Está en la página 1de 4

La Siesta, Fernando Botero.

Artículo de Difusión | Ciencia & Trabajo

Botero. Artículo de Difusión | Ciencia & Trabajo EL 62% DE LA POBLACIÓN LABORALMENTE ACTIVA TIENE

EL 62% DE LA POBLACIÓN LABORALMENTE ACTIVA TIENE SOBREPESO Y EL AZÚCAR Y COLESTEROL ALTOS:

El desconocido efecto de la

obesidad

en los trabajadores

El almuerzo es su único

plato fuerte del día y a la hora de comer prefieren papas fritas y carne, beben mucha bebida y cerveza y casi no toman leche ni consumen frutas. Además, pasan más de cuatro horas diarias frente al televisor y no hacen ejercicio.

Ése es el perfil del trabajador chileno.

Esta situación ya preocupa a

empresas y especialistas, tanto por la menor productividad asociada como los años de vida saludable perdidos.

A98

S eis de cada 10 trabajadores chilenos tie- nen exceso de peso. La mitad de ellos,

además, tiene el colesterol y el nivel de azú- car altos. La mayoría de estas personas tie- nen una vida sedentaria, pasan en promedio más de cuatro horas frente al televisor o al computador, fuman cerca de cinco cigarri- llos diarios y su dieta la integran mayorita- riamente alimentos ricos en calorías como pan, arroz, papas, fideos, bebidas, mayone- sa, frituras y carnes. Estos datos forman parte de un estudio realizado por las nutricionistas Sonia Oli- vares y Nelly Bustos y el doctor Gerardo Weisstaub del Instituto Nacional de Tecno- logía y Alimentos (INTA) de la Universidad de Chile, en septiembre de este año. El análisis utilizó como instrumento una encuesta que se aplicó a 136 trabajadores de ocho empresas de diferentes rubros, entre los que figuran el hotelero, el de seguros y el de la construcción. De éstos el 42% eran hombres y 57,8% mujeres. En ambos casos, de entre 19 y 65 años.

A

ellos se les consultó por su estilo de vida

y

tipo de alimentación. El análisis consideró

también una medición del peso y la realiza-

ción de exámenes de perfil bioquímico. Esto último arrojó que 38% de los trabaja-

dores presenta alteraciones en su nivel de tri- glicéridos y 40% tiene el colesterol elevado. Otro aspecto que se apreció es que el ries- go de desarrollar enfermedades como hipertensión arterial y diabetes es tres veces mayor en las personas con sobrepe- so, lo que se incrementa en la medida que

la edad avanza y supera los cuarenta años.

Lo preocupante, concluye el estudio, es que la mayoría de los trabajadores desco- nocía su condición y no relacionaba su

sobrepeso u obesidad con un problema a

la salud y menos con la aparición de una

enfermedad cardiovascular o crónica, pese

a que en sus familias habían algunos casos de patología coronaria.

Comer mucho y mal

Una de las principales causas del problema

A98/A101 | www.cienciaytrabajo.cl | AÑO 8 |NÚMERO 22 | OCTUBRE /DICIEMBRE 2006 | Ciencia & Trabajo

Artículo Original | El Desconocido Efecto de la Obesidad en los Trabajadores

del sobrepeso es la mala alimentación. Un 57% de los trabajadores no consume leche ni sus derivados y 45% no come frutas ni verduras. Un 54% de los trabajadores reco- noció que “picoteaba”, entre las comidas y que prefería papas fritas, galletas dulces o saladas, helados, chocolates, pasteles, bebi- das, todos los cuales adicionan más de 600 calorías diarias a la ingesta normal de ali- mentos, casi un tercio de las que requiere una persona al día. Respecto al almuerzo, 40% declaró que lle- vaba su propia comida al trabajo o que regresa a comer a su casa; 32% compra comida rápida; 11% consume en el casino de su trabajo y un 9% opta por ir a un res- taurante. Estas cifras son muy relevantes, ya que van en la línea opuesta a lo que plantea la Organización Internacional del Trabajo (OIT) como lo óptimo al momento de alimentarse. El estudio del INTA concluye que dado el diagnóstico nutricional de los trabajadores chilenos se “recomienda incorporar la acti-

