Está en la página 1de 341

001-026 CTMA 27/10/07 08:28 Página 1

CIENCIAS DE LA
TIERRA Y DEL MEDIO
AMBIENTE

Un enfoque desde la Teoría del Sistemas y la Sostenibiliad


2º de Bachillerato

Coordinador: Máximo Luffiego García


Autores: Francisco Javier Alonso del Val
Fernando Herrero Martínez
Máximo Luffiego García
Milagros Milicua Arizaga
Marisa Moreno Rodríguez
Carlota Peral Lozano
Mª Trinidad Pérez Pinto
001-026 CTMA 27/10/07 08:28 Página 2

Estas unidades pueden


ser fotocopiadas para
uso didáctico

EDITA:
Consejeria de Educación
Gobierno de Cantabria

COORDINADOR:
Máximo Luffiego García
AUTORES:
Francisco Javier Alonso del Val
Fernando Herrero Martínez
Máximo Luffiego García
Milagros Milicua Arizaga
Marisa Moreno Rodríguez
Carlota Peral Lozano
Mª Trinidad Pérez Pinto

I.S.B.N. 84-95302-28-4

DEPÓSITO LEGAL: SA-1239-2005

IMPRIME:
Artes Gráficas Campher
001-026 CTMA 27/10/07 08:28 Página 3

Índice

Prólogo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5

Programación y orientaciones para el profesorado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7

UNIDAD 1: Problemática ambiental . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25

UNIDAD 2: Hacia una sociedad sostenible . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 77

UNIDAD 3: Dinámica de la biosfera. Problemática ambiental y sostenibilidad . . . . . . . . . . . 121

UNIDAD 4: El suelo. Problemática y uso sostenible . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 169

UNIDAD 5: Dinámica de la atmósfera. Problemática y sostenibilidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 193

UNIDAD 6: La hidrosfera. Problemática y gestión sostenible . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 231

UNIDAD 7: La geosfera. Geología ambiental . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 281

UNIDAD 8: Cartografía y ordenación del territorio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 319


001-026 CTMA 27/10/07 08:28 Página 4
001-026 CTMA 27/10/07 08:28 Página 5

Prólogo

El auge que ha experimentado el interés por el medio ambiente a partir del último tercio del siglo ante-
rior es, sin duda, debido a la aparición de los denominados problemas ambientales globales, de los cua-
les tomaron conciencia inicialmente ciudadanos ubicados en la esfera del movimiento ecologista así
como un puñado de científicos, y más tarde algunas instituciones y sectores políticos. A raíz de la
Conferencia de Río, se comenzó a divulgar el concepto de sostenibilidad como la vía a seguir por la
Humanidad para evitar males mayores. En posteriores conferencias este concepto se ha ido desarrollan-
do y concretando. En el ámbito educativo se ha reconocido la necesidad de realizar un cambio profun-
do en el sistema que permita preparar a las nuevas generaciones en la cultura de la sostenibilidad, tal
como se ha propuesto desde distintos foros potenciados por la UNESCO.

En el año 2004, Naciones Unidas ha declarado a la década 2005-2014, como Década de la


Educación para el Desarrollo Sostenible. En nuestro país, esta propuesta se ha concretado en el
Compromiso por una educación para la sostenibilidad que pretende multiplicar las iniciativas para
implicar al conjunto de los educadores, con campañas de difusión y concienciación en los centros edu-
cativos, congresos, encuentros, publicaciones... y adquirir el compromiso de un seguimiento cuidadoso
de las acciones realizadas.

Desde hace algunos años, en el ámbito de nuestra Comunidad, se han empezado a llevar a cabo ini-
ciativas en este sentido, como la elaboración de la Estrategia de Educación Ambiental de Cantabria en
2002 ó, más recientemente, el Plan de Educación para la sostenibilidad que pretende potenciar líneas de
investigación, innovación y divulgación con el fin de desarrollar la cultura de la sostenibilidad en
Primaria y Secundaria.

Anticipadamente, hace varios años, con la implantación generalizada de 2º de Bachillerato, a pro-


puesta del CiefP de Santander y del entonces Coordinador de la Universidad de Cantabria de la mate-
ria Ciencias de la Tierra y del Medio Ambiente, un grupo de profesores se comprometió a elaborar una
nueva programación de esta asignatura que se adaptase mejor que la anterior a los objetivos generales
de la misma y a los cambios que posteriormente se han producido. El resultado de estos años de traba-
jo y experimentación en el aula, son estos materiales que ahora ven la luz pero que muchos profesores
de Cantabria ya conocen y han utilizado en sus clases. Nuestro deseo es que continúen siendo útiles al
profesorado y que contribuyan a implantar la cultura de la sostenibilidad entre nuestros alumnos.

Agradecemos a José María Rabadán su empeño y contribución para elaborar estos materiales
mientras fue asesor del ámbito de Ciencias y en su función actual de director del CiefP, a su continua-
dora en la asesoría de Ciencias, Trinidad Pérez Pinto y, así mismo, el apoyo de los coordinadores de
esta materia de la Universidad de Cantabria, José Ramón Díez de Terán y Enrique Francés. Queremos
agradecer también a los profesores que han utilizado los materiales a lo largo de estos años, especial-
mente, a aquellos que han realizado observaciones para mejorar las unidades didácticas.
001-026 CTMA 27/10/07 08:28 Página 6

Pretendemos seguir en contacto con el profesorado a través de la página web del CiefP:
www.ciefp-santander.org (asesoría del Ámbito científico-tecnológico), donde se colgará el soluciona-
rio de las actividades de las distintas unidades y de otras nuevas que se vayan incorporando.

Finalmente, esperamos que la Coordinación de la Universidad siga apoyando este proyecto y que
el esfuerzo por implantar la cultura de la sostenibilidad en la enseñanza Primaria y Secundaria se extien-
da al ámbito universitario.

Los autores
Santander, septiembre de 2005.
001-026 CTMA 27/10/07 08:28 Página 7

PROGRAMACIÓN Y ORIENTACIONES
PARA EL PROFESORADO

1. OBJETIVOS GENERALES

El Decreto de Curriculum formula lo que, a nuestro juicio, son los objetivos esenciales de esta materia
(Real Decreto, 1179/92): “Las Ciencias de la Tierra y del Medio Ambiente se constituyen así en un ins-
trumento apto para comprender de un modo global y sistémico la realidad que nos rodea y las relacio-
nes interdisciplinares, y como un medio para aumentar la capacidad de percepción y valoración del
entorno y de los problemas relacionados por su explotación por los seres humanos”. Aquí aparecen
implícitamente reflejados los principales objetivos, relacionados con la adquisición de capacidades con-
ceptuales, procedimentales y actitudinales, tal como señala Pascual Trillo (1998).
Otra fuente que se ha tenido en cuenta para realizar esta programación es la opinión que en mate-
ria de educación ambiental ha sido adoptada y estimulada por las organizaciones internacionales des-
pués de Río 92. En este sentido nos hacemos eco de las palabras de la CNUMAD, asumidas por Mayor
Zaragoza cuando era director de la UNESCO (1997): “Debemos estar preparados, en todos los países,
a replantear la educación a fin de promover actitudes y conductas propicias a una cultura de la sosteni-
bilidad”.

Objetivos generales:
– Explicar el funcionamiento de los sistemas naturales y su interacción con las sociedades humanas,
adquiriendo las capacidades de reconocer, analizar y explicar las causas y consecuencias de los pro-
blemas ambientales, desde una óptica sistémica.
– Proponer soluciones a los diferentes problemas ambientales aplicando el concepto de sostenibilidad.
– Adquirir procedimientos de investigación y modelización sencillos de los sistemas naturales y pro-
blemas ambientales.
– Adquirir una capacidad crítica y actitudes en defensa del medio ambiente.

2. CONTENIDOS

La secuenciación de contenidos puede realizarse atendiendo a varios criterios, pero quizá los dos más
comunes que aparecen en los libros de texto sean el disciplinar, en el que primero se estudian los pro-
cesos naturales (Ciencias de la Tierra) y luego los contenidos medioambientales, y el sistémico, que en
cada unidad didáctica integra los dos tipos de conocimientos. Nosotros hemos optado por el criterio sis-
témico porque creemos que la comprensión profunda de los problemas ambientales debe ser interdisci-
plinar. Los criterios concretos de esta secuenciación son los siguientes:

1. Iniciar la programación con dos unidades que introduzcan los conceptos medioambientales de la
materia que serán utilizados reiteradamente en el resto de las unidades. Conceptos como:
– La problemática ambiental actual, en concreto, los recursos y el problema de su agotamiento, los
impactos y los riesgos.
– El cuerpo principal de conceptos sistémicos para explicar las causas de estos problemas ambientales.
– El concepto de sostenibilidad y los criterios operativos que se deducen de él para entender las medi-
das que pueden aminorar la crisis ambiental
2. Organizar el resto de las unidades siguiendo un criterio sistémico y no disciplinar.
001-026 CTMA 27/10/07 08:28 Página 8

8 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

Los contenidos de las unidades 1 y 2:

Las unidades 1 y 2 tienen para nosotros una importancia capital ya que son las que aportan los conte-
nidos que dan coherencia a toda la asignatura, y las herramientas conceptuales y procedimentales que
se aplicarán en el resto de las unidades. La decisión de iniciar la programación con una unidad de estas
características se fundamenta en la Teoría de la elaboración de Reigeluth y Stein (1983) que aboga por
organizar los contenidos partiendo de un epítome organizador previo que funciona como marco con-
ceptual global del resto de la asignatura. Por otra parte, si se pretende introducir seriamente el concep-
to de sostenibilidad (Sequeiros, 1998) habrá que hacerlo desde la primera unidad, para que se pueda
aplicar reiteradamente en casos concretos en las restantes unidades y no en la última como se hace en
la mayoría de los libros de texto
La secuenciación de los contenidos sigue un hilo conductor que va desde la enumeración de los
problemas ambientales, a la explicación de sus causas y la propuesta de soluciones: reconocimiento,
definición y clasificación de los problemas ambientales e investigación de las causas generales que los
producen, introducción de la teoría de sistemas en relación con la problemática ambiental y definición
de sostenibilidad y su concreción en principios operativos. A continuación vamos a ir comentando cada
uno de estos epígrafes explicitando los problemas surgidos al aplicar en el aula estos contenidos:
A) La interacción entre los sistemas socioeconómicos y el medio natural produce el desarrollo o evo-
lución de aquellos pero inevitablemente también problemas ambientales. Por lo tanto, todas las socieda-
des, en mayor o menor medida, han generado problemas ambientales y han tenido que enfrentarse a ellos.
Debido a las actividades de ocupación, extracción de recursos, producción, transporte y consumo se des-
truyen ecosistemas, los recursos se agotan y se producen desechos que se vierten al medio natural.
El estudio de estos problemas ambientales y, sobre todo, de sus causas generales requiere jugar
interdisciplinarmente y esto constituye un problema tanto para los alumnos como para el profesorado,
acostumbrados a una enseñanza y aprendizaje disciplinares.
La investigación de las causas generales de la crisis medioambiental actual implica echar mano de
la historia política y económica y remontarse siglos atrás, cuando merced a una serie de cambios políti-
cos, comerciales, agrícolas, sanitarios, tecnológicos, industriales y demográficos se originó un sistema
económico de crecimiento continuo que perdura hasta la actualidad. Tal sistema ha producido un des-
arrollo impresionante en algunos países al multiplicar por decenas o centenas de veces la producción,
pero también un deterioro ambiental y una pérdida de la diversidad cultural sin precedentes.
B) ¿Por qué se agotan ciertos recursos y se generan desechos? ¿Por qué no podemos utilizar todos
los desechos para restituir los recursos? ¿Tiene límites el crecimiento continuo? La respuesta a estas
cuestiones supone entrar en la explicación de los hechos y utilizar conceptos transdisciplinares o sisté-
micos. En la medida en que lo sepamos hacer resolveremos uno de los problemas principales de la
impartición de esta asignatura que es su escasa integración en un cuerpo de conocimientos bien estruc-
turado. En la mayoría de los libros de texto aparece un capítulo inicial donde se introduce la Teoría de
sistemas, pero apenas se utiliza, por lo que queda descolgado del resto de los capítulos. La materia apa-
rece así como un conglomerado multidisciplinar con una escasa coherencia que perjudica los procesos
de enseñanza/aprendizaje.
Es cierto que hace falta mayor investigación teórica porque la Teoría de sistemas aplicada al estu-
dio del medio ambiente es un campo todavía en construcción, extremo que Pascual Trillo (1998) resal-
ta, pero no lo es menos que hace falta una mejor formación del profesorado de CTMA en este campo,
como demanda Rebollo (2000), para dar mayor coherencia a esta materia.
A nuestro juicio, abordar la enseñanza/aprendizaje de las cuestiones medioambientales precisa no
sólo adquirir una óptica interdisciplinar, es decir, una perspectiva que utilice los conocimientos de
diversas disciplinas: geología, ecología, economía, historia, etc. sino una visión transdisciplinar
001-026 CTMA 27/10/07 08:28 Página 9

Programación y orientaciones para el profesorado 9

(García, 1998), un enfoque desde conceptos más generales, transdisciplinares, utilizables por diversas
disciplinas. La ciencia que puede aportar esta visión es sin duda la ciencia sistémica, desde su formu-
lación inicial por Bertalanffy (1968), hasta los desarrollos más recientes de la Dinámica de sistemas.
En concreto, veamos seguidamente el poder explicativo de la misma aplicada a las cuestiones
antes formuladas. Al igual que un ser vivo, toda sociedad puede considerarse como un sistema abierto,
en interacción con su entorno, lejos del equilibrio termodinámico (Prigogine y Stengers, 1979). Por este
motivo, estos sistemas han de introducir continuamente materia y energía de baja entropía (recursos) y
expulsar materia y energía de alta entropía (desechos). Es ésta la explicación de que los recursos no
renovables se agoten, dado que se convierten en desechos altamente entrópicos, tal como sostiene el
Segundo Principio de la Termodinámica (Georgescu-Roegen, 1971). El petróleo, al ser quemado, disi-
pa su energía y materia en forma de contaminación térmica y gaseosa. Algunos de los recursos no reno-
vables, como los recursos minerales también sufren dispersión con su uso, pero pueden reciclarse, aun-
que su reciclado implica no sólo un gasto de energía (una producción de entropía) sino la imposibilidad
de hacerlo con una eficiencia del 100% (otra vez el Segundo Principio, en la versión de Carnot). A
medio plazo el agotamiento del petróleo podría llegar a frenar el crecimiento.
Alguien podría pensar que, aunque se agote el petróleo, se encontrarán sustitutos. Uno de ellos podría
ser la energía solar y todas las energías derivadas de la misma. En efecto, quizá la mejor alternativa sea
utilizar, al igual que hacen el resto de los seres vivos, la energía solar, pero el flujo de la misma es más o
menos constante y no podemos hacer con ella lo mismo que hacemos con el petróleo, abrir el grifo en fun-
ción de la demanda y del mercado, lo que representa un límite natural al crecimiento.
¿Y si pudiéramos disponer a nuestro antojo de la energía del Sol? Es posible que dentro de algu-
nas décadas los científicos y técnicos hayan dominado la energía de fusión, lo cual abriría la esperanza
a un reciclaje muy elevado y a un crecimiento ilimitado. Pero, desgraciadamente, los problemas no aca-
barían. Si con la energía del petróleo hemos domesticado casi la naturaleza, no es difícil imaginar qué
sería de la misma con una energía prácticamente ilimitada. Algunos pueden soñar con una tecnosfera
que remede las funciones de la ecosfera, pero a nosotros se nos antoja imposible, olvidamos con fre-
cuencia que dependemos de los ecosistemas, que la Tierra es un sistema casi cerrado, y que, por tanto,
son impensables el crecimiento económico y el demográfico continuados.
Otro problema que aparece en esta materia es el de que tratamos con realidades complejas, donde
el método analítico-parcelario muestra su insuficiencia y hay que emplear una metodología sistémica
con la que los alumnos no están familiarizados. A este respecto, creemos muy conveniente trabajar con
modelos verbales -ya que la posibilidad de hacerlo con modelos matemáticos supera incluso las capa-
cidades de los profesores- que incluyan diagramas causales para mostrar las relaciones entre variables.
A fin de cuentas los diagramas causales representan un acercamiento cualitativo al objeto de estudio a
partir del cual los científicos deducen las ecuaciones diferenciales de los modelos matemáticos. El
potencial de los diagramas causales para el desarrollo de un pensamiento complejo y transdisciplinar no
debe ser subestimado, ya que permite desarrollar un pensamiento no lineal, relacionando variables
diversas y descubriendo bucles de realimentación positiva y negativa que, en esencia, son estructuras
transdisciplinares que se encuentran en diversos sistemas. Así, un bucle positivo refleja un proceso de
crecimiento y éste es en esencia similar para el crecimiento económico, el de una población o el de una
duna, mientras que un bucle negativo refleja la existencia de un proceso de autorregulación, proceso
que también tiene lugar en muchos ámbitos: económico, poblacional, metabólico, de control de siste-
mas electrónicos, etc.
C) Haríamos un flaco servicio al alumnado si, después de tratar la problemática ambiental y de inda-
gar sus causas, no se propusieran soluciones o alternativas al modelo de desarrollo actual (Villeneuve,
1996). Tras la propuesta de Desarrollo sostenible, realizada en el informe elaborado por la Comisión
Mundial para el Medio Ambiente y el Desarrollo (CMMAD, 1986) y su divulgación mundial a raíz de
la Conferencia de Río 92, se han abierto expectativas de una alternativa al desarrollo actual.
001-026 CTMA 27/10/07 08:28 Página 10

10 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

En este punto nos hemos encontrado dos problemas: la enorme proliferación de términos y defini-
ciones en torno al concepto de desarrollo sostenible lo que hace necesario un análisis previo para sepa-
rar el grano de la paja, y el desarrollo de una capacidad crítica del alumnado, evitando caer en el neu-
tralismo o en el adoctrinamiento por parte del profesorado.
El primer problema consiste en la ambigüedad, cuando no contradicción, del concepto de desarro-
llo sostenible (Naredo, 1996). El término sostenible sugiere un significado similar a tolerable y en el
citado informe se acepta explícitamente la existencia de límites ecológicos, pero, por otra parte, se man-
tiene la creencia en un crecimiento o desarrollo económico continuo. De ahí que hayan proliferado dis-
tintas acepciones e interpretaciones, muchas de ellas contrapuestas, tras las que subyacen concepciones
ideológicas diferentes (Naredo, 1996). Para añadir más confusión han aparecido denominaciones nue-
vas como: desarrollo sostenido, crecimiento sostenible y crecimiento sostenido.
Tras un análisis de las acepciones del concepto de sostenibilidad (Luffiego y Rabadán, 2000), pro-
ponemos la siguiente definición de sostenibilidad: “la viabilidad de la interacción entre dos sistemas
dinámicos complejos, el socioeconómico y el ecosistema, de modo que, al tiempo que se produce cier-
to desarrollo socioeconómico (cuantitativo hasta cierto nivel y luego cualitativo) para satisfacer las
necesidades humanas, se preserve la capacidad de carga global del ecosistema y su funcionamiento,
de modo que pueda seguir siendo fuente de recursos, sumidero de residuos y soporte de actividades
humanas”.
Esta definición presenta una serie de características y ventajas:
– Hace hincapié en la interacción, lo que evita el tener que definir distintos tipos de sostenibilidad según
los diferentes subsistemas, juego que nos conduciría a una situación absurda pues tendríamos que
definir no sólo la sostenibilidad ecológica, económica y social, sino también la educativa, la militar,
etc. Nada se gana con respecto al concepto de viabilidad si definimos de una manera muy genérica la
sostenibilidad. Sin embargo, poniendo el acento en la interacción, sólo serán relevantes para determi-
nar la sostenibilidad, aquellos aspectos de la política económica y de la social que tengan incidencia
en dicha interacción, pero no aquellos que no la tengan. Por ejemplo, la organización social y econó-
mica de los tramperos blancos y de los indios montañeses naskapi de la Península del Labrador era
bien diferente y ello tuvo consecuencias muy distintas para el medio ambiente (Godelier, 1974).
Mientras los indios se desplazaban según las estaciones del año con sus posesiones y familia con lo
que al no disponer de mucho tiempo sólo cazaban para alimentarse y vestirse, los tramperos blancos,
guiados por la lógica del beneficio, dejaban a su familia en el pueblo y se dirigían a las montañas con
el objetivo de traer el máximo número de pieles. Estos aspectos de sendas organizaciones socioeco-
nómicas tuvieron una distinta repercusión ambiental, pero no así otros, como los juegos, las relacio-
nes sexuales, etc.
– Se asienta en la dependencia que poseen los sistemas socieconómicos de los ecosistemas, y no vice-
versa como asumen la mayoría de los economistas. En efecto, de no conservarse la capacidad de carga
global de los ecosistemas y su biodiversidad, tarde o temprano los efectos de su regresión se dejarán
sentir en los sistemas socioeconómicos. Ya lo han hecho en el pasado (Ponting, 1991; Perling, 1999),
lo están haciendo ahora y lo harán todavía más en el futuro de seguir las tendencias actuales
(Meadows et al. 1991). La definición de sostenibilidad expuesta no permite describir cuál debe ser el
modelo de desarrollo sostenible porque creemos que es compatible con diversos tipos de evolución
de las sociedades; sin embargo, impone restricciones al mismo: no puede fundamentarse ni en un cre-
cimiento económico, ni demográfico continuos.
– Permite formular unos principios operativos de sostenibilidad que, incluso en una economía de cre-
cimiento, introducen racionalidad ya que pueden ser aplicados parcialmente y de esta manera evi-
tar que el deterioro ecológico sea mayor. Los cuatro primeros principios son muy concretos, regu-
lan la utilización de recursos y la liberación de desechos. El principio de integración sostenible es
más general, regula los asentamientos y actividades humanas en un territorio en función de su capa-
001-026 CTMA 27/10/07 08:28 Página 11

Programación y orientaciones para el profesorado 11

cidad de acogida. Ésta depende de la potencialidad del territorio para abastecer de recursos y sopor-
tar poblaciones humanas, así como de su fragilidad ante la contaminación y otros impactos (aque-
llos que fueran irreversibles deberían evitarse) y de los riesgos potenciales a los que está sometida
la población debido a los procesos naturales. El principio de selección sostenible de tecnologías
posee un carácter también general pues intenta promover la ecoeficiencia frente al beneficio eco-
nómico. Todos estos principios tienen un carácter práctico. Por el contrario, el principio de precau-
ción posee un carácter epistemológico, pues se fundamenta en las limitaciones que posee la cien-
cia y la tecnología humanas para conocer y controlar la dinámica de sistemas complejos. Existe una
profunda relación de estos criterios de sostenibilidad con algunos de los principios de la Teoría de
Sistemas. En efecto, el Segundo Principio explica porqué los recursos se agotan y porqué se pro-
ducen desechos, por lo que su vinculación con los cuatro primeros principios es evidente. Así
mismo, también se relaciona con el quinto, dado que un territorio a fin de cuentas posee una can-
tidad de recursos y una capacidad de asimilación de desechos limitadas. Además, impone límites a
la eficiencia, pero su maximización es lo que predica el principio de selección sostenible de tecno-
logías. Por otra parte, el principio de precaución emana de la incertidumbre de nuestro conocimien-
to cuando investigamos sistemas complejos.
Creemos que la incorporación del concepto de sostenibilidad al cuerpo de conocimientos ambien-
tales aporta coherencia a la materia y redunda en una mejor comprensión de la problemática ambiental
y de sus posibles soluciones. Es posible que la observación de Sequeiros (1998) de que algunos profe-
sores intentan prescindir del concepto de sostenibilidad se deba precisamente a que en los libros de texto
aparece normalmente ubicado en la última unidad didáctica, como un concepto descolgado y sin posi-
bilidad de ser aplicado en el aula.
El segundo problema tiene relación con el cambio actitudinal, pues despertar el espíritu crítico
en los alumnos requiere abordar la vertiente ideológica que posee la asignatura. Es inevitable que el
profesor aborde cuestiones ideológicas ya que los alumnos así lo demandan, conclusión que coinci-
de con la afirmación de Sequeiros (1998) de que este componente no se puede escamotear. Cualquier
orientación neutralista de la asignatura no hace sino ocultar una ideología determinada, que podría-
mos denominar tecnocrática, consistente en creer que el dinero y la tecnología resolverán los pro-
blemas, mensaje que lanzan los medios de comunicación y que impregna el pensamiento de la mayo-
ría de las personas.
Frente a la actitud optimista y tecnocrática de los partidarios del crecimiento existe otra más pru-
dente y escéptica acerca de la posibilidad de que el crecimiento y la tecnología arreglen todos los males.
Somos partidarios de una orientación crítica, -en modo alguno opuesta a una actitud científica- que ana-
lice y busque el cambio del comportamiento individual pero también el del sistema económico. No esta-
mos completamente de acuerdo con la orientación ecosolidaria (Sequeiros, 1998; Rebollo, 2000), de
tratar de crear una conciencia ética para un cambio de actitudes, valores y comportamientos. A nuestro
juicio, esa posición esconde una creencia mecanicista según la cual la suma de cambios individuales
producirá el cambio global. Creemos que esto no es suficiente; la crisis es responsabilidad no sólo del
comportamiento consumista e insolidario de cada individuo sino también del sistema económico e
industrial.
Ahora bien, ¿Cómo puede llevarse a cabo este planteamiento sin caer en el adoctrinamiento y el
sectarismo? La única forma de hacerlo es presentando las posturas contrapuestas y proponiendo argu-
mentos en favor y en contra de unas u otras. A este respecto, los diagramas causales constituyen una
herramienta muy útil, pues son modelos de la realidad donde se aprecian las influencias mutuas de los
distintos factores, pero de los cuales se pueden hacer diferentes lecturas en función de la importancia
que se conceda a unos u otros factores.
001-026 CTMA 27/10/07 08:28 Página 12

12 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

Los contenidos del resto de las unidades

La organización del resto de las unidades puede hacerse según un criterio sistémico u “horizontal”
(Tabla siguiente), tratando conjuntamente la dinámica de cada subsistema terrestre y los problemas
derivados de su interacción con las sociedades humanas, o bien de una forma disciplinar o “vertical”,
tratando por separado la dinámica de los susbsistemas, los recursos, los impactos y los riesgos.

UNIDADES SUBSISTEMA RECURSOS IMPACTOS RIESGOS GESTIÓN


SOSTENIBLE

UNIDAD 3 Biosfera Alimentarios, Pérdida Bióticos “


genéticos biodiversidad

UNIDAD 4 Suelo Edáficos Erosión, Desertización “


desertificación

UNIDAD 5 Atmósfera E. solar, Contaminación Climáticos “


E. eólica

UNIDAD 6 Hidrosfera Hídricos Agotamiento Inundaciones


Contaminación “

UNIDAD 7 Geosfera Minerales, Contaminación, Geológicos “


energéticos

Existe una octava unidad que se refiere a contenidos procedimentales de cartografía y ordenación
del territorio. La actividad final de ordenación del territorio se realiza con contenidos del resto de las
unidades.
Como hemos dicho anteriormente, hemos optado por el primer criterio porque pensamos que es
más adecuado para entender la dinámica planetaria y las perturbaciones que en la misma introduce el
hombre con sus actividades, así como las que la naturaleza provoca en las sociedades. Las ventajas de
una organización “vertical” de los contenidos no se pierden en la organización adoptada, por cuanto en
las dos primeras unidades son contemplados los distintos conceptos ambientales y las clasificaciones
respectivas. Por otra parte, creemos que la dimensión dinámica de la organización “horizontal” posibi-
lita una aplicación más adecuada del concepto de sostenibilidad en cada una de las unidades
En cuanto a la secuenciación de estas unidades, se decidió continuar con la unidad “Dinámica de
la Biosfera. Problemática y gestión sostenible” porque se enriquece el concepto de sostenibilidad con
el de capacidad de carga. La cuarta unidad es “El suelo. Problemática y uso sostenible” porque a fin de
cuentas el suelo constituye un ecosistema íntimamente relacionado con los ecosistemas terrestres.. Las
unidades quintas y sexta corresponden a “Dinámica de la atmósfera. Problemática y sostenibilidad” y a
“Dinámica de la hidrosfera. Problemática y gestión sostenible”.
La secuenciación finaliza con las unidades 7 y 8. La Unidad 7 “Geología ambiental” tiene un
carácter más globalizador, utiliza conceptos de otras unidades, mientras que la Unidad 8 “Cartografía y
ordenación del territorio” es de carácter procedimental, contiene procedimientos que pueden ser utili-
zados anteriormente en otras unidades, como los mapas cartográficos, cálculos de pendientes, delimita-
ción de cuencas, pero se ha incluido en último lugar porque hay una actividad de ordenación del terri-
torio, donde se sintetizan y operativizan muchos conceptos vistos en otras unidades.
La decisión de introducir los principales conceptos en las dos primeras unidades nos ha permitido
enfrentarnos con cierta garantía de éxito a otro de los problemas que posee esta materia: la escasez de
001-026 CTMA 27/10/07 08:28 Página 13

Programación y orientaciones para el profesorado 13

criterios que manejan los alumnos para proponer y valorar medidas concretas con el fin de corregir los
diferentes problemas ambientales. Habitualmente el profesorado apela al sentido común para entender
estas medidas, pero el alumno no ve sino una retahíla de frases que tiene que memorizar porque su sen-
tido común no es el mismo que el del profesor. Por este motivo, los principios operativos de sostenibi-
lidad pueden ser utilizados por los alumnos como criterios para proponer medidas sencillas de sosteni-
bilidad en el uso de recursos y en el tratamiento de residuos, y para juzgar si una actividad o una ley
gubernamental, como el Plan Hidrológico, tiende o no hacia la sostenibilidad.
A continuación indicamos los principales contenidos conceptuales de las unidades:
UNIDAD 1: PROBLEMAS MEDIOAMBIENTALES
Interacción medio natural y sociedad. Funciones del medio natural. Problemas ambientales:
Impactos, riesgos. Breve historia de las relaciones humanidad-medio. Métodos de estudio de los
problemas ambientales: metodología analítico-parcelaria, metodología sistémica. Diagramas
causales. Causas de la crisis ambiental. Sistema económico de crecimiento continuo. Crecimiento
demográfico exponencial. Límites al crecimiento.
UNIDAD 2: HACIA UNA SOCIEDAD SOSTENIBLE
Concepto de sostenibilidad. La capacidad de carga. Principios operativos de sostenibilidad.
Medio ambiente y desarrollo sostenible. Visión mecanicista del medio ambiente. El concepto sis-
témico de medio ambiente. Gestión ambiental desde la perspectiva de la sostenibilidad. La
Evaluación del Impacto Ambiental
UNIDAD 3: LA BIOSFERA. PROBLEMÁTICA Y GESTIÓN SOSTENIBLE
Ecosistema: definición, componentes y relaciones. Flujo de energía: relaciones tróficas, paráme-
tros tróficos. Ciclos biogeoquímicos. Dinámica de poblaciones: potencial biótico, factores de
resistencia ambiental. Dinámica del ecosistema: sucesión primaria y secundaria. La biosfera
como recurso: agricultura, ganadería y pesca, energía de biomasa. El problema del hambre en el
mundo. Pérdida de biodiversidad. Riesgos bióticos. Gestión sostenible de la biosfera.
UNIDAD 4: EL SUELO. PROBLEMÁTICA Y USO SOSTENIBLE
El suelo: componentes y estructura. Formación y evolución de un suelo. El suelo como recurso.
Erosión: factores, evaluación. Contaminación y salinización. Desertización y desertificación.
Uso sostenible del suelo: ocupación inadecuada del suelo por actividades humanas.
UNIDAD 5: LA ATMÓSFERA. PROBLEMÁTICA Y SOSTENIBILIDAD
La atmósfera: composición, estructura y funciones protectora y reguladora. Dinámica atmosféri-
ca: circulación general, situación anticiclónica y de borrasca, zonas climáticas. Recursos: uso
consuntivo, uso no consuntivo (energía solar y eólica). Contaminación: fuentes y tipos de conta-
minación, factores que condicionan su concentración y dispersión. Impactos: problemas locales,
regionales (lluvia ácida) y globales (incremento del efecto invernadero y destrucción de la capa
de ozono). Riesgos climáticos: sequía, huracanes. Medidas de sostenibilidad.
UNIDAD 6: LA HIDROSFERA. PROBLEMÁTICA Y GESTIÓN SOSTENIBLE
Propiedades del agua. La hidrosfera: distribución y renovación, el ciclo del agua. Aspectos genera-
les de la circulación de corrientes oceánicas: afloramientos. El agua como recurso: la cuenca hidro-
gráfica, usos consuntivos y no consuntivos (energía hidroeléctrica). Contaminación (fuentes, tipos
y problemas: eutrofización y salinización), medidas de la calidad del agua (indicadores físicos, quí-
micos y biológicos), fundamentos de la potabilización y de la depuración de aguas residuales.
Sobreexplotación. Gestión: planificación hidrológica, gestión actual (gestión de la oferta), gestión
sostenible (gestión de la demanda).
UNIDAD 7: GEOLOGÍA AMBIENTAL
Dinámica de la geosfera (interna y externa) y riesgos geológicos. Riesgos derivados de procesos
internos: vulcanismo, sismicidad. Riesgos derivados de procesos externos: inundaciones, desli-
001-026 CTMA 27/10/07 08:28 Página 14

14 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

zamientos y desprendimientos, hundimientos kársticos, procesos erosivos, desertización, riesgos


costeros. Recursos energéticos: carbón, petróleo, gas natural, energía geotérmica. Impactos.
Recursos minerales: yacimientos y clasificación. Impactos de la minería. Residuos urbanos.
Gestión sostenible de los recursos geológicos.
UNIDAD 8: CARTOGRAFÍA Y ORDENACIÓN DEL TERRITORIO
Los mapas topográficos. Las nuevas tecnologías en la investigación del medio ambiente. GPS.
Teledetección: fotografía aérea, fotografía por satélite, radiometría. La Ordenación del Territorio
y la planificación ambiental. Métodos de trabajo de la planificación: el uso de la cartografía temá-
tica.
3. METODOLOGÍA

Los materiales que proponemos contienen el siguiente tipo de actividades

Actividades de investigación
En cada unidad se propone una investigación que tiene como objetivos abrir un campo de hipótesis, estimular
el debate, introducir conceptos, potenciar el análisis y la síntesis y motivar al alumnado. A partir de una pre-
gunta de carácter abierto, cada alumno tratará de formular sus hipótesis y, posteriormente, se discutirán y
seleccionarán en el seno del aula. El profesor estimulará el debate proponiendo nuevas preguntas derivadas y
elaborando en el encerado una especie de árbol de preguntas e hipótesis.
Cada alumno, en su casa, tratará de contrastar estas hipótesis mediante la atenta lectura de los Materiales de
investigación y realizará un informe.

Actividades de trabajo sobre el texto de estudio


El profesor explicará los contenidos científicos, siguiendo el guión del texto de cada unidad. El alumno puede uti-
lizar el amplio margen de los textos para hacer anotaciones durante la explicación o durante su estudio.

Actividades de aplicación
Se trata de ejercicios para aplicar los contenidos estudiados que pueden ser de carácter conceptual o procedi-
mental.

Actividades de análisis de textos complementarios


Se trata de actividades que profundizan en el análisis de textos y en la crítica de hechos o declaraciones por lo
que poseen, en general, una vertiente ética y actitudinal.

Muchos profesores se enfrentan al dilema de utilizar una metodología expositiva pero de escasa
motivación para los alumnos u otra basada en la investigación de problemas (Gil, 1993; Nieda y
Barahona, 1993) pero con el riesgo de no tener tiempo para acabar el programa y ajustarse a los conte-
nidos del examen de selectividad.
Respetando la particular metodología que utiliza cada profesor, quisiéramos hacer una propuesta que
pueda compaginar ambas metodologías; se trata de concebir de otra manera la investigación en el aula.
La metodología basada en la investigación de problemas parte de una situación problemática
abierta planteada por el profesor. Los alumnos formulan hipótesis y las discuten. De éstas pueden deri-
varse hipótesis más concretas que son contrastadas mediante diseños experimentales. Finalmente, los
alumnos extraen conclusiones y construyen conocimiento científico. El papel del profesor en todas estas
001-026 CTMA 27/10/07 08:28 Página 15

Programación y orientaciones para el profesorado 15

actividades es el de orientar y proporcionar ayuda a los alumnos, de manera similar a como un director
de tesis lo hace con sus investigadores (Gil, 1993).
Desde nuestro punto de vista, creemos que es posible que los alumnos realicen hipótesis y las dis-
cutan. Más difícil es que realicen diseños experimentales para contrastarlas, pero con ayuda del profe-
sor pueden lograrlo. Lo que vemos muy difícil es que den el salto hacia la abstracción, la construcción
de conocimiento científico. Pueden extraer conclusiones, pero de ahí a formular conceptos, leyes, etc.
se precisan capacidades abstractas, por lo que no creemos que sea posible hacerlo. Prueba de ello es que
la mayoría de las tesis doctorales que se realizan aportan muy poco al avance teórico de la ciencia. De
modo que en esta parte de la investigación la intervención del profesor debe ser determinante.
La propuesta metodológica que realizamos consiste en realizar una investigación en cada unidad
para introducir determinados conocimientos. Posteriormente, se pasa a una fase de estudio donde se
alternen las explicaciones del profesor con la lectura o estudio del texto y la realización de actividades
de aplicación y relación. Las etapas de esta metodología son las siguientes:

1. Realización de una investigación

Fase 1. Proponer una investigación abierta que no desborde la capacidad de los alumnos. Los alum-
nos emiten sus hipótesis; éstas son discutidas en el aula, reformuladas y concretadas. Estas
hipótesis de aula son las que se van a contrastar. Si esas hipótesis pueden expresarse en la
construcción de un modelo o diagrama causal tanto mejor. (Duración: 1 ó 2 sesiones).

Fase 2. Realizar una contrastación bibliográfica en casa. Aquí aparece el problema de la búsqueda
de información en una temática hipersaturada de la misma. Hemos preparado unos textos y
materiales de investigación que se encuentran al final de cada unidad para que cada alumno
puede consultar y analizar, sin que ello sea óbice para que lo haga sobre otras fuentes biblio-
gráficas o de internet.

Fase 3. Cada alumno realizará en su casa un informe en el que se enuncie el problema, se recojan
las hipótesis, se efectúe la contrastación bibliográfica y se formulen conclusiones. Este
informe será valorado por el profesor.

2. Enseñanza y aprendizaje de los contenidos de la unidad mediante la explicación y/o trabajo sobre
textos de estudio y la realización de actividades de aplicación. Algunos de dichos contenidos
deben estar relacionados con las conclusiones obtenidas por los alumnos.

Naturalmente, cada profesor podrá optar por realizar o no la investigación en función del tiempo
disponible, de la dinámica del aula o de otros factores. Los materiales que presentamos son perfecta-
mente compatibles con una enseñanza expositiva, pero si se realiza una investigación, recomendamos
que el profesor exija el informe individual y que lo evalúe y califique.
A modo de ejemplo, indicamos cómo se realiza el proceso de investigación a partir del problema
planteado en la unidad 1.

