¿al v acío. . .?

Revista Literaria y Crónica del Grupo Literario ¿al vacío...? de los Valles del Tuy N ° 2 4 . A ñ o V I I I . S e p t i e m b r e , 2 0 1 3 http://grupoliterarioalvacio.blogspot.com

R oso

blanco .

F lor

originaria de los

V alles

del

T uy

E sta

revista circula con el apoyo del

S ede M iranda

y el

S istema N acional de I mprentas , G abinete C ultural M iranda del MPPPC

http://imprentademiranda.blogspot.com

editorial
“La existencia del vacío es necesaria para el movimiento” decía Leucipo, en contraposición de otros filósofos que afirmaban que el vacío pertenece al no-ser. Él explica que si no existiera el vacío el ser lo ocuparía todo y tampoco existiría la posibilidad de movimientos. La posibilidad de crear mundos posibles es lo que nos llena, es lo que nos da la guía para continuar con esta evasión de la realidad, una realidad a veces dura y cruel. Entonces tenemos que en ese espacio donde puede hacer vida el vacío cabe toda cosa que pueda ser animada con nuestro aliento creador y que se provee de movimientos que llevan a la vanguardia, a la acción, al hacer cosas por la vida y la humanidad aunque suene contradictorio. Si nos vamos al concepto académico de vacío, se nos dice que es la nada, lo que no contiene nada, lo que no está ocupado por nadie. Pero la poesía lo ocupa todo y todo lo redime y, a diferencia de la no existencia, ésta ebulle dando cachetadas en la mejilla y soslayando a los que no soportan sus derroteros. “Maravilloso país en movimiento” decía nuestro Chino Valera Mora, un movimiento que se ha hecho muy consecuente en estos tiempos de agitación revolucionaria y donde el arte y la poesía tienen una tarea preponderante para la formación del ser humano en pos de la construcción de un mundo posible, en ese espacio vacío que todos tenemos. Plantar las banderas de la poesía en cada indicio de vacío que encontremos, pero no un vacío simple, si no más bien un vacío creador que proporcione la posibilidad de realizar cosas que tengan que ver con la belleza. Por eso más que preguntarnos, le preguntamos al mundo si en realidad estamos ¿al vacío…? Pregunta engañosa. La acepción del vacío en el arte, es la de un arte vacío, que se pretende autónomo con respecto a los demás aspectos de la sociedad y que sólo se debe a la esteticidad. Algo que no llevamos en nuestra sangre pues entendemos que la sociedad tiene la necesidad de aprehenderse del arte y de la poesía y de cierta manera entender el mundo que los rodea y transformarlo, y colocando siempre adelante que la belleza es revolucionaria por excelencia. Y hacemos otra pregunta junto a Juan Calzadilla “¿No es más propio del horror temer al vacío que llenarlo?”. L.D.
¿AL VACÍO...? Julio Valderrey, Isaac Morales Fernández, Leonardo Delgado, Danna Urdaneta, Marcelo Seguel Bon, Leonard Delgado, Rosa Anyélica Guevara, Ana Karina Rondón, Magdalena Goncalves, Michelle Antoine, Yhonais Lemus, Angélica Aguilar, Hamlet Yaraima Marín, Leandro Blanco. Colaboran en este número: Juan Alberto Paz, Oscar Gilbonio, Marcelo Seguel Bon, Sthephany Sierra, Valerie Cardozo, Leandro Blanco. Correo: grupoliterarioalvacio@gmail.com Página: http://grupoliterarioalvacio.blogspot.com

Estampas sencillas ¿Qué es Julio Valderrey?, por Isaac Morales Fernández
Pág. -15

contenido

Comentalibros Caracas, visiones visibles de Ximena Benítez, por Marcelo Seguel Bon Pág. -13 Narrativa mirandina Yo entrevisté a Mauricio, por Juan Alberto Paz Pág. -12 Poesía mirandina Sthéphany Sierra - Leandro Blanco - Valerie Cardozo - Ximena Benítez Pág. -10 Poesía venezolana Inti Clark Boscán - Julio Valderrey Pág. -7 Para la formación Poemas de la Agrupación Cultural Ave Fénix de Perú, escritos durante la dictadura de Alberto Fujimori, selección de Oscar Gilbonio (Ramiro Porras Pino, Gustavo Caycho Saldías, Oscar Gilbonio Navarro, Carlos Cama Martínez, John Ángeles Cotillo, Juan Alonso Aranda Company) Pág. -6 Discurso de presentación del libro La Pidepide de Marta Crespo , por Marcelo Seguel Bon Pág. -3 Ensayos Literarios “Mierda”, una palabra literaria. Sobre El coronel no tiene quien le escriba de Gabriel García Márquez, por Emilio José Pino Salinas Pág. -2 Tuyedades Venta de seguros - El veedor - Valderrama y el CVP por Leonardo Delgado Pág. -3 Isaac Valderrama, por Julio Valderrey
Pág. 0

¿al vacío...? ___________________________________________________________________________

