Está en la página 1de 2
introducir texto a buscar BUSCAR OCIO Y CULTURA hemeroteca SOCIEDAD OSASUNA POLÍTICA VECINOS OPINIÓN cursos INICIOEditorial Mesa de redacción Cartas al Director Tribuna abierta Colaboración Columnistas La opinión del lector Foros Blogs Tribuna online TAL vez suene a perogrullo pero conviene tenerlo siempre presente: la defensa de una causa justa no necesariamente convierte en justos a todos aquellos que la defienden. Se puede ser muy Diego García no es quién sino qué , en concreto una de las veinte bases militares más importantes de entre las más de setecientas que tienen los Estados Unidos repartidas por el mundo. Un atolón perdido en medio del océano Índico que a lo largo de su historia ha pasado por las manos de portugueses, franceses y, tras la derrota de Napoleón, británicos, quienes aún lo gestionan pese a las reclamaciones de las islas Seychelles y de Mauricio, que la consideran parte de su territorio nacional. británicos, ante los cuales estos pobres hombres, mujeres y niños, ya abuelos en muchos casos, llevan años litigando. Y no sin cierto éxito, pues en más de una ocasión los jueces les han dado la razón en sus demandas. Si hemos de hacer caso a los vídeos de la Armada de los Estados Unidos se trata de un destino idílico en el que se pueden practicar deportes náuticos, tomar el sol, disfrutar del exotismo de sus paisajes y comerse una buena hamburguesa en una hamburguesería clónica de las que hay en Michigan, Oregón o Yamaguchi. Desconozco, pues no lo dicen, si también hay locales de fish and chips y bed and breakfasts , aunque es probable que sí, pues lo cierto es que la base es desde sus orígenes de uso conjunto británico - estadounidense. Unos orígenes que se remontan a mediados de los sesenta, a la Guerra Fría y a la necesidad de controlar a la amenaza roja. justo para unas cosas y unos completos bellacos para otras. Es más, se puede ser muy justo en unos casos, como está demostrando serlo el Reino Unido en la defensa del derecho de autodeterminación de los gibraltareños, y sin cambiar de cara, comportarse como un tirano en otros similares. Valga el ejemplo de Diego García. sino a las que ni siquiera hoy se les permite regresar a su isla. Una injusticia acaecida hace ya medio siglo, es cierto, pero muy viva en los tribunales de justicia Lo que sí se sabe, pues por no haber sido denunciado no será, es que para llevarse a cabo el proyecto se expulsó de la isla prácticamente a la totalidad de su población nativa, a la que enviaron al Reino Unido o a Mauricio. Personas a la que no sólo robaron sus tierras y hogares Londres está haciendo de los derechos de los gibraltareños a vivir sin depender de lo que se firmó hace trescientos años, sino devolviendo sus tierras a los habitantes de Diego García. acaso, ahí está para evitarlo la Cámara de los Lores, que en 2008 anuló todos los veredictos fallados a favor de las gentes de Diego García. En resumen, una lacerante injusticia, un brutal atropello, que no se limpia con la defensa que Aún así, con nulos efectos, pues la base sigue su curso, para beneficio de británicos y estadounidenses y temor de exsoviéticos, chinos, norcoreanos, iraníes, iraquíes y terroristas varios. Y nada parece que una sentencia o diez vayan a cambiar esto. En todo caso, y por si Diego García contra el Imperio Miércoles, 28 de Agosto de 2013 - Actualizado a las 06:04h LO + C LO + VOTADO LO + LEÍDO El pisacharcos y el tren Alvia No intervenir en Siria Munilla FOTOS GALERÍAS Más sobre Cartas al Director 125 años de los crímenes de 'El Dest El noviazgo sin fin de UPN y Mediterr Al presidente de la FEMP Cartas al Director Opinión Inicio ir a publicidad publicidad publicidad 1 Recomendar comentarios tweet votos " id="pdf-obj-0-4" src="pdf-obj-0-4.jpg">
introducir texto a buscar BUSCAR OCIO Y CULTURA hemeroteca SOCIEDAD OSASUNA POLÍTICA VECINOS OPINIÓN cursos INICIO
