Está en la página 1de 52

UNIVERSIDAD NACIONAL DE ROSARIO

FACULTAD DE HUMANIDADES Y ARTES


ESCUELA DE HISTORIA
CÁTEDRA DE HISTORIA DE ASIA Y ÁFRICA II
REPERTORIO DE FUENTES CHINAS
Carta del Emperador Quian Long al rey Jorge III
Chinese Cultural Studies, Traducción: Luis César Bou

Nota del traductor: Quian Long (1735-1795) gobernó China durante gran parte del
siglo XVIII, el último período en que el Imperio Chino fue lo suficientemente fuerte como
para resistir e incluso desdeñar la influencia externa. Esta es la carta que él envió en
respuesta a un pedido de Jorge III de Inglaterra (1760-1820) en el sentido de establecer
relaciones diplomáticas y comerciales.

Usted, Rey, vive más allá de los confines de muchos mares, sin embargo, impulsado por
su humilde deseo de participar de los beneficios de nuestra civilización, ha despachado una
misión para que respetuosamente trajera su memorial. Su enviado ha cruzado los mares y
presentado sus respetos en mi corte en el aniversario de mi nacimiento. Para mostrar vuestra
devoción, también me ha traído ofrendas de productos de vuestro país.
He leído con cuidado vuestro memorial: En los términos en que está elaborado revela
una respetable humildad de vuestra parte, que es altamente digna de alabanza. En
consideración a que vuestro embajador y su delegación hicieron un largo camino para traer
vuestro memorial y tributo, les he mostrado una alta consideración y los he introducido a mi
presencia. Para manifestar mi indulgencia, los he agasajado con un banquete y les he hecho
numerosos regalos. Les he dado también presentes para ser entregados al Comandante Naval
y a seiscientos de sus hombres y oficiales, a pesar de que ellos no vinieron hasta Pekín, así
ellos también pueden apreciar que mi bondad llega a todas partes.
En cuanto a vuestra súplica de enviar a uno de vuestros nacionales para ser acreditado
en mi Corte Celeste y tener el control del comercio de vuestro país con China, este pedido es
contrario a todas las costumbres de mi dinastía y no hay posibilidad de concederlo. Es verdad
que a algunos europeos, al servicio de la Dinastía, les ha sido permitido vivir en Pekín, pero
ellos están obligados a adoptar vestimentas chinas, están confinados en sus propios precintos
y no les está permitido regresar a sus hogares. Presumiblemente está usted familiarizado con
nuestras reglamentaciones dinásticas. Vuestro supuesto enviado a mi Corte no podría estar en
una posición similar a la de los funcionarios europeos empleados en Pekín, que tienen
prohibido dejar China, ni tendrían, por otra parte, permitida la libertad de movimientos y el
privilegio de mantener correspondencia con su propio país; por lo tanto no ganaría usted nada
con su residencia en nuestro medio.
Por otra parte, nuestra Dinastía Celeste posee vastos territorios, y las misiones de tributo
desde sus dependencias son previstas por el Departamento de Estados Tributarios, que atiende

1
sus pedidos y ejerce un control estricto sobre sus movimientos. Sería imposible dejarlas a su
propio arbitrio. Suponiendo que vuestro enviado viniera a nuestra Corte, su lenguaje y
vestimenta diferiría de la de nuestro pueblo, y no habría lugar en el que recibirlo. Se podría
sugerir que él puede imitar a los europeos que residen permanentemente en Pekín y adoptar
las vestimentas y costumbres de China, pero no ha sido nunca el deseo de nuestra Dinastía
forzar a la gente a hacer cosas inconvenientes y desusadas. Además, suponiendo que yo
enviara a un embajador a residir en vuestro país ¿Cómo podría usted hacer posible para él los
arreglos requeridos? Europa consiste de muchas otras naciones además de la vuestra: Si cada
una de ellas demandara ser representada en nuestra Corte ¿Cómo nos sería posible consentir?
La cuestión es completamente impracticable ¿Cómo podría nuestra Dinastía alterar su entero
proceder y sistema de etiqueta, establecido desde hace más de un siglo, en orden a coincidir
con vuestras opiniones individuales? Si se dijera que vuestro objetivo es ejercer control sobre
el comercio de vuestro país, vuestros connacionales han tenido entera libertada para comerciar
en Cantón desde hace muchos años, y han recibido la mayor consideración de nuestra parte.
Portugal e Italia han enviado misiones con demandas similares. El Trono apreció su
sinceridad y las colmó de favores, además de autorizar medidas para facilitar su comercio con
China. No debe dudar acerca de ello: Cuando mi mercader de Cantón, Wu Chaopiung, estuvo
en deuda con los barcos del extranjero, yo hice que el Hoppo [N. del T: funcionario chino a
cargo del comercio en Cantón] adelantara el dinero comprometido, recurriendo al tesoro
provincial, y le ordené que castigara severamente al culpable. ¿Por qué entonces las naciones
extranjeras habrían de proponer el pedido completamente irracional de estar representadas en
mi Corte? Pekín está a una distancia de dos mil millas de Cantón, y a tal distancia ¿Qué
control podría ejercer cualquier representante británico?
Usted sostiene su que su reverencia por nuestra Celeste Dinastía lo llena de deseo de
adquirir nuestra civilización, pero nuestras ceremonias y código legal difieren tan
completamente de los vuestros que, aún si vuestro enviado fuera apto para adquirir los
rudimentos de nuestra civilización, no podría usted trasplantar nuestras maneras y costumbres
a vuestro suelo extranjero. Por lo tanto, aún cuando viniera vuestro enviado, nada se ganaría
con ello.
Conociendo el vasto mundo, yo tengo solamente un objetivo específico en vista:
mantener un gobierno perfecto y cumplir las tareas del estado. Los objetos extraños y costosos
no me interesan. Si he ordenado que se acepte el tributo enviado por usted, Rey, fue solamente
en consideración al espíritu que lo incitó a despacharlo desde tan lejos. La majestuosa virtud
de nuestra dinastía ha penetrado en todos los países bajo el Cielo, y los reyes de todas las
naciones han ofrendado sus valiosos tributos transportándolos por tierra y por mar. Como
vuestro embajador puede apreciar por sí mismo, nosotros poseemos de todo. Yo no doy valor
a los objetos extraños o ingeniosos, y no tengo uso para los productos de vuestro país. Esta es
entonces mi respuesta a vuestro pedido de instalar un representante en mi Corte, pedido
contrario a nuestras costumbres dinásticas, que únicamente puede resultar en inconvenientes
para usted. He expuesto mis opiniones en detalle y ordenado a vuestra embajada de tributo
partir en paz de regreso a su país. Si desea, Rey, respetar mis sentimientos y exhibir aún
mayor devoción y lealtad en el futuro, hágalo por medio de una sumisión perpetua a nuestro
Trono, de allí en más podrá asegurar paz y prosperidad a su país. Además de darles regalos a
cada miembro de vuestra misión (de los cuales le adjunto un inventario) le confiero a usted,
Rey, presentes valiosos en un número que excede el usualmente concedido en tales ocasiones,
incluyendo sedas y una larga lista de curiosidades. Reciba estos presentes reverentemente y
tome nota de mi benigna bondad hacia usted. Un especial mandato.

2
Nota del traductor: El emperador chino no enviaba mensajes sino mandatos a los reyes
que consideraba sus tributarios. En el mandato reservado que sigue a la carta, y al que el
embajador británico no tenía acceso, se abunda en detalles sobre la embajada, sus
propuestas y las razones para declinarlas

Usted, Rey, desde la lejanía ha anhelado las bendiciones de nuestra civilización, y en el


por ser tocado por nuestra influencia transformadora ha enviado una embajada a través del
mar trayendo un memorial. He tomado nota de vuestro respetable espíritu de sumisión, he
tratado a vuestra misión con extremo favor y la he colmado de regalos, además de darle un
mandato para usted, Rey, y honrarlo con el otorgamiento de valiosos presentes. Así se ha
manifestado mi indulgencia.
Ayer vuestro embajador peticionó a mis ministros el recordarme cuidar el comercio
entre Inglaterra y China, pero su propuesta no es consistente con nuestras costumbres
dinásticas y no puede ser concedida. Hasta ahora, todas las naciones europeas, incluyendo a
los mercaderes bárbaros de vuestro propio país, han llevado adelante en Cantón su comercio
con nuestro Imperio Celeste. Tal ha sido el procedimiento por muchos años, si bien nuestro
Imperio Celeste posee todas las cosas en prolífica abundancia y no carece de ningún producto
dentro de sus fronteras. No hay, por lo tanto, necesidad de importar manufacturas de los
bárbaros del exterior a cambio de nuestra propia producción. Pero como el té, la seda y la
porcelana que produce el Imperio Celeste son absolutamente necesarios para las naciones
europeas y para la vuestra propia, hemos permitido, como una señalada muestra de favor, que
hongs [N. del T. firmas comerciales] extranjeras se establecieran en Cantón, de manera que
vuestros pedidos puedan ser satisfechos y así vuestro país participar de nuestra caridad. Pero
vuestro embajador ahora ha transmitido nuevos requerimientos que fallan completamente en
el reconocer el principio del Trono de “tratar a los extranjeros con indulgencia”, y ejercer un
control pacífico sobre las tribus bárbaras exteriores. Por otra parte, nuestra Dinastía, teniendo
en cuenta la gran cantidad de razas que hay sobre la tierra, extiende la misma benevolencia
sobre todas. Vuestra Inglaterra no es la única nación comerciando en Cantón. Si otras
naciones, siguiendo vuestro mal ejemplo, erróneamente importunaran mis oídos con ulteriores
pedidos imposibles ¿Cómo sería posible para mí tratarlas con indulgencia? No obstante, no
olvido la remota soledad de vuestra isla, separada del mundo por inmensos mares, ni descuido
vuestra excusable ignorancia de las costumbres de nuestro Imperio Celeste.
Consecuentemente, he ordenado a mis ministros instruir a vuestro embajador en la materia, y
he ordenado la partida de la misión. Pero tengo dudas de que, luego del retorno de vuestro
enviado, él pueda fracasar en transmitirle mi opinión en detalle o que él pueda carecer de
lucidez, de manera que ahora procederé a emitir mi mandato sobre cada cuestión
separadamente. De esta manera, confío, usted comprenderá mi intención.
1) Usted pide por una pequeña isla cerca de Chusan, donde vuestros comerciantes
puedan residir y los bienes ser almacenados, proviniendo esto de vuestro deseo de desarrollar
el comercio. Como no hay hongs extranjeros en o cerca de Chusan, donde ninguno de
vuestros navíos nunca ha tocado puerto, tal isla sería útil solamente a vuestros propósitos
Cada pequeña fracción del territorio de nuestro Imperio está marcada en el mapa y se ejerce
una vigilancia estricta sobre todo él. Cada pequeño islote y banco de arena está claramente
definido como parte de las provincias a las que pertenecen. Considere, además, que Inglaterra

3
no es la única tierra bárbara que quiere establecer comercio con nuestro Imperio: Suponiendo
que otras naciones imitaran vuestro mal ejemplo y me suplicaran darles a cada una un lugar
para propósitos comerciales ¿Cómo podría yo cumplir? Esto también es una infracción
flagrante de las costumbres del Imperio y no es posible que sea concedido.
2) El pedido siguiente, por un pequeño sitio en la vecindad de Cantón, donde vuestros
comerciantes bárbaros se podrían albergar o, alternativamente, que no haya más restricciones
a sus movimientos en Amoen, surge de las siguientes causas. Hasta ahora los comerciantes
bárbaros de Europa han tenido asignada una localización en Amoen para residencia y
comercio, y han tenido prohibido salir una pulgada fuera de los límites asignados para tal
localización. Si estas restricciones fueran retiradas podrían ocurrir inevitables fricciones entre
los chinos y vuestros sujetos bárbaros, y las consecuencias podrían ir en contra de la
consideración benevolente que siento por usted. Desde todo punto de vista, entonces, es mejor
que las regulaciones ahora en vigencia continúen sin cambiarse.
3) En cuanto al culto de vuestra nación por el Señor del Cielo, es la misma religión que
la de otras naciones europeas. Desde el principio de la historia, sabios emperadores y grandes
gobernantes, han implantado en China un sistema moral e inculcado un código que ha sido
observado rigurosamente desde tiempos inmemoriales por los muchos millones de mis
súbditos. No ha habido seguidores de doctrinas heterodoxas. Incluso los funcionarios
europeos en mi capital tienen prohibido tener relaciones con súbditos chinos; están
restringidos dentro de los límites de las residencias que se les han establecido, y no pueden ir
por cualquier parte propagando su religión. La distinción entre chinos y bárbaros es muy
estricta, y el pedido de vuestro embajador de que se conceda a los bárbaros total libertad para
diseminar su religión es totalmente irrazonable.
Puede ser, Rey, que las propuestas antedichas hayan sido hechas erróneamente por
vuestro embajador bajo su propia responsabilidad; o que, por desgracia, usted mismo es
ignorante de nuestras regulaciones dinásticas y no tenía intención de transgredirlas
expresando esas ideas y pedidos salvajes... Si, después de recibir este explícito decreto, usted
presta oídos a las demandas de sus subordinados y permite a vuestros mercaderes bárbaros
llegar hasta Chekiang y Tientsín, con el objeto de desembarcar y comerciar allí, las
ordenanzas del Imperio Celeste son en extremo estrictas, y los funcionarios locales, tanto
civiles como militares, están prestos para obedecer reverentemente las leyes. Desde el
momento en que vuestros barcos toquen la costa, vuestros comerciantes pueden estar seguros
de que nunca les será permitido desembarcar o residir allí, sino que serán objeto de una
expulsión inmediata. En tal caso vuestros mercaderes bárbaros habrán hecho un largo viaje
para nada.

Lin Zexu: Carta de advertencia a la reina Victoria


Chinese Cultural Studies, traducción: Luis César Bou
Nota del traductor: Lin Zexu era el Comisionado imperial que tenía el mandato de
terminar con el tráfico de opio que llevaban adelante los mercaderes europeos en Cantón.
Envía esta carta a la reina Victoria en 1939, antes que comenzaran las hostilidades que se
conocieron como Primera Guerra del Opio.

4
Una comunicación: Magníficamente nuestro gran Emperador pacifica y tranquiliza a
China y a los países extranjeros, cuidándolos a todos con la misma benevolencia. Si hay
ganancias, entonces él las comparte con los pueblos del mundo; si hay perjuicios, él los
elimina en beneficio del mundo. Esto es porque toma al espíritu del Cielo y de la Tierra como
su propio espíritu.
Los reyes de vuestro honorable país, por una tradición transmitida de generación en
generación, se han destacado siempre por su cortesía y sumisión. Nosotros hemos leído
vuestros sucesivos memoriales tributarios diciendo que “En general, nuestros compatriotas
que van a comerciar a China han siempre recibido de Su Majestad el Emperador un
tratamiento gracioso y una justicia imparcial”, y es así. Privadamente, nos hemos deleitado
con el modo en que vuestros honorables gobernantes comprenden profundamente nuestros
grandes principios y están agradecidos por la Gracia Celeste. Por esta razón la Corte Celeste,
cuidando a aquellos que vienen de lejos, ha redoblado sus tratamientos corteses y benévolos.
La ganancia del comercio ha sido disfrutada por vosotros desde hace doscientos años. Esta es
la causa por la que vuestro país ha sido conocido por sus riquezas.
Pero, después de un largo período de intercambio comercial, aparecieron entre la
multitud de los bárbaros tanto personas buenas como malas. Consecuentemente, hay aquellos
que contrabandean opio para seducir al pueblo chino y así causar la difusión del veneno a
todas las provincias. Tales personas, que solo se preocupan por obtener ganancias, y
descuidan los perjuicios que causan a otros, no son tolerados por las leyes del Cielo y son
unánimemente odiados por los seres humanos. Su Majestad el Emperador, habiéndose
enterado de esto, está furioso. Me ha enviado especialmente a Kuangtung, como su
Comisionado junto al Gobernador General y Gobernador Adjunto para investigar y arreglar
esta cuestión.
En China, todas aquellas personas que vendan o fumen opio recibirán la pena de muerte.
Hemos señalado el crimen de aquellos bárbaros que a través de los años han estado vendiendo
opio. El profundo daño que han provocado y las grandes riquezas que han acumulado
justificarán su ejecución de acuerdo a la ley. Sin embargo, hemos tomado en consideración el
hecho de que muchos bárbaros, al tener noticia de esto, han intentado no repetir sus crímenes
y retornar a su lealtad hacia nosotros, tomando de sus almacenes 20.183 cajas de opio y
pidiéndonos, a través del oficial consular Elliot, que las recibiéramos. Han sido enteramente
destruidas y esto ha sido puntualmente reportado al Trono en varios memoriales por este
comisionado y sus colegas.
Afortunadamente hemos recibido un favor especialmente extenso de Su Majestad el
Emperador, que considera que para aquellos que se rindan voluntariamente hay algunas
circunstancias para aliviar su crimen y, por lo tanto, magnánimamente les ha perdonado el
castigo. Pero para aquellos que de nuevo violan la prohibición del opio, es dificultoso para la
ley perdonarlos repetidamente. Habiendo establecido nuevas regulaciones, presumimos que el
gobernante de vuestro honorable país, que se deleita en nuestra cultura y cuya disposición se
inclina hacia nosotros, debe ser capaz de instruir a los muchos bárbaros para observar con
cuidado la ley. Solo es necesario explicarles las ventajas y desventajas y luego ellos sabrán
que el código legal de la Corte Celeste debe ser obedecido con temor y absolutamente.
Vuestro país está a 60 o 70 mil li (tres li hacen una milla) de China. No obstante, hay
barcos bárbaros que se esfuerzan para venir aquí a comerciar con el propósito de hacer
grandes ganancias. La riqueza de China es usada como ganancia por los bárbaros. Se dice que
la gran ganancia hecha por ellos deriva toda ella de la correcta participación china. ¿Con qué
derecho ellos a cambio usan una droga venenosa para perjudicar al pueblo chino? Déjennos

5
preguntar: ¿Dónde está vuestra conciencia? He oído decir que el fumar opio está estrictamente
prohibido en vuestro país; esto ocurre porque es claramente entendido el daño que el opio
causa. Desde que no está permitido hacer daño a vuestro propio país, entonces todavía menos
deberían ustedes dejar que se perjudique a otros países. ¡Tanto menos a China! De todo lo que
China exporta hacia países extranjeros, no hay una sola cosa que no sea benéfica para el
pueblo: Son benéficas cuando se comen, cuando se usan o cuando se revenden: Todas son
benéficas. ¿Hay un solo artículo proveniente de China que haya hecho algún daño en países
extranjeros? Tomen como ejemplo el té y el ruibarbo, los países extranjeros no podrían estar
un solo día sin ellos. Si china cortara estos productos sin preocuparse por aquellos que habrían
de sufrir ¿qué podrían los bárbaros poner en su lugar para mantenerse vivos? Además, los
productos textiles de los países extranjeros no podrían ser tejidos si no obtuvieran la seda
china. Nuevamente, si China cortara estas exportaciones benéficas ¿qué ganancia podrían
esperar hacer los bárbaros? Por lo que se refiere a otros productos comestibles, comenzando
con dulces, jengibre, cinamomo y cosas por el estilo, y artículos para el uso como seda, satén,
porcelana, etc., las cosas que pueden ser obtenidas por los países extranjeros son
innumerables. Por la otra parte, los artículos que llegan a China desde el extranjero pueden ser
utilizados únicamente como juguetes. Podemos tenerlos o prescindir de ellos. Desde el
momento que no son necesarios para China ¿qué dificultad podríamos tener si cerramos
nuestras fronteras e interrumpimos el comercio? Sin embargo, nuestra Corte Celeste deja que
el té, seda y otros bienes sean embarcados sin límite y circulen por todas partes sin avaricia.
Esto es por ninguna otra razón que la de compartir el beneficio con los pueblos del mundo
entero. Los bienes exportados de China por vuestro país no solo abastecen vuestro propio uso
y consumo, sino que también son fraccionados y vendidos en otros países, produciendo una
triple ganancia. Aún si ustedes no vendieran opio, tendrían esta triple ganancia. ¿Cómo
pueden ustedes llegar a vender productos dañinos si no es por un deseo insaciable?
Supongamos que hubiera un pueblo de otro país que llevara opio para venderlo en
Inglaterra y sedujera a vuestro pueblo para comprarlo y fumarlo. Seguramente vuestro
honorable gobernante aborrecería profundamente esto. Hemos oído que vuestro honorable
gobernante es bueno y benevolente. Naturalmente ustedes no pueden desear dar a otros lo que
no quieren para sí mismos. También hemos oído que los barcos que vienen a Cantón tienen
reglamentos promulgados y establecidos por los que no les está permitido transportar bienes
de contrabando. Esto indica que las órdenes administrativas de vuestro honorable gobierno
han sido originariamente estrictas y claras. Solo porque los barcos comerciales son muy
numerosos quizá no han sido examinados con cuidado. Ahora, luego de que esta
comunicación ha sido despachada y usted ha entendido claramente lo estricto de las leyes
prohibitivas de la Corte Celeste, ciertamente no dejará a sus súbditos violar la ley
nuevamente.
Hemos sabido además que en Londres, capital de vuestro honorable gobierno, y en
Escocia, Irlanda y otros lugares, originariamente no se había producido opio. Solo en algunos
lugares de la India bajo vuestro control como Bengala, Madrás, Bombay, Patna, Benarés y
Malwa ha sido sembrado opio de colina a colina, y han sido abierto lugares para su
manufactura. Por meses y años ha continuado el trabajo en orden a acumular el veneno. El
detestable olor asciende irritando al cielo y espantando los espíritus. Realmente usted puede
erradicar las plantas de opio de estos lugares y de todos los campos, y sembrar los cinco
cereales (cebada, trigo, arroz, etc.) Cualquiera que se atreva a plantar y manufacturar opio
nuevamente debe ser castigado severamente. Esta sería una política de gobierno grande y
benevolente que acrecentaría el bien común y alejaría el mal. Para esto, el Cielo lo apoyaría y
los espíritus le darían buena fortuna, prolongando vuestra vejez y extendiendo vuestra
descendencia. Todo depende de este acto.

