Está en la página 1de 7

El agua:

Un líquido común pero extraño

El agua forma una capa que cubre cerca del 71 % de la superficie del planeta Tierra, la mayor parte es salobre y una parte muy pequeña es agua dulce. Contribuye a mantener el clima en la Tierra, disuelve a una gran cantidad de sustancias, que pueden llegar a ser contaminantes, y es esencial para las formas de vida conocidas en la Tierra. El agua disponible en la Tierra se encuentra principalmente formando parte de los océanos. Del total de la masa de agua sólo el 2.8 % (36 millones de km 3 )es agua dulce y de ésta cerca del 75% forma el hielo de los casquetes polares de las zonas ártica y antártica. De las aguas que fluyen en los continentes, cerca del 0.63 % (8 millones de km 3 ) se encuentran en lagos, ríos y lagunas, y el 0.2 % flota en la atmósfera. Se considera que el agua es un recurso renovable porque se recicla y se renueva continuamente mediante el ciclo hidrológico o del agua y los humanos poco nos preocupamos por hacerla disponible y aprovechable con tratamientos para eliminarle los contaminantes que le arrojamos, por el contrario se fomenta el desperdicio y contaminación de este vital recurso renovable. El agua se presenta principalmente como un líquido de características poco comunes, es un recurso natural indispensable para todos los seres vivos y en general forma parte de toda la materia viva, y el hombre la utiliza para realizar muchas de sus actividades como la agricultura, la industria, el transporte y otras actividades diarias.

Algunas propiedades del agua.

Fórmula química

H 2 O

Longitud de enlace

0.95 angstroms

Tipo de molécula

Polar y forma puentes de hidrógeno

Masa molecular

18.0148

Punto normal (presión de 1 atm) de ebullición

100 ºC

Punto normal de fusión

0 ºC

Densidad a 3.98 ºC y presión de

1.0000 g/mL

1 atm

 

Densidad a 20 ºC y presión de 1 atm

0.99998 g/mL

Calor de fusión

79.7 cal/g. = 333.146 J/g

Calor de vaporización

539.6 cal/g. = 2255.528 J/g

Calor específico a 20 ºC y presión de 1 atm

4.18 J/gK (joules/gramo grados Kelvin)

Calor de fusión a 0 ºC y presión de 1 atm

  • 0.333 kJ/g

Calor de vaporización a 100 ºC y presión de 1 atm

  • 2.257 kJ/g

Tensión superficial a 20 ºC

0.0729 J/m 2

   

Se dice que el agua tiene propiedades únicas o que son “anormales” debido a que son muy

diferentes a las propiedades de otros compuestos de masa molecular semejante. Tanto el punto normal de fusión y el punto normal de ebullición del agua como el calor específico del agua líquida, los calores de fusión y de ebullición son muy grandes en comparación con compuestos de masa molecular semejante. Además la densidad del agua sólida es menor que la densidad del agua líquida debido a lo cual no se solidifican completamente lagos, ríos y mares (sólo lo hacen en la capa superficial), permitiendo algunas formas de vida acuática. Por ejemplo, algunas propiedades físicas del agua, metano, amoníaco y de los compuestos de los elementos del grupo VI A con el hidrógeno.

El agua como compuesto químico

Habitualmente se piensa que el agua natural que conocemos es un compuesto químico de fórmula H 2 O, pero no es así, debido a su gran capacidad disolvente toda el agua que se encuentra en la naturaleza contiene diferentes cantidades de diversas sustancias en solución y hasta en suspensión, lo que corresponde a una mezcla. El agua químicamente pura es un compuesto de fórmula molecular H 2 O. Como el átomo de oxígeno tiene sólo 2 electrones no apareados, para explicar la formación de la molécula H 2 O se

considera que de la hibridación de los orbitales atómicos 2s y 2p resulta la formación de 2 orbitales híbridos sp 3 . El traslape de cada uno de los 2 orbitales atómicos híbridos con el orbital 1s1 de un átomo de hidrógeno se forman dos enlaces covalentes que generan la formación de la molécula H 2 O, y se orientan los 2 orbitales sp 3 hacia los vértices de un tetraedro triangular regular y los otros vértices son ocupados por los pares de electrones no compartidos del oxígeno. Esto cumple con el principio de exclusión de Pauli y con la tendencia de los electrones no apareados a separarse lo más posible. Experimentalmente se encontró que el ángulo que forman los 2 enlaces covalentes oxígeno- hidrógeno es de 105º y la longitud de enlace oxígeno-hidrógeno es de 0.96 angstroms y se requiere de 118 kcal/mol para romper uno de éstos enlaces covalentes de la molécula H 2 O. Además, el que el ángulo experimental de enlace sea menor que el esperado teóricamente (109º) se explica como resultado del efecto de los 2 pares de electrones no compartidos del oxígeno que son muy voluminosos y comprimen el ángulo de enlace hasta los 105º.

Energía y cambios. pH

Se tiene la impresión de que al mezclar hidrógeno y oxígeno inmediatamente reaccionan y producen agua, pero esto no es así, ya que para que ocurra la reacción química entre el hidrógeno y el oxígeno es necesaria una cierta cantidad de energía que inicie la reacción química a la cual se le llama energía de activación. Esto se proporciona mediante una flama o con una chispa eléctrica, y la reacción química entre el hidrógeno y el oxígeno es tan violenta que produce una fuerte implosión debido a la rápida disminución del volumen de los reactivos (son gases) para formar el producto (agua líquida). Se representa mediante la ecuación química como:

2 H 2(G) + O 2(G) + Energía -------> 2 H 2 O (L) DG = + 118 kcal/mol

Se produce un cambio químico debido a que hay ruptura de enlaces y formación de nuevos enlaces, por lo que hay un reagrupamiento de los átomos, se produce la pérdida de las propiedades físicas y químicas de los reactivos y adquieren nuevas propiedades físicas y químicas los productos.