introducir texto a buscar
BUSCAR
OCIO Y CULTURA
hemeroteca
SOCIEDAD
OSASUNA
POLÍTICA
VECINOS
OPINIÓN
cursos
INICIO
blogs
foros
c
introducir texto a buscar BUSCAR OCIO Y CULTURA hemeroteca SOCIEDAD OSASUNA POLÍTICA VECINOS OPINIÓN cursos INICIOEditorial Mesa de redacción Cartas al Director Tribuna abierta Colaboración Columnistas La opinión del lector Foros Blogs Tribuna online TAL vez suene a perogrullo pero conviene tenerlo siempre presente: la defensa de una causa justa no necesariamente convierte en justos a todos aquellos que la defienden. Se puede ser muy Diego García no es quién sino qué , en concreto una de las veinte bases militares más importantes de entre las más de setecientas que tienen los Estados Unidos repartidas por el mundo. Un atolón perdido en medio del océano Índico que a lo largo de su historia ha pasado por las manos de portugueses, franceses y, tras la derrota de Napoleón, británicos, quienes aún lo gestionan pese a las reclamaciones de las islas Seychelles y de Mauricio, que la consideran parte de su territorio nacional. británicos, ante los cuales estos pobres hombres, mujeres y niños, ya abuelos en muchos casos, llevan años litigando. Y no sin cierto éxito, pues en más de una ocasión los jueces les han dado la razón en sus demandas. Si hemos de hacer caso a los vídeos de la Armada de los Estados Unidos se trata de un destino idílico en el que se pueden practicar deportes náuticos, tomar el sol, disfrutar del exotismo de sus paisajes y comerse una buena hamburguesa en una hamburguesería clónica de las que hay en Michigan, Oregón o Yamaguchi. Desconozco, pues no lo dicen, si también hay locales de fish and chips y bed and breakfasts , aunque es probable que sí, pues lo cierto es que la base es desde sus orígenes de uso conjunto británico - estadounidense. Unos orígenes que se remontan a mediados de los sesenta, a la Guerra Fría y a la necesidad de controlar a la amenaza roja. justo para unas cosas y unos completos bellacos para otras. Es más, se puede ser muy justo en unos casos, como está demostrando serlo el Reino Unido en la defensa del derecho de autodeterminación de los gibraltareños, y sin cambiar de cara, comportarse como un tirano en otros similares. Valga el ejemplo de Diego García. sino a las que ni siquiera hoy se les permite regresar a su isla. Una injusticia acaecida hace ya medio siglo, es cierto, pero muy viva en los tribunales de justicia Lo que sí se sabe, pues por no haber sido denunciado no será, es que para llevarse a cabo el proyecto se expulsó de la isla prácticamente a la totalidad de su población nativa, a la que enviaron al Reino Unido o a Mauricio. Personas a la que no sólo robaron sus tierras y hogares Londres está haciendo de los derechos de los gibraltareños a vivir sin depender de lo que se firmó hace trescientos años, sino devolviendo sus tierras a los habitantes de Diego García. acaso, ahí está para evitarlo la Cámara de los Lores, que en 2008 anuló todos los veredictos fallados a favor de las gentes de Diego García. En resumen, una lacerante injusticia, un brutal atropello, que no se limpia con la defensa que Aún así, con nulos efectos, pues la base sigue su curso, para beneficio de británicos y estadounidenses y temor de exsoviéticos, chinos, norcoreanos, iraníes, iraquíes y terroristas varios. Y nada parece que una sentencia o diez vayan a cambiar esto. En todo caso, y por si Diego García contra el Imperio Miércoles, 28 de Agosto de 2013 - Actualizado a las 06:04h LO + C LO + VOTADO LO + LEÍDO El pisacharcos y el tren Alvia No intervenir en Siria Munilla FOTOS GALERÍAS Más sobre Cartas al Director 125 años de los crímenes de 'El Dest El noviazgo sin fin de UPN y Mediterr Al presidente de la FEMP Cartas al Director Opinión Inicio ir a publicidad publicidad publicidad 1 Recomendar comentarios tweet votos " id="pdf-obj-0-9" src="pdf-obj-0-9.jpg">
