Está en la página 1de 5

KUSAMONO

MACETAS QUE INSPIRAN


texto y fotos:
Juan Sánchez Sánchez

A menudo, cuando queremos crear De un tiempo a esta parte están maceta y planta es lo que siempre
un kusamono nos fijamos tan solo surgiendo nuevos talentos a nivel se intenta lograr.
en lo que nos puede trasmitir una nacional a la hora de crear gran En este artículo quisiera mostrar
o varias plantas, unas gramíneas variedad de tiestos. Estos como llevar a cabo dos pequeñas
con algunas prímulas puede dar ceramistas con sus innovadoras composiciones partiendo desde el
lugar a una bella composición ideas nos han hecho ver el tiesto. A veces tenemos un tesoro
recreando una pequeña zona de kusamono de distinta manera, en nuestras manos y no queremos
pasto o unos sedums nos pueden pasando a darle gran importancia perder la oportunidad de hacer
llevar a lo opuesto en algún al “contenedor” y buscando el algo bonito, para eso fue creado y
terreno árido donde la “contenido” adecuado para él, al depende de nosotros que así sea.
supervivencia se hace complicada. fin y al cabo la armonía entre

CASO 1;

Esta maceta fue un regalo de Jose


Antonio Guerao, gran aficionado
al bonsái y en especial a la
cerámica. Me llamó la atención al
recordarme un gran trabajo de
Mª Rosa Bonet en el pasado
Congreso Europeo celebrado en
Lorca.
Sus paredes ovaladas junto con
los tonos negros del barro y el
claro del esmalte me evocaron a
tierra y madera, quizás un zona
de media montaña donde las
condiciones climáticas son en
ocasiones adversas.
Para este montaje utilizare
una rama de juníperus que
encontré en un paseo por el
monte. Las curvas y
craquelados de esta darán el
toque perfecto a la
composición consiguiendo un
cierto tono dramático.

Las plantas a utilizar serán


una viola sylvestris (viola
silvestre) y una fragaria
vesca (fresa silvestre)
acompañadas de diversos
musgos para dar varias
tonalidades a la base del
conjunto.

Lo primero que haremos, bien conocido por todos, será colocar la rejilla en el agujero de
drenaje, esto evitara perdidas de sustrato.

Una vez hecho esto


colocaremos una capa
de akadama gruesa en
el fondo y después una
de akadama mas fina
en la parte superior,
esto ayudara a la buena
aireación de las raíces.
Después habrá que limpiar bien
la madera, en esta ocasión se ha
utilizado la pistola de agua, esta
ayuda a eliminar líquenes
adheridos a la vez que va
quitando partes blandas de la
madera lo que dará un mayor
aspecto de vejez. Una aplicación
de polisulfuro de cal ayudará a
protegerla de los agentes
climáticos y conseguiremos un
tono similar al tiesto.
Por último queda colocarle un
alambre de aluminio a modo de
anclaje para fijarlo al sustrato.

“EL RESURG IR DE LA VIDA SE ABRE PASO EN PRIMAVERA DESPUES DEL DURO INVIERNO”
CASO 2;

El juego de distintos barros y


esmaltes junto a la forma
cilíndrica de la maceta me
invitaban más que a representar
un paisaje concreto, a
representar un estado de animo.
Me pareció una maceta divertida
y en su asimetría había que tratar
de adjuntarle una planta que
también tuviese cierto
“desorden”.

No tenía agujero de drenaje y tan solo contaba con una pequeña abertura en uno de los
laterales, lo cual me dio la pista definitiva sobre que planta iría bien para esta maceta.

Opté por un equisetum


scirpoides (cola de caballo),
esta variedad cuenta con la
característica de no tener un
porte totalmente vertical, crece
de una forma desordenada y se
adapta bien a los terrenos con
una humedad constante.

Aprovechando
la abertura en
la base de la
maceta
coloque un
hijuelo de
equisetum en
ella y la ancle
con un
pequeño
alambre.
Después habrá que colocar
akadama de grano medio y
completar con la colocación
de la planta y rematar con
musgo, este tiene doble
efecto, estético y evitar que el
sustrato se salga del tiesto al
regar.
En el último momento se
sumo al grupo algunas
plantas de selaginella para
proporcionar cierta
verticalidad cuando la
composición madure.

“CADA ELEMENTO SABE ENCONT RAR SU SIT IO DENT RO DEL DESORDEN VISUAL”