El agua como medio de reacción

En la parte de la química que se conoce como química inorgánica, invariablemente cuando se va a investigar las propiedades de cualquier sustancia se escoge como disolvente al agua, debido a su notable capacidad para disolver electrolitos (compuestos que al entrar en solución producen iones). Además de que muchos de los procesos de la química inorgánica serían muy lentos o prácticamente imposibles de que ocurran sin la presencia del agua, ya sea como reactivo o como

disolvente. Mucho de esto hace que el estudio de los conocimientos de su química sean de gran importancia para los químicos y debieran de serlo para la mayoría de la gente para tomar conciencia de muchas de sus acciones.

Las fuerzas de atracción y de repulsión intermolecular afectan a propiedades de la materia como el punto de ebullición, de fusión, el calor de vaporización y la tensión superficial. Dentro de un líquido, alrededor de una molécula actúan atracciones simétricas pero en la superficie, una molécula se encuentra sólo parcialmente rodeada por moléculas y en consecuencia es atraída hacia adentro del líquido por las moléculas que la rodean. Esta fuerza de atracción tiende a arrastrar a las moléculas de la superficie hacia el interior del líquido (tensión superficial), y al hacerlo el líquido se comporta como si estuviera rodeado por una membrana invisible.

EL AGUA: un líquido vital

La vida surgió en un principio en el mar primigenio. Nacemos de un seno lleno de agua. Nuestro cuerpo está constituido por un 90 % de agua; el 70 % de la superficie de la tierra está cubierta por agua. El agua transporta todos nuestros nutrientes desde los intestinos hasta la corriente sanguínea, disuelve los productos tóxicos de nuestro metabolismo y los transporta hacia afuera por los riñones.

EL AGUA EN LA NATURALEZA

El ciclo del agua es una fase esencial de la vida en la Tierra y consta de dos fases principales, la terrestre que está relacionada con el transporte y el almacenamiento de las aguas en la Tierra y en el mar, principalmente en forma líquida y sólida, y la fase atmosférica que está relacionada con el transporte del agua en la atmósfera, principalmente en forma de vapor. Durante el ciclo del agua se presentan diferentes fenómenos como: la precipitación, evaporación, condensación, solidificación, fusión, transpiración, destilación, solubilidad de materia inorgánica y orgánica. En la Tierra, el agua se presenta en tres fases, líquida, sólida y vapor, y está distribuida en cinco reservas interconectadas cuyo conjunto constituye la hidrosfera.

EL AGUA Y LA VIDA

La importancia del agua en la vida puede entenderse si nos referimos a las funciones que realizan los organismos para mantenerse vivos. En las funciones que permiten a los organismos manejar la energía para sintetizar y degradar compuestos, el agua juega un papel determinante. Asimismo, los compuestos orgánicos, fuente de energía, se transportan a través del agua. La fotosíntesis no podría tener lugar en los vegetales fotosintéticos, sin la presencia de la molécula de agua. La fase luminosa (acíclica) requiere de la ruptura de la molécula de agua

(fotólisis) para disponer de los electrones necesarios para el proceso. Todos los organismos dependen de las funciones realizadas por los vegetales (autótrofos) de manera que sin el agua, este importante eslabón de la cadena vital, no sería posible la vida como la conocemos.

De acuerdo con la definición de contaminante, se considera que se genera contaminación en el agua por la adición de cualquier sustancia en cantidad suficiente para que cause efectos dañinos mensurables en la flora, la fauna (incluido el humano) o en los materiales de utilidad u ornamentales.

Los contaminantes más frecuentes de las aguas son: materias orgánicas y bacterias, hidrocarburos, desperdicios industriales, productos pesticidas y otros utilizados en la agricultura, productos químicos domésticos y desechos radioactivos. Lo más grave es que una parte de los derivados del petróleo son arrojados al mar por los barcos o por las industrias ribereñas y son absorbidos por la fauna y flora marinas que los retransmiten a los consumidores de peces, crustáceos, moluscos, algas, etc ..

La contaminación de los suelos afecta principalmente a las zonas rurales agrícolas y es una consecuencia de la expansión de ciertas técnicas agrícolas. Los fertilizantes químicos aumentan el rendimiento de las tierras de cultivo, pero su uso repetido conduce a la contaminación de los suelos, aire y agua. Además los fosfatos y nitratos son arrastrados por las aguas superficiales a los lagos y ríos donde producen eutroficación y también contaminan las corrientes freáticas. Los pesticidas minerales u orgánicos utilizados para proteger los cultivos generan contaminación a los suelos y a la biomasa. También los suelos están expuestos a ser contaminados a través de las lluvias que arrastran metales pesados como el plomo, cadmio, mercurio y molibdeno, así como, sulfatos y nitratos producidos por la lluvia ácida.

UNIVERSIDAD NACIONAL AUTONOMA DE MÉXICO

UNIVERSIDAD NACIONAL AUTONOMA DE MÉXICO ESCUELA NACIONAL PREPARATORIA No. 2 “ERASMO CASTELLANOS QUINTO” ALUMNOS: PÉREZ HERNÁNDEZ

ESCUELA NACIONAL PREPARATORIA No. 2

“ERASMO CASTELLANOS QUINTO”

ALUMNOS: PÉREZ HERNÁNDEZ MARIO ALBERTO AYALA VERGARA GÉNESIS RAÚL

GRUPO: 556

TEMA: EL AGUA.

PROFESORA: GREGÓRIA FLORES RODRIGUES.

MATERIA: QUÍMICA III.

CICLO ESCOLAR 20102011