Está en la página 1de 3

El agua podría actuar como medicamento, cambiando su estructura.

Por el Dr. Héctor E. Solórzano del Río

Profesor de Farmacología del CUCS de la Universidad de Guadalajara y Presidente de la


Sociedad Médica de Investigaciones Enzimáticas, A.C.

Como todos sabemos, para vivir necesitamos energía, pues bien, un famoso fisiólogo francés
Alexia Carrell conservó vivo a un corazón de pollo durante 28 años (Carrell, Alexia, "Man, The
Unknown", Harper, New York, 1935). Incubó un huevo de pollo. El corazón del pollo que se
estaba desarrollando fue extraído y cortado en pedazos. Estos pedazos, que consistían en
muchas células fueron transferidos a una solución salina que contenía minerales en la misma
proporción que en la sangre de pollo.

Alexia Carrel cambiaba esta solución todos los días y como ya lo dije, el corazón se conservó
vivo durante 28 años. Pero cuando él dejó de cambiar esta solución, las células cardíacas
murieron. El secreto de la supervivencia durante 28 años del corazón del pollo yace en el hecho
de que se conservaron los líquidos extracelulares constantes (proporcionando la energía
necesaria para la vida) y también se dispuso de los productos de desechos celulares todos los
días al cambiar el líquido en el cual se conservaba el corazón del pollo.

Teóricamente somos inmortales. El huevo y el esperma se combinan y crean nuevas células y


nueva vida. Esta nueva vida hace otra vez huevo y esperma, formando nuevamente vida. En
otras palabras, las células germinales nunca mueren. Una parte de nosotros vive sin cesar
indefinidamente en la nueva vida.

Entonces nos debemos preguntar, ¿qué hace que se mueran las células?

Las células se deterioran porque los productos de desecho se acumulan en nuestro cuerpo. Así
que si no queremos envejecer debemos de buscar un método que ayude a nuestro cuerpo a
deshacerse de estos residuos de desperdicio que se han acumulado a través de los años. Si los
productos de desperdicio acumulados no han causado daño irreversible a los órganos y los
tejidos de nuestro cuerpo, sus funciones pueden recuperarse completamente.

El agua sostiene a todas las formas de vida, incluyendo la vida humana. El agua es una de las
substancias más misteriosas de este planeta. Los científicos aún están descubriendo hechos
impresionantes acerca del agua. Más del 70 % de nuestro peso corporal es agua. Esto significa
que si una persona pesa 60 kilogramos, su cuerpo contiene por lo menos 42 litros de agua.
Somos un bodoque de agua envuelto de piel y caminando de un lado a otro. Así que al entender
al agua y al beber la clase correcta de agua nos ayudaremos a conservar la salud y a vivir más
tiempo.

El agua es un fuerte solvente. Por eso lleva muchos ingredientes invisibles a simple vista:
oxígeno, minerales, nutrimentos, contaminantes, productos de desecho, etc. Dentro del cuerpo
humano, la sangre (90 % de la cual es agua) circula a través de todo el cuerpo distribuyendo el
oxígeno, los nutrimentos y colectando el dióxido de carbono y desperdicios. Cada substancia en
nuestro cuerpo fue traída ahí por la sangre y puede ser extraída por ella misma.

Diferente de cualquier otra substancia, el agua es más ligera en su estado sólido que en su
estado líquido. Esa es la razón por la cual el hielo flota en el agua. De otra manera, los lagos se
congelarían desde lo profundo hacia arriba en tiempo de invierno matando a todos los seres
vivos en ellos. Así que el agua no sólo sostiene a la vida, sino que la protege.

Desde hace mucho tiempo se sabe que una molécula de agua tiene 2 átomos de hidrógeno y un
átomo de oxígeno. Estos 2 átomos de hidrógeno no están al átomo de oxígeno en un ángulo de
180º sino en un ángulo de 104.5º en el estado líquido y en un ángulo de 109.5º en forma de
hielo, haciendo al hielo una estructura más abierta que el agua líquida y dándole una densidad
más baja.

Estos ángulos crean efectos de polarización eléctrica sobre las moléculas de agua. El lado con
hidrógeno es más positivo que el lado con oxígeno. Por esta razón, las moléculas de agua no
son desarticuladas sino que forman estructuras que cambian de hexagonales a pentagonales y
de regreso, constantemente, en un período muy corto de tiempo (10-¹¹ segundos) en una forma
cooperativa (Chun, Moo Shik, "Water and Health", Korea Applied Science Research Center for
Water, Soeul, Korea, 1989).

Todos sabemos que una hojuela de nieve es hexagonal. La tecnología de la Resonancia


Magnética Nuclear permitió a los científicos ver las estructuras moleculares.

Dentro de nuestro organismo, el agua se comporta muy diferente. Una molécula de proteína está
rodeada por 70,000 moléculas de agua y esas moléculas de agua forman al menos 3 diferentes
capas con diferentes estructuras. El Dr. Moo-Shik Chun clasifica a estas 3 capas como X, Y y Z.
El agua de la capa Z está iónicamente unida con la molécula de proteína. El agua de la capa X
está casi libre de la influencia de la molécula de proteína y se congela a los 0º C. El agua de la
capa Y se congela a alrededor de los -10º C y el estudio de esta capa es muy importante para
entender la salud y las actividades enzimáticas en un organismo viviente.