6
Por lo que se refiere a los mercaderes bárbaros que vienen a China, reciben su comida,
bebida y habitación por el gracioso favor de nuestra Corte Celeste. Ellos acumulan riqueza y
beneficios otorgados con placer por nuestra Corte Celeste. Ellos pasan más tiempo en Cantón
que en su propio país. Recopilar claramente las penalidades legales como ayuda para la
instrucción ha sido un principio válido en todas las épocas. Suponga a un hombre de otro país
que llega a Inglaterra a comerciar, él tiene que obedecer las leyes inglesas. Tanto más debe
obedecer en China las leyes de la Dinastía Celeste.
Ahora hemos establecido regulaciones gobernando al pueblo chino. Aquel que venda
opio recibirá la pena de muerte. Ahora considere esto: si los bárbaros nos traen opio ¿cómo
podrían los chinos no venderlo o fumarlo? El hecho es que los bárbaros perversos han puesto
a los chinos en una trampa mortal. ¿Cómo podemos garantizar la vida a estos bárbaros? Aquel
que toma la vida de una persona debe responder con su vida por esto. ¿El daño producido por
el opio puede limitarse a una sola parte? Sin embargo, en las nuevas reglamentaciones, en
resguardo de aquellos bárbaros que traen opio a China, la pena está fijada en decapitación o
estrangulamiento. Esto es lo que se llama desembarazarse de algo dañino en favor de la
humanidad.
Sin embargo, nos hemos enterado de que a mediados del segundo mes de este año (abril)
el cónsul Eliott de vuestra nación, fue muy severo y firme respecto a la ley sobre la
prohibición del opio, peticionando una extensión del límite de tiempo. Él requirió una
extensión por cinco meses para la India y sus territorios y puertos adyacentes, y de diez meses
para la propia Inglaterra, después de lo cual podrían actuar en conformidad con las nuevas
reglamentaciones. Nosotros, el comisionado y otros funcionarios, hemos memorializado esta
cuestión y recibido la extraordinaria gracia de Su Majestad el Emperador, quien ha redoblado
su compasión y consideración. Todos aquellos que desde el año próximo (desde Inglaterra) o
seis meses (desde la India) traigan opio a China por error, pero que voluntariamente confiesen
y entreguen completamente todo su opio, serán exceptuados del castigo. Después de este
límite de tiempo, quienes todavía traigan opio a China, habrán cometido una abierta violación
y serán ejecutados de inmediato, de acuerdo a la ley sin absolutamente ningún tipo de
clemencia o perdón. A esto se le llamará la exaltación de la bondad y la perfección de la
justicia.
Nuestra Dinastía Celeste gobierna y supervisa una miríada de estados y seguramente
posee dignidad espiritual sin fin. Así, el Emperador no puede ordenar la ejecución de nadie sin
antes haber tratado de reformarlo por la educación. Por lo tanto, Él especialmente promulgó
estas reglamentaciones. A los mercaderes bárbaros de vuestro país, si quieren negociar por un
período prolongado, se les requiere obedecer nuestros estatutos con respeto u cortar
permanentemente el flujo de opio. No deben de ninguna manera tratar de probar con sus vidas
la efectividad de la ley. Puede usted tamizar los perversos de su pueblo antes de que vengan a
China, en orden a garantizar la paz de vuestra nación, mostrar en adelante la sinceridad de
vuestra política y conducir a ambos países a disfrutar juntos de la bendición de la paz. ¡Qué
afortunado!¡Verdaderamente qué afortunado! Después de recibir este despacho usted puede
darnos personalmente una respuesta indicando los detalles y circunstancias de vuestro corte
del tráfico de opio, asegúrese de hacerlo.
Lo precedente es lo que tenía que ser comunicado.

7
Dr. Sun Yatsen
LOS PRINCIPIOS DEL PUEBLO (SAN MIN)
Traducción y selección: Laura Luciani

Prefacio del autor escrito el 20 de febrero de 1925


Luego de los tres volúmenes de Mis planes para la Reconstrucción Nacional -
reconstrucción psicológica, reconstrucción material, reconstrucción social- me dediqué a
escribir la reconstrucción del Estado, para completar la serie. Este libro consta de tres
volúmenes que incluyen, el Principio del Nacionalismo, el Principio de la Democracia y el
Principio de Prosperidad, el Quinto Poder Constitucional, Gobierno Local, Gobierno Central,
política extranjera, Defensa Nacional junto con ocho partes.
La primera parte, el Principio del Nacionalismo, ya ha pedido prensa. Las otras dos
partes sobre democracia y prosperidad casi están completas, mientras las líneas generales y el
método de aproximación a los otros puntos ya ha sido delineado. Esperé por algún tiempo
disponible en el cual utilizar mi “pluma” y a que fuera más amplia mi investigación para
proceder con la escritura. Sólo cuando fue contemplada la consumación y publicación del
libro, Ch’en Ch’uing-Ming inesperadamente se amotinó en Kwan-yin sahn’, el 16 de junio de
1922. Mis notas y manuscritos que representan la labor de años y cientos de libros extranjeros
que había reunido como referente fueron totalmente destruidos por el fuego.
EL PRINCIPIO DEL NACIONALISMO
Primera Conferencia:
Caballeros, he venido aquí para hablarles de los principios de San Min. ¿qué son los
principios de San Min?. Son, por simple definición, los principios para la salvación de nuestro
pueblo. ¿Qué es un principio? Es una idea, una doctrina y un poder. Cuando un hombre
comienza el estudio desde el corazón del problema, generalmente, la idea se desarrolla
primero, cuando se vuelve más clara se origina una doctrina y de ella nace un poder. De este
modo un principio debe comenzar como una idea, la idea debe producir una doctrina y la
doctrina debe dar nacimiento al poder. ¿Por qué digo que los principios de San Min salvarán
nuestra nación? Porque elevarán a China a una posición igualitaria frente a otras naciones, en
asuntos internacionales, en su gobierno y en la vida económica; de esta manera ella puede
existir en el mundo permanentemente. Los principios de San Min son los principios para la
salvación de nuestra nación.
Pregunto, ¿China necesita salvación? Si tenemos doctrina en los principios de San Min
luego nuestra doctrina engendrará una fuerza que salvará a China. ¿Qué es el principio de
nacionalismo? Podría decir en forma resumida que el principio de nacionalismo es
equivalente a la “doctrina del estado”. El pueblo chino demostró una gran lealtad hacia la
familia y el clan, con el resultado de que en China ha habido unidad familiar y de clan pero no
un nacionalismo real. Los observadores extranjeros dicen que son como arena dispersa
simplemente porque ha demostrado lealtad a la familia y el clan pero no a la nación. No ha
habido nacionalismo. La familia y el clan han sido poderosas fuerzas unificadas una y otra
vez, los chinos se han sacrificado a si mismos, a sus familias, a su vida en defensa de su clan;
pero para la nación no ha habido una instancia de sacrificio del espíritu supremo. La unidad
del pueblo chino se ha detenido en el clan y no se extendió a la nación.

8
Mi declaración del principio de nacionalidad es equivalente a la doctrina del estado, es
aplicable en China como en occidente. Por esta razón en China desde la Dinastías Chin y Han
se han ido desarrollando un estado simple por fuera de una raza, mientras los países
extranjeros han desarrollado muchos estados dentro de una raza y han incluido muchas
nacionalidades dentro de un estado, Por ejemplo Inglaterra, ahora, el estado más poderoso del
mundo, sobre la fundación de la raza blanca incluyó negros, indios y otras razas, para formar
el Imperio Británico, por lo tanto, decir que la raza o la nación son el estado no es verdad para
Inglaterra. Todos sabemos que el origen de Inglaterra fue la raza anglosajona, pero esto no se
limitó a Inglaterra. Estados Unidos, también, tuvo una gran parte de tal origen. Entonces, en
cuanto a los otros países, podemos decir que la raza y el estado son idénticos, hay una línea
definida entre ellas. ¿Cómo distinguiremos claramente entre las dos clases de países?. El
método conveniente es usando un estudio de las fuerzas que cada uno moldeó. En términos
simples, la raza o la nacionalidad ha desarrollado una fuerza natural y directa. Para usar un
ejemplo de la historia política de China: los chinos dicen que el wang tao es el camino real o
el camino de la verdad, siguiendo a la naturaleza; en otras palabras la fuerza de la naturaleza
es el camino verdadero. El conjunto moldeado por el camino real es la raza, la nacionalidad.
La fuerza armada es el pa tao o el camino del poder. El grupo formado por el camino del
poder es el estado. Desde la antigüedad, ningún estado ha sido construido sin fuerza, pero el
desarrollo de la raza o de la nacionalidad es completamente diferente. Crece por naturaleza,
no en un modo de fuerza subjetiva. Por lo tanto, decimos, un conjunto unido y desarrollado en
el camino real, por fuerza de la naturaleza, es una raza; un conjunto unido y desarrollado por
el camino de la fuerza, por fuerzas humanas, es el estado. Esta es, por lo tanto, la diferencia
entre una raza o nacionalidad y un estado.
En lo que se refiere al origen de las razas, el hombre fue originalmente una especie
animal, está lejos de las aves y las bestias, es el “alma de la creación”. La tipología humana se
divide primero con las cinco razas principales blanca, negra, rojo, amarillo, cobrizo, más allá
de esta división tenemos las sub razas como las asiáticas -mongol, malaya, japonés, manchú,
china-. Las fuerzas que desarrollaron las razas fueron en general fuerzas naturales, pero
cuando se intenta analizar esta cuestión encontramos que es muy compleja. La mayor fuerza
es la de la sangre común. Los chinos pertenecen a la raza amarilla porque ellos vinieron del
linaje de la raza amarilla. La sangre de los ancestros es transmitida por herencia directa desde
la raza, haciendo del parentesco sanguíneo una fuerza poderosa.
La segunda gran fuerza es la subsistencia, cuando los medios usados para obtener
distintas formas de vida, las razas desarrollaron diferencias. Por ejemplo, los mongoles
soportaron una vida a agua y hierbas en forma continua, vivieron una vida nómade, vagando y
acampando para la búsqueda de hierbas y agua y por fuera de estos hábitos nomádicos
comunes, desarrollaron una raza, lo cual es importante para el ascenso repentino del poder
mongol.
La tercera gran fuerza es la formación de la raza en el lenguaje. Si las razas extranjeras
aprenden nuestro lenguaje será más fácil asimilarlos de nuestra parte y con el tiempo nuestra
raza, por otra parte si conociéramos el lenguaje de los países extranjeros, seríamos
rápidamente asimilados por los extranjeros. Si estos pueblos tienen la sangre y el lenguaje en
común, entonces, la asimilación es todavía más fácil. Por tanto el lenguaje es también una de
las grandes fuerzas para el desarrollo de la raza.
La cuarta fuerza es la religión. Los pueblos que adoran a los mismos dioses o a los
mismos ancestros, tendieron a formar una raza. La religión es además un poderoso factor en el
desarrollo de la raza.

9
La quinta fuerza son las costumbres y hábitos, si los pueblos tienen costumbres y
hábitos similares, podrán en su momento adherirse a formar una raza. Por lo tanto, cuando
descubrimos pueblos o linajes amalgamados y formando una raza homogénea debemos
atribuir estas cinco fuerzas - parentesco de sangre, lenguaje común, modo de subsistir,
religión común y costumbres- que no son producto de una ocupación militar sino de una
evolución natural. La comparación entre estas cinco fuerzas naturales y el poder armado no
ayuda para distinguir entre la raza o la nacionalidad y el estado.
Considerando las leyes de supervivencia de las razas antiguas y modernas, si deseamos
salvar a China y preservar a la raza, debemos ciertamente promover el nacionalismo. Para
hacer de estos principios la salvación de China primero debemos entenderlos claramente. La
raza china es de cuatrocientos millones de personas en total; en su mayor parte el pueblo
chino es de la raza Han o china, con sangre, lenguaje, religión y costumbres comunes- una
raza pura.
¿Cuál es la posición de nuestra nación en el mundo? En comparación con otras naciones
tenemos una gran población y una cultura antigua, de cuatro mil años de edad. Algo como
para adelantarnos en la línea a otras naciones de Europa y América. Pero el pueblo chino sólo
tiene grupos familiares y clanes, no hay un espíritu nacional. Consecuentemente, a pesar de
los cuatrocientos millones de personas reunidas en China, de hecho no somos más que arena
dispersa. Somos el estado más pobre y más débil del mundo, ocupando la posición más baja
en cuestiones internacionales; el resto de la humanidad tiene el cuchillo que corta y el plato
servido, mientras nosotros somos el pescado y la carne. Ahora, nuestra posición es
extremadamente peligrosa, si no promovernos sinceramente el nacionalismo, o los
cuatrocientos millones nos unimos en una nación fuerte, seremos el rostro de la tragedia - la
pérdida de nuestro país y la destrucción de nuestra raza. Para evitar este peligro debemos
adoptar el nacionalismo y emplear el espíritu nacional para salvar al país.
Dentro de los próximos cien años la población mundial seguramente se multiplicará.
Cuando comparamos la superficie total de la tierra con el número de habitantes, vemos que el
mundo ya está sufriendo superpoblación. La reciente Guerra Europea, algunos han dicho, fue
una lucha por un “lugar bajo el sol”. Las potencias europeas, en gran parte están cerca de las
zonas frías, por tanto, una de las causas de la guerra fue la pelea por las tierras ecuatoriales y
templadas; realmente una lucha por “más luz solar”. China tiene el clima más benigno y los
productos naturales más abundantes que ningún país del mundo. La razón por la cual las otras
naciones no pueden valerse de China rápidamente es simplemente porque su población es
ahora más reducida que la de China. De aquí a cien años si su población incrementa y la
nuestra no, el país mayor dominará al menor y China inevitablemente será devorada.
Entonces, china no pierde sólo su soberanía sino que ella perecerá; el pueblo chino será
asimilado y la raza desaparecerá. Los mongoles y los manchúes que conquistaron a China
usaron un número pequeño de personas para vencer a una población mayor y hacer de ellos
sus esclavos.
Si las potencias algún día dominan China, serán muchos para vencer a unos pocos, y
cuando ese momento llegue, no tendrán necesidad de nosotros y ni siquiera seremos
calificados como esclavos.

Segunda Conferencia:
Desde los tiempos antiguos el incremento y el decrecimiento de la población ha jugado

10
un gran papel en el ascenso y la caída de las naciones. Esta es la ley de la selección natural. Ya
que a la humanidad no le ha sido posible resistir las fuerzas de selección natural, muchas
naciones antiguas y famosas han desaparecido sin dejar vestigios. Nuestra nación China es
muy antigua, de más de cuatro mil años de auténtica historia. A pesar de que, desde tiempos
inmemoriales hemos sido profundamente afectados por las fuerzas naturales, la naturaleza no
sólo ha perpetuado la raza sino que nos ha hecho extremadamente prolíficos.
China en estos miles de años ha sido dos veces aplastada por el poder político, hasta el
punto de completar la dominación, durante la dinastía Mongol y Manchú. Pero en ambas
ocasiones perdimos nuestro país por un pueblo pequeño y no por uno grande. Así aunque
China ha sido dos veces sojuzgadas políticamente, la raza no ha sido seriamente lastimada.
Pero las fuerzas políticas y económicas trabajan más rápido que las fuerzas de selección
natural y pueden ser fácilmente extirpadas en una gran raza. Si China fuera afectada sólo por
las de selección natural, podría sostenerse por otro siglo unida; pero si es aplastada por las
fuerzas políticas-económicas, seria aniquilada por las Grandes Potencias. El grupo no
perecería de este modo, habría fuerzas naturales limpiándonos. Desde ahora el pueblo chino
sentirá la presión simultánea de fuerzas naturales, políticas, económicas. ¡Verás que este es un
tiempo crítico para nuestra raza!
China ha estado bajo la dominación política de Occidente por un siglo. En este tiempo
China ha perdido una enorme cantidad de territorio. La actitud de las potencias fue de este
modo: China nunca pudo gobernarse a sí misma, ellos debieron ocupar los lugares a lo largo
de la costa como Daiwen, Weihaiwei y Kowloon como bases para “rebanar” al país. Cuando
la revolución estalló, las potencias se dieron cuenta de que en China había vida y por lo tanto
abandonaron su idea de partición. Cuando las potencias posaron sus codiciosos ojos sobre
China, algunos contra-revolucionarios dijeron que la revolución provocaría el
desmembramiento pero el resultado fue el contrario, por ello se frustraron los propósitos
extranjeros sobre China.
Más atrás en la Historia, nuestros territorios perdidos fueron Corea, Taiwan (Formosa),
Los Pescadores, y lugares tales como los que fueron cedidos al Japón resultado de la guerra
sino-japonesa. Todavía más atrás perdimos Birmania y Annam. En la batalla de Chen - Nan -
Kuan (frontera sur) China fue realmente victoriosa, pero luego intimidada por Francia hizo la
paz y fue compelida a cederle Annam. Estos dos territorios fueron anteriormente chinos, pero
en cuanto Annam fue cedida a Francia, Inglaterra ocupó Birmania. Más temprano en la
historia los territorios perdidos fueron la cuenca de los ríos Arnur y Ussuri y después de ellos
las áreas del norte de los ríos lli, Khohan y Amur el territorio de la reciente República del
Lejano Oriente- todo lo que China entregó a manos extranjeras sin ninguna duda. Además hay
pequeños países que en una época u otra pagaron tributo a China: las islas Loochoo, Siam,
Borneo, el archipiélago Sulu, Java, Ceilán, Nepal, Bhutan. En tiempos de gran potencia, el
territorio del Imperio Chino fue muy grande extendiéndose hacia el norte de Amur, hacia el
sur del Himalaya, hacia el este del mar chino y hacia el oeste de T’Sung Ling.
Antes de la revolución china, las potencias realizaron algo que sería extremadamente
difícil, el desmembramiento de China por la fuerza política. Un país como China ha aprendido
que rebelarse del control de los manchúes sería seguramente oponerse algún día al control
político de las potencias. Como esto los coloca en una situación difícil, ahora están
reduciendo sus actividades políticas y en su lugar están usando presión económica para
mantenernos dominados. La opresión económica es más severa que la opresión política. La
opresión política es algo evidente. El común del pueblo fácilmente es incitado por la opresión
política: China ya ha soportado varias décadas de dominación económica por parte de las

11
potencias y nunca se ha sentido irritada.
¿Cuál es la situación de China hoy? En su pasado tuvo un comercio extranjero, los
bienes consumidos por las personas eran manufacturados por ellos mismos. Los ancianos
‘decía “los hombres cultivan, las mujeres tejen”; demuestra que la agricultura y la fabricación
de telas son industrias antiguas en China. Luego las mercancías extranjeras comenzaron a
entrar. Por el bajo arancel los tejidos extranjeros son baratos frente a los tejidos nativos. Cierta
clase de personas prefiere los tejidos extranjeros a los nativos, la industria local ha sido
arruinada. Con la destrucción de la industria doméstica muchas personas han sido expulsadas
de su trabajo y se han vuelto desocupados. Este es el resultado de la opresión extranjera.
Entonces la opresión política puede ser fácilmente observada incluso por las clases ignorantes,
pero la opresión económica es intangible y ninguno de nosotros puede percibirlo fácilmente.
Uno puede incluso volverse fácilmente una carga más pesada para uno mismo; desde que
China se abrió al mercado extranjero, la balanza desfavorable del comercio está volviéndose
desenfrenada.
Hay una dominación económica de los bancos extranjeros. Los chinos desconfían de los
bancos locales y tienen una confianza extrema en los bancos extranjeros. Algunas personas
incluso están dispuestas a acumular moneda extranjera antes que moneda china; y la razón de
esto es que el común de la gente ha sido envenenada por la influencia de la dominación
económica europea.

Tercera Conferencia:
El nacionalismo es una posesión preciosa que permite a un estado a aspirar al progreso y
a una nación perpetuar su existencia. China ha perdido esta preciosa posesión. ¿Por qué? Mi
tema hoy es responder a esta pregunta y estudiar si hemos perdido realmente nuestro espíritu
nacional.
Para mi es claro que lo perdimos, no por un día sino por siglos. Sólo con ver los
artículos contrarrevolucionarios que vinieron después de la revolución. ¡Todos opuestos al
nacionalismo!. Por siglos la idea de nacionalismo ha estado muerta, en toda la literatura de
estos tiempos uno puede adquirir escasas notas de nacionalismo.
Hoy quisiera hablar acerca de las razones por las cuales perdimos nuestro nacionalismo.
Hay muchas razones de las cuales la mayor es nuestra sujeción a las razas extranjeras. Cuando
una raza conquista a otra, naturalmente, no permite que el pueblo dominado tenga
pensamiento independiente. Japón, por ejemplo, tiene el control sobre Corea, está tratando de
convertir la mente de los coreanos. Toda idea nacionalista es suprimida de los textos
secundarios, entonces dentro de treinta años los niños coreanos no sabrán que esto es Corea o
que ellos son coreanos. Los conquistadores tratan de destruir la preciosa posesión del pueblo
conquistado.
Si China perece, perecerá en las manos de las grandes potencias, que de este modo
dificultan el progreso del mundo. Si queremos resistir a esta Fuerza, debemos abrazar al
nacionalismo y en primera instancia conseguir nuestra propia unidad, luego podremos
considerar a los otros, y ayudar a los más débiles, a los pueblos más pequeños para unirnos en
una lucha contra los opresores. Juntos emplearemos la Justicia para combatir la Fuerza, y
cuando la Fuerza sea derrotada y los ambiciosos egoístas hayan desparecido, entonces
podremos hablar de cosmopolitismo.

