Está en la página 1de 16

LA SAGRADA FAMILIA

De De
entrada
Deentrada
entrada


Queridas De entrada
familias:
2
en este número

EL SACRAMENTO DEL MATRIMONIO


8. La unión corporal,
templo de la santidad de Dios.
L a familia no sólo favorece la propagación de la vida garantizando el relevo
generacional en la sociedad, sino que hace posible la «vida buena» porque
es el principal agente humanizador. Es en el ámbito de la familia donde se
3 adquieren capacidades específicamente humanas, comenzando por el lenguaje
DE ENTRADA...: a través del cual veremos ya siempre la realidad; es en la familia donde el niño
Queridas familias. adquiere «la confianza originaria» base del posterior desarrollo personal y
afectivo equilibrado. También la sensibilidad moral del niño se desarrolla por
4-5 inmersión en un ambiente en el que se respetan ciertas normas y ciertos valores.
TESTIMONIOS
Por la familia cristiana… Y ¡qué decir de la transmisión de la fe! No hemos inventado nuestras creencias,
las hemos recibido de nuestros mayores y, aunque son muchos los caminos
6 que acercan a Dios, no cabe duda de la influencia preponderante del ambiente
MANYANET: BOLETÍN INFORMATIVO. familiar en la respuesta a la búsqueda interior de la persona. Bien podríamos
decir que en la familia, cuando está sanamente constituida, se vive la
7 experiencia de un «bien» por el que estamos agradecidos y que queremos
NOTAS DE PSICOLOGÍA FAMILIAR
¿La violencia se aprende? compartir.

8
NAZARENUM
Un centro de la Sagrada Familia
E stamos convencidos de que la preocupación y el interés por la familia
no es una cuestión meramente coyuntural. Afecta a la esencia misma del
ser humano. Para el cristiano, el matrimonio y la familia son intocables,
para las familias. sencillamente porque están inscritos por el Creador en la entraña misma de la
naturaleza humana. Ni el matrimonio ni la familia los ha inventado la Iglesia.
9 - 11 Si los defiende con toda la fuerza y convicción que sus medios le permiten
ASOCIACIÓN
DE LA SAGRADA FAMILIA
es porque lo que está en juego no son, en primer lugar los derechos de la Iglesia,
Diálogos en familia: sino los derechos fundamentales del ser humano. Esta raíz de lo humano
Vacaciones en familia. es lo que está en juego, y es preciso salir al paso de quienes pretenden falsear
esta verdad. La familia es tradicional porque hunde sus raíces en la misma
12 naturaleza del hombre. Al mismo tiempo, es preciso recordar que, justamente
ESPOSOS Y SANTOS
Santa Umbelina de Claraval, porque la esencia del hombre está enraizada en la familia, la propia naturaleza
esposa, monja y santa. humana, para realizarse en toda su verdad, su bien y su belleza, pide, desde
lo hondo de su ser, el don de la Gracia, el don del Amor único que redime.
13-14 La encarnación del Hijo de Dios, realizada históricamente en la familia
«Verdad, bien y belleza
de la familia».
de Nazaret, se prolonga en la familia que es la Iglesia, y se abre a toda la
Humanidad y, en ella, a todas las familias.
15
En familia...
L a familia está llamada, en palabras de Benedicto XVI, a dar «testimonio
ante el mundo de la belleza del amor humano, del matrimonio y la familia.
Ésta, fundada en la unión indisoluble entre un hombre y una mujer, constituye
16
«MÁRTIRES POR LA FAMILIA.» el ámbito privilegiado en el que la vida humana es acogida y protegida, desde su
inicio hasta su fin natural». Si falta este ejemplo familiar, tantas veces heroico,
17 el deterioro y la destrucción de lo humano surgen implacables, la persona sufre
XIII Taller de pasatiempos
para hacer en familia.
el más radical de los desamparos. Es a través de la verdad de la relación de
los padres, de la honestidad de sus vidas comprometidas en un proyecto común,
18 como los hijos son introducidos en el significado y en el valor de la existencia;
ÚLTIMA PÁGINA es la misma belleza, que resplandece en el testimonio de los padres cristianos
Vino en agua. que se aman, la que necesitan encontrar los hombres y mujeres de hoy. No nos
cabe duda de la necesidad de gritar con el Papa que «vale la pena trabajar
VISÍTENOS EN INTERNET por la familia y el matrimonio, porque vale la pena trabajar por el ser
www.lasagradafamilia.net humano, el ser más precioso creado por Dios».
E-mail: srevista@lasagradafamilia.net J. D. A.

N. O 1412 — MAYO - JULIO • 3


Testimonios

POR LA FAMILIA
CRISTIANA…
Nuestra revista manifiesta con humildad, valentía y convicción el aprecio por la familia cristiana
a la que valora como un tesoro. La familia cristiana tiene una señas de identidad que deseamos
custodiar, conocer cada día mejor y promover en el mundo actual y en nuestra coyuntura histó-
rica. El amor, la vida, la familia son realidades gozosas que alientan la esperanza. Ellas nos di-
cen con su misma existencia: «¡Es posible vivir el amor matrimonial en la fidelidad diaria! ¡Es posible transmitir la vida, ejer-
citando en la mutua donación como esposos y en la responsabilidad de padres la esperanza de Dios que no defrauda, y cuida
de sus hijos de generación en generación!¡Es posible superar las pruebas, que en cada tramo del camino pueden aparecer,
unidos a Jesucristo, cuya cruz es signo de amor hasta el extremo y de victoria sobre el mal y sobre la muerte!» Tantos hom-
bres y mujeres muestran con su vida el resplandor de la verdad, la hermosura y el bien del matrimonio y la familia cristiana.
Es una extraordinaria vocación y una preciosa misión bendecida por Dios. Recordamos aquí algunos fragmentos de los tes-
timonios compartidos en la Fiesta de la Familia cristiana celebrada el pasado mes de diciembre en Madrid.

una profecía incómoda de un mundo humano. El mundo —dice


S in la familia, la vida no tiene casa. Esto es verdad para los
niños concebidos cuyas lágrimas que piden vivir ni siquiera
escuchamos; es verdad para los discapacitados a los que se les
Benedicto XVI— debe acoger la idea de la familia en el léxico
de la vida nacional e internacional, para descubrir una verdad
niega el derecho a nacer; es verdad para todos los niños, para decisiva: que la humanidad es una gran familia de pueblos. No
el hombre y para la mujer. Sin la familia, la vida no tiene casa. estamos aquí para defendernos a nosotros mismos o un interés
En un mundo donde se tiene la ilusión de elegir, donde todo de la Iglesia, sino que estamos aquí por un bien de todos. Por
se compra y se vende, donde todo es precario y está sujeto a las esto estoy contento de estar en Madrid para decir que en España,
leyes de la competencia, la familia es el espacio de la gratuidad: en Europa y en el mundo, se necesita más familia porque se ne-
algo escandalosamente gratuito, pero no precario sino bien sóli- cesita más gratuidad, más vida y más amor.
do porque está fundado sobre la fidelidad del amor. El mundo ANDREA RICARDI,
necesita más familia porque necesita gratuidad. La familia es Fundador y Presidente de la Comunidad san Egidio

cialmente de sus comunidades contemplativas, seáis capaces


O frecemos nuestro testimonio. No lo imponemos. Pero sí
pedimos a Jesús, María y José, que sea comprendido, que
sea aceptado; más aún, que contribuya a que la conciencia
de que se produzca una verdadera conversión de las concien-
cias de las personas y de los distintos grupos e instituciones
social y la valoración cultural por parte de la sociedad españo- sociales en su concepción y en su aprecio de la familia; ¡que
la en relación con el reconocimiento del valor insustituible de nuevo sea vista y apreciada la familia, fundada en el ver-
del matrimonio y de la familia según el proyecto de Dios para dadero matrimonio, como «la célula primera y vital de la so-
el bien de las nuevas generaciones y de su futuro, que tanto ciedad» y «la primera e insustituible educadora de la paz»!
deniegan o escatiman, gire y gire pronto. Más aún, pedimos (AA, 11; Mensaje, 3); tanto en la opinión pública como en la
que con vuestro testimonio constante y gozoso de la verdad, estimación popular, en la valoración política y en la legisla-
la bondad y la belleza de la familia cristiana, en la vida priva- ción del Estado.
da y pública, apoyados en la oración de toda la Iglesia, espe- CARDENAL ANTONIO MARÍA ROUCO VARELA

conveniencia humana: una realidad totalmente correspondiente


S in la experiencia de plenitud humana que hace posible Cris-
to, el ideal cristiano del matrimonio se reduce a algo impo-
sible de realizar. La indisolubilidad del matrimonio y la eterni-
al deseo y a la exigencia del hombre, también en el matrimonio
y la familia. Una relación vivida así constituye la mejor pro-
dad del amor aparecen como quimeras inalcanzables. Éstas, en puesta educativa para los hijos y, al mismo tiempo, es un tes-
realidad, son los frutos de una experiencia intensa de Cristo, tan timonio para todos de que el matrimonio no es necesariamente
gratuitos que aparecen a los ojos de los mismos esposos como la tumba del amor, sino su realización.
el testimonio de que para Dios nada es imposible. Sólo una ex- JULIÁN CARRÓN,
periencia así puede mostrar la racionalidad de la fe cristiana, su Presidente de la Fraternidad de Comunión y Liberación

