Está en la página 1de 7

Estudiante: __________________________ Curso: _____________________________

La vida de los santos; El cristiano,


una persona abierta al diálogo.
Contextualicemos
Contestaré en la guía de trabajo lo siguiente:

¿Cuál es el santo que más me llama la atención de los que conozco o he oído? ¿Por qué?____________
_________________________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________________________
_____________________________________________________________________________________
¿Cuáles son los rasgos más sobresalientes de la vida y personalidad de dicho santo?________________
_________________________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________________________
_____________________________________________________________________________________
¿Qué significa que alguien sea santo? _____________________________________________________
_________________________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________________________
_____________________________________________________________________________________
¿Qué entiendo por santidad?_____________________________________________________________
_________________________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________________________
_____________________________________________________________________________________

Luego de resolver las preguntas observaré el minivideo “cómo ser santo hoy” de Martín Valverde.

También responderé las siguientes preguntas:

¿Qué confesiones o credos religiosos conozco?______________________________________________


_________________________________________________________________________________________
_____________________________________________________________________________________
¿Es importante que los credos religiosos se sienten a dialogar? ¿Qué beneficios traerían dichos
diálogos?____________________________________________________________________________
____________________________________________________________________________________
____________________________________________________________________________________
____________________________________________________________________________________

¿Qué he oído sobre este tema del diálogo entre religiones?_____________________________________


____________________________________________________________________________________
____________________________________________________________________________________
¿Qué entiendo por ecumenismo? ¿He oído hablar de este tema?________________________________
____________________________________________________________________________________
____________________________________________________________________________________
____________________________________________________________________________________

Se socializarán las respuestas en mesa redonda

La vida de los santos


"La santidad consiste en una disposición del corazón que nos hace humildes y
pequeños en los brazos de Dios, y confiados -aun con nuestro cuerpo- en su bondad
paternal"

Sta. Teresita de Lesieux

Consultaré los numerales 1720-1724-1727-1729 del Catecismo de la Iglesia Católica y haré un breve
compendio de sus contenidos a continuación:

______________________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________________
______________________________________________________________________________________
1. Cristo revela quién es el hombre

Dice el Concilio Vaticano II que "Cristo manifiesta plenamente el hombre al propio hombre y le descubre
la grandeza de su vocación" (Gaudium et spes, 22). Cristo, el Hijo de Dios hecho hombre -hombre
perfecto-, enviado por Dios Padre para salvarnos y darnos ejemplo, es como el espejo en el que el
hombre puede saber quién es y a qué vocación ha sido llamado por Dios.

2. Sentido de la vida y vocación del hombre

El hombre ha sido creado por Dios, y es la única criatura de la tierra a la que Dios ha amado por sí
misma. Dotada de alma espiritual -con entendimiento y voluntad-, la persona humana está desde su
concepción ordenada a Dios y destinada a la eterna bienaventuranza. El hombre consigue su perfección
en la búsqueda y el amor de la verdad y del bien. En consecuencia, hemos sido creados por Dios, y el
sentido de la vida está en caminar hacia Dios para vivir eternamente con Él: ésta es la vocación del
hombre.

3. Vivir de acuerdo con la vocación

El hombre debe vivir de acuerdo con la vocación a la que ha sido llamado por Dios; debe seguir la ley
moral que Dios mismo ha puesto en lo más íntimo de cada persona y que le intima: "Haz el bien y evita el
mal". Todos deben seguir esta ley, que resuena en la conciencia, porque es ley universal e inmutable. El
cristiano conoce el camino para alcanzar la eterna bienaventuranza: cumplir los mandamientos.

4. La libertad del hombre

Pero el hombre es libre; y siendo nuestra libertad débil, puede obedecer -y también desobedecer- la voz
de Dios que le ha dado la libertad para que sea libre de verdad, sin coacción alguna, porque quiere que
se decida por Dios. La libertad es la raíz del acto humano, y por eso el hombre es responsable de las
decisiones que voluntariamente adopta. A veces la responsabilidad de una acción puede quedar
disminuida -incluso anulada- por la ignorancia, la violencia, el temor y otros factores psíquicos y sociales.

Debido al pecado original, el hombre conserva el deseo del bien pero la naturaleza humana está sujeta al
error e inclinada al mal en el ejercicio de su libertad. Por eso hay que amar la libertad y defenderla, pero
también hay que educarla para que sea "la libertad que Cristo nos ganó".