-15

estampas sencillas

¿Qué es Julio Valderrey?
por Isaac Morales Fernández

uchos dicen que Julio Valderrey es un poeta. Y tienen razón, pero sin saberlo. En su caso no hay título superior... pero ¿qué hace que Julio Valderrey sea un poeta? Sin duda, su poesía, su obra, sus versos que hablan de amores perdidos, de noches quebrantadas, de fragores y fuegos altos y bajos, de vueltas de boxeo y flores crepusculares. Pero no sólo eso hace que Julio Valderrey sea un poeta en el sentido más amplio. Muchos “autoayudistas” quieren ser poetas para ser mejores seres humanos, yo cada día estoy más convencido de que Julio, mi padre Julio, es un ser humano para ser un mejor poeta (como debe ser). Y es que Julio hace como verdad suya, y universal a la vez, aquella afirmación tajante de Oscar Díaz Punceles: “la poesía es una forma de conocimiento (...) el conocimiento poético se contrapone al conocimiento racional”. Y lo mismo hace con esa bella expresión de Valverde citando a Proust: “la literatura pues no sirve para nada y, sin embargo, para quien la disfruta es, como dice el mismo Proust, ‘la verdadera vida’, la posesión más honda de sus días y de su mundo “. Si hay dos frases o ideas que definen el pensamiento poético de nuestro poeta, son estas dos: la poesía como forma de conocimeinto y la idea de la poesía como aquello que no sirve para nada pero que, sin embargo, es la Verdad, con V mayúscula intencional y atorrante, duélale a quien le duela. Y estas son cosas de él que sólo se entienden cuando se ha sido su discípulo y a la vez se ha disfrutado y sufrido a su lado cualquier cantidad de vivencias, experiencias y ocurrencias... tales y tan únicas en su estilo que el poeta, este ser humano que resulta de ser poeta, le hacen merecedor del apodo “Julito”. Por aquello de “¿Y quién hizo tal cosa?” -el grupo ¿al vacío...? está lleno de momentos como este en la oficina de la imprenta donde pervivimos y sobreexistimos-, “Eso fue Julio”... “¡Julito! ¡Tenía que ser Julito!”... En este sentido, los mendrugos de servilleta dejados en cualquier parte (sobre un escritorio, la computadora, un libro, una caja, en el piso,

M

dentro de un vaso sucio, etc), son parte de sus modus vivendi y operandi también. No dudemos ni un segundo que la idea que subyace bajo el apodo de “Julito” es un inmenso cariño, una gran admiración y una comprensión y aceptación totales gracias a que algunos le hemos leído hasta la carta astral a Julio.Y todo esto sirva para concluir inequívocamente la idea inicial de este párrafo. Inequívocamente, pues, Julio es un poeta, y no hay nada por encima de ello. Por encima del ser humano biológico, el homo sapiens, hay una cualidad extrataxonómica que es el homo poeticus, y a ese estrato se llega cuando se ha vivido en, por y para la poesía. Hay una bella estampa que hace de él el poeta William Osuna en la sección “Voces de la Calle” de la revista A plena voz, y destaca algo que, cuando lo leí recién publicado, me conmovió tremendamente: el talento escondido que tiene este poeta merideño para realizar artesanalmente nacimientos con palillos de fósforos o cerillos. Me conmovió especialmente que William Osuna destacara esto casi al principio de su texto porque, de hecho, uno de los recuerdos más bonitos (y de esta palabra cursi me jacto en este momento) que tengo es de la vez que Julio le regaló a mi mamá una de sus creaciones artesanales. Mi mamá, que colecciona nacimientos miniatura para adornar en diciembre, tiene por custumbre colocarlos todos de adorno (o más bien yo diría de exhibición) en la época navideña. Cierta vez Julio llegó a la casa de mi mamá y los vio y en seguida le ofreció el nacimien-

estampas sencillas

¿al vacío...? ___________________________________________________________________________ to de fósforos que, a los pocos días, le llevó. Un cartón pequeño, forrado de musgos de esos que venden también para la época, y los personajes de la escena todos hechos con los simples y sencillos palillos de papel encerado con cabeza de pólvora roja... No hacen falta brazos, sólo las expresiones que se manifiestan con el simple doblés de un palillo. Eso no lo hace un artesano. Eso lo hace un poeta, valgan ambas expresiones en los dos sentidos en que pueden leerse. Y aún podemos agregar la que me parece es la principal cualidad de Julio Valderrey: la capacidad de mimetizarse como personaje literario, de mutar en personaje de ficción, algo que sus amigos no pueden dejar de ver y apreciar en él. Nada más célebre que la simpática y ocurrente caricatura escrita que hace de él Gonzalo Fragui en sus Ebriedades o en sus Poeterías. En ellas, el poeta Valderrey hace gala de su indiscutible talento para la bebida y la alegría de la vida, y además cumple a la perfección roles de personaje de ficción como cualquier otro personaje de cualquier Garmendia, o de cualquier Onetti, o de cualquier Salinger.Y digo esto porque, a pesar de que Julio mantiene y sostiene que él jamás ha amanecido “enresacado” debajo de una litera, uno al leer esa Poetería de Fragui, no puede evitar pensar -o decir- “Poeta, yo de usted no lo dudo y casi creo cualquier cosa” para luego reír explayadamente a pesar de la incomodidad y aceptación de Julio ante el “chalequeo”. Julio pues, transmuta perfectamente entre los personajes de una obra literaria porque ha trascendido de lo meramente humano, es decir, lo meramente racional. A Julio también se le ha visto deambular entre los versos de mi profesora y poeta Gabriela Kizer, siempre bebiendo. Nuestro amigo guionista y narrador best-seller Jen Martínez Martínez lo dibujó escrituralmente tirado en el piso de una tasca gritando versos desde la alucinación. Afortunadamente (para Julio) Jen no ha podido llevar tal texto a la pantalla, pero cuando lo haga varios tendremos que huir de la ira poética del afectado.