4 •
Q ueremos dar nuestro testimonio personal y familiar. So-
mos el reflejo de los miles, millones de familias de toda
España que viven su fe en familia, incardinados, a través de un
A lo largo de nuestro matrimonio, hemos tenido nuestras
dificultades, como todo el mundo, pero las hemos sabido su-
perar, con nuestro amor, respeto mutuo, entrega, dedicación
cordón umbilical, en sus comunidades parroquiales. Fuimos y, por supuesto, con la presencia del Señor en nuestras vidas.
jóvenes (hace ya de ello muchos años), crecimos en familias Lo más importante ha sido vivir en plenitud, de total realiza-
cristianas donde recibimos unos profundos valores que nos ción, de alegría, de satisfacciones por ver crecer a nuestros hi-
fueron marcando el camino a seguir. Vivimos nuestros noviaz- jos y a nuestras nietas. Hemos experimentado cómo nuestros
gos y nos casamos por la Iglesia, no porque entonces era lo hijos han crecido y, poco a poco, iban consolidando los valo-
políticamente correcto, sino por convicción y en respuesta a res que pretendíamos transmitirles. Pero todo ello ha sido
nuestra vocación al matrimonio. Nunca se nos planteó duda posible porque nuestra parroquia ha sido y es para nosotros,
alguna sobre ello. y lo ha sido para ellos, nuestro segundo hogar, nuestra fami-
Fundamos nuestra familia bajo los valores del Evangelio. lia de hermanos en la fe. No queremos agotar el tiempo de
Fruto de nuestro mutuo amor nacieron nuestros tres hijos: Pe- que disponemos sin hacer una ilusionante y esperanzada lla-
dro, Javier y David, queridos y deseados, que trajeron la alegría mada a todas las jóvenes parejas que hoy viven su amor: que
a nuestro hogar y fueron un motivo más para dar gracias a Dios. lo vivan fundando una familia, que vivan su amor desde la
Nuestro hijo David, tras el parto, sufrió una grave enfermedad fe en Jesucristo, que vivan los valores del Evangelio con sus
que, durante más de dieciocho meses, nos exigió una atención, hijos. ¡El Señor no falla nunca!
dedicación y cuidados especiales. Con amor, mucho amor, pu-
dimos ayudarle a superar el sufrimiento que le aquejaba. PEDRO GONZÁLEZ y LUISA ORTEGA

¡F amilias!, seamos conscientes de nuestra trascendencia en


la sociedad. Debemos organizarnos y asociarnos, para
certezas. No podemos dialogar con nuestros vecinos o nues-
tros compañeros de trabajo si no tenemos una buena forma-
ser más eficaces en nuestra tarea de mejorar el mundo. No po- ción cristiana. La formación es para toda la vida, para todos
demos dar razón de nuestra fe y nuestra esperanza aisladamen- los miembros de la familia, sean niños, jóvenes, adultos o an-
te. La Iglesia es fundamentalmente diocesana, se organiza en cianos. Colaboremos en las parroquias en tantas necesidades
torno a su obispo. Seamos el apoyo de nuestros pastores. Se que se presentan: educación cristiana y evangelización, aten-
realiza en cada parroquia que es una comunidad de familias. ción a los pobres, a los enfermos y abandonados. Estemos
Volvamos a la parroquia, ella nos necesita y nosotros necesita- abiertos a todas las necesidades del mundo.
mos de ella. Que nuestra familia sea la Iglesia doméstica que
fundamente una sociedad nueva, más humana y más cristiana. FRANCISCO AYUGA,
¡Queridas familias!, demos importancia a la formación, Presidente diocesano, de Madrid,
basada especialmente en el magisterio de la Iglesia que nos da de la Acción Católica General

tad para alzar el vuelo hacia un futuro comprometido. Vemos


L a familia, lugar de un amor que va y vuelve, de comunión,
de fecundidad y ternura, es signo, símbolo y tipo de cual-
quier otra forma de humanidad asociada. No es retórico afir-
ancianos que, alejados del núcleo familiar, han perdido su ciu-
dadanía y su identidad. Hoy, más que nunca, la familia tiene
mar que la familia es el primer bien social. En la gratuidad co- que ser amada, protegida y sostenida. Es necesario no dejar
tidiana que da sentido y valor a sus funciones de generación y de acudir nunca al designio originario de la familia, que la ve
educación, la familia introduce en el tejido social ese bien in- unida con un para siempre que la consolida y la realiza. Es
sustituible que es el capital humano, poniéndose de esa mane- necesario llenar de significado la vivencia familiar con una
ra como recurso eficaz de la Humanidad. Pero no sólo esto. La espiritualidad de comunión, inherente a la familia, pequeña
familia sabe llevar el calor familiar allí donde las estructuras e comunidad de amor. Son necesarias corrientes de opinión fun-
instituciones, aun con toda la buena voluntad, no pueden llegar. dadas sobre los valores, y políticas familiares adecuadas.
Pero si es grande su designio, igualmente grande tiene que Éste es el ardiente deseo que pongo en las manos de María
ser el compromiso para llevarlo a cabo. Hoy, más que nunca, Santísima, sede de la sabiduría y ama de casa, para el bien
vemos que la familia manifiesta al mundo su fragilidad. Vemos de la familia hoy y para la realización de toda la familia hu-
esposos que, ante las primeras dificultades de la vida en pareja, mana.
dejan de creer en el amor que se tenían. Vemos hijos que, pri- CHIARA LUBICH
vados de la cercanía de unos padres unidos, encuentran dificul- Fundadora del Movimiento de los Focolares

N. O N.
1375
O
1412
— E—
N EMAYO
R O - F E-BJULIO
RERO • 5
RETABLO
JOSÉ MANYANET
DE SAN JOSÉ MANYANET
Y LA IGLESIA DE BARCELONA
olocado en la capilla