vidad física en los lugares de trabajo y fue- ra de ellos, además de programas de nutri- ción que permitan motivar y orientar a los trabajadores para que introduzcan algunas modificaciones a su alimentación habitual”. Pero éstos no son los únicos antecedentes. Otra investigación realizada por la empresa Sodexho Pass señala que los trabajadores por costumbre comen una sola vez en el día

y cuando lo hacen se dan un ”atracón”, es

decir, consumen muchos alimentos en muy pocos minutos. Según explica la nutricionista y coordina- dora del programa de alimentación y esti- los de vida saludables de esta empresa, Rinat Ratner, 47% de los trabajadores no desayuna y para el 70% de ellos el almuer- zo es el único alimento contundente del día. Para un tercio de los trabajadores, la cena es el momento en que comen de manera más contundente. Estos resultados fueron presentados en el seminario Alimentación y Hábitos Saluda-

bles en el Trabajo, organizado por la Socie- dad de Fomento Fabril en octubre pasado. Otro dato importante es que cuando se les pregunta a los trabajadores por la ingesta de frutas, verduras o lácteos, sólo 20% reconoce consumirlas. Pero si se considera sólo a las personas con sobrepeso, este por- centaje cae a 10%. Por el contrario, 70% de los trabajadores consume bebidas gaseosas

y 40% come pasteles o golosinas.

Se estima que 30% de la obesidad y el sobrepeso se relaciona con inadecuadas conductas alimentarias. El resto de este problema es consecuencia de estilos de

LOS RIESGOS DEL SOBREPESO

Las personas con sobrepeso son más propensas a tener altos niveles de triglicéridos (grasas) en la sangre, así como el colesterol “malo” (LDL), perfil que se asocia a un mayor riesgo de desarrollar enfermedades al corazón (infartos, insuficiencia cardíaca), cerebrovas- culares (trombosis y embolia), diabetes e hipertensión. Según estudios internacionales publicados por el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, el riesgo de hipertensión en adultos con sobrepeso es seis veces mayor que en personas con peso normal. Al respecto, el doctor Jorge Jimenez de la Jara, académico del Departamento de Salud Pública de la Universidad Católica, señala que por cada 10 kilos de más, la presión arte- rial aumenta entre 2-3 mm/Hg. Si se queman esas calorías extras, además de bajar este indi- cador se puede reducir 15% los niveles de colesterol malo y subir 8% el bueno (HDL). Una situación similar ocurre con la diabetes mellitus tipo 2. El 80% de las personas que padecen esta enfermedad tiene exceso de peso y el problema es que cada vez se presenta en forma más temprana. Hace 10 años era frecuente diagnosticarla en mayores de 45 años, hoy ya hay niños y adolescentes que tienen el problema. Además, la obesidad está asociada a patologías digestivas como el reflujo gastroesofático, hernia hiatal, esofagitis y cálculos a la vesícula. A ello se agrega enfermedades que afectan el sistema osteomuscular como la artrosis, lumbagos, problemas a la columna y otras lesiones. También tiene consecuencias psicológicas debido a los estigmas sociales que existen en torno a la obesidad. Las personas con sobrepeso tienen menos posibilidades de empleo y acceso a la educación. Eso afecta la autoestima y la imagen, aumenta la ansiedad y disminuye la calidad de las relaciones interpersonales. En algunos casos se traduce en depresión u otros cuadros como transtorno de ansiedad, desarrollo de síntomas bulímicos y/o anoréxicos.

se traduce en depresión u otros cuadros como transtorno de ansiedad, desarrollo de síntomas bulímicos y/o

vida, donde la falta de ejercicio es la prin- cipal causa, así como beber alcohol en exceso y fumar. De allí la importancia, asegura la experta, de incorporar las pausas saludables al inte- rior de los lugares de trabajo. Éstas pueden consistir en 10 minutos de ejercicios. Tam- bién los especialistas recomiendan jornadas deportivas familiares durante los fines de semana o ir al gimnasio al menos tres veces

a

la semana. Además, se sugiere incentivar

el

cambio de hábito alimenticio a través de

los casinos de las empresas o entregando información a través de otras instancias laborales como el departamento de bienes- tar, los sindicatos o campañas de comuni- cación internas en que se indique las ven- tajas de una nutrición saludable.