12
Quinta Conferencia:
Mi objeto hoy es ¿qué medios usaremos para revivir el nacionalismo?. Si no
encontramos ningún medio para recuperar nuestro nacionalismo perdido entonces China no
sólo perecerá como una nación sino además como una raza. Por tanto si queremos salvar a
China debemos encontrar primero un modo para revivir nuestro nacionalismo.
Resumiendo los puntos de mis conferencias previas ¿cuáles son los desastres que nos
amenazan y desde que lugar vienen? Vienen de las Grandes Potencias y son: primero, la
opresión política; segundo, la opresión económica; tercero, el más rápido crecimiento de la
población en las potencias. Estos tres desastres venidos desde afuera ya están sobre nuestras
cabezas, y nuestro pueblo está en una situación peligrosa. El primer desastre, la destrucción de
la nación por la fuerza política, puede ocurrir en un día. Ahora bajo el yugo de las potencias
extranjeras, puede caer violentamente en cualquier momento y no estamos seguros de
sobrevivir de una mañana a otra. Hay dos modos en que la fuerza política puede destruir una
nación: el poder militar directo y la diplomacia. Para ver como el poder militar pude destruir
una nación en un día, vasta con mirar la historia: en la batalla de Jaimen, la China de la
dinastía Sung fue destruida por los mongoles, en la batalla de Yangchow la dinastía Ming fue
derribada. En la historia foránea, la batalla de Waterloo fue suficiente para derribar el Imperio
de Napoleón I y la batalla de Sedán para arruinar el Imperio de Napoleón III. Si una batalla
puede causar la caída de una nación, la vida de China está en un peligro diario; por nuestro
ejército, navíos y puntos estratégicos, no estamos preparados para defendernos, las tropas
extranjeras podrían quebrarnos en cualquier momento y vencernos.
Como ya dije ha habido dos métodos utilizados por el poder político en la destrucción
de los estados, la fuerza militar y la diplomacia. La fuerza militar significa el uso del arma y
de la artillería, de las que tenemos una idea de como resistir; la diplomacia significa la
demolición de China por el lápiz y papel, a la que no hemos aprendido como contrarrestar.
Mirando a las fuerzas políticas que amenazaron a nuestra nación, China está ahora en una
posición de extremo peligro.
El segundo desastre es la dominación económica que se incrementa cada día. Por tanto,
como lo veo, si no nos damos cuenta y continuamos en este camino, incluso aunque los
diplomáticos durmieran en su trabajo, nuestra nación podría estar arruinada en diez años.
Hay un tercer desastre que nos amenaza, la población de China no se ha incrementado
en los últimos cien años, y apenas se incrementará durante el próximo siglo a menos que
encontremos alguna manera de estimular el crecimiento.
Si todo nuestro pueblo sabe que sus ciudadanos están oprimidos, ha llegado el momento
en que simplemente nos enfrentemos a ellos; si nos unimos, primero debemos organizar los
diferentes clanes en un conjunto de clanes y luego este en una gran unión nacional, tendremos
algunos métodos positivos con los cuales combatir al extranjero. Como están las cosas no
podemos luchar porque no nos hemos unido, si lo estuviéramos la resistencia sería más fácil.
En este momento China no está destruida; el pueblo común aunque no puede llevar a cabo
otros cometidos, pueden hacer cosas tales como estas - no aceptar trabajar para extranjeros,
rechazar ser esclavos de extranjeros o usar productos manufacturados en el extranjero,
promocionar el uso de mercancías nativas, declinar el uso de billetes del banco extranjero,
usar sólo dinero del gobierno Chino, cortar las relaciones económicas con los extranjeros.
El problema del crecimiento de la población, será fácilmente solucionado, la población
China siempre ha sido grande y sus recursos abundantes, nuestro pasado de opresión puede

13
ser atribuido a la ignorancia de las masas quienes “viven en el estupor y mueren en un sueño”.
Si nuestro cuerpo de ciudadanos puede lograr una gran unidad nacional sobre la base de
nuestro conjunto de clanes, no importa que las naciones extranjeras logren sobre nosotros
presión -militar, económica o de población- no tendremos miedo. Por tanto el modo
fundamental para salvar a China de su destrucción inminente es que alcancemos la unidad. Si
en trescientos o cuatrocientos conjuntos de clanes arraigara la idea de estado, sería una
manera para nosotros, no importa que nación nos enfrente, de poder resistir.
Hay dos modos de resistir el poder extranjero. El primero es un modo positivo,
surgiendo el espíritu de nacionalidad y viendo soluciones para el problema de la democracia y
la prosperidad. El segundo modo es negativo, no-cooperación y resistencia pasiva, por medio
de la cual la actividad del imperialismo extranjero es disminuida, la posición nacional es
defendida y la destrucción nacional alejada.

EL PRINCIPIO DE LA DEMOCRACIA
Primera Conferencia:
¿Qué es la soberanía popular? Para entender este término debemos primero entender qué
es un pueblo. Cualquier cuerpo de hombres organizados y unificados es llamado “pueblo”.
¿Qué es “soberanía”? Es el poder y la autoridad extendida al área del estado. El estado con un
gran poder es llamado en China “estado fuerte”, en el lenguaje de los extranjeros, las
potencias. La fuerza mecánica es conocida en China como “caballo de fuerza”, en otros
idiomas como “caballos de poder”. Tanto fuerza como poder son intercambiables. El poder
para ejecutar órdenes y regular la conducta pública es llamada soberanía y cuando “pueblo” y
“soberanía” son unidas tenemos el poder político del pueblo. Para entender “poder político”
debemos saber qué es el gobierno. Muchas personas creen que el gobierno es un tema de
estudio muy difícil y abstruso, el cual las personas comunes no pueden comprender. Los
militares chinos siempre dicen “somos soldados y no sabemos nada de política”. La razón por
la cual son ignorantes en esto es porque consideran que el estudio sobre el gobierno es
abstruso y difícil de entender. No saben que es algo muy claro y comprensible. Si los militares
dicen que no interfieren con el gobierno, son descabellados. Desde que el soldado es la fuerza
de acción detrás del gobierno, puede entenderlo. Brevemente, el gobierno es del pueblo y para
el pueblo, es el control de los asuntos de todas las personas. El poder de controlar es la
soberanía política, y cuando el pueblo controla al gobierno hablamos de la “soberanía del
pueblo”.
La división en los períodos nos ayudará en el estudio de los orígenes de la democracia.
Resumiendo: el primer período fue el de la lucha entre el hombre y la bestia en el cual los
hombres emplearon la fuerza física mejor que cualquier otro tipo de poder; en el segundo
período el hombre combatió con la naturaleza y llamó a su auxilio poder divino, en el tercer
período el hombre entra en conflicto con el hombre, el estado con el estado, las razas con las
razas y el poder autocrático fue el arma principal. Ahora estamos en un cuarto período, de
guerra entre estados, cuando el pueblo está combatiendo contra su monarquía y rey. La
cuestión ahora es entre el bien y el mal, entre lo correcto y el poder, y como el poder del
pueblo se incrementa constantemente, podemos decir que esta es la edad de soberanía del
pueblo -el tiempo de la democracia. Esta es una época muy nueva. Sólo recientemente hemos
entrado en ella y derrocado a la autocracia.
¿ Es este cambio bueno o no? Cuando las masas eran ignorantes y dependían de reyes

14
sagrados y sabios virtuosos que los condujeran, la autocracia era un valor considerable. Antes
de surgir la autocracia, los hombres sagrados encontraban en la religión el camino para
conservar los valores sociales; este tiempo de la teocracia rindió un gran servicio. Pero ahora,
la autocracia y la teocracia son cosas del pasado y ha llegado el tiempo de la democracia, el
momento del poder del pueblo.
Desde hace unos ciento cincuenta años en Europa y Norteamérica se ha pronunciado y
se ha aplicado la democracia, nosotros quienes soñamos con esto deberíamos ciertamente
seguir la marea de los eventos mundiales y hacer uso del poder del pueblo si esperamos que
nuestro estado gobierne larga y pacíficamente y que disfrute de la felicidad. Pero el ascenso
de la democracia es comparativamente reciente y muchos estados en el mundo aún son
autocráticos, aquellos que tuvieron una democracia segura han experimentado muchos
desengaños y fracasos. Mientras la democracia fue discutida en China dos mil años atrás, ha
vuelto a ser un hecho consumado por sólo ciento cincuenta años en el oeste. Ahora, es
repentinamente extendida sobre el mundo entero.
La primera instancia de la actual democracia tuvo lugar en Inglaterra. Cuando en China
era el fin de la dinastía Ming y el comienzo de la dinastía Manchú ocurrió la revolución del
pueblo inglés bajo la dirigencia de Cronwell; de la cual resultó la ejecución de Carlos I. Esta
ejecución transmitió una sensación de horror a los pueblos de Europa y América, quienes
nunca habían escuchado de cosas semejantes en el mundo anterior y quienes pensaron que los
responsables debían ser tratados como traidores y rebeldes. El asesinato secreto de príncipes
fue muy común en todos los países, pero la ejecución de Carlos I por Cromwell no fue hecho
en secreto; el rey fue condenado en un juicio público y abiertamente proclamado culpable de
deslealtad contra el estado y el pueblo y por tanto digno de muerte. Europa pensó que los
ingleses habían defendido los derechos de las personas, y se dio un gran ímpetu a la
democracia, pero para sorpresa de todos, los ingleses prefirieron la autocracia a la
democracia, aunque Carlos I fue asesinado, continuaron anhelando a un rey. Todo esto
sucedió en el momento en que los manchúes fueron entrando en la Gran Muralla, antes de la
caída de la dinastía Ming. Algo más de dos siglos atrás, Inglaterra sólo tuvo este único
gobierno democrático, pero pronto colapsó y nuevamente la autocracia tuvo dominio.
Cien años después la Revolución Norteamericana ocurrió cuando las colonias se
separaron de Inglaterra y declararon su independencia, formando el gobierno federal de los
Estados Unidos de América. Este estado, que ha existido por ciento cincuenta años, fue el
primero del mundo moderno en llevar a cabo los principios de la democracia. Diez años
después del establecimiento de la república norteamericana, se precipitó la Revolución
Francesa. La situación en la Revolución Francesa fue esta: desde que Luis XIV se apoderó de
todo el poder del estado y ejerció el despotismo absoluto, el pueblo de Francia ha sufrido una
miseria inaudita, cuando sus herederos mostraron una crueldad y perversidad semejante, el
pueblo fue incitado más allá de lo soportable y comenzó a rebelarse. Mataron a Luis XVI
como los ingleses mataron a Carlos I, después de darle un juicio público proclamando su
deslealtad al estado y el pueblo. Pero luego todos los otros estados de Europa se levantaron
para vengar la muerte del rey francés y la guerra fue combatida por diez años, con el resultado
de que la revolución falló y la monarquía elevó su cabeza una vez más. Sin embargo desde
esta época las ideas democráticas florecieron aún más en el pueblo francés.
Todos los que discuten la historia de la democracia saben de la filosofía de Rousseau,
quien se abocó a los derechos populares en forma extrema y cuyas teorías democráticas
generaron la Revolución Francesa. El trabajo más importante de Rousseau fue el Contrato
Social. La idea sobre la cual el libro es construido es esta: el hombre nace con derechos de

15
libertad e igualdad dados por la naturaleza pero que han sido malgastados. De acuerdo esta
teoría, al pueblo se le ha concedido sus derechos de soberanía por naturaleza, pero cuando
estudiemos la evolución de la historia, vemos que la democracia no ha nacido del cielo sino
que ha sido elaborada bajo las condiciones de la época y el impulso de los acontecimientos.
No podemos encontrar hechos en la evolución de la raza para corroborar la filosofía de
Rousseau, que consecuentemente, carece de fundamento.
Los opositores de la democracia toman estos argumentos sin fundamento como material
para su causa, pero quienes creemos en la democracia no necesitamos comenzar con esta
discusión; los principios universales están basados primero sobre los hechos y luego sobre la
teoría, la teoría no precede a los hechos.
Desde el comienzo de la historia humana, la clase de poder que los gobiernos han
manejado inevitablemente ha variado de acuerdo a las circunstancias y tendencias de cada
época. En una época en que los dioses eran reverenciados, ha sido utilizado el poder
teocrático; en tiempo de príncipes, el poder autocrático. Pero ahora el curso de la historia del
mundo ha entrado en la democracia, llevándonos a investigar lo que esto significa.
Que algunos tratados sobre democracia como el Contrato Social de Rousseau hayan sido
un poco inconsistentes con los principios verdaderos no es razón por la cual deberíamos
oponernos a la democracia como un bien. Muchos no pensamos que la democracia es
impracticable porque la monarquía fue restaurada después de la revolución de Cronwell en
Inglaterra o porque la revolución se extendió por un largo tiempo en Francia. La Revolución
Francesa resistió ocho años antes de que triunfara. La Revolución Norteamericana realizó su
propósito en ocho años, pero Inglaterra después de doscientos años de la revolución todavía
tiene rey. Sin embargo, si observamos el progreso constante del mundo desde todos sus
ángulos, estamos seguros de que el día de la democracia está aquí, y, no importa que defectos
pueda tener la democracia, se mantendrá un largo tiempo sobre la tierra.
Hace treinta años que nosotros los revolucionarios resolvimos firmemente que si
queremos que China sea Fuerte y nuestra revolución efectiva, debemos abrazar la causa de la
democracia. Los chinos opuestos a la democracia se solían preguntar qué fuerza hubo en
nuestro Partido Revolucionario para poder derrocar al emperador manchú. En 1911 el
emperador cayó, otra víctima del curso mundial de los hechos. Esta tendencia mundial ha
fluido desde la teocracia a la autocracia y desde la autocracia hasta ahora en la democracia, y
no hay manera de detenerlo. La autocracia en Europa está menguando, Gran Bretaña emplea
un partido político tanto como un rey. A partir de todo esto vemos que no sólo la teocracia
sino también la autocracia pronto se derrumbarán después de que fluya el curso mundial. El
tiempo presente de democracia es el resultado de ideas democráticas de los tiempos de Grecia
y Roma, mientras sólo han sido ciento cincuenta años desde el comienzo de la democracia, en
el futuro crecerá día día.
Hoy hablo de soberanía popular y quiero entender claramente qué es lo que significa en
realidad. A menos que lo entendamos, no podremos deshacernos de las ambiciones imperiales,
ambiciones que incluso tendrían hermanos de la causa y ciudadanos que luchan en este país o
en otro. El país entero derramará lágrimas año tras año con la lucha civil no habrá fin en los
sufrimientos del pueblo. Porque quise advertir tales calamidades, levanté la bandera de la
democracia tan pronto como la revolución comenzó a provocar que entráramos la república.
¿Cuándo tengamos una república real, quien será rey? El pueblo, con sus cuatrocientos
millones, será rey. Esto impedirá toda la lucha por el poder y reducirá la guerra nociva en
China. La historia muestra que todo cambio de dinastía ha significado conflicto. Un periodo
de paz siempre ha sido seguido por el desorden por la rivalidad por el trono, los países

16
extranjeros han tenido guerras de religión y guerras por la libertad, pero China en sus miles de
años sólo una clase de guerra, la guerra por el trono. Para alejar otra guerra civil, tan pronto
como emprendimos nuestra revolución, proclamamos que queríamos una república y no
reyes.

Segunda Conferencia:
Eruditos extranjeros siempre asocian “democracia” con “libertad” y en muchos libros
extranjeros y ensayos de discusión ambas van juntas. Los pueblos de Europa y Norteamérica
han luchado en estos doscientos o trescientos años pasados y como resultado, la democracia
esta comenzando a crecer. La consigna de la Revolución Francesa fue “Libertad, Igualdad,
fraternidad”, justo como las palabras de nuestra revolución “Min -Ts’u, Min-Ch’uan, Min-
Sheng” (Nacionalismo Popular, Soberanía Popular y Prosperidad). Se puede decir que la
libertad, igualdad y fraternidad están basadas en la soberanía popular o que la soberanía
popular se puede basar en la libertad, igualdad y fraternidad. Mientras estamos discutiendo la
democracia, debemos considerar el significado de la consigna francesa. Como las ideas
revolucionarias se han extendido completamente en el este, la palabra libertad también ha
venido. Muchos estudiantes devotos y partidarios del nuevo movimiento han buscado explicar
en detalle su significado como una cuestión de vital importancia. El movimiento por la
libertad ha jugado un papel importante en la historia de los pasados doscientos o trescientos
años de Europa, y muchas guerras europeas han sido por la libertad, por lo tanto los
estudiosos occidentales observan la libertad como algo muy significativo y muchas personas
del occidente se han comprometido en un estudio que merece la pena sobre su significado.
Pero desde que la palabra ha sido traída a China, sólo pocos intelectuales han tenido tiempo
para estudiarla y entenderla. Si hablásemos con el común del pueblo chino en las aldeas o en
las calles sobre libertad, ellos no tendrían idea de lo que se dice. Por tanto debemos decir que
los chinos no han obtenido nada de esta palabra, incluso los estudiantes y jóvenes que
regresaron, aquellos que han prestado algo de atención a los asuntos políticos de occidente y
quienes constantemente han escuchado hablar libertad o han visto esta palabra en los libros,
tienen una concepción vaga de lo que significa. No asombra que los extranjeros critiquen a los
chinos, diciendo que su civilización es inferior y su pensamiento inmaduro, que ellos mi
siquiera tienen idea de lo que es la libertad y no hay palabra para expresar esa idea, al mismo
tiempo, critican a lo chinos por estar desunidos.
Si los extranjeros dicen que somos granos de arena dispersa, admitiremos la verdad,
pero no podemos aceptar su afirmación de que los chinos no entendemos de libertad y
estamos “débiles” en el conocimiento de la política. ¿Por qué China se ha convertido en
granos de arena dispersa? Simplemente por la excesiva libertad individual. Por lo tanto, los
propósitos de nuestra Revolución son diferentes a los de las revoluciones extranjeras y los
métodos que utilizamos también deben ser diferentes. ¿Por qué China está teniendo una
revolución? Para entrar en la respuesta directamente, los propósitos de nuestra revolución son
opuestos a los propósitos de las revoluciones de Europa. Los europeos se rebelaron y lucharon
por la libertad porque ellos también han tenido poca libertad. Nos hemos vuelto granos de
arena dispersa porque hemos tenido mucha libertad sin ninguna unidad y por eso hemos sido
invadidos por el imperialismo foráneo y oprimidos por el control económico y las guerras de
comercio de las potencias, sin poder resistir; debemos derribar la libertad individual y volver a
presionar juntos en un cuerpo inquebrantable como la firme roca que se forma por la adición
de cemento a la arena.
Las revoluciones occidentales comenzaron con la lucha por la libertad, sólo después de

17
dos o tres siglos de lucha y agitación se logrará la libertad de la cual ascendió la democracia.
La consigna de la Revolución Francesa fue “Libertad, Igualdad, Fraternidad”. Nuestra
consigna es “Nacionalismo popular, Soberanía, Prosperidad. ¿Qué relación tienen estas dos
consignas entre sí? De acuerdo con mi interpretación, se puede decir que nuestro
nacionalismo corresponde a su libertad; porque el nacionalismo significa, en efecto, una lucha
por la libertad de nuestra nación. Los europeos combatieron por la libertad individual, pero
hoy tenemos un uso diferente para la libertad. ¿Cómo será aplicado el término libertad? Si lo
aplicamos para una persona, volveremos a ser arena dispersa, bajo ningún concepto debemos
dar más libertad a los individuos; dejaremos, en su lugar, asegurada la libertad de la nación.
Los individuos no tendrían mucha libertad pero la nación tendría una libertad total. Cuando la
nación pueda actuar libremente, China podrá ser llamada fuerte. Para hacer a una nación libre,
cada uno de nosotros debemos sacrificar nuestra libertad personal. Los estudiantes que
sacrifiquen su libertad personal trabajarán diligentemente, día tras día, dedicando tiempo y
esfuerzo a atender; cuando hayan completado sus estudios, sus conocimientos se hayan
ampliado y sus facultades se hayan multiplicado, entonces podrán hacer cosas por la nación.
Soldados que sacrifiquen su libertad personal podrán obedecer órdenes, compensarán a su
país con lealtad y ayudarán a su nación para conseguir libertad. Si los estudiantes y soldados
hablan de libertad, pronto tendrían “licencia libre” para usar una expresión china que
signifique libertad. Las escuelas no tendrán normas ni el ejército disciplina. ¿Cómo podemos
tener una escuela sin normas? ¿Qué clase de ejército es sin disciplina?
¿Por qué queremos que la nación sea libre? Porque China bajo la dominación de las
potencias ha perdido su categoría nacional, no es simplemente una semi-colonia, se ha
convertido en una colonia. Si queremos restaurar la libertad china, debemos unirnos en un
cuerpo inquebrantable, debemos usar métodos revolucionarios para unir nuestro estado
firmemente. Sin principios revolucionarios nunca sucederá. Nuestros principios
revolucionarios son el cemento a nuestros cuatrocientos millones y al formar una nación
fuerte el estado chino podrá ser libre y el pueblo chino será realmente libre. Comparando las
consignas de la Revolución Francesa con las nuestras, Libertad en la Revolución Francesa con
la soberanía de Nacionalismo popular de nuestra Revolución son similares. Nacionalismo se
llama a la libertad de nuestra nación. Igualdad es similar a nuestro principio de soberanía que
apunta a destruir la autocracia y hacer que todos los hombres sean iguales. La Fraternidad
significa hermandad y tiene la misma implicancia que la palabra china t’ung-pao
(compatriota). La idea de Fraternidad es igual a nuestro Principio de Prosperidad, el cual
proyecta la felicidad para nuestros cuatrocientos millones de chinos.

Cuarta Conferencia:
En las conferencias precedentes vimos que los europeos y norteamericanos se han
comprometido por dos o tres siglos en su lucha por la democracia. Hoy quiero hablar de los
derechos populares que han ganado y el progreso que han hecho en la democracia durante este
periodo. Mirando a los llamados pioneros del gobierno democrático en el occidente, como los
Estados Unidos y Francia, cuyas revoluciones sucedieron hace un siglo, ¿cuántos derechos
políticos tiene realmente ahora? Para el que cree en la democracia, parece que el pueblo ha
ganado muy poco poder. Quienes lucharon por los derechos de los pueblos pensaron que
podrían alcanzar el ideal democrático de una vez, por tanto sacrificaron todo y unieron sus
recursos de fuerza en una lucha de vida y muerte. Pero después de que conquistaron una
batalla se encontraron con que habían ganado mucho menos poder que el que esperaban
durante la revolución y no han conseguido la perfecta democracia.