EJEMPLO
Formulación de un problema

¿CUÁL O CUÁLES SON LAS CAUSAS GENERALES DE LA CRISIS MEDIOAMBIENTAL? EN


CORRESPONDENCIA CON LAS MISMAS, ¿QUÉ SOLUCIONES PROPONDRÍAS PARA ATAJARLA?
001-026 CTMA 27/10/07 08:28 Página 16

16 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

Discusión en el aula
Después de la fase de formulación individual de hipótesis se realiza una contrastación colectiva, dis-
cutiendo, modificando y seleccionando las hipótesis.
A continuación se detalla el árbol de preguntas (P) e hipótesis (H) que se formularon en una ocasión:

H1:La crisis es responsabilidad de cada uno de nosotros. La solución es una toma de conciencia per-
sonal a través de la educación.
P1: ¿Creéis que si cada uno de nosotros actuara ecológicamente se solventaría la crisis, o hay que
cambiar algo más que la voluntad de las personas?
(Aquí puede desencadenarse un debate; hay alumnos que continúan pensando que sí y otros que
no lo creen y hablan de que hay que cambiar más cosas, la economía, la política, etc. Puede pre-
guntarse a continuación: P1.1: ¿Qué tendría que hacer un empresario que ha puesto filtros anti-
contaminantes en sus fábricas, frente a otro, competidor suyo, que no los quiere poner? La pre-
gunta va encaminada a que comprendan que las cosas no se arreglan sumando las acciones de
todos, sino que hay determinaciones del sistema social, económico, político).

H2:La crisis está provocada por políticos y empresarios que no destinan dinero para poner sistemas
anticontaminantes. La solución es cuestión de dinero y de uso de tecnologías limpias.
P2: Si la crisis se arreglara con dinero se tendrían que apreciar diferencias en relación al medio
ambiente entre los países ricos y pobres ¿la hay?
(Existe la creencia bastante extendida de que las tecnologías limpias lo pueden arreglar todo. Así
mismo, los alumnos tienen una noción localista del medio ambiente ya que señalan que el medio
está mejor en los países ricos porque lo hacen mejor. Podría proponerse otra pregunta: P2.1:
¿Estarían igual de desarrollados los países ricos si no fuera por los países pobres?)

H3:La crisis es consecuencia de que la humanidad es destructora por naturaleza. La solución es difí-
cil; hay que arbitrar medidas punitivas.
P3: ¿Todas las culturas han sido destructoras del medio?
(Aquí responden que no, aunque algunos continúan afirmando que si no lo hacen es porque no
pueden. Se puede continuar preguntando: P3.1: ¿En qué radican las diferencias entre culturas
para que unas sean destructoras del medio y otras no? Normalmente, hablan del tamaño de la
población, pero es posible que alguien plantee que tienen organizaciones sociales y económicas
distintas, con lo cual podemos conectar con la siguiente hipótesis y con la noción de sistema).

H4:La crisis está provocada por el ansia de obtener beneficios por encima de todo. La solución sería
cambiar el sistema económico.
P4: ¿Por qué la tendencia a obtener beneficios produce deterioro ambiental?
(Esta pregunta la contestan con ejemplos concretos, normalmente no consiguen establecer la rela-
ción entre esta tendencia y el crecimiento económico ilimitado).

Tras la lectura de los Textos de investigación1,2,3,4 y 5 que aparecen al final de esta unidad, los
alumnos pueden consultar otras fuentes bibliográficas o internet.
001-026 CTMA 27/10/07 08:28 Página 17

Programación y orientaciones para el profesorado 17

Modelo de informe

Problema a investigar
¿CUÁL O CUÁLES SON LAS CAUSAS GENERALES DE LA CRISIS MEDIOAMBIENTAL? EN
CORRESPONDENCIA CON LAS MISMAS, ¿QUÉ SOLUCIONES PROPONDRÍAS PARA ATAJARLA?

Hipótesis del aula


1. El hombre es destructor por naturaleza, lo lleva inscrito en los genes. Aunque son los individuos
quienes contribuyen a degradar el medio, su responsabilidad es relativa puesto que mas bien
corresponde a la especie. La solución es reprimir estos comportamientos; en el futuro quizá
pueda emplearse la ingeniería genética.
2. Las personas son tal como las hace la sociedad. Aunque son los individuos los destructores
del medio, su responsabilidad no es tanto de ellos como de la sociedad. La solución pasa por
cambiar la sociedad.
3. Cada individuo es consciente, puede informarse y controlar su comportamiento. Por lo tanto,
cada uno de nosotros posee una parte de responsabilidad. La solución sería la mejora de la
información y educación.
4. La crisis es consecuencia de la industrialización. Siendo como somos si no hubiera habido
industrialización el medio no estaría como está. La solución pasa por el cambio en la indus-
tria, quizá invirtiendo en tecnologías menos agresivas con el medio.

Contrastación
La primera hipótesis no puede ser la causa de la crisis ecológica. No cabe duda de que la agresi-
vidad está inscrita en nuestros genes, pero ésta se puede encauzar de diversas maneras. Como mues-
tra el Texto 2, ha habido pueblos que han sabido preservar su medio ambiente, teniendo, incluso, una
tecnología parecida a otros que han sido agresivos con el mismo. ¿Tienen unos genes diferentes? Lo
más probable es que no, sino que sea la organización social la que los empuje a comportarse con su
medio de maneras tan diferentes.
Esto último parece dar la razón a la hipótesis 2 ya que lo que se afirma es que es la sociedad la
que determina en buena medida la mentalidad y los valores de las personas que forman parte de ella
(Texto 2). La fe en el progreso, la competitividad, son ideas propias de nuestro tiempo. Ahora bien,
en una sociedad compleja, como la nuestra, también recibimos la influencia de otro tipo de ideas. En
ciertas revistas -y muy raramente en periódicos, radio, televisión- aparecen en ocasiones ideas dife-
rentes o contrarias a las que normalmente nos transmiten los medios de comunicación y, en general,
la sociedad, con lo que hay cierto margen para la decisión individual, que es lo que afirma la hipóte-
sis 3. Pero sería ingenuo el pensar que la suma de las acciones individuales que pudiéramos hacer,
una vez hayamos tomado conciencia de los problemas ambientales, arreglaría la crisis ambiental,
porque la responsabilidad no sólo reside en los individuos sino en el sistema económico (Texto 5).
Más allá del individuo se encuentra un sistema económico cuyas características principales son el
crecimiento continuo, y el crecimiento poblacional como jamás había ocurrido en la historia de la
humanidad. Ambos tipos de crecimiento constituyen las causas de la destrucción ambiental generaliza-
da que sufre el planeta Textos 3, 4 y 5).
El crecimiento económico está basado en la maximización del beneficio, es decir, en la inversión
de capital para producir beneficio (más capital). Habitualmente, el capital inicial se invierte en una
industria o empresa para producir cierta mercancía con el objeto de ser consumida. El resultado de
001-026 CTMA 27/10/07 08:28 Página 18

18 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

este proceso es la obtención de beneficio. Si se quiere incrementar éste, hay que invertirlo para incre-
mentar la producción y a su vez el consumo.
La organización de un sistema de este tipo no se hizo de la noche a la mañana (Texto 3). A lo
largo de los siglos XV, XVI y XVII se desarrolló el comercio gracias a la mejora de los sistemas de
transporte (navegación, carreteras), a la aparición de la letra de cambio que posibilitó el surgimiento
posterior del papel moneda (Texto 1) y a la desaparición de aduanas. De esta manera comenzó a
emerger, primero en Inglaterra y después en países continentales europeos, una clase social adinera-
da: la burguesía que, tras una serie de revoluciones políticas, desplazó a las distintas monarquías
europeas del poder y preparó el camino legal para implantar un nuevo sistema socioeconómico: el
capitalismo.
La burguesía se hizo con las tierras de la monarquía, de la iglesia y de los municipios, mejoran-
do la producción agrícola con la utilización de fertilizantes, métodos nuevos de rotación de cultivos.
Esto constituyó la revolución agraria, que incrementó la demografía creando así una red de consumo
más solvente, y aportando capital y mano de obra barata para la aparición de la industria.
La Revolución Industrial (Texto 4) consistió en incrementar la producción industrial mediante
una mayor inversión de capital. Pero de no haber sido por una serie de factores, el crecimiento de la
industria se hubiera detenido una vez detenido el crecimiento demográfico. Gracias a descubrimien-
tos científicos y a inventos tecnológicos, al descubrimiento del carbón y del petróleo la producción
ha seguido creciendo desde entonces hasta la actualidad. Así mismo, la industrialización revertió en
el campo con la maquinización y el incremento de la producción de alimentos, lo cual disparó la
demografía hasta alcanzar los 6000 millones de seres humanos en el año 2000.
Ambos tipos de crecimiento, el económico (especialmente el industrial) y el demográfico son las
causas de la destrucción ambiental generalizada que sufre el planeta (Texto 5). El crecimiento de la
producción agrícola e industrial requiere un consumo de recursos cada vez mayor lo que se traduce
en un agotamiento de los mismos. Por otra parte, el transporte de mercancías, el consumo y los pro-
pios sistemas de extracción de recursos y de producción producen continuamente materiales de des-
echo, contaminación e impactos ambientales destructores del medio natural.

Conclusiones
En resumen, la hipótesis 4 es la más plausible siempre y cuando la ampliemos al conjunto del sis-
tema económico y no sólo al industrial, dado que el sistema económico actual, que busca el máximo
beneficio, aumenta la producción no sólo industrial, sino también la agrícola y ganadera, con lo cual
se incrementa el transporte y el consumo. Este sistema crece continuamente porque cada vez hay más
población y porque parte de esta población consume cada vez más. Si se detuviera este crecimiento,
se acabaría el leiv motiv del sistema, obtener beneficios. Una forma sería disminuir el consumo; de
ahí que desde los medios de comunicación nos bombardeen con la publicidad y nos transmitan unos
valores y una mentalidad consumista, con lo cual la hipótesis 3 también se ve corroborada. ¿Qué se
necesitaría para aminorar la crisis ambiental? Necesariamente un cambio de sociedad y tecnológico
sin los cuales el crecimiento proseguirá hasta que el planeta no de para más. Pero este cambio es difí-
cil, se necesita una nueva mentalidad y ello pasa porque cada uno de nosotros tome conciencia de la
situación, con lo cual la hipótesis 2 también posee algo de verdad.
001-026 CTMA 27/10/07 08:28 Página 19

Programación y orientaciones para el profesorado 19

4. EVALUACIÓN

A continuación presentamos los criterios de evaluación de cada unidad. Estos criterios recogen los con-
tenidos más importantes de cada unidad, orientan al alumno en su estudio y sirven de guía al profeso-
rado para poner los exámenes.

U 1. PROBLEMÁTICA AMBIENTAL
1. Explicar las funciones generales del medio natural, así como la evolución de la atmósfera
terrestre.
2. Definir, clasificar, reconocer y diferenciar los diferentes conceptos relacionados con la proble-
mática ambiental: recursos, residuos, impactos, riesgos.
3. Diferenciar las distintas etapas que se pueden distinguir a lo largo de la historia en las relacio-
nes entre el hombre y el medio natural.
4. Enunciar los principales puntos de la Teoría de Sistemas, su relación con los principios de la
Termodinámica y diferenciar la metodología analítico-parcelaria de la sistémica.
5. Enunciar los problemas ambientales globales y explicar las causas generales de la crisis
ambiental actual.
6. Explicar los factores que intervienen en el crecimiento demográfico y el crecimiento econó-
mico.
7. Explicar los límites al crecimiento y su relación con el Segundo Principio de la Termodi-
námica.
8. Realizar, completar e interpretar diagramas causales, reconociendo variables y relaciones cau-
sales, especialmente las de retroalimentación.
9. Interpretar diferentes tablas y gráficas. Confeccionar gráficas a partir de tablas de datos.
10. Analizar textos y relacionarlos con los contenidos de las unidades.
Nota: Los criterios de evaluación de procedimientos 8, 9 y 10 son aplicables a cualquier otra
unidad de esta programación.

U2. HACIA UNA SOCIEDAD SOSTENIBLE


1. Definir y explicar el concepto de sostenibilidad en relación a la capacidad de carga global y a
la capacidad de acogida. Interpretar datos de la huella y balance ecológicos.
2. Enunciar, reconocer y aplicar los principios operativos de sostenibilidad.
3. Relacionar estos principios con el 2º Principio de la Termodinámica y la complejidad de sis-
temas.
4. Diferenciar la concepción mecanicista y sistémica de Medio Ambiente.
5. Definir el concepto de desarrollo sostenible y en qué se diferencia del actual modelo de creci-
miento continuado.
6. Analizar críticamente los conceptos de sostenibilidad ecológica, económica y social.
7. Explicar y aplicar a casos sencillos las medidas de gestión ambiental y su relación con los pro-
blemas ambientales y los criterios operativos de sostenibilidad.
001-026 CTMA 27/10/07 08:28 Página 20

20 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

U 3. LA BIOSFERA. PROBLEMÁTICA Y GESTIÓN SOSTENIBLE


1. Reconocer y definir los componentes de un ecosistema y explicar sus funciones.
2. Elaborar e interpretar cadenas y redes tróficas, y valorar su interés para entender las consecuen-
cias de la contaminación y de la introducción y desaparición de especies.
3. Explicar la dinámica de la energía en el ecosistema a la luz del 2º Principio de la
Termodinámica y definir los parámetros que miden la energía.
4. Explicar los principales ciclos de materia y su relación con problemas ambientales.
5. Describir la dinámica de poblaciones en función del potencial biótico y de la resistencia
ambiental, y enunciar los principales factores de resistencia ambiental.
6. Caracterizar las etapas de la sucesión y regresión ecológicas.
7. Definir biodiversidad, enumerar sus funciones y explicar los principales recursos que propor-
ciona al hombre.
8. Explicar las causas de la pérdida de biodiversidad y de los riesgos bióticos y valorar su inciden-
cia en los ecosistemas y sociedades.
9. Explicar los principios de una gestión sostenible de la biosfera y aplicarlos a distintos casos.
10. Valorar la importancia del conocimiento de los ecosistemas en la planificación del territorio.
11. Resolver problemas sencillos en relación con la eficiencia, la demografía y la sostenibilidad.

U 4. EL SUELO. PROBLEMÁTICA Y USO SOSTENIBLE


1. Explicar los factores que intervienen en la formación de un suelo.
2. Definir el concepto de suelo y describir y esquematizar un perfil de un suelo y explicar algunas
propiedades en función de sus características.
3. Enumerar los factores que determinan la erosión de un suelo, relacionar estos factores con las
variables de la ecuación de pérdida de suelo (USLE).
4. Indicar y explicar los factores que degradan los suelos y valorar las consecuencias de la erosión
y la desertificación.
5. Diferenciar entre desertización y desertificación
6. Aplicar los principios de sostenibilidad a la conservación de los suelos y enumerar las medidas
de control de la erosión y desertificación.
7. Interpretar mapas topográficos, calcular áreas y pendientes.

U5. LA ATMÓSFERA. PROBLEMÁTICA Y SOSTENIBLIDAD


1. Describir la composición y estructura de la atmósfera.
2. Explicar las funciones de la atmósfera
3. Explicar la circulación general de la atmósfera y su relación con las grandes zonas climáticas.
4. Explicar las condiciones atmosféricas que caracterizan a una borrasca y a un anticiclón.
5. Explicar y valorar los riesgos climáticos: huracanes y tormentas y sequías.
6. Explicar el fundamento del aprovechamiento de la energía solar y eólica, valorando sus venta-
jas e inconvenientes como energías alternativas. Indicar los criterios de clasificación de los con-
taminantes atmosféricos.
001-026 CTMA 27/10/07 08:28 Página 21

Programación y orientaciones para el profesorado 21

7. Indicar los criterios de clasificación de los contaminantes atmosféricos.


8. Explicar los factores que inciden en la dispersión de los contaminantes y en su concentración y
aplicar estos conocimientos a situaciones atmosféricas y topográficas concretas.
9. Explicar algunos problemas ambientales tanto de escala local, regional como global, especial-
mente el incremento del efecto invernadero, debilitamiento de la capa de ozono y lluvia ácida,
enumerando sus consecuencias para la vida humana y los ecosistemas.
10. Aplicar los criterios de sostenibilidad a los diferentes problemas, proponer medidas para solu-
cionarlos y valorar críticamente la postura de los diferentes países.

U 6. LA HIDROSFERA. PROBLEMÁTICA Y GESTIÓN SOSTENIBLE


1. Relacionar las características del agua con sus propiedades y funciones
2. Describir el ciclo del agua como un sistema con compartimentos con una circulación continua
entre los mismos.
3. Explicar y formular el balance de una cuenca hidrográfica y cómo el hombre interviene en él.
4. Interpretar mapas topográficos y las redes de drenaje y a partir de datos, analizar calcular
balances hidrográficos.
5. Relacionar la dinámica de los océanos con algunos aspectos del clima
6. Diferenciar entre usos consuntivos y no consuntivos del agua, indicando ejemplos de los mismos.
7. Explicar el fundamento de una central hidroeléctrica y enumerar las ventajas e inconvenientes
de este tipo de energía.
8. Explicar el problema de la sobreexplotación valorando sus repercusiones, en especial, la sobre-
explotación de acuíferos.
9. Indicar los factores que contribuyen a aumentar el riesgo de inundaciones y valorar la inciden-
cia de éstas
10. Indicar fuentes y tipos de contaminación del agua.
11. Explicar y valorar problemas ambientales originados por la contaminación: eutrofización, con-
taminación de acuíferos, contaminación del mar por petróleo.
12. Explicar algunos métodos para valorar la calidad del agua, en especial la DBO.
13. Explicar el fundamento del tratamiento de aguas residuales y de la potabilización.
14. Explicar el fundamento de la gestión tradicional del agua y diferenciarlo de la gestión sosteni-
ble de este recurso, indicando los principios de sostenibilidad pertinentes.
15. Aplicar a supuestos concretos los principios de sostenibilidad.

U 7. GEOLOGÍA AMBIENTAL
1. Explicar las causas y describir sucintamente la dinámica interna de la geosfera.
2. Explicar las causas y describir la dinámica externa del planeta.
3. Explicar los riesgos derivados de los procesos internos y valorar su incidencia.
4. Explicar los riesgos derivados de procesos externos: movimientos de ladera, subsidencias y
colapsos y suelos expansivos, valorar su incidencia.
001-026 CTMA 27/10/07 08:28 Página 22

22 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

5. Indicar las medidas de carácter predictivo, preventivo y correctivo en la planificación de los


distintos riesgos geológicos.
6. Diferenciar recurso de reserva, e indicar los tipos de recursos minerales y energéticos que nos
proporciona la geosfera
7. Definir el concepto de yacimiento, de mena y de ganga e indicar los tipos de recursos minerales.
8. Explicar los usos de las energías fósiles y de la energía de fisión y valorar sus ventajas e incon-
venientes.
9. Explicar y valorar la problemática ambiental: agotamiento de recursos e impactos y riesgos
inducidos.
10. Explicar los fundamentos de una gestión sostenible de los recursos y de los residuos frente a la
gestión actual.
11. Interpretar mapas topográficos y esquemas gráficos en relación a riesgos geológicos.

U 8. CARTOGRAFÍA Y ORDENACIÓN DEL TERRITORIO


1. Explicar los fundamentos de las modernas técnicas de investigación GPS, fotografía por saté-
lite y radiometría.
2. Interpretar mapas topográficos, calcular distancias, superficies y pendientes y realizar perfiles
topográficos.
3. Explicar el fundamento de la ordenación del territorio en relación a la sostenibilidad.
4. A partir de mapas temáticos, aplicar a casos sencillos las técnicas de ordenación del territorio
001-026 CTMA 27/10/07 08:28 Página 23

Programación y orientaciones para el profesorado 23

5. BIBLIOGRAFÍA
Bertalanffy, L. Von (1968). Teoría General de Sistemas. F.C.E. Madrid, 1976.
CMMAD, (1986). Nuestro futuro común. Alianza. Madrid, 1996.
Costanza, R.; Cumberland, J.; Daly, H.; Goodland, R. y Norgaard, R. (1997). Introducción a la
Economía Ecológica. AENOR. Madrid, 1999.
Daly, H.E., (1990). Toward Some Operational Principles of Sustainable development. Ecological
Economics, 2, pp. 1-6.
García, J. E. (1998). Hacia una teoría alternativa sobre los contenidos escolares. Diáda. Sevilla.
Georgescu-Roegen, N. (1971). La ley de la Entropía y el proceso económico. Visor-Fundación
Argentaria. Madrid.
Gil, D. (1993). Contribución de la historia y de la filosofía de las ciencias al desarrollo de un modelo
de enseñanza/aprendizaje como investigación. Enseñanza de las Ciencias, 11 (2), pp. 197-212.
Godelier, M. (1974). Antropología y biología. Anagrama. Barcelona, 1976.
Luffiego, M y Rabadán, J.M. (2000). La evolución del concepto de sostenibilidad y su introducción en
la enseñanza. Enseñanza de las Ciencias (en prensa).
Meadows, D.H.; Meadows, D. L. y Randers, J. (1991). Más allá de los límites del crecimiento. El País
Aguilar. Madrid, 1992.
Naredo, J.M. (1996). Sobre el origen, el uso y el contenido del término “sostenible”. Documentación
Social, 102, pp. 129-147.
Nieda, J. y Barahona, S. (1993). Ciencias de la Tierra y del Medio Ambiente. Materiales didácticos.
MEC. Madrid.
Pascual Trillo, J.A. (1998). Por unas ciencias ambientales y unas ciencias de la Tierra. Reflexiones crí-
ticas y propuestas para un debate. Enseñanza de las Ciencias, 16 (2), pp. 341-351.
Perling, J. (1999). Historia de los bosques. El significado de la madera en el desarrollo de la
Civilización. Gaia, Proyecto 2050. Madrid.
Pinker, S. (2000). La materia y el espíritu en el centro del debate. Mundo Científico, 209, pp. 38-39.
Ponting, C. (1991). Historia verde del mundo. Paidós. Barcelona, 1992.
Prigogine y Stengers (1979). La nouvelle Alliance. Métamorphose de la science. Gallimard. París.
Rebollo, M. (2000). Orientaciones didácticas y análisis curricular de las Ciencias de la Tierra y del
Medio Ambiente: su desarrollo en Andalucía. En J. Barba y J. Sáiz de Omeñaca (Eds.)
Documentos del XI Simposio sobre la Enseñanza de la Geología. Universidad de Cantabria
Reigeluth, C.M. y STEIN, F.S. (1983). The Elaboration Theory of instruction. En C. M. Reigeluth (Ed).
Instructional desing. Theories and models. LEA, Hillsdale. New Jersey, pp. 335-383.
Sequeiros, L. (1998). De la III Cumbre de la Tierra (Río de Janeiro, 1992) al fracaso de la Conferencia
de Kioto (1997): claves para comprender mejor los problemas ambientales del planeta. Enseñanza
de las Ciencias de la Tierra, (6.1), pp.3-12.
UNESCO (1997). International Conference. Environment and Society: Education and public
Awareness for Sustainability, Grecia.
Villeneuve, C. (1996). Módulo de educación ambiental y desarrollo sostenible. Programa internacio-
nal de educación ambiental UNESCO-PNUMA. Los Libros de la Catarata. Madrid, 1997.
001-026 CTMA 27/10/07 08:28 Página 24
025-076 CTMA 27/10/07 08:32 Página 25

UNIDAD

1 PROBLEMÁTICA
AMBIENTAL
1. INTRODUCCIÓN
2. INTERACCIÓN MEDIO NATURAL - SOCIEDAD
3. ¿CÓMO ESTUDIAR LOS PROBLEMAS AMBIENTALES?
4. CAUSAS DE LA CRISIS MEDIOAMBIENTAL
5. LÍMITES AL CRECIMIENTO Y AL CONOCIMIENTO
025-076 CTMA 27/10/07 08:32 Página 26
025-076 CTMA 27/10/07 08:32 Página 27

Unidad 1: La problemática ambiental 27

UNIDAD 1:
LA PROBLEMÁTICA
AMBIENTAL

1. INTRODUCCIÓN
No cabe duda de que la razón fundamental de que se imparta ahora
educación ambiental en la escuela y, en concreto, de que se estudie
esta asignatura, es la toma de conciencia de la sociedad de la crisis
ambiental. Es, por lo tanto, la existencia de problemas ambientales
reales, y no sólo académicos o científicos, la que ha propiciado el
nacimiento del movimiento ecologista y, posteriormente, la trasla-
ción de la preocupación por la conservación del medio ambiente a la
opinión pública y política. Los estados se han visto obligados, desde
entonces, a la promulgación de una legislación ambiental capaz de
regular las actividades humanas y de prevenir sus consecuencias y a
introducir la temática ambiental en el sistema educativo.
Como consecuencia de este proceso de extensión de la con-
ciencia de estos problemas, pocas son las personas que niegan ya la
existencia de una crisis medioambiental que nos obligará a cambiar
nuestro modo de vida en unos cuantos años. Uno de los objetivos
del presente curso es conocer los entresijos de la misma, sus causas
y su auténtica dimensión, con el fin de entender y valorar las medi-
das que se comienzan a arbitrar para ponerle solución.
El nombre de esta asignatura posee dos partes: Ciencias de la
Tierra y Ciencias Medioambientales. Estos epígrafes corresponden
a dos objetivos diferentes pero complementarios. Por una parte, se
trata de comprender la dinámica de los sistemas naturales del plane-
ta: biosfera, hidrosfera, atmósfera y geosfera, y, por otra, de cono-
cer y valorar las interacciones que las sociedades humanas mantie-
nen con cada uno de estos sistemas, éstas no sólo han permitido el
desarrollo de las sociedades, sino también la aparición de problemas
ambientales.
Los problemas ambientales que nos acechan son complejos,
requieren un análisis desde diferentes disciplinas científicas como la
ecología, economía, hidrología, geología, distintas ingenierías,
derecho, etc. Resulta fácil comprender que esta materia tenga un
carácter particularmente interdisciplinar. En esta jungla de puntos
de vista será importante utilizar alguna teoría que trate de integrar
todos estos conocimientos; esta teoría es la Teoría de Sistemas.
Todas las páginas de estas unidades presentan un margen
amplio, para que puedas realizar anotaciones durante la explicación
del profesor o en el momento de realizar su estudio.
025-076 CTMA 27/10/07 08:32 Página 28

28 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

2. INTERACCIÓN MEDIO
NATURAL - SOCIEDADES

2.1 La Tierra. Funciones del medio natural


Desde el espacio, la Tierra aparece como una hermosa nave espa-
cial de color azulado y blanco. A ella llega la radiación electro-
magnética del Sol que, después de filtrarse en la atmósfera, queda
reducida a luz prácticamente y es esta luz la que baña la superfi-
cie transformándose, una vez reflejada, en radiación infrarroja.
La Tierra, a su vez, está compuesta de varias capas: atmósfe-
ra, hidrosfera, geosfera y biosfera, que son objeto de estudio por
parte de la Climatología, Geología y Biología y otras disciplinas.
Gracias a la energía enviada por el Sol y a la gravedad, exis-
ten una serie de interacciones y movimientos que dan lugar a los
siguientes procesos: el ciclo del agua, el movimiento del aire, el
efecto invernadero (el mantenimiento de una temperatura constan-
te en la troposfera, bastante más elevada que la que habría en el
caso de no existir los gases invernadero: vapor de agua, dióxido de
carbono, metano, etc.), el efecto albedo (el reflejo de la luz debi-
da principalmente a las superficies heladas y a las nubes). Todos
ellos y algunos más son los responsables de la existencia de los
climas terrestres y de que la superficie continental sufra un proce-
so continuo de desgaste y transporte de materiales procedentes de
las rocas, con la subsiguiente deposición en los fondos oceánicos.
La presencia de ciertos gases atmosféricos filtra la radiación peli-
grosa para la vida e impide que llegue a la superficie terrestre. Así,
el ozono de la estratosfera detiene la radiación ultravioleta más
energética que de otra manera produciría lesiones a los seres
humanos y a otros seres vivos.
Por otra parte, el calor interno que exporta el núcleo terrestre
es el responsable de procesos y fenómenos tales como la apertura de
océanos, el choque de continentes, formación de cordilleras, exis-
tencia de terremotos y volcanes, y formación de rocas y minerales.
La vida también interacciona con la energía solar; especial-
mente los vegetales que captan luz y gracias a ello producen mate-
ra orgánica de la cual se alimentan ellos y el resto de los organis-
mos de los ecosistemas. Así mismo, desde que la vida se formó, la
biosfera ha ido cobrando cada vez más importancia en la regula-
ción de los climas, en el mantenimiento del efecto invernadero y
en el mantenimiento del equilibrio de los gases atmosféricos. El
oxígeno atmosférico es un producto del metabolismo de los prime-
ros organismos fotosintéticos (Fig.1).
Es tan notoria la contribución de la biosfera en la autorregu-
lación de estos equilibrios que Lovelock ha planteado la hipótesis
Gaia, según la cual la Tierra sería un inmenso organismo con
capacidad autorreguladora y de respuesta.
025-076 CTMA 27/10/07 08:32 Página 29

Unidad 1: La problemática ambiental 29

Fig. 1. Concentración de gases atmosféricos a lo largo del tiempo.

Las funciones del medio natural son las siguientes:


• El medio natural nos protege de las peligrosas radiaciones solares
y, al propio tiempo, mantiene una temperatura apta para la vida.
• Sirve de soporte para las diferentes actividades humanas: edifica-
ción, construcción de carreteras, navegación marítima y aérea, etc.
• Es una fuente de recursos, tanto materiales como energéticos, para
el mantenimiento de las sociedades.
• Posee capacidad de asimilación de desechos y de impactos.
Pero al mismo tiempo que el medio natural realiza estas fun-
ciones, también ejerce presiones negativas sobre las sociedades
humanas a consecuencia de ciertos fenómenos que pueden causar
pérdidas económicas y de vidas humanas.

2.2 Actividades humanas


Las sociedades humanas realizan una serie de actividades que per-
miten a los hombres tener vivienda, alimentarse, vestirse, desplazar-
se, etc. En síntesis son actividades de ocupación del territorio, de
extracción y producción, de transporte y de consumo. Para realizar-
las precisan apropiarse de recursos naturales, tanto materiales como
energético, que tras ser transformados y consumidos producen des-
echos que tienen consecuencias para el medio ambiente. Dichas
consecuencias son los impactos ambientales que sufre el medio
natural. Pero éste, debido a los procesos y fenómenos que ocurren
en él desencadena riesgos que tienen repercusiones sobre la econo-
mía y vidas de los seres humanos (Fig. 2).
025-076 CTMA 27/10/07 08:32 Página 30

30 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

Fig. 2. Interacción entre el sociosistema y el medio natural. El sociosistema extrae


recursos necesarios para la producción y el consumo y, como consecuencia de las
tranformaciones a que se ven sometidos se producen desechos. A su vez, el medio
natural produce riesgos.

Estas actividades las podemos dividir en:


• Actividades de ocupación del territorio
La ocupación de un territorio puede ser pasajera o permanente. Las
sociedades itinerantes -actualmente, al borde de la desaparición-
ocupan transitoriamente un territorio, por lo que, una vez abandona-
do, éste vuelve a adquirir su aspecto natural, normalmente. Las
sociedades sedentarias ocupan el territorio irreversiblemente ya que
ello supone la construcción de viviendas, industrias y otras cons-
trucciones, así como una red de caminos y carreteras, vías férreas,
tendidos eléctricos, etc.
• Utilización de recursos naturales
Los recursos naturales son el conjunto de componentes del medio
natural que utiliza el hombre para la obtención de bienes y servicios
con el fin de cubrir sus necesidades y deseos.
Los recursos naturales se utilizan en las fábricas como mate-
rias primas y como fuentes energéticas que alimentan los procesos
de producción y transporte. Estas materias primas se convierten en
mercancías en cuanto son intercambiadas por dinero en el mercado.
Clasificación
Tomando como criterio la renovabilidad (es decir, si los recursos
son formados cíclicamente por la naturaleza):

PERENNES: todos aquellos recursos energéticos que proceden del sol y de la energía interna de la
Tierra poseen una duración que sobrepasa con mucho la presencia de vida humana en el planeta.

POTENCIALMENTE RENOVABLES: recursos que se regeneran y que pueden durar indefinida-


mente si no se explotan en exceso.

NO RENOVABLES: recursos cuya renovabilidad carece de significación a escala humana.


025-076 CTMA 27/10/07 08:32 Página 31

Unidad 1: La problemática ambiental 31

En muchas ocasiones, tan sólo se diferencia entre recursos


renovables y no renovables, considerando como renovables conjun-
tamente a los perennes y potencialmente renovables.
Aunque más adelante lo entenderemos mejor, es necesario
indicar que los recursos energéticos son todos ellos no renovables,
porque una vez consumido cualquier tipo de energía no hay forma
de restituirla. Por ejemplo, la energía que encierra un trozo de made-
ra una vez liberada nada ni nadie puede recogerla y volverla a res-
tituir. Estrictamente hablando lo que sí pueden ser renovables son
las fuentes materiales que contienen la energía; siguiendo con el
ejemplo de la madera, podemos explotar un bosque, continuamente
respetando su capacidad de regeneración.
Según el uso que hacemos de ellos, los recursos pueden ser
consuntivos o no consuntivos (si se consumen o no con el uso que
hacemos de ellos). Todas las energías son consuntivas, mientras que
la materia es o no consuntiva dependiendo de si se dispersa y con-
tamina o no. Por ejemplo, es consuntivo el uso del agua utilizada
para limpiar o beber, pero no para navegar.
Si tomamos como criterio de clasificación su procedencia:

ENERGÉTICOS SOLAR (TÉRMICA Y FOTOVOLTAICA)


HIDRAÚLICA
EÓLICA
BIOMASA
FOSIL (CARBÓN, PETRÓLEO, GAS)
NUCLEAR
GEOTÉRMICA

MATERIALES HÍDRICOS: Agua continental (superficial y subterránea)


MINERALES: metálicos y no metálicos
BIOLÓGICOS: Agropecuarios (agrícolas y ganaderos), pesca y
acuicultura, forestales.

MEDIOAMBIENTALES PAISAJÍSTICOS

• Expulsión de residuos:
El medio natural no sólo es utilizado por el hombre para la extrac-
ción de recursos, sino como medio para la dispersión o deposición
de residuos.
Desde un punto de vista ambiental, se puede definir residuo
como el material o energía expulsado al medio natural por el hom-
bre y susceptible de producir impacto ambiental.
Desde el punto de vista económico, los residuos son los pro-
ductos de desecho caloríficos y materiales tanto sólidos, como líqui-
dos y gaseosos, generados en actividades de extracción, producción,
transporte y consumo, que su poseedor los destina al abandono, por
no tener valor económico.
025-076 CTMA 27/10/07 08:32 Página 32

32 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

Clasificación:

Tomando como criterio de clasificación su naturaleza:

ENERGÉTICOS CALOR
RADIACIÓN
RUIDO

MATERIALES GASEOSOS
LÍQUIDOS
SÓLIDOS
RADIACTIVIDAD

Los residuos materiales gaseosos, líquidos y sólidos pueden


clasificarse atendiendo a su biodegradabilidad (Materia orgánica), a
su reintegrabilidad (CO2, nitratos, fosfatos,...), a su reciclabilidad
(metales, vidrio, plásticos), a su toxicidad (metales pesados bioacu-
mulables), y los radiactivos a su período de vida media y a su grado
de toxicidad.
La contaminación consiste en residuos que se dispersan en el
medio. Son energías y sustancias sin valor económico y no recicla-
bles, y que, además a determinadas concentraciones, pueden causar
molestias, daños o riesgos a las personas o a sus bienes y a otros
organismos, o bien ser origen de alteraciones en el funcionamiento
de los ecosistemas, en el clima y en los bienes materiales.

ACTIVIDADES DE APLICACIÓN:
1. Observa la Fig. 1
a) ¿A qué se debió la formación del oxígeno hace unos 3000 millones de años? ¿Y de ozono?
b) ¿Cual fue la causa del descenso de dióxido de carbono? ¿Y de hidrógeno?
2. Indica ejemplos de recursos que sean perennes, potencialmente renovables y no renovables.
3. ¿Cuáles de ellos serían consuntivos y cuáles no consuntivos?
4. ¿En qué categoría incluirías el suelo? Razónalo.
5. Indica ejemplos de radiación y de radiactividad y señala la fuente de su procedencia.
6. Formula ejemplos de residuos procedentes de tus propias actividades que sean gaseosos, líquidos y
sólidos. Indica cuáles son biodegradables y cuáles reciclables.

2.3 Problemas ambientales


La realización de estas actividades por los hombres permite la sub-
sistencia y el desarrollo de las sociedades humanas, pero, desgracia-
damente, también origina problemas ambientales. Definimos pro-
blema ambiental como cualquier alteración ambiental que constitu-
ya un motivo de preocupación para los seres humanos. Por esta
razón, la expresión problemática ambiental incluye todo problema
relacionado con el medio del cual toman conciencia las personas
025-076 CTMA 27/10/07 08:32 Página 33

Unidad 1: La problemática ambiental 33

(estudian sus causas y buscan soluciones) dado que, generalmente -


aunque no siempre-, tienen repercusiones sobre la salud o sobre los
bienes económicos.
Como consecuencia de la interacción entre sociedades y
medio natural se producen impactos ambientales negativos, es
decir, alteraciones en el medio derivadas de la ocupación del terri-
torio, de la extracción y explotación de recursos naturales, del
transporte de mercancías y personas y de la producción de desechos.
Por el hecho de estar ubicadas en diferentes territorios, las socieda-
des se encuentran expuestas a riesgos o amenazas de distinta índo-
le que proceden del medio natural. Finalmente, los recursos natura-
les se pueden agotar lo cual puede constituir un riesgo para las
sociedades humanas dado que puede frenar su desarrollo.
El abanico de problemas ambientales incluye por lo tanto, los
impactos ambientales negativos derivados tanto de la expulsión de
residuos y contaminantes, como de otras acciones humanas, el ago-
tamiento de los recursos tanto renovables como no renovables y los
riesgos (Fig.2).
Otra clasificación que utilizaremos es la que los diferencia
según la escala, en problemas locales, regionales y globales. Los
problemas locales afectan a una región pequeña, los regionales a
regiones extensas y los problemas globales tienen una incidencia a
nivel planetario.
Cuando el conjunto de problemas supera la capacidad humana
para resolverlos, es decir, cuando las relaciones sociedad-medio natu-
ral se vuelven insostenibles, bien sea por las actividades humanas o
bien por procesos naturales, entonces se habla de crisis ambiental.

• Impactos ambientales
A diferencia de los residuos, la contaminación constituye en sí un
impacto ambiental. Además de la contaminación, las actividades
humanas de ocupación, extracción de recursos, producción, trans-
porte y consumo producen otro tipo de impactos: destrucción de
hábitats, erosión, extinción de especies,
etc. Como ya debe ser evidente, cierto
tipo de impactos son inevitables porque
se generan a causa de actividades nece-
sarias para mantener tanto al individuo
como al sistema social.
Se puede definir impacto ambien-
tal como la transformación que sufre el
medio natural a consecuencia de activi-
dades humanas (Fig. 3). El medio natu-
ral es dinámico; si consideramos un fac-
tor determinado del medio, éste puede
evolucionar positiva (adquirir mayor
calidad), negativamente (menor cali-
Fig. 3. Impacto ambiental definido como el cambio producido en la
dad) o de manera constante. evolución de un factor ambiental, tras una intervención humana.
025-076 CTMA 27/10/07 08:32 Página 34

34 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

Aunque la mayoría de las actividades humanas poseen un efec-


to negativo para el medio, sin embargo, algunos impactos pueden
ser positivos. En la figura 3 se representa la evolución natural nega-
tiva de un factor que además recibe un impacto negativo: debido a
una actuación humana el factor ambiental pierde más calidad toda-
vía. Un ejemplo de ello sería una zona que sufre erosión debida a
factores naturales y que es incrementada a causa de actividades
humanas. También podemos pensar en impactos positivos como por
ejemplo la mejora de la fertilidad de un suelo por el hombre.
Por otra parte, hay impactos negativos irreversibles, mientras
que hay otros que son reversibles, recuperables por el propio medio
natural.
Finalmente pueden poseer una escala local o regional e inclu-
so global.

