Está en la página 1de 10

SÍNTESIS GENERAL

1
Juan Fernando Sierra
Asesor en desarrollo Organizacional y Gestión Social

1
Para esta síntesis hemos contado con el apoyo de Adriana Rendón en la relatoría de tres de los paneles

www.medellin.gov.co/cultura
culturaesdesarrollo@une.net.co
Línea única de Atención a la Ciudadanía: [4] 44 44 144
Informes: Teléfono [4] 5227702 / Medellín - Colombia
CONTENIDO

I. SENTIDO DE LA SÍNTESIS
II. SENTIDO DE LA APUESTA “CULTURA ES DESARROLLO”
III. LA SITUACIÓN EN LA QUE “CULTURA ES DESARROLLO” SE VUELVE
SIGNIFICATIVO
IV. IMPLICACIONES POLÍTICAS DE LA APUESTA “CULTURA ES DESARROLLO”

I. SENTIDO DE LA SÍNTESIS

Se trata de construir una visión de conjunto armando un rompecabezas en el que integramos


elementos muy diversos aparecidos en la gran riqueza de la reflexión en los distintos momentos
del evento. En sentido estricto no es un acta, pues recoge parte de la riqueza del evento y le
agrega valor al construir un texto con pretensiones de coherencia y con una finalidad específica:
esta síntesis es un insumo para la construcción del Plan de Desarrollo Cultural para Medellín 2010
– 2020.

El marco de esta reflexión es un ambiente de dialogo abierto entre Estado y sociedad civil, entre
actores de Medellín, de Colombia, de América Latina y el Caribe con la idea de aprender entre
todos al calor del encuentro entre amigos de largas caminatas por este continente. Esta reflexión
es un preámbulo a la 50 Asamblea del BID.

II. SENTIDO DE LA APUESTA “CULTURA ES DESARROLLO”

En múltiples alusiones y de muchas maneras emerge en nuestros discursos un nuevo lenguaje


sobre el desarrollo, sobre la cultura y sobre sus complejas relaciones intentando nombrar una
realidad que subyace: el sujeto. Esta reflexión profunda trasciende los estrechos marcos
disciplinares y las prácticas sociales específicas. El sujeto no es un tema, es una perspectiva de
análisis, es un enfoque, y en cierto modo un paradigma. En este sentido hay un salto que desafía
nuestras prácticas y nuestras visiones del mundo en todos los ámbitos, especialmente en los
políticos y en la gestión de políticas públicas.

Estamos frente a un nuevo desplazamiento de enfoque en el marco del paradigma del desarrollo:
del desarrollo humano y sostenible que marcó las reflexiones y prácticas de los años 70s, 80s y
90s ahora estamos enfocados al sujeto. El desarrollo es desarrollo de sujetos, el desarrollo es el
producto de una creación colectiva hecha por los mismos sujetos, es un proceso autoproductor de
la sociedad.

Esta visión enriquecida del sujeto incorpora reflexiones contemporáneas provenientes de múltiples
disciplinas y prácticas sociales y emerge en una situación particular de nuestro trasegar histórico:
un momento de una profunda crisis societal y de civilización, que soporta la gran mayoría de las
crisis parciales que nos afectan. Estamos en un punto crucial como especie, como humanidad, y
como sociedad. Estamos frente a un asunto nodal de nuestro presente y nuestro futuro.

Dado que el lenguaje es un terreno en disputa aclarar de qué estamos hablando es una exigencia
política y de sentido, que se ha hecho evidente en los discursos que han circulado en este evento.

www.medellin.gov.co/cultura
culturaesdesarrollo@une.net.co
Línea única de Atención a la Ciudadanía: [4] 44 44 144
Informes: Teléfono [4] 5227702 / Medellín - Colombia
A. ¿De qué estamos hablando al decir “sujeto”?

En esta visión de la realidad comprendida bajo la perspectiva del sujeto es fundamental considerar
que el sujeto es un creador de realidades, es un ser de propósitos y de estrategias para lograrlos
en condiciones específicas, es un ser de proyectos, de sueños y de potencialidades. El es el
hacedor de su destino individual y colectivo, es un hacedor de su mundo y de la sociedad en la que
quiere vivir.