introducir texto a buscar BUSCAR OCIO Y CULTURA hemeroteca SOCIEDAD OSASUNA POLÍTICA VECINOS OPINIÓN cursos INICIOEditorial Mesa de redacción Cartas al Director Tribuna abierta Colaboración Columnistas La opinión del lector Foros Blogs Tribuna online TAL vez suene a perogrullo pero conviene tenerlo siempre presente: la defensa de una causa justa no necesariamente convierte en justos a todos aquellos que la defienden. Se puede ser muy Diego García no es quién sino qué , en concreto una de las veinte bases militares más importantes de entre las más de setecientas que tienen los Estados Unidos repartidas por el mundo. Un atolón perdido en medio del océano Índico que a lo largo de su historia ha pasado por las manos de portugueses, franceses y, tras la derrota de Napoleón, británicos, quienes aún lo gestionan pese a las reclamaciones de las islas Seychelles y de Mauricio, que la consideran parte de su territorio nacional. británicos, ante los cuales estos pobres hombres, mujeres y niños, ya abuelos en muchos casos, llevan años litigando. Y no sin cierto éxito, pues en más de una ocasión los jueces les han dado la razón en sus demandas. Si hemos de hacer caso a los vídeos de la Armada de los Estados Unidos se trata de un destino idílico en el que se pueden practicar deportes náuticos, tomar el sol, disfrutar del exotismo de sus paisajes y comerse una buena hamburguesa en una hamburguesería clónica de las que hay en Michigan, Oregón o Yamaguchi. Desconozco, pues no lo dicen, si también hay locales de fish and chips y bed and breakfasts , aunque es probable que sí, pues lo cierto es que la base es desde sus orígenes de uso conjunto británico - estadounidense. Unos orígenes que se remontan a mediados de los sesenta, a la Guerra Fría y a la necesidad de controlar a la amenaza roja. justo para unas cosas y unos completos bellacos para otras. Es más, se puede ser muy justo en unos casos, como está demostrando serlo el Reino Unido en la defensa del derecho de autodeterminación de los gibraltareños, y sin cambiar de cara, comportarse como un tirano en otros similares. Valga el ejemplo de Diego García. sino a las que ni siquiera hoy se les permite regresar a su isla. Una injusticia acaecida hace ya medio siglo, es cierto, pero muy viva en los tribunales de justicia Lo que sí se sabe, pues por no haber sido denunciado no será, es que para llevarse a cabo el proyecto se expulsó de la isla prácticamente a la totalidad de su población nativa, a la que enviaron al Reino Unido o a Mauricio. Personas a la que no sólo robaron sus tierras y hogares Londres está haciendo de los derechos de los gibraltareños a vivir sin depender de lo que se firmó hace trescientos años, sino devolviendo sus tierras a los habitantes de Diego García. acaso, ahí está para evitarlo la Cámara de los Lores, que en 2008 anuló todos los veredictos fallados a favor de las gentes de Diego García. En resumen, una lacerante injusticia, un brutal atropello, que no se limpia con la defensa que Aún así, con nulos efectos, pues la base sigue su curso, para beneficio de británicos y estadounidenses y temor de exsoviéticos, chinos, norcoreanos, iraníes, iraquíes y terroristas varios. Y nada parece que una sentencia o diez vayan a cambiar esto. En todo caso, y por si Diego García contra el Imperio Miércoles, 28 de Agosto de 2013 - Actualizado a las 06:04h LO + C LO + VOTADO LO + LEÍDO El pisacharcos y el tren Alvia No intervenir en Siria Munilla FOTOS GALERÍAS Más sobre Cartas al Director 125 años de los crímenes de 'El Dest El noviazgo sin fin de UPN y Mediterr Al presidente de la FEMP Cartas al Director Opinión Inicio ir a publicidad publicidad publicidad 1 Recomendar comentarios tweet votos " id="pdf-obj-0-11" src="pdf-obj-0-11.jpg">

