Está en la página 1de 7

“El conocimiento que mas valoramos es aquel del que podemos

ofrecer las justificaciones mas solidas” ¿En qué medida está de


acuerdo con esta información?

Al escuchar que el ser humano, en general, valoramos más el

conocimiento que podemos justificar, me hace pensar en dos personas

debatiendo por lo que creen, lo que piensan, y su fe. Y al momento en pensar

en la pregunta, diría que el debate lo “ganaría”, por así decirlo, la persona que

mejor exprese sus ideas, que no dude de sus conocimientos y que mejor

justifique sus pensamientos.

Muchas veces cuando uno está debatiendo, presta tanta atención a la

opinión del contrario, que llega a perder la noción de sus propios

pensamientos, y empieza a dudar de lo que en realidad piensa. En estos

momentos, debemos concertarnos y pensar, cuál es tu conocimiento sobre el

tema, y quien apoya tu forma de pensar para poder justificar tu conocimiento.

Al momento que tú das tu forma de pensar podemos debes justificar lo dicho, y

cuando aprendes mediante una “discusión” se podría decir que valoras los

pensamiento que adquieras.

Pero al momento de pensar en justificar, no solo es decir las ideas que

tienes y que te parecen correctas, sino las bases de estas ideas, ¿En qué te

basas para poder decir tus ideas?, ¿Por qué crees lo que crees?, ¿Quién te lo

afirma y cómo? Todo eso debemos pensar al momento de defender una idea,

pensar en un apoyo o un respaldo al momento de expresar una idea.

El justificar de manera solida, hace que confirmemos nuestros conocimientos,

aunque, el hecho de que lo podamos justificar, no significa que lo valoremos o

que aprecie este conocimiento; por ejemplo, tenemos un ejercicio de

Sebastián Inclán Mijangos Página 1


matemáticas o una operación científica, en la que pueda tener un

conocimiento o un resultado exacto, y que esta justificar por el resultado esta

correcto y por medio de mi procedimiento, tiene un valor, pero no lo valoro de

la misma manera en que valoro estar con mi familia y saber que estoy con mis

seres queridos y que puedo contar con ellos a cada momento. Esto hace que el

tema de valorar un conocimiento sea difícil, porque el valorar es un término en

el que no podemos medir con exactitud, que conocimiento valoramos más que

otro, pero podemos valorar el merito que tiene, la manera de conseguirlo, por

esta razón el ser humano realiza todo tipo de experimentos con el fin de

comprobar si sus justificaciones y seguimientos son lo suficientemente buenos

para empezar a valorar el conocimiento que intentan obtener. Dentro del

conocimiento subjetivo, como sucede en la historia, no podemos justificar, lo

que muestran todos los libros de esta materia, porque no estuvimos ahí para

asegurarlo, pero aun así mucha gente valora lo que aprende acerca de la

historia mundial o de su propio país, así que el aprecio a sus conocimientos es

más grande que su propia justificación.

No debemos confundir el valorar con recordar, puesto que el recordar los

conocimientos no significa que lo valoras, no estás justificando un

conocimiento solo porque lo recuerdas sino porque reconoces el merito que

este implica en tu vida, y que es parte fundamental de ti, por que los

conocimientos son los que forman a tu ser mismo.

Usualmente el ser humano suele pensar que los conocimientos más

valiosos, son en los que conoce el significado, o los que entiende y comprende;

se podría deducir que los pensamientos y conocimientos que el hombre más

valora son los que comprende, puesto que depende de ellos, los entiende,

Sebastián Inclán Mijangos Página 2


confía en ellos y los utiliza mas seguido, puesto que al estar utilizando el

termino conocimiento estamos buscando exactitud y comprobación, y lo que

no entendemos con exactitud son consideradas creencias, fe o experiencias

según sea el caso. Por ejemplo son las matemáticas, en ellas, se implican todo

tipo de problemas, pero solo hay una respuesta correcta, esto hace que la

gente piense en sus conocimientos exactos como más valorables y más

justificables al momento de pensar utilizarlos y de pensar en ellos.

No obstante tenemos que pensar en el tipo de persona con la que

estamos hablando o con la que estamos debatiendo, porque si esta persona es

altamente religiosa, el conocimiento que esta persona va a valorar mas es la

existencia de Dios y no un resultado exacto de ciencias y matemáticas, pero

quien nos afirma que las justificaciones de esta persona no son validas, solo

porque la ciencia no piensa de este modo. Pero que tanto podemos considerar

la religión o la fe como un conocimiento bien justificado, la gente sabe que

tiene algún tipo de fe, aunque esta no sepa si su fe sirve para algo, ellos

valoran esta fe.

