La metáfora.

Cuando oímos hablar de la metáfora, lo primero que nos viene a la mente es aquella figura retórica que se utiliza en el contexto de la literatura, por ejemplo en poesía, que trata de representar una realidad que ya conocemos a través de imágenes de otras realidades similares. Las metáforas permiten entender una realidad a través de otra, y pueden aportar más información, pueden ocultarla, o cambiar el modo en que reconocemos los conceptos. <<En las más sublimes concepciones del espíritu se ingiere de continuo materia cada vez más extraña>> Fausto, Goethe Estamos acostumbrados a este tipo de definición y restringimos la dimensión de la metáfora a este ámbito, sin darnos cuenta de que la metáfora está mucho más presente en nuestra cotidianeidad de lo que pensamos. La metáfora dista mucho de ceñirse exclusivamente a la creación artística, si bien es cierto que tiene un gran poder creativo, por lo que recurrimos a su uso ante la necesidad, pero también por la costumbre y los usos más tradicionales en nuestro lenguaje, de nuestra cultura particular y nuestra concepción del mundo. El uso que hacemos de la metáfora puede llegar a cambiar la visión que tenemos de las realidades que nos acompañan, y de ese modo la metáfora ha sido utilizada como un recurso poderoso en determinados campos como el discurso político, o la publicidad. Tanto el discurso político como la publicidad son dos disciplinas que necesitan volverse cada vez más sofisticadas, ante los continuos cambios que sufre la sociedad y donde lo nuevo prima por encima de lo viejo. Ello conlleva la necesidad de renovación o de creación continua, y ahí es donde la metáfora aparece con su potencial creativo para satisfacer esa necesidad. Sin embargo, el hecho de poder representar un concepto, una idea, a través de cualidades comunes de otro concepto, u otra idea, no está exento de consecuencias. A la hora de expresarnos emitimos no sólo aquellos significados que contienen las palabras en sí mismas, sino que aquellos sentidos que pueden ‘contener’ aquellas palabras que elegimos para representar algo distinto de lo que expresamos literalmente, toman como consecuencia algunas de las cualidades del concepto original, por lo que la idea última que tratamos de expresar queda de alguna manera ‘contaminada’ o ‘condicionada’ por las cualidades de la primera. Esto ha sido utilizado en política con distintas intenciones, bien sea suavizar, enfatizar o camuflar algunos aspectos del discurso.

En el acto de habla. Nosotros estructuramos el discurso de manera que los conceptos ‘van’ en él (el discurso es un camino.George Lakoff publicó en 1991 una carta en Internet. obtenemos una información adicional asociada a una sensación física. Goethe trata de expresar con una metáfora la extrañeza que se siente ante ideas experimentadas en un determinado estado de espíritu. como si las ideas entrasen en el cuerpo del mismo modo en que lo hacen los alimentos. en la que expresaba su teoría de cómo Estados Unidos estaba justificando la Guerra de Golfo a través de un discurso que según el autor. mantener una conversación es una experiencia estructurada. cuando escuchamos podemos ‘seguir el hilo’ (el discurso es una línea continua). y de forma prácticamente inconsciente. Esto es una consecuencia de la necesidad expresiva en la comunicación. usamos la metáfora. y lo hace usando la palabra ‘ingerir’. Del mismo modo. A través del uso de metáforas seleccionadas. aporta gran información acerca de cómo vemos el mundo. el modo en que nos expresamos. GESTALT ‘El todo es mayor que la suma de sus partes’ El modo en que usamos el lenguaje. que es estructurada de forma automática en dimensiones de la Gestalt. Según Lakoff y Johnson. Cuando decimos que las palabras ‘contienen’ sentidos. para poder comprender la dimensión global de aquello que tratamos de comprender. Las exigencias del acto comunicativo fuerzan al propio lenguaje a adaptarse a los nuevos usos y acepciones. comprender un conjunto de ideas. o de movimiento. En la cita de Fausto. Pero no sólo la metáfora se usa de forma intencionada para manipular la realidad. y establecemos relaciones entre los conceptos con un elemento de semejanza entre otros. en tanto que trata la manera en que reconocemos los objetos. de modo que para ‘construir’ una teoría. y crear esas realidades. y nuestros argumentos pueden sostenerse o no (los argumentos están levantados a la manera de un edificio). nuestra mente necesita la referencia espacial. se estaba creando un sistema de pensamiento que veía el inicio de la guerra como algo necesario. escondía metáforas que no se adecuaban a la situación del Golfo. un flujo…). y la metáfora cumple un papel fundamental en este sentido. Con la visión de ‘ingerir’. la manera en que utilizamos el lenguaje. hablamos de las palabras como si éstas fueran recipientes y pudieran alojar dicho contenido en su interior. también puede configurar el modo en que los demás lo perciban. . La Gestalt es una corriente de psicología alemana que estudia la percepción y que resulta interesante para nuestro estudio de la metáfora. como el que se establece en la metáfora. del mismo modo que procesar la información significa ordenarla de alguna manera y nos ayudamos de la referencia espacial del mundo sensible y físico. dado que nos hace de alguna manera experimentar dichas sensaciones al ser evocadas. lo que aporta fuerza al mensaje del emisor.

