Está en la página 1de 5

LAS ANTÍFONAS “OH” A partir de este día hasta Navidad va ir subiendo el tono cristológico de las lecturas bíblicas de Adviento

, tanto en la misa como en la liturgia de las horas, donde tenemos las 7 antífonas "Oh" de origen medieval, que van expresando cada día diversos títulos mesiánicos de Cristo, el que viene: Oh Sapientia, Oh Adonai, Oh Radix Jesse, Oh Clavis David, Oh Oriens Splendor, Oh Rex Gentium, Oh Emmanuel. Se va acercando el protagonista principal, Cristo Jesús, a quien los evangelistas introducen dando relieve especial a otra gran figura del Adviento, María de Nazaret, junto con su esposo José. Por eso los textos evangélicos se toman, desde hoy, del evangelio de la infancia de Jesús según san Mateo y san Lucas. Las Antífonas «Oh», también llamadas antífonas «mayores», son aquellas que se rezan en las Vísperas de las ferias especiales del Adviento, es decir, aquellas que nos disponen inmediatamente para la celebración de la Navidad, para el recuerdo gozoso de la primera venida del Señor en la humildad de nuestra carne, esperado con tantas ansias por los justos del Pueblo de Israel. Estas antífonas se entonan antes y después del Magníficat durante los días 17 al 23 de diciembre. Ya el Concilio de Zaragoza (380) asignaba una especial importancia a estos días que son como el núcleo del Adviento. Según Amalario de Metz (780-850), estas Antífonas (denominadas “Oh” por empezar con esta interjección), son de origen romano, y muy probablemente se remonten al tiempo de San Gregorio Magno (+604), es decir, a inicios del siglo VII. Al ser antífonas del Magníficat, remarcan de manera particular que el Salvador que esperamos vendrá por María Santísima. En el siglo XI era tanta la piedad popular, que numerosos fieles se presentaban cada día al oficio de Vísperas para esperar la venida del Salvador y honrar a su Madre, y la Antífona era repetida por un coro de niños luego de cada verso del cántico evangélico. Así es como el ingenio popular compuso luego un himno, el Veni Emmanuel, tomando como tema estas antífonas, tal vez en Francia. Cada Antífona comienza con la interjección «Oh», seguida de un nombre o título mesiánico de Nuestro Señor, tomado de las Escrituras, para terminar con la súplica de su venida para salvarnos. Así:

17 de diciembre O Sapientia, quae ex ore Altissimi prodiisti, attingens a fine usque ad finem fortiter, suaviterque disponens omnia: veni ad docendum nos viam prudentiae. Oh Sabiduría, que brotaste de los labios del Altísimo, abarcando del uno al otro confín y ordenándolo todo con firmeza y suavidad, ¡ven y muéstranos el camino de la salvación!

18 de diciembre O Adonai, et dux domus Israël, qui Moyse in igne flammae rubi apparuisti, et ei in Sina legem dedisti: veni ad redimendum nos in brachio extento.

1

¡ven y salva al hombre que formaste del barro de la tierra! 23 de diciembre O Emmanuel. que abres y nadie puede cerrar. sedentem in tenebris et umbra mortis.Oh Adonai. ¡ven a librarnos. Deus noster. Señor Dios nuestro! 2 . Oh Rey de las naciones y Deseado de los pueblos. ¡ven y libra a los cautivos que viven en tinieblas y en sombra de muerte! 21 de diciembre O Oriens. Rey y Legislador nuestro. que te alzas como un signo para los pueblos. jam noli tardare. splendor lucis aeternae et sol justitiae: veni et illumina sedentes in tenebris. Rex et legifer noster. Oh Renuevo del tronco de Jesé. Oh Emmanuel. qui facis utraque unum: veni. qui stas in signum populorum super quem continebunt reges os suum. ¡ven a librarnos con el poder de tu brazo! 19 de diciembre O Radix Jesse. esperanza de las naciones y salvador de los pueblos. Oh Sol que naces de lo alto. qui aperis et nemo claudit. et educ vinctum de domo carceris. que haces de dos pueblos uno solo. Piedra angular de la Iglesia. no tardes más! 20 de diciembre O Clavis David et sceptrum domus Israël. claudis et nemo aperit: veni. expectatio gentium et Salvator earum: veni ad salvandum nos. que te apareciste a Moisés en la zarza ardiente y en el Sinaí le diste tu ley. ¡ven a salvarnos. ante quien los reyes enmudecen y cuyo auxilio imploran las naciones. Resplandor de la Luz Eterna. Domine. cierras y nadie puede abrir. quem gentes deprecabuntur: veni ad liberandum nos. et umbra mortis. et salva hominem quem de limo formasti. ¡ven ahora a iluminar a los que viven en tinieblas y en sombra de muerte! 22 de diciembre O Rex Gentium et desideratus earum lapisque angularis. Oh Llave de David y Cetro de la casa de Israel. Sol de justicia. Pastor de la casa de Israel.