Pero el ser humano no sabe cuáles son los verdaderos conocimientos

que aprecia, si son los conocimientos que tienen alguna dificultad, o los que

pudo generar fácilmente, pero por si mismo. Por ejemplo, un joven tiene dos

situaciones, estudia con paciencia y esmero, digamos un instrumento musical,

el joven va a valorar el esfuerzo que realiza y los conocimientos que adquiere

conforme va preparándose y progresando, y los justifica con libros y estudios

que realiza con práctica para dominarlos a la perfección, y tiene un trabajo en

el que tiene que escribir acerca de un tema, que le resulta difícil, digamos

química, el joven no estudia, solo observa de forma vaga lo que se debe hacer,

Sebastián Inclán Mijangos Página 3


y lo hace el día anterior sin ninguna ayuda, y al día siguiente observa que

obtiene un diez en su calificación. El joven ¿qué valorara más?, el diez, o el

trabajo y la práctica que realiza para poder tocar el instrumento musical. Con

este ejemplo podríamos decir que el joven valorara más sus meritos de trabajo

y práctica para poder tocar el instrumento, pero eso no demerita el valor del

diez que obtuvo en la materia según él en la materia más difícil para él. Todo

es cuestión de observar las circunstancias y los factores que hacen que las

personas concreten que conocimientos valoran más los justificados o los no

justificados

Pero desgraciadamente para justificar algún conocimiento siempre

pensamos en nuestra manera de pensar e ignoramos el conocimiento que está

en contra del nuestro, no pensamos en que características tiene el

pensamiento de los demás, solo pensamos en el cómo mejorar el nuestro y

poderlo hacer de mayor peso, y si lo pensamos bien al momento de conocer las

ideas y justificaciones de gente que no tiene tu misma manera de pensar

puedes mejorar y observar las debilidades de tus propios conocimientos, a esto

de de conocer el pensamiento de los demás yo le llamo “empatía de

conocimientos”, en el que podemos aprender de la manera de pensar de los

demás, observando las debilidades de lo que pensamos y fortaleciéndolas con

las ideas contrarias de las personas que piensas distinto a nosotros, además de

ver el punto de vista de los demás. Y para asegurarnos de que lo que

aprendemos de los demás esta correcto, podemos investigar lo que la otra

persona nos diga o comente. Desgraciadamente hay una parte de nosotros en

la que somos tan cerrados a distintas ideas, ya sean religiosas o científicas,

que no nos permite tener esa curiosidad de investigar lo que los demás

Sebastián Inclán Mijangos Página 4


piensan, y así valorar más lo que piensan los demás, y darnos cuenta que tanto

debemos valoramos nuestra manera de pensar, como la de los demás, que nos

dan ideas para poder justificar y valorar mejor las nuestras.

Por ejemplo, una persona valora su religión, por muchas razones, y te

podrán dar una cantidad innumerable de datos para justificar su creencia, sin

importar que estas no sean validas en la ciencia, tú pensaras que tiene un

porqué de tener estas ideas. Y uno las puede identificar como justificaciones

fuertes, porque las adquiere de alguien que ha sido inculcado de esta manera y

que sus creencias son ciertas para el mismo, y se valora, así que los

conocimientos que él tenga tú también los puedes valorar.

Podemos considerar la situación que cuando un conocimiento exacto ya

está justificado, los conocimientos ya no se buscan, la gente no pretenden

buscar otro tipo de ideas para justificar mejor la suya, y como ya están

supuestamente justificadas y comprendidas, la persona no les pone la debida

atención, y a las creencias que no podemos justificar, las buscamos y como no

se pueden comprobar, , las podemos llegar a valorar más . Como es el caso de

la religión, que desconocemos la existencia de Dios, pero aun así valoramos el

conocimiento relativo de que existe o de que tenemos fe en el. Lo intentamos

comprobar con milagros, la biblia y sermones de la iglesia, pero no logramos

descifrar, pero aun así lo valoramos como seres humanos.

En conclusión, podemos observar que todo depende del individuo puesto

que depende de la opinión personal y de las creencias que tengaesta persona.

Pero podemos decir que sin importar las creencias y la manera de pensar,

mientras mejor te expreses y mejor te justifiques, podrás “ganar” el debate

que quieras de manera contundente, y aunque una persona de sus mejores

Sebastián Inclán Mijangos Página 5


justificaciones, y logre hacer dudar al otro individuo, no lo podrá convencer,

puesto que este otro individuo valora sus conocimiento. Y tenemos que pensar

cuales son los conocimientos que valoramos mas y distinguirlos, poder

distinguir los conocimientos entre los que más valoras y los que no, puesto que

el poder valorar un conocimiento y poder justificarlo, hace que sepamos qué es

lo que pensamos y como llevamos a cabo nuestros propios pensamientos.

1571 palabras

Biografía

• Juan Pablo II, Discurso a un grupo de premios novel, 22XII.

1980,n.3

• Juan Pablo II, Discurso a científicos y estudiantes en la Catedral de

Colonia, nn. 3-4, 15XI.1980. insegnamenti, III, 2 (1980), p.1205-

1206.

• Fusus.,pag.215/267

• Primera parte de Sufismo y Taoísmo, capitulo 3º, págs. 53-61, ed.

Siruela 199

• http://www.boe.es/boe/dias/2000/01/15/pdfs/A01877-01878.pdf

• http://www.prevencionintegral.com/Articulos/@Datos/_ORP2006/01

25.pdf

Sebastián Inclán Mijangos Página 6


Sebastián Inclán Mijangos Página 7