-14

Sostenida y empecinada es la labor -si a eso se le puede llamar labor- que está haciendo mi hermano Leonardo Delgado con sus Tuyedades. Motivado por los esfragos que ha causado el mentado Gonzalo a la literatura venezolana, Leonardo tiene tiempo publicando en nuestra revista ¿al vacío...? anécdotas y mediasverdades o mediasmentiras, o abiertas calumnias amistosas a Julio Valderrey -y a varios escritores incautos-. En estas Tuyedades se ha visto a nuestro poeta en las más variopintas locuras y situaciones irrisorias, en donde queda muy en alto -y en alta dobleintención también- su gentilicio merideño, como aquella en que concluye, como el mejor personaje de ficción que hubiera podido contruir Leonardo Delgado: “Es que yo no soy chino, yo soy es gocho”, aseveración producto de la imposibilidad de echar salsa de soya correctamente al chopsuey de una chica invitada. Mucha más seria y con esto terminamos el “chalequeo”, es la apreciación que hace de su obra Gabriel Jiménez Emán en su libro El espejo de tinta, en donde ubica generacional y estéticamente a Julio Valderrey dentro del grupo de poetas influenciados por la generación beat. Es una apreciación acertada por cuanto que, precisamente, el propio Julio ha admitido su especial admiración por estos poetas norteamericanos (Ginsberg, Kerouac, Ferlinghetti, Burroughs, etc.) ¿Qué más podemos decir para hacer una “radiografía” de Julio?: salsero-salsómano con ínfulas de malandro viejo y soñador hippie bonachón; revolucionario y apegado a la causa de Castro, el Che y Chávez; pendenciero empedernido; pintor acuarelista de gran talento; conversador amplio y fiel seguidor del pensamiento de Ludovico Silva y Georges Politzer; alumno y respetuoso lector de Montejo, Barroeta, El Chino y Rafsol (sólo por nombrar poetas venezolanos); bueno y fiel amigo, aún mejor padre a pesar de no haber tenido la dicha de haber engendrado hijos luego de sus tres matrimonios fallidos, ocasional pero buen deportista; en fin: un poeta sin ninguna pose -a pesar del innegable e innegado ego y ¿qué artista no lo tiene?-, un poeta humano más que un humano poeta.

¿al vacío...? te recomienda visitar los siguientes enlaces en internet:
grupoliterarioalvacio.blogspot.com hayqueocuparlosespacios.blogspot.com imprentademiranda.blogspot.com masdelodebidoymenosdeloquerido.blogspot.com gabineteculturalmiranda.blogspot.com revistamatria.wordpress.com tucuy.wordpress.com redescritoresmiranda.wordpress.com

Y en Facebook: Colectivo Editorial Venceremos Gabinete Miranda Escritores Mirandinos con Chávez Cultores de Miranda Mopiactiva

¿al vacío...? ___________________________________________________________________________

-13

comentalibros

Caracas, visiones visibles de Ximena Benítez
ohan Huizinga plantea en su famoso libro Homo Ludens: “Experimentar, jugar con la imagen y la palabra, serían hechos íntimamente relacionados a la más pura libertad humana desde sus orígenes; condición sine qua non de la poesía, ajena en absoluto a cualquier intromisión utilitaria. Aquí habría, entonces, una recuperación esencial de la poiesis griega”. Por tal razón, la poesía visual, expuesta en el nuevo libro de Ximena Benítez Caracas,Visiones Visibles (Editorial El Perro y la Rana, 2013) nos lleva a jugar, a experimentar, a diversos niveles, las relaciones entre palabras e imágenes, y funda sus resultados en un contexto único. Su gramática (en sentido estructural) no es, exclusivamente, verbal ni exclusivamente visual, sino que es intersemiótica. Esta intersemioticidad, producto de la formación artística y literaria de la autora, es la que emparenta a la poesía visual con las propuestas del movimiento conceptualista; quienes crearon un espacio múltiple en donde los lenguajes dejan de privilegiarse unos a otros. Esta desjerarquización de los lenguajes refleja el sentido libertario, progresista, democrático y participativo de las nuevas tendencias poéticas y, su derivación en lo social y lo político. En pleno proceso revolucionario y de transformación en Venezuela y Latinoamérica; el arte (en este caso literario o poético-experimental) deja de ser un espejo pasivo en donde se reflejan las relaciones sociales que permiten a las viejas jerarquías definir un lenguaje (artístico o literario) sobre otros o, a los conceptos de “bueno/malo” o su derivación estética “lindo/feo” que reproducen las relaciones de dominio social al permitir que alguien o alguna institución pueda ejercer el dictado cultural como una manifestación más de la represión a nivel ideológico. Esto, por supuesto, implica un cambio en la actitud del espectador; adiós a la pasiva contemplación y auspicio de la era del observador como “creador participante”. El espectador o lector de la poesía experimental-visual está en situación de relacionarse genuinamente con la obra a partir de sus conocimientos y de los elementos que ésta le aporta haciendo real su opción a decidir si tiene o no valor vivencial para él, sin juicios preestablecidos, ni imposiciones de ninguna índole. Estas acciones artísticas-literarias, que nos ofrece Ximena Benítez, pretenden integrar y ampliar de forma crítica y creativa las diferentes concepciones entre arte y vida, basando su postura artística en el uso de la ciudad

J

por Marcelo Seguel Bon
como un espacio de creación y reitera la liberación de los códigos represivos que, a través de la historia, han tratado de subyugar al lenguaje. A través de estas iniciativas se intenta sobrepasar el concepto tradicional de literatura, acercándose al de arte total y, de paso, ofrece un cuestionamiento a las prácticas de las instituciones políticas, concibiendo el arte como una práctica social necesaria y erradicando la distancia tradicional entre el artista y el espectador. Finalmente, pretende interrumpir y alterar las rutinas normalizadas de la vida diaria del ciudadano urbano, a través de una subversión semiótica que descontextualiza y reestructura los comportamientos urbanos, las localizaciones y los símbolos. Hermoso y lúdico libro de Ximena Benítez que siembra conciencia, creatividad y participación en la sociedad pero, que al mismo tiempo, supone un cuestionamiento al lenguaje, subvierte y cuestiona absurdos y aberraciones en un mundo necesitado de imaginación, cambio social, libertad y amor.

narrativa mirandina

¿al vacío...? ___________________________________________________________________________