TAL vez suene a perogrullo pero conviene tenerlo siempre presente: la defensa de una causa justa no necesariamente convierte en justos a todos aquellos que la defienden. Se puede ser muy

Diego García no es quién sino qué, en concreto una de las veinte bases militares más importantes de entre las más de setecientas que tienen los Estados Unidos repartidas por el mundo. Un atolón perdido en medio del océano Índico que a lo largo de su historia ha pasado por las manos de portugueses, franceses y, tras la derrota de Napoleón, británicos, quienes aún lo gestionan pese a las reclamaciones de las islas Seychelles y de Mauricio, que la consideran parte de su territorio nacional.

británicos, ante los cuales estos pobres hombres, mujeres y niños, ya abuelos en muchos casos, llevan años litigando. Y no sin cierto éxito, pues en más de una ocasión los jueces les han dado la razón en sus demandas.

Si hemos de hacer caso a los vídeos de la Armada de los Estados Unidos se trata de un destino idílico en el que se pueden practicar deportes náuticos, tomar el sol, disfrutar del exotismo de sus paisajes y comerse una buena hamburguesa en una hamburguesería clónica de las que hay en Michigan, Oregón o Yamaguchi.

Desconozco, pues no lo dicen, si también hay locales de fish and chips y bed and breakfasts, aunque es probable que sí, pues lo cierto es que la base es desde sus orígenes de uso conjunto británico-estadounidense. Unos orígenes que se remontan a mediados de los sesenta, a la Guerra Fría y a la necesidad de controlar a la amenaza roja.

justo para unas cosas y unos completos bellacos para otras. Es más, se puede ser muy justo en unos casos, como está demostrando serlo el Reino Unido en la defensa del derecho de autodeterminación de los gibraltareños, y sin cambiar de cara, comportarse como un tirano en otros similares. Valga el ejemplo de Diego García.

sino a las que ni siquiera hoy se les permite regresar a su isla. Una injusticia acaecida hace ya medio siglo, es cierto, pero muy viva en los tribunales de justicia

Lo que sí se sabe, pues por no haber sido denunciado no será, es que para llevarse a cabo el proyecto se expulsó de la isla prácticamente a la totalidad de su población nativa, a la que enviaron al Reino Unido o a Mauricio. Personas a la que no sólo robaron sus tierras y hogares

Londres está haciendo de los derechos de los gibraltareños a vivir sin depender de lo que se firmó hace trescientos años, sino devolviendo sus tierras a los habitantes de Diego García.

acaso, ahí está para evitarlo la Cámara de los Lores, que en 2008 anuló todos los veredictos fallados a favor de las gentes de Diego García.

En resumen, una lacerante injusticia, un brutal atropello, que no se limpia con la defensa que

Aún así, con nulos efectos, pues la base sigue su curso, para beneficio de británicos y estadounidenses y temor de exsoviéticos, chinos, norcoreanos, iraníes, iraquíes y terroristas

varios. Y nada parece que una sentencia o diez vayan a cambiar esto. En todo caso, y por si

Diego García contra el Imperio

Miércoles, 28 de Agosto de 2013 - Actualizado a las 06:04h

LO + C
LO + C
LO + VOTADO LO + LEÍDO
LO + VOTADO
LO + LEÍDO
<a href=Editorial Mesa de redacción Cartas al Director Tribuna abierta Colaboración Columnistas La opinión del lector Foros Blogs Tribuna online TAL vez suene a perogrullo pero conviene tenerlo siempre presente: la defensa de una causa justa no necesariamente convierte en justos a todos aquellos que la defienden. Se puede ser muy Diego García no es quién sino qué , en concreto una de las veinte bases militares más importantes de entre las más de setecientas que tienen los Estados Unidos repartidas por el mundo. Un atolón perdido en medio del océano Índico que a lo largo de su historia ha pasado por las manos de portugueses, franceses y, tras la derrota de Napoleón, británicos, quienes aún lo gestionan pese a las reclamaciones de las islas Seychelles y de Mauricio, que la consideran parte de su territorio nacional. británicos, ante los cuales estos pobres hombres, mujeres y niños, ya abuelos en muchos casos, llevan años litigando. Y no sin cierto éxito, pues en más de una ocasión los jueces les han dado la razón en sus demandas. Si hemos de hacer caso a los vídeos de la Armada de los Estados Unidos se trata de un destino idílico en el que se pueden practicar deportes náuticos, tomar el sol, disfrutar del exotismo de sus paisajes y comerse una buena hamburguesa en una hamburguesería clónica de las que hay en Michigan, Oregón o Yamaguchi. Desconozco, pues no lo dicen, si también hay locales de fish and chips y bed and breakfasts , aunque es probable que sí, pues lo cierto es que la base es desde sus orígenes de uso conjunto británico - estadounidense. Unos orígenes que se remontan a mediados de los sesenta, a la Guerra Fría y a la necesidad de controlar a la amenaza roja. justo para unas cosas y unos completos bellacos para otras. Es más, se puede ser muy justo en unos casos, como está demostrando serlo el Reino Unido en la defensa del derecho de autodeterminación de los gibraltareños, y sin cambiar de cara, comportarse como un tirano en otros similares. Valga el ejemplo de Diego García. sino a las que ni siquiera hoy se les permite regresar a su isla. Una injusticia acaecida hace ya medio siglo, es cierto, pero muy viva en los tribunales de justicia Lo que sí se sabe, pues por no haber sido denunciado no será, es que para llevarse a cabo el proyecto se expulsó de la isla prácticamente a la totalidad de su población nativa, a la que enviaron al Reino Unido o a Mauricio. Personas a la que no sólo robaron sus tierras y hogares Londres está haciendo de los derechos de los gibraltareños a vivir sin depender de lo que se firmó hace trescientos años, sino devolviendo sus tierras a los habitantes de Diego García. acaso, ahí está para evitarlo la Cámara de los Lores, que en 2008 anuló todos los veredictos fallados a favor de las gentes de Diego García. En resumen, una lacerante injusticia, un brutal atropello, que no se limpia con la defensa que Aún así, con nulos efectos, pues la base sigue su curso, para beneficio de británicos y estadounidenses y temor de exsoviéticos, chinos, norcoreanos, iraníes, iraquíes y terroristas varios. Y nada parece que una sentencia o diez vayan a cambiar esto. En todo caso, y por si Diego García contra el Imperio Miércoles, 28 de Agosto de 2013 - Actualizado a las 06:04h LO + C LO + VOTADO LO + LEÍDO El pisacharcos y el tren Alvia No intervenir en Siria Munilla FOTOS GALERÍAS Más sobre Cartas al Director 125 años de los crímenes de 'El Dest El noviazgo sin fin de UPN y Mediterr Al presidente de la FEMP Cartas al Director Opinión Inicio ir a publicidad publicidad publicidad 1 Recomendar comentarios tweet votos " id="pdf-obj-0-96" src="pdf-obj-0-96.jpg">
El pisacharcos y el tren Alvia No intervenir en Siria Munilla
El pisacharcos y el tren Alvia
No intervenir en Siria
Munilla
FOTOS GALERÍAS
FOTOS
GALERÍAS

