Está en la página 1de 20

Capítulo II

28

2.1

Introducción

Después de haber realizado el análisis de las ultimas tendencias mundiales sobre el trasiego de guarapo a la salida de los molinos se manifiesta que todas las ideas están encaminadas a sustituir el sistema de rastrillo y tablillas por el sistema de bombeo intupible. Se muestran las ventajas que proporciona sobre el sistema tradicional, aunque trae consigo el requerimiento de una bomba que sea capaz de manipular el jugo que sale del tándem, considerada como una mezcla de dos fases con características abrasivas y ácidas.

En el colectivo científico que esta a cargo de la realización del proyecto, valoro el diseño de un nuevo prototipo de bomba vertical intupible fundamentado en cálculos y análisis científicos que nos conduzcan a los mejores resultados. Dicho trabajo, dado su amplitud y volumen se decide dividirlo en dos trabajos de Maestría, además, para dar cumplimiento al proyecto de investigación se realizaran los estudios de materiales que se recomiendan utilizar en las piezas diseñadas en estos dos trabajos, tarea que fue encargada al Grupo de Análisis de Materiales y Lubricantes del Departamento de Energía de la Facultad de Mecánica de la UCLV.

En los Capítulos 2 y 3 se abordarán tópicos del diseño de una bomba intupible de disposición vertical, así como el análisis del sistema de alimentación con vista a mejorar el prototipo antes diseñado, también realizan los cálculos relacionados con el tamaño del tanque receptor, árbol, selección de los rodamientos y el pedestal. Mientras que el trabajo “Diseño de impelentes y carcasas para bombas centrífugas intupibles”, que se presenta en opción de grado científico de Master en Ciencias Técnicas por el ingeniero Abdel Jacomino Bermúdez, se realiza el cálculo del impelente y la selección de la voluta así como los cálculos de estandarización de las bombas según la capacidad de los tándems.

2.2 Análisis del prototipo

En el prototipo diseñado como serie cero se baso en un equipo construido en el CAI “Batalla de Santa Clara” a partir de la adaptación del modelo BSA 200-12 de disposición horizontal. Este

Capítulo II

29

primer intento de lograr la construcción de un equipo de bombeo vertical a partir de uno horizontal que sirvió como una buena experiencia de la que debía ser una bomba intupible vertical para la manipulación de los jugos de maceración y diluido.

Este equipo, figura 2.1, cuenta en la parte superior con un tanque encargado de recibir el jugo que sale de los molinos, este tanque se construyo de dimensiones bastante grande con vista a que sirviera como capacitor del sistema, además de permitir una entrada uniforme del jugo al impelente. La parte inferior esta compuesta por la voluta de la bomba BSA 200- 12.

Tanque

Voluta

Pedestal
Pedestal

Figura 2.1 Esquema de la bomba vertical instalada en el CAI Batalla de Santa Clara

Este primer equipo presenta las siguientes dificultades:

1. Posee una excesiva longitud del árbol, producto de las dimensiones del tanque receptor, lo que reduce la estabilidad del rotor central y provoca grandes vibraciones.

2. La holgura existente entre el impelente y la tapa de succión produce atascamientos de trozos de fibra, provocando fuertes desbalances dinámicos.

Capítulo II

30

4. El equipo esta sobredimencionado par el flujo de guarapo, lo que provoca inestabilidades en la operación del sistema.

5. La selección de los rodamientos no fue la adecuada, para esta aplicación.

6. El impelente no se construyo por un diseño para la manipulación de líquido con sólidos en suspención.

Teniendo en cuenta estos criterios se procedió a diseñar el prototipo, figura 2.2, serie cero, el cual fue construido por la EMPROMEC 9 de abril de Sagua la Grande en unión con la Fabrica de Calderas de esta misma ciudad y fueron instalados en diferentes CAI de Santi Spiritus y Villa Clara.

