Está en la página 1de 4

Enfermedades de Transmisión Sexual

Es un término utilizado para describir más de 25 infecciones diferentes que son


transmitidas a través del intercambio de semen, sangre y otros fluidos corporales
que se producen en una relación sexual; o por contacto directo con las áreas del
cuerpo afectadas de personas con enfermedades de transmisión sexual (ETS).
Desde el principio de la humanidad muchos microbios encontraron en nuestros
organismos lugares ideales para vivir, algunos lo hacen en forma amistosa,
mientras que otros son agresivos provocando daños. Varios de éstos gérmenes tienen
preferencia por las mucosas, regiones genitales y en algunas oportunidades
ocasionan enfermedades graves que pueden comprometer la vida.
Los romanos las denominaban “morbus incidens” y cuando realizaban sus invasiones
ya usaban preservativos hechos de intestino de carnero.
Las escrituras del Viejo Testamento (Levíticos Cap. 15) se refieren a la gonorrea
como algo impuro.
Algunos pasajes de la Biblia hacen referencia a la Sífilis; especialmente Exodus
20:5.
También Hipócrates describió los síntomas de la Sífilis en su forma terciaria.
A lo largo de la historia, muchos personajes, artistas, miembros de la realeza,
militares, cayeron víctimas de éstas enfermedades. Entre ellos han padecido
Sífilis CarlosVIII, Al Capone, el líder soviético Lenin, Adolf Hitler,
Shakespeare, entre otros.

Hablando específicamente de las patologías que se transmiten por ésta vía, podemos
nombrar a: sífilis, gonorrea, chlamydia, cándida, trichomonas, herpes genital o
tipo II, hepatitis B, HIV, linfogranuloma venéreo, virus del papiloma humano
(HPV).

Sífilis:

Es una enfermedad infecciosa producida por una espiroqueta, T. pallidum. La misma


penetra al organismo a través de las mucosas o de la piel lesionada.
La forma de contagio más habitual es la vía sexual, pero también puede
transmitirse de la madre al hijo durante el embarazo.
Ésta enfermedad puede dividirse en diferentes estadios.

Sífilis primaria: se manifiesta después de un período de 10-90 días (en promedio


21 días). Durante el período de incubación el individuo puede mantenerse
asintomático. Luego aparece una lesión en forma de úlcera, llamada chancro, de
consistencia firme, indolora, localizada en la zona de exposición a la bacteria.
Puede ser acompañada de un ganglio en una zona cercana. El chancro desaparece
espontáneamente en 4-6 semanas.

Sífilis secundaria: está caracterizada por una erupción en piel, en forma de


parches, elevados, distribuidos por todo el cuerpo incluidas las palmas de las
manos y las plantas de los pies. Puede encontrarse agrandamiento de ganglios de
todo el cuerpo, dolor de cabeza, pérdida de peso, falta de apetito, meningitis,
hepatitis.
Es un período de la enfermedad muy contagioso.

Sífilis terciaria: puede ocurrir años después de la lesión inicial. Se caracteriza


por lesiones llamadas goma sifilítico, que afectan diferentes órganos del cuerpo
entre los cuales se encuentran en corazón, cerebro, ojos, piel, arteria aorta.

El diagnóstico de la enfermedad se realiza con exámenes de sangre.


Gonorrea:

Es una enfermedad causad por una bacteria llamada Neisseria gonorreae.


La gonorrea se transmite casi siempre a través de las relaciones sexuales, ya sea
por vía oral, anal o vaginal. El agente causal puede infectar: la garganta
produciendo dolor, la vagina y desencadenar irritación con secreción (vaginitis);
el ano y el recto en donde se origina una proctitis. No es necesario que haya
eyaculación para que la enfermedad se transmita o contraiga.
Síntomas: el período de incubación dura entre 2 y 14 días, con un promedio de 3 a
5.

En el hombre suele comenzar con disuria (ardor al orinar), secreción purulenta


(pus) por el pene. La infección puede extenderse luego a los testículos, próstata
y demás órganos genitales. La lesiones pueden comprometer también el año y el
recto causando prurito (picazón), secreción o sangrado en la zona.

En la mujer muchas veces cursa sin producir síntomas. Cuando los produce, ocasiona
disuria (ardor al orina), secreción vaginal, sangrado uterino, sangrado post-
coito.
Puede también producir infecciones que comprometan los órganos de la pelvis.

El diagnóstico se realiza fundamentalmente a partir de la observación con


microscopio de la bacteria presentes en las secreciones.