Más sobre Cartas al Director

<a href=Editorial Mesa de redacción Cartas al Director Tribuna abierta Colaboración Columnistas La opinión del lector Foros Blogs Tribuna online TAL vez suene a perogrullo pero conviene tenerlo siempre presente: la defensa de una causa justa no necesariamente convierte en justos a todos aquellos que la defienden. Se puede ser muy Diego García no es quién sino qué , en concreto una de las veinte bases militares más importantes de entre las más de setecientas que tienen los Estados Unidos repartidas por el mundo. Un atolón perdido en medio del océano Índico que a lo largo de su historia ha pasado por las manos de portugueses, franceses y, tras la derrota de Napoleón, británicos, quienes aún lo gestionan pese a las reclamaciones de las islas Seychelles y de Mauricio, que la consideran parte de su territorio nacional. británicos, ante los cuales estos pobres hombres, mujeres y niños, ya abuelos en muchos casos, llevan años litigando. Y no sin cierto éxito, pues en más de una ocasión los jueces les han dado la razón en sus demandas. Si hemos de hacer caso a los vídeos de la Armada de los Estados Unidos se trata de un destino idílico en el que se pueden practicar deportes náuticos, tomar el sol, disfrutar del exotismo de sus paisajes y comerse una buena hamburguesa en una hamburguesería clónica de las que hay en Michigan, Oregón o Yamaguchi. Desconozco, pues no lo dicen, si también hay locales de fish and chips y bed and breakfasts , aunque es probable que sí, pues lo cierto es que la base es desde sus orígenes de uso conjunto británico - estadounidense. Unos orígenes que se remontan a mediados de los sesenta, a la Guerra Fría y a la necesidad de controlar a la amenaza roja. justo para unas cosas y unos completos bellacos para otras. Es más, se puede ser muy justo en unos casos, como está demostrando serlo el Reino Unido en la defensa del derecho de autodeterminación de los gibraltareños, y sin cambiar de cara, comportarse como un tirano en otros similares. Valga el ejemplo de Diego García. sino a las que ni siquiera hoy se les permite regresar a su isla. Una injusticia acaecida hace ya medio siglo, es cierto, pero muy viva en los tribunales de justicia Lo que sí se sabe, pues por no haber sido denunciado no será, es que para llevarse a cabo el proyecto se expulsó de la isla prácticamente a la totalidad de su población nativa, a la que enviaron al Reino Unido o a Mauricio. Personas a la que no sólo robaron sus tierras y hogares Londres está haciendo de los derechos de los gibraltareños a vivir sin depender de lo que se firmó hace trescientos años, sino devolviendo sus tierras a los habitantes de Diego García. acaso, ahí está para evitarlo la Cámara de los Lores, que en 2008 anuló todos los veredictos fallados a favor de las gentes de Diego García. En resumen, una lacerante injusticia, un brutal atropello, que no se limpia con la defensa que Aún así, con nulos efectos, pues la base sigue su curso, para beneficio de británicos y estadounidenses y temor de exsoviéticos, chinos, norcoreanos, iraníes, iraquíes y terroristas varios. Y nada parece que una sentencia o diez vayan a cambiar esto. En todo caso, y por si Diego García contra el Imperio Miércoles, 28 de Agosto de 2013 - Actualizado a las 06:04h LO + C LO + VOTADO LO + LEÍDO El pisacharcos y el tren Alvia No intervenir en Siria Munilla FOTOS GALERÍAS Más sobre Cartas al Director 125 años de los crímenes de 'El Dest El noviazgo sin fin de UPN y Mediterr Al presidente de la FEMP Cartas al Director Opinión Inicio ir a publicidad publicidad publicidad 1 Recomendar comentarios tweet votos " id="pdf-obj-0-122" src="pdf-obj-0-122.jpg">