J osé Manyanet (1833-1901) procedía de la Iglesia de


Urgell pero los últimos 30 años de su vida los pasó en
C de Nuestra Señora
del Pilar de la Catedral
Barcelona, amando la ciudad y trabajando incansablemen- de Barcelona en el cuarto
te en plena sintonía con los diversos prelados. En Barcelo- aniversario de su canoni-
zación. El proyecto es del
na estableció las sedes principales de sus institutos y abrió
arquitecto Jordi Querol y
escuelas, colegios y centros de culto: escuelas de la Junta la imagen de Francesc Ca-
de Señoras (1872), Junta diocesana (1876), Juventud Cató- rulla. Al pie de la imagen
lica (1881), Asociación de Católicos (1886), colegio San hay esta inscripción:
Pedro Apóstol (1890), escuela de la Escolanía de la Mer-
«Tremp 1833
ced (1896) y Asilo Naval Español (1896); también en los Barcelona 1901
barrios obreros entonces periféricos: Sant Andreu de Palo- SAN JOSÉ MANYANET,
mar (1877) y Les Corts (1892). En la provincia, los cole- sacerdote y Fundador
gios de Vilafranca del Penedès (1889) y Molins de Rei de los Hijos e Hijas
(1894). En Barcelona también, después de haberla comu- de la Sagrada Familia
nicado a su obispo de Urgell (1869), compartió la idea de Inspirador del Templo
levantar un templo en honor de la Sagrada Familia con los expiatorio
dirigentes de la Asociación Josefina, los cuales hicieron de la Sagrada Familia
posible la obra genial del arquitecto Antonio Gaudí. En «Haced un Nazaret
en cada hogar»
Barcelona inició la publicación de la revista La Sagrada
Familia y editó sus obras más importantes.
Todos los obispos reconocieron siempre el espíritu so-
brenatural de san José Manyanet, estimaron el trabajo ORACIÓN A SAN JOSÉ MANYANET
apostólico que llevaba a cabo y apreciaron su consejo. Es- Dios y Padre nuestro, que has otorgado a San José Manyanet el
pecialmente hay que recordar su participación en las pere- don de encarnar las virtudes de la Familia humana de tu Hijo, y
grinaciones diocesanas a Roma (1888 y 1900) y su presen- con la gracia del Espíritu Santo le has llamado a vivir y anunciar,
cia en el Sínodo Diocesano (1890), durante el cual recibió con la palabra y el testimonio, el Evangelio de la familia, procla-
mado desde Nazaret; concédenos, por su intercesión, la gracia de
el nombramiento de examinador sinodal. Además, el expe- vivirlo en nuestros hogares. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro
diente de aprobación pontificia de sus institutos, preparado Señor. Amén.
desde esta curia diocesana, y la promoción a las órde-
nes sagradas de los religiosos, le puso en contacto con mu-
chos sacerdotes, todos ellos buenos amigos y admiradores
del sacerdote fundador. GRACIAS Y FAVORES
José Manyanet murió en Barcelona y en la parroquia,
que hoy lleva su nombre, se conservan los restos mortales. Seguimos recibiendo peticiones de reliquias de primera
Y todo el proceso para su canonización se ha llevado a
2 clase, como la de Mauricio Ragazzo, parroquia del D. Es-
píritu Santo, de Espírito Santo do Pinhal (SP, Brasil). «Envíenos,
cabo también desde esta iglesia diocesana. dice, una reliquia de San José Manyanet, protector de las familias.
Por todo ello, la presencia de san José Manyanet en la La exposición de una reliquia en las iglesias y comunidades pa-
iglesia catedral de Barcelona es un testimonio elocuente de rroquiales es una importante motivación para la participación de
amor y de integración en la iglesia diocesana y sus pas- las personas y así tenemos la oportunidad de divulgar el ejemplo
tores, y, al mismo tiempo, una llamada esperanzada a ser de su vida, que es una riqueza muy grande de la Santa Iglesia Ca-
familia, a hacer un hogar del mundo y de cada hogar un tólica. La reliquia será conservada siempre con mucho respeto,
Natzaret: una verdadera escuela de virtudes y una verdade- atención, cariño y devoción, y se expondrá en las iglesias y comu-
ra «iglesia doméstica». nidades de las parroquias» (4-5-1008); En agradecimiento, Fami-
Josep M. Blanquet, S.F. lia Mañanet Mas, 1.000 euros (Barcelona).

6 •
Notas de psicología familiar

¿LA VIOLENCIA M.a Aurora de Santiago,


psicóloga

SE APRENDE?
H ablaremos de violencia en el sentido del «uso intencionado de
la fuerza física en contra de un semejante con el propósito
de herir, abusar, robar, humillar, dominar, ultrajar, torturar, destruir
o causar la muerte» (ROJAS MARCOS).
La historia de la humanidad tiene múltiples ejemplos de la apli-
cación de la violencia. No hay horror imaginado por novelista, ci-
neasta... que no haya sucedido en la realidad, en un lugar u otro del
planeta.
Existe y ha existido la crueldad y ha dejado huellas inolvidables.
La violencia urbana provoca mucha tensión en la vida cotidiana.
Además del daño, muchas veces irreparable, que produce en la víc-
tima está el daño que produce en la sociedad. Se genera miedo a
que pueda volver a pasar en cualquier momento provocando una
desconfianza que perjudica seriamente la convivencia.
La violencia juvenil se ha convertido en una desgraciada reali-
dad que debe analizarse para encontrar la forma de contrarrestarla
y erradicarla en lo posible. Con frecuencia los jóvenes no saben, no b) La competitividad. La cultura actual realza la rivalidad y el en-
piensan, que el juego violento trae consecuencias destructivas e frentamiento. Se tiene la creencia que la competitividad es bue-
irreparables. na porque estimula el aprendizaje, la creatividad...
c) Los otros. La errónea creencia de que existen grupos de personas
menos buenas, menos valiosas (por ser de raza diferente, de cul-
¿LA CRUELDAD RESULTA ATRACTIVA tura diferente o de religión diferente) es el tercer factor desenca-
PARA EL HOMBRE DE HOY denante de violencia. Es la justificación para actuar violentamen-
IGUAL QUE PARA EL DE AYER? te contra los otros. Dice PETER GAY, profesor de la Universidad
de Yale: «nada parece más natural que la facilidad con la que los

F REUD en su obra «El malestar en la cultura» dijo: «El hombre


no es una criatura bondadosa... por el contrario es una criatura
entre cuya dotación de instintos cuenta con una poderosa ración de
humanos reclaman su superioridad sobre otros colectivos».

agresividad». CONCLUSIONES
Esta teoría de FREUD y sus seguidores parece estar contestada.
Otras corrientes psicológicas creen que todos nacemos con el po-
tencial para ser violentos. Pero también nacemos con la capacidad
P ara no sembrar la semilla de la violencia existen otros factores
que favorecen el desarrollo de buenos sentimientos en los niños:
a) Los padres y el entorno del niño deben sentir y hacer sentir amor
para la comprensión, la generosidad, la empatía, la compasión. Lo que se traducirá en una correcta autoestima.
que es lo mismo que decir que la violencia se aprende.
b) Un tratamiento precoz de los problemas infantiles, los físicos y
los mentales, especialmente: trastornos de lenguaje; trastornos
¿CUÁNDO SE APRENDE A SER VIOLENTO? del aprendizaje; trastornos de atención; irritabilidad conti-
nuada; mala relación con los compañeros; manifestaciones
C asi todas las corrientes psicopedagógicas coinciden en señalar
que «las semillas de la violencia» (ROJAS MARCOS) se siem-
bran en los primeros años al igual que las demás semillas. En los c)
de crueldad con otros niños, con animales, con juguetes.
Ambiente familiar armonioso.
primeros años de una persona se configura la estructura de su per- d) Enseñanza activa de igualdad de los hombres, no discriminación
sonalidad. en razón de sexo, raza, lugar de nacimiento, etc.
Las circunstancias que rodean la niñez, familiares, sociales, de
salud, culturales... son elementos que influirán decisivamente. Sin Estas propuestas y cuantas se puedan suscitar en esta dirección
que olvidemos que existen elementos genéticos que también actúan. facilitarán la siembra en los niños de semillas de bondad, compa-
sión, generosidad y altruismo que irán floreciendo en su crecimien-
Factores que desencadenan violencia: to y serán el mejor antídoto contra la violencia.
a) El tópico de la fortaleza masculina (machismo). La fuerza física
fue importante desde el inicio de la creación. En muchas cultu- BIBLIOGRAFÍA
ras se realizaban ritos para demostrar la fortaleza del hombre,
■ WALTER RISO. «La afectividad masculina». Planeta / Zenith.
bien luchando contra los animales o los elementos.
Nuestra sociedad presenta a los jóvenes una idealización del ■ CARL G. JUNG. «El hombre y sus símbolos». Caralt.
hombre agresivo que bebe, pelea, conquista y triunfa a cualquier ■ LUIS ROJAS MARCOS. «Las semillas de la violencia».
precio. Espasa bolsillo.