Pedestal Tanque Voluta
Pedestal
Tanque
Voluta

Figura 2.2 Bomba vertical prototipo serie cero

Después de estar trabajando toda una zafra y de llevar un seguimiento los equipos instalados se determinaron las siguientes dificultades:

1. Derrame de lubricante al interior del tanque receptor de guarapo

Capítulo II

31

3. Producto de la velocidad con que se traslada el flujo en las canales, al entrar en el tanque receptor y estar en contacto con el árbol de la bomba, el líquido forma un vórtice que dificulta la entrada del líquido al impelente, fenómeno conocido como prerotación del flujo.

4. Existen en el conjunto muchas piezas soldadas y de laminado las cuales encarecen el equipo y aumentan su peso.

5. Al árbol no se le realizo el cálculo de velocidad crítica, necesario en casos como estos donde existen grandes longitudes entre el punto de aplicación de las cargas y los apoyos.

6. El pedestal tiene una porción en el interior del tanque receptor.

7. Los materiales de las piezas en el conjunto de la bomba no son los adecuados para la manipulación de guarapo debido a la acidez del mismo.

Con el análisis antes realizado se decide por el grupo científico que es recomendable trabajar en el perfeccionamiento del tipo de bomba vertical ya que los problemas que estas presentan son solubles con algunos cambios en el diseño.

Es lógico en estos momentos preguntarse que tipo de disposición, horizontal ó vertical se debe recomendar para las bombas que serán instaladas en los CAI, pero esto es una decisión que debe ser tomada primero sobre la base de las condiciones de cada tándem, su espacio disponible y sistemas auxiliares. No es posible definir un único modelo y disposición para la gran diversidad de esquemas que existen en los CAI, pero si es necesario que en base a la experiencia acumulada los diseños se realicen tomando en cuenta la teoría para el cálculo de bombas que manipulan líquidos con sólidos en suspención.

En los siguientes epígrafes se realizarán los análisis y cálculos que permitan llegar a una bomba vertical intupible que satisfaga los requerimientos de buena parte de los CAI del país que tengan las condiciones instalar este tipo de tecnología.

2.2.1 Prerotación del flujo

Capítulo II

32

Es de gran importancia el estudio del efecto que produce el canal de aproximación del impelente

sobre las características de trabajo del mismo. Por lo que es necesario tomar en consideración lo

que ocurre antes de la llegada del fluido al impulsor.

Se conoce que el flujo antes de entrar en el impulsor adquiere una cierta prerotación. Stepanov

[72] plantea que para una velocidad dada del impelente solo hay una capacidad, para la cual el

líquido se aproxima al impelente sin prerotación, siendo esta la capacidad normal o nominal del

mismo. Para una capacidad considerablemente menor que la normal el líquido adquiere una

prerotación en la dirección del impelente entrando al canal del álabe con un ángulo aproximado a

β 1 . Lo antes mencionado fue corregido por Stepanov [72] que con rotámetros especiales, estableció

la prerotación en una tubería de 6” a una distancia de 18” antes de llegar al impulsor. Cuando se

experimento a la mitad del flujo de diseño del impelente el rotámetro indicaba 233 r.p.m. (el

impelente se movía a 1135 r.p.m.), velocidad esta que fue disminuyendo hasta cero cuando la

capacidad se acercaba a la de diseño, luego de pasar el gasto de diseño la velocidad del rotámetro

creció hasta 40 r.p.m. En la prueba no se pudo determinar si el sentido de la prerotación cambio

después de pasar el punto de máxima eficiencia. En esta prueba se pudo observar que la presión

en la tubería de succión de la bomba es de 0,3 pies mayor que el nivel de altura en el tanque de

la figura 2.3

Figura 2.3 Observaciones de prerotación en el tubería de succión
Figura 2.3 Observaciones de prerotación en el tubería de succión

Capítulo II

33

Para la condición de prerotación para 233 r.p.m. y 6” de diámetro del tubo, la carga centrífuga dentro del tubo es de 0,58 ft = u 2 /2g lo cual es la parte superior del paraboloide de presiones figura 2.4.

la parte superior del paraboloide de presiones figura 2.4. Figura 2.4 Distribución de presiones en la

Figura 2.4 Distribución de presiones en la tubería durante la rotación del flujo

La mitad de esta medición es 0,29 y esta por encima del promedio de presiones de n (nivel del tanque) y la otra mitad esta por debajo.Por lo tanto la energía de las líneas de corriente cerca de la pared del tubo puede crecer y no existir entonces un gradiente de energía disponible para mantener el flujo a lo largo de esas líneas de corriente. Como resultado el flujo cerca de la periferia del impelente puede ser retrocedido a capacidades aproximadas a cero. Este retroceso del flujo (back-flow) ha sido observado en diferentes investigaciones.

