquellos bultos negros que allí parecen. Peor será esto que los molinos de viento. cuando dijo a su escudero: o yo me engaño. Consiste en ver uno mismo lo que se piensa en lugar de lo que se ve” En su MONOMANÍA o idea fija. Sancho. era padre de su propio delirio y no podía matar en su ser esa voz que le decía que todo era ilusión. dijo Sancho. que sabes poco de achaques de aventuras: lo que yo digo es verdad. Gigantes lleva en la imaginación. princesas y castillos. Mire señor.” Con respecto a la aventura de los Molinos (citar). y ahora lo verás. respondió Don Quijote. (CITAR) “No venían los frailes con ella. como también batallas. algunos encantadores que llevan hurtada alguna princesa en aquel coche.

tiene por primera vez. preludio de la muerte. pero lo siguen tratando como un loco. después de mucho tiempo un sueño reparador que le permite descansar de los sueños y desnudarse de las ilusiones. Don Quijote ha sido siempre un soñador vigilante y desvelado. Pero ahora con las “ansias de la muerte”.de desilusión: un inicial reconocimiento de lo impracticable que resulta alcanzar literal y completamente los ideales de la caballería. Vuelve a la cordura: Finalmente. a pesar de lo que dice es perfectamente coherente. sus amigos. Cuando esto sucede. en el último capítulo. Extraño y desacostumbrado sueño en quien. o un espíritu abatido que podríamos esperar de un frustrado idealista. acostumbrados a sus delirios empiezan a darse cuenta.como se nos dice en el primer capítulo de la obra. Dice Riley que el hecho de que pierda la coruda al final de todo significa que a fin de cuentas. aunque la separación de estas dos es lenta e incompleta hasta que no llega a su lecho de muerte. murió Don Quijote y despertó Alonso Quijano. Un punto importante que menciona Guido Castillo es que durmió más de seis horas: “tanto que pensaron el Alma y la sobrina que se había de quedar en el sueño”. Lo que se resalta es la recuperación del equilibrio mental. con intermitencias de lucidez.se había pasado “las noches leyendo de claro en claro y los días de turbio en turbio. se deshace de sus ideales. de sus ilusiones. o amargura. Salvador de Madariaga menciona que aún en su locura no muere del todo de la razón. Se da un desentendimiento entre DQ y sus amigos una vez más. . sino que parece dormir y eso ligeramente. En este sueño. No hay nada en la conducta de Don Quijote cinismo. Don Quijote vuelve a la cordura. hasta el punto que del poco dormir y del mucho leer se le secó el cerebro”.

Concepto de Libertad en el Quijote: Una de las posibles razones por la que los autores recurren a la locura de Don Quijote puede ser para garantizarle a su héroe la más absoluta forma de libertad. Ya que puede expresarse libremente a través de ser un desequilibrado. . al que posiblemente no se tome en serio.