Está en la página 1de 1

EL TIPLE

El tiple, con las características que tiene hoy, es el resultado de una historia muy larga hasta hace
poco completamente desconocida, no obstante ser el emblema de la musicalidad colombiana, el
instrumento símbolo de nuestro folclore andino.
La historia de este instrumento se remonta al descubrimiento de América y esa historia, paso a
paso reconstruída hasta hoy, se la debemos al historiador y tiplista David Puerta Zuluaga, quien en
los años 80 se dedica a recorrer archivos colombianos y españoles tratando de fundamentar una
hipótesis sobre cuál fué el derrotero que cumplió este instrumento, tal como hoy lo conocemos,
para concluir que el tiple viene a surgir definitivamente con este perfil hacia finales del siglo XIX.
David Puerta parte de una pregunta: “Qué instrumentos había en América al momento del
descubrimiento?”. No había ningún instrumento de cuerdas. Eso lleva a la afirmación de que todo
instrumento de cuerda que conocemos en América como instrumentos autóctonos son el resultado
de la evolución de instrumentos traídos a través de proceso de conquista y colonización.
De todos esos instrumentos solamente llegó a América la vihuela de mano, porque todos los
demás instrumentos de cuerdas eran de uso cortesano, o sea que exigían una educación que
solamente se impartía en las Cortes, y a América no vino la nobleza, no vino ese mundo cortesano.
Vinieron aventureros y desempleados que trajeron la vihuela a la isla de Santo Domingo.
La primera referencia que tenemos sobre el tiple en Colombia aparece en 1.849 escrita por el
periodista, músico y poeta José Caycedo y Rojas, quien además fué un gran gestor musical y
fundador de la primera orquesta sinfónica de Colombia, de la cual era su violonchelista.
Durante la segunda mitad del siglo XIX el instrumento tenía diez cuerdas en sus cuatro órdenes,
dobles el primero y cuarto orden y triple el segundo y tercero. Ya a principios del presente siglo XX,
aproximadamente en 1905, empezó a conocerse el tiple de 12 cuerdas en cuatro órdenes de tres
cuerdas.
La historia del tiple: “un personaje colombiano andariego y proletario, con arterias de alambre y
corazón de madera” la cuenta David Puerta en su importante obra “Los Caminos del Tiple”, en la
cual afirma entre muchas cosas interesantes que el tiple fué siempre anónimo, pobre y humillado,
pero que no se dejó abatir y acompañó a los libertadores a las jornadas de emancipación. Y fué
precisamente el general Santander quien lo presentó en sociedad y le permitió entrar en grandes
salones y encopetadas salas de concierto.
Grandes maestros ha dado Colombia en la ejecución del tiple, entre los cuales, del pasado y el
presente, podemos citar a Pacho Hernández, Alejandro Wills, Pacho Benavides, Luis Enrique "El
negro" Parra, José Luis Martínez, Orlando Serrano, David Puerta, Julio Víctor Zapata, Juan Pablo
Hernández, León Darío Rojas, Gilberto Bedoya, entre muchos otros.