Desde la perspectiva del sujeto la realidad de la especie humana es antes que nada una trama de
relaciones entre humanos comprendidos todos como sujetos y de estos con y en el medio
ambiente planetario.

El sujeto y sus creaciones son histórica y socialmente situados. Frente a su situación el sujeto es
creador de su historia. Así mismo su subjetividad (su conciencia, su inconciencia y su vivencia del
mundo) condicionan y posibilitan su actividad creadora.

El sujeto es múltiple, diverso, complejo, como la realidad misma. El sujeto es autonomía,


cuestionamiento, independencia. El pensamiento del sujeto es complejo, es indivisible y
multidisciplinario, asume la diversidad humana y se construye y ejercita en un movimiento
dialógico. La perspectiva del sujeto es humanista, no instrumental. Es además de razón, sueño,
poesía, estética.

Desde esta perspectiva no nos estamos refiriendo al sujeto racional cartesiano, ni al individuo
aislado de las sicologías simplificadoras, ni al sujeto histórico del que hablara el marxismo clásico.
Es una realidad bastante más compleja que condiciona y fundamenta todas nuestras miradas de la
realidad.

B. ¿De qué desarrollo hablamos?

El punto de partida es el reconocimiento de profundas desigualdades, inequidades y pobrezas en


medio de una gran riqueza de biodiversidad y de diversidad cultural en nuestros países. Su fin es
la gente, especialmente la más excluida: competitivos, si, pero también solidarios.

El desarrollo es integral: político, social, territorial, cultural, ambiental, comunicacional, económico.


Tiene su fundamento ético en la dignidad y en los derechos humanos vistos de manera integral,
incluyendo los derechos de tercera y cuarta generación y entendiendo que los derechos culturales
son derechos de los pueblos.

El desarrollo asume la diversidad cultural, la biodiversidad y las diferencias como puntos de partida
de su visión y de las acciones que propone. El desarrollo es local, localizado, y es la base sobre la
que se asienta lo regional y lo nacional.

Es un desarrollo con democracia institucional y representativa, pero también con democracia


participativa asumiendo que la apropiación, transformación y conservación del territorio está
mediada por la visión de desarrollo que tienen los actores, por sus intereses y finalidades.

www.medellin.gov.co/cultura
culturaesdesarrollo@une.net.co
Línea única de Atención a la Ciudadanía: [4] 44 44 144
Informes: Teléfono [4] 5227702 / Medellín - Colombia
C. ¿De qué cultura hablamos?

Aunque hablemos de cultura en singular hay que entender que estamos siempre aludiendo a una
realidad plural, pluralidad de culturas, en las que hay no solo diferencias sino también
desigualdades y asimetrías.

La cultura es ante todo un proceso de producción y reproducción intersubjetivo de la vida, no son


actos aislados, objetos de consumo, o petrificaciones del pasado. En esta perspectiva el patrimonio
y el pasado son construcciones históricas y sociales mediadas por intereses, relaciones de poder
entre los actores de un determinado territorio, en un momento dado. El pasado y el patrimonio no
existen por si mismos, como realidades objetivas independientes de los sujetos y de sus relaciones
en una determinada sociedad.

La cultura es una estrategia de transformación de la sociedad. La cultura no son tanto las bellas
artes cuanto prácticas sociales relativas a formas de vida, luchas diarias, agendas públicas,
políticas públicas de los sujetos. Se refiere a todos los procesos sociales, politizándolos, dándoles
un sentido en relación a lo público. La cultura transforma a los individuos en ciudadanos en la
medida en que potencia en ellos el conocimiento crítico y la capacidad transformadora.

La cultura no es información dada sobre nuestra realidad o la de otros sujetos sino que es proceso
de pensamiento crítico que lleva a preguntarse y a responderse por lo que está ocurriendo. La
construcción de relatos colectivos sobre el pasado, el presente y el futuro debe partir de una
problematización que lleve a pensar sobre los mismos de manera nueva.