Si el líquido que se aproxima al interior del impelente adquiere prerotación se vera privado de una mayor componente tangencial pues parte de la entrada de los álabes estarán inactivos, es decir no entregarán potencia. Esta condición reduce la carga de entrada y consecuentemente la carga total disponible. Para el caso del bombeo del guarapo sin colar u otro fluido que posee sólidos en suspención no se conoce con precisión el efecto de este fenómeno sobre el bombeo.

La energía del perfil cercana a la pared del tubo puede crecer por el efecto de vórtice creado en la rotación del fluido. Para la bomba vertical este fenómeno es perjudicial pues el vórtice puede afectar la succión del equipo, con vista a evitar esto se ubicara un bafle deflector en el tanque de

Capítulo II

34

recepción del jugo, es necesario precisar que en el prototipo construido no se realizó el análisis del lugar de colocación del mismo.

Aplicando a nuestro caso particular lo antes expuesto, proponemos que el bafle debe ser colocado como una continuación de uno de los canales laterales de la canal de alimentación de forma que se rompa el vórtice antes de entrar el fluido al impelente, buscando que el fenómeno de prerotación del flujo no afecte la entrada del fluido.

En nuestro caso la presencia del árbol incrementa la prerotación del flujo, por existir un contacto directo con el jugo. Se recomienda que el bafle en su parte inferior tenga un doblez con vista a disminuir el efecto de choque y favorecer la alimentación al impulsor. Este doblez debe ser tal que la línea imaginaria que parte del inicio del doblez llegue al centro del ojo de succión figura

2.5.

del doblez llegue al centro del ojo de succión figura 2.5. Figura 2.5 Esquema del Bafle

Figura 2.5 Esquema del Bafle en el tanque

Se recomienda 5 centímetros de separación entre el fondo del tanque y el bafle y 5 entre el bafle y el árbol de la bomba. Esta recomendación esta basadas en los estudios de granulometría realizados por Escandel en [24] donde se muestran los tamaños del bagazo a la salida del tándem. El coeficiente de seguridad tomado es igual a dos. El ancho del álabe no tiene que ser constante, puede ir disminuyendo en la misma proporción que la hace la parábola producida por la rotación

Capítulo II

35

del fluido. Se debe tener en cuenta que para flujos variables como los del tándem es factible colocarla de un ancho constante.

Para el caso del bombeo intupible de guarapo sin colar el flujo de la bomba varía con frecuencia y como la bomba debe estar sobredimensionada en la mayoría de los casos esta trabajando con un flujo inferior al nominal y existe la posibilidad de prerotación del flujo provocando los efectos ya descritos.

Conociendo los problemas presentados por estos equipos se decide realizar las modificaciones necesarias para generalizar la bomba intupible de disposición vertical.

Por lo que en este trabajo se proponen varias modificaciones con vistas a mejorar el funcionamiento de este tipo de equipo, entre los cambios se encuentran, la sustitución del pedestal por el que se diseño en este trabajo, disminución del tanque receptor de jugo, colocación de un deflector en el interior del mismo para eliminar el efecto de vórtice o prerotación del flujo y como consecuencia de esto el cambio del árbol. También se realiza un análisis de los sistemas de canales proponiendo un control de nivel para evitar desbordes o el trabajo en seco un equipo de bombeo.

2.2.2 Análisis del tamaño del tanque

Según el seguimiento realizado al modelo CETA-1, serie cero, de la bomba vertical intupible instalada en varios CAI de la región central del país se vio que era imprescindible estudiar la altura necesaria para el tanque receptor de jugo, figura 2.2; con vista a determinar la altura adecuada, para la función que este realiza en el sistema.