-12

Yo entrevisté a Mauricio
(tomado de El Periódico de Ocumare, Año I, Nº7, 2da quincena de mayo de 1980)

por Juan Alberto Paz “Juber”
Era una mañana fría del mes de mayo, donde a los Valles del Tuy caía, como un almíbar, una lluvia pertinaz de Norte a Sur, lo cual daba lugar a que nuestro principal río fuera casi navegable. ¡Oh, que hermoso panorama! Ocumarito, La Guamita, el cauce de sus aguas eran alentadoras. Se veían garzas contemplando con ternira el azul de los pozos, la neblina estaba a ras de la tierra empapando con su aliento nuestra vida cotidiana. En aquella mañana quise inspirar un poema a través de esta gran naturaleza. Para ello tomé el rumbo Este de Ocumare del Tuy hacia las vías de Quiripital, por una carretera de tierra, y ante el bullicio de turpiales, arrendajos, gonzalitos, guacharacas y paraulatas, con sus cantos embelesaban mi espíritu, que como bardo, vive enamorado de lo hermoso del Valle Ilustración de Mauricio para la portada del libro homónimo de Francisco Cádiz que me vio nacer. (Sistema Nacional de Imprentas - Miranda, 2012). La ilustración está basada en otra, la de la leyenda mexicana del fantasma de Charro Negro, asequible en la web. Veía a mi lado una espesa vegetación, un suave olor a espiga de maíz vitalizaba - Ya lo sabía. mi mente, tablones de caña dulce lista - ¡¿Qué?! ¿Cómo lo sabía? para ir al trapiche daban matiz al caerle el sol, como si fueran nidos de oro y plata. Al cruzar el río de Súcuta, calmé la sed - Bueno, ciertos poderes... con sus cristalinas aguas, pero al caminar como una hora vi a la Quedé estupefacto pero fui adelante con mi entrevista, y la izquierda un peñón que se alzaba en un copo de árboles, por lo primera pregunta fue: cual le pregunté un lugareño: - ¿Tiene familiares en los Valles del Tuy? - ¿Qué significa aquel peñón en aquella fronda? - Sí tengo. O mejor dicho, tuve. Recuerdo que eran de ape- Hombre, allí vive Mauricio, que pa’ más señas es un “sel llido Soto, pero esos, a esta hora, hace como quinientos años encantao” que desaparecieron de la faz de la tierra. - ¿Cómo es posible? -me dije. - ¿Cómo hizo usted para encantarse? Me despedí del campesino y me fui hacia la cueva a consta- Tendría yo como 12 años. Mis padres me mandaban todas tar lo que acababa de oír. En efecto, llegué a la puerta de la mis- las mañanas a llenar una tapara de agua en una corriente que ma y vi a un hombre blanco, flaco, de regular tamaño, con una desemboca al río Lagartijo, en el perímetro de Los Palmares, y mochila al hombro como quien iba de salida, como si iba para cuando llegaba al pozo, veía desembarazarse una enorme serel pueblo. Le di los buenos días y aquel hombre desconfiado, piente, pero al caer en el agua se transformaba en una hermosa receloso vio a su alrededor, frunció el entrecejo, bajó la vista mujer de ojos azules, piel blanca como el mismo copo de las como buscando lejanas meditaciones, pero al fin alzó la mirada nieves, alta, delgada, pelo amarillo, que más bien parecía de hacia mí y me respondió: oro. De sus labios, de su boca, parecía que salía la ternura de - Buenos días, amigo. Pasa. las rosas. Aquel ser me hablaba de mundos diferentes al que me rodeaba, de una vida sin altos ni bajos, una vida de penumbras Le respondo a su saludo y le digo: - El propósito de mi visita es hacerle una entrevista en torno silenciosas pero en sonoras variedades dentro de las aguas. Así que aquella Diosa me fue endulzando, y un día recuerdo que a usted con el mundo desconocido. allí me llegó la tarde, después la noche. Abrazado a ella, me

¿al vacío...? ___________________________________________________________________________ zambullí en el agua y jamás volví a saber de mis padres, porque según parece me tuvo, aquel ser, encerrado por miles de años hasta hoy que, por minutos, tengo el poder para salir al lado opuesto, ese que tú tienes y por eso es que me puedes hacer esta entrevista. - ¿Es verdad eso que dicen, que cuando usted va al pueblo lo que compra es aguardiente y tabaco en ramas, o sea, tabaco de mascar, y que jamás compra sal? ¿Es usted bebedor y fumador? - No soy bebedor ni fumador, sal no cabe dentro de mi formación debido a que pertenezco única y exclusivamente al reino de las aguas. Por lo otro, en relación al tabaco y aguardiente, es para calmar las furias de las ánimas que deambulan por el universo, debido a que fueron malos en vida y no tuvieron cabida ni en el infierno, mucho menos en el cielo. Por ello, cuando se me acercan, les rocío aguardiente, y con el humo del tabaco los ahuyento. Dentro de esas almas está uno que anduvo cuando las guerras independentistas, por allí, el cual era un asesino que mataba y se comía a sus víctimas. Ese llevaba por apellido Cisneros. Por ese motivo es que compro aguariente y tabaco en ramas. - Cuentan que una vez usted, en una de sus idas al pueblo, por sospecha lo hicieron preso, y estando en la jefatura dijo “Si no me ponen libre al término de la distancia, se va a hundir este pueblo en aguas”. Como en efecto, empezó a llover y llover y ya las aguas llegaban a las ventanas de las casas, y al ponerlo libre dejó de llover. ¿Qué hay de cierto en esto? - Sí. Me hicieron preso por sospecha. Pero es debido a que ya empieza, en el mundo que tú vives, a hacer su asomo la maldad. Y ten entendido que al correr de 20 siglos, las células de esta gran natura se irán cortando, las aguas serán putrefactas, no habrá selva, no se oirá el canto de las aves porque el hombre se convertirá en un devastador de mis reinos para saciar su ambición. Pero en esa época, el don de las aguas me protegieron, y si no me ponen libre desde ese mismo instante, este pueblo, Ocumare, se hubiera hundido ante el ímpetu de mis compañeras aguas. - Alguien ha dicho que usted tiene relación con San Diego de Alcalá. ¿Qué hay de cierto en eso? - No hay tal acercamiento. Somos criaturas distintas. Él está en el trono del universo.Yo estoy en el pedestal de la belleza, en el universo corretean la ironía y la esperanza.Yo soy el símbolo de la creación. - ¿Qué es eso de que usted es el símbolo de la creación y San Diego de Alcalá está en el trono del universo? ¿Creación y universo no son la misma cosa? - No, señor. Sin mí no hay aguas, no hay frondas, no hay bosque, no hay ríos, porque yo encarno la ternura. El día que los Caínes me venzan, o mejor dicho, me hagan ir de aquí, verás un mundo estéril pero siempre será un mundo en medio de un antro de falsedades.