La cultura está en transformación permanente y nunca es pura. La cultura es hacer historia: los
desafíos del presente y el sentido de futuro son los puntos de partida para aproximarse y recrear el
pasado. El pasado no es un dato objetivo independiente de la situación presente y de los proyectos
de futuro de los sujetos: decir lo que somos y para dónde queremos ir.

La cultura es una dimensión sustantiva del desarrollo en una perspectiva de derechos: la cultura
como derecho y la cultura de los derechos.

En la perspectiva del sujeto la diversidad es una característica propia de la cultura, de la vida y de


los mismos sujetos, que debe ser reconocida y gestionada en las interacciones humanas y en las
políticas públicas. No somos iguales, somos diferentes y eso hace posible crear y recrear
diferentes formas de vida. A si mismo el género es una categoría de análisis que le da contexto al
concepto de ser hombre o mujer en el entramado de relaciones entre hombres y mujeres. El
género, mediado por normas, valores, representaciones sociales implícitas o explícitas, tácitas en
el inconciente colectivo y explícitas en políticas públicas expresan diferencias en las maneras como
habitamos el mundo y condicionan las relaciones de desigualdad en los ámbitos privados y
públicos.

En la perspectiva del sujeto la interculturalidad es un pilar fundamental del desarrollo sostenible y


de la relación entre sujetos y la gestión cultural, las políticas públicas y la innovación en política
cultural se convierten en elementos centrales en la política y en el desarrollo.

D. ¿De qué hablamos cuando decimos políticas públicas?

www.medellin.gov.co/cultura
culturaesdesarrollo@une.net.co
Línea única de Atención a la Ciudadanía: [4] 44 44 144
Informes: Teléfono [4] 5227702 / Medellín - Colombia
No hay unanimidad en el contenido concreto dado a este término. Detrás hay conceptos de
desarrollo y de democracia que no es del caso explicitar en este momento. Se mueven en un rango
que va de lo gubernamental a lo societal: unas hacen alusión a decisiones u omisiones de
obligatorio cumplimiento que adoptan los que legalmente están facultados para ello. Pueden ser
autoritarias o participativas, caso en el cual la concertación y la participación de otros actores
sociales es necesaria. En otras perspectivas las políticas públicas se refieren a las intervenciones
que realizan agentes políticos para crear nichos ecológicos que afectan a la sociedad en la que
actúan, cruzados por la disputa por el control de procesos culturales, en el caso de las políticas
culturales.

III. LA SITUACIÓN EN LA QUE “CULTURA ES DESARROLLO” SE VUELVE SIGNIFICATIVO

El marco global y techo de esta situación es la compleja crisis civilizatoria arriba enunciada. A las
largas y viejas formas de violencia simbólica, exclusión e inferiorización de los pobres y pueblos
excluidos se suman hoy dinámicas de la globalización que tienden a homogeneizar a los seres
humanos bajo los mismos patrones de consumo, bajo las mismas formas de existencia política o
las mismas formas de ser ciudadanos, la guerra y sus efectos, la oferta de fragmentos culturales
diversos y lejanos a las culturales locales, intentos por silenciar las memorias de los excluidos,
transforman la experiencia de los lugares, de la memoria, del patrimonio, de las identidades. Frente
a estos fenómenos hay adaptaciones más o menos pasivas y también grupos que se resisten de
múltiples maneras. También se abre un espacio a las confrontaciones de tipo de cultural y político
en el hoy de nuestras sociedades.

Esta globalización se soporta en dispositivos institucionales y culturales reproductores de la


mentalidad consumista y homogeneizadora y se resisten a promover y comprender la diversidad
de los sujetos sociales. Existen en las prácticas de muchos actores en nuestras sociedades
parámetros universalistas de desarrollo económico y político que no son acordes con las
realidades locales siendo generadores de desigualdades, pobrezas y exclusiones. También hay
muchos esfuerzos por ajustar o construir políticas culturales funcionales a las lógicas de mercado y
a un desarrollo económico centrado en el libre mercado poniendo en riesgo lo mejor de la riqueza
cultural y patrimonial local. Se busca la ampliación de los mercados a través de tratados de libre
comercio que niegan la autonomía de los países, no reconocen la diversidad cultural y ponen en
riesgo las autonomías locales o se pretende la mercantilización de las experiencias subjetivas y de
los patrimonios culturales locales pasando por encima de las personas y de los grupos sociales
para quienes estos representan valores fundamentales de vida. Se banaliza la existencia y la
cultura se convierte en herramienta de dominación en el marco de las industrias culturales de
mercado.