Las dimensiones del tanque en la bomba serie cero, se redujeron con respecto a la bomba del CAI “Batalla de Santa Clara”, cuando se diseño, pero en la práctica se ha visto que aun es demasiado grande para las funciones que realiza. Con vista a mejorar este problema se realiza el siguiente análisis.

Capítulo II

36

Cálculos para la determinación del tamaño del tanque receptor.

1. % de fibra en caña se toma para el cálculo 15 %.

2. El tándem será de 5 molinos y una desmenuzadora; ( típico en Cuba).

3. Variación de fibra en la batería de molinos; según Hugot [34].

 

M1

W2

M3

M4

M5

M6

18 Rolos

33

42

45

48

50

52

Tabla 2.1 Variación de la fibra por molinos

4. Desmenuzadora con un 30% de fibra en bagazo.

5. Densidad del jugo 1063,5 Kg/m 3 ; según Escandel [24]

6. Imbibición compuesta, las dos primeras extracciones serán con presión seca y las restantes con presión húmeda.

7. El agua en la imbibición ( 0,15 - 0,3) el peso de caña, se tomará para el cálculo 0,3 % como condición extrema.

Aplicando la metodología dada por Escandel en [24] y las consideraciones planteadas en el capítulo1 de este trabajo; se obtienen los flujos de los molinos según la capacidad de los centrales, tabla 2.2.

Capacidad del

 

Flujo por molinos (m 3 /h)

 

CAI

 

(@/día)

M1

M2

M3

M4

M5

M6

200

000

49

9

33

31

29

28

400

000

98

18

66

62

58

56

600

000

147

26

99

93

87

84

Tabla 2.2 Flujo de guarapo por molino

Capítulo II

37

El tipo de esquema de canales que el autor recomienda utilizar cuando usa sistema de maceración integral es el de canal magistral figura 2.6, compuesta por un canal principal, el cual logra comunicar las diferentes bombas sin necesidad de usar derivaciones, como el sistema de By-pass figura 2.7. El sistema recomendado brinda la posibilidad de lograr un aislamiento de uno de los equipos de bombeo cerrando la compuerta de entrada, permitiendo el mantenimiento o reparación de cualquier unidad sin afectar el proceso.

o reparación de cualquier unidad sin afectar el proceso. Figura 2.6. Esquema del sistema de canal

Figura 2.6. Esquema del sistema de canal de succión, Canal Magistral.

Figura 2.7. Esquema del sistema de canal de succión, By-pass.
Figura 2.7. Esquema del sistema de canal de succión, By-pass.

Capítulo II

38

Según la figura 2.6 las bombas de maceración manipularán el flujo de las extracciones de maceración antes calculados y las bombas de jugo diluido manipularán lo extraído en las dos primeros molinos, el jugo que procede la maceración, más el jugo de la desmenuzadora. Por lo que el flujo a manipular cada bomba en el tándem.

Capacidad del CAI

 

Flujo por bomba (m 3 /h)

 

(@ / día)

JD

JM4

JM5

JM6

200

000

91

31

29

28

400

000

182

62

58

56

600

000

272

93

87

84

Tabla 2.3 Flujo a manipular por cada bomba

Según la tabla 2.3 es notable que en los tándems de 600 000 @ /día la bomba BSA 200-12 con el impelente de fábrica no es capaz de manipular los 272 m 3 /h que entregan los molinos y en el caso de los centrales de 400 000 @ /día el flujo del tándem esta muy cercano al de diseño de la bomba BSA 200- 12, por lo que es necesario uso de otro impelente diseñado especialmente para estas aplicaciones.

Conocidos los flujos por molinos es necesario establecer las condiciones de las canales que recibirán el jugo. Según recomendaciones del índice de capacidades del MINAZ la velocidad del jugo por las canales debe ser de 0,44 m/s y las dimensiones son calculadas por la metodología propuesta por Escandel en [24], aplicando dicha metodología las dimensiones son las siguientes:

Norma Potencial miles @

Transp. Jugo Diluido.

Transp. Jugo Maceración.

Altura (mm)

Ancho (mm)

Altura (mm)

Ancho (mm)

200

430

390

275

250

400

470

470

340

310

600

520

550

420

380

Tabla 2.4. Altura y ancho para canales rectangulares.