N. O 1412 — MAYO - JULIO • 7


Un centro de la Sagrada Familia para las familias

LAS ACTAS PORTADA DEL LIBRO


DEL VII CONGRESO DE LAS ACTAS DEL VII CONGRESO
C omo saben los lectores, nuestro Insti-
tuto, en colaboración con otros Ins-
titutos religiosos, sacerdotes y seglares,
E l volumen, a lo largo de sus 290 páginas, contiene los textos de
las ponencias de los representantes de varios Institutos religio-
sos intitulados a la Sagrada Fami-
organizó del 6 al 9 de julio de 2006, el VII
Congreso Internacional de la Sagrada Fa-
lia y otros sacerdotes y seglares
milia en homenaje al papa Juan Pablo II y que intervinieron en torno al te-
en ocasión del V Encuentro Mundial de ma central del Congreso. Con-
las Familias celebrado en Valencia. El tiene además un amplio reportaje
Congreso abordó el tema pastoral de la gráfico sobre las actividades del
preparación al matrimonio «Mirando a Congreso, la bendición e inaugu-
María y a José - Novios en el Señor». ración de la nueva sede del Naza-
Se estudió la preparación al matrimo- renum y el Encuentro Mundial de
nio desde el magisterio pontificio y desde las Familias de Valencia.
la educación y catequesis juvenil y, parti-
cularmente, según los Directorios Nacio- Para pedidos, dirigirse a la
nales de la Pastoral Familiar de España, sede del Congreso:
Italia, Alemania, Inglaterra, Estados Uni- Entenza, 301
dos, México, Colombia, Brasil, Chile,
Tel. 94.439.43 05
Argentina y Camerún. El aspecto especí-
fico del Congreso fue el análisis de las 08029 Barcelona
actitudes y comportamientos de María y
José, como novios israelitas, las leccio-
nes que dan para la vida y preparación de INFORMACIÓN
los novios cristianos de hoy y las claves
pastorales que ofrecen para la prepara- Consignamos con gusto la publicación del Decreto sobre la he-
ción del matrimonio en nuestros días.
2 roicidad de las virtudes de dos apóstoles de la Sagrada Familia. En
Por último, se presentó una síntesis del primer lugar, la sierva de Dios Leopoldina Naudet (1773-1834), funda-
dora de las Religiosas de la Sagrada Familia de Verona (Italia). «En la
pensamiento del papa Juan Pablo II sobre
oración —dice Leopoldina— tuve la inspiración de poner el instituto
la Sagrada Familia y la familia y, en vigi- bajo la protección de la Sagrada Familia y proponerme la imitación de Je-
lias del V Encuentro Mundial de las Fa- sucristo tanto en su vida oculta como en la pública» (Vaticano, 6-7-2007).
milias, los objetivos y logros de los en- En segundo lugar, el siervo de Dios Jerónimo Le Royer de la Dau-
cuentros anteriores. Y, dado que los versière (1597-1659), padre de familia, fundador de las Religiosas Hos-
congresistas participaron en los actos pitalarias de San José (La Flèche, Canadá). Se había consagrado a la
centrales del V Encuentro celebrado en Sagrada Familia con su familia y fundó también una Cofradía de la Sa-
Valencia, el volumen recoge también las grada Familia. (Vaticano, 6-7-1007).
intervenciones del papa Benedicto XVI
en Valencia.
El volumen inicia con la transcripción
ORACIÓN PARA PEDIR GRACIAS POR INTERCESIÓN
del programa y de las adhesiones reci-
bidas de distintas personalidades ecle- DEL SIERVO DE DIOS MAGÍN MORERA
siásticas y civiles, encabezadas por la de Dios y Padre nuestro, que has suscitado en la Iglesia a tu sacerdote
Mons. Leonardi Sandri, entonces sustitu- MAGÍN MORERA, ferviente apóstol de la Familia humana de tu Hijo,
to de la Secretaría de Estado del Vatica- para que, con los dones del Espíritu Santo, trabajara incansablemente
por la salvación de las familias y de la juventud; haz que, animados por
no, y se cierra con el índice alfabético de el testimonio de su vida, seamos servidores fieles del Evangelio de Naza-
personas, documentos y lugares. ret y, por su intercesión, alcancemos la gracia... Te lo pedimos por Jesu-
BLIM cristo nuestro Señor. Amén.

25• •
8
LA SAGRADA FAMILIA

DIÁLOGOS en Familia

VACACIONES
EN FAMILIA
H a llegado el tiempo de las vacaciones veraniegas, es
un buen momento para reflexionar sobre qué son y
como las pasaremos en familia.
do la conciencia de saber disfrutar del tiempo libre; no hay
tranquilidad para disfrutar y compartir el tiempo con los
miembros de la familia, para saber relajarse humanamente
Primeramente cabe recordar el derecho y a la vez la ne- y psicológicamente, como respuesta a la actividad frené-
cesidad que tenemos todos juntos de disfrutar de unos días tica del año.
de descanso. En el Antiguo Testamento se habla de la ne-
cesidad del descanso: después de la creación «Dios des-
cansó el séptimo día» (Gn, 2,3). EL REENCUENTRO
DEL VERANO
LA FALTA DE TIEMPO
E n la sociedad en la cual estamos inmersos, no hay
tiempo para hacer todo lo que deseamos: dedicar tiem-
L as estadísticas dicen que después de las vacaciones de
verano hay un número más elevado de familias que se
rompen y también que durante este tiempo se generan más
po a los hijos, a los padres o a la pareja, leer buenos libros, conflictos familiares. Después de once meses de lucha
conocer rincones de nuestra ciudad, etc. De lunes a viernes diaria, de jornadas de trabajo interminables, los esposos se
estamos ocupados durante todo el día intentando cumplir despiertan el primer día de vacaciones sin obligaciones
nuestras obligaciones. Llegamos justos al hogar para pre- que cumplir, sin planificaciones predeterminadas, pero
parar la cena, dársela a los niños y preparar las cosas para posteriormente, cuando ya no queda nada por hacer, surge
el día siguiente. Casi no hay tiempo para intercambiar pre-
guntas, tales como: ¿cómo te ha ido el día? ¿Todo bien?
Pero es a la vez la posibilidad de descansar lo que nos crea
inquietud, porque estamos acostumbrados al ritmo del día
a día, de no cesar, y nos parece extraño el hecho de tener
que descansar, como si siempre tuviéramos el deber de es-
tar ocupados. El tiempo de vacaciones debería servir para
encontrar tranquilidad, paz, serenidad, para que ya sin pri-
sas, supiéramos dar descanso al cuerpo, paz al espíritu,
profundidad a la espiritualidad, tiempo a los amigos y, por
encima de todo, ser padre, madre, esposo, esposa, hijo o
hija, ofreciendo, disfrutando de lo que significa la vida de
familia.
Pero puede darse un fenómeno curioso durante las va-
caciones: la ansiedad por buscar actividades para realizar
durante los días de descanso. Hoy se ha puesto de moda
llenar este «vacío» haciendo viajes exóticos o apuntándo-
se a «la oferta» de realizar actividades frenéticas lejos o
cerca del lugar de residencia. El único objetivo subyacen-
te es llenar el tiempo, sin interesarnos por las nuevas cul-
turas que conocemos, sin disfrutar de los paisajes por los
que transitamos, sin gozar de la lectura de un libro. Este
«llenar el tiempo», curiosamente se hace de manera estre-
sante, hecho que seguramente es debido a que se ha perdi-

N. O 1412 — MAYO - JULIO • 9


nuevamente y se redescubre la realidad de la pobreza mo-
ral de la convivencia, que se ha ido alimentando el aspec-
TIEMPO DEL ESPÍRITU
to inhumano y materialista de sus vidas, por el entorno
social en el cual se ha convivido. Existe el peligro de que
el otro se descubra como un extraño con el que se han
E l tiempo de vacaciones permite dedicar tiempo al es-
píritu. Muy a menudo se olvida la dimensión espi-
ritual, tan importante para el hombre, porqué es la que
compartido algunos minutos diarios durante los últimos dirige las actitudes de la vida. Parece que hoy da miedo en-
meses, pero del cual progresivamente e inconscientemen- contrarse con uno mismo. Durante el año es difícil hacer-
te se ha ido distanciando, y comienzan a emerger todas lo, por falta de tiempo o porque no se quiere encontrar para
esas tensiones que quedaron escondidas, todos aquellos hacer ésta reflexión, y preguntarnos como nos sentimos,
temas que se cerraron en falso. Y a menudo, el mecanismo cuáles han sido las actitudes y comportamientos y, en defi-
de defensa, ante estas situaciones, es llenar el tiempo, no nitiva, como hemos de enfocar la vida cristiana.
dejar de hacer actividades: una excursión por la mañana, Este reencuentro personal con uno mismo ayuda mu-
una visita por la tarde, una cena con los amigos... Todo cho a reencontrarse con la propia pareja, con los hijos, es
sencillamente para evitar encontrar tiempo para la refle- un reencuentro bueno y necesario. Si a lo largo del año, a
xión personal, de reencontrar a la pareja, a la persona ama- causa del trabajo, de las preocupaciones y del estrés, es di-
da con la cual un día se empezó un proyecto de vida, una fícil pensar y reflexionar serenamente sobre uno mismo,
promesa de fidelidad, un amor generoso y sacrificado, si aún es más difícil pensar en aquellos que nos rodean. Es
era el caso, un reencuentro como esposos. necesario que aprovechemos las vacaciones para dialogar,
para escuchar, para poder poner en común los proyectos,
las ilusiones, también los miedos y las preocupaciones del
LA RELACIÓN futuro. Es así como la pareja se fortalece año tras año.
CON LOS HIJOS Las vacaciones también son un buen momento para
que los padres reflexionen sobre el futuro de sus hijos. Es

