Está en la página 1de 1

Central Térmica

Una Central Térmica genera energía eléctrica a través del calor producido en la Caldera (1) en
base a la quema de combustibles (Gas Natural, Fuel Oil o Gas Oil). Así, entonces, se inicia el
ciclo de generación, cuando se transforma la energía química del combustible utilizado (2) en
calor. Este calor transformará a su vez, el agua en vapor, llevándola a una alta temperatura y a
una fuerte presión. Este vapor será luego conducido hacia la Turbina de Vapor (3), donde hará
girar sus álabes, incidiendo, a su vez, en el Alternador asociado (4). Ése alternador transforma
la energía mecánica de rotación de la turbina en energía eléctrica, la cual será conducida hacia
un Transformador (5) que eleva la tensión de generación y la incorpora a la Red de Alta Tensión
(6). El vapor es conducido luego hacia un Condensador (7) que lo transformará nuevamente en
agua, utilizando un Circuito de Refrigeración que se vale de una Bomba (8), para transportar el
agua refrigerante desde la Torre de refrigeración (11). De esta manera, el agua se reutiliza para
reiniciar el ciclo de generación. Por otro lado, los gases a eliminar son tratados previamente en
el Equipo de reducción de emisiones (9) para evitar la contaminación y recién después son
esparcidos por la Chimenea (10).