5. La vocación del hombre

Con su muerte en la cruz Cristo ha librado a la humanidad del demonio y del pecado, mereciendo para
todos la vida nueva en el Espíritu Santo; con su gracia ha restaurado lo que el pecado había roto. Y esta
senda que Cristo ha trazado es la que debe seguir todo el que quiere ir en pos de Él, para unirse con Él,
para identificarse con Él. No hay otro camino. En esa unión con Cristo se alcanza la perfección de la
caridad, la santidad a la que todos los hombres están llamados, como enseña el Concilio Vaticano II:
"Todos ... son llamados a la plenitud de la vida cristiana y a la perfección de la caridad". La vida en Cristo
alcanza su plenitud definitiva en la gloria del cielo.

6. La vocación del hombre a la felicidad

Además de santos, Dios nos quiere felices, aun contando con que -mientras peregrinamos- hemos de
sostener la cruz, que es condición de la existencia cristiana. La felicidad en la tierra siempre encierra el
agridulce del que está de paso. Esa paradoja queda bien expresada en las bienaventuranzas, donde
Jesús enseña cuáles son los verdaderos bienes. Somos herederos del Reino de Dios, y nuestra
verdadera y plena felicidad se realizará en la visión de Dios, en el descanso con Dios.

La vida eterna es un don gratuito de Dios, tan sobrenatural como la gracia que conduce a ella.

7. Cristo, principio y meta de toda la vida

Cristo, que es el Señor del cosmos y de la historia, es para el hombre particularmente "el camino, la
verdad y la vida" (Juan 14,6). En cuanto Dios, es creador del universo, que sustenta con su palabra
poderosa; como hombre, es el Redentor del mundo, el único Redentor, pues no hay otro en quien nos
podamos salvar. Por eso nuestra dignidad, nuestra verdad, nuestra vida, nuestro camino es Jesucristo, a
quien el hombre ha de buscar, seguir y amar. Ya lo decía la leyenda de aquella biblioteca: "Si conoces a
Cristo, lo sabes todo; si ignoras a Cristo, no sabes nada".

El hombre de nuestro tiempo tiene especial necesidad de buscar, de encontrar a Cristo, ya que está
viendo rotas todas sus esperanzas, y nadie más que Cristo le podrá librar del desamparo que le
aprisiona. Cristo es la esperanza de los hombres, porque "Cristo es el amor que ama, es el camino para
ser andado, la luz para ser encendida, la vida para ser vivida, el amor digno de ser amado" (Madre Teresa
de Calcuta).

El que encuentra a Cristo experimenta el milagro de ver su vida transformada, con un ideal que le
apasiona y le da ganas de vivir, como la locura confesada por San Pablo: "Ya no vivo yo, es Cristo quien
vive en mí" (Gálatas 2,20).

Un propósito para avanzar

Medita las palabras de San León Magno: "Reconoce, cristiano, tu dignidad...", y saca consecuencias para
tu propia vida.

Ante la ignorancia casi universal, toma la determinación de buscar a Cristo, para conocerlo y amarlo.

Consultaré la página web http://www.corazones.org/diccionario/santidad.htm y responderé las


siguientes preguntas:

¿Cuál es la relación entre los santos y nosotros?


____________________________________________________________________________________________________
____________________________________________________________________________________________________
____________________________________________________________________________________________________
____________________________________________________________________________________________________
____________________________________________________________

Si nos falta esto, no podremos seguir la lucha: _____________________________________________________

¿Qué relación tiene la perseverancia con la santidad?:


____________________________________________________________________________________________________
____________________________________________________________________________________________________
____________________________________________________________________________________________________
____________________________________________________________________

¿Por qué Jesús no nos impone la santidad?:


____________________________________________________________________________________________________
____________________________________________________________________________________________________
____________________________________________________________________________________________________
____________________________________________________________________________________________________
____________________________________________________________

¿Qué hay que amar para ser santo?


____________________________________________________________________________________________________
____________________________________________________________________________________________________
____________________________________________________________________________

¿Cuál sacramento nos introduce en el camino de santidad?


___________________________________________________________________________________________

En el primer y segundo período estudiamos la realidad de la Iglesia a través de la historia, con sus luces y
sus sombras. Una realidad que es divina, por su origen en Jesucristo, y humana, porque la conformamos
hombres concretos, imperfectos, aunque perfectibles. En cada período histórico la Iglesia ha tenido que
enfrentar una serie de dificultades y ha tenido que sufrir muchas sombras. Pero en medio de ellas han
surgido hombres y mujeres que han transparentado el mensaje de Jesús y han asumido con entusiasmo,
alegría y con radicalidad el discipulado del Señor. Ellos fueron los santos que amaron y se dejaron amar
por Dios.