Otro hecho interesante que los científicos han descubierto es que el agua tiene un grado de
memoria. Después de ser tratada con un campo eléctrico o magnético, sus propiedades tales
como la tensión superficial y sus actividades estructurales persisten por algún tiempo.
Comparado con otros líquidos, el agua tiene un valor de calor específico alto. Este hecho ayuda
a nuestro cuerpo a soportar las amplias variaciones de la temperatura ambiental. Otra importante
característica química del agua es la ionización. La ionización sucede cuando un átomo o una
molécula pierde o gana electrones de otro átomo. Aún sin ningún mineral en el agua, una en 10
millones de partes de moléculas de agua están ionizadas. Cuando una molécula de agua, H20
es ionizada, la molécula se separa en 2 partes: el ion de hidrógeno, H+ y el ion hidroxilo, OH-.
Estos iones a su vez ionizan a los minerales en el agua para crear una reacción química activa.
Puesto que el agua causa ionización, sin agua nuestro cuerpo cesa sus funciones químicas. Esto
significa la muerte.

A veces hay más iones H+ que iones OH- en el agua. A esa clase de agua, le llamamos agua
ácida. Al contrario, al agua con más iones OH- que iones H+ la conocemos como agua alcalina.
Cuando sus números son iguales, el agua se considera neutra y tiene un pH de 7.0.
Desde el punto de vista de la energía pura, el pH es la medición de la resistencia eléctrica entre
los iones positivos y negativos en el cuerpo.

Generalmente pensamos que el agua es H2O, es decir, 2 átomos de hidrógeno por cada átomo
de oxígeno. Sin embargo, la relación exacta de 2 a 1 existe únicamente en un agua con un pH
de 7.0, donde el número de iones H+ es igual al de iones OH-. En cambio el agua alcalina tiene
menos iones H+ que iones OH-. Esto nos indica que tiene más átomos de oxígeno que la mitad
de los átomos de hidrógeno.

La sangre humana tiene un valor de pH con un rango de 7.3 a 7.45. La sangre con un valor de
pH de 7.45 contiene 64.9 % más oxígeno en exceso que la sangre con un valor de pH de 7.3.
Los valores de pH de 7.3 y 7.45 parecen casi iguales, pero hay una gran diferencia en la
cantidad de oxígeno en exceso entre los 2 ejemplos de sangre.

Dentro de nuestro cuerpo tenemos diferentes valores promedios de pH. Algunos ejemplos son,
en el jugo gástrico el pH es de 1.5, en la piel el pH es de 4.7, en las células el pH es de 7.1 y el
jugo pancreático tiene un pH de 8.8.

Cuando uno bebe agua alcalina, está uno bebiendo agua con oxígeno en exceso, no en la forma
de 02, sino en la forma de OH-, el cual es muy estable porque está unido con minerales alcalinos
ionizados positivamente. Dos de estos iones hidroxilos pueden formar una molécula de agua y
repartir un átomo de oxígeno. El mineral alcalino es usado para desintoxicar a nuestro cuerpo de
compuestos ácidos tóxicos y cuando esto sucede el ion hidroxilo es liberado para suministrar
oxígeno en exceso hacia a las células para prevenir que se desarrollen enfermedades.

Estudios clínicos nuestros y de otros investigadores, como el Dr. Kancho Kuninaka han
demostrado que todos los pacientes que sufren de hipertensión arterial sistémica tienen acidosis
(Sung Bong, "Doctors speak about alkaline water clinical treatment cases", Soeul, Korea, 1985).

El Dr. Keiichi Morishita en su libro, La verdad escondida del cáncer afirma que si la sangre se
hace más ácida, entonces los desechos ácidos en exceso tienen que ser depositados en algún
lugar de nuestro cuerpo. Si este proceso continúa año tras año, estas áreas aumentarán
establemente en su grado de acidez, y sus células empiezan a morir.

El agua alcalina, hecha con un ionizador es similar a la verdadera agua de manantial, puesto que
es agua alcalina libre de acidez. Pero el agua alcalina hecha en las áreas urbanas de agua
citadina tiene hasta 100 veces más minerales alcalinos.

Los minerales que se atan al ácido (es decir, formadores alcalinos) son el calcio, el magnesio, el
sodio, el potasio, el hierro y el manganeso. Los alimentos u otras substancias ingeridas que los
contengan generalmente producirán residuos alcalinos en la orina. Por eso, se les conoce como
alimentos formadores de alcalinos.

Con relación a las reacciones enzimáticas, podemos decir que una reacción formadora de
alcalinos se refiere a cualquier alteración química en el cuerpo que produzca un aumento en la
capacidad para energetizar a nuestro organismo y que deja un residuo alcalino en la orina.

Es importante recordar que el agua alcalina no es ni medicina, ni comida. Desde 1966 el


ministerio de rehabilitación y salud de Japón aprobó como aparato médico a los ionizadores de
agua.

En la actualidad una de las teorías más aceptadas y conocidas en relación con el origen de las
enfermedades crónico degenerativas es la de la oxidación de nuestras células sanas por
demasiado oxígeno activo, actuando como radical libre. Muchos investigadores consideramos
que aproximadamente el 90 % de todas estas enfermedades crónicas tienen un denominador
común; estos radicales libres.
Sabemos que podemos bloquear esta reacción de oxidación con los famosos antioxidantes.
Todos los días podemos encontrar artículos sobre el tema de los antioxidantes, lo cual hace
difícil decidir cuál debemos tomar. El agua alcalina es una fuente muy económica y efectiva para
aumentar enormemente nuestro potencial antioxidante.