-11

narrativa mirandina

- Se dice que usted tiene contacto con la cueva de ‘Ña Plácida en La Magdalena. ¿Es cierto eso? - Sí. Con esa y otras de los Valles del Tuy. Me comunico por medio de la gravedad terrestre sin que ningún viviente se dé cuenta de mis andanzas. - ¿Tiene usted enemigos? - Sí los tengo. - ¿Quiénes son? - Todos aquellos que quieren destruir los bosques, las aguas, para saciar sus apetencias personales. Esos son mis contrarios. Si destruyen el reino vegetal que es la alfombra de mi vida, tendré que irme de aquí como te dije antes, amigo. - ¿Cómo sería ese viaje, o sea, su despedida? - Caerán recios aguaceros, crecerántodas las vertientes en medio de la oscuridad de la noche, pasaré cabalgando en las espumas de las embravecidas aguas. - Antes de irme voy a contarle algo de mi vida: una vez en una estancia campesina llamada La Palma, más arriba de La Siempreviva, Cúa. Tendría yo unos 14 años , en un fundo llamado La Mesa. Estaba con mi padre en las faenas agrícolas, de repente vino un aguacero. Él se fue a escampar en un rancho, por lo cual yo me fui hacia un zanjón, pero vea usted lo que pasó: surgió un ventarrón como ciclón, tumbando mijaos y jabillos, cuyas ramas se estrellaban a mi lado. Creí morir, cerré los ojos y dije “¡Virgen del Carmen, sálvame!”. Cuando abrí los ojos estaba en lo alto de un cerro, sano y salvo, y sepa que había que subir una pendiente y espesos gamelotes. No me puedo imaginar como hice esa operación para salvarme. Otra vez, en una tarde cayendo el río Ocumarito, del Páramo Agua Amarilla, me zumbaron piedras de lado y lado sin tocarme ninguna. Otras veces he oído voces de seres de otros mundos que me vendrán a buscar en platillo volador para que les cante a los seres ignotos de esos planetas. ¿Qué significa eso en mí, podría darme una explicación? -No te podría dar con exactitud una respuesta real, pero puede que si en el soplo de tu vida hay algo sobrenatural, esas voces e imágenes que tú dices se han acercado, son las musas que por las venas y en tu sangre vuelan sin cesar hasta hallar el sitio preferido, y si no tuvieses esa dicha no hubiera sido posible jamás llegar hasta mis reinos. Y al terminar me dijo: - Vete, que lafuria de los andantes que antes te hablé se me acercan y tú no resistes el embate de esos malvados seres. Enseguida, como por encanto mismo, aquel hombre desapareció, pero dejó en mi carpeta la entrevista que hoy presento a mis lectores, una entrevista real acaecida en El Peñon y que hoy he titulado Yo entrevisté a Mauricio. ***

poesía mirandina

¿al vacío...? ___________________________________________________________________________

-10

Sthéphany Sierra
me inventaste una canción apenas con palabras pero es obvio que no dio resultado, de mi no debes hacerte muchas iluciones. te vi vestido de principe y a la vez de rey, pero esa belleza más bien es una espada, pues puede que lo que corra a tus pies sea sangre ya que la luz de mi mirada oblicua te ignotiza, sin poder hacer nada para robártela. como ánime con tus labios tomas mi pollina, y con esas mismas poses buscas mis labios completando el ciclo, pero aún así soy un amor no correspondido, mi alma y mi corazon vivo pertenecen a otro. en la celda de la interpretación intento describir de mi cerebro el molde que me confunde, pero con mis temores aún todo transcurre bajo la luna irreal, mas todo esto solo me provoca un inaudito estremecimiento. en el interior del circo danzo mi locura en un trapecio imaginario, sigo siendo dueña de mis palabras insólitas, soy la rebelde e incorregible, tú te fijaste en la manzana no debida, y como yo no te deseo solo aprovecho el momento para el disfrute un rato de mi mente mientras muerdo tus labios. soy tu nena no correspondida, solo quiero jugar contigo porque eres un ken no aburrido, una mujer es perdición, casi todas son malas, yo oscilo y deliro, hago lo que se me venga en gana en el silencio, yo soy la reina de mis locuras... -.-

Valerie Cardozo
Libídine
Compongo mi reflejo espejo de bipolaridades exclusivas de un payaso de circo imprimo risas en las faringes esclavas del holocausto entrego todo al portador de mi angustia y no me visualizo después de eso. Una franja de ilusiones empaña mi vista mi paisaje se vuelve desértico y la poca agua que tomo, está en sus entrañas me alimento en su fuerza hombruna. Lleno de vellos y músculos de trigo en su boca arrugada dejo muertos mis besos y él los riega en el olvido y polvea mi caos con algunas palabras de hielo me olvida, cruza las puertas menea su trasero en mi presencia agita su libídine entre mis ojos Me paro en el lugar que aun me corresponde del mundo dejo suicidar algunas lágrimas me coloco botas y falda pinto mi boca y salgo al encierro.

Leandro Blanco
He descubierto que tus demencias me han convertido en poeta de segundo piso Saltando de un boulevard a la calle para despedir fragancias, para encontrar los anexos de tu sospecha y la mía consecuencias consecutivas secuencias

¿al vacío...? ___________________________________________________________________________

-9

poesía mirandina

Ximena Benítez
Caligrama (del libro Caracas,Visiones visibles)

poesía venezolana

¿al vacío...? ___________________________________________________________________________

-8

Inti Clark Boscán
Todo Héctor es propenso a la tragedia
a Héctor Bello, in memorian Todo hombre de teatro nunca podrá morir solo. Aclaro: solitario, íngrimo, abandonado. Al fondo de las obras se escucha el personaje, el doble o la sombra idéntica del drama. Todo Héctor es propenso a la tragedia, al combate con la vida. Aún llevando sobre sus hombros la carga más dura, con toda su esbeltez se safa y se ríe. Eran tiempos entre Maracay y Caracas cuando entró en nuestras vidas aún oliendo al grupo indígena de donde descendía. También tenía la mirada amplia con que se esfuerzan los miopes. Héctor, el saber te hizo editor más que tramoyista (si viene al caso la diferencia) olías los libros recién salidos de las prensas como panes puros y sensibles. Todo Héctor es propenso a la tragedia, ninguno muere sin dejar huella en los textos venideros.