De una etapa histórica, entonces, investigaré y escogeré un santo o santa, el o la que más me llame la
atención y escribiré sobre él o ella lo siguiente:
- Lugar y fecha de nacimiento y muerte: _____________________________________________________
____________________________________________________________________________________
- Dibujo aquí la iconografía que lo representa:

- Qué importancia tuvo para la Iglesia de su época: ____________________________________________


_________________________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________________________
____________________________________________________________________________________
- ¿Cuál fue el rasgo de su personalidad cristiana que más sobresalió él o ella?: ______________________
_________________________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________________________
____________________________________________________________________________________
- ¿Qué frase o texto bíblico crees que se acomode más a su modo de vivir y por qué?: _______________
_________________________________________________________________________________________
_____________________________________________________________________________________

Personalmente haré lectura de uno de los folletos escritos por el Padre


Horacio Botero S.J. sobre la vida de un santo de la compañía de Jesús y
presentaré un resumen en Word.

El cristiano, una persona abierta al


diálogo
"Por muchas razones todos amamos la paz y deseamos la concordia.
Valoramos mucho la unidad de los cristianos, pero entre nosotros existen diversas
opiniones sobre cómo alcanzar este gran don
y qué medios utilizar para llevar a buen término esta sagrada tarea.
En esto estamos divididos".

Primero hay que precisar que existe diferencia entre ecumenismo y diálogo interreligioso. El diálogo
interreligioso, a diferencia del ecumenismo, (que es la búsqueda de la unidad entre los hermanos
cristianos de distinta denominación), es entre personas de distinta religión, como judíos, musulmanes,
indúes y budistas. Como no podemos abarcar aquí tan basta temática, nos dedicaremos a hablar de
ecumenismo:

1. ¿Qué es el ecumenismo?

Es el movimiento que surge entre cristianos en el siglo XX buscando el acercamiento mutuo. Es un


movimiento claramente inspirado por el Espíritu Santo. Nace en el mundo anglicano y se extiende
después al mundo luterano y a la Iglesia católica. No trata de las relaciones entre todas las religiones,
sino sólo entre cristianos.

2. ¿Quiénes lo defienden?

Todos los que consideran que hay que trabajar para que los cristianos se unan en una sola Iglesia como
Cristo lo quiso. A partir del Concilio Vaticano II lo promueve, principalmente, la Iglesia católica, que hoy
lidera el movimiento con el Papa a la cabeza; es su principal intención en sus viajes y actividad. Los
grandes líderes anglicanos y luteranos secundan intensamente el ecumenismo.

3. ¿Cómo lo promueven?

El principal es la oración: la personal y la conjunta entre cristianos. También por medio de encuentros. Ha
habido y hay encuentros entre teólogos de las diferentes Iglesias que estudian los temas del concepto de
Iglesia, papado, episcopado, sacramentos, reconocimiento mutuo de lo que todos compartimos, la
aplicación en la práctica pastoral, como matrimonios, vida sacramental, actuación conjunta ante la
sociedad civil para defender principios cristianos, utilización conjunta de templos...

4. ¿Desde cuándo?

La separación de los cristianos ha sido siempre una herida en la Iglesia y siempre ha habido voluntad de
curarla. Desde el comienzo del ecumenismo actual en el Movimiento de Oxford en Inglaterra en el siglo
XIX surgieron personalidades influyentes en el cristianismo, como el cardenal Newman, convertido al
catolicismo, que arrastró a muchos a plantearse seriamente la cuestión de la desunión entre cristianos.

5. ¿Qué nos tiene aún separados? ¿Y qué nos une?

De cada uno no nos separa lo mismo. Estas son las principales diferencias entre el catolicismo y el resto
de confesiones cristianas y algunos de los puntos en común:

Anglicanos
La cuestión de la sucesión apostólica, de la que depende la validez de sus ordenaciones episcopales y
presbiterales. La cuestión de la autoridad del Papa y los obispos, la de los sacramentos.

Hoy en día los temas son más concretos. Por ejemplo, la ordenación de mujeres al sacerdocio, que
muchos anglicanos no aceptan y que está promoviendo muchas conversiones al catolicismo entre
pastores y fieles, tanto en Europa como en América.

Hay que distinguir entre la Iglesia anglicana alta –más catolizante desde siempre– y la baja, que está más
influida por principios luteranos. Los ritos anglicanos de la alta Iglesia son en la práctica muy similares a
los católicos, puesto que constituyen una continuidad desde el tiempo católico. Con los anglicanos se ha
llegado a conclusiones importantes en el estudio de la autoridad pontificia y episcopal. El documento El
don de la autoridad, que ha sido aceptado por esta Iglesia, nos muestra un gran avance en la
comprensión de la Iglesia como fue fundada por el Señor. Otra cosa es su puesta en práctica, cosa que
no puede ser forzada por el Primado y los obispos anglicanos, al no tener autoridad suficiente dentro de
su propia Iglesia.