18
China tiene ahora la idea de democracia, pero la maquinaria perfecta para expresar esta
idea no ha sido inventada en el mundo. El pueblo no sabe cómo usarlo. Quienes tenemos una
visión prevemos que se puede construir esta máquina. Debemos construir un tipo de grifo
muy útil, una clase de botón eléctrico seguro que el común del pueblo pueda aprender cómo
usarlo con un simple movimiento de la mano; entonces la idea de democracia se volverá una
realidad. ¿Qué métodos podemos usar en la aplicación de la democracia, la cual hemos
adoptado del oeste? Después de haber pensado estos métodos, la democracia se adaptará a
nuestro uso. Si insistimos en el uso de la democracia sin antes una preparación cuidadosa, la
encontraremos ante un peligro extremo y seremos responsables de su muerte.
¿Ya han sido encontrados los métodos de aplicación de la democracia? Suiza, tiene
algunos métodos parciales a los cuales ya ha puesto ha prueba; son radicales, dan al pueblo la
soberanía directa pero no son totales. Las grandes naciones de Europa ni siquiera han
experimentado con estos métodos incompletos. El hecho de que sólo los pequeños estados
como Suiza han tratado en forma parcial la soberanía directa, hace que muchas personas
cuestionen si es aplicable en grandes estados también. ¿Por qué los grandes estados no usan
los métodos de Suiza? Porque “temen dificultades y buscan seguridad”; estos pueblos
avanzados, aunque familiarizados con el nuevo modelo inventado, no hacen uso de él. Pero en
China no tenemos ninguna vieja maquinaria de democracia, por tanto debemos poder elegir y
usar los descubrimientos más nuevos y mejores. ¿Cuáles son los nuevos descubrimientos en el
modo de aplicación de la democracia? Primero está el sufragio, y es el único método que
puede ser llamado de la democracia moderna. ¿Es ésta una forma de soberanía popular? Este
sólo poder por sí mismo puede ser comparado con las máquinas más tempranas que podían
moverse sólo hacia adelante y no hacia atrás. El segundo de los nuevos métodos descubiertos
es el poder de retirada. Con este poder, el pueblo puede tirar la máquina hacia atrás. Estos dos
derechos, el derecho de elegir y el derecho de retirarse dan al pueblo el control sobre su
funcionamiento, permitiéndole colocar a todos los funcionarios del gobierno en sus puestos o
removerlos. La ida y venida de los funcionarios sigue la libre voluntad de las personas como
las máquinas modernas se mueven de un lado a otro por la libre acción del motor.
Además del funcionariado, otra cuestión importante en el estado es la ley: “con un
hombre para gobernar debe tener además herramientas de gobierno”. ¿Qué poder debe poseer
el pueblo para controlar las leyes? Si todo el pueblo piensa que una ley puede ser ciertamente
un gran avance para él, tendría el poder de decidir sobre sus leyes y dar vuelta su ejecución.
Esta tercera clase de poder popular es llamada iniciativa. Si todos pensamos que una ley vieja
no es benéfica para las personas, tendríamos el poder para enmendarlos y pedir al gobierno
que administre las leyes revisadas y suprima las leyes viejas. Esto es el referéndum y es la
cuarta forma de poder soberano. Sólo cuando el pueblo tiene estos cuatro poderes puede
decirse que hay una medida exacta de democracia y sólo dónde estos cuatro poderes son
efectivamente aplicados puede decirse que hay una completa y directa soberanía popular.
Antes no hubo democracia completa, el pueblo elegía a sus representantes y luego no podía
hacerse responsable. Esto fue sólo una democracia indirecta o un sistema representativo de
gobierno. El pueblo no podía controlar al gobierno directamente sino sólo por sus
representantes. Para el control directo del gobierno es necesario que el pueblo practique estas
cuatro formas de soberanía popular. En ese momento podremos hablar de gobierno del
pueblo. Esto significa que nuestros cuatrocientos millones de habitantes serán rey, ejerciendo
su autoridad real y controlando los grandes asuntos del estado por medio de los cuatro poderes
del pueblo. Estos son poderes políticos y de control del gobierno.

19
PRINCIPIO DE PROSPERIDAD
Primera Conferencia:
El objeto de mi conferencia hoy es Min Sheng Chu I, el principio de prosperidad del
pueblo. Min Sheng es una expresión gastada en China. Hablamos sobre el Kuo Chi Min
Sheng, bienestar nacional y prosperidad del pueblo, pero temo que prestemos una falsa
utilidad a estas palabras y que realmente no hayamos buscado entenderlas. Puedo ver que no
han tenido mucho significado para nosotros. Pero si, en estos días de conocimiento científico,
traemos la expresión a la esfera de la discusión y a sus implicaciones económicas y sociales,
encontraremos que toma una significancia inmensurable. Hoy propongo una defensa del Min
Sheng, principio de prosperidad. Este principio indica, la existencia de la sociedad, el
bienestar de la nación, la vida de las masas. Y ahora usamos la expresión Min Sheng para
describir un gran problema que ha emergido en el oeste durante el siglo pasado o antes, este
es el problema social.
El problema de la prosperidad ahora está resurgiendo en todos los países. Es,
comparativamente un problema reciente, con una historia de no más de un siglo. ¿Qué ha
causado la rápida emergencia de esta cuestión en los últimos cien años? Brevemente, el
progreso rápido de toda la civilización material del mundo; el gran desarrollo de la industria y
el rápido incremento del poder productivo del ser humano. Hablando sinceramente, el
problema se originó con la invención de la maquinaria y con la sustitución del trabajó humano
por las fuerzas naturales en muchas naciones civilizadas. Las fuerzas naturales de vapor,
fuego, agua, y electricidad comenzaron a ser usadas en reemplazo de la fuerza humana; cobre
y hierro en lugar de huesos y nervios humanos. Desde la invención de las maquinarias, un
hombre a cargo de una máquina ha podido hacer el trabajo de cien a mil hombres.
Desde la invención de la maquinaria, por lo tanto, el mundo ha sufrido una revolución
en la producción. La máquina ha usurpado el lugar del trabajo humano y el hombre que posee
maquinarias ha logrado riqueza a diferencia del que no tiene máquinas. A la introducción de la
maquinaria le sigue un gran número de hombres que rápidamente pierden su trabajo, son
incapaces de conseguir trabajo u obtener comida. Los occidentales han llamado a este gran
cambio Revolución Industrial, como consecuencia de esta revolución los trabajadores
sufrieron enormemente. Durante las últimas décadas un problema social ha existido, esto es el
resultado de un esfuerzo para mitigar esta clase de sufrimiento.
Este problema social es el que estamos discutiendo hoy en el principio de prosperidad.
¿Por qué no seguir al occidente y hablar directamente de socialismo? ¿Por qué usar el viejo
término Min Sheng en su lugar? Hay una razón muy significativa para que lo consideremos.
Desde el primer desarrollo y especialmente desde la Revolución Industrial, la máquina se ha
vuelto un serio problema social y ha estimulado al crecimiento de las teorías socialistas. Pero
aunque el socialismo ha sido una fuerza creciente por varías décadas, las naciones
occidentales no han encontrado una solución para la cuestión que les concierne y una
discusión rigurosa sobre esto aún es furor.
¿Es el principio de prosperidad realmente diferente del socialismo? El socialismo trata
en primer lugar con problemas económicos de la sociedad, esto es, el problema común de la
vida. Desde la introducción de la maquinaria un gran número de personas han perdido su
trabajo por ellas y los trabajadores generalmente han sido incapaces de mantener su
existencia. El socialismo surgió como un esfuerzo para solucionar el problema de la vida y
desde este punto de vista, la cuestión social es el tema principal del socialismo.

20
¿Qué hay sobre la teoría económica enunciada por Marx? En 1848 los discípulos de
Marx tuvieron un congreso mundial en Bruselas y decidieron sobre diversas políticas a las
cuales aún adhieren un gran número de socialistas en todas partes. Después de que la Gran
Guerra Europea estalló, Rusia comenzó a poner en práctica las teorías de Marx; pero
recientemente ha hecho grandes cambios en la interpretación de sus teorías. Después de la
guerra, los seguidores de Marx volvieron a discutir sobre cuestiones de la teoría. Los partidos
socialistas de Alemania, Francia y Rusia han sido formalmente seguidores de Marx y han sido
además los brazos de la Internacional, pero después surgieron diferencias de opinión,
comenzaron a atacarse y denigrarse y a acusarse entre sí de deslealtad al marxismo. Como
resultado de los ataques de estas ramas y de sus partidos socialistas, las teorías de Marx
comenzaron a ser seriamente cuestionadas.
¿Realmente han sido las fuerzas materiales el centro de gravedad de la Historia? Marx
descubre que la historia gravita por las fuerzas materiales. ¿Este principio es correcto o no?
Después de años de experimentación seguida de la guerra, muchas personas están discutiendo
que el principio es equivocado. Y entonces, ¿cuál es la fuerza central en la historia? Nuestro
Kuomintang ha sido defensor del principio de prosperidad, no ha defendido al socialismo sino
al Min Seng. ¿Están en algún modo relacionadas ambas doctrinas? Recientemente un
discípulo de Marx, Williams, después de hacer un profundo estudio sobre la filosofia de Marx,
llega a la conclusión de que el desacuerdo entre los colegas es por los defectos de la doctrina.
El enunció que la concepción materialista de la historia es equivocada, que el problema
social, no las fuerzas materiales, es el centro que determina el curso de la historia y que la
subsistencia es el corazón del problema social. Cree que esta es la única interpretación
razonable de la historia. El problema de la prosperidad es el problema de la subsistencia. La
nueva teoría de esta escuela norteamericana concuerda exactamente con el tercer principio de
nuestro partido. La teoría de Williams significa que la subsistencia es la fuerza central del
problema social, y que el progreso es la fuerza central en la historia; de aquí que la lucha por
la vida y no las fuerzas materiales determinen la historia. Hemos defendido el principio de
prosperidad por veinte años, cuando estudiarnos y examinamos esta cuestión, sentimos que el
término Min Sheng definía el campo de los problemas sociales mejor que los términos
“socialismo” o “comunismo”, por eso elegimos utilizarlo.
¿Cuál es la causa de la evolución social? ¿Por qué la sociedad tiene que sufrir
transformaciones? Considerándolo desde la teoría de Marx, tendríamos que decir que el
cambio social es causado por la lucha de clases y la lucha de clases es causada por la
explotación capitalista sobre los trabajadores. Ya que los intereses de los capitalistas y de los
obreros inevitablemente chocan y no pueden ser reconciliados, la lucha surge y esta lucha
dentro de la sociedad es la que lleva al progreso. De cualquier manera, mirando los hechos del
progreso social en el oeste de las últimas décadas, lo mejor ha sido el desarrollo de la
distribución social que destruye el monopolio del comercio. Los impuestos sobre los ingresos
y las sucesiones de los capitalistas incrementan el peso del estado y le permite hacerse cargo
de los medios de transporte y comunicaciones, para mejorar la educación, la salud de los
trabajadores, el equipamiento de las fábricas y el incremento de la productividad de la
sociedad. Cuando la producción es mayor, los capitalistas hacen fortuna y los obreros reciben
altos salarios. Desde este punto de vista cuando los capitalistas mejoran las condiciones de
vida de los obreros e incrementan su productividad, los trabajadores pueden producir más
para los capitalistas. Desde el lugar de los capitalistas significa gran producción, desde los
trabajadores salarios más altos. Es una reconciliación entre los intereses de los capitalistas y
los trabajadores, tanto como un conflicto entre ellos. La sociedad progresa desde las
adaptaciones a intereses económicos mayores hasta el choque de los intereses. Si muchos de

21
los intereses pueden ser armonizados, la mayoría de las personas se beneficiarán y la sociedad
progresará.

Segunda Conferencia:
Algún tiempo atrás, el Kuomintang en su plataforma partidaria estableció los dos
métodos por los cuales el principio de prosperidad está siendo realizado. El primero es la
equidad en la tenencia de tierras, y el segundo la regulación del capital. Si seguimos estos dos
métodos podemos resolver el problema de la prosperidad en China. Los diferentes países del
mundo, a causa de las variadas condiciones y grado de desarrollo capitalista deben
necesariamente seguir diferentes métodos en el tratamiento del problema de la prosperidad.
Muchos eruditos chinos, que han absorbido todas las formas de conocimiento occidental
piensan que podríamos resolver nuestro problema imitando al oeste.
El principio de prosperidad que el Kuomintang defiende no es meramente un alto ideal;
es además una fuerza conductora en la sociedad; es el centro de los movimientos históricos.
Sólo cuando el principio es aplicado, nuestros problemas pueden ser resueltos; y cuando
nuestros problemas sean resueltos la humanidad podrá disfrutar de la mayor bendición.
¿Qué métodos podría emplear el Kuomintang para la solución del problema de los
pobres en vista de la posición que China ocupa y en los tiempos que corren? Debemos basar
nuestros métodos, no sobre teorías abstrusas o sobre saberes vacíos, sino sobre hechos, y no
hechos peculiares de los países extranjeros sino hechos observables en China. Sólo cuando
tengamos los datos fácticos podremos establecer los métodos de procedimiento. El método
basado simplemente en la teoría no es fidedigno, porque la teoría puede ser verdadera o falsa
y debemos verificarlo mediante experimentos. Recién propuesta una teoría científica debe
producir hechos, debe elaborarse en la práctica, después podemos decir que es verdadera.
Trabajando en la solución a nuestros problemas sociales, debemos por lo tanto, trabajar
duramente sobre los hechos y no confiar en la teoría. ¿Cuáles son los hechos básicos en
China? Todos tenemos una participación en la desastrosa pobreza del pueblo chino. No hay
clases ricas, sólo hay pobreza general. La “desigualdad entre ricos y pobres” de la que hablan
los chinos es sólo la diferencia entre los sectores pobres, deferentes grados de pobreza. Para
ser realistas, los grandes capitalistas chinos en comparación con los grandes capitalistas
extranjeros, son realmente pobres, el resto es extremadamente pobre. Los grandes capitalistas
chinos son hombres pobres en el mundo, entonces todo el pueblo chino debe ser considerado
pobre. No hay grandes ricos entre nosotros, solo diferencias entre pobre y el extremadamente
pobre. ¿Cómo podemos igualar las condiciones de manera tal que no haya más pobreza
extrema?
¿Cuál es nuestra política? Proponemos que el gobierno vuelva a comprar las tierras, si es
necesario, acordando la cantidad y el precio de la tierra valuada. (...). Podríamos suponer que
el gobierno hace dos formas de regulación: primero, recolectar las tasas de acuerdo al valor
declarado de la tierra; segundo, volver a comprar las tierras al mismo precio.
(...)Otros países son ricos mientras China es pobre; otros países tienen excedente de
producción mientras China no está produciendo nada. Por lo tanto China debe no sólo regular
los capitales privados sino también desarrollar los capitales estatales y promover la industria.
Primero debernos comenzar construyendo medios de comunicación, vías férreas y navales a
gran escala. Segundo debemos explorar las minas. China es muy rica en minerales, pero
¡están dentro de la tierra! Tercero debemos apresurar el patrocinio de la manufactura. Aunque

22
China tiene una gran cantidad de trabajadores, no tiene maquinaria y no puede competir con
otras naciones.

Tercera Conferencia:
Mi tópico de hoy es “el problema de la comida”. Cuando escuchas esto dices que comes
a diario y que es un hábito familiar. Es cierto que comer es una actividad muy simple;
entonces ¿por qué hay un problema conectado con esto? No nos damos cuenta de que es uno
de los más vitales en el problema de la subsistencia, que si no es resuelto, causará que el
problema de la prosperidad falle en su solución. El principal problema en el Principio de Min
Sheng es el de la comida. El dicho de los ancestros, “la nación mira al pueblo como su
fundador, el pueblo ve a la comida como su cielo”, es relevante con respecto a la importancia
de la cuestión de la comida.
Es fácil resolver este problema cuando una persona o una familia carecen de comida,
pero cuando toda una nación como China con sus cuatrocientos millones, no tienen comida
adecuada, el problema se vuelve de muy grave y difícil solución. ¿Tiene China oferta de
comida suficiente o no? ¿tienen los chinos suficiente para comer? La provincia de Kwangtung
importa comida por un valor de $70.000.000 anualmente. Si el arroz no fuera importado por
un mes, Kwangtung podría tener disturbios, escasez de comida, con lo que Kwangtung provee
no tiene una oferta de comida adecuada. Estamos hablando sólo de Kwangtung, pero muchas
otras provincias están presentando condiciones similares. Hay muchas razones por las que
China no tiene comida suficiente, la principal razón es la falta de progreso en la ciencia
agrícola y la siguiente razón es la dominación económica extranjera.
Cuando hablamos del principio de prosperidad queremos decir que nuestros
cuatrocientos millones tengan comida y sea muy barata; sólo cuando hay comida abundante y
barata, podemos decir que el problema de la prosperidad está resuelto.
¿Cuál es la condición real de los campesinos en china? Aunque China no tiene grandes
terratenientes, nueve de cada diez campesinos no tiene su propio campo. Muchas de las tierras
cultivadas están en posesión de los propietarios que no las trabajan por sí mismos. Vemos que
lo justo sería que los campesinos labraran sus tierras para sí mismos y exigieran sus
productos, pero hoy los campesinos están cultivando para otros y la mitad de su producción es
tomada por el propietario. Debemos utilizar al gobierno y las leyes para remediar esta
situación inmediatamente. A no ser que resolvamos el problema agrario, no habrá solución
para el problema de la prosperidad. De la comida producida en los campos el sesenta por
ciento, de acuerdo con las últimas encuestas rurales, es para el propietario, mientras que sólo
el cuarenta por ciento es del campesino. Si este estado injusto de las cosas continúa, cuando
los campesinos se den cuenta, ¿quién estará dispuesto a trabajar duro y sufrir en sus campos?
Pero si la cosecha fuera para los campesinos, estarían más deseosos de cultivar y la
producción se incrementaría. En el trato de la producción agrícola, deberíamos estudiar no
sólo la cuestión de la liberación de los campesinos sino también los siete métodos de
incremento de la producción. Estos métodos son: el uso de maquinaria, de fertilizantes,
rotación de cultivos, erradicación de las pestes, manufacturación, transporte y prevención de
desastres naturales.

23
CHIANG KAI-SHEK
Comentarios Sobre los Principios del Pueblo
Traducción: María Eugenia Gantus

CONCLUSIÓN.
I Las Condiciones materiales y espirituales para el tipo de reconstrucción de Min Sheng.
1) Condiciones materiales.
Los problemas de fecundidad nacional, prosperidad social, educación, salud y felicidad,
junto a los métodos de solución han sido tratados en los capítulos anteriores. Intentemos ahora
relacionarlos con otros problemas de vestimenta, alimentación, vivienda y medios de
transporte, y realicemos un estudio sintético de todos ellos. Debemos señalar, en primer lugar,
que para intentar resolver todos estos problemas el estado tiene que desarrollar un plan de
reconstrucción comprensiva que incluya items como la promoción y el desarrollo de la
comunicación, de empresas industriales y mineras, la adecuada distribución de ciudades y
pueblos, la preservación de las bellezas naturales alejadas de las grandes masas, la explotación
de parques y la construcción de casas para los habitantes de la ciudad. Estos y otros proyectos
como la educación técnica, información educacional y cultural, instalaciones para la
recreación y facilidades medicas y de salubridad; todos dependen de los desembolsos de las
fuentes económicas y financieras , tanto del orden nacional como del local.
Pero, ¿de donde llegarán estos recursos económicos y financieros? El Dr. Sun ha
comentado que las razones de la subsistencia del pueblo pueden ser analizadas como una
clase de Psicología social, la cual, como él lo ha explicado en una conferencia en “Las
Escuelas del Socialismo” realizada en 1912, apunta a “promover la igualdad para todos los
seres humanos para que puedan compartir la prosperidad y la felicidad de cada uno”, o como
él lo ha interpretado en otra disertación sobre “Por qué las Mujeres Deberían Entender a San
Min Chu I” , realizada en 1924, para “promover las grandes empresas productivas y la
distribución de la riqueza y los beneficios no sólo entre unos pocos, sino entre muchos para
que todos puedan obtener los beneficios en igual cantidad”. En otras palabras, el propósito del
Principio de Min Sheng no es el empobrecimiento del potentado, sino el enriquecimiento del
pobre. Entender el Principio de Min Sheng como una forma de Psicología social, como el Dr.
Sun lo comprende, es necesaria antes de que empecemos a dar cuenta de los recursos
financieros y económicos por medio de los cuales el tipo de reconstrucción de Min Sheng
debe ser realizada.
En su artículo “Los caminos para China y el Principio de Min Sheng” escrito en 1912 y
sus conferencias sobre San Min Chu I realizada en 1924, el Dr. Sun nos ha explicado que, al
adoptar las políticas generales sobre la equiparación de los derechos sobre las tierras y las
regulación del capital, el estado obtendrá ingresos de las siguientes fuentes:
a) Impuestos al valor de la propiedad. “Esto es bastante fácil de implementar en China”
comenta el Dr. Sun “Para explicarlo en una forma simple, los propietarios de pequeños
territorios se les requerirá que declaren sus bienes de forma clara para que el estado tenga
derecho a adquirirlo de acuerdo a su valor y poder exigir los títulos que corresponda.
b) Ingresos de las vías de trenes. “Todas estas vías”, comenta el Dr. Sun, “deben ser