¿al vacío...? ___________________________________________________________________________

-7

poesía venezolana

Julio Valderrey (Poemas del libro Ruidos del iniciado, 2004)
Pude ser transgresor, payaso para niños en un circo pobre, encantador de serpientes, orfebre en algún pueblo olvidado de estas regiones, amante de la reina de copas en los grandes prostíbulos, caballero de la corte británica, prestidigitador, mago en alguna caravana de gitanos, guía de turistas alucinados. Ser tratante de blancas en algún puerto del sur. Pude ganarle por KO, una noche, al mejor de mi peso en el Madison Square Garden, jugarme la vida con astucia, en buena lid, por aquella dama de caderas extensas y no ser esta fantasía loca de escriba reprimido y ebrio al final de la noche.

Carta subversiva
Guardo los diccionarios que dejaste para revisar mis poemas, el libro de francés, una escuadra de 45 grados parecida a mi vida, los C.D. de Mozart y Vivaldi, el recuerdo de las calles y las tascas donde nos encontrábamos, veíamos hacia el infinito y jurábamos para siempre. Aunque no lo creas guardo el lápiz gastado con el que escribí tu nombre por primera vez, aquella biografía de Marx donde me pusiste te amo.

Amante
Salí ileso de las guerras del S. XX, del desprecio y la humillación. El hambre no hizo mella. Ileso salí del frío, de los calores y los temblores de la tierra, de los tugurios donde apostaba la vida. Sobreviví a las tormentas del Caribe y el deslave de los ríos, del peligro en las ciudades, las radiaciones nucleares y los desechos de guerra. Ileso salí de los libros de autoayuda y metafísica, no de tus brazos.

poesía nuestramericana

¿al vacío...? ___________________________________________________________________________

-6

Muestra de Poemas de la Agrupación Cultural Ave Fénix
(poesía peruana escrita en la cárcel durante la dictadura de Alberto Fujimori)

Selección de Oscar Gilbonio
RAMIRO PORRAS PINO Pukuysito ¡Ah! Pukuysito, tú que has vivido la nueva vida en Ayacucho, tú que le cantas al alba, a la pachamama, al viento que vuelve, alza tu vuelo por las alturas, cuéntales la verdad a mis hermanos y diles que nuestra libertad se posterga una vez más. ¡Ah! Pukuysito, tú que dominas el Razuhuillca, avisa a los campesinos de lquicha, a los pobres de Ayahuanco, al viento de Pantaq, que pasa por Kiturada, Llochegua, Parqay y Santa Inés; a la muchachita que anochece en Sivia pero que olvida el olvido sin día de Huaychao, el de la vena sin aliento y el canto sin abismo. Pero Chuño aún nos espera, Churcampa y Tambo, y San Miguel. Pukuysito, nuestro padre nos espera, Nos espera un futuro tocando todos los sueños. Nos espera un astro celeste en cada volcán de los niños. Nos espera una galaxia en la honda del pobre y un pukuysito en cada estrella del cielo. ¡Ah! Pukuysito! GUSTAVO CAYCHO SALDíAS Incertidumbre La distancia entre dos cuerpos es nada más que una ilusión. El cuerpo se proyecta a su origen en la negación rotunda del Preceder Para encender una lámpara se requiere aceite de un animal pudriéndose. Dos piedras. La oscuridad necesaria. Hay que precaverse del viento frío que viene del norte. Un cuerpo puede situarse al otro lado del río. Sombras. Un cuerpo tirita en la estación del tren. La distancia ha sido reducida por la intensidad de un beso conjeturas al pie de mi Indagar. Él no conoce el otro lado del río. Ella aún ignora el puente. Mas una mano surgida súbita eleva en alto la lámpara. Interroga. La niebla se hace espesa. La distancia entre dos puntos no es el vacío Tampoco la incógnita sino la incertidumbre después del amor. Espejo. Una mujer desnuda contempla cómo se va su sombra, sin más, Como si zarpara de Ella misma. Él. Cuerpos.

¿al vacío...? ___________________________________________________________________________

-5

poesía nuestramericana

OSCAR GILBONIO NAVARRO Crisol De bruces aturdido la embestida abusó del dorso ay, recuento mis llagas. Tiemblo frente al espejo de mi tórrido vino silbo a mis vértebras acudan. Férreas me machacan con piedra puñales festinan en ronda presumen púrpuras togas tan sólo fundas que no han tejido; mas su codicia no oirá el rebato ni placentero ni pronto en las brumas suele insurgir la chispa tenue se esperanza la comprensión decantadora caer es gaje del caminante del guerrero para quizás no volver. Vuelve. ¿Quién no aprendió de sus rodillas laceradas u olvida la historia abierta a sables? Las obras terminan por imponerse al parleo el sendero serpea ante todos cada uno exprese su sustancia: estacas a la vera del camino los neutros o quienes calculan el arreo de ocasión los extraviados se desmandan el panorama es todo crisol El herido se incorpora retoma el tránsito REDIVIVO.

