Está en la página 1de 7

CENTRO CRISTIANO DE MILLADOIRO

15 de noviembre de 2009

Tema: "De camino a la unción" (Río Jordán). Texto bajo consideración: 2 Reyes.2.1-15.

1
1

Introducción "Y Elías le dijo: Te ruego que te quedes aquí, porque Jehová me ha enviado al Jordán. Y él dijo: Vive Jehová, y vive tu alma, que no te dejaré. Fueron, pues, ambos. Y vinieron cincuenta varones de los hijos de los profetas, y se pararon delante a lo lejos; y ellos dos se pararon junto al Jordán. Tomando entonces Elías su manto, lo dobló, y golpeó las aguas, las cuales se apartaron a uno y a otro lado, y pasaron ambos por lo seco. Cuando habían pasado, Elías dijo a Eliseo: Pide lo que quieras que haga por ti, antes que yo sea quitado de ti. Y dijo Eliseo: Te ruego que una doble porción de tu espíritu sea sobre mí. Él le dijo:

Cosa difícil has pedido. Si me vieres cuando fuere quitado de ti, te será hecho así; mas si no, no. Y aconteció que yendo ellos y hablando, he aquí un carro de fuego con caballos de fuego apartó a los dos; y Elías subió al cielo en un torbellino. Viéndolo Eliseo, clamaba: ¡Padre mío, padre mío, carro de Israel y su gente de a caballo! Y nunca más le vio; y tomando sus vestidos, los rompió en dos partes. Alzó luego el manto de Elías que se le había caído, y volvió, y se paró a la orilla del Jordán. Y tomando el manto de Elías que se le había caído, golpeó las aguas, y dijo: ¿Dónde está Jehová, el Dios de Elías? Y así que hubo golpeado del mismo modo las aguas, se apartaron a uno y a otro lado, y pasó Eliseo. Viéndole los hijos de los profetas que estaban en Jericó al otro lado, dijeron: El espíritu de Elías reposó sobre Eliseo. Y vinieron a recibirle, y se postraron delante de él".

Acompañando a Eliseo en su camino a la unción salimos de Gilgal=círculo (la rutina, mediocridad, conformismo); llegamos a Betel=casa de Dios (para tener un encuentro con Dios y comprometernos); y continuamos hasta Jericó=ciudad de la luna donde nuestra fe es puesta a prueba y descubrimos lo que somos capaces de hacer en la fe de Dios.

Que importante es que los creyentes vivamos bajo el poder y la unción del Espíritu Santo. Tenemos un legado de hombres y mujeres ungidos a lo largo de la historia de la iglesia, y nuestra generación está llamada a tomar el relevo. La unción pudre yugos de impiedad y opresión Isaías.10.27. Cierto que la unción está sobre cada uno de los creyentes 1 Juan.2.20, pero debe manifestarse sin impedimento alguno.

CENTRO CRISTIANO DE MILLADOIRO

15 de noviembre de 2009

Presentación

2
2

Antes de que Elías fuera arrebatado al cielo ambos profetas llegan al último de los lugares mencionados en este texto, el Jordán. La palabra hebrea Jordán tiene dos traducciones posibles, a saber

1.- El que desciende hacia abajo (nos sugiere humillación). 2.- El purificador (nos habla de pureza o santidad).

Tomando en consideración su significado etimológico el Jordán representa tanto la muerte a la vieja naturaleza carnal, como la necesidad de vivir en santidad.

Tres textos donde se menciona el Jordán, nos ayudarán a ver estas dos

Tres textos donde se menciona el Jordán, nos ayudarán a ver estas dos

realidades.

Tres textos donde se menciona el Jordán, nos ayudarán a ver estas dos realidades.

1 Reyes.5.1-14 donde un general sirio llamado Naamán se humilló, obedeció, y fue limpio de la lepra después de sumergirse 7 veces en el río Jordán.

Mateo.3.5-6 donde los judíos se acercan al Jordán humillándose, confesando sus pecados, y dejándose bautizar por Juan.

Josué.3.1-5 donde Israel es llamado santificarse antes de cruzar el Jordán. Y al hacerlo también muestran su humildad al cargar sobre sus hombros una piedra del lecho del río y edificar un memorial.

Humildad y santidad relacionadas en el Jordán

Contenido

A.- El Jordán se constituye en el recordatorio de que debemos vivir en santidad.