<a href=Editorial Mesa de redacción Cartas al Director Tribuna abierta Colaboración Columnistas La opinión del lector Foros Blogs Tribuna online TAL vez suene a perogrullo pero conviene tenerlo siempre presente: la defensa de una causa justa no necesariamente convierte en justos a todos aquellos que la defienden. Se puede ser muy Diego García no es quién sino qué , en concreto una de las veinte bases militares más importantes de entre las más de setecientas que tienen los Estados Unidos repartidas por el mundo. Un atolón perdido en medio del océano Índico que a lo largo de su historia ha pasado por las manos de portugueses, franceses y, tras la derrota de Napoleón, británicos, quienes aún lo gestionan pese a las reclamaciones de las islas Seychelles y de Mauricio, que la consideran parte de su territorio nacional. británicos, ante los cuales estos pobres hombres, mujeres y niños, ya abuelos en muchos casos, llevan años litigando. Y no sin cierto éxito, pues en más de una ocasión los jueces les han dado la razón en sus demandas. Si hemos de hacer caso a los vídeos de la Armada de los Estados Unidos se trata de un destino idílico en el que se pueden practicar deportes náuticos, tomar el sol, disfrutar del exotismo de sus paisajes y comerse una buena hamburguesa en una hamburguesería clónica de las que hay en Michigan, Oregón o Yamaguchi. Desconozco, pues no lo dicen, si también hay locales de fish and chips y bed and breakfasts , aunque es probable que sí, pues lo cierto es que la base es desde sus orígenes de uso conjunto británico - estadounidense. Unos orígenes que se remontan a mediados de los sesenta, a la Guerra Fría y a la necesidad de controlar a la amenaza roja. justo para unas cosas y unos completos bellacos para otras. Es más, se puede ser muy justo en unos casos, como está demostrando serlo el Reino Unido en la defensa del derecho de autodeterminación de los gibraltareños, y sin cambiar de cara, comportarse como un tirano en otros similares. Valga el ejemplo de Diego García. sino a las que ni siquiera hoy se les permite regresar a su isla. Una injusticia acaecida hace ya medio siglo, es cierto, pero muy viva en los tribunales de justicia Lo que sí se sabe, pues por no haber sido denunciado no será, es que para llevarse a cabo el proyecto se expulsó de la isla prácticamente a la totalidad de su población nativa, a la que enviaron al Reino Unido o a Mauricio. Personas a la que no sólo robaron sus tierras y hogares Londres está haciendo de los derechos de los gibraltareños a vivir sin depender de lo que se firmó hace trescientos años, sino devolviendo sus tierras a los habitantes de Diego García. acaso, ahí está para evitarlo la Cámara de los Lores, que en 2008 anuló todos los veredictos fallados a favor de las gentes de Diego García. En resumen, una lacerante injusticia, un brutal atropello, que no se limpia con la defensa que Aún así, con nulos efectos, pues la base sigue su curso, para beneficio de británicos y estadounidenses y temor de exsoviéticos, chinos, norcoreanos, iraníes, iraquíes y terroristas varios. Y nada parece que una sentencia o diez vayan a cambiar esto. En todo caso, y por si Diego García contra el Imperio Miércoles, 28 de Agosto de 2013 - Actualizado a las 06:04h LO + C LO + VOTADO LO + LEÍDO El pisacharcos y el tren Alvia No intervenir en Siria Munilla FOTOS GALERÍAS Más sobre Cartas al Director 125 años de los crímenes de 'El Dest El noviazgo sin fin de UPN y Mediterr Al presidente de la FEMP Cartas al Director Opinión Inicio ir a publicidad publicidad publicidad 1 Recomendar comentarios tweet votos " id="pdf-obj-0-124" src="pdf-obj-0-124.jpg">
<a href=Editorial Mesa de redacción Cartas al Director Tribuna abierta Colaboración Columnistas La opinión del lector Foros Blogs Tribuna online TAL vez suene a perogrullo pero conviene tenerlo siempre presente: la defensa de una causa justa no necesariamente convierte en justos a todos aquellos que la defienden. Se puede ser muy Diego García no es quién sino qué , en concreto una de las veinte bases militares más importantes de entre las más de setecientas que tienen los Estados Unidos repartidas por el mundo. Un atolón perdido en medio del océano Índico que a lo largo de su historia ha pasado por las manos de portugueses, franceses y, tras la derrota de Napoleón, británicos, quienes aún lo gestionan pese a las reclamaciones de las islas Seychelles y de Mauricio, que la consideran parte de su territorio nacional. británicos, ante los cuales estos pobres hombres, mujeres y niños, ya abuelos en muchos casos, llevan años litigando. Y no sin cierto éxito, pues en más de una ocasión los jueces les han dado la razón en sus demandas. Si hemos de hacer caso a los vídeos de la Armada de los Estados Unidos se trata