Está en la página 1de 9

                POLÍTICA ÁRABE

         UNIVERSIDAD DE GRANADA

        PROYECTO DE INVESTIGACIÓN

        

 
Escudo del FP

           “EL FRENTE POLISARIO”

                                   El frente Polisario , actor  fundamental en el conflicto del Sahara Occidental.
ideología del Frente Polisario

Mario César García Chicano

Mucho se ha dicho respecto a la ideología del Frente desde que la organización se


constituyó como tal allá por el año 1973 en su congreso constitutivo.
Desde aquel congreso clandestino, celebrado en la localidad mauritana de Zuerat, se
han sucedido cada tres años, con posibilidad de prórroga por un año más, hasta doce
congresos más, el último de ellos hace escasamente un mes. Detallaremos de forma
pormenorizada pero no exhaustiva la relevancia de cada uno de ellos, así como las
decisiones más importantes que se tomaron, prestando especial atención al posible
viraje ideológico o no. A en que medida el Frente Polisario se ha ido adaptando a las
circunstancias.

Cada congreso tiene asignado un lema y un mártir, el lema más allá de lo retórico o
reivindicativo, es también indicador de la situación política y del devenir de los hechos a
lo largo del conflicto. Al principio se utilizan lemas más generales, alusivos a las masas
(“La guerra de liberación la garantizan las masas”, II Congreso) o al nacionalismo -en
en sintonía con los movimientos panarabistas de la época- (“Toda la patria o el
martirio”, V y VI Congreso)
Las alusiones al conflicto armado y la guerra están también presentes a lo largo de la
historia del Frente Polisario, así en el primer congreso el lema ya era: “Con el fusil
arrancaremos la libertad”, asimismo, el lema del IX Congreso rezaba: “La
independencia por la vía pacífica o por la guerra”
El lema del XII Congreso, celebrado en diciembre de 2007 incorpora la palabra global
en su enunciado, dando cuenta del momento tanto histórico como político en el que nos
encontramos. (“Lucha global para imponer la soberanía y la independencia total”)

                                   El frente Polisario , actor  fundamental en el conflicto del Sahara Occidental.
Junto con los lemas, cada congreso tiene asignado el nombre o patrocinio de un mártir
por la causa saharaui, miembros del Frente generalmente caídos en combate, a título
informativo nombramos los mártires de los congresos III y X respectivamente: Mártir El
Uali Mustafa Sayed y Mártir Ahmed Salem Mohamed M'barek.

En el I Congreso o fundacional, El Uali Mustapha Sayed sale como líder del mismo.
Tras reagruparse los diferentes movimientos nacionales saharauis en el Polisario, las
declaraciones que realizan van encaminadas a la lucha armada para liberar al pueblo
saharaui del colonialismo español, presente en el territorio de forma efectiva desde 1936
pero tangible desde siglos atrás, especialmente desde finales del siglo XIX. La ideología
nacionalista comenzó a fraguarse ya en el siglo XX, la ONU pide la descolonización del
territorio en 1969.
El sentimiento era generalizado ante la población, el poder colonial tendría que
marcharse, aún siendo el Sahara provincia española desde 1958. Los trabajadores se
sentían discriminados y explotados: “De pronto charlabas con un compañero tomando el té, y
comentabas, ¿no ves cómo nos están exprimiendo? Trabajamos lo mismo que un español, a veces
más que ellos, y los sueldos son la mitad. Decían, ¿de quién es el fosfato, dí?