24
controlados y administrados en su totalidad por el gobierno, para que toda su recaudación
quede a disposición del mismo”.
c) Ingresos de las Industrias mineras y de los impuestos a las minas.
d) Otras fuentes de ingresos serán explotadas, de las cuales el Dr. Sun destaca “varias
empresas pública como las encargadas del agua, electricidad, gas y forestación,”.
e) Impuestos directos. El Dr. Sun sostiene que el estado deberían controlar los impuestos
directos” o el “impuesto a las ganancias” de las empresas privadas.
El Dr. Sun nos ha brindado un resumen de su pensamiento en la conferencia “Las
Escuelas del Socialismo” recientemente tratada, en donde él comenta “un estado socialista es
aquél en el cuál la libertad, igualdad y fraternidad son hechos concretos. Con los ingresos
provenientes de los trenes, minas, selva y navegación y, a su vez de las rentas e impuestos de
las tierras, el tesoro nacional quedará sobreabundante. Después de costear los gastos públicos,
todos los sobrantes serán utilizados exclusivamente para el bienestar social”. A pesar de que el
Dr. Sun ha mencionado sólo el bienestar social, podemos notar por el contexto, que esta frase
incluye todas las facilidades para el desarrollo de las empresas y el incentivo de todas aquellas
actividades que forman parte de los temas principales de este folleto.
Con relación a este tema, otro punto debe ser particularmente enfatizado. Es el siguiente.
A pesar de que el dinero que el estado recolecta de la ciudadanía en forma de impuestos y que
utiliza para la reconstrucción de la forma de vida de los ciudadanos, en la comunicación, la
industria y empresas mineras, y considerado como beneficioso desde el punto de vista del
hombre de negocios, lo que se gasta en la promoción de la educación, bienestar social, salud y
felicidad no es, de ninguna manera simplemente derrochada. De hecho, esta posterior forma
de desembolso es una inversión justa, que contribuye a la creación de más trabajo para la
gente, la estabilización de sus ingresos y la mejora del poder adquisitivo de la sociedad libre;
todas las empresas públicas y privadas tendrán más éxito y prosperarán. Esa es la razón por la
cual cualquier país que practique el Principio de la Subsistencia del Pueblo no sólo tendrá
suficientes recursos financieros y económicos para dedicarse a la provisión de facilidades para
la promoción de la educación, bienestar social, salud y felicidad, sino que la inversión que se
hace para tales propósitos resultará también en el aumento de la riqueza nacional, el
fortalecimiento de los basamentos de la industria y la emergencia de fuentes adicionales de las
cuales los impuestos son deducidos. Eso es lo que el Dr. Sun Yat-Sen tiene en mente cuando
dice “cuanto más civilizado es un país, más rico se vuelve”.
2) Condiciones Espirituales.
Es el propósito del Principio Min Sheng poner fin al monopolio del capital, así éste no
sigue estrangulando la subsistencia de la gente, para mantener una distribución equitativa de
la riqueza nacional así no hay diferencias anormalmente agudas entre ricos y pobres, para
hacer posible para el país en su totalidad ser tan prospero como cada individuo que lo
compone, y especialmente para usar los recursos económicos de la nación para proveer las
facilidades para la promoción de la educación, bienestar social, salud y felicidad así la
sociedad como un todo sea bendecida con paz y felicidad. Antes de que el Principio Min
Sheng pueda introducirnos a la era de libertad igualdad y fraternidad, hay condiciones
espirituales y materiales que deben realizarse. Si la gente es incapaz de satisfacer sus
necesidades espirituales, será difícil para ellos realizar el Principio de Subsistencia del Pueblo,
y los problemas de educación, bienestar social, salud y felicidad no podrán resolverse
fácilmente. ¿Cuáles, entonces, son las condiciones espirituales del tipo de reconstrucción de

25
Min Sheng? Está, primero que nada la moralidad social. Como ha dicho el Dr. Sun Yat-Sen en
un discurso hecho ante una fiesta dada en su honor por los académicos de Pekín en 1912.
“Antiguamente, los estudiantes hablaban solamente de la lucha por la existencia y la
supervivencia del más apto. Aunque estas teorías prevalecían ampliamente en Europa treinta
años atrás, no deberían ser enseñadas en estos días. Lo que deberíamos enseñar en cambio es
moral social por medio de la cual los prósperos darán generosamente de lo que tienen en
exceso para ayudar al necesitado”. “La antigua teoría que se basaba en los principios del
progreso material, era una exposición de la doctrina de la lucha por la supervivencia”, dice el
Dr. Sun Yat-Sen en otro discurso a estudiantes chinos en Tokyo en 1913. “Ahora que el
mundo se está convirtiendo en más civilizado esta teoría parece una reliquia de una era
bárbara y no encaja en el presente estadio de desarrollo humano. Mientras entramos en la era
del socialismo que defiende el principio humanitario, deberíamos enfatizar la importancia de
la ayuda mutua en lugar de conflicto mutuo. Sobre todo, deberíamos darnos cuenta que la
moral es tan indispensable para la nación así como para el mundo en su totalidad”. Estos dos
pasajes muestran cuánta importancia le adjudica el Dr. Sun a la cooperación y ayuda mutuas,
porque sostiene que el Principio de la Subsistencia del Pueblo no podrá sostenerse si los
ciudadanos no estuviesen inspirados por estos ideales morales.
Segundo, es necesario para la gente ser inteligente y tener conocimiento. En una charla
frente a un grupo de educadores en Pekín en 1912, el Dr. Sun habló del “conocimiento como
fundamento de la nación” y le dijo a su audiencia que “el progreso mundial depende del
avance del conocimiento”. “Esos talentos individuales que se han dedicado a estudiar y que
son políticamente capaces”, agregó, “deberían hacer uso de sus conocimientos para trabajar
por el bienestar popular y la prosperidad nacional”. En su charla a los estudiantes chinos en
Tokyo en 1913, insistió en que “el conocimiento es necesario cuando asumimos la tarea de la
reconstrucción nacional para promover el bienestar de la nación entera, en contraste con los
intereses personales de cualquier individuo”.
En otra disertación a la gente en Yangsoh, Kwangsi en 1921, explicó que “para hacer a
la República de China una tierra feliz en la cual vivir, sus ciudadanos deben tener una
inteligencia adecuada”. En todos estos pasajes el Dr. Sun intentaba demostrar que la
inteligencia y el conocimiento eran indispensables para la realización del Principio de Min
Sheng.
En su charla de Tokyo mencionada, el Dr. Sun enfatiza las relaciones mutuas entre
conocimiento y moral. “En el compromiso de la tarea de reconstrucción, debemos no sólo
estar dispuestos a sacrificarnos como lo estábamos cuando tratamos de destruir y derribar,
sino también tener el conocimiento requerido, a nuestra disposición. La adquisición de este
conocimiento, el cual debe usarse para la reconstrucción, requiere un largo período de estudio
preparatorio- seis, siete o aún diez años de aplicación intensiva- antes de que pueda ponerse
en práctica. Es diferente del trabajo de destrucción el que como mucho requiere nada más
valor físico y espíritu de autosacrificio”. “El conocimiento y los ideales morales deben ir de
la mano”, agrega el Dr. Sun. “El conocimiento sin ideales morales no es simplemente
inservible, sino definitivamente dañino. Todos deben darse cuenta de que si hay bienestar
general y beneficios tangibles, ellos mismos tendrían una porción de ello y serían uno de sus
beneficiarios directos. A esto podemos llamarlo el principio humanitario, que es lo que el
socialismo defiende”. Estas citas nos dan una noción de las condiciones espirituales-
conocimiento y moral- que son necesarias para la implementación del Principio de Min Sheng

II. El ideal más alto de la reconstrucción Min Sheng

26
1) Tres etapas del desarrollo social.
En nuestro estudio del objetivo final del tipo de reconstrucción de Min Sheng debemos
primero que nada saber algo acerca del Gran Estado como es representado en el Libro de Li,
ya que es el ideal más alto que el Dr. Sun Yat-Sen ha apuntado a lo largo de su carrera
revolucionaria.
El Gran Estado, como es representado en el Libro de Li, no puede ser alcanzado en un
solo paso, por decirlo de alguna forma. De acuerda con Kungyang Kao, uno de los tres
cronistas de la Era de la Primavera y el Otoño (722-480 A.C.) hay tres etapas que deben
pasarse antes de que finalmente se llegue a la Sociedad Ideal, denominadas: Anarquía,
Pacificación y Paz. El Libro de Li también habla de tres etapas: lo que se ha llamado Reino
de la Oscuridad, el Reino Nauseabundo y el Reino del Caos; simplemente representan
obstáculos a ser removidos antes de que podamos proceder a construir la Sociedad Ideal. Esta
etapa en la cual estos obstáculos son eliminados corresponde a la “Edad de la Anarquía” de
Kungyang Kao. La segunda etapa, en la cual el país es gradualmente pacificado y comienza la
etapa de reconstrucción, es conocida en el Libro de Li como una Era de Prosperidad Menor,
que corresponde a la “Edad de Pacificación” de Kungyang Kao. La tercera y más elevada
etapa de desarrollo social es lo que el Libro de Li ha llamado la Era del Gran Estado, la cual
corresponde a la “Edad de la Paz” de Kungyang Kao.
2) El Gran Estado.
¿ Qué clase de sociedad es el Gran Estado como es representado en el Libro de Li?
Déjenme darles una simple descripción en los siguientes términos.
El Gran Estado es aquél en el cuál económicamente “la riqueza no necesita ser poseída
privadamente, y los frutos de la labor de uno, no necesitan ser disfrutados por uno mismo”;
socialmente, “la gente no cuidará solamente a sus padres e hijos”; y, políticamente, “el sabio y
el capaz serán elegidos para ejercer y se cultivarán la fe mutua y las relaciones de vecindad”.
Déjenme explicar esta descripción breve del Gran Estado, punto por punto.
a) El Ideal Económico: “la riqueza no necesita ser poseída privadamente por miedo de
ser desperdiciada, y los frutos del trabajo de uno, no necesitan ser disfrutados por uno mismo,
porque no provienen del esfuerzo de ningún individuo en particular”. Este pasaje del Libro de
Li, está hecho para mostrar que, en el Gran Estado, todos los esfuerzos productivos serán
dirigidos a la explotación de los recursos naturales para obtener los medios de subsistencia
para el pueblo, y que toda la labor será realizada por servicio social y no para obtener
beneficios. Por lo tanto, las instituciones económicas de tal sociedad, se fundarán en la
cooperación mutua y el servicio será su función primaria y su objetivo principal. Éste es
precisamente el tipo de instituciones económicas en el Principio de Subsistencia del Pueblo.
b) El Ideal Social: “la gente no cuidará solamente a sus propios padres e hijos. Sino que
también permitirán a los ancianos morir en paz, a los físicamente sanos ser útiles, a los
pequeños ser alimentados, a los viudos, viudas, huérfanos, gente grande sin hijos, físicamente
discapacitados y a los enfermos, que sean cuidados apropiadamente, y para los hombres y
mujeres jóvenes estar felizmente casados”. Este pasaje del Libro de Li intenta mostrar que
ningún niño estará sin alimento y cuidado, que los hombres y mujeres jóvenes disfrutarán de
la vida de casados, que los ancianos tendrán un lugar en donde estar, que la vida en familia
será pacífica y feliz, y que viudos, viudas, huérfanos, gente grande sin hijos, los enfermos y
discapacitados serán cuidados por el gobierno y asistidos por la sociedad en su conjunto.
Cuando estas cosas sean realizadas todos los problemas relacionados con la cuestión de la

27
subsistencia del pueblo, tales como la fecundidad nacional, el bienestar social y la educación
habrán sido satisfactoriamente resueltos.
c) El Ideal Político: “El sabio y el capaz serán elegidos para ejercer y se cultivarán la fe
mutua y las relaciones de vecindad”. Esta es una pertinente descripción de un mundo de
naciones democráticas las cuales se basan en la igualdad mutua y en el respeto de sus
derechos soberanos.
En tal mundo “no habrá necesidad de conspiraciones y tratados clandestinos, robos,
latrocinios, conmociones civiles y usurpaciones”. Tal mundo será de paz eterna en el cual el
principio de “Todo lo que hay bajo el cielo para el bien público” reinará supremo y servirá
como guía para todos.
3) La Era de La Prosperidad Menor.
La Era de la Prosperidad Menor es la etapa inmediatamente anterior al advenimiento
del Gran Estado. ¿Cuáles son las características de la Era de la Prosperidad Menor?
La Era de la Prosperidad Menor es aquella en la cual económicamente “la riqueza es
poseída privadamente y los frutos del trabajo de uno son disfrutados por uno mismo”,
socialmente, “la gente cuidará solamente a sus padres e hijos”, y políticamente, “la autoridad
suprema estará basada en una familia gobernante y pasada de padres a hijos, la comunidad se
protegerá ella misma contra ataques hostiles, construyendo fuertes murallas y cavando
profundas trincheras y fosos”. Déjenme explicar esta descripción de la Era de la Prosperidad
Menor, punto por punto.
a) Económicamente, “la riqueza es poseída privadamente y los frutos de la labor de uno,
son disfrutados por uno mismo”. Esto significa que en la Era de la Prosperidad Menor las
riquezas serán producidas por lucro, y el trabajo ejecutado por la paga. Pero si tal economía
construida sobre la libre competencia fuera a dar lugar a un sistema dominado por el capital
monopólico y llevara a una competencia injusta y desigual, con el resultado que unos pocos
monopolicen toda la riqueza social y la gran mayoría del pueblo quedara reducido a una
abyecta pobreza, provocaría serios tumultos y conflictos.
b) Socialmente, “la gente cuidará solamente a sus padres e hijos”. Esto hace referencia
por supuesto, al sistema clánico. El sistema clánico es la unidad básica de la organización
social, una sociedad segura presupone la existencia de clanes estables y viceversa. En una
sociedad en donde la inequidad ha aumentado, la desintegración de los clanes seguirá
inevitablemente.
c) Políticamente, “la autoridad suprema estará basada en una familia gobernante y
pasada de padres a hijos, y la comunidad se protegerá a sí misma contra los ataques hostiles,
construyendo murallas fuertes y cavando profundas trincheras y fosos”. Esto corresponde a lo
que el Dr. Sun Yat-Sen ha llamado la Edad de la Monarquía Absoluta en la cual un país lucha
contra otro. En tal Edad, “las intrigas y conspiraciones se cosechan y las guerras
sobrevienen”. Es por lo tanto, demasiado obvio que si la Era de la Prosperidad Menor no
avanzara un paso más, y condujera hacia el Gran Estado, aún cualquier pequeña prosperidad
que haya sido alcanzada no podría ser mantenida por mucho tiempo.
4) Consumación del tipo Min Sheng de reconstrucción social.
Haciendo un estudio comparativo de los rasgos característicos del Gran Estado y de la
Era de la Prosperidad Menor, uno ve enseguida que el tipo de reconstrucción de Min Sheng es

28
una suerte de puente que sirve para conducir de uno hacia el otro. En nuestro esfuerzo de
llevar adelante nuestra tarea de reconstrucción revolucionaria, deberíamos ser capaces de,
eventualmente, alcanzar la meta de una sociedad libre y segura, o el Gran Estado, si fuéramos
hacia el puente y marcháramos hacia delante. En esa sociedad libre y segura, “todos los
muchachos a la edad de cinco o seis años, serían requeridos para ir a escuelas primarias”.
Como el Dr. Sun Yat-Sen ha deslizado cuidadosamente. Tiempo después serán entrenados y
criados por el estado, hasta que tengan veinte años; esto debe ser visto como un derecho que
corresponde a todo ciudadano chino. Las escuelas enseñarán todo tipo de conocimientos, así
los estudiantes pueden, después de graduarse convertirse en ciudadanos independientes
disfrutando de todos los derechos políticos del sufragio, libertad e igualdad. Todos los
ciudadanos al llegar a la edad de los veinte años trabajará por su propio pan y manteca. El
estado dará pensiones a aquellos mayores de cincuenta años que no tengan medios para
mantenerse. Los niños cuyos padres tengan mucha descendencia y estén, por lo tanto,
inhabilitados para mantenerlos, serán cuidados por el estado. Cuando China haya alcanzado
este grado de desarrollo, la civilización y la cultura chinas se compararán no menos, sino más
favorablemente con aquellas de Europa y América”. Este pasaje proporciona una excelente
heliografía del tipo Min Sheng de reconstrucción social por el cual yo he sido guiado a lo
largo de la redacción de este capítulo suplementario acerca de la fecundidad nacional,
bienestar social, educación, salud y felicidad. Es de nuestra incumbencia diseñar planes
concretos de acuerdo con la heliografía del Dr. Sun, y llevarlos a cabo para consumar el tipo
Min Sheng de reconstrucción social, que él nos ha dejado para que completemos.

MAO ZEDONG
UNA SOLA CHISPA PUEDE INCENDIAR TODA LA PRADERA
5 de enero de 1930 (Ediciones en Lenguas Extranjeras, Pekín, 1969)

Parte de los camaradas de nuestro Partido no comprenden aún correctamente cómo se debe
apreciar la actual situación, ni la acción consiguiente que esta situación exige de nosotros.
Aunque creen que surgirá inevitablemente un ascenso revolucionario, no creen que pueda
llegar pronto. Por consiguiente, no aprueban el plan para conquistar la provincia de Chiangsí
y están de acuerdo tan sólo en acciones guerrilleras móviles en las tres regiones, en el límite
de las provincias de Fuchién, Kuangtung y Chiangsí. Además de esto, no comprenden
profundamente la importancia de establecer el Poder rojo en las zonas guerrilleras ni, por
consecuencia, la necesidad de acelerar el ascenso revolucionario en todo el país por medio de
la consolidación y expansión del Poder rojo. Por lo visto, consideran que en un período en que
el ascenso revolucionario está lejano todavía, seria inútil dedicarse al duro trabajo de
establecer el Poder; quieren ampliar nuestra influencia política recurriendo a un método más
fácil: las acciones guerrilleras móviles; y, una vez cumplida enteramente, o hasta cierto punto,
la labor de conquistar a las masas en todo el país, quieren organizar un levantamiento armado

29
en toda China, poner entonces en la balanza las fuerzas del Ejército Rojo, y pasar a una gran
revolución en escala nacional. Su teoría sobre la necesidad de conquistar primeramente a las
masas en escala nacional, abarcando todos los lugares, y después establecer el Poder, no
corresponde a las condiciones reales de la revolución china. Esta teoría proviene
principalmente de la falta de una comprensión clara del hecho de que China es una
semicolonia que se disputan numerosos países imperialistas. Si se comprende esto con
claridad, entonces se comprenderá, en primer lugar, por qué entre todos los países del mundo,
únicamente en China se observa un fenómeno tan insólito como las prolongadas guerras
enmarañadas en el seno de las clases dominantes; por qué estas guerras se agudizan y
extienden día a día, y por qué no ha habido jamás un régimen unificado. En segundo lugar, se
comprenderá la gravedad del problema campesino y, en consecuencia, por qué las
insurrecciones en el campo han adquirido tal magnitud, que hoy abarcan todo el país. En
tercer lugar, se comprenderá la justeza de la consigna de Poder democrático obrero-
campesino. En cuarto lugar, se comprenderá otro fenómeno insólito — igualmente
desconocido fuera de China y surgido en correspondencia con el fenómeno no menos insólito
de las prolongadas guerras enmarañadas en el seno de las clases dominantes —, a saber: la
existencia y el desarrollo del Ejército Rojo y de los destacamentos guerrilleros y, juntamente
con ello, la existencia y el desarrollo de pequeñas regiones rojas que han crecido en medio del
cerco del régimen blanco (una cosa así, tan extraordinaria, no se observa sino en China). En
quinto lugar, se comprenderá también que la creación y el desarrollo del Ejército Rojo, de los
destacamentos guerrilleros y de las regiones rojas representan la fase más alta de la lucha
campesina, bajo la dirección del proletariado, en la China semicolonial y el resultado
inevitable del desarrollo de la lucha campesina en una semicolonia, y, sin duda alguna,
constituyen el factor más importante para acelerar el ascenso revolucionario en todo el país. Y
en sexto lugar, se comprenderá asimismo que con una política de simples acciones guerrilleras
móviles no se puede cumplir la tarea de acelerar el ascenso revolucionario en escala nacional,
en tanto que es indudablemente correcta la política adoptada por Chu Te y Mao Tse-tung y
también por Fang Chi-min, que consiste en crear bases de apoyo, establecer el Poder de
manera planificada, profundizar la revolución agraria, engrosar las fuerzas armadas populares
siguiendo todo un proceso de formación, primero de destacamentos de la Guardia Roja
cantonal, luego territorial, después distrital, posteriormente de fuerzas locales del Ejército
Rojo y, por último, de un Ejército Rojo regular, y avanzar en oleadas en la expansión del
Poder rojo, etc. Sólo así se puede infundir fe a las masas revolucionarias de todo el país, como
lo ha hecho la Unión Soviética con las del mundo entero. Sólo así es posible crear inmensas
dificultades a las clases dominantes reaccionarias, hacer tambalear sus cimientos y precipitar
su desintegración interna. Y sólo así se puede crear verdaderamente un Ejército Rojo que nos
servirá de instrumento principal en la gran revolución venidera. En una palabra, sólo así se
puede acelerar el ascenso revolucionario.
Los camaradas que adolecen de precipitación revolucionaria sobreestiman indebidamente
las fuerzas subjetivas de la revolución y subestiman las fuerzas de la contrarrevolución.
Semejante apreciación nace en gran medida del subjetivismo, y terminará indudablemente por
conducir al camino del putchismo. Por otra parte, la subestimación de las fuerzas subjetivas
de la revolución y la sobreestimación de las fuerzas de la contrarrevolución constituirían
también una apreciación inadecuada, que produciría inevitablemente resultados negativos,
aunque de otro orden. Por consiguiente, al juzgar la situación política de China, es necesario
tener en cuenta los siguientes puntos esenciales:
1. Aunque las fuerzas subjetivas de la revolución en China son actualmente débiles, lo
mismo sucede con toda la organización (el Poder, las fuerzas armadas, los partidos, etc.) de
las clases dominantes reaccionarias, basada en la atrasada y frágil estructura social y

30
económica de China. Precisamente con ello se puede explicar por qué en los países de Europa
occidental, aunque actualmente las fuerzas subjetivas de la revolución son quizá más
poderosas que en China la revolución no puede estallar de inmediato: las fuerzas de las clases
dominantes reaccionarias tienen un poderío muchas veces mayor que poseen las de nuestro
país. Y aunque en la actualidad son débiles las fuerzas subjetivas de la revolución china, como
también son relativamente débiles las fuerzas de la contrarrevolución, la revolución china
llegará sin duda a su ascenso con más rapidez que en Europa occidental
2. Después de la derrota de la revolución en 1927, las fuerzas subjetivas de la revolución
han quedado, en efecto, considerablemente debilitadas. La insignificancia de las fuerzas
restantes, si se las juzga tan sólo por algunos síntomas externos, puede motivar, como es
natural, en los camaradas (los que abordan las cosas de esta manera) estados de ánimo
pesimistas. Pero otra cosa completamente distinta se ve si contemplamos la esencia de la
cuestión. Aquí viene al caso un antiguo proverbio chino: “Una sola chispa puede incendiar
toda la pradera.” En otras palabras, aunque las fuerzas de la revolución son muy pequeñas en
la actualidad, podrán desarrollarse con gran rapidez. En las condiciones de China, su
desarrollo no sólo es posible, sino que es virtualmente inevitable; esto lo demostraron a la
perfección el Movimiento del 30 de Mayo y el gran movimiento revolucionario que le siguió.
Al tratar una cosa, debemos examinar su esencia y considerar su apariencia nada más que
como guía que conduce a la entrada. Y una vez que cruzamos el umbral debemos aprehender
la esencia de la cosa. Este es el único método de análisis seguro y científico.
3. En forma similar, al valorar las fuerzas contrarrevolucionarias, de ninguna manera
debemos contemplar sólo su apariencia, sino examinar su esencia. En el período inicial de
nuestro régimen independiente en la región fronteriza de Junán-Chiangsí, algunos camaradas
creyeron con seriedad en la incorrecta apreciación que entonces hizo el Comité Provincial de
Junán del Partido, y consideraron que nuestro enemigo de clase no valía un comino. Las dos
expresiones, “sumamente tambaleante” y “totalmente presa del pánico”, que entre nosotros
siguen siendo objetos de burla incluso en la actualidad, fueron epítetos que en aquel tiempo
(de mayo a junio de 1928) empleó el Comité Provincial de Junán del Partido para aquilatar a
Lu Ti-ping, gobernante de dicha provincia. Semejantes apreciaciones condujeron
inevitablemente al putchismo en el terreno político. Pero durante los cuatro meses que van de
noviembre de 1928 a febrero de 1929 (antes del estallido de la guerra entre Chiang Kai-shek y
la camarilla de caudillos militares de Kuangsí), cuando el enemigo, en su tercera “expedición
conjunta”, se acercaba a las montañas Chingkang, una parte de los camaradas planteó la duda:
“¿Cuánto tiempo podremos mantener flameando la bandera roja?” La verdad es que la lucha
entre Inglaterra, los EE.UU. y el Japón en China era entonces muy abierta y estaba ya madura
la situación de guerra enmarañada que se daría entre Chiang Kai-shek, la camarilla de
Kuangsí y Feng .Yu-siang. Este era, en realidad, el momento en que la marca
contrarrevolucionaria comenzaba a bajar y la marca revolucionaria a crecer de nuevo. Pero
durante ese período no sólo se observaban ideas pesimistas en el Ejército Rojo y en las
organizaciones locales del Partido, sino que también el Comité Central se dejó llevar más o
menos por los fenómenos externos de los sucesos y se mostró pesimista en su tono. La carta
de febrero del Comité Central constituye una prueba del análisis pesimista que entonces se
hacía en el Partido.
4. La situación objetiva actual todavía puede desorientar fácilmente a los camaradas que
sólo observan el aspecto exterior de los fenómenos y no penetran en su esencia.
Especialmente, los que trabajan en el Ejército Rojo, cuando son derrotados en una batalla,
cuando están rodeados por todas partes o acosados por fuerzas enemigas poderosas, a
menudo, sin quererlo, universalizan su situación momentánea, particular y limitada, y

31
exageran su importancia, como si no fuera nada prometedora la situación de todo el país y del
mundo entero, y fuera vaga y remota la perspectiva de victoria de la revolución. Estos
camaradas se aferran a la apariencia y pasan por alto la esencia, porque no han efectuado un
análisis científico de la esencia de la situación general. A la pregunta de si surgirá pronto en
China el ascenso revolucionario, sólo puede responderse con precisión después de haber
examinado cuidadosamente si en realidad están en desarrollo las diversas contradicciones que
conducen al ascenso revolucionario. Puesto que, en el plano internacional, se desarrollan las
contradicciones entre los países imperialistas, entre los países imperialistas y las colonias y
entre los imperialistas y el proletariado de sus propios países, los imperialistas sienten más
apremiante la necesidad de disputarse a China. Al intensificarse la disputa de los imperialistas
por adueñarse de China, se desarrollan en China, simultáneamente, tanto las contradicciones
entre los imperialistas y toda la nación china como las contradicciones entre los mismos
imperialistas, por lo cual se producen guerras enmarañadas cada vez más extensas y recias
entre las distintas camarillas de gobernantes reaccionarios de China, y se desarrollan
diariamente las contradicciones entre éstas. Las contradicciones entre las distintas camarillas
de gobernantes reaccionarios —las enmarañadas guerras entre los caudillos militares— van
acompañadas del aumento en los impuestos, lo que conduce, a su vez, a la agudización diaria
de las contradicciones entre las amplias masas de contribuyentes y los gobernantes
reaccionarios. Las contradicciones entre el imperialismo y la industria nacional china van
acompañadas del hecho de que esta última no puede obtener concesiones del primero; debido
a esto, se profundizan las contradicciones entre la burguesía china y la clase obrera china; los
capitalistas chinos tratan de encontrar una salida a través de la frenética explotación de los
obreros, y los obreros chinos les ofrecen resistencia. La invasión de mercancías de los países
imperialistas, las extorsiones del capital comercial chino, el aumento en los impuestos del
gobierno, etc., traen consigo una profundización aún mayor de las contradicciones entre la
clase terrateniente y el campesinado, es decir, se agrava más la explotación por medio del
arriendo y la usura, y crece más el odio de los campesinos hacia los terratenientes. A causa de
la presión de las mercancías extranjeras, el agotamiento de la capacidad adquisitiva de las
amplias masas de obreros y campesinos y el aumento en los impuestos del gobierno, los
comerciantes en mercancías de producción nacional y productores independientes se ven
empujados cada vez más a la quiebra. Como el gobierno reaccionario amplía ilimitadamente
los efectivos de sus tropas, pese a la escasez de avituallamiento y de fondos para mantenerlos,
y como a consecuencia de ello las guerras se hacen cada día más frecuentes, la masa de
soldados se encuentra en constantes privaciones. Debido al aumento en los impuestos
estatales, a la creciente carga de los arriendos e intereses exigidos por los terratenientes y a la
diaria extensión de los desastres de la guerra, el hambre y el bandolerismo se han difundido
por todo el país y las amplias masas de campesinos y de indigentes de la ciudad se encuentran
en tal situación que apenas pueden subsistir. La carencia de fondos para el sostenimiento de
las escuelas crea para muchos alumnos la amenaza de quedarse sin instrucción; el atraso de la
producción despoja a muchos estudiantes graduados de la esperanza de encontrar empleo. Al
conocer todas estas contradicciones, sabremos en qué situación precaria y en qué caótico
estado se encuentra China; y esto nos permitirá comprender que el ascenso de la revolución
dirigida contra los imperialistas, los caudillos militares y los terratenientes es inevitable y muy
pronto surgirá. Toda Chinaestá llena de leña seca, que arderá pronto, cubriéndolo todo de
llamas. “Una sola chispa puede incendiar toda la pradera”, he aquí el proverbio que describe
en forma adecuada cómo se desarrolla la situación actual. Basta echar una mirada al
desarrollo de las huelgas obreras, las insurrecciones campesinas, los motines de soldados y las
huelgas estudiantiles en muchos lugares, para darse cuenta de que esa “sola chispa” no
tardará, sin duda alguna, en “incendiar toda la pradera”.
La esencia de lo antedicho se contenía ya en la carta del Comité del Frente al Comité

32
Central, de fecha 5 de abril de 1929. En esta carta se decía:

“La carta del Comité Central [fechada el 9 de febrero de 1929] hace una apreciación
demasiado pesimista de la situación objetiva y de nuestras fuerzas subjetivas. La tercera
campaña de ‘aniquilamiento’ lanzada por el Kuomintang contra las montañas
Chingkang señaló el punto culminante de la marea contrarrevolucionaria. Pero allí se
detuvo y desde entonces se ha iniciado el gradual descenso de la marea
contrarrevolucionaria, y el progresivo ascenso de la marea revolucionaria. La capacidad
combativa y organizativa del Partido, a pesar de haberse debilitado tanto como lo
describe el Comité Central, ciertamente se recobrará con gran rapidez y pronto
desaparecerá la pasividad entre los cuadros del Partido, con el descenso gradual de la
marea contrarrevolucionaria. Es indudable que las masas nos seguirán. La política de
matanza sólo sirve para ‘empujar los peces hacia las aguas profundas’, y el reformismo
tampoco puede atraer ya a las masas. Sin duda las ilusiones de las masas con respecto al
Kuomintang se desvanecerán muy pronto. En la situación que surgirá, ningún partido
podrá competir con el Partido Comunista en ganarse a las masas. La línea política y la
línea de organización trazadas por el VI Congreso Nacional del Partido son correctas: en
la etapa actual la revolución es democrática, y no socialista; la tarea actual del Partido
[aquí debería agregarse:‘en las grandes ciudades’] consiste en ganar a las masas y no en
organizar inmediatamente insurrecciones. No obstante, la revolución se desarrollará con
gran rapidez, y debemos adoptar una actitud positiva en la propaganda y en la
preparación para las insurrecciones armadas. En el gran caos de la situación actual, sólo
presentando consignas positivas y adoptando una actitud positiva podremos dirigir a las
masas. Igualmente, el Partido sólo podrá recuperar su capacidad combativa adoptando
esta actitud positiva. La dirección del proletariado constituye la única clave para la
victoria de la revolución. El asentamiento de una base proletaria del Partido y el
establecimiento de células del mismo en las empresas industriales de los centros
urbanos, son en este momento importantes tareas en el terreno organizativo del Partido;
pero, al mismo tiempo, el desarrollo de la lucha en el campo, el establecimiento del
Poder rojo en pequeñas regiones, la creación del Ejército Rojo y el engrosamiento de
sus filas son, en particular, las principales condiciones que facilitan la lucha en las
ciudades y aceleran el ascenso revolucionario. Por consiguiente, es un error renunciar a
la lucha en las ciudades; pero, en nuestra opinión, todo miembro del Partido que tema el
desarrollo de las fuerzas campesinas, creyendo que eso las haría superar las fuerzas de
la clase obrera en perjuicio de la revolución, estará igualmente en el error. Pues en la
revolución de la China semicolonial, sólo la ausencia de dirección obrera puede hacer
fracasar la lucha campesina; la revolución no será jamás perjudicada porque la lucha de
los campesinos supere la fuerza de los obreros.”
En cuanto al problema de la táctica de ‘acción del Ejército Rojo, la carta dio la siguiente
respuesta:
“El Comité Central nos propone que, a fin de conservar al Ejército Rojo y movilizar a
las masas, dividamos nuestras fuerzas en unidades muy pequeñas y las dispersemos por el
campo, que Chu Te y Mao Tse-tung abandonen las filas y así ocultemos al enemigo los
grandes blancos. Semejante idea está divorciada de la realidad. Dividir nuestras fuerzas en
compañías o batallones para que actúen independientemente, dispersarlas por el campo,
adoptar tácticas guerrilleras para la movilización de las masas y guardarse de ofrecer
blancos al enemigo: todo esto lo planeamos y lo pusimos en práctica en numerosas

33
ocasiones, desde el invierno de 1927, pero siempre fracasamos. Las causas son: 1) A
diferencia de los destacamentos de la Guardia Roja local, el Ejército Rojo como fuerza
principal no se compone, en su mayoría, de vecinos de la localidad. 2) La división de las
fuerzas en pequeñas unidades da como resultado una débil dirección e incapacidad para
enfrentar las circunstancias adversas, lo cual conduce fácilmente a la derrota. 3) Las
pequeñas unidades dispersas son fácilmente derrotadas una a una por el enemigo. 4)
Cuanto más adversas son las circunstancias, tanto mayor es la necesidad de que las fuerzas
se concentren y que los dirigentes luchen con firmeza, porque sólo así se puede conseguir
la unidad interna y hacer frente al enemigo. Sólo en circunstancias favorables es
aconsejable dividir las fuerzas para operaciones guerrilleras, y sólo entonces los dirigentes
no necesitan quedarse con sus tropas todo el tiempo, como deben hacerlo en circunstancias
adversas.’’

El defecto de este pasaje es que las razones aducidas contra la división de las fuerzas son
todas de carácter negativo, y esto está muy lejos de ser suficiente. He aquí la razón positiva en
favor de la concentración de las fuerzas: sólo la concentración nos permitirá aniquilar
unidades enemigas relativamente grandes y ocupar poblados. Sólo después de haber
aniquilado unidades enemigas relativamente grandes y haber ocupado poblados, podemos
movilizar a las masas en gran escala y crear órganos del Poder en zonas que abarquen varios
distritos colindantes. Sólo así podemos despertar la atención de las poblaciones lejanas y
próximas (esto es lo que se llama extender la influencia política) y contribuir efectivamente a
la aceleración del ascenso revolucionario. Por ejemplo, tanto el Poder que creamos el año
antepasado en la región fronteriza de Junán-Chiangsí, como el creado en el Oeste de Fuchién
el año pasado, fueron el resultado de nuestra política de concentración de fuerzas. Tal es el
principio general. Pero, ¿no se dan casos en que es necesario dividir las fuerzas? Sí, se dan.
En la carta del Comité del Frente al Comité Central se habla de las tácticas guerrílleras del
Ejército Rojo, en las que está incluida la cuestión de la posibilidad de dividir las fuerzas
dentro de un radio reducido:
“Las tácticas que hemos elaborado en el curso de la lucha durante los últimos tres años
son realmente distintas de todas las otras tácticas, antiguas o modernas, chinas o
extranjeras. Con nuestras tácticas, las masas pueden ser movilizadas para la lucha en una
escala siempre creciente y ningún enemigo, por poderoso que sea, podrá habérselas con
nosotros. Nuestras tácticas son tácticas de guerrillas. Consisten principalmente en los
siguientes puntos:
‘Dividir las fuerzas para movilizar a las masas y concentrar las fuerzas para hacer
frente al enemigo.’
‘Cuando el enemigo avanza, retrocedemos; cuando el enemigo se detiene, le
hostigamos; cuando el enemigo se fatiga, le atacamos; cuando el enemigo se retira, le
perseguimos.’
‘En la creación de zonas estables bajo el régimen independiente”, adoptamos la
táctica de avanzar en oleadas. Cuando nos persigue un enemigo poderoso, adoptamos la
táctica de dar vueltas.’
‘Movilizar a la mayor cantidad de masas en el menor tiempo posible y con los
mejores métodos que se pueda.’

34
Estas tácticas son como manejar una red; debemos ser capaces de tenderla o recogerla en
cualquier momento que sea necesario. La tendemos para ganar a las masas, y la recogemos
para hacer frente al enemigo. Tales son las tácticas que hemos aplicado invariablemente
durante los últimos tres años.”

Aquí “tender la red” significa dividir nuestras fuerzas dentro de un radio reducido. Así, por
ejemplo, cuando tomamos por primera vez la capital del distrito de Yungsin, en la región
fronteriza de Junán-Chiangsí, dividimos los 29° y 35° regimientos dentro de los límites del
distrito de Yungsin. O por ejemplo, cuando tomamos por tercera vez Yungsin, dividimos
nuestras fuerzas despachando el 28° regimiento a la frontera del distrito de Anfu, el 29° al
distrito de Lienjua y el 35° a la frontera del distrito de Chían. O por ejemplo, en abril y mayo
del año pasado, nuestras fuerzas se dividieron en los distritos del Sur de Chiangsí, y en julio
se dividieron en los distritos del Oeste de Fuchién. En cuanto a la división de las fuerzas en un
amplio radio, sólo es posible a dos condiciones: que las circunstancias sean más o menos
favorables y que el organismo directivo sea relativamente fuerte. Pues la división de nuestras
fuerzas tiene por objetivo asegurarnos mayores posibilidades de ganarnos a las masas,
profundizar la revolución agraria, establecer órganos del Poder y ampliar las filas del Ejército
Rojo y las fuerzas armadas locales. Es preferible no dividir las fuerzas si resulta imposible
alcanzar tales objetivos, o si la división de las fuerzas puede conducir a la derrota y al
debilitamiento del Ejército Rojo, como sucedió en agosto del año antepasado, cuando una
parte de nuestras fuerzas en la región fronteriza de Junán-Chiangsí fue enviada para un ataque
contra la ciudad de Chenchou. Pero, si las dos condiciones antes mencionadas existen, es
indudable que debemos dividir las fuerzas, porque en este caso la división es más ventajosa
que la concentración.
La carta de febrero del Comité Central no fue correcta por su espíritu, y ha ejercido una
influencia negativa sobre una parte de los camaradas pertenecientes a la organización del
Partido en el 4° cuerpo de ejército. En esa época, el Comité Central emitió, además, una
circular en la que afirmaba que la guerra entre Chiang Kai-shek y la camarilla de caudillos
militares de Kuangsí no estallaría necesariamente. Sin embargo, desde entonces, las
apreciaciones del Comité Central y sus directivas han sido correctas en general. Ya ha emitido
otra circular para corregir la que contenía la evaluación inadecuada. Aunque no ha hecho
correcciones de dicha carta al Ejército Rojo, en sus directivas ulteriores ya no se observa el
mismo tono pesimista, y su punto de vista sobre las acciones del Ejército Rojo ha empezado a
coincidir con el nuestro. Sin embargo, todavía subsiste la influencia negativa que ejerció la
carta del Comité Central sobre una parte de los camaradas. Por lo tanto estimo que sigue
siendo necesario esclarecer esta cuestión.
El plan de conquistar la provincia de Chiangsi en el término de un año fue igualmente
propuesto por el Comité del Frente al Comité Central en abril del año pasado, y luego se
adoptó en Yutu una resolución a este respecto. Las razones que se exponían entonces en la
carta al Comité Central eran las siguientes:
“Las tropas de Chiang Kai-shek y de la camarilla de caudillos militares de Kuangsi se
están aproximando unas a otras en la zona de Chiuchiang, y una gran batalla está a punto de
estallar.
-A consecuencia de la reanudación de la lucha de masas, unida al crecimiento de las
contradicciones en el seno del campo de la reacción dominante, probablemente surgirá pronto
un ascenso revolucionario. Al trazar nuestros planes de trabajo en estas circunstancias,

35
consideramos que, en dos de las provincias del Sur, Kuangtung y Junán, las fuerzas militares
de la burguesía compradora y los terratenientes son demasiado grandes, y además, en Junán,
la organización del Partido, debido a los errores putchistas cometidos por ella, ha perdido casi
por completo las masas que lo apoyaban, tanto dentro como fuera del Partido. Pero en las tres
provincias de Fuchién, Chiangsí y Chechiang, la situación es diferente. En primer lugar, allí
las fuerzas militares del enemigo son las más débiles. En Chechiang existe sólo una pequeña
cantidad de tropas provinciales de guarnición a las órdenes de Chiang Po-cheng. En Fuchién,
aunque hay cinco agrupaciones formadas por catorce regimientos, la brigada de Kuo Feng-
ming ya ha sido aplastada; las tropas de Cben Kuo-jui y Lu Sing-pang están compuestas de
bandidos y tienen poca capacidad combativa, y las dos brigadas de infantería de marina
acampadas a lo largo de la costa no han entrado nunca en acción e indudablemente no tienen
gran capacidad combativa. Sólo las tropas de Chang Chen tienen cierta capacidad combativa,
pero, según el análisis del Comité Provincial de Fuchién del Partido, sólo dos regimientos de
esas tropas tienen una capacidad combativa relativamente elevada. Además, en Fuchién reina
ahora un estado de completo caos y no hay unidad. En Chiangsí hay dos agrupaciones, la de
Chu Pei-te y la de Siung Shi-jui, que constan en total de dieciséis regimientos; allí las fuerzas
militares son superiores a las de Fuchién o Chechiang, pero muy inferiores a las de Junán. En
segundo lugar, se han cometido menos errores putchistas en esas tres provincias.
Prescindiendo de Chechiang, cuya situación no es muy clara para nosotros, las organizaciones
del Partido y su base de masas en Chiangsí y Fuchién son algo más fuertes que en Junán. Por
lo que atañe a Chiangsí, en su parte Norte, en los distritos de Tean, Siushui y Tungku, todavía
tenemos cimientos relativamente sólidos; en su parte Oeste, en los distritos de Ningkang,
Yungsin, Lienjua y Suichuan, la fuerza del PartIdo y de la Guardia Roja se mantiene como
antes; en el Sur de Chiangsi, nuestras perspectivas son aún mayores, ya que la fuerza de los 2°
y 4° regimientos del Ejército Rojo está creciendo día a día en los distritos de Chían, Yungfeng
y Singkuo; las tropas del Ejército Rojo al mando de Fang Chi-min no han sido liquidadas en
modo alguno. De esta manera están creadas las condiciones para cercar a Nanchang. Por la
presente proponemos al Comité Central que, durante el prolongado período de guerra entre
los caudillos militares del Kuomintang, luchemos contra Chiang Kai-shek y la camarilla de
Kuangsi por la conquista de Chiangsi, así como del Oeste de Fuchién y el Oeste de
Chechiang. En estas tres provincias aumentaremos los efectivos del Ejército Rojo y crearemos
un régimen de masas independiente. El plazo para el cumplimiento de este plan es de un año.”
Lo que había de erróneo en la proposición para la conquista de Chiangsi era que se fijó como
límite el plazo de un año. En cuanto a la posibilidad de la conquista de Chiangsi, está
condicionada, no sólo por la situación de la provincia misma, sino también por las
perspectivas de un pronto surgimiento del ascenso revolucionario en todo el país. Pues si no
hubiéramos estado convencidos de que surgiría pronto el ascenso revolucionario, no
habríamos podido, de ningún modo, llegar a la conclusión de que se podría conquistar a
Chiangsi dentro de un año. El defecto de esa proposición fue que fijó indebidamente el plazo
de un año, y dio así cierto matiz de impaciencia a la palabra ‘pronto” al afirmar que “surgirá
pronto un ascenso revolucionario”. En cuanto a las condiciones subjetivas y objetivas
existentes en Chiangsi, merecen una atención particular. Aparte de las condiciones subjetivas,
ya expuestas en la carta al Comité Central, se pueden señalar ahora con claridad tres
condiciones objetivas: En primer lugar, la economía de Chiangsi es principalmente feudal, la
influencia del capital comercial es relativamente débil, y las fuerzas armadas de los
terratenientes son más débiles que en cualquier otra provincia del Sur. En segundo lugar,
Chiangsí no tiene sus propias tropas provinciales y siempre ha estado guarnicionada por
tropas de otras provincias. Venidas para el “exterminio de los comunistas” o el “exterminio de
los bandidos”, esas tropas no están familiarizadas con las condiciones locales, ni mucho
menos tan vitalmente interesadas en estas operaciones como podrían estarlo tropas locales y,

36
por consiguiente, suelen mostrar poco entusiasmo. Y en tercer lugar, a diferencia de
Kuangtung, que está cerca de Hong Kong y donde todo se halla, por decirlo así, bajo el
control de Inglaterra, Chiangsi se encuentra relativamente lejos de la influencia del
imperialismo. Una vez entendidos estos tres puntos, podemos explicarnos por qué en Chiangsi
las insurrecciones rurales son más extensas y las unidades del Ejército Rojo y las guerrillas
son más numerosas que en cualquier otra provincia.
¿Cómo interpretar la palabra “pronto” en la afirmación de que “surgirá pronto un ascenso
revolucionario”? Esta es una pregunta común entre muchos camaradas. Un marxista no es un
adivino. Sólo debe y puede señalar el rumbo general del desarrollo futuro y los cambios
venideros; no debe ni puede fijar en forma mecánica el día y la hora. Sin embargo, cuando
digo que surgirá. pronto un ascenso revolucionario en China, de ningún modo me refiero a
algo absolutamente desprovisto de significado para la acción, algo ilusorio o inalcanzable que,
según las palabras de algunos, “tiene la posibilidad de surgir”. El ascenso revolucionario es
como un barco en el mar, del cual se divisa ya la punta del mástil desde la costa; es, como el
sol naciente, cuyos rayos, iluminando el Oriente, se ven, a lo lejos desde la cumbre de una alta
montaña; es como una criatura pronta a nacer, que se agita impaciente en el vientre de la
madre.