de un destino idílico en el que se pueden practicar deportes náuticos, tomar el sol, disfrutar del exotismo de sus paisajes y comerse una buena hamburguesa en una hamburguesería clónica de las que hay en Michigan, Oregón o Yamaguchi. Desconozco, pues no lo dicen, si también hay locales de fish and chips y bed and breakfasts , aunque es probable que sí, pues lo cierto es que la base es desde sus orígenes de uso conjunto británico - estadounidense. Unos orígenes que se remontan a mediados de los sesenta, a la Guerra Fría y a la necesidad de controlar a la amenaza roja. justo para unas cosas y unos completos bellacos para otras. Es más, se puede ser muy justo en unos casos, como está demostrando serlo el Reino Unido en la defensa del derecho de autodeterminación de los gibraltareños, y sin cambiar de cara, comportarse como un tirano en otros similares. Valga el ejemplo de Diego García. sino a las que ni siquiera hoy se les permite regresar a su isla. Una injusticia acaecida hace ya medio siglo, es cierto, pero muy viva en los tribunales de justicia Lo que sí se sabe, pues por no haber sido denunciado no será, es que para llevarse a cabo el proyecto se expulsó de la isla prácticamente a la totalidad de su población nativa, a la que enviaron al Reino Unido o a Mauricio. Personas a la que no sólo robaron sus tierras y hogares Londres está haciendo de los derechos de los gibraltareños a vivir sin depender de lo que se firmó hace trescientos años, sino devolviendo sus tierras a los habitantes de Diego García. acaso, ahí está para evitarlo la Cámara de los Lores, que en 2008 anuló todos los veredictos fallados a favor de las gentes de Diego García. En resumen, una lacerante injusticia, un brutal atropello, que no se limpia con la defensa que Aún así, con nulos efectos, pues la base sigue su curso, para beneficio de británicos y estadounidenses y temor de exsoviéticos, chinos, norcoreanos, iraníes, iraquíes y terroristas varios. Y nada parece que una sentencia o diez vayan a cambiar esto. En todo caso, y por si Diego García contra el Imperio Miércoles, 28 de Agosto de 2013 - Actualizado a las 06:04h LO + C LO + VOTADO LO + LEÍDO El pisacharcos y el tren Alvia No intervenir en Siria Munilla FOTOS GALERÍAS Más sobre Cartas al Director 125 años de los crímenes de 'El Dest El noviazgo sin fin de UPN y Mediterr Al presidente de la FEMP Cartas al Director Opinión Inicio ir a publicidad publicidad publicidad 1 Recomendar comentarios tweet votos " id="pdf-obj-0-126" src="pdf-obj-0-126.jpg">
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
1 Recomendar comentarios tweet votos
1
Recomendar
comentarios
tweet
votos
publicidad publicidad Enviar Correo electrónico Recordarme la próxima vez Contraseña <a href=¿Olvidaste tu contraseña? Enviar introduce tu comentario 5 5 6 6 Diario de Noticias se reserva el derecho el derecho al honor e intimidad de terceros, acordes a la temática o que atenten contra No están permitidos los comentarios no puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de El usuario es el único responsable de Editar mi perfil | Desconectar Número de caracteres (500/500) Soy usuario registrado Condiciones de uso Introduce tus dat o s. sus comentarios. Comentarios a eliminarlos. terceros. Eres Pero claro, los imperios son como son, por eso son imperios. Carlos Aitor Yuste Arija Cargando comentarios ... Haz tu comentario Historiador 1 Recomendar comentarios tweet votos Empresa editora Suscríbete Aviso Legal © Zeroa Multimedia www.deia.com www.noticiasdegipuzkoa.com Visite también www.noticiasdealava.com internet@noticiasdenavarra.com Dispositivos Concursos Trabajos de impresión Mapa web Distribución Condiciones de uso Promociones Publicidad Auditada por Boletín Suscripci Altzutzate 8, Polígono Industrial Areta, Huarte-Pamplona Tel 948 33 25 33 Fax 948 33 25 18 Contacto " id="pdf-obj-1-4" src="pdf-obj-1-4.jpg">
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
Enviar Correo electrónico Recordarme la próxima vez Contraseña <a href=¿Olvidaste tu contraseña? " id="pdf-obj-1-31" src="pdf-obj-1-31.jpg">
Enviar Correo electrónico Recordarme la próxima vez Contraseña <a href=¿Olvidaste tu contraseña? " id="pdf-obj-1-36" src="pdf-obj-1-36.jpg">