(Guijarro: 270)
Acentuado todo ello por las actuaciones de grave represión que tuvieron lugar en junio
de 1970 por parte de las fuerzas españolas.
Nos explica Brahim Ghali, uno de los líderes polisarios: “Para el nacionalismo saharaui no
se puede hablar de nacimiento, sino de un re-nacimiento. Porque ya existía antes. Pero debido a las
derrotas anteriores (...) hubo un adormecimiento, si podemos llamarlo así. (...) Entonces un grupo de
jóvenes empezó a reflexionar sobre la dominación. No se veían perspectivas de salir de esa

situación y el colonialismo español lo que hacia era profundizar en ella” (Guijarro : 285)

De aquel congreso, tenemos las definiciones que han inspirado a la República Árabe
Saharaui Democrática, tanto en las declaraciones de los sucesivos congresos como en
la constitución, posteriormente reformada. Hablamos de una organización de y para los
saharauis, sintiéndose primeramente eso, saharauis, hasaníes, al mismo tiempo que
árabes y africanos. Se sienten dentro de la nación árabe en la familia africana, no

                                   El frente Polisario , actor  fundamental en el conflicto del Sahara Occidental.
alineándose más que junto a los pueblos del Tercer Mundo. Las aspiraciones del Frente
Polisario además de la independencia del territorio, son la unidad del Magreb árabe
primero y del continente africano después, complementado todo con el No Alineamiento.
Comenzada la guerra contra España y debido a las numerosas revueltas más los
triunfos del Frente, se intentó por parte de la potencia colonial implantar gobiernos
títeres al estilo francés, pero no resultó. Fue el PUNS, acrónimo de Partido de Unión
Nacional Saharaui, proyecto que no fue capaz de enmascarar la deteriorada situación; el
Frente Polisario lo vio como una maniobra más para perpetuar la colonización, tapar su
fracaso político y seguir explotando las riquezas del territorio. Así en su segundo
congreso, retirada España y ampliado el conflicto a los nuevos ocupantes fruto de los
acuerdos tripartitos, Mauritania y Marruecos, hará un llamamiento especial a todos los
habitantes para que apoyen al Frente como el único representante legítimo del pueblo
saharaui.
Se alude en numerosas ocasiones a la muy recurrente (des)legitimación religiosa,
acusando tanto a Marruecos como a Mauritania de haber agredido a un pueblo
hermano, a musulmanes de la Umma, una agresión entre iguales no tolerada por el
Islam.

Avanza el conflicto y en el III Congreso, el primero desde que España se retira del
territorio, se lanza la idea de redactar una constitución para la RASD; La incipiente
república tiene gran parte del territorio ocupado y gran parte de su población exiliada en
los campamentos de refugiados (CCRR) de Tinduf.
Asociada a la idea de estado Polisario, Social y de Derecho, se comienzan a fijar las
estructuras para el abastecimiento de la población y la implementación de las políticas
públicas, contando con la dificultad de hacer esto en un momento de guerra y de
inestabilidad. A pesar de que la guerra le va bien al Frente Polisario, que incluso se
adentra en territorio marroquí, comienza sorprendentemente a moderar sus
pretensiones, coadyuvado en parte por el feroz acantonamiento de las tropas alauís en
el llamado triángulo útil del Sahara: El Aaiún, Smara y Cabo Bojador.
En septiembre de 1978 tiene lugar el IV Congreso, se crean estructuras estatales

