Está en la página 1de 3

Problemas de la vista y mangostán

Quiero compartir con Usted esta información sobre cómo el jugo de fruta entera de
Mangostán está ayudado a personas a recuperar su salud, mejorar su calidad de vida
y recobrar las ganas de seguir disfrutando de la vida.

Adriana Aguilar,
Química Fármaco Bióloga,
Miembro de la Asociación Mexicana de Médicos Investigadores del Mangostán,
aas99@prodigy.net.mx

El mangostán es una fruta nativa de la zona del Pacífico del Sur y ha sido
utilizada por los sanadores de la región por siglos. La cáscara del mangostán es
una de las mayores fuentes de unos compuestos naturales llamados xantonas. En
estudios de laboratorio las xantonas han demostrado ser compuestos que tienen
múltiples propiedades, incluyendo antivirales, antibacterianas, antifúngicas,
antitumorales y capacidades

antiinflamatorias.

Como oftalmólogo siempre estoy en busca de brindar a mis pacientes maneras para
manejar las enfermedades de los ojos. Creo que el mangostán ofrece posibilidades
muy interesantes para el manejo de algunas de las enfermedades oftálmica más
comunes.

Glaucoma
El término glaucoma se refiere a un grupo de enfermedades que tienen tres
características comunes: daño en el nervio óptico, pérdida del campo visual y
presión intraocular elevada. Los factores de riesgo incluyen la historia familiar,
la edad avanzada y el origen étnico. El glaucoma es la tercera causa de ceguera en
el mundo después de la catarata y el tracoma. Los expertos estiman que 2.5
millones de personas mayores de 45 años en Estados Unidos padecen esta enfermedad.
Las estadísticas reflejan que el grupo afroamericano es tres a cuatro veces más
propenso a desarrollar glaucoma.

El glaucoma involucra el humor acuoso, un fluido producido por el cuerpo ciliar


del ojo. Cuando el humor acuoso no circula adecuadamente se genera presión
creciente en el ojo y puede ocurrir daño en el nervio. Las terapias convencionales
para el glaucoma se enfocan al aumento del flujo del humor acuoso a través de la
malla trabecular. Algunos tratamientos se enfocan a la reducción del flujo del
humor acuoso en el cuerpo ciliar. Otras modalidades de tratamiento incluyen la
cirugía con láser, la trabeculectomía y en casos avanzados, el uso de implantes.
Cualquier intervención quirúrgica deberá ser realizada únicamente por su
oftalmólogo.

El glaucoma es una enfermedad compleja porque es indolora y, por tanto, no


detectable en sus etapas tempranas. Los pacientes llegan con el médico quejándose
de vista borrosa y pérdida de visión periférica y para este momento, la enfermedad
ha llegado a una etapa avanzada. Las personas que se cuenten dentro de los
factores de riesgo mencionados anteriormente deben visitar a su oftalmólogo
regularmente para garantizar una detección temprana.

Investigaciones de años recientes han confirmado que la inflamación puede estar


involucrada en el inicio del glaucoma en los pacientes. Es razonable asumir que la
inflamación de la malla trabecular, la principal resistencia en el flujo del humor
acuoso, puede beneficiarse enormemente de las propiedades antiinflamatorias del
mangostán, especialmente en el caso del glaucoma inflamatorio, en el cual la
inflamación detiene el flujo del humor acuoso aumentando la presión intraocular.
Cataratas
Las cataratas son la razón número uno de ceguera en el mundo. Anualmente se
realizan más de 1.2 millones de operaciones de cataratas a los beneficiarios de
Medicare en Estados Unidos. De acuerdo con un importante estudio, más de 42% de
las personas mayores de 74 años padecen de cataratas visualmente significativas.

La catarata se define como un empañamiento o nublado del lente del ojo. El lente
es una estructura biconvexa situada detrás de la pupila del ojo. A diferencia de
otras células del cuerpo, cuando las células del lente mueren y se regeneran, no
se desechan sino que migran hacia el centro del lente. Las células del lente
contienen proteínas alfa, gama y beta cristalinas. Con la edad, estas proteínas
hidrosolubles se transforman en proteínas densas y no solubles al agua que empañan
el lente. La formación de cataratas causa la difracción de los rayos luminosos y
la reducción de la transparencia, lo que resulta en visión borrosa.