Enviar

Correo electrónico

Recordarme la próxima vez

Contraseña

Enviar
Enviar

introduce tu comentario

55

66

  • l Diario de Noticias se reserva el derecho

el derecho al honor e intimidad de terceros,

acordes a la temática o que atenten contra

  • l No están permitidos los comentarios no

puedan resultar injuriosos, calumniadores,

infrinjan cualquier normativa o derecho de

  • l El usuario es el único responsable de

Número de caracteres (500/500)

sus comentarios.

Comentarios

a eliminarlos.

terceros.

Enviar Correo electrónico Recordarme la próxima vez Contraseña <a href=¿Olvidaste tu contraseña? Enviar introduce tu comentario 5 5 6 6 Diario de Noticias se reserva el derecho el derecho al honor e intimidad de terceros, acordes a la temática o que atenten contra No están permitidos los comentarios no puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de El usuario es el único responsable de Editar mi perfil | Desconectar Número de caracteres (500/500) Soy usuario registrado Condiciones de uso Introduce tus dat o s. sus comentarios. Comentarios a eliminarlos. terceros. Eres " id="pdf-obj-1-104" src="pdf-obj-1-104.jpg">

Pero claro, los imperios son como son, por eso son imperios.

Carlos Aitor Yuste Arija

Cargando comentarios ...

Haz tu comentario

Historiador

1 Recomendar comentarios tweet votos
1
Recomendar
comentarios
tweet
votos
publicidad publicidad Enviar Correo electrónico Recordarme la próxima vez Contraseña <a href=¿Olvidaste tu contraseña? Enviar introduce tu comentario 5 5 6 6 Diario de Noticias se reserva el derecho el derecho al honor e intimidad de terceros, acordes a la temática o que atenten contra No están permitidos los comentarios no puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de El usuario es el único responsable de Editar mi perfil | Desconectar Número de caracteres (500/500) Soy usuario registrado Condiciones de uso Introduce tus dat o s. sus comentarios. Comentarios a eliminarlos. terceros. Eres Pero claro, los imperios son como son, por eso son imperios. Carlos Aitor Yuste Arija Cargando comentarios ... Haz tu comentario Historiador 1 Recomendar comentarios tweet votos Empresa editora Suscríbete Aviso Legal © Zeroa Multimedia www.deia.com www.noticiasdegipuzkoa.com Visite también www.noticiasdealava.com internet@noticiasdenavarra.com Dispositivos Concursos Trabajos de impresión Mapa web Distribución Condiciones de uso Promociones Publicidad Auditada por Boletín Suscripci Altzutzate 8, Polígono Industrial Areta, Huarte-Pamplona Tel 948 33 25 33 Fax 948 33 25 18 Contacto " id="pdf-obj-1-118" src="pdf-obj-1-118.jpg">
Empresa editora Suscríbete Aviso Legal © Zeroa Multimedia www.deia.com www.noticiasdegipuzkoa.com Visite también www.noticiasdealava.com internet@noticiasdenavarra.com Dispositivos Concursos
Empresa editora
Suscríbete
Aviso Legal
© Zeroa Multimedia
www.deia.com
www.noticiasdegipuzkoa.com
Visite también www.noticiasdealava.com
internet@noticiasdenavarra.com
Dispositivos
Concursos
Trabajos de impresión
Mapa web
Distribución
Condiciones de uso
Promociones
Publicidad
Auditada por
Boletín
Suscripci
Altzutzate 8, Polígono Industrial Areta, Huarte-Pamplona Tel 948 33 25 33 Fax 948 33 25 18
Contacto