Capítulo II

39

Para realizar el análisis del volumen que es capaz de almacenar las canales, se asumirá la longitud promedio de las canales para los CAI azucareros es de 8 m y se tomarán las dimensiones de las canales de la tabla 2.4, los resultados de la metodología fueron verificados en distintos CAI que tienen instalado el sistema de bombeo intupible y avalados en consultas con técnicos de la industria azucarera.

Los volúmenes calculados para las canales aparecen en la tabla 2.5.

Capacidad del CAI

Capacidad de la canal (m 3 )

(@/día)

Diluido

Maceración

200

000

1,34

0,55

400

000

1,76

0,84

600

000

2,3

1,27

Tabla 2.5 Volúmenes de las canales de sección rectangular

Con la capacidad de las canales desde la bandeja colectora hasta la bomba y el flujo de guarapo a la salida de los molinos podemos calcular el tiempo que se tarda en llenar las canales los cuales aparecen en la tabla 2.6.

Capacidad del CAI

Tiempo de llenado de las canales (min.)

(@/día)

JD

JM4

JM5

JM6

200

000

0,88

1,07

1,14

1,18

400

000

0,58

0,82

0,87

0,90

600

000

0,50

0,82

0,88

0,91

Tabla 2.6 Tiempo de llenado de las canales

Conociendo el tiempo necesario para que se llenen las canales podemos tener un criterio del tiempo de respuesta en un sistema de control automático para el arranque de los equipos de

Capítulo II

40

bombeo, con el fin de evitar desbordamiento en las canales de succión y tener la posibilidad de diseñar un equipo de bombeo más compacto.

Es imprescindible instalar un sistema capaz de controlar el nivel de las canales de jugo con vistas a evitar los desbordamientos de las mismas producidos por averías de los equipos o por errores humanos en la operación del sistema. Un sistema sencillo para el control del nivel en las canales es el que se muestra en la figura 2.8, con el se pretende que cuando el nivel del líquido en la canal sobrepase determinada altura se envíe una señal de control para que se ponga en funcionamiento la bomba de reserva, en la zona de jugo diluido, mientras que en la de maceración se deben cerrar o abrir las compuertas de las canales según lo requiera la situación. Cuando el nivel del líquido baje se volverán a establecer las condiciones normales de funcionamiento.

a establecer las condiciones normales de funcionamiento. Figura 2.8. Sistema de control de nivel en las
a establecer las condiciones normales de funcionamiento. Figura 2.8. Sistema de control de nivel en las

Figura 2.8. Sistema de control de nivel en las canales

En la industria azucarera la zona de salida del jugo en los molinos es supervisada por el trapichero; el cual puede cometer errores de operación que provoquen el desbordamiento de las canales, aunque esto puede ocurrir también por la salida de servicio de alguno de los equipos de bombeo, situación que debe ser prevista al diseñar el sistema de control.

Capítulo II

41

La única forma de lograr una sincronización entre el nivel de las canales, funcionamiento de los equipos de bombeo, apertura y cierre de compuertas en el sistema de succión, es usando controles automáticos como el antes propuesto. Esta proposición de automatización esta en concordancia con los pasos dados por el MINAZ para la automatización de los CAI azucareros del país.

Las canales de succión utilizando el esquema de canal magistral nos permiten usarlas como recipientes acumuladores o capacitancias del sistema, teniendo esta posibilidad es muy conveniente en el nuevo diseño disminuir el tamaño del tanque receptor que actualmente acompaña la bomba de disposición vertical; debido a que este es uno de los elementos que más conspira contra el funcionamiento, peso y costo del equipo. La reducción del tamaño de dicho tanque queda demostrada en la siguiente relación de volumen.