Relación entre el peso y la productividad

Pero la obesidad y el sobrepeso no son exclusivamente un tema estético o sanita- rio. Efectivamente se ha detectado una relación directa entre esta pandemia mun- dial (que ha sido llamada “globesidad” debido a su expansión) y la reducción de la productividad laboral. El exceso de peso afecta la salud de las per- sonas y por lo tanto su rendimiento en el trabajo. Un trabajador con exceso de peso es un candidato seguro a desarrollar enfer-

medades como hipertensión, diabetes, infartos cardíacos o cerebrales o depresión. Pero además, es uno de los que pide mayo- res licencias médicas. El informe Food at Work, workplace solu- tions for malnutrition, obesity and chronic diseases, lanzado en 2005 por OIT, indica que “las enfermedades no infecciosas (rela- cionadas con la dieta) generaron en torno al 46% de la carga mundial de enfermeda- des y produjeron el 60% de los fallecimien- tos en todo el mundo, provocando sólo los trastornos cardiovasculares un 30% de tales decesos. Se prevé que la carga mundial debido a enfermedades no infecciosas ascienda al 57% en 2020”. Según la organización, la productividad de una empresa puede aumentar hasta en 20% cuando los trabajadores se alimentan bien y hacen ejercicio. Existen estudios realizados en Inglaterra y Estados Unidos que señalan que si se inter- vienen los lugares de trabajo, cambiando hábitos de alimentación e introduciendo pausas saludables, es posible reducir el peso de los trabajadores y así mejorar su pro- ductividad. “Está demostrado que bajar 10% los kilos de peso tiene un tremendo impacto en la salud de los trabajadores. Ello retarda el inicio de enfermedades cardiovasculares, la hipertensión y la diabetes. Esto se expresa

Ciencia & Trabajo | AÑO 8 | NÚMERO 22 | OCTUBRE /DICIEMBRE 2006 | www.cienciaytrabajo.cl | A98/A101

A99

Artículo de Difución | Ciencia & Trabajo

EXPERIENCIAS EN CHILE

Algunas empresas, como Sodexho Pass

—que administra casinos en empresas— han impulsado algunas estrategias para abordar

el problema de la obesidad en los lugares de

trabajo. Según explica la nutricionista y coordinadora del programa de alimentación

y estilos de vida saludables de dicha

empresa, Rinat Ratner, se aplicaron distintas acciones. Una de ellas consistió en

la entrega de charlas y talleres dirigidas a

los trabajadores, en los que se les orientó sobre las ventajas y desventajas de consumir determinados alimentos y a medir las calorías necesarias según su peso, esta- tura y actividad que desarrolla. La profesional, quien expuso sobre este tema en el Seminario de la Sofofa en octubre pasado, también indica que otra de

las políticas adoptadas es la introducción de

la pausa saludable en los lugares de trabajo

y que consiste en 10 minutos de ejercicios.

Estos son para relajar el cuerpo y cambiar posturas ya que el organismo pasa varias horas en una misma posición según la acti- vidad que realice la persona. Se recomienda, además, que los trabaja-

dores realicen otro tipo de actividades que

le impliquen “quemar” energías y que estén

dentro de su quehacer diario, entre las que

señala caminar 30 minutos diarios o subir y bajar escaleras en vez de utilizar el ascensor. Otra medida consiste en la entrega de folletos o trípticos con información acerca de la alimentación saludable. La idea de esta acción es reforzar el mensaje entre- gado en el trabajo y, además, llevar estas

orientaciones a los hogares para replicar ahí

el modelo.