Nuestras sociedades están atravesadas por una disputa muy seria por el control del Estado entre
fuerzas que se mueven por el anhelo de sociedades más justas y democráticas, más dignas y
humanizadas, más solidarias y fuerzas a las que las mueve el lucro para unas pequeñas élites
poderosas, corruptas, interesadas solo en el beneficio particular no importando a quien perjudiquen
con tal de lograr sus propósitos. Esta disputa por el control del Estado no solo tiene polarizadas a
nuestras sociedades sino que hace más complejo el camino hacia salidas más globales y
sostenibles a los problemas que aquejan a nuestros países.

Hoy los jóvenes son protagonistas de profundas transformaciones culturales ligadas a sus
interacciones con las tecnologías de la información y la comunicación y a las nuevas formas de ser
de las ciudades en las economías de mercado. Estas transformaciones tienen hoy en crisis

www.medellin.gov.co/cultura
culturaesdesarrollo@une.net.co
Línea única de Atención a la Ciudadanía: [4] 44 44 144
Informes: Teléfono [4] 5227702 / Medellín - Colombia
instituciones tradicionales de socialización como la familia y la escuela, pero sobre todo significan
la posibilidad de socialización de los niños y jóvenes en un marco de valores y visiones del mundo
no solo diferentes sino cargadas de elementos muy dañinos para una experiencia eticamente
constructiva de lo humano.

Junto a esto existen luchas por el reconocimiento y por la inclusión económica, política, social y
cultural superando invisibilizaciones, discriminaciones, exclusiones y humillaciones centenarias en
razón de la raza, la etnia, el género, la generación u otras categorías sociales y culturales. Estas
luchas por el reconocimiento son con frecuencia más relevantes para los excluidos que las luchas
por una mejoría en sus condiciones económicas. Así mismo procesos de resistencia a muy
diversas formas de muerte social y cultural derivadas de las violencias, las pobrezas, las
exclusiones y los intentos de aniquilar culturalmente al ser humano en su condición de sujeto.

En este sentido las prácticas culturales tienen un profundo sentido ético basado en valores como la
dignidad, el respeto por los otros, la solidaridad, y un hondo sentido político capaz de fundamentar
proyectos sociales globales-

IV. IMPLICACIONES POLÍTICAS DE LA APUESTA “CULTURA ES DESARROLLO”

A. Un lugar epistemológico diferente: los ojos del corazón

Mirar la ciudad y a los otros con ojos de niño ambos conectados al corazón. Sólo desde ahí es
posible descubrir y respetar al otro como otro, solo desde ahí es posible ver a los otros en su
complejidad y en su profundidad. El amor por la vida y por los otros da una manera diferente de
construir la ciudad y de construir lo público. Compromiso con la transformación de la vida de las
personas. Es una mirada desde la convicción que otro mundo es posible, es una mirada
esperanzada y esperanzadora. Creer que todo esto puede ser mejor.

B. Construir y aportar al desarrollo del proyecto etico – político de sociedad que soñamos

Esta ciudad vive un proceso de transformación que hoy la llevan a ser un referente mundial de
urbanismo con alto sentido social, proceso denominado del miedo a la esperanza. En este
esfuerzo construir ciudad es construir ciudadanía reescribiendo la ciudad desde la cultura
resignificando los lugares del máximo dolor y de los “no lugares”. Este es un esfuerzo orientado por
la búsqueda de la inclusión, la equidad y el poder con – vivir, vivir juntos en la diversidad. En estas
búsquedas se insertan luchas por el reconocimiento de los grupos victimizados, reivindicaciones
identitarias y de derechos, reclamos por mejores condiciones de vida. Medellín es una ciudad que
se ha pensado y se piensa a si misma.