IMPACTOS POSITIVOS

IMPACTOS NEGATIVOS REVERSIBLES


IRREVERSIBLES

LOCALES
REGIONALES
GLOBALES

Clasificación:
• Riesgos
La interacción entre las sociedades humanas y su medio natural
debe contemplar no sólo los impactos producidos por las activida-
des humanas, sino también la acción de ciertos fenómenos naturales
sobre estas sociedades. A este respecto, los desastres naturales no
sólo se deben a la peligrosidad de los procesos sino a la localización
de los asentamientos y a la densidad de los mismos.
Definimos riesgo como la posibilidad de que se produzcan
daños sobre las personas o sus bienes debido a la probabilidad de
ocurrencia (peligrosidad) de un proceso o evento, a la exposición de
la población y a la vulnerabilidad de cada habitante.
Esta posibilidad o riesgo es función de tres factores:
– Peligrosidad (P): probabilidad de ocurrencia de un fenóme-
no potencialmente perjudicial.
– Exposición (E): es el número total de personas o de bienes
sometidos a una determinada amenaza. Depende de la densi-
dad de habitantes.
– Vulnerabilidad (V): es el tanto por ciento respecto al total
expuesto de víctimas mortales o pérdida de bienes materia-
les provocados por un evento. Se calcula atendiendo a situa-
ciones anteriores.
025-076 CTMA 27/10/07 08:32 Página 35

Unidad 1: La problemática ambiental 35

Determinados los tres factores, el riesgo puede ser calculado


mediante la siguiente fórmula:

RIESGO = P x E x V

RIESGOS NATURALES: provocados CLIMATOLÓGICOS


por fenómenos o procesos naturales

GEOLÓGICOS DE PROCESOS EXTERNOS

DE PROCESOS INTERNOS

BIÓTICOS

RIESGOS INDUCIDOS: riesgos


naturales potenciados por actividades
humanas

RIESGOS TECNOLÓGICOS: la causa


reside en actividades humanas

Clasificación:
Aunque la diferencia entre riesgo e impacto parece clara, en ocasio-
nes un impacto ambiental puede volverse contra las propias perso-
nas constituyendo cierto riesgo y, viceversa, una amenaza natural
puede provocar además de riesgo para las personas, impactos en el
medio natural (Fig.4).
Un ejemplo del primer caso sería la contaminación
provocada por los automóviles que, además de contribuir
al incremento del efecto invernadero, puede producir cán-
cer en las personas y amenazas ante el posible cambio cli-
mático, y del segundo caso la erupción de un volcán que
puede constituir un riesgo para las sociedades humanas y
al mismo tiempo producir una abundante contaminación
que altere el medio natural.
• Agotamiento de los recursos naturales Fig. 4. Interacción medio-sociosistema.

El agotamiento de recursos naturales puede constituir un riesgo para


el hombre pues puede tener una seria incidencia en sus actividades
económicas e incluso, poner en peligro vidas humanas (si es un bien
vital como el alimento o el agua), pero además, en ocasiones, puede
constituir un impacto para los ecosistemas. El agotamiento de agua
de un lago o la pérdida de biodiversidad son dos ejemplos de ello.
025-076 CTMA 27/10/07 08:32 Página 36

36 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

ACTIVIDADES DE APLICACIÓN
7. Distingue entre los siguientes problemas ambientales (impactos y riesgos): extinción de ballenas,
erosión natural, deforestación, agotamiento del petróleo, contaminación volcánica, paludismo,
contaminación de un río.
8. Realiza una gráfica calidad factor ambiental/tiempo, que represente la evolución estable de un fac-
tor (la fertilidad de un suelo).
a) Indica en la misma el impacto negativo que tendría una determinada actuación que has de pro-
poner.
b) Indica una actuación positiva.
9. ¿Qué impacto consideras más grave, la basura que dejan algunos grupos de jóvenes cuando salen
al campo o la construcción de un pilar de un puente en el cauce de un río? ¿por qué?
10. A partir de la siguiente lista de riesgos señala a qué grupo pertenecen: incendios forestales, epi-
demia de gripe, seísmo, sequía, inundación, accidentes de tráfico, desprendimiento de rocas, cán-
cer de pulmón, guerra nuclear.
11. La marea negra producida por el hundimiento del petrolero Prestige en 2002 ¿se puede conside-
rar un impacto ambiental, un problema ambiental, o ambas cosas a la vez? Razónalo. ¿Constituía
un riesgo también?
12. ¿La caída de un meteorito de un diámetro de 2 metros en la superficie continental de nuestro pla-
neta, constituye un riesgo? ¿Y la caída de un meteorito de 30 metros en la Luna? Razónalo.
13. Calcula el índice de vulnerabilidad en 1992 para el total de desastres naturales en el mundo y en
España, a partir de los siguientes datos: Mundo: 5.420 millones de habitantes y 13.000 muertos;
España: 39 millones de habitantes y 104 muertos.
14. En el Cuadro 1 (página siguiente) figura un listado de los principales problemas ambientales
locales que hay en Cantabria, muchos de los cuales se dan en otras Comunidades españolas.
a) Clasifícalos atendiendo al tipo de problema ambiental.
b) ¿Cuál de ellos te parece más importante?
c) ¿Cuáles de ellos se producen por actividades fuera de la ley?
d) ¿Cuáles por obtención del máximo beneficio posible?
15. En esa tabla faltan por indicar algunos problemas ambientales. ¿Sabrías cuáles son?
025-076 CTMA 27/10/07 08:32 Página 37

Unidad 1: La problemática ambiental 37

Cuadro 1: Ejemplo de síntesis de la problemática a nivel regional (Cantabria)


PROBLEMA CAUSA AGENTES LOCALIZACIÓN GRAVEDAD SOLUCIONES

Regresión Talas abusivas Agricultores, ganaderos Generalizado en todo el Muy alta Medidas de protección del
bosque Roturación para Empresas territorio bosque autóctono
autóctono pastos, agricultura madereras/papeleras Política forestal
Incendios sostenible

Repoblación Abandono de tierras Propietarios de suelo Eucalipto en litoral Alta Política forestal
con especies de cultivo y pastos rústico Pino insigne en montañas sostenible. Uso de la
exóticas Presión industria Empresas de interior EIA en repoblaciones
(Eucalipus y papelera papeleras/forestales Investigación en
Pinus insignis) Servicio forestal producción forestal

Degradación Destrucción de Agricultores y Áreas montañosas del Muy alta Protección fauna
de hábitats hábitats ganaderos interior Compensación a
faunísticos Furtivismo y caza Promotores turísticos Marismas litoral agricultores
Fragmentación del Furtivos afectados
territorio Declaración zonas protegidas

Degradación Extracción de áridos Empresarios hosteleros Zonas costeras Alta Protección de zonas
de sistemas Instalación de Jefatura de costas occidentales de dunas
dunares chiringuitos Aplicación Ley
Repoblaciones Costas
forestales

Relleno de Obtención de suelo Agricultores y En todos los estuarios y Alta Control de usos en
estuarios para agricultura y constructores rías del litoral estuarios y rías
urbanización Jefatura Costas Aplicación Ley costas

Incendios Obtención de terrenos Agricultores y ganaderos Zonas de landas, eucaliptales Muy alta Adecuación de la política forestal
forestales Descuidos usuarios Excursionistas y pinares y encinares a los intere4ses
Quemas de rastrojo Servicio Forestal cantábricos de la población rural
Falta de control Dotación de medios contra incendios

Erosión e Cortas a hecho Agricultores y Zonas en pendiente en Alta Realización de mapa


inestabilidad Deforestación ganaderos todo el territorio de riesgos de erosión
de suelos Abandono de cultivos Empresarios forestales Regeneración de masa arbóreas
Pastos en fuertes Servicio forestal Control de usos en
pendientes zonas de riesgo

Contaminación Vertidos domésticos, Ganaderos, industriales Tramos bajos de los ríos Media Depuración de vertidos
de ríos y agrícolas e y particulares Asistencia material y técnica
acuíferos industriales a agricultores y ganaderos
Control de usos

Contaminación Vertidos en ríos y Ganaderos, industriales y General, especialmente grave Media Depuración vertidos
de costas en el mar particulares, capitanes en ría y playa de Suances Dotaciones para la limpieza
de barcos de playas
Jefatura de costas

Degradación de Acumulación de Empresarios mineros En todo el territorio, Alta Aplicación de la EIA


paisaje por vertidos especialmente en planes de restauración
actividades Falta de control Torrelavega y Santander del paisaje
extractivas de la EIA
(minas, canteras)

Urbanización Inexistencia o nefastos Particulare En todo el territorio,s Muy alta Ordenación sostenible
desordenada planes urbanísticos o Promotores mayor gravedad en del territorio
del territorio incumplimiento de los inmobiliarios franja costera y Aplicación Ley
mismos vegas fluviales de Costas
Falta de Vigilancia
consideración de los
factores ambientales
025-076 CTMA 27/10/07 08:32 Página 38

38 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

2.4 Breve historia de las relaciones humanidad-medio natural


En todas las épocas de la historia de la humanidad, el hombre ha
provocado impactos en el medio natural de distinta consideración:
erosión, salinización, extinción de especies, contaminación de
aguas, etc., mediante el fuego, la tala de arbolado, la sobreexplota-
ción de cultivos y de pastos, la caza excesiva,...
Las sociedades recolectoras-cazadoras (aunque todavía sobre-
viven algunas en la actualidad, pueden llegar a desaparecer en poco
tiempo) extraían recursos y producían desechos de manera muy
parecida a como lo hacen los animales, puesto que el único consu-
mo que han hecho y hacen es el endosomático (consumo para el
mantenimiento de la vida), salvo en lo referente al vestido con pie-
les y a la utilización de madera para construir poblados y enseres
(consumo exosomático). Los intercambios que se realizaban estaban
basados en el trueque, es decir, en el intercambio de mercancías por
mercancías (M-M). Conocieron el fuego que utilizaron para coci-
nar, deforestar y como sistema de calefacción y de defensa.
Su población no rebasó el medio millón de habitantes, aunque
por aquel entonces ya se encontraba distribuida entre los cinco con-
tinentes y prácticamente ocupando todos los hábitats, incluidos los
más extremos, los desiertos y los polares. Su población, no obstan-
te, estaba limitada sobre todo por la disponibilidad de alimento y las
enfermedades y, en menor medida, por los depredadores y acciden-
tes. Los impactos que causaron sobre el medio natural fueron leves:
cierto grado de deforestación y extinción de algunas especies.
Con la invención de la agricultura y la ganadería aumentó la
producción de alimentos y se obtuvieron excedentes. Los exceden-
tes alimentarios provocaron un aumento de la población y la crea-
ción de castas religiosas y de poder que se encargaban de su alma-
cenamiento y distribución, lo que dio origen a la formación de
sociedades más complejas y a los primeros estados. También se des-
arrolló el mercado basado en el intercambio de mercancías a través
del dinero y se inventaron la metalurgia y la cerámica. Al principio
se utilizaba como dinero cierto tipo de mercancías: sal, semillas,
ganado etc. (Materiales de investigación: Texto 1), después, con el
desarrollo de la metalurgia, algunos metales, principalmente oro y
plata. Posteriormente, hacia el año 600 a.C., se comenzaron a acu-
ñar las primeras monedas con la estampación de marcas reales que
aseguraban un valor que facilitaba los intercambios, pues ya no tení-
an que pesar el metal en cada transacción. El mercado permitió
intercambios mercancía-dinero-mercancía (M-D-M); se trataba de
mercados regionales con un número de consumidores muy limitado.
La población mundial pasó de unos 4 millones de habitantes a
200 millones, cifra que posteriormente fue superándose poco a poco
hasta alcanzar los quinientos millones de habitantes en los albores
de la Revolución Industrial (Fig. 5).
025-076 CTMA 27/10/07 08:32 Página 39

Unidad 1: La problemática ambiental 39

Fig. 5. Evolución de la población humana desde el Paleolítico hasta nuestros días.

Como no solamente aumentó la población sino el consumo exo-


somático, los impactos ambientales fueron muy superiores a los de la
época del paleolítico. Entre los principales impactos ambientales des-
tacan, la erosión y deforestación producidas en determinadas zonas a
causa de la obtención de madera, de la agricultura, de la extracción
minera y del fuego. En Europa, por ejemplo, se redujo el área de los
bosques en más de un 50%, y la contaminación local de aguas con
materia orgánica produjo numerosas enfermedades, algunas de las
cuales se extendieron originando epidemias. Algunos de estos impac-
tos constituyeron problemas irresolubles que socavaron la base sobre
la que se sostenían algunas sociedades, hasta el punto de desaparecer.
Parece ser que la salinización de las tierras de cultivos en
Mesopotamia, o la fuerte erosión de las regiones griegas, fueron, entre
otras, las causas que hicieron declinar dichas civilizaciones.
Entre los siglos XVII y XIX, se gestaron profundos cambios en
la historia de la humanidad: la transición de la economía feudal a la
economía capitalista y la llegada de la Revolución industrial. La
aparición de un nuevo sistema económico, el capitalismo, donde la
razón del intercambio ya no era la de abastecerse de productos en
un mercado dinero-mercancía-dinero (D-M-D), impulsó la produc-
ción y el consumo exosomático, multiplicó la población por diez en
tan solo tres siglos (hoy somos 6.000 millones de personas) (Fig. 5),
y generó una nueva mentalidad, la del progreso, según la cual se
considera que el futuro siempre mejorará el pasado. Sin embargo, en
el otro plato de la balanza, aparece la crisis medioambiental que
padecemos. A diferencia de otras épocas, en donde los problemas
ambientales, aunque importantes, tuvieron una escala local o regio-
nal, algunos de los problemas actuales alcanzan un carácter global,
afectan a todo el planeta o a gran parte del mismo. Estos problemas
globales que constituyen el núcleo de la crisis ecológica actual son:
025-076 CTMA 27/10/07 08:32 Página 40

40 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

la erosión y desertificación, la pérdida de biodiversidad, el adelga-


zamiento de la capa de ozono a causa de la contaminación por clo-
rofluocarbonos (CFCs) y el incremento del efecto invernadero pro-
ducido por la contaminación de dióxido de carbono y metano prin-
cipalmente.

ACTIVIDADES DE APLICACIÓN
16. Lee la siguiente frase: “A medida que las sociedades humanas han ido adquiriendo una dimen-
sión mayor el ecosistema global ha ido menguando”.
a) Coméntala e indica algún ejemplo concreto donde se refleje este hecho.
b) ¿Crees que el crecimiento de las sociedades tiene límites? Razona la respuesta.
17. Uno de los recursos más importantes que han utilizado las sociedades humanas han sido los bos-
ques. Tanto es así que numerosas civilizaciones antiguas experimentaron un auge explotando los
bosques, aunque también sobrevino su declive en parte por la sobreexplotación de los mismos.
a) ¿Qué tipos de usos se han hecho y se hacen de los bosques?
b) ¿Qué consecuencias pudo tener esta sobreexplotación?
c) En la figura se observa la evolución de la bahía de Éfeso y la desaparición de su puerto. ¿Cómo
puede relacionarse este hecho con la sobreexplotación de los bosques de la zona? ¿y con la
recesión de estas civilizaciones?

Fuente. Historia de los Bosques. J. Perlin

18. Observa la Fig. 5 que representa la evolución de la población de la especie humana


a) ¿Qué factores controlaban su crecimiento antes de la Revolución industrial?
b) ¿Por qué razón se dice que la Revolución industrial fue la causa que disparó el crecimiento de
la población a partir del siglo XIX?
c) Frecuentemente se dice que el problema de la superpoblación es una cuestión de los países
subdesarrollados: africanos, sudamericanos y asiáticos. ¿Es correcta esta apreciación? ¿Cómo
se podría averiguar?
19. En la evolución de las relaciones entre la humanidad y la naturaleza.
a) Señala el tipo o los tipos de energía utilizados por la humanidad en cada fase.
b) Indica los impactos provocados en cada fase de la historia de la humanidad en cada uno de los
siguientes sistemas: atmósfera, hidrosfera, biosfera, geosfera y suelo.
c) ¿Cuál es la tendencia actual, desde el punto de vista de la energía y de los impactos?
025-076 CTMA 27/10/07 08:32 Página 41

Unidad 1: La problemática ambiental 41

3. ¿CÓMO ESTUDIAR LOS PROBLEMAS


AMBIENTALES?
Todo lo relacionado con el estudio del medio ambiente es muy
complejo. Tomemos como ejemplo un problema ambiental como la
fuga radiactiva de Chernobil. Para estudiar las causas del accidente,
controlar y aminorar los efectos de la radiactividad sobre las perso-
nas y el medio se precisa la intervención de numerosos especialis-
tas: físicos, químicos, biólogos, ecólogos, radiólogos, meteorólo-
gos, etc. Cada especialista emitirá un dictamen según su punto de
vista que en muchos casos será contradictorio con el de otros cole-
gas, pero serán los políticos, tras asesorarse de todos ellos, quienes
deban de tomar las decisiones pertinentes acerca de evacuación de
la población, control de la contaminación, retirada de tierra fértil
contaminada, seguimiento de la contaminación, etc. A los políticos
les gustaría que los distintos expertos y sectores implicados (agri-
cultores, ganaderos, ciudadanos) facilitaran su tarea mostrando pun-
tos de acuerdo importantes y no opiniones parciales y divergentes.
¿Hay alguna forma de hacerlo?
El desarrollo de la ciencia ha experimentado históricamente un
proceso de especialización formándose diferentes disciplinas cientí-
ficas y dentro de éstas, subdisciplinas, lo cual tiene aspectos positi-
vos, como es el de formar a gente especialista que sabe mucho de una
pequeña parcela, pero este tipo de saber también presenta aspectos
negativos, se sabe muy poco de las cuestiones más generales.
Sin embargo, desde hace unos años, ha aparecido un enfoque
diferente en la forma de hacer ciencia que trata de estudiar estos
aspectos generales de la realidad. Este enfoque recibe el nombre de
Teoría General de Sistemas de cual estudiaremos lo fundamental
del mismo, con el fin de abordar las complejas cuestiones ambien-
tales y de entender mejor esta asignatura.

3.1 Definición y características de los sistemas


Entendemos por sistema un conjunto de objetos que mantienen rela-
ciones o interacciones (intercambio de energía, materia, informa-
ción) entre sí y con su entorno, de modo que el comportamiento y
propiedades del sistema no se pueden explicar por la simple suma o
acumulación de las propiedades de sus componentes; el sistema
como un todo adquiere propiedades emergentes y pierde algunas de
las que tenían sus componentes. Un equipo de baloncesto es un sis-
tema; antes de fundarse el equipo, los jugadores no formaban parte
de un conjunto, únicamente poseían destrezas individuales, pero
una vez formado, el conjunto adquiere nuevas destrezas, mientras
que algunas que poseían los individuos deben sacrificarse para
mejorar el juego del equipo.
Un sistema, por lo tanto, no es una colección de objetos; una
caja de cerillas no es un sistema. Por el contrario, una playa es un
sistema porque la energía del oleaje y del viento está moviendo las
025-076 CTMA 27/10/07 08:32 Página 42

42 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

partículas de arena constantemente de modo que interaccionan entre


ellas, con las rocas y con los seres vivos que la habitan.
La perspectiva sistémica no cree que los objetos de la natura-
leza sean máquinas, sino sistemas que forman parte de otros más
amplios y que, a su vez, contienen sistemas más restringidos. Así, el
cuerpo humano es un sistema que se compone de otros más peque-
ños: aparatos, órganos, células,... y está inmerso en sistemas más
amplios: familia, sociedad, ecosistema.
Atendiendo a sus entradas y salidas, los sistemas pueden ser
clasificados en: sistemas abiertos (cuando se producen entradas y
salidas de materia y energía), sistemas cerrados (sólo existen inter-
cambios de energía con el entorno), y sistemas aislados (no existe
intercambio de ningún tipo con el entorno). Los sistemas aislados
no existen en la realidad, aunque hay sistemas que se aproximan a
ello, como el sistema solar en el seno de nuestra galaxia. Como
ejemplo de sistema cerrado podemos poner la Tierra, aunque se
trata de una aproximación, puesto que de cuando en cuando caen
meteoritos y otros objetos sobre ella. Un ser vivo, una sociedad, un
ecosistema son sistemas todos ellos abiertos.

3.2 El Segundo Principio de la Termodinámica


Como acabamos de ver, los sistemas reales mantienen interacciones
que implican intercambios energéticos y, en muchas ocasiones,
también materiales con su entorno. Tanto los seres vivos como las
sociedades humanas constituyen ejemplos de sistemas que inter-
cambian energía y materia con su entorno. Estos intercambios no se
producen enteramente libres, sino que presentan ciertas reglas y
limitaciones. Para entender su naturaleza es necesario utilizar los
Principios de la Termodinámica que, como veremos más adelante,
nos permitirán comprender mejor la crisis ambiental así como las
diferentes propuestas para solucionarla.
Si bien es cierto que la energía y la materia se conservan en los
intercambios entre los sistemas y su entorno (Primer principio de la
Termodinámica: la cantidad de materia o de energía que existía
antes de los intercambios es la misma que existe después de los mis-
mos), esta conservación es cuantitativa pero no cualitativa. Según el
Segundo principio de la Termodinámica o Ley de la Entropía, en el
universo, la energía tiende a degradarse, a dispersarse. Se dice que
la entropía aumenta en el universo irrevocablemente. El movimien-
to de un coche conlleva el gasto de gasolina cuya energía contenida
en los enlaces químicos de esta sustancia se transforma finalmente
en calor. ¿Por qué no podemos usar esa energía química indefinida-
mente? La respuesta reside en que la calidad de la energía se pierde
constantemente; unos tipos de energía de alta calidad (como por
ejemplo, la energía química) se transforman en otros de baja calidad
(calor disperso).
La energía no se puede reciclar, fluye ineludiblemente en una
dirección: de ser más disponible a menos disponible, de ser de alta
025-076 CTMA 27/10/07 08:32 Página 43

Unidad 1: La problemática ambiental 43

calidad a convertirse en una energía de baja calidad. Su calidad se


mide por la capacidad que tienen los seres vivos para realizar traba-
jo utilizando esa energía. Por eso, la energía de alta calidad (de baja
entropía) es denominada concentrada, útil o disponible y la de baja
calidad (de alta entropía), dispersa, no útil o no disponible. En el
agua de un océano hay más energía calorífica que en una tonelada
de agua a 2000º C, aunque, sin embargo, de ésta puede extraerse tra-
bajo y de la del mar no. En un sistema aislado, la energía útil que
contiene está destinada a agotarse, a transformarse en energía de
alta entropía (cuando la entropía del sistema es máxima se dice que
hay equilibrio termodinámico, el sistema carece de capacidad para
efectuar trabajo). Si el coche en cuestión lo aislamos, lo que equi-
valdría a no reponerle gasolina, al acabarse ésta se volvería un cuer-
po totalmente inerte llegando a un punto de equilibrio termodinámi-
co. Otro tanto ocurriría con un ser vivo que no se alimentara; pron-
to alcanzaría su equilibrio termodinámico: la muerte.
Sin embargo, en los sistemas abiertos o cerrados es posible
mantener constante la entropía e, incluso, hacer que disminuya. En
efecto, los seres vivos son ejemplos de este proceso que hace dismi-
nuir la entropía en su interior. Los seres vivos se mantienen vivos,
alejados del equilibrio termodinámico (de la muerte, de la entropía
máxima) introduciendo energía disponible del medio constantemen-
te (Fig.6). Este flujo de energía (que en ultima instancia procede de Fig. 6. Todos los seres vivoc son
una reacción exergónica, liberadora de energía, que se produce en el sistemas abiertos alejados del
Sol) les permite a ellos realizar reacciones endergónicas y construir equilibrio termodinámico.
las macromoléculas que necesitan para crecer y reproducirse. ¿Se
viola con ello la ley del aumento de la entropía? No, la disminución
de entropía en el sistema vivo no compensa el aumento que de la
misma se produce en el entorno (Fig.6). Dicho de otra manera, la
suma de la energía útil del sistema más la del entorno disminuye,
aunque en el sistema considerado haya aumentado.

3.3 Metodologías científicas


Ahora que conocemos algunas de las características de los sistemas
y de las leyes generales que regulan su funcionamiento, nos aden-
traremos en el estudio de su comportamiento o dinámica. El pro-
blema es que todo lo relacionado con el medio ambiente implica el
estudio de sistemas complejos, lo cual requiere utilizar una nueva
metodología que llegue a conclusiones válidas científicamente.
Los objetos de estudio de la ciencia clásica fueron los siste-
mas simples (con pocas variables en juego) o parcelas de sistemas
complejos (cuyo comportamiento está influido por muchos facto-
res). La ciencia clásica ha desarrollado una metodología científica
denominada analítica-parcelaria. Por el contrario, el estudio de los
sistemas complejos ha comenzado más tarde y ha permitido des-
arrollar recientemente una nueva metodología, denominada sisté-
mica.
025-076 CTMA 27/10/07 08:32 Página 44

44 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

Metodología analítico-parcelaria
Hasta el presente, la ciencia ha estudiado la realidad de una manera
parcelada. El llamado método analítico-parcelario consiste en anali-
zar aspectos parciales de los sistemas, simplificando sus caracterís-
ticas y propiedades. Por ejemplo, procedemos al estudio parcelado
del cambio de un sistema simple (una barra de hierro) al interaccio-
nar con su entorno: ¿qué cambios experimenta una barra de hierro
al variar la temperatura?, o ¿cómo se oxida una barra de hierro? De
la primera cuestión se ocupa la Física, mientras que de la segunda
lo hace la Química; de esta manera, haciendo estudios analítico-par-
celarios, se han formado las diferentes disciplinas científicas.
La parcelación y simplificación de los objetos de estudio no es
caprichosa, responde a una necesidad, la de poder medir cuantitati-
vamente las variables (la temperatura, la longitud de la barra, la
masa del hierro, del óxido, del oxígeno) prescindiendo de otras pro-
piedades como el color y el sabor de más difícil medición. Esta ope-
ración de simplificación y cuantificación permite diseñar y realizar
experimentos y, posteriormente, expresar matemáticamente los
diferentes comportamientos de los sistemas.
El procedimiento de investigación clásico parte de una pregun-
ta o problema a investigar, se emiten hipótesis que puedan corrobo-
rarse (por ejemplo, la longitud aumenta con la temperatura de mane-
ra no lineal, según tal ecuación) definiendo las variables de modo
que se puedan cuantificar, se diseña una metodología experimental
para contrastar la hipótesis y con los datos empíricos se extraen con-
clusiones que confirmarán o refutarán las hipótesis (en este caso se
comprobará si la ecuación propuesta es o no correcta) (Fig.7).

Fig. 7. Etapas de la metodología científica analítico-parcelaria


025-076 CTMA 27/10/07 08:32 Página 45

Unidad 1: La problemática ambiental 45

Así se construye un modelo formal (matemático), es decir, una


representación del comportamiento de un sistema expresada mate-
máticamente. De manera similar se puede construir otro modelo
sobre la oxidación del hierro, en este caso se expresaría a través de
una ecuación química. Lo bueno que tienen los modelos formales
bien establecidos es que podemos realizar predicciones con ellos; se
puede predecir qué aumento de volumen experimentará una barra
de hierro a tal temperatura, o qué cantidad de oxígeno será necesa-
ria para oxidar tanto hierro, sin necesidad de comprobarlo experi-
mentalmente. Los modelos son representaciones de sistemas con-
cretos, pero cuando son más generales (por ejemplo, cuando la
ecuación de la dilatación es válida no sólo para el hierro sino para
todos los metales sólidos) y además son admitidos por la comuni-
dad científica, adquieren el rango de teorías (en este caso, se llama-
ría teoría de la contracción y dilatación de los cuerpos metálicos).
Metodología sistémica
Sin embargo, esta manera de trabajar científicamente simplifica la
realidad. Incluso en sistemas tan simples como una barra de hierro
expuesta a la influencia de su entorno es posible complicar las cosas
estudiando aspectos menos parcelados, más en conjunto. Por ejem-
plo, ¿cuál es la influencia de la temperatura sobre la longitud de la
barra de hierro a medida que ésta se va oxidando?, ¿qué influencia
posee la temperatura en la oxidación de la barra de hierro? Como
puede comprenderse, la solución a estas preguntas requiere manejar
conocimientos tanto de física como de química y completaría el
conocimiento analítico-parcelario anterior. Haciéndonos preguntas
que pongan en relación más variables nos acercaríamos poco a poco
a la aproximación sistémica, a una visión más global del sistema,
adquiriendo un conocimiento cada vez más profundo del mismo. La
aproximación sistémica no niega el conocimiento de las disciplinas,
sino que incorpora al mismo nuevos conocimientos obtenidos bus-
cando relaciones entre los componentes del sistema estudiado, que
se pierden cuando se parcelan y simplifican los objetos de estudio.
¿Qué ocurre si en lugar de estudiar un sistema simple aborda-
mos el estudio de un sistema en el que intervienen muchos factores?
Por ejemplo, ¿cómo influye la variación de la temperatura del agua
de un lago en el ecosistema del mismo? En este caso, se hace nece-
saria la aproximación sistémica. Ahora bien, el estudio de los siste-
mas complejos presenta, en muchos casos, dos grandes dificultades,
primera, que no es posible utilizar la experimentación porque el sis-
tema no es reproducible en laboratorio alguno, y segunda, que su
dinámica (en nuestro caso, la evolución del lago) es difícilmente
expresable matemáticamente.
En relación a la primera limitación, se ha desarrollado una
metodología de estudio que sustituye la experimentación por la
simulación, o sea, por la comprobación de las predicciones utilizan-
do un ordenador. En el caso del lago se puede estudiar la dinámica
del agua teniendo en cuenta las entradas y salidas de agua en el
mismo. Se halla después la ecuación matemática que describe esta
025-076 CTMA 27/10/07 08:32 Página 46

46 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

dinámica y se realizan simulaciones mediante ordenador a partir de


ciertos escenarios o condiciones iniciales. Por ejemplo, ¿qué canti-
dad de agua tendrá el lago dentro de 25 años suponiendo que posee
un volumen de 1.000.000 m3, unos aportes de agua de 40.000 m3 y
una salida de proporciones similares, partiendo de los siguientes
escenarios: sin utilización del agua por el hombre, extrayendo 5.000
m3 al año para regadío, extrayendo 10.000 m3? El análisis de estas
predicciones es lo que permite extraer conclusiones y tomar decisio-
nes (Fig.8).

Fig. 8. Etapas de la metodología científica sistemática

Otra limitación es que resulta difícil realizar modelos matemá-


ticos. En el ejemplo del lago, se pueden llegar a formalizar algunos
aspectos, como la dinámica del agua, pero no otros fundamentales
para la comprensión del sistema lago, como el desarrollo e interac-
ciones de las poblaciones de seres vivos que habitan en él. A pesar
de ello, cabe la posibilidad de construir modelos informales, es decir
modelos verbales en los que sólo se utilizan palabras, pudiendo ade-
más presentar dibujos, esquemas, mapas conceptuales, tablas de
datos y diagramas causales. Siguiendo con el ejemplo del lago, se
puede construir un modelo verbal de las relaciones alimentarias de
los organismos del lago, incluyendo dibujos, esquemas de cadenas
y redes tróficas, y diagramas causales.
Los diagramas causales son modelos verbales pero que poseen
un considerable interés porque ayudan a detectar las variables prin-
cipales y a conocer el tipo de relación que hay entre las mismas.
Además son un paso previo para la construcción de modelos forma-
les, en el caso de que ésta fuera posible. Por ejemplo, el diagrama
025-076 CTMA 27/10/07 08:32 Página 47

Unidad 1: La problemática ambiental 47

causal que explica la dinámica del agua del lago indica que la can-
tidad de agua que hay en un lago depende directamente de las entra-
das de agua e inversamente de las salidas de agua (Fig. 9). La ecua-
ción que describe esta dinámica será:
Vt+1 = Vt + DV
donde Vt es el volumen de agua en el año inicial, Vt+1, el volumen
del año siguiente y V, la diferencia entre el volumen de entrada y de
salida de agua en una año. De esta manera puede predecirse qué
volumen de agua habrá en el lago partiendo de los diferentes esce-
narios mencionados anteriormente.
En este curso, manejaremos y construiremos fundamentalmen-
te modelos verbalizados utilizando diagramas causales. De ahí que
Fig. 9.
a continuación estudiemos con más detenimiento los tipos de dia-
gramas causales.
Diagramas causales
La forma más adecuada de expresar estos modelos informales es
realizando diagramas causales, donde quedan reflejadas las relacio-
nes entre causas y efectos. A diferencia de la verbalización comple-
ta, los diagramas causales constituyen una representación resumida
que recoge los factores principales indicándose, mediante flechas,
sus mutuas influencias. De esta manera, se puede expresar el con-
cepto de interacción que es tan importante en la teoría de sistemas.
Cuando se logra construir un buen diagrama causal se favorece la
comprensión de los procesos porque se adquiere una visión global y
esencial de los mismos.
Por ejemplo, cuando estudiemos la dinámica de la población
humana tendremos que elaborar un modelo explicativo de la misma.
Entonces nos daremos cuenta que la población está controlada por
la natalidad y la mortalidad y que sobre estas dos variables influyen
una serie de factores que se han ido desarrollando históricamente:
disponibilidad de alimento per capita, condiciones sanitarias e
higiénicas; a su vez, sobre éstos pueden influir otros, etc.
Los diagramas se construyen teniendo en cuenta la relación
que se establece entre las variables o factores, siguiendo las indica-
ciones que figuran en el cuadro 2.
025-076 CTMA 27/10/07 08:32 Página 48

48 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

Cuadro 2: Reglas para la elaboración de diagramas causales

3.4 Complejidad y Caos


En los últimos años se ha demostrado que la fuente de incertidum-
bre no es exclusiva de los sistemas que poseen muchos componen-
tes y relaciones, sino que existen sistemas con un escaso número de
variables y de los cuales, incluso, se conoce la ecuación matemáti-
ca que los describe (es decir, no hay ningún elemento de aleatorie-
dad), que poseen un comportamiento impredecible. Son los siste-
mas caóticos.
¿Cómo puede ser esto? Con un ejemplo lo podremos intuir
mejor. Imaginemos una mesa de billar ovalada y un jugador excep-
cional, un robot, de gran fuerza y de suma precisión, conectado a un
ordenador. El robot juega e impulsa la bola en determinada direc-
ción y con determinada fuerza; después de rebotar 15 veces, la pelo-
ta se detiene en una determinada posición de la mesa. Repetimos la
misma jugada, partiendo de la misma posición inicial anterior, y
pegando a la bola con la misma fuerza e idéntica posición ¿Qué
pasará? Uno espera que la bola se detenga en la misma posición que
025-076 CTMA 27/10/07 08:32 Página 49

Unidad 1: La problemática ambiental 49

en la jugada anterior, pero sorprendentemente acaba en una posición


muy diferente. Si volvemos a repetir la jugada, una y otra vez obten-
dremos posiciones siempre diferentes.
Si el ordenador, conociendo la ecuación del movimiento de la
bola y todos los datos de la posición inicial, impulso y dirección, se
arriesgara a predecir dónde va a quedar la bola, se equivocaría
lamentablemente. ¿Por qué no lo podemos predecir? La respuesta
está en que existe sensibilidad a las condiciones iniciales (Fig. 10),
propiedad de los sistemas caóticos. Lo que ocurre es que la curva-
tura de la bola y la del perímetro de la mesa amplifican las peque-
ñas desviaciones que se pueden cometer en la colocación inicial de Fig. 10. Cuando hay sensibilidad a las
la bola, en el impulso dado y en la dirección con la que inicia su tra- condiciones iniciales la trayectoria real
yectoria. Si la mesa fuera rectangular estas imprecisiones no aumen- y la que se ha predicho no coinciden.
tarían de manera exponencial (sistemas lineales) y no darían al tras-
te con la predicción. Entonces estaríamos ante un sistema cuya diná-
mica es más o menos predecible; por el contrario, en los sistemas no
lineales, la predicción es muy difícil de hacer -si no imposible- a
medio y largo plazo. Matemáticamente, la diferencia entre sistemas
lineales y no lineales es que en éstos las variables están relaciona-
das por funciones no lineales: exponenciales, logarítmicas, trigono-
métricas, mientras que en los primeros no es así.
Los seres vivos, los ecosistemas y los sistemas sociales tam-
bién son sistemas caóticos. Ahora bien, su comportamiento es más
o menos predecible en ciertas situaciones pero no en otras de mayor
“tensión”. Eso se debe a que pasan por fases estables donde se
puede predecir su comportamiento y por fases inestables “de ten-
sión” donde no es posible el hacerlo. Volviendo al ejemplo de la
mesa de billar, es como si dicha mesa pudiese cambiar de forma y
de ser rectangular, donde la predicción es posible, pasara a ser ova-
lada donde la predicción es imposible porque el sistema es ahora
caótico.
Estas consideraciones acerca de la complejidad de los sistemas
son importantes porque limitan la capacidad de la ciencia para pre-
decir y controlar el comportamiento de tales sistemas e influyen en
cómo abordar el estudio de los mismos.
025-076 CTMA 27/10/07 08:32 Página 50

50 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

ACTIVIDADES DE APLICACIÓN

20. ¿Cuáles son las diferencias esenciales entre la aproximación analítico-parcelaria y la sistémica?
21. Construye un bucle de realimentación positi-
va entre: superficie cubierta por hielo, tem-
peratura y albedo.
22. Observa el siguiente diagrama causal que es
un modelo del efecto invernadero. Coloca
los símbolos correspondientes en las flechas.
¿Cuántos bucles hay? ¿Qué sentido tienen?
¿Qué factor nuevo ha introducido el hombre?
Inclúyelo en el diagrama.
¿Qué consecuencias puede tener?
23. Elabora un diagrama causal acerca de la dinámica de una población, con los siguientes términos:
población, natalidad, mortalidad. Interprétalo.
24. ¿Por qué no se introduce la variable tiempo en el anterior diagrama causal, tratándose del cam-
bio de una población? Razónalo.
25. En la cuestión 14 se tratan las causas
que produjeron el declive de algunas
de las civilizaciones del Mediterráneo.
Elabora un diagrama causal con los
siguientes factores: poder económico y
militar, madera, deforestación, colma-
tación bahía, recursos marítimos y
comercio. A partir del mismo, explica
brevemente el ascenso de estas civili-
zaciones y su declive.
025-076 CTMA 27/10/07 08:32 Página 51

Unidad 1: La problemática ambiental 51

ACTIVIDAD DE INVESTIGACIÓN

Te proponemos que trates de contestar a las siguientes cuestiones sin consultar apuntes ni libros:

¿CUÁL O CUÁLES SON LAS CAUSAS GENERALES DE LA CRISIS AMBIENTAL?


EN CORRESPONDENCIA CON LAS MISMAS, ¿QUÉ SOLUCIONES PROPONDRÍAS PARA
ATAJARLA?

Esas contestaciones son tus hipótesis. Tras la reflexión individual discutiremos en clase las hipótesis
y seleccionaremos algunas de ellas. Luego, en casa, procede a contrastar todas y cada una de las hipó-
tesis seleccionadas. Para ello lee atentamente los Materiales de investigación (Textos 1, 2 ,3, 4 y 5)
que se encuentran al final de la Unidad, aunque también puedes consultar en internet o en libros.
Después tendrás que realizar un Informe de al menos 4 páginas, donde se recojan las hipótesis del
aula, tus argumentos a favor o en contra apoyados en la lectura de los textos y tus conclusiones.

4. CAUSAS DE LA CRISIS MEDIOAMBIENTAL


Una vez que hemos visto el procedimiento de trabajo para estudiar
sistemas complejos, trataremos de investigar cuáles son las raíces de
la crisis ecológica actual.
4.1 Un sistema económico de crecimiento continuado
Muchas personas piensan que la crisis medioambiental actual está
provocada por la suma de los “cachitos” de crisis que desencadena
cada uno de los ciudadanos debido a su modo de vida. Por lo tanto,
la crisis se resolvería modificando nuestro modo de vida, llevando
una vida más ecológica. La tarea principal, entonces, sería educati-
va, se trataría de convencer a las personas de que cambien su modo
de vida. Esta idea mecanicista (el todo es igual a la suma de las par-
tes) no viene del cielo, es inculcada por los medios de comunica-
ción: TV, radio, prensa, y a través de la educación.
Por otra parte, hay personas que defienden la tesis genética,
según la cual el hombre es malo genéticamente, por lo que si no ha
deteriorado el medio tanto como hasta ahora es porque no ha podi-
do hacerlo al poseer una tecnología primitiva. Según esta tesis la
forma de enderezar la naturaleza humana es mediante una educa-
ción represiva y un sistema de vigilancia y castigo, y en un futuro
cabría la posibilidad de modificar genéticamente a las personas.
Hay una tercera tesis que afirma que, sin negar la potenciali-
dad que posee el hombre para hacer tanto el mal como el bien y sin
negar la pequeña responsabilidad que cada ciudadano tiene en la cri-
sis medioambiental, ésta se ha desencadenado principalmente gra-
cias al desarrollo de un sistema económico de crecimiento continuo
025-076 CTMA 27/10/07 08:32 Página 52

52 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

por el momento imparable. Este sistema es el capitalista que, como


todo sistema social, se impone a la voluntad de los individuos.
El sistema capitalista se desarrolla a lo largo de los siglos XVI
y XVII y sustituye al sistema feudal de organización económica y
social que imperó durante la Edad Media. La novedad fundamental
del nuevo sistema económico estriba en que es un sistema de creci-
miento continuo basado en la filosofía del progreso (Materiales de
investigación: Textos, 2,3,4). Según dicha filosofía, la humanidad se
encamina hacia un bienestar cada vez mayor, de modo que el futu-
ro mejora permanentemente el pasado.
El modo en que se desarrolló una economía de crecimiento
continuo fue a través de la gestación de un nuevo tipo de intercam-
bio, el mercado D-M-D, que sustituyó al mercado medieval M-D-
M. Mientras el mercado medieval se limitaba a producir e intercam-
biar mercancías para cubrir las necesidades humanas y poder sub-
sistir, la esencia del mercado D-M-D es la de producir mercancías
no tanto para satisfacer las necesidades humanas cuanto para obte-
ner beneficios (ampliar el capital).
La emergencia del sistema capitalista conllevó la organización
de un sistema de producción y de una red de consumo de dimensio-
nes mucho mayores a las del medievo, que condujo, junto a otra
serie de factores, a la Revolución industrial que es la que ha posibi-
litado el progreso económico hasta nuestros días (Ver materiales de
investigación). Ocurrió primero en Inglaterra y posteriormente, a lo
largo del s. XIX, se extendió a algunos países del continente euro-
peo y a América del Norte y Japón. La Revolución Industrial asegu-
ró un crecimiento económico continuo como jamás se había alcan-
zado en la historia de la humanidad, y, al mismo tiempo, desenca-
denó también un crecimiento demográfico sin precedentes.
Cuando se instala una industria se necesita capital para adquirir
la tecnología, mano de obra y materias primas que la hagan funcio-
nar. Desgraciadamente y a consecuencia del 2º Principio de la
Termodinámica las instalaciones “envejecen”, las máquinas se dete-
rioran con el paso del tiempo. El modelo de funcionamiento econó-
mico puede representarse mediante un diagrama causal (Fig. 11).
Como puede observarse el bucle de crecimiento se halla contrarresta-
do por el bucle de la depreciación del capital industrial (máquinas,
edificios). Antes de la Revolución Industrial, el bucle de crecimiento
no podía ser dominante sobre el de regulación porque la depreciación
del capital industrial no podía ser evitada pues apenas se obtenían
beneficios para sobrevivir. Fue precisamente durante la Revolución
Fig. 11. Bucles que controlan
Industrial cuando estos se incrementaron con lo que el bucle de cre-
el capital industrial
cimiento se impuso al de regulación.
Si completamos el bucle de crecimiento económico: (capital
industrial- producción - consumo - beneficios - capital industrial)
(Fig.12 ) podemos comprender mejor cuáles fueron los factores que
hicieron posible la dominancia del bucle de crecimiento sobre el de
regulación.
025-076 CTMA 27/10/07 08:32 Página 53

Unidad 1: La problemática ambiental 53

Fig. 12. El modelo refleja el bucle económico de crecimiento (+) completo y


factores que desencadenaron su dominio sobre el bucle de regulación durante
la Revolución Industrial.

En relación a la producción:
• La formación de las primeras instituciones bancarias dos siglos
antes y el lanzamiento del papel moneda por los estados, facilita-
ron el desarrollo de un sistema de préstamos con intereses que per-
mitió la acumulación de capital en manos privadas y su inversión
en tierras, fábricas e industrias cada vez mayores.
• La expropiación de tierras comunales que fueron adquiridas por
grandes terratenientes posibilitó el incremento de producción agrí-
cola que, a su vez, favoreció un aumento poblacional y la forma-
ción de un ejército de mano laboral barata que acabó emigrando a
las ciudades para poder vivir trabajando en las fábricas.
• El desarrollo de la ciencia y de la tecnología (C/T) (invención de
la máquina a vapor) y el descubrimiento de las energías fósiles
(carbón y petróleo) posibilitaron el incremento de la producción
hasta cotas jamás soñadas (Revolución Industrial) (Fig. 12).
En relación al consumo:
• El incremento de población con cierto poder adquisitivo favoreció
el consumo e impidió que se estancara el sistema económico por
sobreproducción.
• El desarrollo de los medios de transporte en los siglos antes cita-
dos (mejoras en la navegación fluvial y marítima, fundamental-
mente), posibilitó que los mercados, en lugar de ser regionales,
estuvieran comunicados haciendo que el número potencial de con-
sumidores fuera muchísimo mayor. (Fig. 12)
Posteriormente este sistema de producción y consumo ha ido
evolucionando en todos sus frentes: mejorando las condiciones en el
trabajo (al menos en los países desarrollados), introduciendo los
nuevos avances tecnológicos, como la informática y las nuevas for-
mas de comunicación, introduciendo y mejorando la publicidad,
creando nuevos sistemas de transporte: ferrocarril, automóvil,
avión, facilitando las posibilidades de compra mediante préstamos
bancarios y pagos fraccionados, etc.
025-076 CTMA 27/10/07 08:32 Página 54

54 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

Si bien el funcionamiento de este bucle de crecimiento econó-


mico ha tenido aspectos positivos, como el indudable progreso con-
seguido en los países desarrollados, también posee aspectos muy
negativos.
La búsqueda insaciable de recursos, de mano de obra, de con-
sumidores para mantener el bucle de crecimiento ha destruido la
mayoría de las culturas existentes en el planeta a medida que se ha
ido expandiendo a continentes y países. Cualquier otra forma distin-
ta de entender la vida y la economía se ha apagado ante el avance
imparable del capitalismo. La destrucción cultural, sin embargo, no
ha sido seguida por un desarrollo similar al de los países desarrolla-
dos en la mayoría de los países africanos, sudamericanos y asiáticos.
El bucle de crecimiento no ha sido bien engrasado en estos países;
sin capitales han tenido que pedir préstamos a los países ricos para
comprar tecnología, construir infraestructuras, formar a las perso-
nas, etc., lo cual ha hecho que los beneficios hayan sido insuficien-
tes para pagar la deuda y seguir mejorando la vida de sus ciudada-
nos, con lo cual han tenido que pedir más préstamos, acumulando
una deuda impagable. Ésta, en muchas ocasiones, se ha pagado con
recursos, lo cual ha empobrecido y degradado el medio natural de
estos países.

4.2 El crecimiento demográfico


La población durante la Edad Media se mantuvo en torno a los 400-
500 millones de habitantes. Esto se debió a que la natalidad y la
mortalidad estaban equilibradas (Fig. 13). El crecimiento de la
población, experimentado a raíz de la Revolución Industrial, se
debió a una serie de factores que aumentaron la producción agríco-
la lo que produjo un incremento de la tasa de natalidad y a otra serie
de factores que disminuyeron la tasa de mortalidad, como los avan-
ces médicos y sanitarios. En los países desarrollados el crecimiento

Fig. 13. Se aprecia el modelo que controla la población humana, con un bucle
positivo y dos negativos que controlan la natalidad y mortalidad, así como los
factores que contribuyen al predominio del bucle positivo y al crecimiento
exponencial de la humanidad.
025-076 CTMA 27/10/07 08:32 Página 55

Unidad 1: La problemática ambiental 55

de la población se detuvo a pesar del aumento de la esperanza de


vida, debido a que si bien la mortalidad era y sigue siendo reducida,
también lo es la natalidad debido al uso de métodos anticonceptivos,
a la seguridad social, etc. Por el contrario, la curva demográfica de
los países pobres se ha disparado en este siglo sin que por ahora
haya algún factor que la regule, dado que la mortalidad infantil ha
bajado ostensiblemente, mientras que las tasas de natalidad han con-
tinuado siendo elevadas, debido fundamentalmente al bajo uso de
anticonceptivos y a que, ante la ausencia de seguridad social, la
gente confía en que un número de hijos elevado constituye una
garantía de supervivencia.
Ambos procesos, crecimiento económico y demográfico, han
provocado un deterioro medioambiental sin precedentes y a escala
global. Puesto que el objetivo del sistema capitalista no consiste en
satisfacer las necesidades de los seres humanos, sino en obtener
ganancia, es decir en crecer económicamente a través del aumento
de la producción y del consumo, se ha constituido en un sistema
depredador de la naturaleza; el crecimiento de estas actividades
genera un incremento del consumo de recursos y provoca el aumen-
to constante del vertido de desechos, tanto durante la extracción de
materiales como durante la elaboración, el transporte y el consumo
de mercancías.
Ahora bien, cabe preguntarse si la crisis medioambiental puede
evitarse en el marco de la economía capitalista haciendo las cosas
mejor, o si, por el contrario, la tendencia hacia la destrucción
medioambiental es inherente a este tipo de economía. La respuesta
la iremos dando a lo largo de la presente unidad.
025-076 CTMA 27/10/07 08:32 Página 56

56 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

ACTIVIDADES DE APLICACIÓN:

26. Añade en la figura del bucle de crecimiento económico continuo (Fig 12) los factores siguien-
tes: publicidad, educación.
27. Explica el porqué los países pobres no han podido generar este bucle de crecimiento
28. Completa el modelo de crecimiento económico (Fig 12) indicando los problemas ambientales
(impactos, riesgos) que genera. ¿Podrían éstos frenar el crecimiento económico? Si tu respuesta
es positiva, refléjalo en el diagrama.
29. En las gráficas siguientes se representan dos modelos de crecimiento, el llamado exponencial y
el logístico. ¿A cuál de ellas corresponderá los bucles negativos y a cuál el bucle positivo de la
figura 13?

30. En la siguiente gráfica se observa el petróleo extraído en un período de tiempo. ¿Qué relación
tiene con el crecimiento económico experimentado? ¿Por qué ?

Extracción de petróleo a lo largo del s. XX.


(Fuente: Desarrollo económico y deterioro ecológico. Naredo. Fundación Argentina)
025-076 CTMA 27/10/07 08:32 Página 57

Unidad 1: La problemática ambiental 57

Análisis del texto 1


1. Analiza la información que aparece en un billete. ¿Qué es lo que garantiza su valor?
2. ¿Qué ventajas supusieron para la economía las sucesivas transformaciones del dinero?
3. Hoy estamos experimentando otra gran revolución en relación al dinero, la aparición del dinero
electrónico. ¿Qué es el dinero electrónico y qué implicaciones tendrá para las transacciones eco-
nómicas?
Análisis del texto 2
1. ¿Puede explicar la hipótesis genética la tendencia destructora del medio ambiente del hombre
actual? Razónalo.
2. ¿Cuáles son las diferencias en cuanto a organización social y económica entre los tramperos indios
y blancos?
Análisis del texto 3
1. a ) Utiliza el modelo de la fig. 13 para explicar los ciclos A y B de crecimiento poblacional en la
Edad Media y elabora una gráfica de coordenadas de la dinámica de población durante la Edad
Media en la que se aprecien los ciclos A y B.
b) Añade al diagrama causal los nuevos factores que introdujo la Revolución Agraria: capital,
mecanización, fertilizantes químicos, rotación de cultivos. ¿Qué consecuencias tuvo respecto
al crecimiento poblacional?
c) A mediados del siglo XIX aparecieron factores sanitarios que contribuyeron a dicho crecimien-
to. ¿Cuáles? Inclúyelos en el diagrama.
2. ¿Hasta qué punto fue la Revolución Agraria un factor determinante de la Revolución Industrial
(RI)?
Análisis del Texto 4
1. ¿Por qué la RI comienza con la industria del algodón?
2. ¿Cuál fue el papel y el desarrollo de la tecnología en la industria del algodón?
3. ¿Cuáles son los factores necesarios para el desarrollo de la producción industrial?
4. ¿Qué industrias experimentaron un mayor crecimiento entre 1770 y 1831?
Análisis del Texto 5
1. a) ¿Cuáles eran los límites de la producción durante la época del capitalismo preindustrial?
b) ¿Cómo se superaron?
2. ¿Qué problemas ambientales trajo la RI? ¿Qué es lo que evitó la completa deforestación de
Europa?
3. ¿Cuáles han sido los principales cambios demográficos experimentados a consecuencia de la RI?

5. LÍMITES AL CRECIMIENTO Y AL
CONOCIMIENTO
Una vez que hemos visto los puntos principales de la Teoría de
Sistemas, las causas generales de la problemática ambiental actual
y el concepto de medio ambiente, vamos a realizar una crítica a la
idea del crecimiento continuo y de ciertos aspectos de la ciencia
actual, influenciada notablemente por el mecanicismo.
025-076 CTMA 27/10/07 08:32 Página 58

58 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

Es evidente que un sistema de crecimiento continuo tarde o


temprano ha de toparse con los límites de un planeta que, aunque
grande y rico en recursos, es limitado. ¿Hemos llegado ya a esos
límites? Para muchos autores así es y aducen para probarlo tanto
hechos que están sucediendo como argumentos teóricos.

5.1 Evidencias empíricas


• Los hechos: Problemas ambientales globales
Para algunos autores, los problemas ambientales globales son los
hechos indicativos de que el tamaño de nuestro sistema económico
está sobrepasando los límites del ecosistema global o biosfera.
Quizá el más importante de todos ellos sea la pérdida de diver-
sidad biológica (de ecosistemas, hábitats, especies y genes) y cultu-
ral. Un estudio realizado en 1984 revelaba que la humanidad consu-
me el 40% de los recursos alimenticios (producción neta de los
vegetales) de los continentes. Evidentemente, si el resto de los ani-
males tiene cada vez menos alimento se extinguirán de manera pro-
gresiva y con ellos se perderán sus genes; si se talan árboles para
cultivos y si se construyen carreteras, ciudades y pueblos desapare-
cerán hábitats y ecosistemas. Así mismo, nuestro sistema económi-
co arrolla a los de otras culturas, desapareciendo éstas, y la diversi-
dad de semillas y técnicas agrícolas que cada pueblo ha desarrolla-
do desde hace centenares o miles de años.
Otro problema de carácter global es la erosión de los suelos,
que amenaza con privarnos del recurso más importante para nuestra
alimentación. La erosión además se prolonga en la desertificación,
es decir, en la conversión de terrenos fértiles en terrenos baldíos en
los que va desapareciendo poco a poco la vegetación.
Por último, debido a la contaminación han aparecido dos pro-
blemas que afectan también a todo el planeta: el debilitamiento de
la capa de ozono que nos protege de la acción de los rayos UV más
energéticos debido a la contaminación por clorofluorcarbonados
(CFCs), y la amenaza de un cambio climático producido por la ele-
vación de la temperatura media del planeta a causa de la emisión de
gases invernadero (incremento del efecto invernadero).
Todos estos problemas los estudiaremos detenidamente a lo
largo del curso.

5.2 Los argumentos teóricos


• Modelos del mundo futuro
Utilizando una metodología sistémica, algunos autores han realiza-
do modelos del futuro que nos aguarda. Meadows ha propuesto un
modelo partiendo del escenario de que sigan las tendencias actuales
en el consumo de recursos. En el gráfico (Fig. 14) se observan las
variables modelizadas: recursos, producción industrial, población,
alimentos y contaminación. Como puede observarse, de continuar
las tendencias actuales, los límites del crecimiento se alcanzarán
dentro de los próximos cien años, probablemente antes del 2040.
025-076 CTMA 27/10/07 08:32 Página 59

Unidad 1: La problemática ambiental 59

Fig. 14. Modelo de mundo futuro. En él se aprecian cómo evolucionarán


variables económicas, demográficas y ambientales.
(Fuente: Más allá de los límites del crecimiento. Meadows D.H., Meadows D.L. y Randers J.)

• El Segundo Principio de la Termodinámica.


Las interacciones entre los sistemas y su entorno pueden describir-
se mediante los principios de la termodinámica. Y los sistemas
socioeconómicos no son, en modo alguno, una excepción. Los lími-
tes al crecimiento continuo derivan de una ley natural, el Segundo
principio de la termodinámica.
El saber popular conoce las consecuencias del Segundo
Principio, reflejadas en expresiones tales como: “No se puede obte-
ner algo a cambio de nada”, ”Es inútil llorar por la sangre derrama-
da”, “Más vale pájaro en mano que ciento volando”.
Las sociedades humanas se organizan siguiendo las mismas
reglas: consumen energía de alta calidad del entorno, pero a costa de
aumentar la entropía del mismo. Los procesos productivos, el trans-
porte y el resto de las actividades humanas dependen de un consumo
de energía útil, que se traduce en un aumento de entropía, cuyas con-
secuencias son el agotamiento de las fuentes de energía de alta cali-
dad y la dispersión de los desechos en el entorno. La Segunda ley es
el fundamento para entender las dos clases de problemas medioam-
bientales con las que nos enfrentamos: el agotamiento irremediable
de las energías no renovables y la contaminación.
Alguien puede objetar que, si bien es cierto que las energías
fósiles, como el petróleo, gas natural y carbón, llegarán a agotarse,
la energía solar siempre estará disponible, con lo que este agota-
miento no constituiría un límite para el crecimiento de la economía.
Sin embargo, la energía solar con ser inagotable a escala temporal
de la especie humana, nos llega al planeta en dosis limitadas, no
podemos disponer de ella en su totalidad, con lo que el crecimiento
económico tendría un límite claro, como lo tiene el crecimiento de
los ecosistemas de la Tierra.
A modo de resumen, podemos decir que para las energías fósi-
les, el límite reside en la no renovabilidad de la fuente, mientras que
025-076 CTMA 27/10/07 08:32 Página 60

60 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

para la energía solar y otras energías renovables reside en que no es


disponible a voluntad
La energía solar interacciona con la materia terrestre movili-
zándola. El calor solar mantiene el ciclo del agua y el movimiento
del aire e indirectamente moviliza materiales sólidos, en tanto que
la luz, utilizada por los vegetales durante la fotosíntesis, activa la
formación y movilización de la materia orgánica. Durante la mayor
parte de su historia, el hombre ha utilizado como única fuente de
energía una pequeña parte de la energía solar, pero a raíz de la
Revolución industrial, al añadir las energías fósiles y nuclear a las
dependientes del sol, ha contribuido a aumentar la movilización de
materia y, consiguientemente, a aumentar su entropía, es decir su
dispersión.
En efecto, podemos pensar que respecto a la materia las cosas
están mejor que en lo que concierne a la energía. Por ejemplo, que
la materia se puede reciclar y que esta operación acabaría con el
problema de la escasez de recursos minerales y con el de las basu-
ras y contaminación. Ahora sabemos que también la materia sufre
inevitablemente un proceso de dispersión con el uso. La tiza de un
profesor se dispersa en millones de partículas a medida que es utili-
zada. Es cierto que, en parte, las partículas podrían ser reunidas y
recicladas en nuevas tizas, pero el proceso consumiría mucha ener-
gía y nunca se conseguiría una recuperación del 100%. Por lo tanto,
la opinión que predica que con el reciclado se acabarían todos los
males ambientales no es correcta, simplemente supone un descono-
cimiento de las implicaciones del Segundo principio. El reciclaje
siempre conlleva un aumento de entropía (cierto consumo de ener-
gía y producción de contaminación) y además nunca es total; para
que fuera total requeriría un gasto de energía de magnitud infinita.
Reciclar no es malo, simplemente no es la solución con mayús-
culas. Junto con la reducción en la producción y el consumo y la
reutilización, es la mejor opción de futuro que disponemos, sobre
todo si para realizarla utilizamos energía solar. Es lo que hacen los
seres vivos de los ecosistemas. Eso supone acatar los límites que
hemos visto y renunciar al crecimiento continuo.
Los defensores del crecimiento continuo conocen estos argu-
mentos. Insisten, sin embargo, en que hay una vía de escape. Si
pudiéramos disponer de una fuente de energía ilimitada y en dosis
voluntariamente crecientes, (¡si pudiéramos manejar el Sol!), enton-
ces estarían resueltos los problemas; podríamos seguir creciendo,
aumentando la producción y el consumo ilimitadamente, porque
podríamos desarrollar tecnologías de reciclaje que recuperaran, si
no toda, una gran proporción de materia. ¿Existe esa posibilidad?
Ellos creen que sí, la energía de fusión.
No debemos echar las campanas al vuelo, sin embargo. En pri-
mer lugar, porque no es posible reciclar un número ilimitado de
veces los distintos materiales, como por ejemplo, el papel. En
segundo lugar, porque implicaría una mayor movilización de mate-
025-076 CTMA 27/10/07 08:32 Página 61

Unidad 1: La problemática ambiental 61

ria y más dispersión tanto de materia como de energía. Pero al for-


mar parte de sistemas más amplios, la producción de entropía que
tiene lugar en las sociedades atraviesa varios niveles de organiza-
ción de la materia dejando la huella a su paso. La vida posee meca-
nismos para evitar las consecuencias de la liberación de entropía.
Así, la excreción elimina los productos tóxicos del propio metabo-
lismo. Si el ser humano no dependiera de ningún otro organismo,
entonces la liberación de entropía durante el proceso económico no
le acarrearía tantos problemas. Pero no es así desgraciadamente, por
el contrario, es altamente dependiente de otros organismos. Si con-
tinuamos creciendo con o sin energía de fusión, con o sin reciclaje,
la biodiversidad (que no se puede reciclar) seguirá menguando hasta
un punto tal que la biosfera puede llegar a desplomarse.
La conclusión que podemos obtener es que tanto las funciones
de la biosfera como fuente de recursos y como sumidero de conta-
minación son limitadas y que, por lo tanto, la ecosfera posee una
capacidad limitada para soportar el subsistema económico.
• Límites al conocimiento de los sistemas
No solamente debemos contar con la existencia de factores limitan-
tes del crecimiento continuo, sino además con la limitada capacidad
de la ciencia para determinarlos y para controlar procesos y situa-
ciones.
En los últimos años, se ha ido elaborando una nueva teoría, la
teoría del Caos, de la cual pueden extraerse consecuencias acerca de
la capacidad de predicción y control de la ciencia y de la tecnología
sobre la evolución de distintos sistemas, físicos, químicos y bioló-
gicos. De ahí que el sueño de la ciencia clásica, mecanicista, de
lograr leyes deterministas capaces de predecir todos los aconteci-
mientos y de controlar y dominar la naturaleza para encarrilar el
progreso, está en trance de acabarse.
¿Cómo podemos intervenir en los sistemas naturales si no
podemos predecir ni controlar cuál va a ser su futura evolución?
Ésta es la pregunta que han de hacerse la ciencia, la tecnología y
toda la sociedad, no vaya a ser que el despertar del sueño mecani-
cista y del progreso sea una pesadilla, un mundo tan deteriorado que
sea inhabitable para la vida humana.
Durante muchos siglos los efectos de la intervención humana
en los sistemas naturales han sido absorbidos por la capacidad auto-
rreguladora de los mismos, pero si continúan tensionándose, puede
llegar un momento en que se supere dicha capacidad y ocurra lo
indeseado: que pequeñas causas provoquen grandes e imprevisibles
efectos (efecto mariposa). Los CFCs son sustancias que se utiliza-
ron como propelentes por su nula reactividad. Al cabo de los años
se ha comprobado que no es así, que, en determinadas condiciones,
reaccionan con el ozono estratosférico, destruyéndolo y causando
un problema de gigantescas proporciones.
Mientras que desde una perspectiva mecanicista se insiste en la
necesidad de obtener datos con el objeto de precisar las causas de
025-076 CTMA 27/10/07 08:32 Página 62

62 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

algunos problemas ambientales, de hacer predicciones correctas y


de tomar medidas efectivas para el control de los efectos (por ejem-
plo, del incremento del efecto invernadero y el posible cambio cli-
mático), la visión sistémica, compleja, advierte de la imposibilidad
de conocer totalmente las causas, de hacer predicciones correctas y
de controlar los procesos y efectos ¿Quién nos asegura que las sus-
tancias sustitutivas de los CFCs no serán también reactivas y que no
puedan causar impactos ambientales?.
Uno de los campos donde esta limitación del conocimiento es
evidente es en el referente a la valoración monetaria del medio
ambiente. Si dada la complejidad de los sistemas naturales tenemos
limitaciones para conocerlos, parece lógico pensar que es absurdo
pretender valorarlos monetariamente. Sin embargo, la solución que
se está arbitrando, en la actualidad, para las externalidades negati-
vas de carácter medioambiental consiste en que esos costes se inter-
nalicen, es decir, que los paguen los agentes que los provocan,
según el principio: “El que contamina paga”. Pero ¿cómo se puede
valorar el agua, el aire, los bosques, las especies, los genes, en una
palabra, la biosfera? ¿Valorarán de la misma manera estos recursos
las generaciones futuras? Los economistas no ven problema en ello:
es el mercado quien define su valor, a medida que escaseen aumen-
tará su precio y la gente los utilizará menos; los ecologistas y otras
personas señalan que es ridículo poner un precio a la naturaleza,
puesto que tiene un valor inconmensurable ya que nuestra supervi-
vencia depende de ello.

ACTIVIDADES DE APLICACIÓN
31. ¿Si el 2º Principio impone límites al crecimiento, cómo lo hace con la utilización de recursos no
renovables?
32. ¿En qué sentido el 2º Principio se relaciona con la utilización de recursos renovables?
33. ¿Por que razón es incorrecta la denominación “energías renovables”?
34. ¿En qué sentido el 2º Principio se relaciona con la contaminación?
35. ¿Por qué la utilización de la energía fósil ha supuesto una mayor movilización de materia y una
mayor producción de entropía? Razona la respuesta.
36. Para que puedas reflexionar sobre el significado del crecimiento exponencial imagina el siguien-
te experimento. Introducimos una bacteria en una bandeja con alimento a las 12 del mediodía.
Las bacterias se dividen cada 20 minutos. A las 12 de la noche han alcanzado la máxima densi-
dad posible. ¿A qué hora había la mitad de la densidad máxima?
Ahora imaginemos que las bacterias encuentran nuevos recursos, tres bandejas más con alimen-
to. ¿Cuánto tiempo tardarían en agotar sus recursos?
025-076 CTMA 27/10/07 08:32 Página 63

Unidad 1: La problemática ambiental 63

Materiales de investigación: Texto

LA EVOLUCIÓN DEL DINERO


1

En toda época y lugar se han utilizado las mercancías como dinero,


desde la sal al tabaco, de los troncos al pescado seco y del arroz a
las telas.
A través de la historia, las mercancías y los artículos de valor
crearon en ocasiones sistemas económicos que se asemejaban
superficialmente a un sistema monetario, pero que, invariablemente
presentaban limitaciones en sus alcances y su utilidad.
Los bienes durables, como las conchitas, las piedras y los dien-
tes tenían gran valor como reservas, pero como sus dimensiones,
textura, color y calidad varían en extremo, eso les impidió ser ente-
ramente intercambiables.
Después del alimento, uno de los bienes de intercambio más
valorados y populares fue el metal. Como es un bien perdurable,
sirve como reserva. Como se le puede reducir a piezas más o menos
pequeñas, es un buen medio de intercambio. De todos los metales,
el oro ha sido el más valorado en todo el mundo. A diferencia del
cobre que se oxida y se vuelve verde y de la plata que pierde su bri-
llo, el oro puro conserva toda su pureza y permanece inmutable.
A fines del tercer milenio, antes de la era cristiana, los pueblos
mesopotámicos comenzaron a utilizar lingotes de metales preciosos
a cambio de bienes. Dicho sistema demostró su efectividad con los
mercaderes habituados a negociar con cargamentos o depósitos
enteros de mercancías, pero el oro siguió siendo muy escaso y muy
valioso para el individuo medio, que sólo deseaba vender una cesta
de trigo o adquirir un cuero de vino. Esa gente no podía acceder al
sistema de lingotes de oro y plata.
Fue en Lidia, un pequeño reino de la antigua Anatolia, donde
alrededor del año 630 A.C. se produjeron las primeras monedas.
Estas monedas fueron confeccionadas con una aleación de oro y
plata, inicialmente eran ovaladas, pero para garantizar su autentici-
dad el rey comenzó a estampar su sello, una cabeza de león, con lo
cual se fueron aplanando, transformándose poco a poco en monedas
planas y circulares como las actuales.
Al elaborar los trocitos del mismo peso y del mismo tamaño,
se eliminó una de las fases más engorrosas del comercio: la necesi-
dad de pesar el oro cada vez que se hacía una transacción. De ahora
en adelante los mercaderes podían estimar el valor contabilizando el
número de monedas. Esta estandarización redujo en buena medida
la posibilidad de hacer trampas con la cantidad o la calidad del oro
y la plata en cualquier intercambio. Así mismo, hizo posible la apa-
rición del mercado minorista, es decir de la participación de cual-
quier persona que tuviera algo que vender: alimentos, instrumentos,
cerámica, etc. en las transacciones comerciales. Muy pronto se
025-076 CTMA 27/10/07 08:32 Página 64

64 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

incorporaron al mercado los servicios: sexuales, juegos de dados y


cartas y todo tipo de trabajos.
Con el tiempo, los nuevos mercados basados en el dinero se
difundieron a lo largo y ancho del Mediterráneo, y chocaron con las
autoridades de los estados tributarios tradicionales (aquellos que se
hacían con todo tipo de cosechas y productos que sus súbditos paga-
ban a modo de tributo), que poco a poco fueron desapareciendo.
El dinero nunca se da en un vacío cultural o social. No es un
objeto sin vida, sino una institución social, una convención social.
Para que opere enteramente como dinero, un material determinado
no puede existir pura y simplemente como un objeto; requiere de un
sistema social y cultural particulares. Sólo así se puede comprender
que las monedas llegaran a tener un valor independiente del valor
del metal a medida que se fueron acuñando más y rebajando la can-
tidad de metal noble en ellas, o que en determinada época aparecie-
ra el papel moneda.
Las primeras instituciones bancarias aparecieron en Florencia
(Italia) en el s. XIV, y con ellas las letras de cambio. Un mercader
necesitado de dinero acudía a un banquero, el banquero le daba el
dinero al contado, y ambas partes firmaban la letra de cambio en
virtud de la cual el mercader se comprometía a pagar una suma lige-
ramente superior de dinero.
El uso de letras de cambio tuvo un efecto benéfico sobre el
comercio: ayudó a sortear uno de los obstáculos mayores de aque-
lla época, la incomodidad y la dificultad de negociar con monedas
en grandes volúmenes. Las monedas eran pesadas, difíciles de
transportar, fáciles de robar. El nuevo dinero bancario italiano
impulsó el comercio al permitirle circular más rápidamente. Las
letras circulaban entre los mercaderes como una suerte de papel
moneda.
Sin embargo, las letras de cambio no llegaban al hombre de la
calle ya que la actividad y los servicios de los bancos permanecie-
ron restringidos a un número relativamente pequeño de gente.
La invención del papel moneda (billetes) posibilitó que el
dinero circulara más rápida y extensamente entre la población, y su
aparición es relativamente reciente. Aunque tuvo su origen en
Europa (s. XVI), fué en EE.UU., donde su uso se generalizó (s.
XVIII).
Hoy experimentamos una nueva revolución monetaria y mer-
cantil: la invención del dinero electrónico y de un mercado a través
de internet todavía agilizará aún más los intercambios comerciales.
Texto adaptado de La historia del dinero (J. Weatherford, Ed. Andrés Bello,
1997)
025-076 CTMA 27/10/07 08:32 Página 65

Unidad 1: La problemática ambiental 65

Materiales de investigación: Texto

¿QUÉ DETERMINA NUESTRO


2
COMPORTAMIENTO, LA GENÉTICA O LA SOCIEDAD?

No todas las sociedades a lo largo de la historia han forzado hasta


tal punto los equilibrios ecosistémicos como para producir crisis
ecológicas. De lo contrario nuestra historia hubiera sido breve. Para
algunos, el hombre lleva inscrito en sus genes las actitudes egoístas
y agresivas y si no ha destruido antes la naturaleza es porque no lo
ha podido hacer debido a su escaso número y pobre tecnología. Sin
embargo, esta explicación no es muy satisfactoria habida cuenta de
que han existido pueblos relativamente primitivos que desaparecie-
ron en su momento por destruir su medio ambiente, aun con una tec-
nología poco desarrollada, como el de la isla de Pascua (Ver Texto
7), mientras que, por el contrario, ha habido otros que han inventa-
do formas de producir y relacionarse con la naturaleza ecológica-
mente sostenibles. Un ejemplo ayudará a entender esta afirmación.
Los tramperos blancos y los indios montañeses naskapi, de la
península del Labrador, organizaban su trabajo y explotaban los
recursos de su medio ambiente de animales de piel valiosa, de mane-
ra bien diferente, aun cuando su tecnología de caza era similar.
Los tramperos blancos, cuando estaban casados, no llevaban a
su familia a los territorios de caza durante la larga estación de
invierno. La familia se quedaba en el campamento, cerca de la fac-
toría comercial, donde podía proveerse de alimento y llevar a los
niños a la escuela. El trampero, pues, partía solo y dedicaba todo su
tiempo a la caza de pieles, a excepción del tiempo necesario dedica-
do a cazar para alimentarse. A los indios, por el contrario, les repug-
naba dejar su familia en el campamento, llevaban consigo a las
mujeres y a los niños. Por esta razón, estaban obligados a cazar para
asegurar la subsistencia de sus familias, lo cual les restaba tiempo
para la caza comercial.
Si analizamos detenidamente este ejemplo, sabemos que en los
dos casos el medio y las técnicas de caza son los mismos; sin embar-
go, nos encontramos con dos modos diferentes de explotación de los
recursos. El trampero blanco pertenece enteramente a una economía
monetaria y está animado por el deseo de maximizar sus beneficios
materiales; las solidaridades tradicionales han desaparecido siendo
sustituidas por el individuo aislado en la sociedad. Tenderá a com-
portarse como un animal de rapiña que explota al máximo los recur-
sos naturales. El indio, por el contrario, tendrá tendencia a abusar
menos de estos recursos, porque sitúa en primer plano por encima
de la acumulación de bienes materiales y dinero el mantenimiento
de su familia y la pertenencia a un grupo, la tribu, que le aseguran
unas relaciones sociales de protección, cooperación, pertenencia a
una cultura, etc.
¿Son genéticamente perversos los tramperos blancos y buenos
los indios?
025-076 CTMA 27/10/07 08:32 Página 66

66 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

Aunque los hombres tienen tendencias agresivas y egoístas


genéticamente determinadas, no existe razón para que tales tenden-
cias no puedan ser reprimidas, controladas o liberadas de otros
modos que no sean, por ejemplo, la guerra o la acumulación mate-
rial hasta el punto de destruir su medio natural.
La pregunta anterior solo puede tener una respuesta: por
supuesto que no. Habrá indios y tramperos blancos con una incli-
nación genética hacia el comportamiento agresivo y egoísta mayor
que otros indios y tramperos; pero lo que hace que tengan un com-
portamiento tan diferente como individualmente y como grupo son
los valores distintos de las sociedades a las que pertenecen. Su
potencial agresividad es encauzada de distinta manera en uno u
otros sistema social.
Si reparamos, nuestro comportamiento es muy similar al de los
tramperos blancos, de ahí que haya que preguntarse: ¿Qué caracte-
rísticas posee el modelo socioeconómico de los tramperos, es decir,
nuestro modelo, para que nos comportemos conjunta e individual-
mente como depredadores de la naturaleza, hasta el punto de desen-
cadenar la actual crisis ambiental global? ¿Cuándo y cómo apare-
ció? Las respuestas a estas preguntas son importantes porque nos
permitirán hacer un diagnóstico adecuado de las causas de la crisis
ambiental y, quizá, proponer soluciones para terminar con ella.
Texto elaborado a partir de Antropología y biología (M. Godelier,
Ed. Anagrama, 1976) y Introducción a la antropología general
(M. Harris, Alianza Universidad, 1994)

Materiales de investigación: Texto

EL SURGIMIENTO DEL CAPITALISMO Y


3
EL CRECIMIENTO

El aumento o descenso de la población ha guardado una mutua


dependencia con el de la producción de alimentos. Para entender esa
dependencia, distinguiremos dos tipos de ciclos, A y B. El ciclo A
se caracterizará por el aumento de la población y de la producción
total de alimentos. El B, por lo contrario.
En las economías preindustriales, los ciclos A se originaban
así: la población no era numerosa; existían, por tanto, tierras fértiles
en abundancia. Los hijos de los campesinos ocupaban muy jóvenes
estas tierras y se casaban muy pronto, porque podían mantener a su
futura familia. Aumentaba el número de matrimonios y el de hijos,
ya que, al casarse muy jóvenes, las mujeres comenzaban a procrear
con 20 años y no con 24 ó 26, de manera que tenían uno o dos hijos
más a lo largo de su vida. Mayor número de matrimonios y mayor
número de hijos por matrimonio hacían crecer la natalidad. La mor-
talidad no aumentaba, porque el cultivo de buenas tierras daba sufi-
cientes alimentos para mantener a los campesinos y a la población
025-076 CTMA 27/10/07 08:32 Página 67

