Está en la página 1de 5

INFORME SOBRE EL VIAJE A EL AAIUN

Fecha del viaje: 05 y 06 de Julio 2009

Componentes de la delegación:

Mª ANGELES MARTÍN RODRÍGUEZ.


Concejala de Servicios Sociales y Solidaridad del
Ayuntamiento de Moya-Gran Canaria
Mª ISABEL DÍAZ CARDONA.
Trabajadora Social en el Ayuntamiento de
Moya. Gran Canaria

La llegada a El Aaiún se inicia con el reconocimiento de nuestros pasaportes por parte de


cinco personas que se encontraban dentro del puesto de control del aeropuerto. Mientras éstos
revisaban, otro policía de paisano junto a nosotras nos preguntaba por qué veníamos, dónde
nos íbamos a quedar y si alguna persona nos venía a recoger. No muy creídos con lo que le
decíamos, (“somos turistas”) nos dejaron pasar para comenzar una experiencia en el Sáhara
Occidental que de alguna forma iba a cambiar nuestras vidas.

La llegada al hotel sorprende porque se encuentran en la puerta aparcados tres coches de


la MINURSO, además de dos policías marroquíes sentados junto a la puerta del hotel, que no
abandonarán en ningún momento, salvo cuando hay cambio de guardia.

PRIMER DÍA EN EL AAIÚN

Activistas saharauis nos indican cómo se iba a producir nuestro


encuentro, y siguiendo sus indicaciones llegamos al barrio donde
estaba su casa. Nos recibe tras bajarnos del taxi y nos dice que lo
acompañemos. El trayecto a pie (alrededor de unos 100 m) se
realiza muy deprisa y mirando hacia atrás por si nos seguía la
policía.

Una vez en su casa (13.30 h.) empieza la generosidad, amabilidad y hospitalidad de los
saharauis. Nos invita comer mientras esperamos por los/as compañeros/as activistas.
Durante toda la tarde que estuvimos en la casa (hasta las 21.00 h) las ida y venidas de
saharauis que entraban era impresionante, todos/as con ganas de hablar, de contar y con
deseos de que se supiera la verdad de lo que estaban viviendo.
Los contactos que mantenemos son los siguientes:
• REPRESENTANTES DEL COMITÉ DE DEFENSA DE LA
AUTODETERMINACIÓN PARA EL SÁHARA OCCIDENTAL (CODAPSO).
• ASOCIACIÓN SAHARAUI DE VÍCTIMAS DE VIOLACIONES GRAVES
COMETIDAS POR MARRUECOS (ASVDH).
• COMITÉ DE FAMILIARES DE DESAPARECIDOS SAHARAUIS.
• COMITÉ DE PROTECCIÓN DE LOS RECURSOS NATURALES.

Realmente una no sabe la realidad de lo que ocurre, ni te


imaginas tanta inhumanidad hasta que no te cuentan lo
que han pasado en sus propias vidas.

Un saharaui, ex desaparecido, y expreso político, con muchas ganar de contar (superviviente


de la cárcel de KAALAT MAGOUNA), cárcel marroquí conocida por las torturas que se
cometieron en ella y donde se retenía a muchos desaparecidos saharauis (12 años en ella)
comienza su relato:
“Entré en prisión el 1 de Abril de 1.975 y salí el 26 de Junio de 1.991. “El Pueblo
Saharaui muere en la cárcel antes que arrodillarse ante el régimen marroquí”· He estado en
una cárcel donde no había ventanas, bajo la tierra, con paredes muy anchas y frías, durante
tres años he estado con la misma ropa, sin bañarme, durante tres años he hecho mis
necesidades en una botella, que vaciaban cuando se llenaba, mis compañeros y yo solo
teníamos una comida al día que consistía en agua muy caliente mezclada con sangre de vaca y
un trozo de pan muy pequeño y muy duro, he visto morir a muchos compañeros en la celda
por enfermedades que cogíamos, hemos recibido muchas torturas, como:
- Corriente en los pies, gemelos hasta quedarse la piel verde.
- Ponernos ropa de mujer para burlarse de nosotros, y vejarnos.
- Carecer de información de nuestras familias, sin radio, ni prensa durante tres años.
- Cuando nos permitían bañarnos, después de tres años, nos empujaban por una fila de
policías hasta el baño y durante todo el recorrido recibíamos golpes.
- Empleo de mangueras de agua muy fría y te dejarnos mojados, …
Y termina diciendo: nos obligaban a escribir una carta diciendo que el Sáhara Occidental es
de Marruecos, pero preferimos morir antes que hacer esto…

