Está en la página 1de 3

Costa Rica y Oaxaca Hacia una arquitectura sustentable

21/04/2009 04:00:00 Miguel Schultz Dávila Tamaño de Fuente:

*Importante retomar prácticas ancestrales. *Es necesaria una revolución mental. *Es más redituable conservar que explotar el bosque. *Hay un falso ecoturismo que daña al medio ambiente. *Propuesta de recuperación de espacios urbanos baldíos para mejorar la calidad de vida. La arquitectura debe ser sustentable para que no atente contra la naturaleza, por lo que es necesario que las construcciones tengan una vida útil de entre 60 a 80 años, que provoquen un mínimo impacto al medio ambiente, que se retomen las prácticas de nuestros antepasados, que se empleen los materiales de las zonas donde se edifique y que se refuerce la identidad cultural. Lo anterior, son los ejes de una propuesta arquitectónica que construyen especialistas en la materia, para que se abandone la llamada arquitectura de “alta tecnología”, que consume demasiada energía, lo que deteriora a la naturaleza. Esta propuesta tiene sus raíces en Costa Rica y se están extendiendo hacia nuestra ciudad, ya que en Oaxaca se tejen vínculos a través del Colegio de Arquitectos del Estado de Oaxaca (CAEO), que preside Miguel Ángel Castro Monterde; el costarricense e investigador en arquitectura bioclimática, Ibo Bonilla Oconitrillo; y la asociación civil Nuevos Horizontes para la Arquitectura de las Comunidades (NHAC), representada por Pastor Alfonso Sánchez Cruz, y que han realizado eventos con la Facultad de Arquitectura de Ciudad Universitaria de la Universidad Autónoma “Benito Juárez” de Oaxaca (UABJO). Para este nuevo modelo de arquitectura se requiere de una revolución de mentalidades en la que participen los propietarios, constructores y autoridades, buscando construcciones “verdes” para que

los residuos sean reciclables y se incorporen a su entorno natural, bajo las premisas de que es más redituable conservar el bosque que explotarlo y dañarlo, así como procurar una mejor calidad de vida a la población y no especular con el valor de las edificaciones. Arquitectura, ecoturismo y beneficio social Recientemente Ibo Bonilla dictó una conferencia en la ciudad de Oaxaca sobre “Arquitectura, Ecoturismo y Beneficio Social”, en la que expresó que el turismo convencional ha sido depredador, que ha destruido los más bellos parajes naturales con sus estereotipos de lujos, que propician la especulación inmobiliaria, independientemente del deterioro social que se genera con la prostitución, la drogadicción, los juegos y una expansión urbanística injustificada. Sin embargo, en la conferencia alertó de un falso ecoturismo alentado por inescrupulosos, que buscan maximizar las ganancias modificando los escenarios naturales, excluyendo a la población local de los beneficios a pesar de que ha ocupado los sitios de forma ancestral, lo que contrasta con el verdadero ecoturismo que es una actividad productiva que deja un beneficio social, con una ética de conservación del medio ambiente y respeto a las culturas originarias, como ha sido su experiencia con 40 comunidades campesinas e indígenas de las Reservas Naturales de Costa Rica. La propuesta arquitectónica ha contemplado el intercambio de experiencias, así lo señala en conferencia el investigador Ibo Bonilla, con el tema: Arquitectura, turismo alternativo y beneficio social entre México y Costa Rica, que promovieron el año pasado los colegios de Arquitectos de Oaxaca y Costa Rica, presidido el primero por Abel Salazar; la escuela de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad Interamericana de Costa Rica y la UABJO. Evento que incluyó conferencias y talleres en los que participaron estudiantes, representantes de comunidades campesinas e indígenas de aquel país.

Certificación de pueblos mágicos, como Capulalpan de Méndez En ese mismo año (2008) se dictaron conferencias en Oaxaca por Ibo Bonilla, en las que estuvieron presentes representantes de comunidades indígenas locales, abordándose la certificación de pueblos mágicos y en particular la designación de Capulalpan de Méndez, ubicado en la Sierra de Juárez en Oaxaca, proceso en el que también participó el académico costarricense. El presidente de NHAC, Pastor Alfonso Sánchez Cruz, dio a conocer que se está elaborando una propuesta en Oaxaca para la recuperación de espacios urbanos en zonas conurbadas y la creación de áreas verdes que beneficien a la población. De acuerdo a los criterios de la UNESCO, para que una ciudad tenga condiciones de salud pública debe tener por lo menos diez metros cuadrados de área verde por habitante, señaló. En Oaxaca, como en otros pueblos de América Latina, en los fraccionamientos se deja un diez por ciento para áreas de servicios comunales pero alrededor de un dos por ciento se utiliza para construir templos, estación de bomberos o un mercado; apenas el ocho por ciento restante, cuando no se lo apropia gente sin escrúpulos, se convierte en basureros, informó Sánchez Cruz. La salud, un derecho fundamental

Hay un aspecto fundamental y es que a nivel de los Derechos Humanos y de las constituciones políticas de los diferentes países, la salud es un derecho fundamental que incluye tener áreas verdes, áreas de distracción, áreas donde nuestros niños puedan pasear, nuestros viejos puedan tomar el sol, que tengan contacto con la naturaleza; eso es salud, es higiene y es un derecho fundamental, concluyó. Por su parte Miguel Ángel Castro Monterde, presidente del Colegio de Arquitectos de Oaxaca, externó que se está buscando el apoyo de la Federación de Colegios de Arquitectos, para el desarrollo de proyectos sociales sin fines de lucro, para ayudar a la sociedad que no tiene posibilidades de alguna mejora en su zona urbana, buscando así el rescate de los espacios muertos para que sean útiles a los niños, los jóvenes y los ancianos. Queremos que esta labor sea nacional y vamos por buen camino, ya que el presidente de la Federación de Colegios, Lisandro de la Garza, está buscando vincular a los colegios a la labor social, la actualización profesional y la certificación de los arquitectos, comentó Castro Monterde.