D el mismo modo, las vacaciones pueden ser la causa


de un empeoramiento de las relaciones entre padres e
hijos; es al final de las vacaciones cuando se puede haber
precisamente en estos momentos de tranquilidad y de des-
canso cuando podemos hablar de cuáles son los valores
que queremos transmitir y cuál es la educación que les
llegado a una situación límite. Las actividades de los jóve- queremos ofrecer. Y, asimismo, es un buen mo-
nes, que a veces parecen manifestar que encontrarse con mento para valorar si han sido alcanzados los obje-
los amigos tiene más valor que hacerlo con la familia, la tivos planteados durante el año.
vida y diversiones nocturnas con horarios que rompen
toda lógica de descanso y de vida familiar, las programa-
ciones de actividades que tienen como único criterio de
valoración disfrutar, pueden ser causa de una progresiva
PREGUNTAS
tensión. Pero también cabe la pregunta de si alguna vez no PARA REFLEXIONAR
son los padres los causantes de la disgregación familiar j ¿Tenemos pensado dedicar algunos días de estas
por su egoísmo, por miedo a que los hijos les quiten el próximas vacaciones para hacer una reflexión sobre
tiempo libre: ¿cuantos padres envían a los hijos lejos, de las vivencias vividas por la familia en el último año?
vacaciones, para quedar más tranquilos? Hay que tener
j ¿Haremos alguna/algunas actividad/es en común
imaginación para convertir las vacaciones en un tiempo
con toda la familia?
excelente para compartir el tiempo con la familia, para en-
contrar actividades comunes que ayuden a conocerse me- j ¿Aprovechamos las vacaciones para hablar de los
jor, a amarse más, en definitiva, a estar más unidos. Es sin proyectos familiares comunes? ¿Y de las ilusiones
duda en los largos momentos compartidos cuando los pa- individuales?
dres pueden transmitir a sus hijos los valores cristianos, no j ¿De todo lo que no hemos hecho «por falta de tiem-
solamente de palabra, sino con el ejemplo. No hay nada po», hemos decidido qué haremos?
mejor para la familia que disfrutar precisamente de días de j ¿Qué actividades tenemos programadas este verano
vacaciones en común: días para dialogar, compartir ilusio- para profundizar espiritualmente?
nes, y la vida.

10 •
LA SAGRADA FAMILIA

Mc. 6, 31. «Jesús les dijo: Venid, vosotros solos, a des-


TEXTOS BÍBLICOS cansar un poco a un lugar apartado. Porque iba y ve-
nía tanta gente que ellos ni siquiera tenían tiempo
Gn. 2, 1-3. «El cielo y la tierra, y todo lo que hay en para comer.»
ellos, quedaron terminados. El séptimo día termi-
nó Dios lo que había hecho, y descansó. Entonces
bendijo el séptimo día y lo declaró día sagrado, por-
que en ese día descansó de todo su trabajo de crea- BIBLIOGRAFÍA
ción.» j VV. AA. Tómate tu tiempo. 5 Oraciones y materia-
Ps. 19, 8. «La ley de Yahvé es perfecta, consolación les para la reflexión. Coordinació Catalana de Colò-
del alma, el dictamen de Yahvé, es veraz, sabidu- nies, Casals i Clubs d’Esplai. Texto para la oración,
ría del sencillo.» adecuados para el tiempo libre y de vacaciones.
j Roser Bosch y Joan Marquès. Gracias por el Sol y
Cohelet 3, 1-9. «Todo tiene su tiempo, y todo lo que por la Luna. Este libro, dirigido a los más pequeños,
hay debajo del cielo tiene su hora. Tiempo de nacer, se basa en el cántico de las criaturas de San Francis-
y tiempo de morir; tiempo de plantar, y tiempo de co de Asís. Quiere ayudar a los padres a descubrir a
arrancar; tiempo de matar, y tiempo de curar; tiempo Dios a los más pequeños a partir de la naturaleza y
de destruir, y tiempo de edificar; tiempo de llorar, y de las cosas cotidianas.
tiempo de reír; tiempo de endechar, y tiempo de bai-
lar; tiempo de esparcir piedras, y tiempo de juntar; j Fundación Claret. Transmitir a los niños la expe-
tiempo de abrazar, y tiempo de abstenerse; tiempo de riencia del Dios de hoy. Ponencias del 6.o simposio
buscar, y tiempo de perder; tiempo de guardar, y sobre la Fundación Claret, celebrado bajo el lema
tiempo de desechar; tiempo de romper, y tiempo de que es el título del libro. La mayoría de las ponen-
coser; tiempo de callar, y tiempo de hablar; tiempo cias giran en torno al papel de la familia en la edu-
de amar, y tiempo de aborrecer; tiempo de guerra, y cación religiosa de los niños.
tiempo de paz.»
Delegación de Pastoral Familiar - Barcelona

EL ENTORNO DE JESÚS
Poblaciones, Lugares y Personas
&
(.),()
 $-¨-
«Este libro, escribe el P. Pedro Mas, autor del mismo, es el resultado de haber Poblaciones, Lugares
y Personas
recopilado los artículos aparecidos durante 10 años en la revista La Sagrada Familia,
fundada por san José Manyanet en 1899 y publicada por la Congregación de Hijos
de la Sagrada Familia Jesús, María y José. Consta de tres partes: aldeas, pueblos y
ciudades de Israel; de sus lugares más significativos por los que Jesús de Nazaret
pasó y personas de su entorno. A su vez, cada parte consta de quince apartados que
corresponden a quince poblaciones; quince lugares y treinta personajes, agrupados
éstos de dos en dos, por afinidad o complementariedad (...)».
El P. Jesús Santamaría subraya en el Proemio: «Para todos, para quienes han sido
agraciados con una visita temporal y material a la Tierra de Jesús como “peregrinos
de La-Palabra”, pero también para quienes son “peregrinos de La-Palabra” en
los ambientes cotidianos, estas páginas van a poder ser una escuela de “estudio de
Evangelio”, un aldabonazo en la hermosa aventura de dejarse seducir por el que nos
hace cercana la Ternura, la Misericordia, la Paciencia, la Bondad, la Compasión, la
Alegría, la Paz... y el Amor de Dios-Trinidad». 21/12/07 08 03 10

N. O 1412 — MAYO - JULIO • 11


Esposos y Santos

Esposos yy Santos
Esposos
Esposos y Santos Santos
SANTA UMBELINA Pedro Mas, SF

DE CLARAVAL
Esposa, monja y santa
«Lavarones
familia que alcanzó a Cristo»: siete hermanos, seis
y Umbelina, todos canonizados. Fueron
vo ante Bernardo con el mensaje de Umbelina. Mandó reu-
nir a todos los hermanos y salieron a la hospedería para
sus padres los señores de Fontaines (Francia), Tescelín, saludar a su hermana.
«el Moreno», caballero del duque de Borgoña y Alicia de Al anochecer, Umbelina se despidió con toda ternura y
Montbard. emprendió viaje de regreso al castillo. Había llegado a Cla-
Umbelina nació en 1092. El hecho de tener tres varones raval con un corazón esclavizado y salió de allí con un de-
mayores y tres menores, enriqueció mucho su carácter. Su sapego total a las vanidades.
madre la educó en la virtud. Umbelina la imitaba en la pie- Comenzó a vivir con su esposo de manera distinta a la de
dad y obras de caridad. Al criarse entre los varones, tenía antes, desprendiéndose de las alhajas y «trapos» llamativos;
temple caballeresco. Con ellos competía en los torneos; con amó más; frecuentaba la iglesia y los sacramentos y dio de
ellos montaba los mejores corceles y juntos recorrían las lado a las conversaciones inútiles.
tierras de su padre. Sus hermanos le decían: «Tú eres Ber-
nardo en mujer». Ella quería a todos, pero Bernardo, al que
llamaba «Ojos grandes», era su alma gemela.
Bernardo, fundador de Claraval e impulsor del Cister,
arrastró a sus hermanos a consagrarse a Cristo. Umbelina
quedó como heredera de todos los bienes de sus padres.
Todo lo tenía a su favor: juventud, belleza, riquezas... Al fa-
llecer su madre olvidó todas las enseñanzas y se dejó arras-
trar por las vanidades mundanas.
Entre muchos pretendientes eligió a un caballero de alta
alcurnia, Guido de Marcy, con quien contrajo matrimonio.
Sus hermanos, al enterarse, se limitaron a pedirle a Dios
que le fuese fiel en el nuevo estado. Tercelín, que vivía solo,
se sintió con deseos de seguir a sus hijos, ingresando en
Claraval, uno de los centros de mayor irradiación espiritual
de Occidente. Umbelina, junto a su esposo, vivían felices
en el castillo de Fontaines; congeniaban de maravilla, pero
no tuvieron hijos. Su marido le permitió abrazar la misma regla que sus
Cierto día, a Umbelina, se atavió con lo mejor que le dic- hermanos, entrando en el monasterio benedictino de July,
tó su vanidad y se presentó en Claraval, a visitar a sus her- donde ya estaban su cuñada Isabel y su sobrina Adelina.
manos. Le abrió la puerta Andrés, uno de sus hermanos, Umbelina sucedió a Isabel como abadesa y ella a Adelaida.
quien a verla le espetó: «¿Eres tú la hija de Alicia de Guillermo de Saint Thierry (contemporáneo de Umbelina),
Montbard? ¿Acaso esas joyas cubren otra cosa que un llegó a decir «que en la vida del claustro no fue inferior a
saco de podredumbre? No me explico que hayas llegado a Bernardo en santidad que en la sangre».
ser mujer tan vanidosa». Umbelina se entristeció y comen- El veintiuno de Agosto de 1141, a la edad de cincuenta
zó a sollozar, diciendo: «Es verdad, soy una pobre peca- años y tras dieciséis de vida en el claustro, falleció. El mis-
dora que rinde demasiado culto a su cuerpo de barro, mo San bernardo presidió los funerales y mereció que se le
cubriéndole de galas que al fin son trapos». Bernardo se apareciera la santa que le cercioró de la suerte feliz que
negó a recibirla. Ante el rechazo de sus hermanos, Umbeli- le cupo en el cielo.
na, tenía un corazón sencillo y reaccionó y dijo «por eso En el año 1871, Pío IX concedió un Oficio propio para la
busco la compañía de los santos; si mi hermano Bernardo «Asociada a Bernardo en el servicio del amor». La
desprecia el cuerpo, que el siervo de Dios tenga al menos Orden del Cister celebra desde antiguo su fiesta, el
compasión de mi pobre alma...». El portero volvió de nue- doce de febrero.