Presencia de Dios y unción del Espíritu Santo están íntimamente

relacionadas. La primera mención en la Biblia de la palabra santidad (aplicando la misma a nosotros, no a Dios) está en 1 Crónicas.16.29. Curiosamente casi las mismas palabras se repiten de nuevo en el

Salmo.29.2. Eso captó mi atención, leamos el texto

"Dad a Jehová la

honra debida a su nombre; Traed ofrenda, y venid delante de él; postraos delante de Jehová en la hermosura de la santidad".

CENTRO CRISTIANO DE MILLADOIRO

15 de noviembre de 2009

Interesante que la primera vez que se menciona la santidad como tal lo haga en relación con la adoración, el acercamiento a Dios y a su presencia. Dos veces se repite la expresión "delante de

3
3

Dios requiere la santidad para el avivamiento. Dice Josué.3.5. "Santificaos porque el Señor hará mañana maravillas entre vosotros".

Hay un llamamiento a vivir en santidad hoy para ver obrar a Dios de manera prodigiosa mañana.

La santidad conviene a su casa. Dice el Salmo.93.5 en versión Latinoamericana "Nada hay más seguro que tus palabras, tu casa es el lugar de la santidad, oh Señor, día tras día y para siempre".

Es obvio que la santidad conviene a su casa tanto a nivel corporativo (en la iglesia); como a nivel individual (en el creyente). Somos templos del Espíritu Santo 1 Corintios.6.19-20., y debemos huir de toda impureza. También conviene la santidad en nuestro hogar. Conviene revisar que vemos, que oímos, que hablamos, que hacemos, y hasta que adornos tenemos.

La limpieza de corazón trae revelación de Dios. Jesús dijo en Mateo.5.8. "felices los de limpio corazón porque ellos verán a Dios" (tendrán revelación, discernimiento)

La santidad no es opcional. Dice Hebreos.12.14 "sin santidad nadie verá al Señor"

Ilustración: Siempre que hubo un despertar espiritual fue acompañado por una reforma en la que estuvo involucrada la santidad. Ezequías reparó el templo y restituyó la adoración 2 Crónicas.29.1-36; Josías limpió la nación de idolatría 2 Crónicas.34.33; y Samuel restableció la autoridad de la Palabra de Dios 1 Samuel.3.19-21.

Necesitamos vivir en santidad, porque la falta de limpieza ensucia nuestras conciencias y nos quita la autoridad. Cuando vivimos en desorden la unción y el respaldo de Dios se irá de nosotros imperceptiblemente Jueces.16.20.

CENTRO CRISTIANO DE MILLADOIRO

15 de noviembre de 2009

B.- El Jordán testifica sobre la imposibilidad de alcanzar la santidad por nuestros propios medios.

4
4

Aunque fuimos diseñados por Dios para vivir en santidad y no en el pecado. La transgresión de Adán y Eva introdujo una cambio en nuestra naturaleza como seres humanos.

Job.25.4 exclama: ¿Cómo, pues, se justificará el hombre para con Dios? ¿Y cómo será limpio el que nace de mujer?

También el apóstol Pablo ilustra esta verdad en Romanos.7.19-24 (BLS)

"En vez de lo bueno que quiero hacer, hago lo malo que no quiero hacer. Pero si hago lo que no quiero hacer, en realidad no soy yo quien lo hace, sino el pecado que está dentro de mí. Me doy cuenta entonces de que, aunque quiero hacer lo bueno, sólo puedo hacer lo malo. En lo más profundo de mi corazón amo la ley de Dios. Pero también me sucede otra cosa: Hay algo dentro de mí que lucha contra lo que creo que es bueno. Trato de obedecer la ley de Dios, pero me siento como en una cárcel, donde lo único que puedo hacer es pecar. Sinceramente, deseo obedecer la ley de Dios, pero no puedo dejar de pecar porque mi cuerpo es débil para obedecerla. ¡Pobre de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo que me hace pecar y me separa de Dios?"

Por mucho que uno quiera auto disciplinarse o vivir de forma monástica y ascética (algunos trataron de santificarse viviendo en árboles y cuevas); y por más que uno quiera ser legalista consigo mismo y con los demás nunca conseguirá producir por sí mismo un mínimo de santidad. Sólo la obra sobrenatural del Espíritu Santo en nuestra vida puede cambiar nuestra realidad y nuestra naturaleza.

C.- El Jordán nos brinda la experiencia de la santidad a través de la cruz.

Llegaba el momento de que Elías fuera al Jordán. Eliseo firme en su decisión lo acompaña. El Jordán es o simboliza la muerte al yo. Algunos vamos a Betel y recibimos revelación, después a Jericó y apreciamos el poder de la fe, pero cuando nos hablan del Jordán, no queremos ir allá. ¿Saben por qué? Porque a nadie le gusta humillarse, renunciar a sus derechos y reconocer a los demás como superiores a él mismo. Pero tenemos a Jesús quien nos indicó el camino.