 

Bomba

Prototipo

Canales

Escobar

CETA- 1

Jugo diluido

Jugo de maceración

Volumen

0,6

0,44

1,34-2,3

0,55-1,27

(m

3 )

Tabla 2.7. Relación de volúmenes

Como se puede observar en la tabla 2.7 la bomba Escobar instalada en CAI “Batalla de Santa Clara” tiene el tanque con capacidad de 0,6 m 3 y luego de un estudio de los sistemas de maceración integral se realizó el diseño del prototipo serie cero, donde se decidió la disminución del tanque receptor hasta 0,44 m 3 , reducción que posibilitó mejoras en el funcionamiento del nuevo equipo y la disminución de su costo de fabricación. Luego de un seguimiento al prototipo construido se ha verificado que aún el tamaño del tanque es mayor que el necesario para el funcionamiento del sistema de maceración integral.

De la comparación antes realizada entre los volúmenes de los tanques y la capacidad de las canales se aprecia que el volumen de estas últimas supera varias veces la capacidad de los

Capítulo II

42

tanques, por lo que se recomienda en el nuevo diseño disminuir la altura del tanque hasta la altura de las canales de succión; ya que las canales pueden ser utilizadas como capacitancias en el sistema, al usar el sistema de canales propuesto por el autor.

La reducción de altura del tanque trae el acercamiento de los cojinetes al jugo, aunque en la práctica el problema mayor que se presenta con los rodamientos, es que al detener la bomba, el líquido que esta en la tubería de descarga, regresa de forma brusca inundando los rodamientos.

Con el objetivo de evitar que el jugo se ponga en contacto con los rodamientos se prevé eliminar en el nuevo equipo el pedestal del modelo anterior al colocar uno que se diseña en este trabajo; el cual tiene un sello de goma en el anclaje del rodamiento con vista también a retener la grasa de lubricación y evitar las salpicaduras de jugo al rodamiento. El pedestal diseñado servirá, como soporte del motor eléctrico, además de su función principal que es la de mantener la coaxialidad entre los rodamientos y servir de alojamiento al acoplamiento, con su forma debe ser capaz de evitar que el jugo llegue a introducirse en los rodamientos al estar fuera del tanque receptor de jugo.

2.3 Criterios para la selección de los rodamientos

La función de los cojinetes en las bombas centrifugas es mantener la flecha o rotor en correcta alineación con las partes estacionarias bajo la acción de las cargas radiales y axiales. Aquellos que le dan la colocación radial al rotor se conocen como cojinetes de alineación, mientras que aquellos que sitúan el rotor axial se llaman cojinetes de empuje. En la mayoría de las aplicaciones los cojinetes de empuje en realidad sirven como cojinetes de empuje y de alineación.

Los cojinetes están montados en una caja, soportada en la parte superior de la bomba, donde se le coloca el sistema de lubricación. Los cojinetes de las bombas pueden ser rígidos o autoalineantes. Siendo los más generalizados los de bolas en sus diversos tipos, los cojinetes de rodillos se usan menos, aunque el cojinete esférico de rodillos es usado para grandes flechas.

Capítulo II

43

Los diseñadores de bombas poseen gran variedad de cojinetes para escoger, sin embargo, cada tipo tiene características que pueden convertirlo en una buena o en una mala selección para una aplicación específica. Es muy común que los compradores de bombas se decidan a escoger el tipo de rodamiento para su equipo, pero no son pocas las veces que deciden uno muy costoso, siendo totalmente innecesario además de mal seleccionado para su uso.

Según Karassik [39] los cojinetes de bolas más usados en bombas centrífugas en una escala de uso es como sigue: Los de una hilera y surco profundo, de doble hilera y surco profundo, de doble hilera oscilante y los contacto de angular de una y dos hileras. Todos, excepto los de doble hilera oscilantes, son capaces de admitir cargas axiales así como radiales.

Para la bomba vertical se debe tener en cuenta la existencia de cargas radiales producidas por el desbalance en el impelente y el desbalance hidráulico producto del jugo en los canales del impelente, las que son incrementadas debido a la distancia entre el impelente y el apoyo inferior de la bomba vertical.

El rodamiento de bola autocentrante es el más servicial para cargas pesadas, altas velocidades, separación entre cojinetes y sin empuje axial. Por estas razones se adapta idealmente para el servicio como cojinete de alineación de bombas centrífugas. Su doble hilera de bolas corre en surcos fijos en el carril interior o de la flecha; su carril exterior esta acabado en un asiento esférico. Cualquier ligera vibración o deformación de la flecha se compensa en este cojinete que opera como un pivote.