Quizás el uso reiterado de la metáfora fuera del contexto literario haya puesto de manifiesto la incapacidad del sentido literal de las palabras para transmitir el significado pleno de un concepto. la metáfora tiene un uso extendido y necesario. por muy científico que sea. desde la Antigüedad se han preocupado por saber en qué consiste. refiriéndose a la imposibilidad de encontrar términos precisos para encontrar ‘un estado conceptual definitivamente válido’ Quienes crean que la metáfora. ¿Tienen acaso las palabras en sí mismas un significado pleno de modo que pueda utilizarse en toda su dimensión para transmitir la idea que pretende? ¿Puede ser el lenguaje exacto? Hans Blumenberg tratará este problema en su trabajo Los paradigmas para una metaforología. Sin embargo. de manera que podamos expresar las características de la última a alguien que no conozca dicha realidad. define la metáfora desde la traslación de conceptos: . podrían pensar que la metáfora no es útil en aquellos contextos en los que prima la exactitud y lo concreto. y de ningún modo sustituir una palabra por otra. a pesar de que tanto en científico como el filósofo se afanen en establecer la mayor correspondencia posible entre lenguaje y realidad para poder “hablar con propiedad”>> Como veremos. resulta necesario establecer correspondencias entre realidades ya existentes y la nueva. <<El lenguaje es esencialmente metafórico>> Nietzsche No han sido pocos autores los que han estudiado la naturaleza de la metáfora. no hubiese sido posible lenguaje alguno. la metáfora no sólo está presente en todo el lenguaje que utilizamos. aproximativo. ´ Para Nietzsche. de un concepto con respecto de otro. Aristóteles. en lenguaje no posee la capacidad de representar la realidad: <<Ningún lenguaje. y todo aquello que resulta de nueva creación. <<las máquinas son una especie de animales de brazos sumamente robustos>> R. puede expresar lo que es la realidad. Alberti En el caso de las invenciones en el campo científico. en el que se hace fundamental la precisión. sino que además sin ella. precisamente por su carácter similar. no puede sino acercarse al significado. por ejemplo. en el campo científico.

determinados conceptos tienen un valor concreto asignado. que resultan condicionados con el matiz bélico. Una forma de entender una discusión así puede hacer que dicha discusión termine efectivamente convirtiéndose en una pelea por la manera en que se interpretan los mensajes. o según una analogía>> Pero. hay elementos de una que pasan a la otra. una traslación de género a especie. Un ejemplo muy significativo de este fenómeno puede observarse en las conversaciones o discusiones que son identificadas como un enfrentamiento entre el emisor y el receptor. condicionándola. En la cultura occidental. lo negro ha quedado estigmatizado como algo negativo. ¿qué es realmente la metáfora? Según hemos estudiado durante el presente curso. los enunciados que elaboramos pueden mostrarse del siguiente modo: ‘Tener el ánimo por los suelos’ ‘La caída de la bolsa’ ‘Ver todo negro’ ‘Blanca pureza’ . que también condicionan nuestro criterio sobre las cosas. De ese modo quien argumenta puede estar ‘atacando’. o de especie a especie. Además de esta manera de codificar los mensajes. o de especie a género. quien se retracta puede estar ‘en retirada’ y la discusión puede ‘ganarse o perderse’. por lo que los asociamos en función de que nos sean beneficiosos o perjudiciales. Debido a nuestra concepción cultural y particular de las cosas. casi todo lo que está relacionado con lo alto es beneficioso. Del mismo modo. la metáfora recibe la siguiente definición: <<Proceso mental basado en la relación de semejanza o correspondencia que puede establecerse entre dos entidades o situaciones>> De modo que observamos que al poner en relación estas dos realidades.<<La metáfora consiste en trasladar a una cosa un nombre que designa otra. tengamos en cuenta cómo las metáforas pueden contener de juicios de valor. Arriba = Positivo = Bueno Abajo = Negativo = Malo Blanco = Bien Negro = Mal A partir de esta idea y según esta concepción. La conversación se convierte en una ‘pelea’ cuando se utiliza lenguaje relativo al ámbito bélico y se aplica al acto del habla.

Sin embargo ésta es una concepción cultural. el negro es el color de la alegría. mientras que en China. las que van de lo concreto a los abstracto (‘lanzar un piropo’). las conceptuales (‘mi móvil es una pesadilla’). pudiendo ser clasificadas en grupos conceptuales asignados por convención. . Además de las metáforas antropomórficas y las orientacionales. pero hay muchos más tipos. antropomórficas y animales (<<las máquinas son una especie de animales de brazos sumamente robustos>>). pues los juicios de valor asociados a un concepto no son iguales en todas partes: el color negro significa luto en occidente. tenemos las sinestésicas (‘mirada suave’). y que son del tipo ‘el tiempo es dinero’ de lo que se traducen frases como: ‘me estás costando la mañana’. En estos ejemplos hemos podido conocer el tipo de metáforas de tipo orientacional ( arriba = bueno). o bien del tipo de ‘la edad es una carga’ pudiendo elaborar frases como: ‘me pesan los años’.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful