Está en la página 1de 2

ARQUITECTURA VERNÁCULA

En términos generales, el término "arquitectura


vernácula" se refiere a estructuras realizadas por
constructores empíricos, sin formación profesional
como arquitectos. Es la manera más tradicional y
difundida de construir (fig.1). Sin embargo, a
pesar de ser tradicional, en su capacidad de
ofrecer alternativas para prácticas convencionales
de la arquitectura responsables por la actual crisis
Un paisaje clásico de construcciones vernáculas: Papúa Nueva Guinea. energética, puede considerarse al nivel de las
tecnologías de vanguardia. De hecho, y de
acuerdo con un estimado de 1991, la industria de la construcción (montaje y operación) consume la mitad de la
energía producida en el mundo (Housing Research Center, 1992). Los arquitectos, actores clave detrás del
sobreconsumo energético, están explorando formas de reducirlo a través del diseño sustentable. En ésa exploración,
resulta estratégico mirar a la tradición constructiva vernácula, pues por cientos de años los constructores tradicionales
se las han ingeniado para construir usando tan sólo un pequeño porcentaje de los recursos disponibles (fig.2).

El concepto arquitectura vernácula no es totalmente revolucionario, así la expresión y otras con las que élla se asocia
puedan sonar novedosas. En efecto, arquitectura primitiva, arquitectura indígena, arquitectura anónima, arquitectura
folk, popular, rural o tradicional, arquitectura sin arquitectos, e incluso arquitectura "sin pedigree," son expresiones
que hacen que la idea de la arquitectura vernácula parezca exclusiva del reino de lo exótico y lo distante. Sin
embargo, la mayoría de nosotros fuimos probablemente criados en construcciones vernáculas, pues se estima que al
menos un 90 por ciento de la arquitectura del mundo es vernácula, mientras sólo de un cinco a un diez por ciento de
lo construido ha sido diseñado por arquitectos (Rapoport 1969, 2; Centre n.d., 1). La denominación vernácula, pues,
no sólo aplica a sociedades del pasado, o nó occidentales, o rurales. De hecho, existe un muy importante campo de
estudio llamado “American vernacular” ("El vernacular americano"), que analiza y clasifica edificaciones urbanas, sub-
urbanas y rurales de los Estados Unidos (fig.3).

Aunque el interés en la arquitectura vernácula ha


crecido en épocas recientes, este ha sido en realidad
latente por muchos años, desde al menos 1839, cuando
la expresión fue usada por primera vez en Inglaterra.
Tras éllo, y por más de un siglo, este tipo de
construcción fue más motivo de curiosidad etnográfica
que de interés arquitectónico (fig.4). Los viajeros en el
siglo XIX solían publicar historias de lugares exóticos
Fig. 1. Kouta'uya, Fig. 2. Eficiencia Fig. 3. El que visitaban, incluyendo descripciones de las
jefe y constructor energética en vernacular edificaciones típicas. Algunos de los primeros
tradicional. tipologías americano: etnógrafos, para finales de ése siglo, intentaban probar
vernáculas. Arquitectura que estas edificaciones eran en realidad la evidencia
Victoriana. física de la inferioridad mental de sus constructores (fig.
5). Los arquitectos empezaron a interesarse en
incorporar la construcción vernácula a la teoría de la
gran arquitectura hacia los 1950s. En 1964, una
influyente exposición de edificaciones tradicionales en
el Museo de Arte Moderno de Nueva York propuso
elevarlas a la categoría de bellas artes. Para finales de
los 1960s, sin embargo, los estudios empezaron a
concentrarse menos en la belleza de las tipologías
vernáculas y más en el contexto social, tecnológico y
Fig. 4. Lo poético Fig. 5. Un Fig. 6.
ambiental en el que estas eran producidas. En 1976, el
del vernacular. estereotipo muy Aprendiendo con
Consejo Internacional de Monumentos y Sitios
popular. constructores
(ICOMOS) formó un comité especial para promover la
tradicionales.
cooperación internacional en la identificación, estudio y
protección de la arquitectura vernácula. El creciente
interés en el tema alcanzó un punto culminante en 1997, con la publicación, bajo la dirección del folclorista británico
Paul Oliver, de la “Encyclopedia of Vernacular Architecture of the World” ("Enciclopedia de Arquitectura Vernácula del
Mundo," sin versión en Español), hasta ahora el trabajo de referencia más importante editado sobre este tópico, con
entradas escritas por 800 profesionales de los cinco continentes.

Hoy por hoy, las tecnologías vernáculas re-emergen como parte del repertorio de alternativas disponibles para
enfrentar los actuales problemas ambientales. En la práctica constructiva del día a día, los constructores tradicionales
conocen, a menudo mejor que los propios arquitectos, cómo adaptarse a condiciones ambientales cambiantes (fig. 6).
Esto se debe en parte a que éllos pueden asumir el riesgo de experimentar alternativas que ofrecen resultados
inciertos, sin temor de perder prestigio profesional, y/o contratos, si las alternativas fallaren. En este laboratorio
permanente e informal de tanteo y error, las soluciones exitosas se convierten en ejemplos a seguir en la práctica
formal de la arquitectura.

Uno de muchos buenos ejemplos de cómo la arquitectura vernácula ofrece


soluciones viables al mundo de la práctica convencional es el de aquéllas
escuelas rurales de estética moderna construidas en zonas tropicales—
notoriamente en asentamientos indígenas—desde los 1940s (fig. 7). Los
planos para estas escuelas venían normalmente de manos de arquitectos
educados, residenciados y contratados en medios urbanos, con
relativamente poco conocimiento del medio en el que sus proyectos se
habían de construir. Los diseños obedecían a la idea convencional de que
Fig. 7. Una Fig. 8. Y sus sólo materiales pesados debían ser usados por durabilidad. Algunos de los
tipología muy problemas. materiales predilectos eran el concreto y el asbesto. En parte debido a esta
popular... selección, la temperatura al interior de las edificaciones resultaba más alta
de lo normal, y esto hacía difícil para los estudiantes el concentrarse en sus
clases. Sumada a esto, la humedad del ambiente rápidamente degradaba los materiales, que usualmente responden
bien en el ambiente urbano en el que las escuelas habían sido diseñadas (fig. 8). Como resultado, muchos de estos
edificios terminaban por ser abandonados al cabo de unos pocos años. Hoy en día existe la tendencia a implementar
soluciones tecnológicas propias de la arquitectura vernácula en la construcción de escuelas y otras obras de
infraestructura pública en estas zonas. Las tipologías vernáculas usan a menudo alternativas de ventilación basadas
en elementos tan simples como la proporción, las dimensiones y la forma; en otras palabras, basadas
fundamentalmente en diseño. Adicionalmente, a despecho de ser en apariencia frágiles, los materiales locales como
los bambúes son más tolerantes a la humedad del ambiente que materiales introducidos como el concreto.

Uno de los beneficios de implementar estas alternativas es económico, en tanto éllas ofrecen un ahorro inmediato en
los rubros de reparación y consumo energético en la obra construida. Con los precios de la energía en una sostenida
tendencia al alza, y la economía global consecuentemente afectada por éllo, constructores y clientes están ahora
pensando decididamente en estrategias de construcción que hagan un uso racional de los recursos. En un momento
en que las condiciones socio-ambientales demandan alternativas, el de la construcción vernácula se convierte,
consecuentemente, en un concepto fundamental en la teoría y la práctica de la arquitectura.

Referencias

Centre for Vernacular Architecture Studies. International Studies in Vernacular Architecture (Estudios Internacionales
en Arquitectura Vernácula). Folleto. Oxford: Oxford Brookes University, n.d.
Rapoport, Amos. House Form and Culture (Morfología de Vivienda y Cultura). Englewood Cliffs, N.J.: Prentice-Hall,
1969.
The Pennsylvania Housing Research Center. HRC News [online]. Philadelphia: Penn State University, 1992 [cited 19
February 1992].
Available from World Wide Web: <http://www.engr.psu.edu/phrc/Newsletter-Summer1992.pdf>.