según la costumbre judía. además de María. en su condición real y pecadora. que aprendió a respirar el “aire de Jesús” hasta que su Espíritu se reveló en cada uno de sus miembros a “flor de piel”. otras cuatro mujeres: Tamar. se convierte así en el molde y la horma del ser humano.Adonai 17. el nuevo Adán. Aunque se sigue la línea masculina. Rut. y Betsabé. Jesucristo. Cristo. fue María de Nazaret. el Salvador responde a los fieles con la frase que se forma leyendo las primeras letras: «ERO CRAS» («Yo seré mañana o vendré mañana»). Adán. 3 . Rahab. Debido a eso el misterio del hombre sólo se esclarece en el misterio de la Palabra echa carne. primero mujer de Urías y luego de David. que sigue actuando en la azarosa historia del presente. Son los caminos desconcertantes de la providencia de Dios. la Madre del Señor. pues mediante trampa tuvo un hijo de su propio suegro Judá (Gn 38).Rex gentium 21 -Oriens 20 . en la Vigilia. el día 24. Una mujer alcanzada plenamente por el Espíritu. Dos de estas mujeres ni siquiera fueron judías: Rahab y Rut. Entonces viviremos los valores evangélicos de un modo casi natural. se mencionan también. el Hijo de Dios hecho hombre.Tomando todos los títulos aplicados a Jesucristo.Sapientia Así. luego de aclamar al Mesías e invocar su venida de este modo. el primer hombre. sin voluntarismos ni perfeccionismos sino como fruto de haber descubierto la verdad de nuestro ser. manifiesta plenamente quién es el hombre al propio hombre. poco edificante. de habernos dejado alcanzar por la fuerza del aliento de Dios que nos prometió en Jesús y que la comunidad primera acogió con asombro de tal modo. orientándola hacia Él. la prostituta de Jericó (Jos 2). pues Él es el Hombre Nuevo.nos hemos dejado configurar por el Espíritu de Dios hasta que Cristo se forme en nosotros y nos vaya convirtiendo en criaturas nuevas. descubriéndole la grandeza de su vocación (GS 22).Clavis Davidica 19 . Así se subraya la pertenencia y solidaridad de Cristo con la humanidad entera. subiendo desde el día 17 al 23. la moabita (Rut 4). por regalo de Dios y colaboración suya. El Espíritu habrá alcanzado nuestra piel si toda nuestra persona respira y vive el aire de Jesús. era figura del que había de venir. es decir. es la misma revelación del Padre y de su amor. se forma un acróstico: 23 . si -como le pasó a María de Nazaret. El árbol familiar de Jesús contiene antepasados muy ilustres y otros no tanto. al terminar el septenario.Radix Jesse 18 . con quien había adulterado (2 Sam 11).Emmanuel 22 .