CARLOS CAMA MARTÍNEZ Búsqueda Al volver a casa querrás, como siempre al atardecer llevarme contigo. Mas, nuestras manos se desprenderán como ramajes en la ausente primavera. Y a pesar de ello, sin que tú me veas, iré contigo. Y volviendo a casa, me buscarás en la multitud, entre el tumulto del camino, y cada sollozo brotado dibujará en tus pupilas al leal heredero de tus lides, y dirás entonces: ¡Sí, será. Vendrás conmigo! Yo estaré tras estos muros. Y a pesar de ello, sin que tú me veas, estaré contigo para secar tus lágrimas con mis manos hechas viento.

poesía nuestramericana

¿al vacío...? ___________________________________________________________________________

-4

JOHN ÁNGELES COTILLO Árbol humano Quizá el verso está en tu sonrisa o quizá, tú eres el poema y yo solamente escribo Se habrá tu idioma mezclado con mi idioma para confundirnos en el refugio de un pliegue del mundo. Habrá un vino sagrado estancado en el tiempo aguardando su hora para embriagar de locura su momento. Habrán tus pasos elaborados en la arena nocturna a los que mis pasos acompañaran, dibujando una senda con tus luminosas huellas. Y habrá tu voz con su libertad , la libertad con su bandera de siempre y en esta historia sin última letra... estarás: siempre con tus manos alzadas siempre con tu voz vivificante hasta que alcances y acaricies tu meta. Habrán dispersos quizás en el árbol humano quizá el verso tu sonrisa quizá el poema que quizá eres y quizá yo solo escriba, u otros con eternas palabras lo intenten, para que la historia no alcance su última letra hasta que quizá ya no haya más quizás pero sí la bandera de siempre por que en ti... la vida ...su vida prosigue.

JUAN ALONSO ARANDA COMPANY Mantente firme Cuando las olas revienten contra los cuerpos aferrados a los cabos y aparejos, sitiados por la tormenta de tropical empuje, y la nave zozobre como péndulo loco en la inmensidad del mar y la penumbra, marinero, mantente firme, en tenaz espera, Aún cuando la nave parece que se hunde bajo la estruendosa tempestad y los rayos sólo alumbren calamidades por doquiera y haya quienes se arrojen a la mar atraídos por cantos de sirena, marinero, mantente firme, en tenaz espera. Curtido por la mar los años te enseñan a tener paciencia, aun cuando el mástil se haya roto y se haya perdido más de una vela y se lancen las ratas prefiriendo el mar a tu navío de guerra, marinero, mantente firme, en tenaz espera Porque mientras haya timón y timonel en brega la tormenta cederá por más que sea fiera y el puerto tras el horizonte allí te espera.

¿al vacío...? ___________________________________________________________________________

-3

para la formación

Discurso de presentación del libro La Pide-pide de Marta Crespo
n nombre del Ministerio del Poder Popular para la Cultura, el Gabinete de Cultura del Estado Miranda, Misión Cultura Corazón Adentro y el Sistema Nacional de Imprentas doy la bienvenida a todos y a todas las personas a la presentación de la novela La pide-pide de la autora Marta Crespo. Desde un principio, el Gobierno Revolucionario liderado por el Comandante Hugo Chávez, estuvo conciente de la importancia de impulsar un cambio de paradigmas a nivel cultural, desde nuestras simbologías ancestrales e íconos simbólicos, con el fin de reconocer, revalorizar y afianzar nuestra identidad venezolana, latinoamericana y caribeña, desplazar los símbolos y mensajes transculturizadores y neocolonialistas emitidas por el sistema capitalista actual y desarrollar y difundir nuevos conceptos, nuevos lenguajes de avanzada y nuevas políticas sociales y culturales que tengan que ver más con nuestra forma de ser. También, la misión de proteger y promover la diversidad cultural y patrimonial, la promoción de la lectura y de nuestros autores, el desarrollo y mejoramiento de la producción editorial, la defensa de los derechos intelectuales y un largo etcétera. Es acertado afirmar que las revoluciones culturales no se hacen de un día para otro, que se han cometido muchísimos errores y que aún quedan una infinidad de cosas por hacer, pero también hay que reconocer grandes avances y logros inéditos en materia cultural. En lo que respecta a la promoción del libro y de nuestros autores; la tarea no ha sido poca. Sólo en el Estado Miranda se están realizando permanentes talleres de apreciación y de creación literaria, múltiples tomas culturales en donde se regalan libros o se venden a precios más que solidarios, ferias de libros, festivales, tertulias y recitales de poesía con el fin de dar a conocer a nuestros poetas y decimistas, concursos para dar a conocer nuevos valores en materia literaria y la democratización de publicación, a través de nuestras editoriales, con el fin de reconocer y revalorizar a nuestros autores

E

por Marcelo Seguel Bon
consagrados, dar a conocer a nuevos autores y ampliar y profundizar un discurso crítico, analítico, espiritual, intelectual y plural. Y hay que destacar y hacer hincapié de que las instituciones culturales no son entes aislados y disociados de los escritores, creadores, cultores y las personas que conforman un poder popular. Es más, las instituciones y las organizaciones se fortalecerán y se nutrirán mucho más en la medida en que se desarrolle una dialéctica que fomente un desarrollo cultural sostenido y, que permita que Venezuela sea un país culturalmente, rico, soberano y autónomo dentro de un mundo globalizado. Y, desde allí, es que hago un llamado a todos los escritores, músicos, dramaturgos, artistas, artesanos, creadores y cultores en general que tienen como misión enriquecer y proyectar el bagaje cultural de nuestro país con su verbo, su talento y su espíritu. Necesitamos, casi urgente, más lectores críticos y prolíficos escritores que mantengan un trabajo permanente de investigación y nos alucinen con su espíritu y su intelecto. Necesitamos más padres y madres leyéndoles a sus hijos antes de ir a dormir y más fábulas nacidas de un grano de arroz. Necesitamos más dramaturgos humanos, valerosos y actores que hagan soñar hasta el más despistado espectador. Necesitamos más grupos y manifiestos poéticos y artísticos que sienten las bases de nuevos principios creadores y coros de niños que nos ayuden a transformar la vida y la condición del hombre y la mujer actual. En fin, necesitamos más personas cultas y diálogos inteligentes. No habrá cambio ni transformación socio cultural sin lo, anteriormente, expuesto. Por lo tanto, el desarrollo socio cultural de nuestro país es responsabilidad de cada una de las personas que hacemos vida en esta hermosa tierra, y sobre todo de nuestros escritores, creadores y cultores. Aún queda mucho por hacer; manos a la obra. Gracias. Guarenas, julio de 2013

ensayos literarios

¿al vacío...? ___________________________________________________________________________