C. En este marco la tarea es construir y desarrollar políticas culturales que le den base
cultural, social y política al tipo de sociedad con la que soñamos

Estas políticas culturales deben contar con unos criterios que las orienten, enfrentar unos retos que
las hagan pertinentes e incluir unos mecanismos que las hagan viables y coherentes.

www.medellin.gov.co/cultura
culturaesdesarrollo@une.net.co
Línea única de Atención a la Ciudadanía: [4] 44 44 144
Informes: Teléfono [4] 5227702 / Medellín - Colombia
1. Criterios básicos de estas políticas culturales:

a) Reconocer y asumir la potencialidad transformadora de la cultura y de lo local, asumiendo la


preexistencia de los procesos culturales locales frente a las políticas públicas y asumiendo lo
local como lugar donde se gesta lo emergente. La transformación social se expresa en la vida
cotidiana de la gente, lo que hace aún más relevante lo local.

b) La cultura es transversal al desarrollo, pero debe cuidarse de que no quede invisibilizada.

c) Entender que los públicos son actores y ciudadanos, no consumidores de cultura. Desde esta
perspectiva las ofertas culturales deben estar orientados a la demanda y procurar la
cualificación permanente de dichas demandas.
d) Reconocer la diversidad de expresiones culturales y evitar convertir en modelos universales
experiencias cuya riqueza para ser apropiada requiere ser recontextualizada. Solo una mirada
integral puede percibir la diversidad.

e) Construir participativa y democráticamente las políticas culturales. Se requiere la participación


de la sociedad civil y la creación de opinión pública. Participación de los beneficiarios en la
construcción de las políticas culturales permitiendo la concertación colectiva de los principios
fundamentales y teniendo en cuenta las diferencias en tiempos y espacios entre grupos. La
sostenibilidad se juega en la apropiación social.

f) Mantener la pregunta permanente por el para qué, el qué, el para quién y el cómo de las
políticas culturales de manera que se pueda mantener la coherencia con el conjunto de los
principios y retos enunciados. Tener en cuenta los impactos de las políticas.

g) Restablecimiento de los DESC de los ciudadanos, entre ellos el derecho a la cultura: acceso a
la cultura de su preferencia. Derecho cultural: derecho a expresarse culturalmente. Cultura de
los derechos: estrategias de solidaridad frente al ejercicio de los derechos de otros. Derechos
de la cultura.

h) Reconocimiento del valor de las personas, de las organizaciones y de los grupos sociales
como sujetos superando esquemas hegemónicos y etnocentristas. Respeto por la palabra del
otro desde su condición de sujeto diferente. Respeto y reconocimiento del dolor de los pobres.
Los otros no solo tienen derecho a una cultura sino a decirse, a expresarse y a hablar de su
cultura. Evitar tener una palabra que sea hegemónica sobre la palabra del otro sobre si mismo.

i) Reconocimiento y protección de la compleja red de interdependencias entre todas las


expresiones de vida. Valoración de las diversas formas de pensamiento.

j) Mantener viva la memoria de las víctimas de tal manera que el horror no se olvide, no para
hacer venganza, sino para que nunca más se repita. La verdad, la justicia y la reparación son
elementos necesarios en el procesamiento de nuestro conflicto interno.

k) Honestidad y transparencia

l) Mirada integral y sistémica de la cultura. Abordar la relación entre lo cultural y lo natural como
dos dimensiones inseparables de una misma realidad.

www.medellin.gov.co/cultura
culturaesdesarrollo@une.net.co
Línea única de Atención a la Ciudadanía: [4] 44 44 144
Informes: Teléfono [4] 5227702 / Medellín - Colombia
m) La acción del Estado no es responder con acciones puntuales, si no integrales. En el caso del
género se trata de integrar el enfoque de género a la política de desarrollo e incluir en espacios
de participación y de decisión a estos sujetos: mujeres, LGTB.

n) Efectos demostrativos: mostrar resultados y eso entusiasma y genera credibilidad.

