El pluralismo jurídico, hace referencia a la relación entre los sistemas jurídicos propios de las comunidades tradicionales –y especialmente de los

pueblos indígenas– con el derecho estatal imperante en el territorio donde ellos se encuentran. Así mismo, el pluralismo jco. es una situación que empieza a ser analizada alrededor del fenómeno del colonialismo (Fariñas, 1997: 33) al ocuparse de los conflictos derivados de la permanencia de las formas propias de regulación en tales comunidades frente al sistema jurídico impuesto por las metrópolis coloniales. El caso más conocido es el de la India. Allí convivió el derecho inglés con las estructuras jurídicas de los pueblos que se integraron en ese país asiático. Tras la independencia de los países coloniales, la situación en esencia no cambia para los pueblos y las comunidades indígenas. El derecho nacional asume el lugar del derecho colonial frente a las comunidades tradicionales. Las comunidades indígenas han sido incansables en la exigencia de una normatividad que se adecue a la realidad y especialmente que respete las características culturales a las necesidades respecto a salud, educación, aspectos agrarios y gobierno interno. Este proceso llega a su más alto avance con la promulgación de la nueva constitución política de Colombia de 1991, en la medida de que uno de los avances más importantes de la Constitución Política de 1991, frente a la anterior Constitución de 1886, es el gran cambio que se dio en materia de reconocimiento de la diversidad étnica y cultural del país como ya se advirtió. Así, desde su primer artículo, la Constitución prescribe: "Art. 1º. Colombia es un Estado social de derecho, organizado en forma de República Unitaria, descentralizada, con autonomía de sus entidades territoriales, democrática, participativa y pluralista, fundada en el respeto de la dignidad humana, en el trabajo y la solidaridad de las personas que la integran y en la prevalencia del interés general”. Ahora bien, el artículo 246 constitucional plantea en su tenor literal que: “Las autoridades de los pueblos indígenas podrán ejercer funciones jurisdiccionales dentro de su ámbito territorial, de conformidad con sus propias normas y procedimientos, siempre que no sean contrarios a la Constitución y leyes de la República. La ley establecerá las formas de coordinación de esta jurisdicción especial con el sistema judicial nacional”. Es como consecuencia de esa evolución del texto constitucional, que en Colombia los 84 pueblos indígenas existentes han mantenido sus tradiciones ancestrales, entre ellas se enmarcan los sistemas judiciales propios cuyo fin es el control social y territorial que coadyuva a la armonía y equilibrio de la comunidad. Estos Sistemas Judiciales que en el ordenamiento jurídico colombiano fueron reconocidos por diversas leyes desde la época colonial, tal y como se mencionó antes, hasta quedar consagrado en la Ley 89 de 18901, por la cual se establece “el derecho a los cabildos indígenas de aplicar sanciones correcciones al interior de los resguardos indígenas, derecho que fue asumido por las autoridades tradicionales, fortaleciendo así sus sistemas judiciales”, sin embargo este derecho adquirió rango constitucional hasta el año de 1.991 cuando, como ya se dijo, quedó plasmado en el artículo 7 de la Constitución Política, el reconocimiento y protección a la diversidad étnica y cultural de la nación colombiana, así como el derecho de las autoridades tradicionales de los pueblos indígenas en ejercer funciones jurisdiccionales dentro de su ámbito territorial y de
1

Sentencia T-601/11 Corte Constitucional

Dentro de estos factores encontramos que si bien existe cierta uniformidad de criterio al considerar que la competencia para el juzgamiento penal la conservan las autoridades indígenas. inhumanos y degradantes según el artículo 7 y en una gran cantidad de providencias el Comité ha llegado a las mismas conclusiones. acató las decisiones de la Sala Disciplinaria sobre la jurisdicción competente. esta regla dejó de ser absoluta.Diciembre) En los delitos graves en contra de los niños y los adolescentes sobre delitos de acceso carnal violento con personas puestas en incapacidad de resistir. tanto la corte suprema de Justicia como el consejo superior de la judicatura deberán tener en cuenta una seria de aspectos al momento de determinar la jurisdicción aplicable a cada caso particular. hay que precisar que la jurisdicción deberá ajustarse al marco constitucional tal como lo plantea el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. cuando las sanciones de represión son intrascendentes o no se castigan y desconozcan el contenido mínimo . la propia Corte puede resolver estos conflictos. Ahora.7 No. quien resuelve los conflictos de competencia entre jurisdicciones es la Sala Disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura. como el respeto a la autonomía de las autoridades judiciales de las comunidades indígenas. A razón de lo anterior. 2. El concejo superior ha considerado que adicional a esto debe concurrir un cuarto factor. no con fallos de casación. o en contra de un menor. la Sala Penal siempre se negó a resolver esta clase de conflictos en casación. Pero. cuando la Corte Interamericana de Derechos Humanos le ha ordenado asumir el juzgamiento de graves delitos que quedaron impunes en la justicia penal militar. si en el delito confluyen tres factores: el territorial (lugar de comisión del delito). Es más.conformidad con sus normas y procedimientos propios. A lo largo de sus 20 años de existencia. sino por medio de acciones de revisión. en sus sentencias de casación. 2011 (Julio . esta Sala ha definido las colisiones entre la justicia ordinaria y la justicia penal militar o la indígena. la Corte solo se ha apartado de las definiciones de competencia del Consejo. sin embargo surge la necesidad de que se expida una ley por la cual se establezcan las formas de coordinación de la Jurisdicción Especial Indígena y el Sistema Judicial Nacional. por ejemplo. Y lo ha hecho. Pese a la libertad y a las garantías y prerrogativas que se le han concedido a los grupos indígenas. De acuerdo con la Constitución. establece la prohibición de la tortura y los tratos crueles. Con esta decisión. En efecto. Por el contrario. la Corte no solo se adjudicó una competencia que la Carta Política no le asigna expresamente. La Corte justificó su variación jurisprudencial. sino que cambió su jurisprudencia de décadas. argumentando que debe corregir las decisiones del Consejo. a partir de una sentencia reciente de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia. el que el bien jurídico que se ha lesionado este en cabeza de un miembro de la comunidad indígena. el personal (los autores son miembros de la comunidad) y el objetivo (que en el resguardo existan autoridades capaces de juzgar). cuando es necesario proteger garantías constitucionales fundamentales. derecho consagrado en el artículo 246 de la Constitución. también se ha pronunciado la Corte Interamericana de Derechos Entramado Vol.

con arreglo a sus procedimientos constitucionales y a las disposiciones de esta Convención. la Convención Americana de Derechos Humanos establece: Si el ejercicio de los derechos y libertades mencionadas en el artículo 1º no estuviere ya garantizado por disposiciones legislativas o de otro carácter. así se trate de hechos que sucedieron en su territorio. párr.axiológico reconocido universalmente para todos los seres humanos. • Cuando los castigos en los sistemas normativos sobrepasan el límite impuesto. 2) . 61) como la tortura en la que se pretende anular la personalidad de la vida. entre indígenas y la autoridad aborigen pretenda la asunción de conocimiento por simple conveniencia. especialmente en las penas con tratos crueles. los Estados partes se comprometen a adoptar. disminuyendo su capacidad física o mental. causando dolor físico o angustia síquica. las medidas legislativas o de otro carácter que fueren necesarias para hacer efectivos tales derechos y libertades (Convención Americana de Derechos Humanos CADH. En ese sentido. inhumanos y degradantes (Corte Interamericana de Derecho Humanos Sentencia de la serie C 123 del 11 de marzo del 2005. art.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful