Está en la página 1de 2

Nace el primer 'bebé medicamento' conseguido en España

Javier fue seleccionado para salvar a su hermano, que padece una enfermedad genética grave.
OLIVIA CARBALLAR/ANTONIO GONZÁLEZSevilla/Madrid14/10/2008 21:23

El nacimiento de Javier, que vino al mundo el pasado domingo en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, ha supuesto todo un regalo para su hermano Andrés, de seis años, que padece una anemia muy grave causada por una dolencia genética, la beta-talasemia. La sangre del cordón umbilical del recién nacido servirá para realizar el trasplante de células progenitoras que necesita el hermano mayor para vivir más allá de los 35 años. Por primera vez en España, ha llegado a buen fin la selección genética de un embrión para salvar a su hermano, lo que muchos conocen como un bebé medicamento. “Javier ha nacido sano y, gracias a él, nuestro hijo Andrés, que está deseando conocerlo porque sabe que le ayudará, se podrá curar y volverá a ser un niño normal”, afirmaron ayer emocionados Soledad Puertas y Andrés Mariscal, los padres de los pequeños, de Algeciras (Cádiz). En España ha habido algún caso anterior de bebé concebido para salvar a su hermano (en el Hospital de la Santa Creu y Sant Pau de Barcelona) pero, aunque nacido en España, la parte principal de la terapia fue desarrollada en el extranjero. La técnica, en el caso de esta familia de Cádiz, se llevó a cabo completamente en el hospital sevillano y, además, como una prestación de la sanidad pública. Autorizado desde 2006 La aprobación en 2006 de la Ley de Reproducción Humana Asistida despejó el camino a esta nueva opción terapéutica, fuertemente criticada por los colectivos más conservadores por considerar que se están destruyendo embriones. “A pesar de que el objetivo de salvar una vida sea loable, no se puede permitir que el fin justifique cualquier medio, en este caso, el sacrificio de otras vidas, aunque sea en estado embrionario”, denunció ayer la Fundación Vida, detractora también de la investigación con células madre para curar enfermedades como la diabetes o el alzhéimer. Un proceso de 15 meses Soledad y Andrés iniciaron el proceso hace 15 meses. La Comisión Nacional de Reproducción Asistida, dependiente del Ministerio de Sanidad, estudió su caso y autorizó su puesta en marcha –ya hay ocho parejas más en España que han obtenido un informe favorable del Gobierno–. El primer paso consistió en aplicar el diagnóstico genético preimplantacional, una técnica que, desde 2005, sólo oferta la sanidad pública andaluza y que permite que el bebé nazca libre de enfermedades hereditarias. Aparte de Javier, en Andalucía han nacido ocho niños sanos gracias a esta técnica, que analiza preembriones obtenidos por fecundación in vitro antes de ser transferidos al útero de la madre. Esto posibilita seleccionar los que están libres de la carga genética asociada a las enfermedades. El trasplante, en dos meses Generalmente, de cada 16 embriones que se obtienen de la pareja por fecundación in vitro, únicamente tres están libres de la enfermedad y, además, son compatibles con el hermano. Los padres de Andrés y Javier, que pesó al nacer 3,4 kilos, se sometieron a dos ciclos reproductivos, uno en diciembre y otro en febrero. El primero no tuvo éxito y, finalmente, el embarazo se produjo en el ciclo de febrero. “El banco de Málaga [donde permanecerá almacenada la sangre hasta que se practique el trasplante] nos confirmó que el cordón era estupendo para la operación e idéntico al perfil de histocompatibilidad (HLA) del hermano enfermo”, afirmó Guillermo Antiñolo, director de la Unidad de Genética y Reproducción Humana Asistida del Virgen del Rocío, referente español en esta nueva opción terapéutica. En resumen: Andrés no sólo tiene ahora un donante sino que tiene, además, el mejor donante. Además de un nuevo hermano, por supuesto. El trasplante de células madre del cordón umbilical se realizará en un plazo aproximado de dos meses. “Esto evitará que el pequeño [Andrés] viva atado a un hospital, a continuas transfusiones sanguíneas”, aseguró el jefe del Servicio de Hematología, Álvaro Urbano. El nivel de éxito, según los especialistas, se sitúa en torno a un 70% y un 90%. La beta-talasemia Además de ser el primer procedimiento realizado íntegramente en España, se trata del segundo caso en todo el mundo en el que se combina el diagnóstico genético preimplantacional y un perfil genético idéntico con el del hermano enfermo para curar la beta-talasemia, según informó ayer la consejera andaluza de Salud, María Jesús Montero, durante la rueda de prensa de presentación de este avance terapéutico. Este tipo de anemia se debe a una enfermedad congénita grave y hereditaria caracterizada por la imposibilidad de fabricar hemoglobina, lo que obliga a la realización de transfusiones sanguíneas interminables. Esta necesidad genera, a su vez, grandes depósitos de hierro en el corazón y otros órganos. La mayoría de los pacientes mueren por problemas cardíacos que se suelen producir en la adolescencia o a principios de la década de los veinte. Según los médicos, la esperanza de vida de estas personas es inferior a los 35 años. La de Andrés, ahora, es infinita. Y todo gracias al pequeño Javier, que, de momento, es un dormilón.

La Iglesia española se posiciona en línea con el Vaticano. Lamentan los obispos españoles que esta nueva vida «haya venido acompañada de la destrucción de otras. sus propios hermanos. .SOCIEDAD La Iglesia denuncia que el 'bebé medicamento' causó «la destrucción de sus propios hermanos» Los padres del niño que ha levantado toda la polémica. que la somete a «criterios de pura eficacia técnica» y «reduce la dignidad de la persona a un mero valor de utilidad». / DM La selección genética que permitió el nacimiento del 'bebé medicamento' libre de una grave enfermedad hereditaria y que permitirá sanar a su hermano enfermo es para la Iglesia una «práctica eugenésica» que atenta contra los principios fundamentales del derecho la vida. que alude a los embriones que son desechados en el proceso de fecundación que hará posible que el 'bebé medicamento' cure a su hermano. en el que toma postura ante el logro científico que supone el nacimiento del primer bebé libre de una enfermedad hereditaria en el hospital Virgen del Rocío de Sevilla. víctima de la beta-talasemia mayor. a los que se les ha privado del derecho fundamental a la vida». pero sin eliminar a nadie'. que condenó duramente en la víspera el nacimiento del bebé sevillano calificándolo de «práctica eugenésica» condenable porque «el bebé es considerado un medio y no un fin». anemia congénita severa que le obliga a someterse a constantes transfusiones sanguíneas. Lo hace la Secretaría General de la Conferencia Episcopal Española (CEE) de la que es titular Juan Antonio Martínez Camino. Aunque admiten los prelados que su nacimiento permitirá salvar la vida de su hermano. mediante el documento 'Curar a los enfermos. aclaran a los fieles católicos que esta actuación médica «tiene implicaciones morales». besan a su hijo tras el nacimiento. «El feliz nacimiento de un bebé sano no puede justificar la instrumentalización a la que ha sido sometido y no basta para presentar como progreso la práctica eugenésica que ha supuesto la destrucción de sus hermanos generados in vitro» asegura el episcopado español.