12 •
«VERDAD, BIEN
P. Alejandro Illescas, SF

Y BELLEZA DE LA FAMILIA»
familias (menos directas pero que también forman parte de
BELLEZA nosotros) y que son todas aquellas que nos permiten compar-
tir por momentos su vida familiar (son las familias de los ami-
E n estos días, en que me han encargado este artículo, estoy
leyendo un libro que lleva por título «De abuelitas, abue-
litos y otros ángeles benditos» y aparentemente no parece un
gos, en las que incluso, a veces, somos medio tíos de cariño).
Digo, no sé por qué tardamos tanto en reconocer el gran valor
libro «serio» y no sé si, para los expertos, habla de la verdad que tiene el cariño familiar y lo fundamental que es para nues-
y el bien de la familia (aunque a mi parecer sí y mucho) pero, tro yo más profundo.
sin duda, nos deja ver su belleza.
En el mundo hay dos condecoraciones de impor-
En la escuela me enseñaron cuáles son las Siete Ma- tancia. La primera es la Legión de Honor, máxima pre-
ravillas del Mundo Antiguo. Sin más escuela que los sea que otorga Francia. La segunda es una condecora-
años yo he aprendido cuáles son las Siete Maravillas de ción que yo, sin merecerla, recibí este sábado.
mi mundo. Llegué a casa de mi hija. Tenía prisa, pues iba a de-
La primera es hallarme en ese mundo. Celebro no ser sayunar con mis amigos, pero pasé a dejar algo. Ya me
ateo: si lo fuera ¿a quién daría las gracias por esa ma- iba cuando mis nietos descubrieron mi presencia.
ravilla y por las otras? La segunda es haber sido hijo de —Mami —le pidió con ansiedad a mi hija su niño ma-
los padres que tuve. La tercera, ser esposo de la mujer yor—. Dile a mi abuelito que se quede un ratito.
que amo. La cuarta, quinta, sexta y séptima maravillas —¡No! —rogó con más vehemencia la pequeña—.
son mis hijos y mis nietos. ¡Dile que se quede cinco ratitos!
Ésas son las Siete Maravillas de mi mundo. Junto a Hay dos condecoraciones de importancia en este
ellas cuento muchas más: el gozo del amor continuado; mundo. Los franceses pueden quedarse con la suya. Yo
una larga familia pródiga en larguezas; amigos que me recibí ya la mejor.
regalan su presencia y no me reprochan mis ausencias; (Y perdonen mis amigos que no fui al desayuno.) (Pá-
un ángel que se disfrazó de perro para que yo pudiera gina 22.)
verlo; milagros súbitos que todos los días llegan a mi
puerta inesperados. La belleza de la familia está sin duda en los ojos de un
¿Qué son las Siete Maravillas del Mundo Antiguo al hijo, sobrino o nieto que nos mira y nos enseña sus nuevos
lado de estas maravillosas maravillas de mi mundo? (Pá- «grandes» descubrimientos de la vida como si nosotros no lo
gina 26.) supiéramos. O en el hijo adolescente que vuelve a confiar en
sus padres aunque está en la lucha por encontrar su propia
No sé si se vale que un artículo que se supone es mío, lo
personalidad. O en la ternura de una madre que arrulla a un
escriba sin querer otro, y no cualquier otro sino Armando
hijo, o en su cansancio de un día interminable de quehaceres
Fuentes Aguirre «Catón», famoso articulista mexicano. Pero,
domésticos. O en el orgullo de un padre que ve crecer a sus hi-
aprovechando la alegría de los días de Pascua en que estoy es-
jos y se ve reflejado en ellos, o tiene la paciencia de lanzarle
cribiendo, y que su libro me ayudó a reforzar, hago un poco
cientos de veces la pelota al hijo hasta que consigue atraparla.
de travieso y me tomo esa libertad. Le pido, desde aquí, dis-
O en las arrugas de la abuela o el cansancio del abuelo que se
culpas por copiar algunas páginas de su libro en este artículo,
queda dormido en la mesa después de comer. O en esas reu-
sin permiso. Espero que no sea visto como ‘piratería’ sino
niones tan ruidosas de toda la familia en casa de los abuelos
como publicidad y agradecimiento.
en que todos hablan, discuten, ríen casi siempre divididos por
El libro me lo prestó mi Mamá (siempre con mayúscula
grupos de edades y a veces todos juntos. O en esos viajes de
por lo que significa ese título). Ella, como Don Armando, ya
vacaciones...
es abuelita y, al igual que él, muy orgullosa de serlo... Los
abuelos, ¡ay los abuelos! Ellos si que saben valorar lo que sig-
nifica la familia: su verdad, bien y belleza.
No sé por qué algunas personas no es hasta que son abue-
BIEN
los, que empiezan a valorar lo más valioso que tenemos: nues-
tras familias. Digo «nuestras familias» en plural, y no nuestra
familia, porque todos a lo largo de la vida tenemos varias
L os niños y los abuelos, que de sabiduría saben mucho, sa-
ben ver lo que de verdad vale en la familia y disfrutarlo:
me refiero al presente. Los adultos en cambio estamos tan
familias: una es nuestra familia de origen, la de nuestros pa- ocupados tratando que la vida sea como nosotros creemos que
pás y hermanos; otra la que formamos si nos casamos y tene- debería ser, en construir un supuesto mejor futuro, que deja-
mos hijos (y luego nietos); otra a la que entramos por nuestro mos de lado lo que tenemos delante de los ojos. Los niños en
cónyuge: nuestra, así llamada, familia política; y varias otras cambio (y los abuelos que saben serlo), aunque sueñan con un