A nivel de empresas de alimentos se creó

una red de restaurantes saludables con el sello “Así da gusto vivir”, donde dentro del menú diario se ofrecen platos vegetarianos, ensaladas y frutas.

con el sello “Así da gusto vivir”, donde dentro del menú diario se ofrecen platos vegetarianos,

A100

OBESIDAD HOMBRES

LOS 15 PAÍSES CON PREVALENCIA MÁS ALTA País Prevalencia % Nauru 72,1 Islas Cook 58,6
LOS 15 PAÍSES CON PREVALENCIA MÁS ALTA
País
Prevalencia %
Nauru
72,1
Islas Cook
58,6
Samoa
48,4
Islas Marshall
38,5
Micronesia (Estados Federados de)
30,5
PROBLEMA REGIONAL
Kuwait
27,5
País
Prevalencia %
Emiratos Arabes Unidos
25,6
Estados Unidos
19,7
Bahrein
23,3
Chile
19,0
Nueva Zelandia
21,9
México
18,6
Croacia
21,6
Uruguay
17,0
Finlandia
20,8
Canadá
15,9
Israel
19,8
República Dominicana
12,7
Estados Unidos
19,7
Perú
11,5
Chile
19,0
Brasil
8,9
México
18,6
Colombia
8,8

OBESIDAD MUJERES

LOS 15 PAÍSES CON PREVALENCIA MÁS ALTA País Prevalencia % Nauru 77,3 Samoa 67,9 Islas
LOS 15 PAÍSES CON PREVALENCIA MÁS ALTA
País
Prevalencia %
Nauru
77,3
Samoa
67,9
Islas Cook
66,3
Micronesia (Estados Federados de)
57,3
Islas Marshall
52,7
Emiratos Arabes Unidos
39,9
PROBLEMA REGIONAL
Bahrein
34,1
País
Prevalencia %
Fiji
33,7
México
28,1
Egipto
33
Chile
25
Sudáfrica
30,1
Estados Unidos de América
21,4
Turquía
29,9
Perú
19,9
Kuwait
29,8
Uruguay
19
México
28,1
República Dominicana
18,3
Federación de Rusia
27,9
Nicaragua
18
Jordania
26,3
Colombia
16,6
Israel
25,4
Bolivia
15,1
Bosnia y Herzegovina
25,2
Canadá
13,9
Chile
25
Brasil
13,1
Finlandia
23,9
Haití
7,8

en la disminución de casos de personas enfermas y la reducción de las licencias médicas”, explica el jefe de la Unidad de Nutrición del Ministerio de Salud, Tito Pizarro. Al respecto, indicó que algunas empresas en Chile ya han comprendido ese mensaje y están desarrollando algunas experiencias, entre las que citó a las mutuales, empresas mineras y de alimentación. En estos casos se ha intervenido la minuta que se ofrece en los casinos, diversificando la oferta de pro- ductos, incorporando las ensaladas y frutas, cambiando la presentación para que sea más atractiva para la gente e incluso modi- ficando el orden de presentación de las comidas en el casino, poniendo primero las verduras y después el plato de fondo. “Aquí hay un tremendo desafío. Por ejem- plo, hace 20 años los mineros comían mucho, pero gastaban mucha energía por- que gran parte del trabajo era físico. Ahora la gente que rompe rocas lo hace sentado frente a un computador, pero sigue comien- do un almuerzo con 2.000 calorías y por eso ahora dentro de ese grupo hay más gente

obesa. Cambiar eso no es fácil. Pero las empresas mineras lo están haciendo, se aumentó el consumo de frutas y verduras, pero no ha disminuido como quisiéramos el consumo de alimentos ricos en calorías”, explica Pizarro. “Aquí tenemos que reconocer que estamos partiendo y hay experiencias frustradas y otras que sí han dado resultados. Pero lo más importante es que el trabajador tome con- ciencia de estos temas”, agrega el experto. Sin embargo, las empresas –en general- no han logrado comprender la importancia de tener trabajadores saludables. En su infor- me, OIT señala que “las inversiones en nutrición se reembolsan mediante una reducción de los días de baja por enferme- dad y de los accidentes, así como una mejo- ra de la productividad y el estado de ánimo”. De acuerdo a entidad, las empresas no han entendido esta lógica. “En la práctica, los programas de comidas en el lugar de traba- jo constituyen en gran medida una oportu- nidad perdida”, dice. El extenso análisis explica que en naciones desarrolladas, la obesidad genera entre el