                                   El frente Polisario , actor  fundamental en el conflicto del Sahara Occidental.
nuevas y se mejoran y fortalecen las existentes. Se intenta extender la guerra al sur y
oeste de Marruecos, llegando incluso a M'hamid y el Valle del Draa. En Mauritania, tras
el golpe de estado, el Frente declara el alto el fuego unilateralmente para ayudar a la
junta a organizarse y forzar la retirada mauritana del conflicto.
Es en este congreso cuando cobra fuerza la idea de la doble acción, la militar y la
diplomático-política, además de emprender en esa área una campaña de propaganda,
se reclutan muchos miembros para la actuación exterior y para disminuir la manipulación
mediática y la contaminación informativa que Marruecos y los medios occidentales
estaban consiguiendo hacer calar en la opinión pública del momento, ayudados por el
contexto de la Guerra Fría, donde se presentaba al Frente Polisario como un conjunto
de mercenarios a las órdenes de Argelia.
Tanto en el V como en el VI Congreso se evidencian por un lado los logros militares y
por otro el cierto enquistamiento del conflicto, pues rechazan tajantemente la partición
del territorio, triunfa la “línea dura” del movimiento, se aprueba la generalización de las
acciones armadas y la adopción de nuevas tácticas como la guerra de desgaste y la
guerra psicológica. En lo diplomático consiguen una importante victoria: son reconocidos
y admitidos en la Organización para la Unión Africana -OUA-, de la cual rechazarán la
propuesta de referéndum si no se retira antes Marruecos del territorio, (cosa que años
después si aceptarán)
Relanzan la idea de la Alianza Revolucionaria de los Pueblos del Magreb, muy en
consonancia con las tesis libio-argelinas, principales valedores del Frente en estos
momentos.
Si bien en el V Congreso se impuso la línea más dura dentro de la organización, como
ya se hiciera anteriormente en el III Congreso, en el VI se empieza a hablar de la
solución negociada al conflicto, en lo que parece el inicio de la relajación de posturas en
el interior del Frente Polisario, junto con lo cual se refuerza y se afianza la actividad en
las instituciones internacionales.
Parece que los alrededor de diez años de lucha armada y exilio en Tiduf comienzan a
hastiar tanto a los dirigentes polisarios como a la población civil, de la cual reciben el
apoyo y la transmisión de las motivaciones sin duda necesarias para continuar llevando

                                   El frente Polisario , actor  fundamental en el conflicto del Sahara Occidental.
a cabo su labor.
Un alto el fuego vendrá después en 1989 y en 1991 durante la celebración del VII
Congreso, se aprueba la Constitución de la RASD, que pasará a llamarse República
Saharaui Democrática y Social -RSDS-. Ideológicamente podemos enmarcar esta
constitución como una de las más progresistas y sociales que hay, apuesta por un
modelo mixto de mercado, algo así a lo que vendrían a ser los Welfare States europeos
salvando la lógica distancia. Se consagra el multipartidismo y el pluralismo, el sufragio
universal, se crea el Consejo Constitucional, se persigue la democracia,...
Respecto al modelo económico expresamente se dice “la propiedad nacional pertenece
al pueblo”, vaga expresión reafirmada con las ideas latentes en declaraciones del
Frente como: “se garantiza la propiedad privada mientras no suponga explotación”. En
un principio podríamos pensar que el congreso polisario introduciría medidas de corte
más socialista según apuntaba en sus inicios, pero todo se viene abajo con la simple
lectura del articulado: “El derecho a la propiedad es un derecho reconocido a todos los
ciudadanos. La Ley regulará este derecho fundamental” (art. 18º)

Llegamos pues, en este momento de alto el fuego que se prolonga hasta la actualidad,
al VIII Congreso en junio de 1991, en el que por primera vez desde 1976 se reúne la
Yemaa Saharaui, aquella ancestral asamblea de notables tribales normalmente de edad.
Es un congreso que inaugura una etapa de fuerte debate en el Frente Polisario, se
intenta adecuarse a los tiempos, ser más representativo, más democrático. Se continúa
traicionando la memoria colectiva del movimiento y se alude a la “supresión de
estructuras internas de un pasado revolucionario” Se trata del Consejo Supremo y del
Buró del movimiento, se habla de substituirlo por un parlamento.
Internamente debaten partes del desarrollo de la constitución referente a las elecciones
y al proceso electoral. Es un congreso donde parecen inaugurarse “nuevos tiempos”, se
adopta expresamente la economía de mercado.
Seguimos así en los Congresos subsiguientes, el IX, X, XI y finalmente el XII.
En estos congresos se sigue la línea abierta a principios de la década de los 90,
durante el VII y sobre todo el VIII. Se intenta dar mayor representatividad a toda la

                                   El frente Polisario , actor  fundamental en el conflicto del Sahara Occidental.
población, a parte de la Yemaa, se unen al aparato del movimiento de liberación las
asocioaciones de mujeres, de jóvenes y de trabajadores.
Respecto al conflicto en sí, aceptan negociar el Plan Baker, preocupados principalmente
por cómo se implementaría en los territorios ocupados. Intensifican de nuevo la acción
internacional parada por el propio estancamiento del proceso y se renuevan de nuevo
las políticas públicas en los campamentos de refugiados, campamentos que
incrementan su hartazgo por la situación cada día que pasa. Y ya van más de 30 años.