N. O 1412 — MAYO - JULIO • 13


—A mis años ya nadie me echa los perros.
Mi nietecita corre hacia mí, me abraza con sus dos
alas y me dice al oído:
—¡Guau!
Todo yo quedo envuelto en ese abrazo, y todos los so-
les de la vida brillan al mismo tiempo para mí. Y pienso
entonces que todo es bueno, hasta —posiblemente— yo.
(Página 59.)
El bien de la familia está en saber quien soy, de quien nací,
a quien pertenezco o pertenecí. El bien de la familia es que la
futuro o lo esperan, viven el presente, —disfrutan de la vida, mejor fuente de autoestima por ser el único lugar en donde se
de la familia—, no se lo adueñan, sino que lo toman a grandes me quiere por lo que soy, y no por lo que hago o tengo, y don-
sorbos, que les dejan marcados de color los bigotes. de puedo sentirme libre para hacer el tonto o salir en pantu-
Mi nieta pequeñita me llama para que vea una flor en flas; en donde me aguantan mis peores momentos, mis peores
el jardín. La flor es diminuta; apenas la puedo distinguir chistes y donde disfrutan hasta las lágrimas mis logros y me-
entre las briznas del césped que la esconde. Pero en este jores ocurrencias. La familia es un gran bien pues es la mejor
momento ni el sol mismo tiene la grandeza que para no- escuela de socialización, donde comparto, cedo y lucho, y
sotros dos tiene esa milimétrica criatura. Dice ella: donde marcamos unos límites con nuestras personalidades
—Hoy en la noche le daré gracias a Dios. que nos ayudan a todos a convivir a pesar de lo diferentes que
—¿Por qué? —le pregunto con la torpeza del adulto a veces somos...
que no sabe detenerse ante la gracia. Y me responde la Y creó Dios a la familia y vio que era ¡muy buena!
niña:
—Porque hizo esa flor para que yo la viera.
«Sí —pienso yo—. Y a ti Dios te hizo para que te mi-
VERDAD
rara yo».
Y es que ella está en mi mundo como en su mundo
está la mínima flor que ahora vemos: como el regalo de
L a verdad de la familia, sin duda, es la que se vivió en
Nazaret. Pero seguramente porque era como todas las
familias (o la mayoría), una familia atípica: madre soltera,
un amoroso Dios. (Página 49.) emigrantes, etc. Pero sin duda con una gran confianza en Dios
y una lucha ante la vida. Y es que la verdadera familia es
Cada vez oigo más historias, tan tristes, de hombres mayo-
aquella donde se vive de verdad el amor, la que logra ser «una
res que vuelven a la familia (a la de origen o a la que quisieron
comunidad de vida y amor» (pues Dios es amor). Cada día
formar) después de muchos años de alejarse de ella, años en
veo algunas de estas familias en la parroquia en la que me
que se creían conquistadores del mundo, en que decían no ne-
destinaron hace poco.
cesitar de nadie, de buscarse a sí mismos, de querer guardar su
tiempo para sí. Vuelven con la cabeza gacha, pidiendo cariño Visité en su santuario a la Señora para llevarle mi
y perdón. Vuelven después de haber descubierto lejos lo que amor de hijo. Ante ella estaba cuando vi algo que me
era su verdadera razón de ser. Piden una limosna, que tris- conmovió. Llegó un hombre de edad madura con un bebé
temente, a veces, ya no se les puede dar, o bien porque ya es en los brazos. A su lado iba una muchacha joven. El hom-
tarde o bien porque en sus años de fuga, con su orgullo, des- bre alzó al pequeño y lo mostró a la Virgen. Después
truyeron los puentes necesarios para poder volver. hicieron una oración...
Pero en las familias, como en la parábola del Hijo pródi- Al salir, el hombre me reconoció, y entablamos una
go, además de esos que huyeron están también aquellos que breve conversación.
aun estando en casa no saben valorar o disfrutar lo que tienen —Soy viudo —me contó—. Vine con mi hija y su bebé.
al tener familia. Ella es madre soltera. Un individuo la sedujo y la dejó.
Vine a decirle a la Virgen que si mi nieto tiene dos ma-
Con los años se vuelve uno muro de las lamentacio-
más, que son Ella y mi hija, también tendrá un papá, pues
nes; la queja se torna oficio cotidiano. Pero de pronto el
eso seré yo para este niño.
amor te sale al paso, y sientes la caricia de la vida. En-
Hay héroes del amor cuyo heroísmo nadie ve... (Pá-
tonces todo amargor se hace dulcedumbre; entonces
gina 96.)
piensas que todo es bueno, hasta —posiblemente— tú.
Estábamos todos en mi casa, en la reunión familiar A ser familia se aprende. Conforme vamos valorando lo
de los domingos. Se hablaba de cosas de la edad, de los que de verdad vale y damos su verdadero valor a lo que no
frutos y dones que se pierden cuando se va la juventud. vale, las personas (y especialmente las nuestras) son lo único
Yo digo con tristeza simulada: por lo que nos convencemos que vale la pena luchar.

14 •
LA SAGRADA FAMILIA

EN FAMILIA...
MONSEÑOR AGUSTÍN
CORTÉS VISITA
EL COLEGIO SAN RAMÓN
(VILAFRANCA)

M onseñor Agustín Cortés, obispo de la diócesis de


Sant Feliu, visitó a la comunidad religiosa y educati-
va del colegio San Ramón con ocasión de la Semana de la
Familia y compartió la fiesta de Sant Jordi con los alum-
nos/as y sus profesores/as interesándose y participando en
las diversas actividades programadas.

BENDICIÓN DE LA ESTATUA DE SAN JOSÉ MANYANET


EN LA CATEDRAL DE BARCELONA

C oincidiendo con el cuarto aniversario de la Canoniza-


ción de San José Manyanet (16 de mayo de 2004), fun-
dador de nuestra revista, se celebró en la catedral de Barce-
lona, presidida por el Doctor Joan Guiteras (Decano del
Capítulo de Canónicos de la catedral), una solemne Eu-
caristía que concluyó con la Bendición de la imagen del
«Apóstol de la familia» colocada en la capilla del Pilar. Nu-
merosos religiosos, familias y devotos de san José Manya-
net quisieron participar de este acontecimiento que no es
sino un reconocimiento a la labor que realizó en la diócesis
y en la ciudad de Barcelona y un impulso para seguir traba-
jando, con fidelidad y renovado empeño, a favor de la fa-
milia y la educación en medio de la comunidad cristiana
diocesana.

Cuando yo tenía veinte años mi padre no sabía abso- encontrarme con otros (primos, amigos, etc.), sin importarme
lutamente nada de la vida. demasiado el que también fueran mis hermanos. Ahora de
Sus concepciones acerca del mundo eran obsoletas, mayor cuando voy a esos eventos voy por encontrarme con
anacrónicas, y no entendía las nuevas realidades que tan mis hermanos, sin importarme demasiado muchas veces que
profundamente conocía yo. vayan otros conocidos.
Cinco años después yo me casé. Al año siguiente na- Ojalá como quería Jesús llegue un día que seamos capaces
ció mi primer hijo. de ver a todos los seres humanos como parte de nuestra fami-
Comencé entonces a tener problemas que nunca ima- lia y amarlos y cuidarlos; pero mientras eso sucede, cuide-
giné que existirían. mos, por lo menos, nuestras familias (y vuelvo a ponerlo en
Descubrí sorprendido que para todos esos problemas plural).
mi padre tenía una adecuada solución. Y encontré que mi ¡Gracias de corazón a todos aquellos que se esfuerzan por
papá era dueño de la verdadera sabiduría de la vida. ser familia, la cuidan y disfrutan en la vida diaria! Gracias
¡Caray, como aprendió cosas el viejo en nada más por demostrar al mundo la verdad, el bien y la belleza enormes,
seis años! (Página 66.) que esa milenaria y pequeña institución llamada familia tiene
no sólo para ellos mismos sino para toda la humanidad.
Recuerdo que cuando era niño e iba con mis hermanos a Gracias pues a todos ello, y también a «Catón». Que
un evento (1.a Comunión, fiesta de cumpleaños, etc.) iba por sus familias les sigan dando ¡muchas felicidades!