Deng Xiaoping
UN PAÍS, DOS SISTEMAS (JUNIO, 22-23, 1984.)
Traducción: María Eugenia Gantus
El gobierno chino está firme en su posición, principios y políticas sobre Hong Kong.
Hemos establecido en varias ocasiones, que después de que China recupere el ejercicio de su
soberanía sobre Hong Kong en 1997, el actual sistema económico y social de Hong Kong
permanecerá sin cambios. Su ordenamiento legal tampoco será básicamente alterado. Su
forma de vida y su condición de puerto libre y centro internacional de comercio y finanzas no
cambiará y podrá mantener o establecer relaciones económicas con otros países y regiones.
También, hemos establecido repetidamente que aparte de estacionar tropas allí, Beijín no
asignará funcionarios al Gobierno de la Región Administrativa Especial de Hong Kong. Esta
política también permanecerá sin cambios. Estableceremos tropas allí para resguardar nuestra
seguridad nacional, no para interferir en los asuntos internos de Hong Kong. Nuestras
políticas con respecto a Hong Kong permanecerán sin cambios por cincuenta años, y lo
decimos en serio.
Aspiramos a una política de “un país, dos sistemas”. Más específicamente, esto significa
que al interior de la República Popular de China, el continente con mil millones de personas,
conservará el sistema socialista, mientras que Hong Kong y Taiwán continuarán bajo el
sistema capitalista. En los últimos años, China ha trabajado duro por superar errores “de
izquierda” y ha formulado sus políticas concernientes a todos los campos en concordancia con
el principio de proceder desde la realidad y buscando la verdad de los hechos.
Después de cinco años y medio las cosas han empezado a mejorar. Es en contra de este
trasfondo que nos hemos propuesto resolver los problemas de Hong Kong y Taiwán,
permitiendo la coexistencia en el país de dos sistemas.

37
Hemos discutido la política de “un país, dos sistemas” más de una vez. Ha sido
adoptado por el Congreso Nacional Popular. A algunas personas les preocupa que pueda
cambiar. Yo digo que no. Lo esencial de este problema, el factor decisivo, es si la política es
correcta. Si no lo es, cambiará; de otra manera, no lo hará. Además, ¿hay alguien que pueda
cambiar la actual política china de apertura al mundo exterior y vigorizar la economía
doméstica? Si esto cambia, el nivel de vida del 80% de la población china descenderá y
habremos perdido el apoyo popular. Si estamos en la senda correcta y disfrutamos del apoyo
popular, la política no cambiará.
Nuestra política hacia Hong Kong permanecerá igual por mucho tiempo, pero esto no
afectará al socialismo del continente. La mayor parte de China debe continuar bajo el
socialismo, pero se permitirá la existencia del sistema capitalista en algunas áreas como Hong
Kong y Taiwán. Abriendo un grupo de ciudades del continente dejaremos entrar algún capital
extranjero, el cual servirá como suplemento a la economía socialista y ayudará a promover el
desarrollo de las fuerzas productivas socialistas. Por ejemplo, cuando el capital extranjero es
invertido en Shanghai, esto ciertamente no significa que toda la ciudad se haya convertido en
capitalista. Lo mismo vale para Shenzhen, donde el socialismo prevalece aún. La mayor parte
de China continúa siendo socialista.
El concepto de “un país, dos sistemas” ha sido formulado de acuerdo a la realidad china
y esto ha atraído la atención internacional. China, no sólo tiene que atacar el problema de
Hong Kong, sino además el de Taiwán. ¿Cuál es la solución a estos problemas? Para el
segundo, ¿debe el socialismo tragarse a Taiwán?, O, como en el “Principio de los tres
Pueblos” predicado por Taiwán, ¿debe éste tragarse al continente? Ninguna de estas es la
respuesta. Si el problema no puede ser resuelto en términos pacíficos, entonces deben ser
resueltos por la fuerza. Ningún lado se beneficiará con esto. La reunificación de la patria es la
aspiración de toda la nación. Si esto no puede lograrse en cien años lo será en mil. Como lo
veo, la única solución radica en el funcionamiento de dos sistemas en un país. El mundo
enfrenta la elección entre métodos pacíficos y no pacíficos de resolución de conflictos. De una
forma u otra deben resolverse. Nuevos problemas deben ser resueltos por nuevos
mecanismos. La exitosa resolución de la cuestión de Hong Kong puede promover elementos
útiles para la solución de conflictos internacionales. ¿Ha perseguido algún gobierno en la
historia mundial, una política tan generosa como la china?, ¿Hay algún registro, en la historia
del capitalismo, de que algún país occidental haya hecho algo similar? Cuando nosotros
adoptamos la política de “un país, dos sistemas” para resolver el problema de Hong Kong, no
actuamos por impulso o engañando, sino procediendo desde la realidad y teniendo totalmente
en cuenta las circunstancias pasadas y presentes de Hong Kong.
Debemos tener fe en los chinos de Hong Kong, quienes son muy capaces de administrar
sus propios asuntos. La idea de que los chinos no pueden manejar los asuntos de Hong Kong
satisfactoriamente es un resabio de la mentalidad colonial. Por más de un siglo, luego de la
Guerra del Opio, el pueblo chino fue despreciado y humillado por extranjeros. Pero la imagen
de China ha cambiado desde la fundación de la República Popular. La imagen de la China
moderna no fue creada por el último gobierno de la dinastía Qing, ni por los norteños Señores
de la Guerra, ni por Chiang Kai-shek y su hijo. Es la República Popular de China la que ha
cambiado esa imagen. Todos los chinos tienen al menos una sensación de orgullo por la
nación china, no importa que ropas vistan o qué postura política asuman. Los chinos en Hong
Kong comparten el sentimiento de orgullo nacional. Tienen la habilidad de manejar bien los
asuntos de Hong Kong y deberán tener confianza en eso. La prosperidad de Hong Kong a sido
alcanzada principalmente por los residentes, la mayoría de los cuales son chinos. Los chinos
no son menos inteligentes que los extranjeros y de ninguna manera menos talentosos. No es

38
verdad que solamente los extranjeros puedan ser buenos administradores. Nosotros los chinos
somos igual de capaces. La visión de que el pueblo de Hong Kong carece de confianza en sí
mismo no es compartida por la gente de Hong Kong.
Los contenidos de los acuerdos Sino-Británicos no se han hecho públicos todavía, por
lo que muchos residentes en Hong Kong no conocen la política del Gobierno Central. Una vez
que se familiaricen con ella, tendrán plena confianza en la misma. Nuestra política de saldar el
problema de Hong Kong fue dada a conocer por el Presidente del Consejo de Estado en su
reporte sobre el trabajo del Gobierno en la Segunda Sesión del Sexto Congreso Nacional del
Pueblo. Esto demuestra nuestra seriedad al respecto. Si en este punto el pueblo todavía está
preocupado acerca de si puede confiar en nosotros, no teniendo confianza en la República
Popular de China y en el Gobierno chino, ¿qué sentido tiene hablar de algo? Estamos
convencidos de que la gente de Hong Kong es capaz de dirigir bien sus propios asuntos, y
queremos ver el fin del gobierno extranjero. El pueblo de Hong Kong no estará de acuerdo
con otra cosa.
Algunos requerimientos o requisitos deben ser establecidos, con respecto a la
administración de los asuntos de Hong Kong, por la gente de Hong Kong. Debe requerirse
que patriotas formen el cuerpo de administradores, esto es, del futuro gobierno de la región
especial de Hong Kong, por supuesto, éste debe incluir a otros chinos también, así como a
invitados extranjeros que servirán de consejeros. ¿Qué es un patriota? Es aquél que respeta a
la nación china, apoya sinceramente la reasunción de la soberanía de la patria sobre Hong
Kong y no desea deteriorar la prosperidad y estabilidad de Hong Kong. Quienes reúnan estas
condiciones son patriotas, aunque crean en el capitalismo, en el feudalismo o aún en la
esclavitud. No exigimos que estén a favor del sistema socialista chino; sólo les pedimos que
amen a la patria y a Hong Kong. Faltan trece años para 1997. Deberíamos empezar a trabajar
para efectuar una transición tranquila. Primero, deben evitarse fluctuaciones mayores o
retrocesos, y la prosperidad y estabilidad de Hong Kong deben ser mantenidas. Segundo,
deben crearse las condiciones para una toma tranquila del gobierno por los residentes de Hong
Kong. Espero que las personas de todos los estilos de vida en Hong Kong trabajen para este
fin.

NO HAY UNA CONTRADICCIÓN FUNDAMENTAL ENTRE EL SOCIALISMO


Y UNA ECONOMÍA DE MERCADO (23 de octubre de 1985)

Henry Gurnwald (Editor en jefe del Time): El Partido Comunista Chino siempre ha
instado al pueblo que sea desinteresado y que sirva a la gente. En la actual reforma económica
le están diciendo a la población que prospere, pero algunos casos de extorsión, corrupción y
abuso de poder han aparecido.
¿Qué medidas van a tomar para resolver estos problemas?

Deng Xiaoping: Lo resolveremos principalmente a través de dos medios- educación y


ley. Estos problemas no pueden ser resueltos de la noche a la mañana. Ni pueden ser
abordados efectivamente con unas pocas palabras de unas pocas personas. Pero confiamos en
que nuestro Partido y nuestro país son capaces de reducir gradualmente estos fenómenos
negativos y eventualmente eliminarlos.

39
Grunwald: ¿Son estos fenómenos indicadores de una contradicción latente que es difícil
de resolver- la contradicción entre una economía de mercado y el sistema socialista?

Deng: No hay una contradicción fundamental entre el socialismo y una economía de


mercado. El problema es cómo desarrollar las fuerzas productivas más efectivamente.
Solíamos tener una economía planificada, pero nuestra experiencia a lo largo de los años ha
probado que tener una economía totalmente planificada pone limites al desarrollo de las
fuerzas productivas hasta un cierto punto. Si combinamos una economía planificada con una
economía de mercado, estaremos en mejor posición para liberar las fuerzas productivas y
acelerar el crecimiento económico.
Desde la Tercer Sesión Plenaria del onceavo Comité Central de nuestro Partido hemos
constantemente hecho hincapié en la importancia de defender los Cuatro Principios
Cardinales, especialmente el principio de mantener el sistema socialista. Si vamos a atenernos
al sistema socialista, es esencial para nosotros desarrollar las fuerzas productivas. Por mucho
tiempo hemos fallado en manejar esta cuestión satisfactoriamente. En el análisis final, la
superioridad del socialismo debe ser demostrada en un avanzado desarrollo de las fuerzas
productivas. La experiencia que hemos ganado a lo largo de los años demuestra que con la
antigua estructura económica no podemos desarrollar las fuerzas productivas. Es por eso que
hemos estado acercando algunos métodos capitalistas útiles. Es claro ahora que un correcto
acercamiento es abrirse al mundo exterior, combinando una economía planificada con una
economía de mercado e introducir reformas estructurales.
¿Va esto en contra de los principios del socialismo? No, porque en el transcurso de la
reforma nos aseguraremos de dos cosas: una, de que el sector público de la economía sea
siempre predominante; la otra es que en el desarrollo de la economía busquemos la
prosperidad común, siempre tratando de evitar la polarización. Las políticas de usar fondos
extranjeros y permitir la expansión del sector privado no debilitará la posición predominante
del sector público, el cual es el rasgo básico de la economía como un todo. Al contrario, estas
políticas se han pensado, en última instancia, para desarrollar las fuerzas productivas más
vigorosamente y para fortalecer al sector público. Mientras el sector público juegue un rol
predominante en la economía de China, la polarización puede ser evitada. Por supuesto,
algunas regiones y algunas personas pueden prosperar antes que otras lo hagan, y pueden
ayudar a otras regiones y personas a hacer lo mismo gradualmente. Estoy convencido de que
el fenómeno negativo que puede ser encontrado ahora en la sociedad, va a disminuir
gradualmente y va a desaparecer eventualmente, mientras crezca la economía, mientras
nuestro nivel científico, cultural y educacional se eleve y mientras la democracia y el sistema
legal sean fortalecidos.
En resumen, la avasallante tarea en China hoy es largarnos con corazón y alma a la
carrera de la modernización.
Poniendo en juego las ventajas inherentes al socialismo, estamos empleando también
algunos métodos capitalistas, pero sólo como métodos que aceleren el crecimiento de las
fuerzas productivas. Es verdad que han aparecido cosas negativas en el proceso, pero lo que
es más importante es el gratificante progreso que hemos sido capaces de alcanzar por iniciar
estas reformas y seguir este camino. China no tenía otra opción más que seguir este camino.
Es el único camino a la prosperidad.

40
Donald Mc. Henry (Profesor del Instituto de Diplomacia de la Universidad de
Georgetown y antiguo representante de Estados Unidos ante las Naciones Unidas): ¿Está
satisfecho con los cambios en los actuales cuerpos de gobierno y líderes? ¿Cree que
continuarán con la política de reforma?

Deng: Me gustaría llamar su atención a nuestra reciente Conferencia del Partido. Fueron
tomadas dos medidas importantes allí. Primero, luego de una revisión de la experiencia en los
pasados siete años, hemos determinado una tasa de crecimiento apropiada para la economía.
También adoptamos el séptimo Plan Quinquenal (1986-1990), el cual fue diseñado para crear
las condiciones necesarias para un prolongado y estable desarrollo en este siglo y el próximo.
Segundo, hicimos cambios organizacionales para asegurar la continuidad de políticas; esto es,
la edad promedio de los cuadros de gobierno comenzaron a ser disminuidas, empezando con
el Comité Central y los órganos de gobierno central. La continuidad de nuestra política
depende principalmente de dos cosas. Primero, de si la política en sí misma es correcta y este
es el factor más importante. ¿Por qué deberíamos continuar con esta política si no es correcta?
Si la política es correcta y puede promover el desarrollo de las fuerzas productivas en una
sociedad socialista, y gradualmente elevar el nivel de vida de la gente, la política en sí misma
asegura su continuidad. Segundo, eso depende de aquellos que ejecuten las medidas, tanto en
el gobierno central como en el local, debe haber gente enérgica que se atreva a señalar nuevos
senderos. Después de la Tercer Sesión Plenaria del Onceavo Comité Central, comenzamos a
bajar la edad promedio de los cuadros y, por supuesto, también hemos tratado de asegurar que
sean más revolucionarios, mejor educados y más competentes profesionales.
Fue en el Doceavo Congreso del Partido en 1982 que se decidió convocar la
Conferencia reciente del Partido. Como la edad promedio de los miembros de los cuerpos
gubernamentales del Partido era demasiado alta, se decidió que antes del próximo Congreso
(en 1987) se celebraría una conferencia partidaria en la cual la edad tendiera a ser bajada.

Karsten Prager (Editor de la edición internacional de Time): Me gustaría hacerle una


pregunta personal. En su larga carrera revolucionaria usted ha cambiado el destino y
orientación del pueblo chino una y otra vez. ¿Cómo desea que lo recuerden cuando se haya
ido?

Deng: Espero que nunca me den demasiada prominencia. Lo que he hecho representan
las aspiraciones del pueblo chino y de los comunistas chinos, eso es todo. Y las políticas del
Partido fueron resueltas por el colectivo. Antes de la “Revolución Cultural” era también uno
de los líderes principales del Partido, entonces debo ser considerado responsable por algunos
de los errores cometidos entonces. Después de todo, ningún hombre en la tierra carece de
fallas.

LA LIBERALIZACIÓN BURGUESA SIGNIFICA TOMAR EL CAMINO

41
CAPITALISTA (Mayo y Junio de 1985)
(Extractos de (I) una charla con el profesor Chen Ku-ying, de la Universidad de
Taiwán, el 20 de mayo de 1985. y (II) una charla con el presidente del Comité de un Simposio
en la Cuestión del Continente y Taiwán, el 6 de junio de 1985)
I
El continente mantendrá el sistema socialista y no tomará el camino equivocado, el
camino capitalista. Uno de los rasgos que distinguen al socialismo del capitalismo es que el
socialismo significa prosperidad común, y no polarización del ingreso. La riqueza creada
pertenece primero al Estado, y segundo al pueblo; es por lo tanto imposible que emerja una
nueva burguesía. El monto que vaya al Estado será gastado para el beneficio de la gente, una
pequeña porción será usado para favorecer la defensa nacional y el resto para el desarrollo de
la economía, la educación y la ciencia, y para elevar el nivel de vida y de cultura de la
población.
Desde la caída de la Banda de los Cuatro, una tendencia ideológica ha aparecido, que
nosotros llamamos liberalización burguesa. Sus exponentes valoran la “democracia” y la
“libertad” de los países del Occidente capitalista y rechazan al socialismo. Esto no puede
permitirse. China debe modernizarse, no debe en absoluto liberalizarse o tomar el camino
capitalista como los países de Occidente han hecho. Esos exponentes de liberalización
burguesa que han violado las leyes estatales deben ser tratados con severidad. Por que lo que
están haciendo es precisamente, “hablar libremente” ventilando sus “opiniones”
completamente, presentando carteles con grandes testimonios y produciendo publicaciones
ilegales; todas las cuales sólo crean inquietud y vuelven a traer las prácticas de la “Revolución
Cultural”. Debemos mantener esta diabólica tendencia reprimida. En 1980 el Congreso
Nacional del Pueblo adoptó una resolución especial para borrar del artículo 45 de la
Constitución, la disposición de que los ciudadanos “tienen derecho a hablar libremente,
ventilar sus opiniones, mantener grandes debates y escribir carteles con grandes testimonios”-
una disposición que había sido agregada durante la “Revolución Cultural”. La gente que adora
la “democracia” occidental está insistiendo siempre con esos derechos. Pero, habiendo pasado
la ordalía de los diez años de la “Revolución Cultural”, China no puede restituirlos. Sus
ideales y su fuerte sentido de la disciplina haría imposible la adhesión al sistema socialista y
llevar adelante el programa de modernización.
En la Tercera Sesión Plenaria del Onceavo Comité, el Partido decidió acerca de la
política de abrirse al mundo exterior y al mismo tiempo demandó restricciones sobre la
liberalización burguesa. Estas dos cosas están relacionadas. A menos que restrinjamos la
liberalización burguesa, no podremos hacer efectiva la política de apertura.
Nuestro recorrido de modernización y la política de apertura debe excluir la
liberalización burguesa. En los últimos años ha habido un pensamiento liberal no sólo en la
sociedad en general, sino también al interior del partido.
Si se permitió que estas tendencias se extendieran, no deben socavar nuestra causa. En
resumen, nuestra meta es crear un ambiente político estable; en un ambiente de malestar
político nos será imposible seguir con la construcción socialista o lograr cosa alguna. Nuestra
tarea principal es construir el país, y las cosas menos importantes deberían subordinarse a eso.
Aún si existe una buena razón para tenerlos, la tarea principal debe ser prioritaria.

42
II
Las pocas personas que han defendido la liberalización burguesa y que violaron las
leyes del Estado han sido castigadas de acuerdo a la ley. En China la liberalización burguesa
significa tomar el camino capitalista y llevar a la desunión. No estoy hablando ahora de la
reunificación de Taiwán con el continente, sino sobre la unidad en el continente.
La liberalización burguesa hundiría nuestra sociedad en la confusión y se nos haría
imposible proceder con el trabajo de construcción. Detener la liberalización burguesa es, por
lo tanto, un asunto de principal y vital importancia para nosotros.
Su visión acerca de la forma en que lidiamos con estas pocas personas es diferente del
nuestro, porque usted piensa en estas cuestiones en términos de derechos humanos. Me
gustaría preguntar: ¿qué son los derechos humanos? sobre todo, ¿para cuánta gente están
hechos? Pertenecen estos derechos a la minoría, la mayoría o a todo un país. Nuestro concepto
de derechos humanos es en esencia diferente a los del mundo Occidental, porque vemos la
cuestión desde un punto de vista diferente.

Lu Xun
Diario de un loco (1918) Traducción: Luis César Bou
Dos hermanos, cuyos nombres no necesito mencionar aquí, eran buenos
amigos míos en la universidad; pero luego de una separación de muchos años
perdimos gradualmente contacto. Hace algún tiempo me enteré que uno de ellos
estaba gravemente enfermo, y como estaba en camino hacia mi viejo hogar me
desvié para visitarlos, encontré solamente a uno de ellos, que me dijo que el
inválido era su hermano menor.
“Aprecio que vinieras desde tan lejos para vernos”, dijo, “pero mi hermano se
recobró hace algún tiempo y se ha ido a algún lado a asumir un puesto oficial.”
Luego, riendo, me mostró dos volúmenes del diario de su hermano, diciendo que
en ellos podía verse la naturaleza de su pasada enfermedad, y que no había
ningún problema en mostrárselos a un viejo amigo. Tomé el diario, lo leí, y
encontré que mi amigo había sufrido de una forma de complejo de persecución.
El escrito era en su mayor parte confuso e incoherente, y allí el había hecho
solamente afirmaciones absolutas; sin embargo había omitido colocar fechas, de
manera que únicamente por el color de la tinta y las diferencias en la escritura
podía uno decir que no había sido escrito todo al mismo tiempo. Ciertas
secciones, sin embargo, no estaban desconectadas entre sí, y he copiado una parte
para servir como objeto de investigación médica. No he alterado una sola de
todas las irracionalidades que aparecen en el diario y solamente he cambiado los
nombres, aún cuando las personas allí referidas son todos gente del campo,
desconocidas para el mundo y sin importancia. En cuanto al título, fue escogido
por el autor del diario luego de su recuperación, y yo no lo modifiqué.