-2

“Mierda”, una palabra literaria. Sobre El coronel no tiene quien le escriba de Gabriel García Márquez
a fascinante novela El Coronel no tiene quien le escriba de Gabriel García Márquez, recuerdo que fue un regalo de mis padres para el época de navidad por allá en el año 2007. El Gabo siempre fue un nombre común en mi pasión por la literatura (empezaba a comer libros) aunque no había leído Cien Años de Soledad, sabía de Macondo, de su premio Nobel, de su amistad con Fidel Castro. Gracias a él llegue a conocer el boom latinoamericano y sus principales representantes. El escritor colombiano abrió mi camino, el que conduce a las letras. Recuerdo la lectura de aquella obra. En un día pude descubrir su historia, conocer la paciencia y la esperanza del Coronel, su larga espera y la esposa asmática desesperada por su situación económica. Esta novela fue publicada por primera vez en 1961, posiblemente en ella no se encuentran muchos de los elementos característicos dentro del estilo del autor, como la mezcla entre situaciones fantásticas y reales, o el salto en las tramas, hasta el mismo García Márquez reconoció en una ocasión que esta es la más simple de sus novelas escrita hasta aquella fecha. Pero principalmente, lo que refleja esta historia es un profundo sentimiento de desasosiego ante la espera, un Coronel retirado, veterano de la Guerra de Los Mil Días, quien esperanzado va cada viernes a la oficina de correos de su pueblo para recibir respuesta acerca de su pensión. Atrincherado a la soledad, sin ninguna fuente de ingresos, aferró sus sueños y su última oportunidad de ganancias a un gallo de pelea, que pertenecía a su difunto hijo. Cuando vas leyendo y leyendo, se apodera de ti una sensación de angustia, de tristeza y de automática solidaridad con el personaje principal: El Coronel. Deseas cambiar el rumbo de la historia para que este viejo hombre no sufra más (y es allí donde la Literatura invade tu vida, supervisa tus pensamientos y convicciones), pero su calma también desespera, desearías que se levantara de su paciencia hacia las instancias competentes a reclamar sus derechos, lo que le merece por sus labor cumplida ante el servicio militar, ante la Patria. La parte final de la novela es el momento trascendental e impresionante, donde la protagonista es una palabra, que gracias al Gabo adquiere un tono literario nunca antes utilizado por otros autores. El Coronel discute con su esposa, la cual le

L

por Emilio Jose Pino Salinas

reprocha la falta de dinero, y le pregunta sujetándolo por el cuello de su franela “-Dime, qué comemos” y de la siguiente forma termina la novela: “El Coronel necesitó setenta y cinco años- los setenta y cinco años de su vida, minuto a minutopara llegar a ese instante. Se sintió puro, explícito, invencible, en el momento de responder: Mierda”. Una Palabra Literaria: Mierda. Gracias por tu genialidad, Gabo.

¿al vacío...? ___________________________________________________________________________

-1

tuyedades

Tuyedades
por Leonardo Delgado
VENTA DE SEGUROS Hace poco le di un Mopiactiva (periódico comunitario) a una amiga mía de la comunidad, cuando ella vio la portada se percató que decía AZÚCAR SANTA TERESA, INGENIO MOPIA, una empresa de los años 50, enseguida me dijo. Dame la dirección de esa empresa que ya le voy a vender un seguro. No supe que decirle solo me reí. tar, a tal punto que yo no encontraba qué decir ni qué hacer con tanta melcocha junta. Lo que pude alcanzar a decir, entre tanta palabrería del sujeto, fue que el poeta era un gran veedor, y este me contestó de manera casi inmediata —coño, sí bebe ese carajo, verdad.

VALDERRAMA Y EL CVP Hace un tiempo salía de mi casa muy de temprano, eran como las 6 y 30 de la mañana, sorpresa cuando miré al amigo Valderrama que venía en dirección hacia mí con una tremenda tijera de podar. Lo note un poco triste, algo que me llamo la atención puesto que siempre fue una persona alegre. Le pregunté qué hacía por allí a esa hora y con cara de perro regañado. Él me contestó que tenía que realizar un CVP (Corte violento de patas) y marchose con su cara de pocas pulgas. Ya yo había entendido que con instrumento lograría su cometido.

EL VEEDOR Cierto personaje que no voy a describir por su integridad física, me paró en la plaza de Santa Teresa. Un poco extasiado llevaba consigo el libro del poeta Julio Valderrey Greda/Libro de vida. Empezó a contarme que el libro era muy bueno y que además el poeta era muy inteligente y que sabía de muchas cosas, que se tiraba unos discursos políticos de pinga y pare usted de con-

Leonardo Delgado e Isaac Morales refrescándose luego de una jornada ardua y calurosa de expoventa de libros. (Cfr. ¿al vacío...? Nº22, año 2013, págs. -2 y -1)

¿al vacío...? ___________________________________________________________________________

0

tro es una fiesta dentro del es nu Lo a. m ra er ld Va a et po , os Celebrem s tabernas. Celebremos… ta es en n ro sie pu s no es os di los o arte, por es este camino, este canto. a, ur nt yu co ta es có to s No . ra ot Yo brindo la o esta irreverencia es r po y do un m el ar rm fo ns tra Nacimos para y, y para humillar a Tu l de s lle Va los y a nz da la , ria amigo de Propat están los amorosos, o rn fie In el en lí al e qu sé es pu , la muerte escribo ad. Quizás allí nos id lic fe su de sta co a a al m Co r po los que transitaron da en el infierno, ra po m te a un r sa pa ra pa s no ra sintamos mejor. Espé , Li Po, Hemingway y Jack te po Ca an um Tr e qu ás m os m re allí bebe donos, pero allí estarán én uy str de es lic fe os m re Se . os nt ju Kerouac No es broma, amigo. Quizás . as et po los y as nit bo s la s tro so junto a no allí seamos más felices. JulioValderrey

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful