Está en la página 1de 156
CUADERNOS DE PASADO Y PRESENTE 1 Korl Marx, introduccién general ala critica dela coonomia politica 21 Claude Lévi-Strauss, Elogio de la antropologia 31 Paul A. Baran, Excedente econémico e iracionalidad capitalista 4] Louis Althusser, La filasofie coma arma de la revolucién 5/ Ernesto Che Guevara, Escrites econsmicas 6 Varios autores, Francia 1968: ZUns revolucién falda? TI Varios Autores, Teoria marxists del partido politico 8] Badiow-Althusser, Materielismo histérieo y materialism dialéetico 9) Gore-Maccié, Sartre y Marx ‘ 107 Varios Autores, Teoria marxiste del imperalismo 11) Cesare Luporini, Dialéctica marxistae historicismo 12/ Merios Autores, Teoris marxiste del partido politico tt 19/ Rosa Luxemburg, Huelga de masas, partido y sindicatos 14/ Varios Autores, La revolucién paestina y el contlicto drabe-israeli 1B] Varios Autores, EI marxismo de Trotski 16/ Varios Autores, El joven Luks 17/18 Evgeni Preabrazhenski, Le nueve econdmice 19) Varios Autores, Gramsci y as ciencias sociales 20/ Hobswawm Mare, Formaciones econdmicas pracapitalistas 21/ Nicolai |. Bujarin, El imperialism y la economia mundial 221 Kuron-Modzslewski, Revolucién politica © poder buroeratico. |. Polonia 231 Varios Autores, La revolucién cultural china 251 Vatias pstores, imperilisma y comercia internacional 25/ Vladimir}. Lenin, Contra la buroeracia 26! Varios Autores, China: evoluciin en la Universided 27/ Leb Trotski, £1 nuevo curso / Problemas de fa vida eotidiana, 28 Los bolcheviquet y 1a Revolucion de Octubre 29/ Nicolai t. Bujarin, Teor(a oconémica det periodo de transicién '30/ Marx-Engels, Materiales para la historia de América Latina 31/ Nicolai 1. Bujarin, Teor‘a del materialism histdrico 32/ Varios Autores, La divisiin capitalista del trabajo 33) Varios Autores, Consejos abreros y democracia socialists 34) Trotské-Bujarin-Zinowiev, El gran debate (1924-1928). | La revolucién permanente 35) Rosa Luxemburg, Introduecin ala economia politica 236/ Stalin-Zinoview, El gran debate (1928-1926). 1. El soci 37! Marx-Engals, Textos sobre el colonialismo 38/ Varios Autores, Teoria marxista dei partido politico 1H 139! Varios autores, £1 concepto de "formacién econémico social” 40! Varios autores, Modos de produccian en Arnérica Latina 41/ Gyorgy Lukes, Revolucién socialista y antiparlamentarisme sma en un solo pas i LOS CUATRO PRIMERS CONGRESOS DE LA INTERNACIONAL COMUNISTA Publicacién periédica.mensual Director: Joss Aric® f Tapa: Miguel De Lorenzi ‘Titulo de la edieién francesa: Thasee dee quatre premiers congris de la 11l* Internationale Manifesten, thiece ot résolutions des quatre premiors congrée mon- diauz do [Internationale comunjste (1919-1928) Bibliotheque Communiste, Librairie du Travail, Juin 1984 ‘Traduccién: Maria Teresa Poyrazian Primera edicién, noviembre de 1973 © Ediciones Posado y Presente Gaitado por Siglo XXT Argentina Editores Cérdoba 2064, Buenos Aires Derechos reservados conforme a la ley Impreso en Argentina / Printed in Argentina TERCER CONGRESO DE LA IC JUNIO DE 1021 Esta poderosa ola no consigue, sin embargo, destruir al eapite- lismo mundia), ¥ xi siquiera al eapitalismo europeo, 2. Durante el afio transenrrido entre el 2 y el 3* Congreso de la Internacional comunista, son parcialmente derrotsdas una sorie de sublevaciones y de luchas de Ia clase obrera (avance del ejército rojo sobre Varsovia en agosto de 1920, movimiento del proletariade italiano on setiembre de 1920, sublevacién de los obreros alemanes en marzo de 1921), El primer perfodo del movimiento revotucfonario posterfor a la Buerra, que s¢ caracteriza por su violencia elemental, por la muy significativa imprecision de os objetivos y de los métodos y por e} eran pénieo que se apodera de las clases dirigentes, parece haber finslizado-en gran medida. Bl sentimiento que tiene la burguesia ge vu poder efmo clase y ta solidez exterior de sus érganos de Estado indudablemente se han fortalecido, El mledo al comiinismo 50 ha debilitado, si no és que desaparecié completamente, Los diri- gentes de la burguesfa alardean del poder de su mecanismo de Estatdo_e incluso toman en todos Jos paises Ia ofensiva contra las taasae obrerag, tanto en el frente econémico como en el politico, 3. A raig de esta situacién, 1a Internacional comunista se plantea © Yi milma y plantea a Ja clase obrera las siguientes cnestiones: en qué medida las nuevas relaciones recfprocas de la burguesia y del provetariado se corresponden en realidad con las relaciones més profundas de sus respectivas fuerzas? 1Le burguesta esté verdade. ramente en mejores condiciones en le actualided para restablecer el equilibrio social destruido por In guerra? Hay razones para supo- ner que a una époea de conmociones politicas y de Iuchas de clases le sucederé un nuevo perfodo prolongado de restablecimiento ¥ do fortalecimiento del eapitalismo? {No ac deriva de alli la nocesidad de revisar 91 programa o la téetiea de la Internacional comunista? IL. LA GUERRA, LA PROSPERIDAD ESPECULATIVA Y LA CRISIS. ‘Ws PAIsES EUROPEOS 4, ‘Los veinte aflos anteriores a Ia guerra fueron una époea de ascenso capitalist particularmente podeross. Los perfodos de prosperidad se distinguen por au duracién y su intensided; los periodos de depresiOn o de crisis, por el eontrario, por su breveiad, R De manera genera), la fusnte-habia srecido brussamente. Las naciones capitalistas ge babjan ontiquesido, ‘Al dominar | mercado mundial von sus trusts, sus cartcles y sus consoreios, los amos de Joe destinos del mundo se daban cuenta de que el desarrollo acelerado de la produccién debia enfrentarse con Jos Timites de 1a eapacidad de compra del mercado eapitalista mun- dial, Intentaron salir de esta situacién por medio de fa violencia, La crisis sangrienta de la guerra mundial daba paso a un largo perfodo amenazador de depresién econémica con idéntico resultado, por otra parte: Is destruccién de grandes fuerzas productivas, La guerra, ain embargo, unié el extremo poder destructor de sus métodos con la duraciOn imprevisiblemente larga de su empleo, E] resultado fue que no sélo destruy6, en el sentido. econémico, Ia produccién, “supertiua”, sino que debilité, quebrant6, ming el meca- nismo fundamenta) de le produccién en Europa, Al mismo tempo, contribuyé al gran desarrollo capitalista de los EE.UU. y al acele- rado asceuso del Japon, El centro de gravedad de la economia mundial pas6 de Europa hacia EE.UU, 5, El periodo de cese de Ja masacre prolongada durante cuatro ios, perfodo de desmovilizacién y de transicién del estado de gnerra sl estado. ds pax, inevitablemente acompatiado de wna crisis ‘econémice, consocueneia del agotamiento y del cass de Jz guerra aparecia a fos ojos de la burguesia —y on toda razén— como leno de grandes peligros, Hn verdad, durante Jos dos aifios que siguieron ‘ la guerra, los paises que ésta habia devastado se convirtieron en 1 campo de poderotos movimientos proletaries. 1 hecho de que algunos meses después de la guerra no sobreviniera inevitablemente Ja crisis sino que. se produjera una recuperacién econémica fue una de las causas principales de que la burguesia conservara a pesar de todo gu posicién dominante, Este perfodo duré alrededor de un io y medio. La industria ocupaba a la casi totalidad do los obreros degmovilizados. Aunque por regla general los salarios no podi: alcanzar el precio de los artfeulos de consumo, se elevaron sin embargo lo suficiente como para crear un espejismo de conquistas econémieas, Fuo precisamente este desarrollo econdmico de 1910-1820 lo que al suavizar el perfodo més agudo de finalizacién de la guerra, seeguré un extracrdinario rocrudecimiento de la soguridad burgucsa ¥ suscité la cuestién del advenimiento de una uueva época orginica de desarrollo capitalista, Sin embargo, el ascenso de 1919-1920 no marcaba en el fondo el comienzo de Is restauracién do la economia capitalista de post- a 5 4 | \ guerra sino Ia continuacién de una situacién, artificial en la Indu trin y en el comereio, ereada por In guerra, y. que puto quebrantar: Ja economia capitalista, 8. La guerra imperialista estallé en momentos en que, a cri industrial y comercial, que surgia entonces,en EE.UU. (1813), comenzaba a invadir Europa. El desarrollo normal. del ciclo industrial. fue interrumpido por Ia guerra, que se convirti6 en el mas poderose factor econdmico, La guerra creé para los gectores fundamentales de la industria un mereado casi ilimitado, totalmente a cublerto. de toda competencia, Al gran comprador nunea le bastaba eon lo que se.le proporcionaba, La fabricacién de los medios de produceién se trensformé en. fabri- escién do los medios de destraccién.. Los articulos de consumo per wonal eran adquiridos a precios cada vez més elevados por millones de individuos que no producfan, nada, que no-haeian més que des- truir, Este era el propio proceso dela destruccién, Pero, en virud de las monstruosas contradicciones de In sociedad capitalista, esta ruina adopté la forma del enriquecimiento. El stado Jananba em- préstito tras empréstito, emisién tras emisién y los presupuestos que se c@lculaban en millones pasaron a caleularse en miles de millones, .Se deterioraban las. méquinas y las-construcciones, y no se las remplazaba, La tierra.era mal cultivada, Se paralizaban construcciones esenciales on las ciudades y on los ferrocarriles. Simulténeamente, ol mimero de los valores de. Estado, de los bonos de erédito y del Tesora y de los fondos aumentaban sin cesar. E] capital ficticlo ereeié en Ja misma medida en.que el capital produc tivo era destruido, El sistema de crédito, medio de circulacién de las mereancias, se transformé en un medio de movilizar los bienes nacionales, incluso los que deberdn ser creados por las futuras gene- raciones. Por temor a una crisis que hubiese sido catastrétics, el Hstado capitalista actué después de In. guerra del mismo mode que durante lla; nuevas emisiones, nuevos empréstitos, reglamentacién de los precios de compra y venta de los articulos més, importantes; garan- tia de los beneficios, productos a precios reducidos, miltiples asig- naciones agregadas x los sueldes y salarios... y con todo esto, censure militar y dictadura de los galones, 7. Al mismo tiempo, ol cose de Ins hostitidades y ol restableci- raiento-de las relaciones internacionales provoceron una considerable demanda de las més diversas mercaneias en toda la superficie del globo. La guerra habla concentrado en manos.de los proveadores ¥ de los especuladores inmensos stocks de productos, grandes sumas 10 de-dinero, que fueron ‘émpleados en Tos lugares donde la ganancia ‘momonténea eta mayor. Allo siguid una activided comercial febri, mientras que la industria, debido ala elevacién inusitada de los precios y de los Fantésticos dividendos, no se aproximaba en Europa, en ninguno de sus sectores fundamentales, a su nivel de pre- guerra 8. “Al precio “de'la destruccién organica del sistema econémico —aumento del capital ficticio, baja del curso, espectlacion—, on Tagar de curar lag heridas ccondmicas, el gobierno bargués, actuando de tenerdo con los consorcios de los bancos y con los trusts indus- ‘triales, logré aplazar In erisia econémica, en momentos en que fina- Izaba Ia crisis politicn de la desmovilizacién y el primer examen de las consecuencias de 1a sierra, abiendo asf obtenido una tregua importante, In burgiesia crey6 que el peligro de la crisis estaba alejado por tiempo indeterminado, Un gran optimism s@ apoderé de los espfritus. Parecfa que las tareas de-Ta revsnstruceiin habrian de abriz wna época de: prospe- ridad industrial, comercial y- sobre todo de buenas especulaciones. El afio 1920 fue el afo de Ins esporanzas frustradas. Al comienzo Bajo un forma financiera, nego bajo una forma comercial, y finalmente bafo una forma industrial, Ia crisis. se Produjo en marzo de 1920 en Japén, en abril en los EE. UU, (en enero habia comenzado una ligera baja de precios). Taego pasé a Inglaterra, Francia, Italia, siempre en abril a los paises neutrales de Buropa, se manifests ligeramente en’ Alemania y se extendié en Ia segunda mitad de 1920 a todo el mundo capitalista. 9. De tal modo, Ia erisis del afio 1920, y esto os esencial para la comprensién dela situacién mundial, no es una etapa del ciclo “normal” industrial, sino una reaccién mas profunda contra Ia pros peridad ficticia de Ia época de guerra y de los afios posterlores, ‘prosperidad basada en Ia destruccién y el aniquilamiento, La eltornativa normal de las erisis ¥ de los perfodos de prosperi- vdad se seqfa antes’ segtin Ta curva del desarrollo industrial. Duran- te'los tiltimos siete afios, por el contrario, las fuerzas productivas de Europa, lejos de clevarse, cayeron brutalmente. La destruceién de las bases mismas de la economia debe mant- festarse ante todo én la supérestructura. Para loprar una clerta Soordinacién interna, Ia economfa ouropea deberd durante los pré- ximos afios restringirse y disminuir, La curva de les fuersas pro- ductivas enerd de su ficticia altura actual. Los perfodos de prose ‘ridad s6lo pueden tener en esos casos una corta daracién y sobre ‘Ywilo un cardcter espectlative. Las crisis serén largas ¥ penosar. 1