o) Presupuesto significativo de inversión directa en proyectos culturales, no toda la asignación de


recursos debe hacerse bajo concursos, apoyar los procesos emergentes y tener políticas para
los procesos consolidados.
p) Defensa de lo público y del acerbo cultural local. Muchos protagonismos defendiendo lo público
y haciendo pública, visible, las políticas culturales. Los proyectos culturales ligados al mercado
no son negativos en si mismos, en cada caso hay que mirar como afectan a las comunidades.
Evitar una patrimonialización indiscriminada e irrestricta. Los espacios culturales deben ser
espacios de participación y solo como valor agregado, de consumo. Ocuparse del cuidado del
pasado, presente y futuro de los espacios culturales. Escenarios culturales importantes son
para toda la ciudad: ricos y pobres. Dependiendo de donde estén situados les toca moverse.

q) Equilibrio entre solvencia programática de las propuestas y la solvencia financiera, sin


detrimento de ninguno de los dos.

r) Conectar y poner a trabajar en red los espacios sociales y trabajar con base en temas sociales.
Deben estar abiertos a su transformación dinámica.

s) Legalidad y legitimidad para los planes.

2. Retos complejos que den asumir las políticas culturales:

a) En términos de las finalidades hay que apuntar a la formación de sujetos reflexivos, pensantes,
con capacidad de elegir, de relacionarse, de jerarquizar, de conectar, de hacer juicios y
contribuir a la construcción del capital social necesario para mantener viva la esperanza y
hacer resistencia a las distintas dinámicas de muerte ligadas a las violencias, a la cooptación
privada y mafiosa del Estado, etc. Hay que apostarle a la disminución de la asimetría en las
relaciones de poder en la sociedad y reinstalar la centralidad de la política, del debate público,
recuperar la ciudadanía. Hay que contribuir a la integración latinoamericana, superando
nuestras propias xenofobias. Apuntar a generar una nueva cultura política y poner la inclusión
social como fundamento de los derechos culturales

b) Asumir los desafíos que plantean nuevas realidades como la crisis de las instituciones de
socialización de niños y jóvenes por las nuevas prácticas culturales y sociales de estos.
Conectar convenientemente lo local y lo global construyendo país desde el escenario local.

c) Construir sector cultural, lograr su empoderamiento político, aprender a traducir los aportes y
reivindicaciones sectoriales en un lenguaje comprensible para actores y sectores diferentes,
fortalecer la intersectorialidad, construir una fuerza cultural de los actores políticos, desarrollar
una estrategia de posicionamiento del sector cultural en la ciudad.

d) Asumir la diversidad y la diferencia. Las leyes y los lenguajes no pueden ser iguales para todos
si se tienen en cuenta las diferencias. Cuando el lenguaje homogeniza excluye. Se requieren
mecanismos de participación que permitan que todos los ciudadanos puedan hacerlo en

www.medellin.gov.co/cultura
culturaesdesarrollo@une.net.co
Línea única de Atención a la Ciudadanía: [4] 44 44 144
Informes: Teléfono [4] 5227702 / Medellín - Colombia
igualdad de condiciones y eso implica mecanismos diferenciales. Hay dispositivos legales para
promover y defender la diversidad cultural, falta ponerlos en práctica. Asumir la diversidad sin
olvidar el proyecto común de sociedad en la perspectiva de la interculturalidad. Disminuir e
impedir el crecimiento de fundamentalismos en modernidad líquida, formas extremas de luchas
contra la incertidumbre.

e) Fortalecer la democracia participativa. Democratizar la palabra a través de la participación


ciudadana y del acceso a la información de calidad: implica dar y recibir información. Tener
sueños intergeneracionales compartidos. Incluir en estos procesos a la diversidad y
complementariedad de actores de la sociedad. Aprender a conversar entre diferentes.
Posibilitar la expresión multicultural y la participación crítica y democrática de la ciudadanía
afirmando las identidades plurales en medio de los cambios culturales. Generar nuevas
interacciones entre actores, sectores, instituciones, territorios.