N. O 1412 — MAYO - JULIO • 15


MÁRTIRES POR LA FAMILIA

LOS SUPLICIOS
DE LOS MÁRTIRES
C omo es sabido, el Derecho romano
desconocía la pena de cárcel. Por eso
el mártir que recibía sentencia condena-
toria podía ser destinado a destierro, de-
portación, trabajos forzados o pena de
muerte.
El destierro era la pena más suave en
que podía incurrir un cristiano. No se con-
sideraba pena capital, porque, al menos en
principio, no implicaba la pérdida de los
derechos civiles ni, por tanto, la confisca-
ción de bienes. Muchos cristianos sufrie-
ron destierro entre los siglos I y IV.
El apóstol San Juan fue desterrado a la
isla de Patmos, las dos Flavias Domitilas
fueron desterradas a las islas de Panda-
taria y de Pontia; el papa San Cornelio
M onseñor Lluís Martínez Sistach, cardenal arzobispo de Barcelona, bendice el nuevo sar-
cófago en donde descansan los restos mortales de los testigos de la fe Hijos de la Sagra-
da Familia que dieron su vida en los años 1936-1937 por fidelidad a Cristo y a su vocación de
muere desterrado en Civitavvecchia. apóstoles de la familia y educadores de la juventud. Las urnas de cada uno de los que ha sido po-
También fueron desterrados San Cipria- sible recoger los restos mortales están colocadas en una especie de alacena de piedra artificial,
no, San Dionisio de Alejandría y tantos cerrada con dos puertas de bronce que simbo-
otros mártires. lizan las cubiertas del libro de la vida en el
A veces los desterrados eran tratados
con relativa suavidad, como los dos últi-
que están inscritos los nombres de estos 20
héroes de la fe cristiana que, viniendo de la TESTIMONIO
gran tribulación, «han lavado sus vestiduras y
mos citados. Parece, sin embargo, que el
destierro de los cristianos fue más duro las han blanqueado con la sangre del Corde-
ro» (Ap 7, 14), como reza la inscripción su-
D aniel Arasa (Tortosa 1944), perio-
dista, acaba de publicar la biografía
—«Entre la cruz y la República» (Barce-
que el de los paganos, pues, al menos, en
perior. La capilla panteón está situada en la lona 2008)— del llamado general cristia-
la persecución de Decio, contra el dere- parte izquierda del presbiterio del santuario
cho común, había confiscación de bienes. no, Antonio Escobar Huerta, que se man-
de San José Manyanet, de Barcelona. Todo el tuvo en el bando fiel a la II República. El
La deportación era pena más grave que conjunto es obra del escultor Francesc Caru-
el destierro. Era pena capital que implica- autor quiere dar a conocer y reivindicar
lla (diciembre 2007). una figura de gran calidad humana y cris-
ba una muerte civil. Los deportados eran
tratados como forzados, y se les enviaba a tiana que se ve inmersa en situaciones
ORACIÓN PARA PEDIR GRACIAS político-sociales muy difíciles. El sentido
los lugares más inhóspitos. Un jurista,
POR LA INTERCESIÓN cristiano de esta persona a lo largo de su
Modestino, decía que «la vida del depor- vida, su muerte ejemplar y perdonando,
tado debe ser tan penosa que casi equival- DE LOS SIERVOS DE DIOS
los textos realmente místicos que escribió
ga al último suplicio». A veces el látigo y Dios y Padre nuestro, que has suscitado en las últimas semanas de su vida, la acep-
el palo de los guardianes apresuraban el la Iglesia a tus Siervos JAIME PUIG Y 19 tación profunda de la voluntad de Dios,
fin del deportado. Así murió deportado en COMPAÑEROS, Hijos de la Sagrada Fami- creo que son argumentos para poder ini-
Cerdeña en el año 235 el papa San Pon- lia, apóstoles de la familia y educadores de
la juventud hasta derramar generosamente ciar un proceso de beatificación. La sim-
ciano. ple antefirma de su sentencia de muerte
su sangre; te rogamos humildemente que,
La condenación a trabajos forzados por su ejemplo e intercesión, seamos siem- aceptando la santa Voluntad de Dios, o
era la segunda pena capital, que se cum- pre y en todas partes instrumentos de tu paz los testimonios de sus compañeros de
plía en las canteras y en las minas que el y nos concedas la gracia que te pedimos... prisión que lo consideran un santo son
Estado explotaba en diversos lugares del Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén. muestras de ello. No creo que se le puede
Imperio. Muchos cristianos de los prime- considerar «mártir» porque no murió por
ros siglos sufrieron esta terrible pena. odio a la fe católica sino por haber sido
Estas penas son de ayer ciertamente, Agradecemos a nuestros lectores que leal a la República. Pero no veo inoportu-
pero se conoce bien una historia relati- nos envíen noticias y relaciones de los no ni contradictorio incoar el proceso de
vamente reciente que los ha actualizado favores y gracias obtenidos por inter- beatificación de una persona del otro ban-
y potenciado. cesión del Siervo de Dios (Vicepostula- do que vivió las virtudes cristianas y mu-
BLIM ción. Entença, 301. 08029 Barcelona). rió de manera ejemplar.

16 •
LA SAGRADA FAMILIA

XIII TALLER DE PASATIEMPOS


(De una idea del colegio P. Manyanet de Alcobendas —Madrid—) para hacer en familia

CRUCIGRAMA PIRÁMIDE DE LETRAS


1 2 Las sopas no son para el verano, sino para el invierno.
Ahora es la época de los calamares, los helados... y un
3 4 plato muy fresco que tendrás que descubrir en esta pi-
rámide. Pista: cada fila de la pirámide tiene todas las
letras de la palabra superior, y una más.
5 6 7

1
2
8 3
4
9 5
6
7
10 8

1. Lo que verano y pala tienen en común.


Éstos son algunos de los deportes que se practicarán
en los Juegos Olímpicos de Verano. Identifícalos y 2. Entrega.
ponlos en el crucigrama. 3. Mujer mágica sin hache.
Están todos escritos con ortografía española. 4. Cero, vacío...
Horizontales 5. Tenista famoso.
1. El preferido de Robin Hood. 6. Que está cubierta de lana.
3. En este deporte me río mucho cuando me mojo. 7. Mujer que vive en la aldea.
5. 12 personas y una red. 8. Refrescante plato de verano.
8. Solo o en pareja.
9. Solo o en pareja, con una mesa.
10. Como el fútbol, TOALLA MÁGICA
pero sin usar las piernas.
Lo que tienes a la derecha es un
Verticales cuadrado mágico, pero está vacío.


2. El deporte sobre dos ruedas. Tienes que rellenarlo con los nú-
4. El primer deporte olímpico. meros del 1 al 9 para que todas sus
filas y columnas sumen lo mismo.
6. Solo o en pareja, con plumas.
Después, intenta rellenarlo con los
7. Con portería y en el agua. mismos números para que las dia-
gonales también sumen esa misma
cantidad.
Pista: El número que sumarán las
filas, columnas y diagonales es el
mismo que el Día Internacional de
la Familia.

N. O 1412 — MAYO - JULIO • 17


Última página
Última página
Última página
Última página
VINO EN AGUA Édison
Fañanás Lanau

UN ENCUENTRO
P articipo en una jornada de voluntarios en prisión. Ahí
está Juan (llamémosle Juan), un hombre que todavía
no tiene 60 años y que está en el mundillo de los volunta-
rios de prisión desde hace poco tiempo. Nos acabamos de
conocer pero congeniamos, hay «química». Comemos
juntos. La comida, aunque se nos hace corta, da para mu-
cho. Sin tapujos me explica su historia.
Juan nace y se cría en el seno de una familia católica
alemana. Es tiempo de posguerra, pero Juan tiene una in-
fancia y juventud sin carencias. A pesar de haber hecho
de monaguillo tres o cuatro años en su parroquia, a par-
tir de los 16 años «desconecta» de la Iglesia católica. Esta
«desconexión» ha durado 40 años porque, según él, no
necesitaba a Dios, se sentía fuerte, no le faltaba de nada.
A los 25 años se casa con Gabriela y tienen dos hijas. La
relación dura 17 años. Se separan. Al cabo de 5 años Juan
se casa de nuevo, esta vez también con una mujer de con-
fesión evangélica, Ingeborg. La relación no dura más que
unos pocos años, Inge fallece el 7 de julio de 2004.

VINO EN AGUA
D esde su juventud Juan tiene un compañero de viaje
que no quiere dejar: el alcohol. Su segunda mujer
comparte compañero de viaje. La doble vida con Inge,
el alcohólico del libro. A partir de ese mismo instante de-
cide no probar ni una gota de alcohol. Una nueva versión
del milagro de las bodas de Caná se acaba de consumar:
ambos trabajan separadamente de día —ella es contable, ¡el vino se ha convertido en agua!
él es agente comercial; se ganan bien la vida—, ambos
beben juntos de noche, la llevan controladamente bien
durante 5 ó 6 años. Poco a poco el pozo se va haciendo TRABAJADOR DE ÚLTIMA HORA
más profundo y más oscuro. Inge pierde por el alcohol su
trabajo y también su carnet de conducir. Juan tira la toa-
lla, no aguanta más esta vida: se cierra en su garaje con su
E s de agradecer encontrarte con personas que transpi-
ran a Jesús por todos los poros de su cuerpo. Siento
como si Juan formase parte de los primeros discípulos de
coche el 21 de abril de 2004 con la esperanza de poner fin Jesús, como si Juan hubiera tenido contacto directo con
a su vida. No lo consigue. Pasa por un psiquiátrico y con el Señor. ¿Qué ha debido experimentar Juan para trans-
Inge se proponen dejar el alcohol definitivamente. Vuel- mitir una alegría sana, una humanidad nueva, un sentido
ven, no obstante, a las andadas tres meses después. Inge en su vida, que va mucho más allá de sus limitaciones y
fallece un mes más tarde. Juan vuelve al psiquiátrico. debilidades? ¿Qué han experimentado su primera mujer,
Juan está tocando fondo, más para abajo no puede ir. sus hijas, sus vecinos, sus colegas para no sólo perdonar-
Una vecina, Gundi, cristiana «beata» y perteneciente a lo sino también restablecer una relación de cordialidad e
la «freie Kirche» (Iglesia evangélica libre) le visita con incluso de amistad? ¿Cómo ha sido posible dejar el alco-
dos libritos. Juan casi la envía a paseo. A pesar de todo se hol sin terapia y sin ninguna estancia en «casas de desin-
hace con los dos libritos. Empieza a leer uno en el baño... toxicación»?
y no sale hasta que se lo acaba. Stop. La historia que ha 40 años sin Dios y con mucho alcohol. A Dios
leído le ha «tocado»: un alcohólico se libera del alcohol a esto no le importa. Al evangelio me remito (Mt 20,
través de Jesús. En ese mismo instante él decide ser como 1-16).

18 •