Está en la página 1de 2

Utilidad de la Web 2.0.

Para quienes no somos “nativos” digitales, sino que más bien hemos comenzado a
tomar ciudadanía en este mundo con esfuerzo, la palabra 2.0 nos suena algo extraña.
Aunque quienes nos sentimos “inmigrantes” en este mundo virtual; vemos las
fascinantes posibilidades que el nos brinda. El origen de esta nueva forma de ver la
realidad informática se remonta al año 2001. El estallido de la burbuja tecnológica en
ese año; marcó un momento crucial para la web. Mucha gente entendió que las
expectativas sobre la web eran algo exageradas. Aunque algunos comprendieron que la
evolución tecnológica tiene su momento de burbuja, su amesetamiento y su declinación.
Ese era entonces el momento, para buscar nuevas oportunidades y establecer una
reforma.
Querer oponerse al avance tecnológico, pude parecer una locura. Negarse al progreso
puede resultar imposible. Así lo hizo el Califa Omar en el año 634, cuando quemó la
biblioteca de Alejandría. Semejante destrucción copudo evitar la evolución del
pensamiento. Miles de libros incendiados, no lograron impedir el avance cultural y
científico. Su famoso silogismo falaz, acerca de la inutilidad del conocimiento
divulgado en aquellos libros, aún sigue siendo un ejemplo imperdible de en los libros de
lógica. Su infausto incendio fue justificado con estas palabras: “Los libros de esta
biblioteca o bien contradicen al Corán, entonces son peligrosos, o bien coinciden con el
Corán, entonces son redundantes”. A lo largo de la historia, muchos poderosos han
intentado eliminar el pensamiento o las diversas formas de evolución intelectual. Ya sea
destruyendo pueblos, quemando libros o destrozando obras de arte, los poderosos han
limitado el avance cultural en muchas ocasiones. Con el fin de dominar a los pueblos e
imponer la prepotencia, se han generado terribles masacres culturales. Pues tal como
dice Jorge Luis Borges, “quemar libros y erigir fortificaciones es tarea común de los
príncipes”. Hoy en día, querer eliminar los entornos colaborativos virtuales es tan inútil
como querer eliminar la lengua, porque nos permite decir malas palabras o la televisión
porque trasmite contenidos intrascendentes. Detrás de cada medio de comunicación y
cada expresión cultural, se encuentra el espíritu humano que los produce. Somos
nosotros quienes hacemos uso de esos medios, tanto para construir nuestro mundo como
para devastarlo. La moral de su uso, depende de quienes los utilizamos.
El concepto de “Web 2.0” comenzó con una sesión de brainstorming realizada entre
O'Reilly y MediaLive International en el año 2004. Este concepto hacia referencia a una
nueva generación en la historia del desarrollo de la tecnología de desarrollo Web. Ella se
basaba en el desarrollo de comunidades de usuarios y una gama especial de servicios.
Los nuevos entornos tales como las redes sociales, los blogs, los wikis o los Feeds,
permitían un contexto colaborativo y un intercambio ágil de información. Pertenecer a
esa comunidad puede resultar beneficiosos y darnos un mayor provecho cuanto más
numerosa sea. Algunos fanáticos de la web, observaron que lejos de entrar en crisis, esta
comenzaba a adquirir más importancia. Aparecían nuevas aplicaciones, más
información y nuevos sitios, con una velocidad sorprendente. En medio de la debacle,
las compañías que habían sobrevivido, parecían tener algunas cosas en común.
El concepto original del contexto, llamado Web 1.0 era páginas estáticas en HTML
que no eran actualizadas frecuentemente. El éxito de las puntocom dependía de webs
más dinámicas. No importaba sólo el contenido sino los hits o visitas que estas recibían.
Y al mismo tiempo la estética y la visual eran considerados como factores importantes.
Los propulsores de la aproximación a la Web 2.0 creen que el uso de la web está
orientado a la interacción y redes sociales, que pueden servir contenido que explota los
efectos de las redes, creando o no webs interactivas y visuales. Es decir, los sitios Web

1
2.0 actúan más como puntos de encuentro, o webs dependientes de usuarios, que como
webs tradicionales.
La web 1.0 se utiliza de una forma estática, es decir que sus datos no cambian con
frecuencia. En general se encuentran fijos y no se actualizan. En cambio, la Web 2.0 no
sólo ofrece herramientas para trabajar en entornos contributivos sino que, además,
otorga a la comunidad la posibilidad de ejercer su “inteligencia colectiva” (entendida
como la capacidad del grupo para resolver problemas que cada individuo del colectivo,
de forma personal, no sería capaz de resolver ni, incluso, de entender). La inteligencia
colectiva provocará, por ejemplo, que cierta referencia aparezca mejor o peor situada en
Google o será capaz de construir un producto tan monumental como la Wikipedia. Las
actividades de la “inteligencia colectiva” en Internet pueden dividirse en tres grandes
grupos: la producción de contenidos, la optimización de recursos y el control ejercido
sobre contenidos e individuos.
Otra nueva experiencia de usuarios es la proliferación de blogs. La facilidad de
creación, la sencillez de su producción, la posibilidad de indexación y visibilidad en los
buscadores justifican su éxito. Los blogs son fáciles de usar, en general son gratuitos,
son interactivos, humanizan las organizaciones y son creíbles. En muchos casos su
popularidad se expande de manera rápida y son guía de consulta tanto para periodistas
como para científicos. Su carácter no es coercitivo y permiten llegar a audiencias que
han abandonado otros medios. Ello permite que el poder o los gobernantes ya no puedan
manejar la opinión pública de una manera tan sencilla. En alguna medida los blogs
generan comunidades democráticas y refuerzan la cultura. No en vano muchos han
protestado porque el presidente Obama le haya respondido sus preguntas a un bloggero,
sin darle esa posibilidad a los grandes medios editoriales. En esta nueva web que
estamos viendo, el mayor costo es el tiempo que le dedicamos al desarrollo de ese
contenido y a esa aplicación. Lo notable de todo este desarrollo es que en muchos casos,
todas las herramientas que se nos brindan son prácticamente gratuitas. Es decir que en
muchos casos, el dinero no es la única motivación que permite destinar esfuerzo al
desarrollo de alguna idea o de algún producto. Es de esperar entonces estos nuevos
entornos nos permitan avanzar hacia una sociedad mejor.

Horacio Hernández.

http://horaciohernandez.blogspot.com/