Unidad 1: La problemática ambiental 67

de las ciudades. Con una natalidad al alza y una mortalidad estanca-


da, la población crecía.
En los ciclos B la población había crecido tanto que comenza-
ban a escasear las tierras fértiles; la natalidad disminuía porque los
campesinos no podían ahora ocupar tierras siendo tan jóvenes como
antes. La edad de contraer matrimonio se retrasaba; incluso algunos
campesinos debían quedarse forzosamente solteros en la misma tie-
rra de sus padres o de sus hermanos casados. Descendía, pues, el
número de matrimonios y también lo hacía la fecundidad: al casar-
se más tarde, las mujeres procreaban menos hijos a lo largo de su
vida. Menos matrimonios y menos hijos por matrimonio hacían dis-
minuir el número de nacimientos, es decir, la natalidad.
La mortalidad aumentaba en los ciclos B porque la producción
agraria dejaba de ser suficiente para alimentar a toda la población.
Al ser la demanda de alimentos muy superior a la oferta, los precios
se disparaban. Los agricultores que no producían bastante para sub-
sistir, carecían de dinero para comprar alimentos. La escasez y el
hambre aparecían asimismo entre las clases más pobres de las ciu-
dades. La desnutrición precedía a las enfermedades y a la muerte.
Tras perecer parte de la población, las tierras fértiles volvían a ser
abundantes y se reiniciaba otro ciclo expansivo.
Las economías europeas atravesaron varios ciclos largos de
expansión y depresión entre los siglos XIV y XVIII (...) Junto a
estos ciclos económicos largos, las economías preindustriales atra-
vesaron otros más cortos motivados por los efectos de las malas
cosechas o por la irrupción de epidemias no causadas directamente
por el hambre.
¿Cómo se rompió esta tendencia a la estabilidad económica y
demográfica que imperó durante muchos siglos en la Edad Media?
Existe la suficiente evidencia empírica acumulada como para
sugerir que el sistema capitalista apareció primero y facilitó después
el crecimiento de la población europea y más tarde de la no europea.
Antes del siglo XIX la mayoría de la tierra era propiedad feudal y
comunal, es decir, pertenecía a la nobleza, al clero y a los munici-
pios. La nobleza y el clero arrendaban sus propiedades, en forma de
pequeños lotes de tierra, a las familias campesinas a cambio de una
renta. Los municipios poseían tierras comunales, pertenecientes a
todos los vecinos. Una parte de ellas se alquilaba a los campesinos
más pobres a cambio de una pequeña suma y otra servía para que
los vecinos obtuvieran gratuitamente abono vegetal, leña o pastos
para el ganado.
Gran parte de las tierras de la nobleza, todas las del clero y las
de los municipios no se podían dividir, vender ni comprar. El privi-
legio de vincular la tierra estaba refrendado por las leyes reales. La
nobleza y el clero se defendían de este modo contra la fragmenta-
ción de sus patrimonios. Era una forma eficaz de asegurar su rique-
za. La vinculación de las tierras comunales tenía otra finalidad: per-
025-076 CTMA 27/10/07 08:32 Página 68

68 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

mitir a los vecinos más pobres disponer de tierra donde sobrevivir


generación tras generación.
Tal sistema de propiedad impedía que la tierra pudiera ser
adquirida por comerciantes o por campesinos ricos, clases sociales
que disponían de capital y mentalidad empresarial y que hubieran
podido invertir su d,nos eran pobres; carecían de medios para modi-
ficar los viejos sistemas de cultivo. El Parlamento inglés dictó desde
el siglo XVII y a lo largo del XVIII unas leyes conocidas como
Enclosures Acts o actas de cercamiento de tierra. Los campesinos de
los open-fields fueron expropiados y sus pequeñas parcelas se uni-
ficaron en forma de grandes explotaciones agrícolas acaparadas por
aristócratas, comerciantes o por los campesinos más prósperos. Los
nuevos propietarios las cercaron e invirtieron en ellas el dinero
necesario para introducir ciertas innovaciones.
En su primera fase se aplicaron nuevos métodos de cultivo. Un
segundo grupo de innovaciones posteriores a 1830 introdujo el uso
de máquinas de vapor y de fertilizantes químicos.
El primer grupo de mejoras consistió en eliminar los barbe-
chos, aumentar la superficie cultivada, introducir la rotación de cul-
tivos de cereales, tubérculos y leguminosas, lo cual permitió obte-
ner mayores rendimientos por hectárea. La introducción de legumi-
nosas fue trascendental porque estas plantas fertilizan la tierra (las
leguminosas enriquecen la tierra porque fijan nitrógeno del aire),
permitió alimentar también al ganado, y conseguir más abono de
origen animal.
Las innovaciones introducidas en la agricultura después de
1830 continuaron elevando la productividad de los campesinos. El
uso de fertilizantes químicos hizo posible cultivar mucha más tierra
y obtener, además, mayores rendimientos por hectárea. Los tracto-
res, segadoras y trilladoras movidos con energía de vapor también
contribuyeron a elevar la productividad. En el siglo XVIII, un cam-
pesino podía arar 0,4 hectáreas por día utilizando un arado tirado
por buey. El tractor a vapor aumentó a cinco hectáreas la superficie
arable por un campesino en un día.
Así pues, la revolución agraria se inició con medidas políticas
que generalizaron el mercado como asignador de recursos; ello pro-
vocó la conversión de éstos y de la tierra en mercancías y cambió
las motivaciones de una parte de los miembros de las comunidades
rurales que poco a poco devendría mayoritaria: la lógica de la sub-
sistencia fue sustituida por la lógica del beneficio. En muchos luga-
res del planeta los agrosistemas fueron sistemáticamente reorgani-
zados para intensificar la producción de alimentos y con ello la acu-
mulación individual de riqueza.
Entre los efectos de la revolución agraria cabe resaltar los
siguientes. El primer efecto fue causar un éxodo rural (Tabla 1);
algunos campesinos fueron contratados como jornaleros de los nue-
vos propietarios, pero los demás tuvieron que emigrar a las ciuda-
des en busca de trabajo.
025-076 CTMA 27/10/07 08:32 Página 69

Unidad 1: La problemática ambiental 69

1801 1851 1901


Gran Bretaña 36% 21% 9%
Francia 70% 64% 40%

Tabla 1: Porcentaje de agricultores en el conjunto de la población activa

No obstante, la revolución agraria al aumentar la rentabilidad


de la tierra y conseguir un aumento de la renta de los jornaleros y
los nuevos propietarios, posibilitó otro efecto, permitir un mayor
consumo de productos industriales al elevar la demanda de máqui-
nas para trabajar el campo, fertilizantes y de vestidos.
Otra consecuencia de este aumento de rentabilidad fue el sumi-
nistro de capital y de empresarios para la industria. Se sabe que
entre los primeros fabricantes de textiles aparece un buen número de
personas cuyo capital provenía de la agricultura.
El cuarto efecto fue desencadenar una revolución demográfica
(Tabla 2) dado que disminuyó la tasa de mortalidad al descender el
número de hambrunas y permitir una dieta más rica y abundante, lo
cual hizo a la población más resistente a las enfermedades (...) Si
inicialmente fue la revolución agraria la que hizo descender las tasa
de mortalidad, posteriormente, ya a mediados del siglo XIX, otros
factores, como los avances en la medicina, especialmente las vacu-
nas, y en la higiene contribuyeron significativamente a ello. Así
mismo aumentó la natalidad; al permitir un empleo elevado, el
número de matrimonios aumentó y por tanto el número de hijos.

1700 1750 1800 1850


Gran Bretaña 6,8 7,4 10,5 20,8
Francia 19 21 27,3 35,8
Alemania 12 18 23 35,6
Toda Europa 115 134,3 175,7 275
USA - 1,2 5,3 23,2

Tabla 2: Evolución de la población (millones de habitantes)

Recordemos las tres condiciones previas para la producción a


gran escala: demanda, mano de obra y capital. La revolución agra-
ria contribuyó a materializar parte de esas condiciones y constituyó,
pues, una condición necesaria para el crecimiento económico, aun-
que no una condición necesaria y suficiente. Ella sola no hubiera
bastado para promover la Revolución Industrial. Hicieron falta otras
condiciones.
El desarrollo preindustrial del comercio no sólo posibilitó el
nacimiento de una clase adinerada, la burguesía, que inició la revo-
lución agrícola y, más tarde, la industrial, sino que además permitió
dar salida a los productos hasta lograr un comercio y un mercado
025-076 CTMA 27/10/07 08:32 Página 70

70 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

internacional que posibilitó la Revolución Industrial. Las economías


preindustriales no desarrollaron un comercio voluminoso ni tampo-
co unos medios de transporte adecuados. Los caminos eran malos y
no se reparaban. La navegación fluvial y marítima resultaba más
rápida que la terrestre, pero no más barata. No obstante, los progre-
sos acumulados a lo largo de los siglos XVI, XVII y XVIII crearon
condiciones favorables para la Revolución Industrial. A mediados
del siglo XVIII, existía un comercio campo-ciudad y ciudad-campo.
Era posible colocar mercancías europeas en América o Asia y vice-
versa. También se conocían técnicas comerciales como la letra de
cambio, y funcionaban compañías comerciales a base de acciones.
Se eliminaron poco a poco las aduanas que entorpecían los intercam-
bios. Existían, por tanto, unos cauces previos por donde pudo ir flu-
yendo el primer gran aumento de la producción agraria e industrial.
El crecimiento demográfico fue un efecto del crecimiento eco-
nómico experimentado a raíz de la revolución agraria, pero después
se convirtió en una de las causas de la Revolución Industrial. No es
difícil comprender por qué la revolución demográfica fue primero
consecuencia de las transformaciones económicas y luego causa de
las mismas. Tomemos como ejemplo el caso inglés. La población
británica creció poco durante la primera mitad del siglo XVIII.
Entre 1750 y 1821 se duplicó. La revolución agraria se produjo pre-
cisamente entonces. La mayor producción de alimentos posibilitó
así un primer tirón alcista de la población. Gracias al mayor empleo
de actividades industriales y en servicios, una parte de la población
en aumento consiguió salarios con los que alimentarse mejor. Ahora
bien la presión demográfica se convirtió entonces en una de las cau-
sas de la Revolución Industrial, por que elevó el número de produc-
tores y consumidores.
Texto adaptado de La Revolución Industrial (A. Escudero, Ed.

Materiales de investigación: Texto

EL DESARROLLO DE LA TECNOLOGÍA Y L
4
REVOLUCIÓN INDUSTRIAL

La previa existencia de un comercio internacional sirvió para que Gran


Bretaña encontrara mercados donde vender su producción industrial a
cambio de recibir materias primas. Las técnicas de navegación mejo-
raron, se aumentó el número de barcos y se construyeron barcos vele-
ros más ligeros y rápidos para el transporte de mercancías.
El comercio también suministró capital y empresarios.
Algunos de los comerciantes que se habían enriquecido como inter-
mediarios invirtieron sus beneficios en la industria. Como la revo-
lución agraria y la demográfica, el comercio preindustrial fue una
condición necesaria pero no suficiente para la Revolución
025-076 CTMA 27/10/07 08:32 Página 71

Unidad 1: La problemática ambiental 71

Industrial. Él sólo no la hubiera desencadenado. Prueba de ello es


que España no se industrializó a principios del siglo XIX, pese a
disponer e un inmenso mercado en sus colonias americanas.
Algunos de los comerciantes ricos se convirtieron en empresa-
rios al descubrir que sus beneficios podían ser mucho mayores ins-
talando fábricas que sustituyeran el trabajo artesanal y disperso por
otro concentrado y mecanizado en un solo edificio.
Las dos industrias que más crecieron fueron la del algodón y la
del hierro. Fueron, además las primeras industrias que se concentra-
ron en fábricas y que emplearon tecnologías más productivas que las
antiguas. Otras industrias aumentaron también sus producciones. El
crecimiento de toda la industria fue acompañado del crecimiento de
los servicios. Ferrocarriles y buques a vapor posibilitaron un comer-
cio más voluminoso. Bancos y entidades anónimas sirvieron para
financiar nuevas empresas. El crecimiento económico supuso la
expansión de otros servicios: transporte urbano, tiendas, servicio
doméstico, educación, sanidad, servicios administrativos del Estado...
No fue ninguna casualidad que la industria del algodón crecie-
ra más que otras durante la primera fase de la Revolución Industrial.
La necesidad más perentoria del hombre es alimentarse. Luego, ves-
tirse. Cuando la población posee una renta muy baja, como en las
sociedades preindustriales, casi toda esa renta se gasta en alimentos.
Por el contrario, cuando se eleva la renta por habitante, lo lógico es
consumir vestidos antes que comprar, por ejemplo, vidrio. Una
razón tan sencilla como ésta explica por qué las mayores rentas ori-
ginadas por la revolución agraria beneficiaron la demanda de tejidos
en mayor grado que la de otros productos industriales. Esa misma
razón explica por qué la revolución demográfica disparó la deman-
da de textiles. El tercer factor que favoreció la demanda de tejido
fue el mercado exterior. En algunos casos, esos mercados fueron
coloniales lo que aseguró su monopolio por parte del país exporta-
dor de tejidos. Gran Bretaña, por ejemplo, prohibió la entrada en la
India de telas que no fueran de su industria.
El problema era cómo aumentar la oferta. La solución consis-
tió en introducir innovaciones tecnológicas que elevaron la produc-
tividad de la industria textil. (...) La primera fue la lanzadera volan-
te que aumentó la productividad de los tejedores. Haciendo uso de
la nueva lanzadera, un tejedor fabricaba tres y cuatro veces más
paño en el mismo tiempo que otro que utilizara un telar antiguo.
Cada tejedor, entonces, pasó a necesitar el trabajo de muchos más
hiladores que eran quienes abastecían de hilo a los tejedores. Se
necesitaba un procedimiento para hilar más rápidamente.
Tres inventos contribuyeron a resolver el problema. El prime-
ro fue la spinning jenny, una máquina ingeniada por James
Hargreaves en 1768. Con ella un solo trabajador hilaba varios husos
a la vez mediante un sistema mecánico movido todavía por los bra-
zos de un hilador. El segundo fue la máquina llamada waterframe,
patentada por Richard Arkwight en 1769. El tercero, la mule-jenny,
025-076 CTMA 27/10/07 08:32 Página 72

72 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

máquina inventada por Samuel Crompton en 1779. Estas dos


máquinas hiladoras permitían la elaboración simultánea de decenas
de husos mediante un complicado mecanismo movido por energía
hidráulica. Con ellas se logró aumentar de uno a cien la cantidad de
hilo fabricada en un mismo tiempo.
Ahora había que inventar un nuevo telar que trabajara con
mayor velocidad. Nacieron de este modo, primero, el telar mecáni-
co de Cartwright, en 1787, y luego el más perfeccionado de Roberts,
en 1882.
El progreso tecnológico no se detuvo aquí. Dio un gran salto
adelante cuando, desde fines del siglo XVIII, comenzó a aplicarse
la energía de vapor tanto a las máquinas de hilar como a las de tejer.
La máquina de vapor la inventó James Watt en 1782. El invento de
Watt proporcionó una energía más barata, potente y regular.
Adaptada al hilado y al tejido, revolucionó la productividad de la
industria textil: la producción de tejidos ingleses se multiplicó por
cien entre 1780 y 1850, mientras que el número de trabajadores en
la industria algodonera se multiplicó sólo por siete.
El aumento de la producción de tejidos obligó también a intro-
ducir innovaciones en las operaciones de lavado, blanqueo y colo-
reado de tejidos. Fueron ahora los progresos de la química los que
evitaron que se formara un cuello de botella en la industria textil.
La necesidad de producir más condujo a innovaciones tecnoló-
gicas posteriores que exigieron pasar de la industria doméstica y
dispersa a la fábrica, donde se concentraron maquinaria y trabajado-
res. Todas las máquinas debían concentrarse en un solo edificio for-
mando una cadena de producción como ésta:
Máquinas proveedoras de energía — Máquinas de hilar —
Máquinas de tejer — Lavado y tinte mediante sustancias químicas.
La nueva organización fabril de la producción aumentó la pro-
ductividad del trabajo e hizo descender los costes y los precios de
las telas de algodón.
La mayor producción de tejidos de algodón afectó al creci-
miento económico: la industria del algodón “tiró” de otros sectores,
haciendo que éstos también crecieran. Para producir más telas, fue
preciso fabricar mayor cantidad de máquinas y de productos quími-
cos. El crecimiento de la industria textil arrastró, por tanto, a las
industrias metalúrgica y química. Para producir más telas fue preci-
so aumentar el número de obreros en las fábricas. Ello fomentó la
construcción de viviendas para los trabajadores. Estos demandaban
alimentos, lo que, a su vez, arrastró al sector servicios urbanos. Por
último, la mayor producción de telas contribuyó a crear unos
medios de transporte más eficaces para su comercialización: cana-
les, carreteras, clippers.
(...) La mayor necesidad de hierro indujo nuevos inventos tec-
nológicos, como el alto horno, alimentado con un nuevo tipo de
energía, el carbón. La producción de hierro tuvo asimismo, como en
025-076 CTMA 27/10/07 08:32 Página 73

Unidad 1: La problemática ambiental 73

el caso de la industria del algodón, efectos de arrastre en otros sec-


tores, haciendo que éstos también crecieran. Para fabricar más hie-
rro fue preciso producir más carbón y más mineral de hierro, así
como transportar estas materias primas hasta los altos hornos. Fue
necesario, además, fabricar un mayor número de máquinas de
vapor, de altos hornos, de hornos de pudelado y de trenes de lami-
nación. El crecimiento de la siderurgia arrastró, por tanto, a la mine-
ría, a los transportes y a la construcción de máquinas. Para fabricar
más hierro fue igualmente preciso aumentar el número de trabaja-
dores en las minas y en las fábricas, de manera que aparecieron
núcleos urbanos mayores con sus servicios (tiendas, tabernas,
escuelas, oficinas, hospitales...). Por último, la mayor producción
siderúrgica impulsó la aparición de nuevas fábricas metalúrgicas,
canales, ferrocarriles, puertos y astilleros.

1770 1831
Ramas de la Millones % sobre el millones de % sobre el
industria de libras total libras total
Algodón 0,6 2,6 25,3 22,3
Hierro 1,5 6,5 7,6 6,7
Carbón 0,9 3,9 7,9 6,9
Lana 7 30,7 15,9 14
Lino 1,9 8,3 5 4,4
Seda 1 4,3 5,8 5,1
Construcción 2,4 10,5 26,5 23,4
Cobre 0,2 0,8 0,8 0,7
Cerveza 1,3 5,7 5,2 4,6
Piel 5,1 22,3 9,8 8,6
Jabón 0,3 1,3 1,2 1
Velas 0,5 2,1 1,2 1
Papel 0,1 0,4 0,8 0,7
Total 22,8 100,0 113,0 100,0

(Anaya, 1988)

El crecimiento de la producción de bienes industriales no se


limitó a los tejidos de algodón y al hierro. Prueba de ello es la tabla
siguiente, en la que se indica el valor creado por trece industrias
inglesas entre 1770 y 1831.
El desarrollo tecnológico fue un factor decisivo para que cua-
jara la Revolución Industrial junto al descubrimiento de los com-
bustibles fósiles, al multiplicar por decenas o centenares de veces la
producción y al mejorar los sistemas de transporte. Inicialmente el
desarrollo tecnológico estuvo desligado al desarrollo científico, ini-
ciado por Galileo, Newton, y otros científicos en el siglo XVII. Sin
embargo, en el siglo XVIII y, sobre todo, en el XIX y XX se ha pro-
ducido un desarrollo tecnológico basado en descubrimientos cientí-
ficos que ha seguido multiplicando la producción, mejorando la
seguridad y velocidad de los transportes, inventando los sistemas de
025-076 CTMA 27/10/07 08:32 Página 74

74 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

comunicación, desarrollando la medicina, etc. Las primeras empre-


sas que ubicaron laboratorios de investigación científica en sus ins-
talaciones fueron las químicas, posteriormente lo hicieron otras y, al
mismo tiempo, los estados comenzaron a potenciar el desarrollo de
la ciencia y la tecnología al darse cuenta de su importancia como
factores del crecimiento económico.
Adaptado de La Revolución Industrial (A. Escudero, Ed. Anaya, 1988)

Materiales de investigación: Texto

LA TRANSFORMACIÓN DEL
5
MEDIO AMBIENTE

La hipótesis mantenida a lo largo de los textos anteriores vincula la


actual crisis ambiental con el modelo socioeconómico y de relacio-
nes sociales que acabaron imponiéndose con la llamada Revolución
Industrial..
Con la Revolución Industrial se consolidó el sistema de creci-
miento económico continuo, se disparó el crecimiento poblacional
y comenzó a acelerarse en progresión geométrica el consumo ener-
gético y el desequilibrio ambiental a largo plazo del planeta.
En la Europa preindustrial, el capitalismo comenzó a desarro-
llarse sobre la base de la organización preexistente. La acumulación
de capital y la maximización de los beneficios -principal objetivo de
la actividad empresarial- se consiguió entonces mediante jornadas
interminables de trabajo y salarios de hambre. Las energías renova-
bles, especialmente la contenida en la fuerza de trabajo empleada,
constituía el aporte esencial al proceso de trabajo y la base de los
mencionados beneficios. Sin embargo, éstos no podían ampliarse
indefinidamente: era imposible alargar más allá de un punto deter-
minado la duración de la jornada de trabajo, ni rebajar el salario por
debajo del límite de subsistencia; tampoco era posible incrementar
el tamaño y amplitud de la actividad industrial sin comprometer las
fuentes de energía, especialmente los bosques y sin toparse con los
límites de la energía hidráulica y del viento. La ampliación de capi-
tal se encontraba con el límite ecológico (energético) impuesto por
el tiempo de renovación de la madera y de la escasez de lugares ade-
cuados para el uso de la energía hidráulica.
La forma en que se superaron tales limitaciones fue a través de
la división del trabajo (especialización) y mecanización de la indus-
tria. Los medios de trabajo se convirtieron entonces de simples
herramientas en piezas de un mecanismo para cuyo funcionamiento
la energía humana, animal, vegetal o hidráulica resultaron insufi-
cientes. Al ampliarse el volumen de las máquinas y multiplicarse
025-076 CTMA 27/10/07 08:32 Página 75

Unidad 1: La problemática ambiental 75

también el número de herramientas con las que operaba el trabaja-


dor simultáneamente, se hizo necesario un mecanismo motor más
potente. Este se encontró en las fuentes de energía fósil, concreta-
mente en el carbón que presentaba una serie de ventajas económi-
cas y ecológicas respecto de la leña. Ésta había de recogerse en
áreas muy amplias, cada vez más lejanas del centro donde debían
quemarse, encareciendo el coste de recolección y transporte.
Además, la expansión industrial tendría que haberse realizado a
costa de extensas áreas de cultivo, dedicándolas a plantaciones de
árboles para energía. Todo el territorio inglés tendría que haberse
dedicado al cultivo de árboles de no haber existido el carbón.
El crecimiento económico británico pudo haberse ahogado de
no producirse un cambio esencial en el sistema energético. Las
fuentes de carbón eran abundantes y ofrecían una mayor potencia
calorífica que la leña. Buena parte del esfuerzo de los científicos
estuvo orientado hacia la solución de problemas prácticos: incre-
mento de la producción de minas, de la capacidad de navegación,
pero sobre todo, el incremento y concentración de la energía rotato-
ria mediante la invención de un convertidor de energía revoluciona-
rio: la máquina de vapor.
El mecanismo típicamente capitalista de maximización del
beneficio llevó, pues, a la progresiva mecanización de la produc-
ción; o dicho en términos ecológicos: a la progresiva sustitución de
energías renovables por cantidades crecientes de materiales y com-
bustibles fósiles en el proceso de trabajo. El aumento en la produc-
ción de mercancías (Ver tabla texto 4) estaba ligado a la búsqueda
del beneficio, lo que tuvo como resultado el consumo cada vez
mayor de energía y materiales del sistema industrial, lo que está
produciendo un primer gran tipo de problema ambiental: el agota-
miento de los recursos minerales y energéticos.
El descubrimiento del petróleo permitió acelerar todavía más
el crecimiento económico, a partir, sobre todo, de 1950. Constituyó
además el sostén básico de dos fuentes de energía que revoluciona-
ron las estructuras de consumo tradicionales: la electricidad y el
motor de explosión. Las centrales térmicas de fuel-oil generaron
electricidad suficiente para establecer redes de consumo de electri-
cidad mediante los aparatos domésticos. El motor de explosión, una
vez perfeccionado, permitió la aparición de una de las bestias negras
del medio ambiente: el automóvil.
Éstas y otras innovaciones energéticas permitieron una acele-
ración sin precedentes del consumo de energía exosomática, dando
lugar a los patrones actuales de consumo masivo de bienes y servi-
cios de tan funestas consecuencias ecológicas. Al problema del ago-
tamiento de ciertos materiales y de los combustibles fósiles se sumó
el de la contaminación como resultado del incremento de la activi-
dad industrial.
Si hemos de ser rigurosos, la contaminación no es un fenóme-
no contemporáneo. Por ejemplo, la suciedad y los vertidos orgáni-
025-076 CTMA 27/10/07 08:32 Página 76

76 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

cos en las calles de las ciudades medievales, eran una fuente perma-
nente de enfermedades y malos olores. Este tipo de contaminación
todavía permanece en numerosas ciudades del Tercer Mundo, pero
en las ciudades occidentales fue combatida a lo largo del siglo XIX
con medidas técnicas, como el alcantarillado, e higiénicas. Otro tipo
frecuente de contaminación fue la provocada por los talleres artesa-
nales y manufactureros (molinos, herrerías, alfarerías, hornos de
fundición, etc.) que polucionaban el aire y el agua, producían ruidos
y desechos. Ahora bien, mientras la contaminación preindustrial era
local, con la industrialización tomó grandes proporciones, hasta
alcanzar una escala regional y después planetaria, como es el caso
de la contaminación por los gases invernadero.
Por otra parte, el incremento demográfico no ha cesado desde
la Revolución Industrial, lo que ha hecho multiplicarse la población
humana en más de diez veces en tan sólo 150 años. Hoy los más de
6000 millones de seres humanos tenemos que comer, cobijarnos,
viajar, etc. lo cual hace que los ecosistemas en todo el mundo estén
menguando debido a la ocupación de territorio que hace la especie
humana. En 1800 sólo un 3% de la población mundial vivía en ciu-
dades. Londres fue la primera en alcanzar el millón de habitantes en
1820. A principios de este siglo once ciudades superaban el millón,
cifra que se había elevado a 75 en 1950. En 1976 había un total de
191 ciudades con mas de un millón de habitantes, siendo en la actua-
lidad unas 300. Si en 1900 el porcentaje de población total del pla-
neta que vivía en ciudades se había elevado al 15%, en 1960 supo-
nía ya el 33%, para situarse en más del 50% actualmente. Desde el
punto de vista ecológico, las ciudades constituyen auténticos ecosis-
temas desorganizados y en continuo desequilibrio ya que no produ-
cen ni energía ni materiales pero sí grandes cantidades de residuos.
Ejercen una presión constante sobre los ecosistemas rurales y natu-
rales en términos de captación de energía, agua, alimentos y otros
recursos y, al mismo tiempo, generan graves problemas ambientales.
Su expansión ha destruido los ecosistemas circundantes al transfor-
marlos en carreteras, industrias, áreas residenciales, etc. y han cons-
tituido un foco permanente de contaminación de residuos sólidos y
líquidos (basuras, aguas fecales, etc.); su cantidad ha ido en progre-
sivo aumento, conforme se ha acelerado el consumo per cápita de
todo tipo de mercancías.
El constante incremento de la productividad se ha traducido,
pues, en términos ecológicos, en un incremento paralelo de la entro-
pía, del desorden en la naturaleza. Desde los inicios de la
Revolución Industrial, la actividad económica no ha hecho sino
transformar recursos naturales de baja entropía en productos de uti-
lidad temporal, que luego ha eliminado devolviéndolos al ciclo eco-
lógico en forma de residuos de alta entropía. Todo ello a una velo-
cidad muy superior a la capacidad de la naturaleza para absorberlos
y para reponer los recursos naturales.
Texto adaptado de Historia y medio ambiente (M. González de Molina. Ed.
Eudema.1993)
077-118 CTMA 27/10/07 08:33 Página 77

UNIDAD

2 HACIA UNA
SOCIEDAD
SOSTENIBLE
1. SOSTENIBILIDAD
2. MEDIO AMBIENTE Y DESARROLLO SOSTENIBLE
3. GESTIÓN AMBIENTAL DESDE LA PERSPECTIVA
DE LA SOSTENIBILIDAD
077-118 CTMA 27/10/07 08:33 Página 78
077-118 CTMA 27/10/07 08:33 Página 79

Unidad 2: Hacia una sociedad sostenible 79

UNIDAD 2:
HACIA UNA SOCIEDAD
SOSTENIBLE

1. SOSTENIBILIDAD
La Revolución Industrial inició un proceso que se ha traducido en
un fuerte crecimiento económico del que disfrutan los países des-
arrollados y un crecimiento demográfico exponencial a escala pla-
netaria. Paralelamente, se iniciaron grandes transformaciones del
medio natural que han culminado con una situación que es caracte-
rizada como la crisis ambiental más importante a la que se ha
enfrentado la humanidad. Si el sistema económico ha crecido y
sigue haciéndolo a expensas del ecosistema global y de la vida,
entonces este crecimiento se volverá tarde o temprano contra nos-
otros, generando múltiples riesgos, como empieza a ocurrir ya con
las consecuencias que desencadenan los problemas ambientales glo-
bales. ¿Hay alguna alternativa, o, por el contrario, no hay nada que
hacer?
Además de los creyentes en el crecimiento y de los escépticos,
cada vez son más las personas que creen que todavía estamos a
tiempo de enderezar la situación.
Para introducirnos en el tema nos plantearemos las siguientes
cuestiones:

ACTIVIDAD DE INVESTIGACIÓN

¿CUÁNTAS VACAS PODRÍAN ALIMENTARSE DE LA HIERBA DE UN PRADO?


¿CUÁNTAS PERSONAS PUEDE MANTENER UN TERRITORIO?
¿QUÉ OCURRE CUANDO ESTE NÚMERO ES SOBREPASADO?
Trata de emitir hipótesis. A continuación se cotejarán en el aula y las seleccionadas se contrastarán
con los textos 1, 2, 3.

1.1 La capacidad de carga de los ecosistemas.


Se denomina capacidad de carga a la capacidad que posee un
ecosistema para mantener una población de una especie deter-
minada. Esta capacidad se mide por el número máximo de
individuos (K) de esa población que puede ser sustentado
indefinidamente por un ecosistema (o un territorio). Mientras
la población tiende a crecer indefinidamente, la resistencia
ambiental tiende a restringir ese crecimiento. El resultado
puede representarse mediante una curva logística donde tras
un crecimiento fuerte, éste va disminuyendo hasta llegar a un
punto donde se detiene (Fig.1). Este punto es K. Fig. 1.
077-118 CTMA 27/10/07 08:33 Página 80

80 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

La resistencia ambiental se debe a múltiples factores: cantidad


de luz, calor, humedad, cantidad de alimento y de materia mineral,
competidores, enfermedades, etc. Los diferentes factores ambienta-
les realizan la selección natural controlando el desarrollo de las
poblaciones.
El factor más importante que permite y limita el crecimiento es
la Producción Primaria Bruta (PPB) que es la materia orgánica sin-
tetizada por los productores (vegetales) mediante fotosíntesis. La
PPB es consumida no sólo por los propios productores sino también
por los organismos heterótrofos del ecosistema: consumidores (ani-
males) y descomponedores (bacterias y hongos). La Producción
Primaria Neta (PPN) es precisamente la materia orgánica que
queda disponible para los heterótrofos, una vez descontada la con-
sumida por los propios productores y es el factor limitante más
importante para el control del crecimiento de las poblaciones ani-
males, incluida la humana. En la siguiente unidad veremos con más
detenimiento estos conceptos.
La capacidad de carga de un ecosistema tal como ha sido defi-
nida depende no solamente de la potencialidad del ecosistema sino
de la especie de que se trate. Podemos definir ahora la capacidad de
carga global como la capacidad que posee un ecosistema para man-
tener la vida que alberga, es decir, no sólo a una especie sino al con-
junto de ellas. Esta capacidad será función de la Producción
Primaria Bruta y de la resistencia ambiental., y cuanto mayor sea,
mayor será el número de especies y de individuos de cada especie
(biodiversidad).
Si por cualquier razón una especie experimentara una fase
exponencial de crecimiento, ello tendría repercusiones sobre alguna
otra especie y sobre el conjunto del ecosistema ya que puede dismi-
nuir su capacidad para albergar vida. Eso es lo que ocurre con el
sobrepastoreo en la región subsahariana del Sahel, donde esta acti-
vidad está convirtiendo el frágil pastizal en tierra yerma por lo que
está disminuyendo la capacidad global del territorio para albergar
vida. Este ejemplo puede ayudarnos a comprender las acciones del
hombre.
Una de las características fundamentales de la especie humana
es su capacidad para eludir y aminorar la resistencia ambiental que
podría controlar su población. Con la invención de la agricultura y
la ganadería, la especie humana aumentó considerablemente su
población que se mantuvo más o menos constante hasta la
Revolución Industrial, donde experimentó otro fuerte crecimiento,
que todavía se mantiene, gracias a una mayor disponibilidad de
recursos y a las mejoras sanitarias.
Otra de las características de nuestra especie es que además del
consumo endosomático realiza un consumo exosomático, por lo que
la capacidad de un territorio para sostener asentamientos y activida-
des humanas dependerá no sólo de la parte de producción vegetal
(PPB) y del agua de la que se apropie el hombre y de la resistencia
077-118 CTMA 27/10/07 08:33 Página 81

Unidad 2: Hacia una sociedad sostenible 81

ambiental (riesgos) sino también de otros recursos, energéticos y


minerales, de la fragilidad del territorio para absorber los impactos,
entre ellos la contaminación).
Esta capacidad se denomina capacidad de acogida. Ambos
conceptos, capacidad de carga y capacidad de acogida, aunque rela-
cionados, son diferentes.
Mientras que el impacto de una población animal sobre un
territorio depende exclusivamente de su densidad de población, el
de una población humana depende no solamente de la densidad sino
también del impacto por habitante, ya que no todas las poblaciones
humanas generan similares impactos. La magnitud del impacto per
capita puede reflejarse en la siguiente fórmula:

Impacto ambiental per capita = cantidad de recursos/persona x cantidad degradación/persona

Teniendo esto presente se ha definido un nuevo concepto, el de


huella ecológica, que es la traducción del volumen de recursos con-
sumidos y residuos generados, es decir del impacto ambiental pro-
ducido por habitante, en el área territorial necesaria para producir
esos recursos y para acoger esos residuos. Puede hacerse un balan-
ce ecológico (ver Materiales de investigación: Texto 1) de una
manera sencilla, mediante la siguiente expresión:

Balance ecológico = Superficie ecológicamente productiva - Población territorio x huella ecológica

Si el balance de un país es negativo, entonces hay déficit eco-


lógico, lo cual significa que dicho país sobrepasa la capacidad de
acogida de su territorio, y que lo compensa obteniéndolo de otros
territorios. Si es positivo, entonces el país posee superávit ecológi-
co, y si es nulo, significa que la huella de la población no supera sus
fronteras.
Sobrepasar la capacidad de acogida significa que también se
está sobrepasando la capacidad de carga global del planeta para la
especie humana. En efecto, a juzgar por los problemas medioam-
bientales que se están generando, hace ya tiempo que ha sido sobre-
pasada como lo indica la pérdida de biodiversidad anual (se extin-
guen aproximadamente 5.000 especies cada año). Es más, no sola-
mente ha sido sobrepasada la capacidad de carga global del planeta
sino que, con toda probabilidad, ésta tiende a disminuir, merced a la
contaminación y erosión.

ACTIVIDADES DE APLICACIÓN:
1. Diferencia entre capacidad de carga y capacidad de acogida de un territorio
2. ¿Habrá diferencias entre el balance ecológico de una ciudad y el de un pueblo? ¿Por qué?
3. ¿Quién tendrá una huella ecológica mayor, un habitante de un país pobre o de uno rico? Razónalo.
4. ¿Cómo puede mantenerse un país cuyo balance ecológico sea negativo?
5. Según los últimos cálculos, el balance ecológico mundial es ya negativo. Si esto es así, ¿cómo es
posible que sigamos viviendo?
077-118 CTMA 27/10/07 08:33 Página 82

82 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

1.2 El concepto de sostenibilidad


Pero las cosas podrían ser de otro modo, tal como lo muestra el
hecho de que ha habido pueblos que han sabido utilizar el medio
natural sin deteriorarlo irreversiblemente. Definiremos sostenibili-
dad como la viabilidad de la interacción entre un sistema socioeco-
nómico y un ecosistema (medio natural o territorio), de modo que,
al mismo tiempo que se produce una evolución del sistema socioe-
conómico, se preserve la capacidad de carga global del ecosistema
y su capacidad de acogida para seguir siendo fuente de recursos y
sumidero de residuos humanos.
Tal interacción consiste en que mientras el sociosistema se
ubica en, extrae recursos del y expulsa desechos al ecosistema, éste
sufre cambios (impactos ambientales) que repercuten en el sociosis-
tema y que junto a los procesos naturales (inundaciones, terremotos,
etc.) obligan a éste a introducir cambios en su organización, tecno-
logía, etc. La sostenibilidad, por lo tanto, conlleva un proceso de
coadaptación, de reajuste mutuo entre dos sistemas dinámicos cuya
evolución conjunta posee una restricción: la necesidad de mantener
la capacidad de carga global del ecosistema por cuanto de ello
depende la supervivencia del sociosistema.
El atributo “sostenible” no es propio ni del ecosistema ni del
sociosistema, sino de la relación que se establece entre ambos siste-
mas (Fig. 2). Ahora bien, podremos hablar de economía sostenible,
actividad sostenible, desarrollo sostenible, etc. cuando el sistema o
la actividad en cuestión respetan la condición de sostenibilidad que
se ha definido anteriormente.