El rodamiento oscilante de bola ha resultado muy satisfactorio para altas velocidades y tiene una larga vida, aún con mucha separación entre apoyos. Tienen poca capacidad para resistir cargas axiles, sin embargo, no se usa para cargas axiales y radiales combinadas en bombas centrífugas. Para flechas grandes, el cojinete oscilante de rodillos esféricos se usa en vez del de bolas ya que es capaz de resistir cargas axiles.

Capítulo II

44

El rodamiento de bola de una hilera con surco profundo es el más usado en bombas centrífugas. Es resistente a cargas radiales y axiales, pero requiere un riguroso alineamiento entre la flecha y la caja donde esta montado el rodamiento. Mientras que el cojinete de doble hilera y surco profundo tiene más capacidad, tanto para cargas radiales como de empuje. Se usa frecuentemente si la carga es mayor de la permitida para un balero de una sola hilera.

El cojinete de contacto angular opera bajo un principio que lo hace ideal para cargas axiales. El tipo de una sola hilera es bueno para el empuje en una sola dirección, mientras que el de doble hilera que es básicamente dos rodamientos de una hilera, colocados cara a cara, pueden soportar el empuje en ambas direcciones. Es muy importante en caso de colocar un rodamiento de estos de simple hilera conocer la dirección de la carga axial, siendo su campo de aplicación las bombas verticales [39].

Después de conocer los criterios usados para la selección de rodamientos en bombas centrifugas, estamos en condiciones de seleccionar los que serán tomados en cuenta en el cálculo de rodamientos para la bomba vertical intupible. El rodamiento superior debe ser uno que soporte cargas axiales y radiales mientras que el de la posición inferior puede comenzaremos a calcularlo como uno radial de rodillos ya que solo soportara cargas axiales.

2.4 Análisis de los materiales usados en bombas para guarapo

Los metales y materiales empleados en las distintas partes de la bomba están en dependencia del servicio que prestará el equipo de bombeo, ello se pone de manifiesto en los criterios dados por Karassik, Warring [39,86] sugieren consultar la guía dada por el Standards of Hydraulic Institute, pero lamentablemente no aparecen sugerencias para jugo de caña sin colar. Consideramos que ello se debe a que muestra criterios para soluciones azucaradas para diferente Brix. Pero es necesario tener presente que no guardan el mismo comportamiento. El autor antes citado indica que el acero fundido es de 2 a 2,5 veces más caro que el hierro fundido, pero que en servicios de la industria química la carcasa de la bomba se construye de diversos materiales como el hierro fundido, acero, bronce, aceros inoxidables al cromo y al cromo níquel; materiales especiales son

Capítulo II

45

usados como el Hastelloy y las aleaciones de Monel, goma, teflón y plástico en sus condiciones más diversas. Teixeira [76] aborda el uso del plástico en la construcción de bombas para fluidos corrosivos y ofrece recomendaciones de uso de diferentes plásticos en este servicio. Sting [73] considera que si el producto es inflamable o tóxico, la carcasa debe preferirse de acero, dado que es más resistente a la fractura cuando se atomiza agua sobre ella en casos de incendio. El mismo autor considera que para altas temperaturas y donde la corrosión o la erosión es un problema las aleaciones de acero al cromo y al cromo níquel son frecuentemente usadas. Recomienda también para medios ácidos y temperaturas medias la utilización el bronce en la construcción de carcasas de bombas centrífugas. Mientras que para el impelente se necesita un metal o material de alta resistencia a la erosión- corrosión, pero que no forme con la carcasa un par galvánico. Para la fabricación de carcasas para bombas y en general en casos de manipulación de mezclas con características especiales la tendencia actual es combatir la acción erosiva – corrosiva con la búsqueda de nuevos materiales resistentes al desgaste y fundamentalmente aceros inoxidables, como el duromel y hierro fundido aleados como el NI-Hard. Existen trabajos de uso de aceros aleados con un 23% de cromo, pero en general se recomiendan aceros aleados al Cr, Ni, Mg.