Virus de inmunodeficiencia humana (HIV)

Es un virus que ataca células del sistema inmune de las personas infectadas,
produciendo un deterioro del mismo, favoreciendo de ese modo la agresión de
distintas bacterias, parásitos, hongos, tumores y enfermedades que pueden
ocasionar la muerte.
El contagio puede producirse a través de sangre, semen, secreción vaginal.
Las vías de contagio pueden ser sexual (vaginal, anal, oral), drogadicción
endovenosa, transmisión de la madre al hijo por la placenta.
Puede cursar por muchos años sin producir síntomas. Cuando éstos aparecen, se
deben en general a una infección que el organismo no puede controlar por el gran
deterioro de sus defensas. Es el momento en el cual la enfermedad pasa a
denominarse SIDA ( síndrome de inmuno deficiencia adquirida).
Es importante realizarse los exámenes de sangre para su detección en forma precoz.

Candidiasis genital:

Es una enfermedad producida por un hongo llamado Candida.


La Candida siempre está presente en el organismo sin producir patología. No
obstante, cuando ocurre un desequilibrio, por ejemplo, cambios en la acidez normal
de la vagina o cambios en el equilibrio hormonal, la Candida puede multiplicarse.
Cuando esto ocurre, aparecen los síntomas de la candidiasis.
Se transmite por vía sexual y en el hombre muchas veces la infección cursa sin
síntomas, de allí la importancia de tratar a los dos miembros de la pareja en caso
de infección.
En la mujer puede ocasionar secreción vaginal blanquecina, prurito (picazón),
dolor durante el coito.

Herpes genital:

Es un virus que produce lesiones en la mucosa genital que aparecen aproximadamente


una semana posterior al contacto sexual. Son múltiples vesículas (pequeñas
ampollas) que luego se ulceran y son reemplazadas por una costra.
Son muy dolorosas y en el período de vesícula y de úlcera son muy contagiosa.
Es frecuente que la infección recidive (aparezca nuevamente).

Virus del Papiloma Humano (HPV):

Es un virus responsable de producir lesiones en pene, vulva, uretra, vagina,


cuello del útero y alrededor del ano. Suele producir lesiones con forma de
verrugas. Muchas personas pueden ser asintomáticas, pero a pesar de ello
transmitir la enfermedad.

Existen diferentes variedades de éste virus, algunos de los cuales pueden


ocasionar lesiones potencialmente malignas y cáncer en el cuello del útero. Es uno
de los motivos en los que radica la importancia del papanicolau para la detección
precoz de estas lesiones.
Los síntomas pueden ser: lesiones elevadas (verrugas) en la zona genital o anal,
prurito (picazón), aumento del flujo vaginal, sangrado vaginal.

Chlamydia:

Es una enfermedad producida por una bacteria llamada Chlamydia trachomatis. Puede
infectar la mucosa del cuello uterino, el ano, los ojos, y la uretra.
La Chlamydia se propaga por contacto sexual por vía vaginal o por vía anal. Se
puede transmitir también de una mujer a su feto durante el embarazo o durante el
nacimiento. En muchas ocasiones la infección por Chlamydia no produce síntomas.
Cuando están presentes, se manifiestan dentro de los 5 primeros días.
De no tratarse la Chlamydia es un riesgo serio a la salud, especialmente para las
mujeres. Compromete con gran frecuencia el cuello del útero..La misma puede
propagarse a las trompas de Falopio o bien hacia los ovarios resultando en una
enfermedad pélvica inflamatoria aguda (EPIA).
La (EPIA) es la principal causa de esterilidad. La misma es consecuencia de la
obstrucción que ocasiones las cicatrices posteriores a la infección en las trompas
de Falopio. Las trompas obstruidas pueden impedir que los óvulos fertilizados
lleguen al útero y causar embarazos fuera del útero. Si una mujer embarazada,
infectada con Chlamydia no es tratada, su bebé tiene un 20 por ciento de
probabilidades de desarrollar una neumonía y un 50 por ciento de probabilidades de
desarrollar una conjuntivitis. También puede ocasionar nacimientos prematuros o
nacimientos de bajo peso.
La Chlamydia también puede causar esterilidad en el hombre. Si esta bacteria se
propaga desde la uretra hacia los testículos causa una condición llamada
epididimitis (inflamación del epidídimo; estructura interna de los testículos). De
no ser tratada la epididimitis causa dolor en los testículos y esterilidad.

Esta es una breve descripción de las principales enfermedades de transmisión


sexual.
Ante la presencia de alguno de los síntomas arriba mencionados, lo importante es
recordar lo siguiente:

• Cada enfermedad tiene un método de diagnóstico y tratamiento específico.

• Consultar siempre con un médico, quién hará una interpretación correcta de


los síntomas.

• Si una mujer embarazada tiene una ETS, puede transmitirle la enfermedad a su


bebé.

• El preservativo masculino disminuye las posibilidades de contagio.

No tomar antibióticos sin consultar a un profesional, pues existe el riesgo de


ocultar una enfermedad