Estábamos impactadas ante tanta información, pero


era sólo el principio de lo que iba a ocurrir
durante todo el día.

Nos comenta otro ex preso político que ha estado 24 años en las cárceles secretas marroquíes,
las torturas y humillaciones a las que fui sometido junto con mis compañeros son infinitas.
“Pasé catorce años en el corredor de la muerte esperando cada día la ejecución de la pena
capital y gracias a que contacté con otros desaparecidos que le comunicaron a Amnistía
Internacional mi caso sobreviví”. Fue militante del Frente Polisario y ese fue el motivo de su
detención.
Las mujeres que van llegando a la casa van relatando también sus múltiples
experiencias, como madres, hijas, esposas. Todas han estado de alguna forma vinculadas a
prisión, bien porque lo han padecido ellas mismas o porque han sido sus esposos sus hijas, sus
hijos los que los han estado o están padeciendo.

Tenemos presos políticos en las cárceles marroquíes y


en El Aaiún que no tienen ninguna otra culpa que
reclamar la Autodeterminación’ nos dice una de las
mujeres

Lo que nos cuentan es escalofriante, han sufrido todo tipo de tortura dentro de las
cárceles marroquíes, como son;
- Desnudarlas delante de hombres y enfocarlas con una luz., con el objeto exclusivo de
humillar
- Violaciones por parte de sus guardadores.
- Estar años y años sin poder bañarse, sin poder cambiarse de ropa, teniendo en cuenta
lo que supone eso para una mujer.
“Nuestras ropas han estado manchadas de sangre durante años, porque nos venía el
periodo y no podíamos cambiarnos. Cortábamos un trocito de manta del suelo y la
íbamos pasando a la mujer que en ese momento lo tuviera, luego lo lavábamos con un
poco de agua y lo pasamos a otra y así mes tras mes, año tras año. Las infecciones
que cogíamos eran muy preocupantes. Hay mujeres que después de salir de prisión no
han podido tener hijos, y esto es lo más triste que le puede pasar a una mujer
saharaui”.

Una de las mujeres que se encuentran en la reunión nos comenta que la encerraron
durante doce años porque su marido estaba en el Frente Polisario. Después de salir de la
cárcel le quitaron todo (casa, pertenencias, separación de su familia…).
Nos cuentan casos reales de personas con nombre y apellidos:
- El caso de una mujer que la encerraron embarazada, que después de dar a luz la
separaron de su hijo y no volvió a saber si estaba vivo o muerto hasta doce años
después.
- Una niña de 9 años a la que secuestró la policía marroquí cerca del río de Smara, le
quitaron la ropa y la violaron.
- Otra niña de 16 años la secuestraron a las 7.00 de la mañana cuando iba a estudiar, se
la llevaron y la violaron.
- Niña y niños de 5, 6 y 7 años a los que se sodomiza con porras.
- Personas que son llevadas a las cárceles atadas de pies y manos y tiradas por un
vehículo a gran velocidad. Han muerto muchas personas así.

La madre de un actual preso habla de las Entifadas: la del año 1.992 donde cogieron a 7
jóvenes y los encarcelaron durante 20 años, la de 1.999 (manifestación muy grande, con
muchas personas), la entifada de 2.001 donde se manifestaron las mujeres a favor del Frente
Polisario, la entifada de 2.005 ante la Comisaría de Policía, donde después de esto 200
mujeres fueron encarceladas, entifadas de 2.006, 2.007 y 2.008.
Una de las mujeres termina diciendo que le preocupa la formación de la juventud saharaui
en los Territorios Ocupados (muchos abandonan los estudios a los 14 años), tienen miedo de
ir a los colegios y centros de formación en los que son sometidos a toruras y vejaciones
permanentemente.

EL COMITÉ DE LOS RECURSOS NATURALES

Nos comenta que su pueblo tiene unas minas de fosfato que son de la primera calidad del
mundo, que se exporta a USA, Lituania, Ucrania, España, Bulgaria, Japón.

En el año 2.008 tuvo una producción de 3.000.000 toneladas de fosfato y que sólo el 5 %
de los trabajadores son saharauis, pero teniendo los peores trabajos, de ayudantes. Que
además está siendo explotado el banco de pesca Sahariano, utilizando modos de pesca
ilegales y prohibiendo a los/as Saharauis la utilización de estos recursos.

Después de todas estas reuniones nos invitaron a


cenar en el desierto y vivimos en primera persona a
los controles a los que son sometidos diariamente los
saharauis. Estuvimos parados en un puesto de policía
más de media hora mientras los otros coches apenas
se les tenía en cuenta (en lo que estuvimos allí
pasaron más de 20). Nos hicieron acercarnos al
puesto de policía junto a los ciudadanos saharauis,
tomaron nota de nuestros pasaportes y preguntaban
continuamente en que trabajábamos y que estábamos
haciendo allí. Durante este rato comprobamos una vez más con cuanta paz y razonamiento
lleva su causa el pueblo saharaui.
Es increíble como se sienten la población saharauis en el desierto, libres (pueden escuchar
sin problemas la frecuencia de radio nacional saharaui), pueden soñar con la libertad sin que
nadie lo prohíba, pueden reunirse y comentar lo que quieran …

SEGUNDO DÍA EN EL AAIÚN

Este día lo dedicamos a pasear por la ciudad, conocerla y que notaran nuestra presencia en
ella. Comprobamos la gran colonización que hay en la ciudad, construyéndose muchas
viviendas de varios pisos de altura. Vimos poca población por las calles, era Lunes por la
mañana y nos encontrarnos en época de vacaciones estivales para muchas personas que lo
pasan en la playa de El Aaiún.

Comprobamos también que hay una gran presencia policial, si bien no vestían de
uniforme, lo hacían con ropa de paisano, pasando de esta forma desapercibidos para nosotras
y para la población. Notábamos su presencia cuando entrábamos en alguna tienda o por la
calle paseando.

La siempre presente fotografía del rey de Marruecos está en todas las tiendas, comercios y
sitios por donde uno pasa.
Dejamos los Territorios Ocupados de El Sáhara Occidental, no sin antes recordarnos un
policía en el aeropuerto muy sonriente: ¿Qué tal se lo han pasado en el Sáhara de
Marruecos? Vuelvan cuando quieran al Sáhara de Marruecos… y pensamos ¿Esto es lo que
tiene que soportar diariamente el pueblo Saharaui? las burlas, los insultos, las humillaciones,
vejaciones y violaciones, el expolio de sus recursos naturales. Nos vamos con un tremendo
nudo en el estomago recordando todo lo que nos habían contado y por otro lado felices por
haber conocido a un pueblo valiente, con dignidad, con una fuerza tremenda y con las ideas
muy clara de lo que quieren.

Es increíble, sólo 100 Km nos separan, solo un viaje de 35 minutos para encontrarnos con la
realidad de la población saharaui. Un solo pensamiento, nuestro apoyo y solidaridad al pueblo
Saharaui.

No existe ley ni cárcel capaz de aprisionar los


pensamientos, que son la única esencia real de
libertad del ser humano.
Anónimo