En la actualidad las producciones de bombas cubanas difieren mucho de lo que se esta realizando internacionalmente para la manipulación de guarapo. Según Monteagudo [45] las bombas de producción nacional usadas par la transportación de jugos azucarados diluidos y de maceración son construidas con hierro fundido gris con láminas finas de grafitos en una matriz perlítica con trazas de Cr, Ti, y Ni. La existencia de láminas finas de grafito en estas estructuras la hacen poco favorable para ser utilizadas en un medio corrosivo erosivo como es el guarapo, provocando rápidos deterioros en los equipos.

Warring [86] recomienda la bomba toda de bronce, hierro austenítico o aceros aleados. Ingemar [35] indica que en bombas de hierro fundido un 3% de níquel da una cierta protección anticorrosiva y cuando se requiere una protección contra choques de grandes sólidos debe ser usado hierro dúctil o acero fundido. Para situaciones de intensa abrasión deben ser usados materiales como el NI- Hard con tratamiento térmico al cromo, alcanzándose durezas

Capítulo II

46

superficiales de 550 a 600 grados Brinnel. También son usados para disminuir los costos, materiales cerámicos, plásticos y recubrimientos de goma.

La firma KSB alemana de la línea de equipos de la industria azucarera [45] ofrece además de las aleaciones tradicionales dos nuevos materiales: el Nerihard (NH 153) y el Noridur 9,4460. El NH 153 es un hierro fundido aleado al cromo molibdeno en una estructura de matriz martensítica, el cual presenta una alta resistencia al desgaste con dureza entre 750-1 HV50000.Esta aleación de hierro fundido presenta una alta resistencia al desgaste pero una limitada resistencia a la corrosión (comparable con un acero al 12% de cromo). Debe ser usada en el trasiego de sustancias con alto contenido de sólidos.

El acero Noridur 9,4460 (G-X3,Cr,Ni,Mo,N246) es un acero aleado inoxidable con una estructura austenítica, ferrítica. Este acero tiene una gran resistencia a la corrosión y a la abrasión, puede ser usado en trasiego de ácido sulfúrico y clorhídrico. Otras firmas productoras de bombas como la OMEGA, WENCO, OMEL.SA, POMPES MORET, recomiendan también el uso de estas aleaciones. Como dijimos anteriormente la definición de los materiales a utilizar en la construcción de las bombas debe ser el Grupo de Análisis de Materiales según lo prevé el proyecto de investigación, a partir de estas recomendaciones.

2.5 Conclusiones del Capítulo 2

En este Capítulo sé ha realizado el análisis necesario para realizar los cambios en los modelos de bombas intupibles existentes, así como en los sistemas de transporte de jugo, desde el molino al equipo de bombeo.

1. En las bombas verticales con tanques receptores de jugo, después de analizar las experiencias e investigaciones realizadas en aplicaciones similares se observa la necesidad de colocar un deflector para romper el vórtice que se crea por la rotación del jugo, el cual debe ser continuación del canal de alimentación.

Capítulo II

47

2. La altura del tanque receptor en las bombas verticales utilizadas en el trasiego de jugo mezclado puede ser disminuida hasta la altura de las canales de succión, esta reducción es recomendable sobre todo en aquellos casos donde se utilicen controles de nivel en las canales.

3. Con la disminución de la altura del tanque receptor, mejoran las condiciones de trabajo del árbol debido a que la zona de voladizo del eje es menor y tiene menor peso, con este cambio también se reducen los costos de fabricación del equipo.

4. Se requiere de la sustitución del pedestal en los modelos de bombas anteriores por uno que no este introducido en el interior del tanque receptor, debe ser capaz de evitar que el jugo moje los rodamientos, además de que para las producciones en series es más económico que las piezas sean fundidas y no elaboradas por soldadura con laminados.

5. El análisis de los materiales con los cuales deben ser construidos los nuevos equipos serán precisados por el estudio tribológico, que forma parte del Proyecto de Investigación, atendiendo a las recomendaciones dadas por Jacomino [37] y por el autor en el presente trabajo.