A98/A101 | www.cienciaytrabajo.cl | AÑO 8 |NÚMERO 22 | OCTUBRE /DICIEMBRE 2006 | Ciencia & Trabajo

Artículo Original | El Desconocido Efecto de la Obesidad en los Trabajadores

2% y 7% de los gastos totales en salud. Sólo en Estados Unidos se estiman pérdidas anuales de US$12.700 millones por seguros, ausentismo laboral y medicinas, producto de la obesidad. Si bien en Chile no existen estudios al respecto, estimaciones prelimi- nares situan entre US$200 y US$300 millo- nes anuales el gasto por atender a pacientes con patologías originadas por una mala ali- mentación. El costo por ausentismo laboral o por “presentismo” (baja de la productivi- dad por presentarse a trabajar pese a estar enfermo) ligado al sobrepeso ni siquiera se ha dimensionado. “Los empleadores deben comprender que una nutrición deficiente está vinculada al ausentismo, la enferme- dad, un bajo estado de ánimo y tasas de siniestralidad superiores”, afirma OIT. De hecho, considera que más que los nive- les primarios de educación, el trabajo es un “emplazamiento lógico” para intervenir en materia nutricional, pues las personas pasan en promedio ocho horas al día en este lugar. Los resultados de intervenciones nutricionales son exitosos tanto para los trabajadores, que mejoran su salud, pero también para las empresas, que mejoran sus utilidades en el corto plazo. “En Canadá, la rentabilidad de los programas de promoción de la salud en el lugar de trabajo se estima que oscila entre 1,5 a 5,75 dólares por cada dólar invertido por las empresas”, dice el trabajo, escrito por Christopher Wanjek.

Algunas soluciones

En el informe de OIT, se plantean numero- sos ejemplos exitosos y alternativas que podrían ser implementadas en Chile mediante acuerdos entre sindicatos, empre- sas y comités paritarios. Uno de los ejemplos clave pasa por la ins- talación de comedores en aquellos casos donde no existen instalaciones apropiadas. En estos casos, la empresa subsidia parte del alimento y cada trabajador aporta otra par- te que finalmente se descuenta del sueldo mensual. Ello permite estructurar comidas saludables y seguras. Una segunda opción es que en aquellas empresas donde existen estas instalaciones se efectúe una modificación del menú y de los alimentos entregados, reemplazando todos aquellos con altos contenidos grasos por comidas saludables con mayor presen- cia de verduras y frutas y con bajo conteni- do de sodio o azúcares. En el informe, OIT hace una muy positiva evaluación del sistema de “vales de comida” para restaurantes. Señala que este modelo ha dado buenos resultados pues ahorra a las

DIRECTORA DE OPS: CAMPAÑA ANTIOBESIDAD EN 2007 “Siempre pensé que la buena vida era comer