Fig. 2. Atributos del ecosistema, del sistema socioeconómico y de la interacción


entre ambos (las figuras de trazo continuo representan el presente, las de trazo
discontinuo, el pasado o el futuro).
077-118 CTMA 27/10/07 08:33 Página 83

Unidad 2: Hacia una sociedad sostenible 83

Tanto el sociosistema como el ecosistema evolucionan en el


tiempo, pudiendo pasar por fases de crecimiento cuantitativo, de
crecimiento nulo y de regresión.
Toda sociedad experimenta inicialmente una fase de crecimien-
to, tanto poblacional como económico, pero después, si quiere man-
tenerse, debe adoptar una relación sostenible con el ecosistema, por lo
que entrará en una fase de evolución cualitativa y no cuantitativa. Las
sociedades que no lo hacen, que violan este principio de sostenibili-
dad, tarde o temprano entran en regresión (Textos 2 y 3). Hoy se cree
que una de las causas principales que contribuyó al declive de gran-
des civilizaciones fue la relación insostenible que mantuvieron con su
medio. Los valles fértiles de Mesopotamia se volvieron estériles por
la salinización sufrida a causa de la erosión y del exceso de regadío.
Las civilizaciones griega y romana se levantaron explotando los bos-
ques para extraer madera con objeto de atender múltiples actividades,
pero la deforestación causada trajo consigo problemas ambientales
que contribuyeron al declive de ambas civilizaciones.
La capacidad de carga global es una característica del ecosis-
tema (Fig. 2), su mantenimiento preserva las funciones del ecosiste-
ma: fuente de recursos, sumidero de residuos, acogida de poblacio-
nes, lo que garantiza el desarrollo del sociosistema.
Los ecosistemas también evolucionan, experimentan una suce-
sión. Poseen una fase de crecimiento donde se incrementa el núme-
ro de especies, así como el tamaño de sus poblaciones, y una fase de
estabilidad donde ambas se mantienen más o menos constantes. En
esta situación, el ecosistema posee la máxima capacidad de carga
global, es decir la máxima capacidad para albergar vida. Ahora
bien, en ocasiones, a causa de perturbaciones, generalmente huma-
nas, entran en regresión, evolucionan negativamente caracterizán-
dose por una disminución de la capacidad de carga global (Fig. 2).
Entonces la relación con el sociosistema se vuelve insostenible.
Habitualmente, la regresión del sociosistema se elude utilizan-
do otros territorios como fuente de recursos y sumidero de residuos
por lo que se entra en una situación de déficit ecológico que lo único
que hace es postergar la crisis y ampliarla a otras regiones. Desde
hace un par de siglos ha sido tan socorrida y generalizada la utiliza-
ción de este “truco” que a lo que ha conducido es a una crisis glo-
bal de la ecosfera. Hoy en día se corre el riesgo de aplicar localmen-
te la sostenibilidad a algún territorio pero a costa de socavar la sos-
tenibilidad de otros. Por ejemplo, es posible que alguna región o
país haga una política sostenible de sus bosques pero en base a
importar cierta cantidad de madera de otros países. Este tipo de ini-
ciativas será auténtica siempre y cuando el citado país contribuya y
promocione la sostenibilidad a nivel global y no solamente local.
Naturalmente no todos los ecosistemas poseen la misma capa-
cidad para albergar vida, ni la misma fragilidad para entrar en regre-
sión, por lo que la relación entre un sociosistema y un ecosistema es
característica. De ahí la diversidad de culturas que han sabido man-
tener una relación de sostenibilidad con su medio.
077-118 CTMA 27/10/07 08:33 Página 84

84 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

1.3 Principios operativos de sostenibilidad


La definición de sostenibilidad que hemos dado, aunque completa,
ha de ser especificada mucho más si se quiere que sea operativa, que
sirva para diagnosticar y regular en función de la sostenibilidad las
actividades humanas. Ha sido el economista Herman Daly quien ha
propuesto una serie de criterios o principios para convertir esta
noción en operativa.
1. Si consideramos los recursos naturales renovables, el diagrama
causal que explica su dinámica puede verse reflejado en el dia-
grama causal (Fig.3). La sostenibilidad la aseguraría el principio
de recolección sostenible, según el cual la tasa de recolección
(explotación) debe ser igual o menor a la tasa de renovación
(regeneración) de estos recursos. De otra manera se produciría
una sobreexplotación del recurso que tarde o temprano acabaría
con él. Para evitar esta situación se puede actuar reduciendo la
Fig. 3.
tasa de explotación o/y ayudando a la renovación del recurso.
Lo dicho anteriormente sirve para recursos como el agua, el
suelo, las especies silvestres y domesticadas, los bosques, las pra-
deras, las tierras cultivadas y los ecosistemas marinos y de agua
dulce que son la fuente de la pesca.
2. El modelo causal que guía la dinámica de los recursos no renova-
bles nos permite enunciar el principio de vaciado sostenible, aun-
que hay dos diferentes formas de enunciarlo según se trate de
recursos no renovable pero reciclables o reutilizables de los que
no lo son.
Para éstos (carbón, petróleo, gas natural...), el principio señala
Fig. 4. que su uso es cuasi-sostenible cuando su tasa de vaciado sea igual
a la tasa de creación de sustitutos renovables que toda inversión
en la explotación lleve aparejada una inversión compensatoria en
un sustituto renovable (Fig. 4). Por ejemplo, la extracción de
petróleo comportaría la plantación de árboles para la obtención de
alcohol a partir de la madera.
Para los recursos no renovables pero reciclables (Fig. 5) (minera-
les, papel), el principio se formula de la manera siguiente: es
cuasi-sostenible su utilización si la tasa de vaciado se compensa
con un reciclaje o reutilización (que nunca podrá llegar a ser del
100%), reciclaje que implica un gasto de energía que debe regu-
larse por el principio anterior.
Fig. 5.

En ambos casos, siempre es posible además actuar reduciendo


el consumo.
077-118 CTMA 27/10/07 08:33 Página 85

Unidad 2: Hacia una sociedad sostenible 85

3. En materia de desechos y residuos biodegradables (materia orgá-


nica) o reintegrables (Fig. 6) como son el dióxido de carbono, los
óxidos de nitrógeno, etc., el principio de desarrollo sostenible que
regula su vertido se denomina principio de la emisión sostenible
y dice lo siguiente: la tasa de emisión de residuos debe ser igual
o menor a la capacidad natural de asimilación (fijación y meta-
bolización) de los mismos por los ecosistemas. Ésta debe enten-
derse para el caso del agua y del suelo como la capacidad que tie-
nen de autodepuración y para el caso del aire como la capacidad Fig. 6.
de dispersión de la atmósfera.
La actuación puede realizarse reduciendo las tasas de emisión y
también disminuyendo la concentración del contaminante
mediante tratamientos de depuración (filtros, depuradoras...).
4. Para aquellos residuos que no son biodegradables y que siendo
tóxicos se acumulan en las cadenas tróficas, debería aplicarse el
principio de emisión cero, es decir, habría que evitar este tipo de
contaminación. Este principio exigiría el fin de la industria nucle-
ar y de la fabricación y utilización de muchos productos químicos.
5. Los cuatro principios anteriores junto a la consideración de otras
actividades causantes de impacto: desmontes, construcciones,... y
de los riesgos potenciales a los que está sometido un territorio, per-
miten formular un principio más general: principio de integración
sostenible, según el cual, los asentamientos y actividades humanas
deberían estar integrados en el medio natural, por lo que no debe-
rían sobrepasar la capacidad de integración o de acogida de un eco-
sistema o territorio determinado. Esta capacidad de acogida (Fig.
7) depende de la potencialidad del territorio para abastecer de
recursos y soportar poblaciones humanas, así como de su fragilidad
ante la contaminación y otros impactos (aquellos que fueran irre-
versibles deberían evitarse) y de los riesgos potenciales a los que Fig. 7.
está sometida la población debido a los procesos naturales.
6. Complementariamente a los principios anteriores se ha de propo-
ner otro que favorezca la eficiencia en los procesos de produc-
ción, transporte y tratamiento de residuos. El principio de selec-
ción sostenible de tecnologías recomendaría favorecer las tecno-
logías más eficientes, que aumenten la productividad de los
recursos (el volumen de valor extraído por unidad de recurso), la
eficiencia en el transporte o la eficiencia energética en el trata-
miento de residuos. Esto significa, por ejemplo, bombillas más
eficientes con preferencia a más centrales eléctricas, así como un
diseño de productos y procesos susceptibles de facilitar el recicla-
je de materiales tanto en el seno de la propia economía como vía
ciclos naturales de los ecosistemas (biodegradabilidad).
7. Como se ha argumentado anteriormente, la complejidad de las
interacciones y procesos naturales hace que haya que contar con
cierto grado de incertidumbre. De ahí que deba proponerse otro
principio que haga hincapié en la restricción a nuestro conoci-
miento que tienen este grado de incertidumbre. Es el principio de
077-118 CTMA 27/10/07 08:33 Página 86

86 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

precaución, según el cual se debe operar siempre por debajo de


los límites que establece la biosfera para no tensionar los ecosis-
temas, intentar anticipar las vías que conduzcan a un callejón sin
salida y prevenir los efectos. Los estudios sobre riesgos e impac-
to ambiental son aplicaciones claras de este principio. Así mismo,
este principio impone restricciones a la valoración monetaria de
la naturaleza.
A modo de resumen de estos principios, presentamos la tabla
siguiente:

PRINCIPIOS OPERATIVOS DE SOSTENIBILIDAD

1. Principio de recolección sostenible: las tasas de recolección de los recursos renovables deben ser
iguales a las tasas de regeneración de estos recursos.

2. Principio de vaciado sostenible: es cuasi-sostenible la explotación de recursos naturales no reno-


vables cuando su tasa de vaciado sea igual a la tasa de creación de sustitutos renovables.

3. Principio de emisión sostenible: las tasas de emisión de residuos deben ser iguales a las capacida-
des naturales de asimilación de los ecosistemas a los que se emiten esos residuos.

4. Principio de emisión cero: reducir a cero la contaminación bioacumulativa y tóxica.

5. Principio de integración sostenible: los asentamientos y actividades humanas no deben sobrepa-


sar la capacidad de acogida de un territorio.

6. Principio de selección sostenible de tecnologías: han de favorecerse las tecnologías que aumenten
la productividad de los recursos (el volumen de valor extraído por unidad de recurso) frente a las
tecnologías que incrementen la cantidad extraída de recursos (eficiencia frente a crecimiento).

7. Principio de precaución: ante la magnitud de los riesgos a que nos enfrentamos, se impone una
actitud de vigilante anticipación que identifique y descarte de entrada las vías que podrían llevar
a desenlaces catastróficos, aún cuando la probabilidad de éstos parezca pequeña y las vías alterna-
tivas más difíciles u onerosas.

Los principios operativos están fundamentados, a su vez, en


dos de los principios científicos que establecen las limitaciones a la
utilización del medio y a la producción del conocimiento: el 2º
Principio de la Termodinámica y el Principio de complejidad de los
sistemas. Cinco de ellos tienen relación con las limitaciones que
encontramos en cuanto a la utilización de los recursos y a la produc-
ción de desechos, derivadas del 2º principio de la termodinámica.
Otro tiene también relación con el 2º Principio puesto que se refie-
re a la eficiencia energética que según dicho principio nunca puede
ser del 100%. Finalmente, hay un sexto principio, el de mayor
importancia, que tiene que ver con los límites de nuestro conoci-
miento acerca de sistemas complejos (Fig. 8).
077-118 CTMA 27/10/07 08:33 Página 87

Unidad 2: Hacia una sociedad sostenible 87

Fig. 8. Relación entre el 2º Principio y la complejidad de sistemas con los principios operativos de sostenibilidad.

ACTIVIDADES DE APLICACIÓN
6. ¿En qué situaciones debemos utilizar el principio de precaución?
7. Indica qué principio de sostenibilidad subyace en la puesta en marcha de las siguientes medidas:
- Colocación de contenedores de plástico y latas
- Estudios sobre huella y balances ecológicos
- Prohibición de la caza del lince ibérico
- Anuncio de TV para controlar el consumo de agua
- Plan de Ordenación del Litoral de Cantabria
- Repoblación de truchas de un río
- Prohibición de productos que dañan la capa de ozono
- Investigación en motores de automóvil de menor consumo
- Estudios previos sobre los efectos del maíz transgénico
- Aumento y mejora del transporte urbano
077-118 CTMA 27/10/07 08:33 Página 88

88 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

2. MEDIO AMBIENTE Y DESARROLLO


SOSTENIBLE
En el informe “Nuestro futuro común” (CMMAD, 1986), redactado
y difundido a escala mundial por la Comisión Brundtland
(Comisión para el Medio Ambiente y el Desarrollo), se define del
siguiente modo: es el desarrollo que satisface las necesidades de la
generación presente sin comprometer la capacidad de las genera-
ciones futuras para satisfacer sus propias necesidades.
Aunque desde nuestro punto de vista el concepto de desarrollo
sostenible está muy claro, aquel desarrollo que cumple el requisito
de sostenibilidad, o sea que mantiene las capacidades de carga glo-
bal y de acogida (capital natural) del territorio, sin embargo, ha
resultado ser muy controvertido debido a que la definición que apa-
rece en el citado Informe presenta ambigüedades que han generado
interpretaciones contrarias: una, que sostiene que el crecimiento es
compatible con el medio ambiente y otra que afirma que el creci-
miento es la causa general de la crisis ambiental. En la primera sub-
yace una visión mecanicista del medio ambiente, mientras que en la
segunda una interpretación sistémica del medio ambiente.

2.1 Visión mecanicista del medio ambiente


Como el objetivo central de la economía capitalista es ganar dinero,
la gran mayoría de los economistas ortodoxos ha considerado al sis-
tema económico como un sistema aistado de su entorno, como un
sistema de circulación del dinero independientemente del medio
natural. Se trata de una idea peregrina pues es como imaginar al
aparato circulatorio humano sin comunicación alguna con los apa-
ratos digestivo y excretor que son los que lo ponen en contacto con
el exterior. Esta idea tan simplista se ha mantenido hasta que se ha
comenzado a tomar conciencia de los problemas medioambientales
que su aplicación ha generado.
Los economistas más preocupados por estos problemas
reconocen ya que el dinero circula gracias a que hay una entrada de
recursos que abastace a la población y a que hay una salida de resi-
duos al medio natural. Sin embargo, sostienen que, aunque la cali-
dad medioambiental sufre inicialmente un deterioro con el creci-
miento económico y demográfico de una sociedad, llegado a un
punto de éste el medio ambiente se convierte en un bien que hay que
proteger mejorándose la calidad ambiental a medida que se incre-
menta el nivel de vida.
Esta idea se ilustra mediante la “curva en U” (Fig. 9). Según
esta opinión los países con mayor responsabilidad en el deterioro
ecológico actualmente son los países en vías de desarrollo.
Sin negar las indudables mejoras que se han introducido en
los países desarrollados en el tratamiento del medio ambiente, sin
Fig. 9. Curva en U embargo éstos siguen abasteciéndose de recursos de otros países y
077-118 CTMA 27/10/07 08:33 Página 89

Unidad 2: Hacia una sociedad sostenible 89

continúan siendo los máximos contribuyentes a la contaminación


del planeta. La concepción de medio ambiente representada por la
“curva en U” es una concepción localista, no global; las mejoras
locales se hacen, en parte, a costa del deterioro de otros territorios.
Tras la concepción de “curva en U” del medio ambiente
subyace la idea de que el dinero, la ciencia y la técnica pueden resol-
ver los problemas medioambientales que se presenten y continuar
con el crecimiento.
En el modelo de la Fig. 10 se observa que un crecimiento
continuo origina problemas ambientales (agotamiento de recursos,
impactos ambientales), lo cual disminuye la capacidad del medio
natural para prestar servicios y aportar recursos naturales. Así, en
teoría, el bucle de crecimiento tiende a autorregularse por los ries-
gos inducidos derivados del agotamiento de los recursos, la conta-
minación, el deterioro de los ecosistemas y la pérdida de biodiver-
sidad. Sin embargo, antes de reconocer estos límites, los partidarios
del crecimiento creen que con la ciencia y la tecnología se podrán
resolver los problemas ambientales. Sostienen que las funciones del
medio natural son sustituibles y reparables: si se agotara algún
recurso ya se encontrarán sustitutos para él, si los procesos natura-
les no pueden asimilar la contaminación ya se inventarán tecnologí-
as para sustituirlos en esta función. Tal principio de sustitución es
coherente con el mecanicismo, es decir, con la filosofía según la
cual el medio ambiente se considera como una máquina, desmonta-
ble en piezas donde se pueden sustituir unas que funcionen mal por
otras que lo hagan mejor.

Fig. 10. Diagrama causal que pone de relieve la acción de dos bucles contrapuestos sobre
el crecimiento. Hasta el momento el bucle positivo ha dominado sobre el negativo, pero en
el futuro es posible que no sea así.

Otra característica de esta visión mecanicista es la de que


podemos hacer una valoración monetaria del medio ambiente. Es
de sobra conocida la traducción que se hace de algunos impactos
ambientales en términos económicos, por ejemplo, la contamina-
ción producida alrededor de Doñana por la rotura de la presa de
Aznalcóllar que contenía los lodos tóxicos procedentes de una mina
de esa localidad, ya se ha cifrado en los millones de pesetas corres-
pondientes. Hechos como éste ni se hubieran considerado un pro-
blema medioambiental hace unas cuantas décadas, pero como el sis-
tema económico ha continuado haciendo presión sobre el medio
natural, algunos de los llamados “bienes libres” (de libre utilización
por todos), como el agua, los bosques, el aire, etc. se han deteriora-
077-118 CTMA 27/10/07 08:33 Página 90

90 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

do tanto por el uso, que se están volviendo escasos y ese deterioro


amenaza a las personas y a sus economías. Se denomina externali-
dad ambiental negativa a los efectos económicos negativos (costes)
derivados de un impacto ambiental y que recaen sobre personas que
no han producido ese impacto ambiental. La contaminación por
estos lodos tóxicos de aguas y suelos ha causado perjuicios a
muchos miles de personas. Si finalmente son los contribuyentes
quienes pagan estos perjuicios, eso constituye una externalidad
negativa. Por el contrario, si lo pagaran íntegramente los verdaderos
responsables entonces hablaríamos de que se han internalizado
dichos costes. Aunque menos, también hay externalidades ambien-
tales positivas, es decir beneficios que hacen personas y que no
revierten en su economía; por ejemplo, el paisaje de los valles de
Cantabria, que en buena medida es el resultado de la labor de los
campesinos, potencia el turismo, pero ellos reciben poco a cambio.
Resumiendo, la concepción que tiene la economía actual y la
mayoría de los políticos del medio ambiente es mecanicista, localis-
ta y monetarista.
La ortodoxia económica defiende el principio de sustituibili-
dad. La rama de la economía que sigue esta idea se denomina EMA
(Economía del Medio Ambiente). La EMA preconiza el crecimento
económico y no ve que haya incompatibilidad alguna entre mante-
ner este objetivo y la conservación del capital natural. Es más, sos-
tiene que el crecimiento económico es el mejor medio para recupe-
rar la naturaleza deteriorada (concepción de medio ambiente en
“U”). Las tímidas medidas económicas que se están tomando
actualmente para la conservación del medio ambiente desde esta
perspectiva consisten en internalizar los costes externos (externali-
dades) de modo que pague quien produzca los impactos ambienta-
les. Ello se hace principalmente mediante tasas e impuestos creado-
res de nuevos precios, que está llevando a realizar una evaluación
monetaria generalizada del medio ambiente. Se confía en que el
mercado abierto y competitivo regule las consecuencias que tendrán
en la economía las sucesivas internalizaciones de los costes exter-
nos y resuelva los problemas ambientales.
Aunque la EMA cree que el mercado futuro resolverá la crisis
medio ambiental, generando investigación, empresas ecoeficientes
y una demanda de productos ecológicos, reconoce que no lo puede
hacer sin que complementariamente se tomen una serie de medidas
administrativas que protejan el medio ambiente, tales como: norma-
tivas legales, planificación del territorio, evaluación de impactos
ambientales, creación de reservas y parques nacionales, etiquetado
ecológico,...
Además de aspectos económicos, el concepto de desarrollo
sostenible introduce aspectos sociales, pues si se reconoce que debe
haber una solidaridad intergeneracional para que las próximas gene-
raciones no vean disminuidas sus capacidades productivas, también
se debe hacer lo propio con las generaciones actuales, es decir, se
preconiza un mejor reparto de la riqueza. Para ello se sugiere que el
077-118 CTMA 27/10/07 08:33 Página 91

Unidad 2: Hacia una sociedad sostenible 91

aumente el ritmo de crecimiento económico de los países pobres,


confiando en que el simple crecimiento aminore la brecha entre paí-
ses ricos y pobres. Sin embargo, esta política del crecimiento eco-
nómico no ha hecho más que ampliar la brecha entre países ricos y
pobres. Por lo demás las políticas de arrancar un 0,7 % del PIB de
los países ricos para el desarrollo de los países pobres tampoco pare-
ce que ayuden a disminuir dicha brecha.

2.2 El concepto sistémico de medio ambiente


Frente a esta concepción de medio ambiente, comienza perfilarse
otra bien distinta basada en la teoría de sistemas.
Hasta el presente hemos utilizado la expresión medio ambien-
te para referirnos al medio ambiente natural que, a su vez, puede
diferenciarse en medio físico-químico y medio biológico, pero tal
como han puesto de relieve sociólogos y psicólogos también ha de
contemplarse un medio ambiente social. Según la UNESCO se
puede definir medio ambiente como un sistema formado por com-
ponentes físico-químicos, biológicos y sociales con sus interaccio-
nes respectivas, que pueden causar efectos directos o indirectos, a
corto o largo plazo, sobre los seres humanos (o sobre otros seres
vivos) ( Fig 11). Así, una decisión del presidente de EEUU puede
influirnos más que una mosca de nuestra propia casa. Puestos a ele-
gir, esa decisión pertenece más a nuestro medio ambiente que la
actividad de la mosca. Naturalmente los seres humanos también
causan cambios en su medio ambiente.

Fig. 11. El medio ambiente posee varios componentes entre los cuales
se establecen interacciones.

El concepto de medio ambiente es sistémico y relativo; sistémi-


co porque está integrado por varios componentes que interaccionan
entre sí, y relativo porque hay que referirlo a un sujeto: una persona,
una ciudad, o toda la sociedad humana (Fig. 12). Cuando el sujeto de
077-118 CTMA 27/10/07 08:33 Página 92

92 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

Fig. 12. El concepto de medio ambiente es relativo, depende del sujeto de referencia.

referencia es el sociosistema, el medio ambiente es el medio natural, y


éste es el concepto de medio ambiente que estamos manejando en esta
asignatura, cuando hablamos de los grandes problemas ambientales.
Frente a la concepción mecanicista del sistema socioeconómi-
co como un sistema aislado del medio natural, la concepción sisté-
mica postula que las sociedades humanas son sistemas que están
incluidos en los ecosistemas (medio natural) y dependen de ellos.
Existe una interacción constante entre los mismos: los sistemas
socioeconómicos obtienen recursos de los ecosistemas y expulsan
los desechos a los mismos lo que puede originar un agotamiento de
recursos e impactos ambientales que pueden volverse contra las
propias sociedades (riesgos inducidos). Por otra parte, el ser huma-
no y sus bienes económicos se hallan sometidos a riesgos naturales
como resultado de los procesos naturales: inundaciones, volcanes,
terremotos, etc. El agotamiento de los recursos, los impactos y los
riesgos constituyen los tres componentes de la problemática
ambiental y constituyen la otra cara del desarrollo de los sistemas
socioeconómicos.
Es obvio también que el concepto de medio ambiente que hemos
definido permite contemplar varias escalas a la vez, es local y global.
Así mismo, los efectos de determinados impactos pueden ser lejanos
y a largo plazo. Es el caso de algunos tipos de contaminación atmos-
férica que no respetan fronteras y que procedentes de Alemania e
Inglaterra han producido lluvia ácida en Suecia y Dinamarca, arrasan-
do los bosques de estos países. También se conoce que un aumento
de la malaria en África se ha debido al consumo de ranas africanas en
los restaurantes de Europa y Japón, ya que las ranas son depredado-
ras de los mosquitos que transmiten la enfermedad.
077-118 CTMA 27/10/07 08:33 Página 93

Unidad 2: Hacia una sociedad sostenible 93

La ciencia y la tecnología no pueden sustituir las funciones del


medio natural, por el contrario, son complementarios. Tanto la cien-
cia y la tecnología como las capacidades del medio natural son
necesarios para que las sociedades humanas se desarrollen. Es cier-
to que la C/T puede sustituir parcialmente algunos recursos, por
ejemplo, un caladero de peces por una piscifactoría, o el plástico a
la madera, pero si las especies de peces llegaran a extinguirse o los
árboles madereros se agotasen, ni las piscifactorías más avanzadas
podrían sustituirlos, en un caso, ni los aserraderos más modernos en
el otro. En breves palabras, la C/T de los seres humanos no puede
llegar a sustituir totalmente al medio natural porque aquellos son
dependientes de éste, las sociedades humanas dependen del mante-
nimiento de las funciones de los ecosistemas y no al revés.
La solución a los problemas ambientales pasa por frenar el cre-
cimiento y disminuir y estabilizar la producción y el consumo de
modo que se conserve el capital natural y se generen problemas
ambientales de baja intensidad.
Por último se ha de indicar que desde la perspectiva sistémica
el medio ambiente no puede ni debe ser valorado monetariamente
(más adelante justificaremos mejor esta afirmación), salvo en el
caso de recursos muy concretos extraídos de él. ¿Cómo se pueden
valorar funciones tan importantes como la regulación del clima o la
asimilación de contaminación o la producción de materia orgánica
o la decomposición de la misma?
En síntesis, el nuevo concepto de medio ambiente natural se
opone al de los economistas ortodoxos, es sistémico, global, y no
valorable monetariamente.
Las características generales que debería poseer la Economía
Ecológica, son las siguientes:
1. La economía debería tender a estabilizarse, es decir, no puede ser
una economía de crecimiento continuo. Aunque en algunos paí-
ses subdesarrollados pudiera haber un crecimiento económico
hasta cierto punto, el conjunto de la economía mundial debería
detener su crecimiento e incluso disminuirlo. Un objetivo esen-
cial sería conseguir un reparto justo de la riqueza y no el enrique-
cimiento de unos pocos.
2. Debería quedar fuera de la regulación del mercado, el valor de
ciertos bienes por ser éste inconmensurable, tales como el del
agua, aire, bosques, suelo, ecosistemas, especies, genes...
3. Para conseguir estos objetivos, y teniendo en cuenta la dependen-
cia de las sociedades de los ecosistemas, la economía debería ser
limitada por las restricciones impuestas por los mismos, es decir,
debería estar en función de la capacidad de carga global del eco-
sistema (de acogida). A partir del conocimiento de esta capacidad
debería trazarse un plan de ordenación del territorio, limitando y
evaluando los efectos de las actividades humanas.
077-118 CTMA 27/10/07 08:33 Página 94

94 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

Ello supondría una tendencia a regionalizar la economía que


implica la utilización de los recursos de la región (de los ecosis-
temas de la región) y de la capacidad de asimilación de desechos
y contaminantes de la misma, siguiendo los cinco primeros prin-
cipios de sostenibilidad, y así evitar la generación de déficit eco-
lógico. Ésta sería la única manera de que los pueblos tomasen
conciencia de que su futuro y el de sus hijos depende del mante-
nimiento de las funciones de los ecosistemas.
4. En principio, la manera más perdurable de convivir con los eco-
sistemas es la de utilizar la energía solar (o de las energías deri-
vadas de ella: hidráulica y viento) u otro tipo de energía renova-
ble: geotérmica, maremotriz,... como fuentes primordiales de
abastecimiento energético y de reciclado de la materia, siguiendo
las pautas de los seres vivos en los ecosistemas.
5. El desarrollo de métodos productivos, de reciclaje y de elimina-
ción de desechos más eficientes.
6. La asunción por parte de las instituciones científicas y tecnológi-
cas del principio de precaución poniendo a punto medidas pre-
ventivas y correctoras para evitar impactos ambientales graves y
daños a las comunidades.
7. Se requiere una forma de control demográfico consciente, pues
en la sociedad futura, con un grado de ciencia y de técnica eleva-
do, la tasa de mortalidad a causa de la resistencia ambiental será
muy baja. La evolución demográfica sostenible debe ser depen-
diente del cambiante potencial productivo del ecosistema.
8. El desarrollo de estas tendencias requerirán un cambio en las
relaciones internacionales y la creación de nuevos organismos
internacionales que evalúen e impidan la generación de déficits
ecológicos que pongan en peligro la sostenibilidad.

2.3 Sostenibilidad ecológica, económica y social


La contemplación de aspectos ecológicos, económicos y sociales en
el concepto de desarrollo sostenible ha hecho que comience a
hablarse de tres tipos de sostenibilidad: ecológica, económica y
social. La sostenibilidad ecológica (sería la que nosotros denomina-
mos sostenibilidad) tendría como finalidad la conservación del capi-
tal natural, la económica implicaría la conservación del capital pro-
ductivo y la social tendría como finalidad, además de mantener el
capital humano, hacer un reparto más equitativo.
El problema reside en la concepción que las personas, las
empresas e instituciones económicas tengan del medio natural. Si se
cree que el capital natural es sustituible por el capital humano,
entonces no se apreciará contradicción entre desarrollo y sostenibi-
lidad ya que, según esta concepción, el crecimiento arreglará todos
los problemas. Esta es la concepción de medio ambiente subyacen-
te en la EMA (Economía de Medio Ambiente).
077-118 CTMA 27/10/07 08:33 Página 95

Unidad 2: Hacia una sociedad sostenible 95

Ahora bien, si se piensa que ambos tipos de capital son com-


plementarios y que no se pueden reducir uno al otro, entonces exis-
ten contradicciones entre estos tipos de sostenibilidad, pues como
hemos visto el crecimiento no arreglará ni los problemas ecológicos
ni los problemas sociales, al contrario los exacerbará. Esta es la con-
cepción de la Economía Ecológica.
Ahora bien, aunque existan contradicciones y sea imposible
lograr la sostenibilidad en el presente, en el terreno práctico hay que
comenzar a dar los primeros pasos hacia la sostenibilidad. Desde
este punto de vista, puede hablarse de proyectos sostenibles cuando
se acercan a estos tres tipos de sostenibilidad. Estos proyectos han
de seguir en la medida de lo posible los principios operativos de sos-
tenibilidad ecológica, han de ser económicamente rentables (nadie
comenzará un proyecto si lo que obtiene son pérdidas, a no ser de
que esté subvencionado por el estado), y han de potenciar la forma-
ción humana y la redistribución de la riqueza.

ACTIVIDADES DE APLICACIÓN:
8. A raíz de la Conferencia de Río-92, se arrancó de los países desarrollados el compromiso de donar
el 0,7% de su PIB (Producto Interior Bruto) para ayudar a las naciones pobres.
a) ¿Crees que es correcta esta política para acercar a los países subdesarrollados a los desarrolla-
dos?
b) Si tal política fuera efectiva y poco a poco los países pobres se acercaran a la riqueza de los paí-
ses ricos, ¿contribuiría a la sostenibilidad social? ¿Y a la ecológica?
c) ¿Qué política habría que seguir para disminuir la brecha que los separa y al propio tiempo que
sea sostenible?
9. Indica las diferencias entre las posiciones mecanicista y sistémica.

ANÁLISIS DE TEXTO
“El origen de la protección del medio ambiente tiene lugar como consecuencia de la alta
degradación sufrida por el medio natural a raíz del frenético desarrollo industrial, y aun
cuando ese es el verdadero origen no se deben olvidar los distintos movimientos ecopaci-
fistas europeos de distinto signo que siempre fueron observados con una retina aviesa por
una mayoría, si bien en la actualidad han servido también en su doble vertiente para aglu-
tinar y aunar la idea medioambiental y su actual desarrollo.
(...) El deterioro del medio ambiente es una constante en los países en vías de desarro-
llo mientras que en los países desarrollados sufre una desaceleración en sentido inverso,
al existir concienciación del ciudadano y eficacia legislativa y de policía”.
Texto extraído del articulo: “Medio Ambiente y su equivalencia en el empleo” de J.C. Magdalena
(Diario Montañés, 16/X/98).

1. ¿Cuáles son los factores que desencadenan la protección medioambiental, según el autor? ¿Qué
otros puedes apuntar?
2. En el segundo párrafo parece extraerse la idea de que cuanto más desarrollo menos deterioro
ambiental. ¿Estás de acuerdo con ella? ¿Qué concepto de medio ambiente utiliza?
077-118 CTMA 27/10/07 08:33 Página 96

96 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

Análisis del texto 1


1. Compara el balance ecológico de los siguientes países: España, EE.UU., Suiza, Singapur, India,
Holanda y Alemania. ¿Qué cabe decir acerca de su capacidad de acogida?
2. ¿Hay algún país europeo con superavit ecológico? ¿Significa ello que no produce impactos fuera
de sus fronteras?
Análisis del texto 2
1. ¿Cuáles fueron los impactos ambientales que desembocaron en el regreso de la sociedad de la isla
de Pascua a una organización social más simple? ¿En qué medida dañaron la capacidad de acogi-
da del ecosistema para la especie humana?
2. ¿Cuál o cuáles de los principios de sostenibilidad se ignoraron?
3. ¿Cuál fue el bucle de realimentación positiva que desencadenó dichos impactos? Realiza un dia-
grama causal con los siguientes términos: rivalidad, estatuas, deforestación, erosión, productivi-
dad suelos, madera, construcción casas y canoas, declive social.
Análisis del texto 3
1. ¿Que principio de sostenibilidad se quebrantó en el caso del mar Aral? Enuncia este principio en
concreto para este caso.
2. ¿La aplicación de la teoría del caos a este caso, puede enseñarnos algo en el futuro?
3. ¿Qué análisis cabe hacer acerca de las externalidades?

ANÁLISIS DE TEXTO
El día 22 de mayo de 1999 apareció en los medios de comunicación un Manifiesto por la
sostenibilidad de Lanzarote. Entresacamos para su análisis las siguientes frases: “En los
últimos años, los indicadores socioeconómicos y ambientales insulares han arrojado
datos preocupantes, coincidiendo con el comienzo de un nuevo ciclo de expansión econó-
mica y de aceleración de las inversiones inmobiliarias vinculadas al sector turístico. La
ocupación creciente de territorio, la presión y los desquilibrios demográficos, la expan-
sión de la red viaria y de los nudos de comunicación, la saturación de los servicios sani-
tarios, educativos y administrativos, el consumo indiscriminado de recursos naturales y
las carencias de gestión en el tratamiento de residuos amenazan el sistema insular con
importantes desajustes que anuncian la inviabilidad de un modelo determinado por el
libre comportamiento de las fuerzas del mercado y por el economicismo imperante” (...)
“Los desequilibrios ambientales contemporáneos piden plantear las actividades producti-
vas, en general, y las referidas al sector turístico, en particular, dentro de un marco de
regulación y ordenación. Crecer indefinidamente es ya retroceder indefinidamente” (...)
“No habrá desarrollo real sin políticas alternativas que respeten la relación sostenible y
continuada del ser humano con su entorno”. En este contexto, (...)”La población de
Lanzarote ha acogido con satisfacción la apertura de un proceso de contención del creci-
miento turístico en la Isla, concretado inicialmente en una moratoria que se propone redu-
cir la construcción de plazas alojativas durante un decenio y (...) de un debate tendente a
establecer un modelo de sostenibilidad local en la Isla”.

1. ¿A qué indicadores socioeconómicos y ambientales en concreto se refiere el texto?


2. ¿Qué significa un marco de regulación y control? ¿Para qué debe hacerse?
3. Cual es tu interpretación de la frase: “Crecer indefinidamente es ya retroceder indefinidamente”.
4. ¿Se podrá llevar a cabo realmente un modelo de desarrollo sostenible en la Isla?
5. ¿Qué principio de sostenibilidad se pretende aplicar?
077-118 CTMA 27/10/07 08:33 Página 97

Unidad 2: Hacia una sociedad sostenible 97

3. GESTIÓN AMBIENTAL DESDE LA


PERSPECTIVA DE LA SOSTENIBILIDAD
ECOLÓGICA
Las ciencias medioambientales han nacido en fecha relativamente
reciente. Son el resultado de la existencia de los problemas ambien-
tales y de la necesidad de comprenderlos y atajarlos. La Teoría de
sistemas constituye el marco idóneo de conocimiento para realizar
estas tareas; tomando como referencia la idea de sostenibilidad,
podemos ir dando pasos hacia la constitución de otro tipo de econo-
mía, la economía ecológica. Este cambio ya ha comenzado pero
seguramente será lento porque implica una modificación profunda
de nuestras relaciones con el medio natural.
Para lograr una verdadera sostenibilidad, el crecimiento, tanto
demográfico como económico, se ha de detener e incluso dismi-
nuir, y ello no es posible en el marco de la economía actual. Sin
embargo, aunque prevalece el criterio de crecimiento económico
sobre cualquier otro criterio en el desarrollo de las sociedades, éstas
y sus representaciones, los estados, se defienden de las consecuen-
cias de este crecimiento mediante una serie de medidas que intentan
regular los asentamientos y las actividades productivas.
Se están desarrollando toda una serie de medidas de gestión
ambiental que sirven para regular las actividades humanas de modo
que los sistemas naturales puedan seguir cumpliendo sus funciones
de ser soporte de actividades, de ser fuente de recursos y receptor
de residuos y, así mismo, para planificar los riesgos.
Estas medidas, que van encaminadas a conseguir parcialmente
la sostenibilidad, son de distinta naturaleza. Las hay de naturaleza
administrativa, como la ordenación del territorio y la evaluación del
impacto ambiental (EIA), económico-productivas, como las tasas,
las subvenciones y el etiquetado ecológico, legislativas, como la
legislación sobre ordenación del territorio, EIA, Ley de aguas, Ley
de costas, etc., tecnológicas, como el aprovechamiento de energías
renovables, la potabilización de aguas, el tratamiento de aguas resi-
duales, el tratamiento de residuos urbanos, etc., y, finalmente,
sociales y educativas.

3.1 Gestión del territorio


La planificación del territorio es un proceso racional de toma de
decisiones y es, junto con la evaluación del impacto ambiental, el
instrumento de gestión ambiental más importante. Tanto uno como
otro consisten en estudios de gran complejidad que requieren la
colaboración multidisciplinar y que, en última instancia y desde la
perspectiva de la sostenibilidad, deben intentar la integración de las
actividades en el medio natural.
La ordenación territorial persigue el conocimiento del medio
en distintos aspectos concretos con el fin de garantizar la integra-
077-118 CTMA 27/10/07 08:33 Página 98

98 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

ción de los proyectos en él, tras determinar su capacidad de acogi-


da, o sea, la aptitud del territorio (recursos, capacidad de sumidero,
fragilidad del medio) para ser soporte de determinadas actividades.
Pero no todos los territorios son igualmente idóneos para soportar la
vida humana, dependerá de su aptitud o potencialidad en cuanto a
recursos (suelos, agua, fuentes energéticas,...), de su capacidad para
asimilar impactos (residuos, susceptibilidad a la erosión, fragilidad
de sus ecosistemas a la presencia humana,...) y de los riesgos natu-
rales a los que estén expuestos los seres humanos (Fig. 13).

APTITUD DEL
TERRITORIO

Fig. 13. La determinación de la capacidad de acogida depende de tres factores.