La principal novedad del último congreso, el duodécimo, radica en los fuertes rumores
que hay en el Sahara sobre la vuelta a la lucha armada, la reanudación de las
hostilidades contra Marruecos. Apoyado este extremo por amplios sectores entre los
más jóvenes. Igualmente se han producido grandes críticas al establishment polisario.
Empiezan a surgir corrientes críticas que realmente no tienen relación con la tradicional
intoxicación e injerencia de la propaganda franco-marroquí hacia el independentismo
saharaui. La corriente polisaria Jat Achahid ha expresado su descontento por cómo se
están haciendo las cosas y por los casos de corrupción surgidos en el Frente. Cuestión
esta de importante gravedad junto con la eficacia en la gestión de los recursos y las
políticas públicas. Tratando precisamente de recortar las críticas y las acusaciones de
corrupción y autoritarismo hacia la cúpula del Frente Polisario, recurrentemente se
plantean modificaciones estructurales, en el XII Congreso, Abdelaziz dejó caer la idea
de que no quería seguir pilotando los designios del Frente, sugirió limitar el mandato
presidencial a cuatro años. Sin embargo, salió reelegido frente a Ghali que también se
presentaba, con la mayoría de los sufragios.

Concretando finalmente, el Frente Polisario ha sido víctima y parte de su propio destino,


no sólo han influido sus decisiones sino también la del resto de as partes directa o
indirectamente relacionadas con el causa saharaui.
La indispensable simpatía y ayuda argelina, libia y en general africana, hay que
contrarrestarla con la indiferencia norteamericana, europea y española y la oposición
francesa.

                                   El frente Polisario , actor  fundamental en el conflicto del Sahara Occidental.
Pudo ser una movimiento liberador fraguador de un estado verdaderamente social,
alejado del vecino marroquí y de los regímenes de corruptela africanos, en cambio poco
a poco , junto con Argelia, en evolución paralela se han distanciado de los postulados
que le vieron nacer, quizás por oportunismo quizás por una causa común tan anhelada
como la independencia y la soberanía del territorio, pero lo cierto es que poco queda ya
de aquel movimiento revolucionario saharaui de liberación. Tal vez este sea su mayor
mérito, el saber haber conciliado distintas concepciones ideológicas acerca de la
independencia, la revolución y el conflicto, como dice Assidon, “lo positivo de los dirigentes
saharauis, signo de ser un grupo político vivo y con capacidad de evolución es haber mantenido el

diálogo con la amplia base (...) Es un Frente, no un partido político cerrado con dogmas intangibles”

(Assidon : 63-75) Siempre que por evolución se entienda desechar las ideas que un día
fueron y hoy no son, siempre que esa evolución no sea una transformación en algo
totalmente nuevo y desvirtuado. Cabe de este modo, ese voto de confianza reforzado
por la trágica situación del pueblo saharaui, veremos en qué queda todo tras la difícil
solución que ojalá no se demore mucho más en el tiempo. Lo que queda por ver es
cómo se articularán todas las propuestas nuevas y si se rescatarán las pasadas y bajo
qué escenario o sistema político. Viendo la evolución de Libia y Argelia, la
desesperanza es creciente.

                                   El frente Polisario , actor  fundamental en el conflicto del Sahara Occidental.
                                   El frente Polisario , actor  fundamental en el conflicto del Sahara Occidental.