DIRECTORA DE OPS: CAMPAÑA ANTIOBESIDAD EN 2007

“Siempre pensé que la buena vida era comer bien y mucho. Hoy día pienso que la buena vida, para mí y para muchos, es comer poco y lo adecuado. El cuerpo humano es una máquina y si es bien tratada, igual como un auto o un avión, va a dar más kilómetros por litro y va a andar mejor”, dice el conocido animador chileno Mario Kreutzberger, popularmente conocido como Don Francisco. El animador de televisión y rostro del programa Sábado Gigante, fue reclutado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) para liderar la campaña contra la obesidad en América Latina. Durante una visita realizada en noviembre a Santiago, la directora de la institución internacional, Mirta Roses, explicó que se escogió a Mario Kreutzberger por su importante rol como comunicador social y por su experiencia personal en su lucha contra la gordura, lo que el propio animador reconoce en el spot de televisión donde habla de la campaña. “Mi lucha es desde siempre, porque nací con mucho peso, con cinco kilos. Cuando cumplí 60 años, me diagnosticaron diabetes tipo 2 y eso me obliga a cuidar el peso, la ingesta de las comidas y hacer más deporte (…). Creo que podemos hacer una gran campaña que ayude a evitar este sedentarismo y obesidad que está creando una vida de menor calidad para los niños y más corta para los adultos“, afirma el animador. “Hay gente que va a decir que no tiene dinero para un entrenador, que no puede ir a un gimnasio y yo lo entiendo. Pero sí podría en vez de tomar un ascensor subir las escaleras, sí podría caminar un par de cuadras hasta llegar a la locomoción, bailar en su casa, trabajar en el jardín, todo eso es actividad física”, dice Don Francisco en el spot. La directora de la OPS indica que la campaña será lanzada en marzo de 2007 y su lema es “¡A comer sano, a vivir bien, a moverse América!” Mirta Roses asegura que “la gente ha pasado a consumir mucho más de lo que necesita. Se ha armado la tormenta perfecta, la gente se está inflando como bola y cada vez desde más chiquitos. Los niños se convierten en diabéticos a los seis u ocho años. De hecho uno de cada cuatro niños a los 15 o 20 años ya van a tener problemas de ceguera y molestias de grandes“, señala la experta. En la región el problema está presente en todos los países, con algunas diferencias. Mientras los de mayor prevalencia son Chile (61%), Uruguay (50%), Colombia (50%), otros como Cuba (39%), Costa Rica (39%), Brasil (38%) y Perú (37%), se mantienen dentro del promedio regional. En el caso de Chile, la meta era reducir la prevalencia de la enfermedad, pero a cinco años de cumplir el plazo fijado, las autoridades de salud han reconocido que no se va a poder llegar a lo comprometido. Roses sostiene que la campaña lanzada incluye anuncios de servicio público, material impreso, un sitio en Internet y mensajes durante la transmisión de Sábado Gigante, el programa de televisión que se emite en 30 países.

empresas el costo de tener comedores, revi- taliza zonas urbanas con restaurantes y se garantiza que este tipo de vales serán usa- dos para comida y no para otros productos. Otras soluciones que destaca son algunas usadas en Dinamarca, en que se entregan frutas en forma gratuita a los trabajadores o el de una empresa en California, Estados Unidos, que cada semana recibe a un grupo de agricultores que ofrecen frutas y verdu- ras a bajo precio. Entre los ejemplos novedosos, se da el de una compañía farmacéutica en Canadá que ofrece comida para llevar al hogar a bajos precios. OIT sugiere que las empresas reciban des- cuentos tributarios a fin de ofrecer planes de comida a sus trabajadores y que además se realicen acciones de promoción de la salud (ejercicios y dieta sana) en los puestos de trabajo.

El tema recién está comenzando a tomar fuerza en el país, pese a que los índices de obesidad y sobrepeso figuran entre los más altos en Latinoamérica. El desafío es que tanto las autoridades sanitarias, los seguros de salud, los profesionales de este sector, las empresas y los propios trabajadores, comiencen a buscar soluciones que eviten, en un mediano plazo, una escalada brutal de costos, de ausentismo y de pérdida de años de vida saludable.

María Antonia Martínez

Correspondencia/Correspondence:

Diagonal Paraguay 29 piso 4, Santiago, Chile e-mail: octubreotravez@yahoo.es Recibido: 27 de noviembre de 2006 Aceptado: 11 de diciembre de 2006

Ciencia & Trabajo | AÑO 8 | NÚMERO 22 | OCTUBRE /DICIEMBRE 2006 | www.cienciaytrabajo.cl | A98/A101

A101