CENTRO CRISTIANO DE MILLADOIRO

15 de noviembre de 2009

Dice Filipenses.2:5-8

5
5

“Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz”.

Contextualizar: Renunciar a los derechos que uno cree tener, o cree merecer, es una buena manera de morir a lo propio. Watchman Nee habla del quebrantamiento del hombre exterior para poder vivir en el Espíritu y tener autoridad. Cuesta morir a nuestro egoísmo, a nuestros derechos y a nuestra razón. Pero si no lo hacemos, difícilmente podrá posarse la Paloma sobre nuestras vidas, y la unción del Espíritu no permanecerá en nuestra vida. Para ser ungidos debemos abrazar la cruz, tener una naturaleza transformada. No es por sugestión, ni por fuerza mental y humana que seremos ungidos, sino por la cruz (hay que destronar al viejo hombre).

Dice Romanos.6:6 en la versión BAD (Biblia al día)

"Sabemos que nuestra vieja naturaleza fue crucificada con él para que nuestro cuerpo pecaminoso perdiera su poder, de modo que ya no siguiéramos siendo esclavos del pecado"

Ilustración: Si queremos fluir con la unción del Espíritu, nuestro yo debe ser destronado y nuestra naturaleza carnal sujetada. Creo que si pudiéramos retrotraernos en el tiempo para situarnos con los ciento veinte en el aposento alto mientras esperaban ser llenos del Espíritu Santo, veríamos como durante aquellos 10 días de espera se produjo un vaciamiento de lo carnal en la vida de los discípulos. Seguro que fue un tiempo de reconciliación, restauración y humillación. Un tiempo de morir a lo propio para que Dios les pudiera llenar de su Espíritu. Lo mismo sucedió con Pablo durante los tres días en los que permaneció ciego y orando. De la misma forma que por la desobediencia de Adán fuimos constituidos pecadores, por la justicia de Cristo hemos sido

CENTRO CRISTIANO DE MILLADOIRO

15 de noviembre de 2009

hechos hijos de Dios Romanos.5:18-20. Como hijos de Dios vivimos en el capítulo 8 de Romanos, y no en el 7.

Romanos.8.1-2

6
6

"Por consiguiente, no hay ahora condenación para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne sino conforme al Espíritu. Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús te ha libertado de la ley del pecado y de la muerte".

Romanos.8.11-13

Pero si el Espíritu de aquel que resucitó a Jesús de entre los muertos habita en vosotros, el mismo que resucitó a Cristo Jesús de entre los muertos, también dará vida a vuestros cuerpos mortales por medio de su Espíritu que habita en vosotros. Así que, hermanos, somos deudores, no a la carne, para vivir conforme a la carne, porque si vivís conforme a la carne, habréis de morir; pero si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis".

¿Cómo debilitamos al viejo hombre?

Como alguien ha dicho el viejo hombre sólo se debilita por "inanición". No alimentando los deseos carnales que batallan contra nuestra alma. Despojándonos del viejo hombre viciado conforme a los rudimentos del mundo, y vistiéndonos del nuevo hombre creado según Dios. Hagamos nuestras las palabras de Pablo en Gálatas.2.20

"Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí."

El nuevo Hombre tiene una manera distinta de

Pensar Efesios.4.23

Hablar Efesios.4.29, 31.

Sentir Efesios.4.26, 31-32.

Actuar Efesios.4.28, 32.

CENTRO CRISTIANO DE MILLADOIRO

15 de noviembre de 2009

Conclusión:

¿Queremos alcanzar la unción?

Vayamos al Jordán. Experiencias vividas

en el Jordán: el pueblo pasó entre sus aguas después de santificarse, Elías y Eliseo lo atravesaron sobrenaturalmente, y Jesús fue bautizado en el Jordán como muestra de su humillación. El significado del bautismo es muerte al yo. El Jordán está a 420 metros por debajo del nivel del mar. Esto índica humillación.

7
7

El Espíritu vino y permaneció sobre Jesús porque la naturaleza de Jesús era humilde y dependiente del Padre. Queremos que la unción descienda sobre nosotros y permanezca, tratemos con nuestro yo, y anhelemos la santidad de Dios. Recuerda Dios habita en la santidad y con el quebrantado y humilde de espíritu Isaías.57.15.

pastor Félix G