f) Afirmar el papel del Estado teniendo en cuenta las diferencias como facilitador de la expresión
de los sujetos garantizando el respeto mutuo entre ellos. El Estado debe dar respuesta a las
necesidades específicas de grupos y sujetos emergentes a través de políticas diferenciales,
estableciendo programas para dichas poblaciones. Se trata de políticas garantistas de
derechos.

g) Recuperar y sistematizar los aportes de los movimientos sociales culturales al desarrollo


cultural en América Latina y tener no solo en cuenta las versiones de las grandes agencias de
desarrollo.

h) Sostenibilidad de las políticas culturales en medio de la voluntad política de los gobiernos de


turno y la sostenibilidad económica, política, social y cultural de procesos como los vividos en
los últimos años por la ciudad de Medellín o por tantas otras iniciativas presentes en este Foro.

i) Ampliar la capacidad de las comunidades locales de defender su acerbo cultural de modo que
puedan controlar la orientación y el desarrollo de los proyectos que comprometen la calidad del
habitat y de la vida de las comunidades en el marco de economía social cultural.

j) Transversalización del género en el Estado local es la manera de trabajar el género, con


acciones afirmativas.

c. Dispositivos culturales adecuados para encarnar los criterios y enfrentar los retos
enunciados:

a) Tecnología de la información y la comunicación al servicio del desarrollo local.

b) Promoción, fortalecimiento y trabajo con redes sociales que respondan a la necesidad


ciudadana de tener una voz propia, de generar espacios de discusión territoriales, con
capacidad de convocatoria y de movilización social, que sean lugares importantes de
aprendizaje. Así mismo fortalecimiento de organizaciones de base a partir de un plan
estructurado para ello. Puede ser muy útil tener redes que, por ejemplo, permitan hacer el
análisis de políticas de la memoria que permita estar alertas frente a intentos de
instrumentalización del pasado y la memoria.

www.medellin.gov.co/cultura
culturaesdesarrollo@une.net.co
Línea única de Atención a la Ciudadanía: [4] 44 44 144
Informes: Teléfono [4] 5227702 / Medellín - Colombia
c) Espacios para el debate público entre grupos humanos diversos capaces de debatir e integrar
propuestas de desarrollo. Espacios de encuentro en medio de las situaciones más difíciles
para que no muera el disfrute ni la esperanza. Poner a conversar la pluralidad de memorias y
de narrativas sobre las realidades que vivimos.

d) Estrategias de formación que estimulen la libre expresión colectiva, la capacidad creativa y la


capacidad de autoformación de los ciudadanos. Este es el marco para nuevas estrategias de
formación sociocultural, de aprender a aprender y hacer uso de pedagogías interactivas e
intersubjetivas. Enseñar más que contenidos el conocimiento del conocimiento, aprender a
pensar, un nuevo propósito y enfoque para los procesos educativos.

e) Ejercicios de patrimonialización que permita a las personas, grupos y territorios excluidos


fortalecer su poder y su autonomía.

f) Producción de conocimiento al servicio de la afirmación de las diferencias, de la inclusión y la


equidad, del desvelamiento de los mecanismos de exclusión, discriminación, etc. Aquí el papel
de las universidades es clave.

g) Estrategias de comunicación como las radios populares para que los ciudadanos puedan
manifestarse desde sus experiencias y necesidades.

h) Contar con procesos de planeación, seguimiento, evaluación y buscar efectos verificables y


medibles en el tiempo. Planificación del desarrollo cultural local a partir de la construcción de
nuevos relatos del pasado, del presente y del futuro con participación de las comunidades,
potenciando sus fortalezas en cuanto sujetos.

i) Apoyo gubernamental a organizaciones nuevas y de tradición en el sector cultural de tal


manera que se fortalezcan y establezcan lazos entre ellas.

j) Contar con centros culturales apropiados para las nuevas realidades urbanas.

www.medellin.gov.co/cultura
culturaesdesarrollo@une.net.co
Línea única de Atención a la Ciudadanía: [4] 44 44 144
Informes: Teléfono [4] 5227702 / Medellín - Colombia