El principio general que hemos de aplicar es el principio de


integración sostenible que señala que los asentamientos y activida-
des humanas no deben sobrepasar la capacidad de acogida del terri-
torio, evitando la sobreexplotación y la realización de impactos irre-
versibles, de modo que éste pueda continuar cumpliendo sus funcio-
nes por tiempo indefinido.
¿Cómo saber si se ha sobrepasado o no esta capacidad de aco-
gida? Es una cuestión difícil de resolver. A falta de índices más ade-
cuados, la huella ecológica tanto individual como poblacional y,
sobre todo, el balance ecológico nos puede proporcionar una buena
ayuda. En principio, si el cálculo del balance ecológico es deficita-
rio diríamos que estamos sobrepasando la capacidad de acogida del
territorio, aunque ello no signifique que el territorio en cuestión
sufra todos los efectos de nuestra huella porque muchos de los
recursos y residuos son transnacionales. Sin embargo, acercándonos
a un valor equilibrado en el balance ecológico y aplicando el prin-
cipio de precaución nos estaremos acercando a la sostenibilidad.
La metodología de integración ha de partir de una idea elemen-
tal: la dependencia del sociosistema del ecosistema y por lo tanto, la
constatación de que el medio posee unos recursos y unas restriccio-
nes y en función de ellos debe hacerse la planificación económica.
Sin embargo, en la realidad ocurre justamente al revés.
Prevalecen los criterios economicistas de crecimiento sobre los cri-
terios de integración; su objetivo fundamental no es conseguir la
077-118 CTMA 27/10/07 08:33 Página 99

Unidad 2: Hacia una sociedad sostenible 99

sostenibilidad, sino racionalizar el uso del territorio, maximizando


la aptitud del éste para las actividades y minimizando el impacto de
éstas sobre el mismo. Por eso, en muchas ocasiones, aunque existen
planes de ordenación del territorio razonablemente buenos, se
infringen las normas haciendo que estos planes se conviertan en
papel mojado.
La concreción de la ordenación territorial se realiza valorando
la capacidad de acogida del territorio para cada actividad prevista.
En la unidad 8 se realizará un ejercicio de ordenación territorial.
La metodología consiste en cartografiar el territorio desde distintos
aspectos: Recursos (vegetación, hidrología, fertilidad y usos del
suelo, recursos minerales y energéticos,...), fragilidad del territorio
(erosión, especies vulnerables, capacidad de asimilación de resi-
duos, etc.) y riesgos. Posteriormente se integran los distintos mapas
temáticos mediante superposición de los mismos, obteniéndose un
mapa integrado que sirve para ordenar el territorio según las distin-
tas actividades.
La ordenación territorial se puede realizar a diferentes escalas.
Habitualmente corre a cargo de ayuntamientos y comunidades autó-
nomas, pero también existe a nivel nacional e internacional para
conservar áreas naturales de especial interés.
En el ámbito nacional se han ido declarando una serie de zonas
como Parques nacionales, o bien por su belleza paisajística, o por
su riqueza en biodiversidad o por su singularidad. En los parques se
restringen los asentamientos y la realización de actividades huma-
nas. Además, algunos de estos parques han sido reconocidos inter-
nacionalmente por la UNESCO como Reservas de la Biosfera, áreas
representativas de la integración de asentamientos y actividades
humanas en ecosistemas. Ejemplos: Doñana y Ordesa.
También puede existir la planificación a nivel nacional del del
uso de algún recurso importante, como es el caso de la regulación
del uso del agua en nuestro país, a través de un Plan Hidrológico
Nacional.
077-118 CTMA 27/10/07 08:33 Página 100

100 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

ACTIVIDAD DE APLICACIÓN: COMPARACIÓN DE DOS PAISAJES


10. Se trata de comparar dos paisajes (Izquierda y Derecha) modificados por la acción humana y de
hacer una crítica ambiental de esta intervención.
1. ¿Qué actividades se desarrollan en el paisaje I y cuáles en el paisaje D?
2. ¿Qué impactos se observan en uno u otro paisaje?
3. ¿Qué tipos de riesgos inducidos existen en cada uno de ellos?
4. ¿Qué otras diferencias observas entre ambos paisajes?
5. ¿En cuál de ellos hay una más adecuada ordenación del territorio? ¿Qué principios de sosteni-
bilidad se cumplen o incumplen en cada uno de ellos.

Figuras modificadas de La síntesis ecológica. Duvigneaud. Alhambra.

- La evaluación del impacto ambiental (EIA) es una herramien-


ta a nivel de proyecto que debe completar la ordenación del territo-
rio y la integración de actividades en el medio natural, pues en oca-
siones no basta con valorar la capacidad de acogida de una unidad
territorial para una actividad concreta, dado que tal actividad puede
tener un impacto ambiental diverso dependiendo del tipo que sea.
Aunque anteriormente nos hemos acercado a la idea impacto y
de integración de manera muy general con el cálculo de la huella y
del balance ecológicos, la EIA se propone evaluar proyectos concre-
tos a desarrollar sobre territorios concretos.
Desde una perspectiva de la sostenibilidad, aquellos proyectos
de obra que fueran a incumplir cualquiera de los siguientes princi-
pios operativos: recolección sostenible, vaciado sostenible, emisión
077-118 CTMA 27/10/07 08:33 Página 101

Unidad 2: Hacia una sociedad sostenible 101

sostenible, emisión cero e integración sostenible


deberían ser prohibidos. Sin embargo, ello choca-
ría con la necesidad de crecimiento por lo que la
EIA está sometida a todo tipo de irregularidades
Se puede definir la EIA como el conjunto de
estudios que permiten estimar los efectos que la
ejecución de un determinado proyecto de obra u
otra actividad causará en el medio ambiente natu-
ral. Se trata de una medida esencialmente preven-
tiva, pues intenta valorar la incidencia que ten-
drán sobre los distintos aspectos del medio las
diferentes actividades y prevenir sus consecuen-
cias. En función de ello permite tomar una deci-
sión positiva o negativa acerca de su ejecución y,
en el caso de que sea positiva, de las medidas Fig. 14. Esquema que muestra las etapas de la EIA
(Adaptado de Evaluación de Impacto Ambiental.
correctoras para subsanar dichas consecuencias. Gómez Orea)
La metodología de integración (Fig. 14) ten-
dría que partir de un inventario ambiental donde
se determinaran los recursos y sus distintas tasas de renovación, la
capacidad de acogida del territorio, en suma la aptitud de una uni-
dad territorial para la integración de dicho proyecto.
Tal proyecto debería ser seleccionado a partir de distintas
alternativas y sólo después se pasaría al desarrollo de la EIA y a la
decisión final acerca de su realización. Sin embargo, lo que sucede
normalmente es que primero se toma la decisión de hacer un pro-
yecto y luego se realiza la EIA como un mero trámite.
La valoración de impactos se realiza mediante una matriz de
impactos, donde en una entrada de la matriz se disponen los diferen-
tes factores del medio natural y social que pueden verse afectados y
en la otra entrada se colocan las diferentes actividades que se lleva-
rán a cabo por la ejecución del proyecto. Se definen una serie de
indicadores que son los que van a proporcionar una medida de la
magnitud del impacto. A modo de ejemplo, presentamos un mode-
lo de matriz (Cuadro 1) para una urbanización de baja densidad. La
valoración se realiza atendiendo a la siguiente leyenda: positivos
(+), escasamente negativos (e), medianamente negativos (m), alta-
mente negativos (a), críticos (c).
077-118 CTMA 27/10/07 08:33 Página 102

102 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

Cuadro 1. Matriz para la identificación y análisis de impactos.

ACTIVIDAD DE APLICACIÓN: EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL


11. Se propone realizar por grupos la evaluación de impacto de un proyecto de autopista
1. Para ello toma una postal (lo mejor es que el profesor imparta fotocopias de un paisaje) y traza
una línea que represente el proyecto de autopista.
2. Elabora una matriz de EIA (como la de la Tabla 1; ten en cuenta que esta matriz se hizo para
evaluar un proyecto de urbanización por lo que debe ajustarse a este proyecto de autopista).
Pueden quitarse o añadirse elementos y características del paisaje y actuaciones propuestas
para ajustar la matriz al proyecto de construcción de esta autopista.
3. La valoración de impactos la vamos a realizar cualitativamente, mediante la siguiente leyenda:
- positivos (+)
- escasamente negativos (e)
- medianamente negativos (m)
- altamente negativos (a)
- críticos (c)
4. Proceso de discusión y toma de decisión. Se recomienda que el profesor haga una transparen-
cia de la matriz, para ser proyectada y se rellenada entre todos los grupos en el aula.
077-118 CTMA 27/10/07 08:33 Página 103

Unidad 2: Hacia una sociedad sostenible 103

La EIA carecería de sentido


si no se complementara con la eco-
auditoría o auditoría ambiental.
La ecoauditoría posee un carácter
correctivo; evalúa un proyecto o
actividad en plena ejecución aten-
diendo al cumplimiento de lo esta-
blecido en la EIA, de modo que si
no se cumple ha de corregirse la Fig. 15. Mapa de riesgo sísmicos.
actividad.
- La planificación de riesgos completa la gestión territorial,
pues se realiza con objeto de predecir catástrofes y prevenir sus con-
secuencias. El principio de precaución cabe ser aplicado en este
caso, pues se trata de estudiar y conocer los procesos naturales no
para dominarlos sino para realizar una política prudente que evite,
en la medida de lo posible, la exposición de vidas y bienes humanos
a los procesos naturales.
Dentro de la misma, es primordial hacer una cartografía de
riesgos. En primer lugar se elaboran mapas de peligrosidad de un
proceso o fenómeno natural sobre un territorio concreto, con el
objeto de predecirlo, es decir, de anunciar con anticipación dónde
(predicción espacial), cuándo (temporal) y con qué intensidad se va
a desencadenar; dependiendo de los procesos estas predicciones
podrán tener mayor o menor fiabilidad. Posteriormente, se elaboran
mapas de exposición y de vulnerabilidad, en función de la densidad
de población y del porcentaje de gente que puede verse afectado.
Finalmente se realiza una integración de dichos mapas, obteniéndo-
se el mapa de riesgo (Fig. 15), cuya finalidad es la prevención, en
otras palabras, prepararse con anticipación.
Otras medidas encaminadas a la prevención y corrección de
los efectos de los desastres naturales son también los Planes de pro-
tección civil para la evacuación y ayuda a la población afectada,
Seguros obligatorios, Planes de vacunación para prevenir epide-
mias, así como una serie de medidas estructurales tales como nor-
mas para la construcción de edificios resistentes, muros de conten-
ción, etc., y técnicas como es el caso de la potabilización de aguas
y el control de alimentos. En la tabla siguiente pueden observarse
las medidas para combatir riesgos en función de los tres factores de
riesgo: peligrosidad, exposición y vulnerabilidad.
077-118 CTMA 27/10/07 08:33 Página 104

104 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

Tabla 4: Planificación general de riesgos

MEDIDAS MEDIDAS PREVENTIVAS MEDIDAS


PREDICTIVAS CORRECTIVAS
(espacial,
temporal,
intensidad)
PELIGROSIDAD Investigación Obras para disminuir la peligriosidad: Diques, barreras, etc
Mapas peligrosidad diques, mallas, anclajes, muros,
Redes de vigilancia terrazas, revegetación...
EXPOSICIÓN Mapas exposición
Ordenación territorio
Legislación
VULNERABILIDAD No estructurales: No estructurales:
- Mapas vulnerabilidad y riesgo. - Información
- Ordenación del teritorio - Actuación según
- Planes Protección Civil Planes Protección
- Seguros Civil
Estructurales: Estructurales:
- Carreteras - Otras correctivas
- Edificios

3.2 Gestión de los recursos


Aunque en toda ordenación territorial es necesario realizar un
inventario de recursos, la gestión de los mismos conlleva saber uti-
lizarlos sin llegar a agotarlos. Ya hemos visto los principios de sos-
tenibilidad que se deben aplicar para evitar la sobreexplotación,
tanto para los recursos renovables como no renovables. De ahí se
derivaba la conveniencia de la reducción, reciclado, reutilización de
los recursos y, en su caso, la sustitución paulatina de los no renova-
bles por renovables. Ahora indicaremos las medidas concretas que
se pueden tomar para conseguirlo.
El ciclo de vida de un producto: consiste en un estudio de las
trasformaciones que sufre un producto desde la cuna a la tumba, es
decir, desde que se extraen los recursos hasta que se vierten al ver-
tedero los materiales desechables. Inicialmente fueron estudios para
el ahorro económico de las empresas, pero ahora también se utili-
zan, desde el punto de vista ambiental para ahorrar energía en las
distintas transformaciones buscando la eficiencia y para intentar
reciclar la mayor cantidad de materiales, una vez que el producto se
vuelve desechable.
Entre las medidas de carácter económico destacan las que
tienden a reducir el consumo, mediante una política de precios que
grave el derroche: “que pague más el que más consume”. Ello se ha
empezado a hacer localmente en algunos lugares con el agua, pero
generalmente no es así ni con el agua ni con otros recursos, ya que
la reducción del consumo de recursos detendría el crecimiento eco-
077-118 CTMA 27/10/07 08:33 Página 105

Unidad 2: Hacia una sociedad sostenible 105

nómico y hoy por hoy esto no es posible. Además quien controla los
precios en la mayoría de los casos no son los Ayuntamientos o el
Estado, sino el mercado, sobre el cual estos organismos no pueden
actuar o lo tienen que hacer indirectamente.
Por otra parte, los distintos organismos administrativos pueden
promocionar y apoyar la producción y la realización de ciertas acti-
vidades y medidas técnicas (energías alternativas, reciclado, reutili-
zación, ...) mediante subvenciones económicas, y también mediante
el etiquetado ecológico, que consiste en el derecho a poner ecoeti-
quetas a los productos respetuosos con el medio ambiente.
Las medidas técnicas son en principio compatibles con el cre-
cimiento económico pero sólo las pueden tomar los países ricos,
donde una parte de los beneficios se desvían para investigación y
utilización de tecnologías del reciclaje y reutilización, así como para
la sustitución de combustibles fósiles por energías renovables. De
cualquier manera la transición hacia el reciclado y sobre todo hacia
el uso de las energías renovables está dando ahora sus primeros
pasos. Habitualmente son sistemas poco rentables económicamente,
de ahí que los gobiernos deban potenciarlos mediante subvenciones,
que son recompensas económicas que tienden a potenciar éstas y
otras tecnologías, como la agricultura biológica y la reforestación.
Así se cumpliría el principio de selección de tecnologías, es decir la
promoción de tecnologías más eficientes energéticamente, aunque
menos rentables desde el punto de vista económico.
3.3 Gestión de los residuos
Los principios de sostenibilidad que deben guiar la gestión de los resi-
duos son el de emisión sostenible y el de emisión cero. Como la emi-
sión de residuos depende de anteriores fases del ciclo económico:
producción, transporte y consumo, buena parte de este problema se
resolvería reduciendo la producción y el consumo, pero esta solución
es hoy por hoy utópica porque acabaría con el crecimiento económi-
co. Así mismo, algunas de las cosas que hace unos años se conside-
raban residuos, ahora, con el reciclado, han dejado de serlo ya que tie-
nen un valor económico, como es el caso del papel, vidrio y latas.
La emisión de residuos causa en muchas ocasiones externali-
dades, es decir costes económicos que no sufragan quienes los pro-
ducen. De ahí que desde hace unos años se hayan adoptado medidas
económicas para internalizar esos costes en forma de tasas y multas,
siguiendo la regla: “Quien contamina paga”. No obstante muchas
veces estas multas no son disuasorias, y las empresas prefieren
pagar a introducir tecnologías paliativas del problema.
Entre las medidas técnicas se encuentran los filtros anticonta-
minación, el tratamiento de aguas residuales, el tratamiento de resi-
duos urbanos, el tratamiento de residuos peligrosos (sanitarios,
radiactivos, etc.).
Desde un punto de vista de la sostenibilidad, la reducción de la
producción y del consumo, junto a una reducción de la población,
constituiría la mejor manera de preservar una relación duradera
077-118 CTMA 27/10/07 08:33 Página 106

106 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

entre el medio natural y las sociedades, pues ello implicaría automá-


ticamente un descenso de la presión sobre los recursos, sobre el
territorio y una menor expulsión de residuos. Sin embargo, esta
solución no es posible en la actualidad, salvo de manera muy res-
tringida, porque implicaría una detención o disminución del creci-
miento económico que es el objetivo primordial de la política de
todos los países. Tarde o temprano, sin embargo, las sociedades se
van a tener que enfrentar a los límites que imponen las leyes de la
naturaleza, el agotamiento de los recursos y los impactos ambienta-
les producidos constituyen amenazas, riesgos inducidos que regula-
rán en su día el crecimiento. Mientras tanto, medidas como el reci-
claje, la reutilización, la transición hacia el uso de recursos renova-
bles, el ordenamiento territorial y la gestión de los residuos intentan
frenar el deterioro ambiental a escala local, pero los problemas glo-
bales continúan agravándose y no tardarán en hacer entrar en razón
a los partidarios del crecimiento continuo.
Otra manera de afrontar el agotamiento de recursos y el pro-
blema de los residuos de manera integral es mediante la creación de
ecosistemas industriales en los que varias empresas que físicamen-
te se encuentran ubicadas en la misma zona, cooperan y planifican
conjuntamente, de modo que los subproductos o desechos de unas
son utilizados por otras como materias primas. Se trata de simular,
salvando las distancias, lo que ocurre en los ecosistemas reales, en
donde el reciclado es muy elevado y se ahorra la energía correspon-
diente al transporte. Un ecosistema agroindustrial pionera es el de la
fabricación de cerveza. La cebada utilizada, en lugar de desecharse,
se utiliza mezclada con paja para cultivar setas, las cuales transfor-
man la fibra en carbohidratos de alta calidad que se destinan para la
alimentación del ganado. El agua residual y los excrementos del
ganado generan metano en un digestor y una solución nutritiva. El
metano se utiliza para producir energía y la solución nutritiva per-
mite cultivar algas en estanques que se utizan para alimentar distin-
tas especies de peces.
A modo de síntesis, en la Tabla 5 aparecen las funciones del
medio natural, así como los criterios y medidas concretas que habría
que seguir y aplicar para lograr la sostenibilidad
077-118 CTMA 27/10/07 08:33 Página 107

Unidad 2: Hacia una sociedad sostenible 107

Tabla 5: Medidas concretas en relación con las funciones del medio natural

Función Criterios de sostenibilidad Medidas concretas


Fuente de recursos R. renovables: Ppo. Explotación sostenible Reducción mediante medidas
R. no renovables: Ppo. Vaciado sostenible económicas: precios
Ppo. De selección de tecnologías progresivos, subvenciones,
etiquetado ecológico.
Tecnologías reciclaje,
reutilización y sustitución, y
de eficiencia energética
Ciclo de vida del producto
Ecosistemas industriales
Soporte de Potencialidad/fragilidad: Ordenación territorial
actividades Ppo. Integración sostenible Inventario de recursos EIA
Ppo. De precaución Planificación de riesgos
Sumidero de residuos. R. reintegrables: Ppo. Emisión sostenible Tasas, multas, prohibición
R. acumulativos: Ppo. Emisión cero Tratamiento de residuos
Ppo. De precaución. Filtros anticontaminación
Ciclo de vida del producto
Reutilización, reciclaje
Ecosistemas industriales

3.4 Medidas legislativas


La gestión del medio ambiente ha de completarse con medidas
legislativas, dado que todo este tipo de estudios tiene como objeti-
vo tomar decisiones políticas. Son los políticos, asesorados por
diferentes expertos, y a la vista de los planes de ordenación y de
estudios de impacto quienes finalmente toman la decisión de permi-
tir o no la actividad. Para que ello sea posible existe una legislación
ambiental que permite a los gobernantes ejercer su autoridad. En
España el desarrollo de una normativa legal se fundamenta en el
artículo 45 de la Constitución donde se recogen los derechos y debe-
res en materia de medio ambiente. A partir del mismo se han apro-
bado leyes tan importantes como la Ley de Aguas y la Ley de
Costas, la legislación de la EIA y de la Planificación territorial.
Existe un Código Penal donde se contempla el delito ecológi-
co, en referencia a la ordenación del territorio, a la utilización de
recursos naturales y del medio ambiente, a la protección de la flora
y la fauna y a los incendios forestales.
3.5 Medidas sociales
La educación ambiental pretende concienciar a los alumnos acerca
de la problemática ambiental y modificar sus actitudes y comporta-
mientos adquiriendo una cultura de la sostenibilidad.
077-118 CTMA 27/10/07 08:33 Página 108

ACTIVIDADES DE APLICACIÓN:

12. En otoño de 1999 ha sido recogida por los periódicos locales la noticia de que existe un proyec-
to de construcción de un hotel en Camaleño (Cantabria), zona perteneciente a Picos de Europa.
Según la filosofía de la ordenación del territorio ¿Tendría alguna restricción esta actividad?
13. Haz una valoración de la educación como medida para cambiar la mentalidad de la gente acerca
de la necesidad de llevar a cabo una vida sostenible.
14. Haz un estudio del ciclo de vida de un coche
15. Observa la Tabla 4 de la planificación general de riesgos. ¿Qué tipos de medidas se pueden adop-
tar en los incendios forestales? ¿Cuáles en los huracanes? ¿Cuáles en las inundaciones?
16. ¿Cuáles son las similitudes y diferencias entre un ecosistema natural y uno agroindustrial? ¿Qué
tipos de industrias se encuentran en el ecosistema agroindustrial descrito en una página anterior?
077-118 CTMA 27/10/07 08:33 Página 109

Unidad 2: Hacia una sociedad sostenible 109

Materiales de investigación: Texto

CAPACIDAD DE CARGA Y
1
HUELLA ECOLÓGICA

Todos los organismos necesitan consumir cierta cantidad de materia


orgánica e inorgánica para sobrevivir. Este consumo se denomina
endosomático.
El número máximo de ejemplares de una especie que un ecosis-
tema determinado es capaz de mantener constituye la capacidad de
carga y refleja la capacidad que posee dicho ecosistema para aportar
recursos a esa especie y para acoger los residuos de la misma.
Así un prado de una extensión determinada puede mantener un
número de vacas dependiendo de su producción primaria neta ((bio-
masa que se traduce en crecimiento por unidad de superficie duran-
te un año), es decir, de la cantidad de hierba que elabora en un año
restándole la materia orgánica que consumen las propias plantas.
Naturalmente, dicha producción es resultado, a su vez, de varios
factores: tipo de hierba, fertilidad del suelo, disponibilidad de agua,
cantidad de luz (que es función de la pendiente y orientación), clima
(temperatura, precipitación), presencia de otros competidores, fun-
damentalmente insectos, y quizá algún factor más.
Una vez conocida la producción neta del prado, o sea su capa-
cidad productiva, así como su superficie y teniendo datos del consu-
mo medio de una vaca diariamente, sería muy fácil calcular la capa-
cidad de carga del prado para esa especie, es decir, cuál sería el
número máximo de vacas que admite el prado permanentemente sin
sufrir degradación. Podríamos calcular también de manera sencilla
qué superficie de ese prado necesitaría cada vaca para vivir, divi-
diendo la producción del prado anual entre el consumo medio anual
de las vacas. Esta superficie es la huella ecológica de cada vaca, o lo
que es lo mismo, el territorio que necesita cada vaca para subsistir.
Si la huella ecológica de todas las vacas fuera superior a la
capacidad productiva del prado, concluiríamos que hay déficit eco-
lógico y, posiblemente, el prado comenzará a degenerar. El excesi-
vo consumo y pisoteo provocarán calvas en el prado que con la
posible erosión producida por la lluvia pueden ir ampliándose y
hacer que vaya disminuyendo la capacidad de carga global del
prado. Por el contrario, si la huella de todas las vacas fuera inferior
a la capacidad productiva del prado, entonces llegaríamos a la con-
clusión de que hay superavit ecológico.
¿Es tan sencillo de realizar este cálculo para la especie huma-
na? Realmente no, en primer lugar porque el hombre posee un con-
sumo, además de endosomático, exosomático; la mayor cantidad de
recursos y producción de desechos hay que apuntarlas al capítulo
exosomático. En segundo lugar, el hombre puede importar recursos
de otras zonas y exportar contaminación e impactos. En tercer lugar,
con su tecnología puede reparar, en parte, algunos de los impactos
que produce.
077-118 CTMA 27/10/07 08:33 Página 110

110 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

El impacto producido por los habitantes de un país vendrá


dado por la densidad de habitantes que haya en un territorio y por el
impacto medio de cada uno de ellos; este impacto individual medio
será función del consumo medio de recursos por persona y de la
producción media de desechos por persona. El impacto individual
medio traducido en el área territorial necesaria para producir recur-
sos y asimilar residuos nos proporciona la huella ecológica humana
(Hectáreas/persona). En la tabla siguiente puede verse el impacto
per capita en una serie de temas y la huella ecológica de dos países
ricos, uno pobre y de la media mundial.
Es notoria la desigualdad del impacto y la huella entre EE.UU
y Canadá, por una parte, y la India por otra. Mientras un ciudadano
indú necesita sólo 0,8 ha. para mantenerse, un ciudadano estadouni-
dense necesita 10,3 ha. Esto pone de manifiesto por una parte lo mal
repartida que está la riqueza, y, por otra, que la riqueza produce
mayor deterioro ecológico que la pobreza y no a la inversa, como a
menudo se dice en los medios de comunicación.

Tabla 1: Comparación de algunos indicadores de impacto per capita y de la huella


ecológica de tres países y de la media mundial.

Consumo por persona (1991) Canadá EE.UU India Mundo


Emisión de CO2 15,2 19,5 0,81 4,2

Poder adquisitivo ($ USA) 19.320 22.130 1.150 3.800


Vehículos por 100 habitantes 46 57 0,2 10
Consumo de papel (kg/año) 247 317 2 44
Uso de energía fósil (Gigajul/año) 250 287 5 56
Agua potable (m /año)
3
1688 1868 612 644
Huella ecológica (Ha/persona) 8,8 9,7 0,8 2.3

Tomada y actualizada de Carpintero (Entre la Economía y la


Naturaleza. Los libros de la Catarata. Madrid) y de Wackernagel
y otros (Ecological Economics, 29. 1999)

De cualquier forma, dado que no todos los territorios tienen


igual capacidad de acogida (territorio productivo), convendría saber
si el territorio de Canadá, EE.UU., la India o cualquier otro país posee
una capacidad suficiente para mantener el impacto de sus habitantes
o, por el contrario, no es así. Si fuera lo primero hablaríamos de un
balance ecológico equilibrado o de superavit ecológico. En el caso de
no poseer una capacidad de acogida suficiente, entonces llegaríamos
a la conclusión de que los ciudadanos de tal país viven a costa de los
recursos de otros países, es decir, presentarían un déficit ecológico.
Para calcular si hay o no tal deficit, hay que averiguar en pri-
mer lugar la superficie de suelo ecológicamente productivo que
posee cada país y cada ciudadano de ese país. Si restamos a esta
077-118 CTMA 27/10/07 08:33 Página 111

Unidad 2: Hacia una sociedad sostenible 111

cantidad la huella ecológica obtendremos el balance ecológico; si es


negativo será deficit ecológico, si es positivo será superavit, y si es
cero habrá un equilibrio ecológico en el país o territorio en cuestión.
Estos valores pueden expresarse de manera normalizada para
saber el número de veces que los habitantes de dicho país utilizan
un territorio como el suyo. Basta para ello dividir el deficit por la
superficie productiva per capita y multiplicar el resultado por 100.
El cálculo del superavit normalizado se realiza básicamente de
la misma manera. En esta ocasión el superavit se divide entre la
huella per capita y se multiplica por 100.
Tabla 2: Balance ecológico de los países del mundo
(Actualizada de Wackernagel y otros)
077-118 CTMA 27/10/07 08:33 Página 112

112 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

Para poder interpretar correctamente estos datos hace falta rea-


lizar dos consideraciones:
1ª) Que aunque un país como Canadá tenga superavit, ello no
significa que no obtenga parte de sus recursos de otros países y no
participe en la contaminación global; significa que si sólo utilizara
su territorio, todavía podría hacerlo sin tener que recurrir a otros
países. Así mismo, sabemos que los países con deficit , consumen
recursos de otros países, no sólo del suyo. Esto nos lleva a la con-
clusión de que si las políticas ambientales de los países ricos prote-
gen el medio natural de éstos, la destrucción ecológica que causan
en otros territorios es todavía mayor que la que cabe deducir de los
cálculos teóricos del deficit.
Esta consideración nos lleva a preguntarnos si no habremos
rebasado ya la capacidad de carga global del planeta. Si los países
fueran sistemas cerrados, no podrían compensar su deficit importan-
do recursos y exportando contaminación, por lo que hace tiempo
que muchos de ellos habrían tenido crisis ambientales que o bien los
hubieran devuelto a sistemas de vida compatibles con la capacidad
de carga de su territorio, o bien simplemente hubieran desapareci-
do. Sin embargo, el planeta sí es un sistema cerrado, por lo que este
deficit de los diferentes países es acumulativo.
A la vista de los datos proporcionados por la tabla anterior, hay
a nivel mundial un déficit ecológico de 0,4 ha por persona. Este dato
es coherente con la existencia de los problemas globales: pérdida de
biodiversidad, erosión-desertificación, incremento del efecto inver-
nadero y destrucción de la capa de ozono, que son significativas
señales de que la capacidad de carga del planeta para la especie
humana está siendo sobrepasada.
¿Cómo es posible que el planeta se sostenga todavía, si ya se
ha rebasado significativamente su capacidad de carga? Podría ser
que los cálculos de la huella y del déficit no fueran correctos, pero
otra posibilidad es que, siendo más o menos aproximados a la reali-
dad, estemos consumiendo el capital acumulado del planeta porque
con la producción anual no tenemos bastante. Sería una situación
similar a la de una familia que gasta más de lo que ingresa y vive a
expensas de su capital acumulado. ¿Qué sucederá cuando este capi-
tal sea consumido?
2º) Dentro de los Estados, las regiones tendrán también sus
diferencias en cuanto al consumo y al balance ecológico. Pero las
diferencias más significativas se producen entre las urbes y los pue-
blos. Las grandes ciudades poseen balances negativos enormes,
debido a que carecen prácticamente de territorio productivo y sus
habitantes, generalmente, consumen y contaminan más que los de
las poblaciones rurales. Así en Cantabria, Santander posee un défi-
cit normalizado de 180, lo que significa que necesita 180 veces su
territorio para atender las necesidades actuales.
3ª) Hay que darse cuenta que el cálculo del deficit ecológico,
se realiza tomando la máxima porción de territorio ecológicamente
077-118 CTMA 27/10/07 08:33 Página 113

Unidad 2: Hacia una sociedad sostenible 113

productivo, es decir, suponiendo que toda la producción y todo el


capital es propiedad humana, lo cual significa que estamos apro-
piándoselo a otras especies. En realidad para no proseguir la des-
trucción de ecosistemas y de especies el territorio ocupado por el
hombre debería ser bastante menor, quizá no debiera sobrepasar 1/3
del territorio ecológicamente productivo. Si hiciéramos los cálculos
del balance ecológico con este dato las conclusiones serían más
alarmantes todavía.

Materiales de investigación: Texto

LAS LECCIONES
2
DE LA ISLA DE PASCUA

La isla de Pascua es uno de los lugares deshabitados más remotos


de la Tierra. Con una superficie de 388 kilómetros cuadrados, ubi-
cada en el océano Pacífico, en su momento de mayor apogeo la
población era sólo de unos 7000 habitantes. Sin embargo, a pesar de
su insignificancia superficial, la historia de la isla de pascua es un
solemne aviso para el mundo.
El almirante holandés Roggeveen fué el primer europeo que la
visitó, en 1722. Se encontró con una sociedad en un estado primitivo
con una 3000 personas que vivían en chozas de junco y en cuevas,
inmersos en un casi perpetuo estado de guerra y recurriendo al cani-
balismo en un esfuerzo desesperado por suplir los exiguos recursos
alimentarios de que disponía la isla. (...) Lo que asombró e intrigó a
los primeros visitantes fué la evidencia, entre tanta miseria y barbarie,
de una sociedad que una vez fué próspera y avanzada. Esparcidas por
toda la isla había más de 600 imponentes estatuas de piedra, con una
altura media de más de seis metros (...) con lo que se dedujo que ante-
riormente tuvo que haber una sociedad avanzada tecnológicamente
para poder esculpir, transportar y poner en pie las estatuas.
(...) El primer pueblo que colonizó la isla fué el polinesio, en
algún año del s. V. Sus largos viajes los hacían en canoas dobles,
unidas por una amplia plataforma central para transportar y guare-
cer a personas, plantas, animales y alimentos. Cuando llegaron a la
isla descubrieron un mundo con pocos recursos. La isla era de ori-
gen volcánico. Tanto las temperaturas como la humedad eran muy
altas y, aunque el suelo era fértil, el drenaje era muy deficiente y no
había corrientes de agua permanentes en la isla; la única fuente de
agua dulce que disponía procedía de los lagos existentes en el inte-
rior de los volcanes extinguidos. Debido a su remota situación, la
isla apenas tenía (...) treinta especies de plantas autóctonas, unos
cuantos insectos, dos especies de lagartijas y ningún mamífero. Las
aguas que rodeaban la isla tenían poco pescado. (...) La subsistencia
de los polinesios dependía de pollos y de batata que introdujeron en
la isla. La única ventaja de esta dieta monótona, aunque nutritiva-
077-118 CTMA 27/10/07 08:33 Página 114

114 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

mente adecuada, era que el cultivo de la batata no era demasiado


absorbente y les dejaba mucho tiempo libre para otras actividades.
A medida que la población fué aumentando lentamente, se
adoptaron las formas de organización social que se conocían en el
resto de la Polinesia. La unidad social básica era la familia, las más
emparentadas formaban linajes y clanes, cada uno de los cuales
tenía su propio centro de actividad religiosa y ceremonial. (...) Lo
que hacía diferente a la isla de Pascua era que la producción de los
cultivos suponía muy poco esfuerzo y por tanto disponían de mucho
tiempo libre que los jefes de los clanes podían dirigir hacia las acti-
vidades ceremoniales. (...) Los habitantes de la isla de Pascua se
dedicaron a complejos rituales y a la construcción de monumentos.
En los distintos emplazamientos de los clanes se construyeron de
una a quince de las enormes estatuas de piedra. Son estas estatuas
las que acapararon cantidades inmensas del trabajo de los campesi-
nos. Las estatuas fueron esculpidas, utilizando herramientas de pie-
dra obsidiana, en la cantera de Rano Raraku. (...) El problema difí-
cil más que el de esculpir la piedra, que llevaba tiempo, fue el del
transporte de las estatuas desde la cantera hasta los centros ceremo-
niales, pues cada una de ellas poseía alrededor de seis metros de
longitud y un peso de varias decenas de toneladas. La solución al
problema del transporte nos da la clave acerca del destino posterior
de toda la sociedad. Carentes de animales de tiro, tenían que recu-
rrir a la fuerza humana para arrastrar las estatuas por toda la isla uti-
lizando troncos de árbol a modo de rodillos.
La población de la isla creció sin parar desde el pequeño grupo
original del siglo V hasta los alrededor de 7000 habitantes que tuvo
en su momento de mayor apogeo, en 1550. Con el tiempo, también
habría aumentado el número de clanes y la rivalidad entre ellos.
Hacia el siglo XVI se habían levantado más de 600 enormes esta-
tuas de piedra. Entonces, cuando la sociedad alcanzó su cumbre se
derrumbó de repente, dejando más de la mitad de las estatuas a
medio terminar alrededor de la cantera de Rano Raraku. La causa
del derrumbe y la clave para comprender los “misterios” de la isla
fue la imponente degradación medioambiental que acarreó la defo-
restación de toda la isla. (...) En paralelo al lento aumento de la
población, los árboles habrían sido cortados para preparar claros
para la agricultura, para conseguir combustible para calentarse y
cocinar, material para construir objetos domésticos, postes y casas
de paja y canoas para pescar. Sin embargo, la exigencia más acu-
ciante de todas era la necesidad de trasladar el gran número de enor-
mes estatuas a los emplazamientos ceremoniales esparcidos por la
isla. (...) Según fue creciendo la rivalidad entre clanes se necesita-
ron cantidades cada vez mayores de madera para hacer los rodillos.
Como consecuencia de todo ello, hacia 1600, la isla estaba casi
completamente deforestada, interrumpiéndose la construcción de
estatuas, dejando muchas de ellas varadas en la cantera.
La deforestación de la isla no sólo fue el golpe de gracia para
la compleja vida social y ceremonial; tuvo también drásticos efec-
077-118 CTMA 27/10/07 08:33 Página 115

Unidad 2: Hacia una sociedad sostenible 115

tos sobre la vida cotidiana de la población en general. La escasez de


árboles forzó a muchas personas a abandonar la construcción de
casas de madera y a vivir en cuevas o en guaridas de piedra excava-
das en laderas o a frágiles chozas de junco cortado que crecía en los
bordes de los lagos de los cráteres. Ya no era posible construir cano-
as y sólo se podían hacer barcas de junco, con las que era imposible
hacer largos viajes. La pesca también era más difícil porque hasta
entonces las redes se habían hecho de la morera (árbol con el que
también se podía hacer tela) y ya no disponían de él. La eliminación
de la capa arbórea también afectó muy negativamente al suelo de la
isla, (...) Puesto que originó su erosión y junto a ella la lixiviación
de los nutrientes esenciales. Como consecuencia el rendimiento de
los cultivos descendió. La única fuente de alimentos que no se vió
afectada por estos problemas fue la de los pollos.
A partir de 1600 la sociedad de la isla de pascua entró en decli-
ve y retrocedió a condiciones de vida más primitivas que nunca. Sin
árboles, y también sin canoas, los isleños estaban atrapados en su
remoto hogar, incapaces de escapar a las consecuencias del hundi-
miento medioambiental que ellos mismos habían provocado. (...)
Hubo crecientes conflictos por los cada vez menores recursos que
derivaron en un estado de guerra semipermanente. La esclavitud se
hizo moneda común, y según descendía la cantidad de proteínas dis-
ponible la población recurrió al canibalismo. (...) Las magníficas
estatuas de piedra, demasiado grandes para destruirlas, fueron derri-
badas en las reyertas entre clanes. Los primeros europeos encontra-
ron sólo unas cuántas aun de pie. Cuando los visitantes les pregun-
taron cómo habían transportado las estatuas desde la cantera, los
habitantes de la isla ya no recordaban lo que sus antepasados habí-
an conseguido y sólo acertaron a decir que las enormes figuras habí-
an cruzado la isla caminando.
Los habitantes de la isla de Pascua, conscientes de que estaban
aislados casi por completo del resto del mundo, seguramente se
tuvieron que dar cuenta de que su misma existencia dependía de los
limitados recursos de la pequeña isla. (...) Pero fueron incapaces de
idear un sistema que les permitiese encontrar el equilibrio justo con
su medio ambiente. Por el contrario, consumieron de forma cons-
tante los recursos vitales hasta que por fin no quedó ninguno.
Ciertamente, fue en el preciso momento en que las limitaciones de
la isla tuvieron que hacerse evidentes cuando parece haberse inten-
sificado la pugna entre los clanes para hacerse con la madera dispo-
nible, en un intento de asegurarse su prestigio y status.
Fuente: Historia verde del mundo (Clive Ponting, Ed Paidós,
1991)
077-118 CTMA 27/10/07 08:33 Página 116

116 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

Materiales de investigación: Texto

EL MAR ARAL AMENAZADO


3
DE DESAPARICIÓN

El mar de Aral, gigantesco lago salado situado en Asia Central, de


66.000 km2 de superficie (casi la de Holanda y Bélgica unidas), es
en la actualidad un ejemplo de los peligros de la manipulación de la
naturaleza. Su principal alimento, los ríos Amu-Darya y Sir-Darya,
fueron desviados para regar inmensas plantaciones de algodón en
1960. En treinta años de desarrollo extensivo de las superficies irri-
gadas por los ríos, el volumen de las aguas que éste recibe anual-
mente ha pasado de 50-55 km3 a prácticamente nada, tan sólo la
aportada por la lluvia. En los últimos veinticinco años ha perdido
650 km3 de agua, cuando su volumen natural era de 1100 km3. Con
el paso del tiempo, las aguas del lago retrocedieron en algunas par-
tes hasta 100 km (ver figura adjunta), su superficie ha disminuido
en un 40% y el nivel del agua ha descendido casi catorce metros. La
salinidad del agua se ha multiplicado por tres y la pesca industrial,
que antes había sido próspera y daba anualmente entre 40.000 y
50.000 toneladas de pescado, cesó totalmente hacia 1970. Única-
mente subsisten algunas gambas y una especie de raya mutante.
Entre 1960 y 1991, se han desecado más de cincuenta lagos en
el delta del Amu-Darya, donde no subsisten más que 38 de las 178
especies alimales en esta región. La crisis que atraviesa el Aral se
refleja dolorosamente en las condiciones de vida y en la actividad
económica de los habitantes de la región. El sistema de transportes,
que se basaba en comunicaciones marítimas, ha desaparecido debi-
do a que algunas ciudades y pueblos que antes eran costeros se
encuentran ahora a cincuenta e incluso ochenta kilómetros de las
riberas del mar. La industria pesquera (empresas conserveras y de
reparación de barcos) se ha arruinado y miles de trabajadores han
perdido sus puestos de trabajo.
El retroceso del mar influye también en el clima, que se ha
vuelto más seco y los efectos suavizantes de la temperatura debido
a la presencia del mar han desaparecido. Hay otro factor que viene
a complicar la situación ecológica: el viento. El viento transporta
polvo y sales procedentes del fondo desecado, lo que ha provocado
una triplicación de la salinidad en las precipitaciones atmosféricas
que junto a la contaminación de las aguas superficiales a consecuen-
cia de los abonos y pesticidas empleados en los cultivos de algodón
ha deteriorado la salud de los habitantes en un área geográfica muy
extensa, apareciendo una mayor tasa de mortalidad por cánceres y
afecciones intestinales agudas.
Ante la gravedad de los problemas se han reunido los cinco
países ribereños. Pero dos de ellos, Uzbekistán y Turkmenistán,
obtienen divisas de su algodón y se niegan a reconducir las aguas de
los ríos hacia el lago; entre tanto, los otros (Kazakstán, Kirguizistán
y Tayikistán) desearían reparar el desastre ecológico. Esta obra
077-118 CTMA 27/10/07 08:33 Página 117

Unidad 2: Hacia una sociedad sostenible 117

irresponsable, realizada por la Unión Soviética en los años 60, fue


denunciada hace años en el libro del escritor polaco Ryszard
Kapucinski: El imperio.
Informes acerca de la recuperación del mar Aral, prevén que
no se pueden recuperar sus antiguos límites, pero sí es posible esta-
bilizar su nivel actual y salvar a la población, siempre y cuando se
apliquen políticas de desarrollo sostenible.
Adaptado del artículo nº 1336 (Mundo Científico, nº 109, 1991)
077-118 CTMA 27/10/07 08:33 Página 118
119-168 CTMA 27/10/07 08:33 Página 119

UNIDAD

3 DINÁMICA
DE LA BIOSFERA.
PROBLEMÁTICA
AMBIENTAL Y
SOSTENIBILIDAD
1. INTRODUCCIÓN
2. COMPONENTES DE LOS ECOSISTEMAS
3. DINÁMICA DE LA ENERGÍA Y DE LA MATERIA
4. DINÁMICA DE POBLACIONES
5. DINÁMICA DEL ECOSISTEMA: LA SUCESIÓN ECOLÓGICA
6. RECURSOS DE LA BIOSFERA
7. PROBLEMÁTICA AMBIENTAL
8. GESTIÓN SOSTENIBLE DE LA BIOSFERA
119-168 CTMA 27/10/07 08:33 Página 120
119-168 CTMA 27/10/07 08:33 Página 121

Unidad 3: Dinámica de la biosfera. Problemática y gestión sostenible 121

UNIDAD 3: DINÁMICA DE LA
BIOSFERA. PROBLEMÁTICA Y
GESTIÓN SOSTENIBLE.