I
Esta noche la luna es muy brillante.
No la he visto por cerca de treinta años, de manera que hoy cuando la vi me

43
sentí inusualmente estimulado. Comencé a comprender que durante los pasados
treinta años había estado en la oscuridad; pero ahora debo ser extremadamente
cuidadoso. De otra forma ¿por qué ese perro en la casa de Chao me miraría dos
veces?
Tengo motivos para mi miedo.

II
Esta noche no hay luna en absoluto sé que esto presagia enfermedad. Esta
mañana cuando salí cautelosamente, el señor Chao tenía una mirada extraña en
sus ojos, como si tuviera miedo de mí, como si quisiera matarme. Hay otros siete
u ocho, que hablaban acerca de mi persona cuchicheando. Y tenían miedo de que
yo los mirara. Toda la gente con la que me crucé era así. Los más feroces de ellos
me mostraban los dientes; con lo que yo temblaba de pies a cabeza, sabiendo que
sus preparativos estaban completos.
Sin embargo, no tenía miedo y continué mi camino. Un grupo de niños
también hablaban de mí, y la mirada en sus ojos era igual a la del señor Chao en
tanto que sus rostros eran también de una palidez cadavérica. Me pregunté qué
encono podían tener esos niños hacia mi persona, para comportarse de esa
manera. No podía increparlos: ¡Díganme! Sin que salieran huyendo.
Me preguntaba qué encono tendría el señor Chao en contra mía, qué encono
tendría la gente en el camino en contra mía. No puedo imaginar nada excepto
que, veinte años atrás, pisé los libros de cuentas de muchos años del señor Ku
Chiu [ku chiu=tiempos antiguos, juego de palabras con Kun Chiu=Confucio] y el
señor Ku se sintió muy disgustado. A pesar de que el señor Chao no lo sabía,
debe haber oído hablar de esto y decidido vengarlo, de manera que está
conspirando en contra mía junto con la gente del camino. Pero ¿por qué los
niños? En ese momento ellos todavía no habían nacido, de manera que ¿por qué
me mirarían hoy de una manera tan extraña, como si me tuvieran miedo, como si
quisieran matarme? Esto realmente me atemoriza, es tan raro y turbador.
Ya lo sé. ¡Deben haberlo aprendido de sus padres!

III
No puedo dormir en la noche. Todas las cosas requieren una consideración
cuidadosa para que uno pueda entenderlas.
Esas personas, algunas de las cuales han sido humilladas por el magistrado,
abofeteadas en la cara por los letrados, los oficiales de justicia les han quitado sus
mujeres, o los usureros han conducido a sus familiares al suicidio, sin embargo
nunca se mostraron tan asustadas y feroces como ayer.
La cosa más extraordinaria fue esa mujer ayer en la calle, que golpeó a su hijo
y dijo: “¡Pequeño demonio! ¡Me gustaría morderte y comer varios bocados de ti
para descargarme!” Sin embargo todo el tiempo me miraba a mi. Di un salto,
incapaz de controlarme; entonces todas esas personas de caras grises y dientes
largos comenzaron a reír burlonamente. El viejo Chen me empujó por detrás y
me arrastró a casa.

44
Él me arrastró a casa. La gente en casa toda pretendía no conocerme; tenían la
misma mirada en sus ojos que los otros. Cuando entré al estudio, cerraron la
puerta por detrás como si enjaularan una gallina o un pato. Este incidente me
dejó aún más confundido.
Unos pocos días atrás un arrendatario nuestro de la aldea Pequeño Lobo vino
para informarnos del fracaso de las cosechas, y dijo a mi hermano mayor que un
personaje notorio de su aldea había sido golpeado hasta la muerte; luego alguna
gente había extraído su corazón y su hígado, los había freído en aceite y los había
comido, como forma de incrementar su coraje. Cuando yo interrumpí, el
arrendatario y mi hermano fijaron la vista en mi persona. Recién hoy comprendí
que tenían exactamente la misma mirada en sus ojos que esa gente de afuera.
Sólo pensarlo me hace temblar desde la punta de mis pelos hasta las plantas de
mis piés.
Ellos comen seres humanos, de manera que ellos pueden comerme.
Comprendo que el “comer varios bocados de ti” de esa mujer, la risa de esa
gente de cara gris y dientes largos y el relato del arrendatario el otro día son
obviamente signos secretos. Comprendo todo el veneno en sus palabras, todas las
dagas en su reír. Sus dientes son blancos y relucientes: son comedores de
hombres.
Me miran, a pesar de que no soy un mal hombre, siempre desde que pisé las
cuentas del señor Ku ha sido un tocar e irse. Ellos parecen tener secretos que yo
no puedo adivinar, y desde el momento que están enojados pueden denominar a
cualquiera una mala persona. Recuerdo cuando mi hermano mayor me enseñó a
escribir composiciones, no importa cuan bueno sea un hombre, si yo producía
argumentos contrarios él marcaría ese pasaje para mostrar su aprobación;
mientras si me excusaba de hacerlo, él diría: “Bueno para ti, que muestras
originalidad.” ¿Cómo puedo adivinar sus pensamientos secretos, especialmente
cuando ellos están preparados para comer gente?
Todo requiere una consideración cuidadosa si uno quiere entenderlo. En los
tiempos antiguos, según pude averiguar, la gente comía frecuentemente seres
humanos, pero estoy bastante confuso acerca de esto. Traté de estudiar la
cuestión, pero mi libro de historia no tenía cronología, y garrapateadas en todas
las páginas estaban las palabras: “Virtud y Moralidad.” Como de cualquier
manera no podía dormir, leí aplicadamente la mitad de la noche, hasta que
comencé a ver palabras entre líneas, el libro entero estaba lleno de dos palabras:
“Come gente.”
Todas estas palabras escritas en el libro, todas las palabras habladas por
nuestro arrendatario, me miraban extrañamente con una sonrisa enigmática.
¡Yo también soy un hombre, y ellos quieren comerme!

IV
Esta mañana me senté tranquilamente un rato. El viejo Chen me trajo el

45
almuerzo: un tazón de vegetales, un tazón de pescado hervido. Los ojos del
pescado eran blancos y duros, y su boca estaba abierta de la misma manera que
esas personas que quieren comer seres humanos. Luego de unos pocos bocados
no pude discernir si se trataba de pescado o de carne humana, de manera que
arrojé todo.
Dije, “Viejo Chen, dile a mi hermano que me siento muy sofocado y quiero
pasear por el jardín.” El viejo Chen no dijo nada pero salió, y al poco tiempo
volvió y abrió la puerta.
No me moví, sino que miré de que forma ellos podían amenazarme, estando
convencido como estaba de que ellos no me dejarían ir. ¡Con certeza! Mi
hermano mayor vino lentamente, conduciendo a un hombre mayor. Había un
brillo asesino en sus ojos, y temiendo que yo pudiera advertirlo inclinó su cabeza,
mirándome desde el costado de sus anteojos.
“Pareces estar muy bien hoy,” dijo mi hermano
“Si,” contesté yo.
“He invitado al señor Ho a que venga hoy aquí,” dijo mi hermano, “para
examinarte.”
“Muy bien,” dije yo. ¡En realidad yo sabía muy bien que ese hombre mayor
era el verdugo disfrazado! Él simplemente utilizó el pretexto de tomarme el pulso
para comprobar cuán gordo estaba; porque al hacerlo recibiría una parte de mi
carne. Todavía no tenía miedo. Como yo no como hombres, mi coraje es mayor
que el de ellos. Levanté mis dos puños, para ver qué hacían ellos. El hombre
mayor se sentó, cerró sus ojos, se frotó las manos durante algún tiempo y así
permaneció todavía un tiempo más; luego abrió sus ojos sagaces y dijo, “No deje
a su imaginación ir lejos. Descanse tranquilamente por unos días, y estará bien.”
¡No deje a su imaginación ir lejos! ¡Descanse tranquilamente por unos días!
Cuando haya engordado, naturalmente ellos tendrán más para comer; pero ¿qué
bien me hará eso, o cómo podré “estar bien”? Toda esta gente queriendo comer
carne humana y al mismo tiempo tratando furtivamente de guardar las
apariencias, no atreviéndose a actuar prontamente, realmente casi me hacía morir
de risa. No pude sino rugir de la risa, estaba tan sorprendido. Sabía que en esa
risa había coraje e integridad. Tanto el hombre mayor como mi hermano
empalidecieron, asombrados por mi coraje e integridad.
Pero justamente porque soy valiente ellos están más impacientes por comerme,
para así adquirir algo de mi coraje. El viejo salió por la puerta, pero antes de que
se hubiera ido muy lejos dijo a mi hermano en voz baja, “¡Para ser comido
inmediatamente!” Y mi hermano asintió. ¡De manera que tu también estás en
eso! Este descubrimiento estupendo, a pesar de que llegó como un relámpago, no
es más que lo que había esperado: ¡El cómplice en esto de comerme es mi propio
hermano mayor!
¡El comedor de carne humana es mi hermano mayor!
¡Soy el hermano menor de un comedor de carne humana!

46
¡Seré comido por otros, pero también soy el hermano menor de un comedor de
carne humana!

V
Estos días he estado pensando nuevamente: supongamos que el viejo no fuera
un verdugo disfrazado, sino un médico verdadero; de cualquier manera podría ser
un comedor de carne humana. En ese libro sobre hierbas, escrito por su
predecesor Li Shih-chen [famoso farmacólogo, 1518-1593] está establecido
claramente que la carne humana puede ser cocinada y comida; de manera que
¿puede él decir que no come hombres?
En cuanto a mi hermano mayor, tengo buenas razones para sospechar de él.
Cuando me estaba enseñando, dijo con sus propios labios, “La gente vende a sus
hijos para comer.” Y una vez hablando de una mala persona, dijo que no sólo
merecía ser muerto, sino que debía “tener comida su carne y su piel
dormida...”[cita de un texto clásico] Yo era joven todavía, y mi corazón latió más
fuerte por algún tiempo, él no fue sorprendido en absoluto por la historia que
nuestro arrendatario de la aldea Pequeño Lobo nos dijo el otro día acerca de
comer el corazón y el hígado de un hombre, sino que se quedó moviendo la
cabeza. Evidentemente es tan cruel como antes. Desde que es posible “vender
hijos para comer,” cualquier cosa puede ser vendida, cualquiera puede ser
comido. En el pasado yo simplemente escuchaba sus explicaciones, y las dejaba
pasar como tales; ahora sé que cuando él me explicaba eso, no solamente estaba
allí la grasa humana en la esquina de sus labios, sino que su corazón entero
estaba puesto en comer hombres.

VI
Gran oscuridad. No sé si es de día o de noche. El perro de la familia Chao ha
comenzado nuevamente a ladrar.
La ferocidad de un león, la timidez de un conejo, la astucia de un zorro...

VII
Conozco como son; no desean matar a nadie completamente, ni se atreven,
por miedo a las consecuencias. En cambio se han congregado y cuesto trampas
por todas partes, para obligarme a matarme. La conducta del hombre y la mujer
en la calle hace unos días, y la actitud de mi hermano mayor estos últimos días,
lo hace obvio. Lo que les gusta más es que un hombre se quite el cinturón, y se
ahorque colgándose de una viga; de manera que puedan disfrutar de lo que
desean de todo corazón sin ser acusados de asesinato. Naturalmente algo así los
pone a rugir con una risa de placer. Por una parte, si un hombre está asustado o
temeroso de la muerte, a punto tal de hacerlo adelgazar, así y todo mueven la
cabeza en aprobación.
¡Ellos comen solamente carne muerta! Recuerdo haber leído en alguna parte

47
acerca de una bestia odiosa, con una fea mirada en sus ojos, llamada “hiena” que
usualmente come carne muerta. Incluso parte los huesos más grandes en
fragmentos y se los traga: el sólo pensar en esto es suficiente como para
aterrorizarlo a uno. Las hienas están asociadas a los lobos, y los lobos pertenecen
a la especie canina. El otro día el perro de la casa Chao me miró varias veces;
obviamente está en el complot y se ha convertido en su cómplice. Los ojos del
viejo estaban cerrados, ¡pero eso no me engaña!
Lo más deplorable es mi hermano mayor. Él es también un hombre, entonces
¿por qué no tiene miedo, por qué está complotándose con los otros para
comerme? ¿Es que cuando uno está acostumbrado a ello no piensa más que se
trata de un crimen? ¿O es que ha endurecido su corazón lo suficiente como para
hacer algo que sabe que es incorrecto?
En el maldecir a los comedores de hombres, comenzaré con mi hermano, y en
el disuadir a los comedores de hombres, también comenzaré con él.

VIII
De hecho, tales argumentos lo habrían convencido hace mucho...
Súbitamente llegó alguien. Él era solamente de unos veinte años de edad y no
vi muy claramente sus facciones. Su cara estaba cubierta de sonrisas, pero
cuando se volvió hacia mi su sonrisa no parecía genuina. Le pregunté “¿Es
correcto comer seres humanos?”
Todavía sonriendo, replicó, “Cuando no hay hambre cómo puede uno comer
seres humanos?”
Comprendí al instante, él era uno de ellos; pero todavía junté coraje para
repetir mi pregunta:
“¿Es correcto?”
“¿Qué lo lleva a preguntar tal cosa? Usted realmente está... haciendo una
broma... Está muy lindo el tiempo hoy.”
“Está lindo, y la luna muy brillante. Pero quiero preguntarle: ¿Es correcto?
Él miró desconcertado, y musitó: “No...”
“¿No? ¿Entonces por qué lo hacen?”
“¿De qué está usted hablando?”
“¿De qué estoy hablando? Ellos están ahora comiendo hombres en la aldea
Pequeño Lobo, y usted puede verlo escrito en los libros, en fresca tinta roja.”
Su expresión cambió, y se puso mortalmente pálido. “Puede ser,” dijo,
mirándome. “Siempre ha sido así...”
“¿Es correcto porque siempre ha sido así?”

48
“Me rehuso a discutir estas cosas con usted. De cualquier forma, usted no debe
hablar acerca de eso. ¡Quien lo hace está equivocado!”
Yo salté y abrí mis ojos a más no poder, pero el hombre se había desvanecido.
Yo estaba mojado de transpiración. Él era mucho más joven que mi hermano,
pero aún así él estaba en eso. Debe haber sido enseñado por sus padres. Temo
que ya le haya enseñado a sus hijos: por eso es que los niños me miraban tan
ferozmente.

IX
Deseando comer hombres, y al mismo tiempo temiendo ser comidos ellos
mismos, todos se miran mutuamente con la más profunda sospecha...
Cuán confortable sería para ellos la vida si pudieran alejarse de tales
obsesiones e ir a trabajar, caminar, comer y dormir tranquilamente. Tienen que
dar solamente un paso. Sin embargo, padres e hijos, maridos y mujeres,
hermanos, amigos, maestros y estudiantes, enemigos acérrimos e incluso
extranjeros, se han unido todos a esta conspiración, desalentando y previniéndose
mutuamente de dar este paso.

X
Esta mañana temprano salí para ver a mi hermano mayor. Estaba parado en el
umbral de la entrada mirando el cielo, fui hacia él, me ubiqué entre él y la puerta,
y con una postura y delicadeza excepcional le dije:
“Hermano, tengo algo que decirte.”
“Bien, ¿qué es?” preguntó, volviéndose rápidamente hacia mí y asintiendo.
“Es muy poco, pero encuentro difícil el decirlo. Hermano, al comienzo
probablemente todos los pueblos primitivos comen un poco de carne humana.
Luego, a causa del cambio de su mentalidad, algunos de ellos dejan de hacerlo, y
porque tratan de ser buenos se convierten en hombres, en hombres verdaderos.
Pero algunos todavía siguen comiendo –al igual que reptiles. Algunos se han
convertido en peces, pájaros y finalmente hombres; pero algunos no tratan de ser
buenos y permanecen todavía como reptiles. Cuando aquellos que comen
hombres se comparan con los que no lo hacen, cuán avergonzados estarán.
Probablemente mucho más avergonzados que lo que lo están los reptiles ante los
monos.
“En tiempos antiguos Yi Ya cocinó a su hijo para ser comido por Chieh y
Chou; esa es la vieja historia. [alusión a un texto clásico] Pero verdaderamente
desde la creación del cielo y la tierra por Pan Ku los hombres se han estado
comiendo mutuamente, desde la época de Yi Ya hasta la época de Hsu Hxi-lin
[revolucionario ejecutado en 1907] y desde la época de Hsu Hsi-lin hasta el
hombre atrapado en la aldea Pequeño Lobo. El año pasado ellos ejecutaron a un
criminal en la ciudad, y uno de los presentes sumergió un trozo de pan en su

49
sangre y lo engulló.
“Ellos quieren comerme, y por supuesto tu no puedes hacer nada al respecto
individualmente; pero ¿por qué te uniste a ellos? Como comedores de hombres
son capaces de cualquier cosa. Si me comen a mi, también pueden comerte a ti;
miembros del mismo grupo pueden comerse mutuamente. Pero si tu cambiaras
de forma de ser inmediatamente, entonces todos tendrían paz. Aunque esto ha
venido ocurriendo desde hace un tiempo inmemorial, hoy podemos hacer un
esfuerzo especial para ser buenos, y decir ¡esto no debe hacerse! Estoy seguro de
que tu puedes decirlo, hermano. El otro día cuando el arrendatario quería ver la
renta reducida, tu dijiste que no podía hacerse.”
Al principio él sólo sonrió cínicamente, luego vino a sus ojos una mirada
asesina, y cuando hablé de su secreto su cara se volvió pálida. Fuera de la puerta
se detuvo un grupo de gente, incluyendo al señor Chao y su perro, todos
estirando sus cuellos para espiar hacia dentro. No pude ver todas sus caras,
porque parecían estar enmascaradas en sus ropas; algunos de ellos lucían pálidos
y horribles, reteniendo su risa. Yo sabía que eran todos del mismo grupo, todos
comedores de carne humana. Pero también sabía que no todos ellos pensaban de
la misma manera. Algunos de ellos pensaban que en tanto siempre ha sido así, los
hombres deben ser comidos. Otros sabían que no debían comer hombres, pero así
y todo lo deseaban; y temían que la gente pudiera descubrir su secreto; de manera
que cuando me oyeron se enojaron, pero siguieron sonriendo con su cínica,
apretada, sonrisa.
Repentinamente mi hermano se puso furioso, y gritó:
“¡Fuera de aquí, todos ustedes! ¿Cual es la gracia de observar a un loco?”
Entonces comprendí parte de su astucia. Ellos nunca desearían cambiar su
forma de ser, y sus planes eran claros, me habían estigmatizado como loco. En el
fututo cuando yo fuera comido, no sólo no tendrían problemas, sino que la gente
probablemente les agradecería. Cuando nuestro arrendatario hablara de los
aldeanos comiendo a un mal personaje, sería exactamente lo mismo. Esa es su
vieja treta.
El viejo Chen entró también, con gran irritación, pero ellos no pudieron
callarme, yo tenía que hablarle a esa gente:
“!Ustedes deben cambiar, cambiar desde el fondo de sus corazones!” Dije.
“Ustedes deben saber que en el futuro no habrá sitio en el mundo para los
comedores de hombres.
“Si no cambian, pueden todos ser comidos unos a otros. A pesar de que nacen
tantos, serán eliminados por los hombres verdaderos, como lobos muertos por
cazadores. ¡Como reptiles!”
El viejo Chen condujo a todos hacia afuera. Mi hermano había desaparecido.
El viejo Chen me aconsejó volver a mi cuarto. El cuarto estaba muy oscuro. Las
vigas y el cielorraso vibraban sobre mi cabeza. Luego de temblar algún tiempo se
agrandaron. Se amontonaron sobre mi.
El peso era tan grande que no podía moverme. Esto significaba que yo moriría.

50
Yo sabía que el peso era falso, de manera que luché, cubierto de transpiración.
Tenía que decir:
“¡Ustedes deben cambiar de una vez, cambiar desde el fondo de sus corazones!
Ustedes deben saber que en el futuro no habrá sitio en el mundo para los
comedores de hombres...”

XI
El sol no brilla, la puerta no se abre, todos los días dos comidas.
Tomo mis palillos para comer, pienso en mi hermano mayor; ahora sé cómo
murió mi pequeña hermana: fue por culpa de él. Mi hermana tenía sólo cinco
años en ese momento. Todavía puedo recordar cuán adorable y patética se veía.
Mamá lloraba y lloraba, pero él le pidió que no llorara, probablemente porque la
había comido él mismo, y de esa forma su llanto lo hacía sentir avergonzado. Si
tenía algún sentido de la vergüenza...
Mi hermana fue comida por mi hermano, pero no sé si mamá lo comprendió o
no.
Pienso que mamá debe haberlo sabido, pero cuando lloraba no lo decía,
probablemente porque no lo consideraba apropiado. Recuerdo cuando yo tenía
cuatro o cinco años de edad, sentado en el fresco de la sala, mi hermano me dijo
que si los padres de un hombre están enfermos, él debe cortar un pedazo de su
carne y cocinarla por ellos si quería ser considerado un buen hijo; y mamá no lo
contradijo. Si un pedazo puede ser comido, obviamente puede serlo la totalidad.
Y por lo tanto sólo pensar en la pena de entonces todavía hace sangrar a mi
corazón; ¡eso es lo extraordinario de esta cuestión!

XII
No soporto pensar en ello.
Solamente he comprendido que he estado viviendo todos estos años en un sitio
donde por miles de años han estado comiendo carne humana. Mi hermano ha
tomado a su cargo la casa cuando nuestra hermana murió, y él bien puede haber
utilizado su carne en nuestro arroz y salsas, haciéndonos comerla
inintencionadamente.
Es posible que yo comiera varios trozos de la carne de mi hermana
inintencionadamente, y ahora es mi turno...
¿Cómo puedo un hombre como yo, luego de cuatro mil años de historia
humana –aunque al principio no haya sabido nada acerca de esto- esperar
enfrentarme con un hombre real?

51
XIII
¿Quizá hay todavía niños que no han comido hombres? ¡Salven a los niños!

52