Luteranos
El luteranismo carece de concepto claro de Iglesia. Para ellos la Iglesia es la local, parroquia o
comunidad que se reúne para rezar y oír la Palabra.

La Palabra de Dios es el fundamento de su fe cristiana, aunque ésta admita interpretaciones diferentes


por cada uno. Por tanto, carecen de autoridad eclesiástica y de una instancia que defina la fe cristiana
con claridad. Tampoco tienen una teología sacramental estructurada.

El único sacramento que conservan “vivo” es el santo bautismo. Bautizan, desde luego, válidamente. En
cuanto a la Eucaristía hay entre ellos muchas opiniones. Hay quien se acerca mucho al concepto católico
de “presencia real” y hay quien lo rechaza frontalmente. A veces celebran la Eucaristía, pensando que al
estar reunidos en nombre de Cristo Él está en medio de ellos.

Con los luteranos se ha llegado a un acuerdo sobre la justificación del hombre ante Dios por los méritos
de Jesucristo. En un documento elaborado durante diez años llamado La Justificación se expone la
doctrina de ambas Iglesias, que en realidad es la misma, pero que había sido malentendida por los
luteranos en cuando a la Iglesia católica, al pensar que nosotros tratábamos de obtener la justificación
ante Dios Padre por medio de la Virgen María o de los santos. Ahora está claro que no es así.

Ortodoxos
Tienen toda la estructura eclesial y sacramental intacta desde los tiempos apostólicos. Lo único que les
falta es la obediencia explícita al Romano Pontífice, al que llaman el Patriarca de Occidente. Hay muchas
iglesias católicas, es decir bajo la obediencia al Papa, que tienen exactamente la misma liturgia y
tradiciones que los ortodoxos en los diferentes países del este de Europa. Entre ellos hay diferencias de
matices en su acercamiento a la Iglesia católica, siempre dependiendo personalmente de sus líderes.
Los católicos podemos acercarnos a su eucaristía y participar en ella o confesarnos si no tenemos una
iglesia católica en las cercanías. Aunque conviene preguntar al párroco ortodoxo si nos admite, para
evitar el escándalo. Ellos son siempre admitidos a recibir los sacramentos en la Iglesia católica, si lo
desean.

Juan Pablo II agradeció a la Iglesia Ortodoxa Búlgara el cuidado que tuvo de los fieles católicos durante
el tiempo de la gran persecución comunista a la Iglesia católica.
Tomado de: http://foros.marianistas.org/tema-569.html

Finalmente, el profesor orientará la puesta en común y la clase comunitaria.

REFLEXIÓN
Responderé las siguientes cuestiones:

1. ¿Qué es la santidad según la Sagrada Escritura y según con los textos bíblicos estudiados en clase?
2. ¿Si Dios llama a todos los hombres a la santidad, cuál es la causa de que muchos hombres y mujeres
no den respuesta a ese llamado?
3. El punto de partida de la respuesta del hombre a Dios es el pecado y el punto de llegada es la gracia
¿Cómo es posible que se de ese camino? ¿Cuáles son los pasos que debe dar una persona para llegar a
la santidad?
4. Jesucristo instauró una Iglesia cimentada en los Apóstoles; sin embargo, la realidad es que en el
mundo existen muchas confesiones. ¿Creo que Jesucristo al llamar a los personas a salvarse a través de
la Iglesia está condenando a quienes no pertenecen a ella? Por otra parte, ¿Creo que la Iglesia condena
a quienes no le son adeptos?
5. A la luz de la lectura de Jn 17, 21-26 ¿Qué creo que es lo que Dios quiere del ecumenismo hoy? ¿Por
qué es importante el ecumenismo?

Se socializarán las respuestas en clase.

ACCIÓN
Por binas, realizaremos una presentación en power point en la cual mostraremos
ejemplos de personas cercanas a ellos que encarnan algún valor específico de los
evidenciados en los santos, como honestidad, servicio, sacrificio, alegría, etc.

Las presentaciones se socializarán en el salón de audiovisuales.

Para que todos sean uno.


Como tú, Padre, en mí y
yo en ti, que ellos
también sean uno en
nosotros, para que el
mundo crea que tú me
has enviado. (Jn 17:21)