Está en la página 1de 6

1

Antes casi todo se haca en casa. Me refiero a cuando mis abuelos eran tan jvenes como t. Cada familia se haca su pan, sembraba sus patatas, fabricaba su ropa. ;Y hasta se construian ellos mismos sus casas! Entonces lleg el Progreso. El Progreso es una cosa que tiene muchas profesiones y mquinas. Y cuando hay Progreso, el pan slo lo hacen los panaderos, las patatas slo las siembran los agricultores, la ropa slo la hacen las fbricas y las casas slo las pueden levantar las, gras. El Progreso necesita tambin muchas mquinas. Cada vez ms mquinas. Todo tipo de mquinas. Mquinas de coser la ropa, mquinas de hacer pan, mquinas de construir gras... Un da que no tena nada que hacer me puse a pensar en todo esto. En que cada vez hay ms mquinas que saben hacer cada vez ms cosas. Y cosas cada vez ms difciles. Fjate en las calculadoras: hacen operaciones dificilsimas y ni siquiera tienen que contar con los dedos, como yo.

Total, que empec a imaginarme mquinas nuevas Mquinas que an no estn inventadas, pero, a lo 3

mejor, cualquier da va y las inventa alguien. Imagin una mquina para dar la merienda por la tarde. Una mquina de hacer rer para que descansen los payasos. Una mquina que jugara con tus juguetes,. para que t pudieras jugar a otra cosa. O una mquina que fuera capaz de fabricar mams Te imaginas una enorme fbrica donde se hicieran mams como si fueran coches? Mams de las de 4 verdad, no de juguete. Nos gustaran esas mams fabricadas y compradas?

DON CARLOS GUSTAVO (O SEA, CARLITOS) CARLITOS vive en una casa inmensa. Bueno, ms que una casa, parece un palacio. Tiene ochenta habitaciones y catorce baos. l, para divertirse, usa un bao cada da. Alrededor de la casa hay un jardn tan grande como un bosque. Cada vez que juega al escondite con algn criado, si Carlitos quisiera no sera descubierto ni en un ao. Lo que pasa es que estar oculto un ao, o tan solo un mes, es una cosa terriblemente aburrida. Dentro de la casa nunca hay menos de cuarenta criados. Y todos estn a las rdenes de Carlitos. O sea, que cuando l dice; Quiero una chocolatina! Hala!, se presentan cuarenta criados llevando cada uno una bandeja de plata. Y en la bandeja, un montn de chocolatinas de todos los sabores, colores y tamaos. Qu chocolatina desea don Carlos Gustavo? preguntan los criados con mucha reverencia. Y don Carlos Gustavo, o sea Carlif os, en vez de alegrarse y elegir las chocolatinas que prefiera, va y pone cara de berrinche. un lo! protesta . Si pido una chocolatina, por qu tenis que traerme mil quinientas? 5