Las cataratas pueden estar relacionadas con la edad, pueden ser congénitas,
metabólicas o de origen traumático. La exposición prolongada al sol y a la
radiación UVB también causa cataratas. La foto oxidación cambia la interacción de
las proteínas del lente generando cambios en su composición y resulta en el
empañamiento del lente. El daño de los radicales libres puede afectar directamente
las moléculas del lente, causando daño al ADN celular.

La intervención quirúrgica es el único tratamiento convencional disponible para


las cataratas visualmente significativas. La cirugía de cataratas debe ser
realizada únicamente por un oftalmólogo. El mangostán puede significar otra
opción. Mientras toman el jugo de mangostán, los pacientes han reportado diversos
grados de mejoría en la visión, incluyendo visión nocturna y la habilidad para
leer durante períodos más prolongados. No hay experimentos de investigación ni
protocolos de investigación sobre humanos por el momento. De cualquier modo, estoy
convencido de que las xantonas juegan un papel antioxidante muy relevante en el
combate al daño que provocan los radicales libres, lo cual puede aliviar el daño
oxidativo al lente.

Retinopatía Diabética
La retinopatía diabética es una de las complicaciones más comunes y más severas de
la diabetes. La retinopatía es la causa principal de la nueva ceguera en la
población económicamente activa. Dado que normalmente no presenta sintomatología
en las etapas iniciales que es cuando hay mayores posibilidades de tratarla, la
detección temprana de la retinopatía diabética es crítica. Las personas con
diabetes deben visitar a su oftalmólogo regularmente para ser sometidos a un
examen de detección.

Alrededor de 15 millones de estadounidenses padecen diabetes, pero cerca de una


tercera parte no han sido diagnosticados. Los pacientes con diabetes tipo 1 son
los que experimentan las complicaciones oculares más severas, pero los que tienen
tipo 2 representan la mayoría de los casos clínicos con enfermedades oculares
relacionadas con la diabetes simplemente porque el tipo 2 es mucho más común.

Las tres etapas patológicas de la retinopatía diabética incluyen la retinopatía no


proliferativa, la retinopatía proliferativa y el edema macular clínicamente
significativo. Los radicales libres también juegan un rol en el progreso de la
retinopatía. Los diabéticos tienen habilidades reducidas para reparar el daño que
les producen los radicales libres. Cualquier aumento de actividad antioxidante es
de enorme ayuda para los pacientes diabéticos.

Las opciones tradicionales de tratamiento para la retinopatía incluyen algunas


opciones quirúrgicas, incluyendo la fotocoagulación con láser y la vitrectomía.
Cualquier intervención quirúrgica deberá ser realizada únicamente por un
oftalmólogo.

Los pacientes diabéticos que toman jugo de mangostán han reportado una reducción
en los niveles de azúcar en sangre en ayunas, la reducción en la necesidad de
tomar medicamentos para reducción de azúcar en sangre y la reducción de niveles de
azúcar en sangre dos horas después de comer. Las investigaciones de años recientes
han confirmado que la inflamación está relacionada con varias enfermedades graves
como la diabetes. Yo creo que el daño provocado por los radicales libres está
involucrado en las complicaciones diabéticas como la retinopatía. Por lo tanto, es
razonable asumir que las propiedades anti inflamatorias y antioxidantes del
mangostán son benéficas para la retinopatía diabética.

Sugerencias para su consumo


Para las personas que padecen glaucoma o cataratas, recomiendo 2 onzas de
mangostán dos veces al día, de preferencia con alimentos. Para los diabéticos,
recomiendo 1 onza de mangostán tres veces al día, de preferencia con alimentos.
Todos los pacientes diabéticos deberán monitorear los niveles de glucosa en
sangre. Cuando se llegue a los niveles ideales de glucosa en sangre, el paciente
podrá reducir el consumo a 1 onza diaria.

Acerca del Autor


Rafeak Muhammad, M.D. es un oftalmólogo certificado. Recibió su grado de médico
del New York Medical College en 1979 donde también completó su residencia en
Oftalmología en 1983. Tiene un consultorio en Nueva York desde hace 14 años. Su
nombre aparece en la publicación estadounidense de los mejores oftalmólogos de
América (“Guide to America´s Top Ophtalmologists”). Es miembro de la Academia
Americana de Oftalmología y ha trabajado como instructor clínico en el Beth Israel
Medical Center en la ciudad de Nueva York y como cirujano en el Hospital Jamaica
en la ciudad de Nueva York.

Publicado por la Asociación Mexicana de Médicos e Investigadores del Mangostán,


AMMIM
(www.ammim.org)