Mateo 1. Lo que Isaías anunciaba para un administrador de la casa real (22.10). y en general. como ya había pedido el joven Salomón al principio de su reinado.18-24 “Oh Adonai. O Radix Iesse (19 diciembre) Jueces 13. Él es quien nos ilumina y nos comunica su verdad. Lucas 1. si él cierra. por el fueron creadas todas las cosas. nos salve a nosotros de tantas esclavitudes que nos pueden agobiar.T.22). El padre de Jesús. enviándonos al nuevo Moisés. que te alza como un signo para los pueblos. En el A.8-10. que abres y nadie puede cerrar.24-25.2-7. Mateo 1. era de la familia de David. vemos en Jesús al Kyrios. Lucas 1. cierras y nadie puede abrir: ven y libra a los cautivos que viven en las tinieblas y en sombra de muerte” La llave sirve para cerrar y para abrir.17 – 24 DE DICIEMBRE FERIAS MAYORES DE PREPARACIÓN A LA NAVIDAD O Sapientia (17 diciembre) Génesis 49. como se había anunciado que sería el Mesías. invocar a Jesús como Llave es pedirle que abra la puerta de nuestra cárcel y nos libere de todo cautiverio.1-2. nadie puede cerrar. juntamente con todo el N. que te apareciste a Moisés en la zarza ardiente y en el Sinaí le diste tu ley: ven a librarnos con el poder de tu brazo” “Adonai” es otro nombre de Yahvé. El cetro es el símbolo del poder.10-14. que brotaste de los labios del Altísimo. al Señor que Dios ha enviado para salvarnos con brazo poderoso. con brazo poderoso.. el N. no tardes más” Jesé fue el padre de David. Guía y Pastor de la casa de Israel. Al que Pablo llama “sabiduría de Dios” (I Co 1.12).2. Pero la sabiduría verdadera es Cristo Jesús.7). “el que tiene la llave de David: si él abre.1-9).5-25 “Oh Renuevo del tronco de Jesé. Nosotros también deseamos que venga a librarnos de nuestros males.26-38 “Oh llave de David y Cetro de la casa de Israel. sirviéndose de su siervo Moisés. el Verbo (Logos) eterno.24. lo entiende sobre todo de Cristo Jesús: el Cordero que es digno de abrir los sellos del libro de la historia (Ap 5.T. 4 . el Maestro auténtico al que pedimos que venga a enseñarnos el camino de la salvación O Adonai (18 diciembre) Jeremías 23. Tener sabiduría es ver la historia desde los ojos de Dios. O Clavis David (20 diciembre) Isaías 7. En él se pondrán los gentiles su esperanza” (Rom 15. José. nosotros. Cristo Jesús.T. de la muerte. el que se levanta para imperar sobre las naciones.1-17 “Oh Sabiduría. Ahora le pedimos que también.5-8. de la oscuridad. la Palabra viviente de Dios. como nos enseña el prólogo del evangelio de Juan. Para nosotros. A pesar de la humildad de Belén. que subraya su cualidad de Señor.7). nadie puede abrir” (Ap 3. de la esclavitud de Egipto. Por tanto la “raíz o el renuevo de Jesé” es la descendencia de la familia de David. abarcando del uno al otro confín y ordenándolo todo con firmeza y suavidad: ven y muéstranos el camino de la salvación” Todos queremos un corazón lleno de sabiduría.1. ante quien los reyes enmudecen y cuyo auxilio imploran las naciones: ven a librarnos. en verdad Dios guió y salvó a su pueblo. Pablo ve en este anuncio la universalidad del reinado de Cristo: “Como dice Isaías (11. Pastor de la casa de Israel. aparecerá el retoño de Jesé.

del los Cantares 2. como dice Zacarías en el Benedictus. Y el mismo Jesús dijo: “yo soy la luz del mundo”.23-24. Lc 1.4). salvador. Ante la inminente Navidad. IP 2. Dios-con-nosotros. se hace más urgente nuestra súplica: ven a salvarnos. Dios nuestro. 46-56 “Oh Rey de las naciones y Deseado de los pueblos.14). que es cósmico y humano a la vez. esperanza. que también ha querido compartir con nosotros la condición y la fragilidad humana.O Oriens (21 diciembre) C. como pusieron en la inscripción de la cruz. resplandor de la luz eterna. 5 . “el Sol que nace de lo alto”. esperanza de las naciones y salvador de los pueblos: ven a salvarnos. dan el acróstico “Ero Cras”. Lucas 1. Simeón anunció que Jesús venía “para alumbrar a las naciones”. Señor Dios nuestro” Emmanuel. Sino de todos los pueblos. Su reinado. es el que ahora le salva por medio de su Hijo. legislador.11.14). Lucas 1. Él es la “piedra angular” de la Iglesia (Hch 4. que es como la respuesta de Jesús a la súplica de sus fieles. el nombre que ya se anunciaba desde Isaías (7.1-4.39-45 “Oh Oriente. El mismo Dios que hizo al hombre del barro de la tierra.24-28. invocamos a Cristo. O Emmanuel (23 diciembre) Malaquías 3. pero que viene a darnos la comunión de vida con Dios. Rey y legislador nuestro.57-66 “Oh Emmanuel.uno solo” (Ef 2. y que todavía cantamos. una piedra angular que “hace de dos pueblos -Israel y los paganos. A la vez hay otros títulos mesiánicos: rey. que significa “Vendré Mañana”. EL que más expresivamente nos muestra el plan de cercanía y de presencia salvadora de Dios. nuestro verdadero Sol. Señor. que haces de dos pueblos uno solo: ven salva al hombre que formaste del barro de la tierra” Cristo Jesús no sólo es Rey de los judíos. quiere traer la paz y la reconciliación. sol que naces de lo alto. como tantas veces nos ha anunciado el profeta Isaías. ERO CRAS: Leídas en sentido inverso las iniciales latinas de la primera palabrea después de la “O”. Por eso colma de confianza en este Adviento a todos los creyentes. O Rex Gentium (22 diciembre) 1Sam 1. Él es el que de veras puede venir a iluminar nuestras tinieblas en esta Navidad. como decían las primeras generaciones en uno de los mejores himnos cristológicos que compusieron. sol de justicia: ven ahora a iluminar a los que viven en tinieblas y en sombra de muerte” En el día más corto del año. en el día en que el sol cósmico brilla menos horas. piedra angular de la Iglesia.8-14. Cristo es la luz que refleja para nosotros la luz de Dios: “Oh luz gozosa de la santa gloria del Padre Celeste”.