1. INTRODUCCIÓN
Como ya se dijo en la unidad anterior, el sistema Tierra puede ser
concebido como formado por diversos subsistemas: atmósfera,
hidrosfera, geosfera y biosfera. En esta unidad trataremos de centrar
nuestro estudio en la dinámica de la biosfera, aunque, como ya es
sabido, es imposible estudiarla de una manera aislada, puesto que
mantiene relaciones con el resto de los subsistemas. De ahí que al
sistema que constituye la biosfera junto a las partes de la atmósfera,
hidrosfera y geosfera que interaccionan con ella, reciba el nombre
de ecosfera. La parte biótica de la ecosfera sería la biosfera.
En la segunda parte de la unidad procederemos a estudiar los
principales usos que realiza el hombre de la biosfera, así como el pro-
blema que representa la pérdida de biodiversidad. Finalmente, trata-
remos de ofrecer alguna solución en el ámbito de la sostenibilidad.

2. COMPONENTES DE LOS ECOSISTEMAS


2.1 Definición
Un ecosistema puede definirse como un sistema abierto integrado
por una parte físico-química (biotopo) y una parte biótica (bioceno-
sis), o conjunto de seres vivos presentes en él. Naturalmente entre
ambas partes se establecen relaciones. Así mismo, entre los organis-
mos vivos también se dan una serie de relaciones, principalmente las
relaciones alimentarias o tróficas que permiten clasificar a los orga-
nismos vivos en: productores, consumidores y descomponedores.
Finalmente, el conjunto de relaciones que se establecen en el ecosis-
tema hace que éste se autorregule, es decir que perdure en el tiempo
sin necesidad de intervención humana.
El tamaño de los ecosistemas es relativo y sus límites, variables
e imprecisos; un ecosistema puede ser una charca, un río, un mar, un
bosque, una pradera. El mayor de los ecosistemas imaginables es la
ecosfera, cuya biocenosis es la biosfera. La biosfera continental
puede diferenciarse según los climas en varios tipos de comunidades
o biomas: desierto, bosque mediterráneo (encina, alcornoque,
olivo,...) pradera, bosque tropical (selva virgen), bosque caducifolio
(roble, haya, castaño,...), taiga (abeto, pino,...) y tundra (arbustos,
musgos, líquenes). Además están los biomas de agua dulce (lagos y
ríos) y marinos (estuarios, litoral y zona profunda).
119-168 CTMA 27/10/07 08:33 Página 122

122 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

Fig. 1. Relaciones tróficas en un ecosistema fluvial.

2.2 Las relaciones tróficas


La riqueza de relaciones en un ecosistema es muy variada, como
veremos posteriormente, pues los organismos son entes activos que
luchan por la supervivencia. En este apartado, nos dedicaremos a
estudiar las relaciones alimentarias o tróficas que son la base para
comprender adecuadamente la dinámica de la energía y de la materia.
Las relaciones tróficas representan el mecanismo de transfe-
rencia de energía y de materia de unos organismos a otros en forma
de alimento. La posición que ocupan los organismos en relación a
esta transferencia, permite agruparlos en niveles tróficos: producto-
res, consumidores y descomponedores.
• Productores (Fig. 1):
Constituyen el primer nivel trófico, porque son los organismos autó-
trofos, es decir, elaboran materia orgánica a partir de materia inorgá-
nica y de una fuente de energía. Los organismos autótrofos más
importantes son los fotosintéticos, que utilizan como fuente externa
de energía la luz, y ésta es abundante en la mayor parte de la superfi-
cie del planeta. Hay, sin embargo, un tipo de ecosistemas en los fon-
dos oceánicos, concretamente en las dorsales oceánicas, cuyos orga-
nismos productores son quimiosintéticos; éstos, utilizan una fuente de
energía química para la fabricación de materia orgánica.
119-168 CTMA 27/10/07 08:33 Página 123

Unidad 3: Dinámica de la biosfera. Problemática y gestión sostenible 123

La reacción simplificada de la fotosíntesis es la siguiente:

CO2 + H2O + SALES MINERALES + LUZ MATERIA ORGÁNICA + O2

La materia orgánica elaborada contiene en sus enlaces gran


cantidad de energía química, por lo que es utilizada, en parte, por
los propios organismos productores para obtener energía en peque-
ñas dosis (acumulada en una molécula denominada ATP), median-
te el proceso de respiración celular. En esta reacción se liberan pro-
ductos de desecho y calor.

MATERIA ORGÁNICA + O2 ATP (energía química en pequeñas dosis) + CO2 + H2O + calor

Otra parte de las moléculas orgánicas elaboradas sirve de


materia prima para la construcción de macromoléculas, con las que
los productores se reproducen y crecen. Precisamente estos organis-
mos se denominan productores porque fabrican materia orgánica
para ellos y para el resto de los organismos del ecosistema, pues es
a partir de la materia orgánica que supone este crecimiento de lo que
se alimentan los consumidores y decomponedores, ambos organis-
mos heterótrofos.
Además de esta importante función, participan en el manteni-
miento de los ciclos de materia: de oxígeno, de carbono, de nitróge-
no, etc., siendo importantes sumideros de CO2 y emisores de O2.
Los organismos productores de los ecosistemas terrestres son
los vegetales: plantas con flores, musgos y helechos, mientras que
en los ecosistemas acuáticos son las algas microscópicas (fitoplanc-
ton), las algas verde azules (cianofíceas) y las algas macroscópicas
pardas, rojas y verdes.
• Consumidores (Fig. 1):
Parte de la materia orgánica que elaboran los productores es la que
sirve de el alimento para los consumidores, los cuales la utilizan
para obtener ATP mediante la respiración celular y para reproducir-
se y crecer.
Dentro de los consumidores se pueden distinguir los siguientes
niveles tróficos:
- Herbívoros o consumidores primarios (se alimentan directamente
de los productores), consumidores secundarios (carnívoros que se
alimentan de los herbívoros), terciarios,..
- Omnívoros: son los que se alimentan tanto de productores como de
consumidores.
- Carroñeros o necrófagos: se alimentan de cadáveres, como buitres
y chacales.
- Detritívoros: consumen fragmentos de materia orgánica, como son
las lombrices del suelo.
La función de los consumidores es contribuir a la circulación
de energía y de materia a través del ecosistema.
119-168 CTMA 27/10/07 08:33 Página 124

124 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

• Descomponedores (Fig. 1):


Si la materia orgánica que construyen los vegetales a partir de mate-
ria inorgánica no se convirtiera de nuevo en inorgánica, los suelos y
ecosistemas acuáticos se empobrecerían de materia inorgánica hasta
el punto de poner en peligro la vida vegetal y, por lo tanto, la del
resto del ecosistema. Afortunadamente, en la naturaleza se desarro-
lla un proceso de reciclado que restituye la materia inorgánica. En
parte, todos los organismos contribuimos a esa restitución, pues al
hacer el proceso respiratorio se liberan agua y dióxido de carbono
que son moléculas inorgánicas. Sin embargo, no podemos hacer el
reciclado de otras moléculas que son necesarias para la vida vege-
tal, como, por ejemplo, las sales nitrogenadas.
Los organismos descomponedores son indispensables para
realizar esta función de reciclado, de biodegradación. A partir de los
desechos (heces, orina, sudor) y de los restos de organismos muer-
tos se alimentan y acaban transformando la materia orgánica en
inorgánica. Se distinguen dos tipos de descomponedores:
- Transformadores: Son organismos heterótrofos saprofitos, que
utilizan materia orgánica muerta. Efectúan una serie de transfor-
maciones cuyo resultado final son moléculas sencillas, tanto orgá-
nicas como inorgánicas. Pertenecen a este grupo los hongos y bac-
terias del suelo y las bacterias de los fondos acuáticos.
- Mineralizadores: Son bacterias autótrofas quimiosintéticas.
Toman materia inorgánica todavía con capacidad reductora,
como NH3, expulsada por los transformadores y oxidándola obtie-
nen la energía para producir materia orgánica a partir de sustan-
cias inorgánicas (dióxido de carbono, agua, etc.). Realizan una
doble función: por una parte elaboran materia orgánica pudiendo
ser el eslabón inicial de nuevas cadenas tróficas, y por otra como
consecuencia de sus transformaciones liberan al medio materia
inorgánica oxidada que constituyen nutrientes en forma de sales
asimilables por los organismos fotosintéticos, cerrando así el
ciclo de la materia.
Una vez que ubicamos los organismos en sus distintos niveles
tróficos, se pueden construir cadenas tróficas, que son representa-
ciones lineales de las relaciones tróficas, es decir, de cómo pasa la
materia orgánica a través de organismos que pertenecen a distintos
niveles tróficos. Las cadenas tróficas comienzan siempre por los
productores, a partir de los cuales se origina la corriente de materia
orgánica que pasa por los distintos tipos de consumidores. No se
suelen representar en estas cadenas a los descomponedores, pero no
por ello hay que olvidarlos.
También se establecen cadenas a partir de los restos de mate-
ria orgánica y de detritos. En este caso, los organismos necrófagos
y detritívoros son los primeros consumidores y después éstos pue-
den ser comidos por otros consumidores.
Las cadenas tróficas son representaciones muy simplificadas
de las relaciones tróficas, porque un organismo puede comer a
119-168 CTMA 27/10/07 08:33 Página 125

Unidad 3: Dinámica de la biosfera. Problemática y gestión sostenible 125

ejemplares de varias especies y ser comido también por distintas


especies. De ahí que una representación más adecuada sea la red
trófica (Fig. 1) que, si se hiciera de una manera completa, reflejaría
con exactitud las relaciones tróficas de un ecosistema.
El interés práctico del estudio de las cadenas y redes estriba en
poder prevenir y controlar dos impactos ambientales importantes
que pudieran alterar el equilibrio de los ecosistemas y afectar a
poblaciones humanas.
Por una parte, el medio orgánico también puede sufrir proce-
sos de contaminación. Ciertos tipos de contaminantes como pestici-
das (DDT, por ejemplo), mercurio, residuos radiactivos, etc. pueden
introducirse en las cadenas tróficas y si la tasa de excreción es
menor que la de asimilación, se van acumulando en los tejidos de
los organismos, de modo que se van concentrando especialmente en
los niveles tróficos superiores, lo que se denomina efecto de concen-
tración biológica (Fig. 2). Se sabe que un envenenamiento por mer-
curio afectó a una población de pescadores japoneses al consumir
pescado en cuyos tejidos se había concentrado el mercurio vertido a
una bahía. Otro tanto puede ocurrir con algunos elementos radiacti-
vos, como el plutonio y ciertos isótopos del iodo y otros elementos.
Por otra parte, el estudio de las redes tróficas puede prevenir las Fig. 2
consecuencias de la introducción o desaparición de especies en los
ecosistemas. A modo de ejemplo citaremos la perturbación que
supuso la introducción en 1864 en Terranova de liebres americanas
o de ratones y conejos en Australia. Al no haber depredadores natu-
rales, para estas especies se han convertido en auténticas plagas muy
difíciles de controlar que, además de las molestias, están causando
un problema de erosión importante y pueden llegar a ser potenciales
transmisores de enfermedades a las poblaciones humanas.

ACTIVIDADES DE APLICACIÓN:
1. A partir del ecosistema de la figura 1 clasifica los organismos atendiendo a los niveles tróficos.
2. Formas dos cadenas alimenticias de 3 y de 4 eslabones, respectivamente. Intenta unirlas estable-
ciendo una red trófica.
3. ¿Qué crees que sucedería si desapareciera la garza?
4. Indica un ejemplo de cadena saprofítica, que se forme a partir de materia orgánica muerta.
5. En ocasiones, hay plagas de mosquitos, por ejemplo de efémeras. ¿Cómo puede formarse una
plaga de este tipo?
6. ¿Podría el hombre pescar sin llegar a desestabilizar este ecosistema? Razónalo.
119-168 CTMA 27/10/07 08:33 Página 126

126 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

ANALIZA EL TEXTO:
El vertido de lodos tóxicos en Aznalcóllar (cerca de Doñana), en la primavera de 1998, provocó la
muerte súbita de muchos organismos del río Guadiamar y de los suelos cubiertos por el lodo, debi-
do a la acidez de los lodos y a la falta de oxígeno de los mismos, pues eran aguas estancadas en las
que no había movimiento alguno y por lo tanto eran totalmente anaeróbicas. Algunos políticos, entre
ellos la ministra de medio ambiente, indicaron que las consecuencias del peligroso vertido habían
sido controladas eficazmente. Sin embargo, los ecologistas y biólogos advirtieron que, a pesar de la
limpieza del cauce y de la retirada de lodos efectuados en los meses siguientes, la presencia de meta-
les pesados podía producir una “muerte silenciosa” que se podía prolongar durante muchos años. En
palabras de Joaquín Araújo (País, 28/4/98): “(...) Lo grave no ha pasado, está por llegar. En lo
ambiental es siempre de mayor rango, peligrosidad y consecuencias lo que viene tras la contamina-
ción que el suceso que se convierte en noticia”.
1. ¿Sabes explicar el significado de muerte silenciosa y de la frase de Araújo?
2. ¿Podría ser peligroso para las poblaciones humanas? ¿Cómo?

3. DINÁMICA DE LA ENERGÍA Y DE LA MATERIA


3.1 Flujo de energía y ciclo de materia
El funcionamiento de cualquier ecosistema implica la integración de
dos flujos que lo atraviesan: un flujo de energía y un flujo de materia
(que, como veremos, es cerrado). Materia y energía se incorporan al
ecosistema a través del proceso de la fotosíntesis y permanecen uni-
das hasta que se separan en el proceso de respiración. En efecto, la luz
del Sol es absorbida por los vegetales y utilizada para unir el dióxido
de carbono con el agua. De esa manera los vegetales concentran la
luz, que llega dispersa, en paquetes de energía química contenida en
los enlaces de las moléculas orgánicas: glucosa, aminoácidos, ácidos
grasos, etc. Finalmente, estos enlaces son rotos durante la respiración
celular, donde se forma ATP y calor, y se vuelven a separar el agua y
el dióxido (Fig. 3).
Ahora bien, mientras que la utilización de la materia por parte de
la Biosfera es cíclica (aunque con pérdidas como veremos más ade-
lante), en el sentido de que existen circuitos a través de los cuales se
reciclan los diversos elementos biogeoquímicos, la energía presenta
un flujo unidireccional. Después de ser utilizada la luz para formar
energía química, ésta se transforma finalmente en calor disperso, no
recuperable por el ecosistema (Fig. 3). El cambio cualitativo en los
tipos de energía que atraviesan el ecosistema, implica que la energía
química disponible se va agotando a medida que circula por los dife-
rentes niveles tróficos y que el número de éstos es limitado. Esta ener-
gía disponible se reduce tanto que es muy difícil encontrar en un eco-
sistema, consumidores de cuarto orden. Como puede deducirse, lo
que ocurre con la energía en un ecosistema es lo mismo que ocurre en
otros sistemas del Universo: la energía se degrada, aumenta su entro-
pía (2º Principio de la Termodinámica), a medida que sufre procesos
de transferencia. Si no fuera por el suministro continuo de luz solar,
hace tiempo que no circularía ningún tipo de materia.
119-168 CTMA 27/10/07 08:33 Página 127

Unidad 3: Dinámica de la biosfera. Problemática y gestión sostenible 127

Fig. 3. Flujo de energía y procesos de nutrición. Leyenda: MI: moléculas inorgánicas; MOS: moléculas orgánicas sencillas;
F: Fotosíntesis; R: Respiración.

El flujo de la energía y el ciclo de la materia son los dos gran-


des principios de la Ecología, ya que son igualmente válidos para
cualquier ecosistema. El otro gran principio es el siguiente: es el
flujo de energía el que mueve el ciclo de materia, puesto que desde
que se unen las moléculas inorgánicas hasta que se separan son tras-
ladadas en forma de materia orgánica a través de las redes tróficas,
gracias a la existencia del movimiento de los organismos y de las
relaciones alimentarias entre los mismos. Fuera de las cadenas tró-
ficas, el movimiento de la materia se produce por la acción de dos
energías: la calorífica procedente del Sol y la gravitatoria. Ellas son
las responsables de la circulación de materia en la atmósfera, litos-
fera e hidrosfera, mientras que es la energía luminosa la responsa-
ble de su circulación dentro de la biosfera.

3.2 ¿Cómo se mide el flujo de energía?


Una de las tareas de los ecólogos ha sido la de establecer paráme-
tros con los que medir la cantidad de energía contenida y que circu-
la en los ecosistemas. Para ello han definido los siguientes paráme-
tros:
• Biomasa: La biomasa es la cantidad de peso seco por unidad
de superficie o de volumen de un organismo o de un nivel trófico
determinado. Proporciona una medida de la cantidad de energía que
tiene ese organismo o nivel trófico, puesto que al quitarle el agua, el
99 % del peso seco que queda es materia orgánica, y es en los enla-
ces de ésta donde se encuentra la energía química acumulada.
Habitualmente sus unidades se expresan en g/m2, kg/m2, kg/ha,
kg/km2, g/m3, etc., pero también en kilocalorías por unidad de super-
ficie o de volumen. La biomasa, la necromasa y las reservas de car-
bón y petróleo constituyen las formas en las que se almacena la
Fig. 4.
energía solar (Fig. 4)
• Producción: La producción es el cociente entre el incremen-
to de biomasa y una unidad de tiempo. Como la biomasa que tiene
un organismo, una población o un nivel trófico puede variar con el
119-168 CTMA 27/10/07 08:33 Página 128

128 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

tiempo (por ejemplo, la cantidad de hierba de un prado varía con las


estaciones del año), se ha definido este parámetro que nos da una
idea real del flujo de energía que atraviesa un ecosistema.
Normalmente la unidad temporal que se utiliza es el año. Las uni-
dades de producción son las mismas que las que expresan la bioma-
sa divididas por una unidad de tiempo.
Según los niveles tróficos se distinguen dos tipos de produc-
ción:
- Producción primaria (PP): es la elaborada por los organis-
mos autótrofos.
- Producción secundaria (PS): es la fijada por cualquiera de los
otros niveles tróficos. A pesar de que los únicos organismos que pro-
ducen materia orgánica a partir de materia inorgánica, son los pro-
ductores, los organismos consumidores también tienen producción,
en el sentido de que asimilan materia orgánica y con ella crecen.
Los organismos gastan materia orgánica durante la respira-
ción; de ahí que sea diferente la energía fijada o asimilada por los
organismos o los niveles tróficos de la que se transforma en macro-
moléculas (crecimiento). Este criterio permite diferenciar dos
modalidades de producción:
- Producción bruta: es la biomasa producida por unidad de
tiempo por un individuo o nivel trófico, incluyendo la que se va a
consumir por la respiración. La de los productores se mide haciendo
una estimación del dióxido de carbono que incorporan del medio en
un cierto periodo de tiempo, la de los consumidores por el peso seco
de alimentos asimilados (los ingeridos menos el peso de las heces).
- Producción neta: es la producción bruta a la que se le des-
cuenta la pérdida por la respiración. Corresponde a la acumulada en
los tejidos durante el crecimiento a lo largo de un año u otro perio-
do de tiempo. Se puede medir estimando el incremento de peso seco
en un tiempo considerado o calculando el dióxido producido a con-
secuencia de la respiración y restándolo a la producción bruta. La
PN sería la producción que puede ser utilizada por el siguiente nivel
trófico (Fig. 5).
PN = PB - R

Cuando se realizan medidas de la producción se observa que la


producción neta que pasa de un nivel trófico al siguiente va dismi-
nuyendo en cualquiera de los ecosistemas estudiados (Fig. 5). Estas
medidas ratifican el 2º Principio de la Termodinámica ya que en los
procesos respiratorios se libera gran cantidad de energía, en forma
de calor. Esto hace que la cantidad de energía perdida en el paso de
un nivel al siguiente no sea insignificante; por el contrario, es apro-
ximadamente el 90 %, lo que explica que los ecosistemas tengan un
número tan escaso de niveles tróficos, cuatro o cinco. Se ha enun-
ciado la llamada regla de 10% o de Lindeman: la energía que pasa
de un eslabón (nivel trófico) a otro es aproximadamente el 10 % de
la acumulada en él.
119-168 CTMA 27/10/07 08:33 Página 129

Unidad 3: Dinámica de la biosfera. Problemática y gestión sostenible 129

La figura 5 representa este hecho. Parte de la luz que llega a las


plantas no es utilizada por las mismas en el proceso fotosintético.
Con la luz fijada se elabora la PPB que queda muy menguada tras
el gasto respiratorio de las propias plantas. La PPN es la energía dis-
ponible que llega a los herbívoros. Parte no es utilizada (correspon-
de a troncos, ramas, etc.) y otra parte aunque es ingerida no es asi-
milada puesto que es expulsada por las heces. Esta energía asimila-
da es la PSB de los herbívoros que tras la respiración, queda un resto
(crecimiento de tejidos) que es la PSN de este nivel, etc.
A los descomponedores llega toda la energía no utilizada y no
asimilada de los otros niveles tróficos. También ellos tienen una PB
y una PN.

Fig. 5. Flujo de energía a través de los niveles tróficos

• Productividad o tasa de renovación: Las medidas efectuadas


de la producción de dos especies distintas son diferentes, para una
misma superficie, tiempo y biomasa. Ello se debe a que aumentan
su biomasa a un ritmo diferente. Definimos productividad como el
cociente entre la producción neta y la biomasa. En general, las espe-
cies de mayor biomasa son menos productivas que las de menor bio-
masa (esto ocurre porque la tasa de respiración se eleva con el
número de células, es decir con la biomasa). Existen niveles trófi-
cos de mayor productividad que otros. Se sabe que el fitoplancton
tiene una elevada productividad lo cual significa que son los orga-
nismos que producen más por unidad de biomasa. Dentro de una
especie, la productividad también varía y lo hace en función de la
edad y de la densidad, dos variables que tienen relación directa con
la biomasa. Así los individuos maduros (mayor biomasa) son menos
productivos que los jóvenes (menor biomasa), mientras que una
densidad alta, cercana a la capacidad de carga, posee menor produc-
tividad que una densidad menor, debido a que hay menos recursos
para cada individuo.
119-168 CTMA 27/10/07 08:33 Página 130

130 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

La productividad representa un determinado porcentaje de bio-


masa nueva producida respecto a la biomasa inicial por unidad de
tiempo. Podemos decir que la productividad es la velocidad con la
que se produce biomasa, o sea, la velocidad con la que se renueva la
biomasa, por lo que recibe también el nombre de tasa de renovación.
La productividad o tasa de renovación es un parámetro inverso al
tiempo de renovación que es el tiempo que tarda en renovarse la bio-
masa de un individuo o de un nivel trófico. Empleando la metáfora
monetaria, la biomasa sería el capital invertido, la producción los
intereses que nos da ese capital y la productividad representaría la
velocidad con la que se generan los intereses. Es posible pensar que
un millón de euros invertido proporcione más intereses que medio
millón, pero ello no es incompatible con que la inversión del medio
millón tenga un interés mayor (6%) que la del millón (4%).
• Eficiencia: Este parámetro se emplea para expresar el rendi-
miento de un nivel trófico o de un sistema y se calcula mediante la
relación entre la energía que sale y la energía que entra. De ahí que
puedan definirse distintos tipos de eficiencia dependiendo de las
medidas de las entradas y salidas. La eficiencia ecológica es la rela-
ción entre la PN de un nivel trófico y la PN del precedente; se puede
hablar también de una eficiencia como relación entre la energía asi-
milada y la incidente, o entre la PN y la PB, o entre la PN y la ener-
gía ingerida (engorde/alimento ingerido).
Una forma de representar algunos de estos parámetros es a tra-
vés de pirámides, denominadas pirámides tróficas o ecológicas. Si
apilamos la energía acumulada en los diferentes niveles tróficos en
pisos (rectángulos que posean la misma altura y diferente longitud)
obtendremos pirámides. Se pueden construir pirámides de energía
(de producción), que reflejan el flujo de energía, pirámides de bio-
masa y pirámides de números (recuento del número de individuos
de un mismo nivel trófico) (Fig. 6).

Fig. 6. Pirámides de biomas y producción


119-168 CTMA 27/10/07 08:34 Página 131

Unidad 3: Dinámica de la biosfera. Problemática y gestión sostenible 131

ACTIVIDADES DE APLICACIÓN

5. Observa el diagrama causal y contesta razonadamente a las cuestiones siguientes:


a) Indica si hay algún bucle y en caso afirmativo de qué tipo
es.
b) Los árboles, por regla general, presentan un rápido cre-
cimiento durante sus los primeros años; posteriormen-
te se va ralentizando, es decir, van perdiendo producti-
vidad ¿Cuál crees que puede ser la razón?
c) Compara la productividad de una planta de trigo con la
de un árbol.
¿Cuál de los dos la tendrá mayor producción neta?
¿Cuál mayor productividad?
6. Observa los datos de la siguiente tabla y responde
Ecosistema Biomasa (mgC/m2) Producción (mgC/m2/día)
Plantas 60.000 1.200
Herbívoros 6.000 40
Carnívoros I 400 1
Carnívoros II 48 0, 03
a) Compara los valores de biomasa y producción en los diferentes niveles tróficos
b) ¿Cómo varían la productividad y el tiempo de renovación a lo largo de los niveles tróficos?
c) ¿Por qué el número de niveles es tan reducido?
d) Calcula la productividad total del ecosistema. ¿Por qué crees que presenta un valor tan bajo?
7. El consumo endosomático de energía que requiere el hombre es de 2500 kcal/día, aproximadamen-
te. Imaginemos un área cuya PPN sea de 40 millones de kcal/día.
a) ¿Qué capacidad de carga podría mantener esta zona si todos sus habitantes fueran vegetarianos?
b) Si por el contrario se alimentaran exclusivamente de cabras, cuya producción neta total, entre
leche y carne, fuera de 300.000 kcal/día, ¿qué población humana podría subsistir?
c) ¿Cómo explicas esta diferencia?
d) ¿Crees que nuestra comunidad posee la capacidad para mantener el número de habitantes que
posee? ¿Mediante qué índice de los estudiados se podría saber? ¿Cómo y a costa de qué se elude
el límite de la producción de nuestros ecosistemas?
8. Observa la siguiente figura en donde aparece la razón de conversión de distintas especies de ani-
males de granja, expresada como los kilogramos de pienso necesarios para obtener 1 kilo de carne.
a) ¿Qué animal te parece más productivo?
b) Calcula la eficiencia de la conversión de pienso Razón de
conversión
en carne?
c) Hay un hecho denunciado por J. Rifkin (ecolo-
gista americano) de que se está potenciando la
idea de que la calidad de carne de ternera es mejor
que la de ave. ¿Cuáles serían las consecuencias de
una política de este tipo para los ecosistemas?
d) Haz un comentario sobre la siguiente frase: “la
industria de la carne nos devora a todos”
119-168 CTMA 27/10/07 08:34 Página 132

132 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

3.3 Ciclos biogeoquímicos


En la circulación de la materia a través de los distintos subsistemas
terrestres intervienen tres tipos de energía: en la biosfera es la luz
solar quien moviliza la materia; en la atmósfera, hidrosfera y litos-
fera son el calor solar y la gravedad terrestre las energías que pro-
ducen los movimientos de ascenso y descenso de la materia.
Cuando alguno de los elementos que vamos a estudiar queda sepul-
tado bajo los sedimentos marinos, es muy difícil que se incorpore a
la circulación general puesto que la acción del calor solar no llega a
esas profundidades. Serán los procesos ligados al ciclo de las rocas
los encargados de hacerlos aflorar tras algunas decenas de millones
de años, tiempo a escala humana insalvable.
El reciclado de la materia no es perfecto. Sabemos por la exis-
tencia de yacimientos de carbón y de petróleo que parte de la mate-
ria orgánica muerta no es degradada y se almacena en el interior de
la litosfera donde ha quedado acumulada hasta la actualidad (Fig.4).
De manera semejante otros ciclos también tienen pérdidas laterales.
De modo que, aunque es frecuente ver en los libros que la circula-
ción de la energía es un flujo y la de la materia un ciclo, hay que
tener presente que según el segundo principio también la materia
sufre dispersión y no es totalmente reciclable. De cualquier manera,
para que se produzca su reciclado es necesario el aporte constante
de energía: luz, por una parte, y calor solar y gravedad, por otra.
La interacción entre los ciclos biogeoquímicos y las activida-
des humanas ha provocado alteraciones en los mismos que se están
traduciendo en problemas medioambientales de consideración.
Los ciclos biogeoquímicos, así llamados porque corresponden
a elementos químicos que circulan por los subsistemas terrestres y
la biosfera, se dividen en dos tipos: los de tipo gaseoso, como el del
carbono y nitrógeno, y los de tipo sedimentario, como el del fósfo-
ro y azufre.
• Ciclos gaseosos: poseen algún componente volátil. Circulan
por la atmósfera, hidrosfera, litosfera y biosfera. La circulación es
rápida y las pérdidas laterales no son problemáticas.
- Ciclo del carbono (Fig. 7)
El carbono se encuentra en la atmósfera en forma de CO2, en la
litosfera en forma de rocas carbonatadas, fundamentalmente, en la
hidrosfera se encuentra disuelto como bicarbonato y CO2, en la
biosfera integrado en moléculas orgánicas, también como bicarbo-
nato disuelto y como carbonato formando esqueletos y estructuras
en distintos organismos. Gracias a la fotosíntesis y a los procesos de
descomposición y respiración se mantiene en equilibrio. Como
puede observarse, parte del carbono ha salido del ciclo en forma de
restos orgánicos que, tras procesos de descomposición, fueron
sometidos a condiciones metamórficas hasta formar carbón y petró-
leo. También existe otro sumidero de carbono: el dióxido de carbo-
no se disuelve en agua con facilidad y origina ácido carbónico, que
puede reaccionar con rocas carbonatadas originando bicarbonato y
119-168 CTMA 27/10/07 08:34 Página 133

Unidad 3: Dinámica de la biosfera. Problemática y gestión sostenible 133

calcio; el bicarbonato disuelto en agua y los iones de calcio son uti-


lizados por animales para formar sus esqueletos de carbonato cálci-
co. Una vez muertos, los esqueletos pueden sufrir procesos de acu-
mulación y cementación y dar lugar a calizas. Ingentes cantidades
de carbono fueron retiradas de la atmósfera mediante este último
proceso, lo que explica el descenso paulatino de dióxido de carbo-
no en la misma (ver fig. 13 de la Unidad 1).
La intervención humana en este ciclo es doble. De una parte,
el hombre está amenazando la biodiversidad, al ser actualmente el
consumidor más voraz; de otra, está desajustando el efecto inverna-
dero al liberar cantidades ingentes de dióxido de carbono a la atmós-
fera como resultado de la combustión del carbón, petróleo y gas
natural. Ambos problemas serán tratados más adelante.

Fig. 7. Ciclo del Carbono

- Ciclo del nitrógeno (Fig. 8)


El nitrógeno aparece en la atmósfera en forma de N2 y en mucha
menor proporción en las moléculas NO, N2O, NO2 , denominados
genéricamente N2Ox , que de manera natural pueden ser liberados
por volcanes y ser formados durante las tormentas. En la litosfera se
encuentra en rocas que liberan nitratos. En la hidrosfera aparece
disuelto en forma de nitratos y nitritos y en la biosfera es absorbido
en forma de nitratos, se incorpora a moléculas orgánicas mediante
fotosíntesis y es transferido a los consumidores en esta forma.
En el ciclo del nitrógeno hay que destacar el papel de las bac-
terias mineralizadoras (Nitrosomonas y Nitrobacter), que convier-
ten el amoníaco liberado en los procesos de descomposición reali-
zados por los hongos y bacterias transformadores en nitritos y des-
pués éstos en nitratos, cerrando el ciclo de este elemento. Así
mismo, existen algas y bacterias capaces de fijar el N2 atmosférico
e incorporarlo a moléculas orgánicas. Son bacterias del suelo fijado-
ras, algas cianofíceas y bacterias que viven en simbiosis en las raí-
119-168 CTMA 27/10/07 08:34 Página 134

134 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

ces de plantas leguminosas: garbanzo, lenteja, alubia, alfalfa, etc.


Existen otras bacterias, desnitrificantes, que transforman los nitratos
del suelo en N2 por lo que este gas es devuelto a la atmósfera.
Los restos de organismos marinos muertos caen al fondo, se
mezclan con los sedimentos marinos y son difíciles de recuperar,
se pierden lateralmente. Con el tiempo volverán al continente en
forma de rocas sedimentarias. Sin embargo, esta pérdida lateral no
representa problema alguno, puesto que la abundancia de nitróge-
no en la atmósfera es muy grande y hay microorganismos que lo
pueden fijar.
La intervención humana se produce a través del excesivo abo-
nado que realizan los agricultores de sus cultivos con nitratos que se
disuelven, llegando a ríos y lagos. Allí constituyen un excelente
nutriente para las algas, que prosperan vertiginosamente. Al morir
caen al fondo y los descomponedores ante tan abundante material
crecen exponencialmente privando de oxígeno a otros organismos
de estos ecosistemas. Esta forma de contaminación se denomina
eutrofización, que significa exceso de alimento. Así mismo, la acti-
vidad industrial libera los N2OX que, junto a los liberados por vol-
canes, formarán en la atmósfera ácido nítrico que al disolverse en
las gotas de lluvia contribuirá a la formación de lluvia ácida. Estos
dos problemas los estudiaremos más adelante en las unidades de la
hidrosfera y atmósfera.

Fig. 8. Ciclo del Nitrógeno

• Ciclos sedimentarios: no poseen componentes volátiles, por


lo que sólo circulan por la hidrosfera, litosfera y biosfera. La circu-
lación es lenta y las pérdidas laterales son importantes.
119-168 CTMA 27/10/07 08:34 Página 135

Unidad 3: Dinámica de la biosfera. Problemática y gestión sostenible 135

- Ciclo del fósforo (Fig. 9)


El fósforo se encuentra en el suelo en forma de fosfatos, procede de
las rocas de donde es liberado por meteorización química y mecáni-
ca. A través de su disolución llega a los mares. Tanto en continen-
tes como en los ecosistemas acuáticos es absorbido en forma de fos-
fatos e incorporado a la materia orgánica por medio de la fotosínte-
sis. Una vez muertos, los organismos son descompuestos, con lo
que el fósforo se libera en el suelo en forma de fosfatos, pero en los
océanos, caen los restos al fondo y el fosfato contenido en los
esqueletos se pierde lateralmente, quedando enterrado en los sedi-
mentos. Con el paso del tiempo se transformarán en rocas sedimen-
tarias fosfatadas. Una fracción de los fosfatos que llegan a los océ-
anos son devueltos a los continentes por las aves marinas.
Los principales problemas causados por la intervención huma-
na derivan del exceso de abonado. Por una parte, contribuyendo a la
eutrofización de lagos y ríos, por otra, convirtiendo a este elemento
en el factor limitante más importante de la producción continental,
dado que al ser escasas las rocas fosfatadas, su explotación para el
abonado y las pérdidas laterales hacen que se vaya haciendo un ele-
mento cada vez más escaso.

Fig. 9. Ciclo del Fósforo

- Ciclo del azufre (Fig. 10)


El azufre es incorporado a la materia orgánica por plantas y algas en
forma de sulfato y transferido en forma de moléculas orgánicas a los
consumidores por medio de las redes tróficas.
Las bacterias descomponedoras convierten el azufre que se
encuentra en los restos de la materia orgánica en sulfatos, un pro-
ducto que puede ser absorbido por las plantas. El ciclo también tiene
pérdidas laterales puesto que, a veces, pueden quedar enterrados
parte de los restos orgánicos antes de su completa descomposición,
originando el carbón y petróleo. Sin embargo, al presentarse abun-
dantemente los yesos (rocas que contienen este elemento) en la
litosfera, el problema de las pérdidas laterales no es importante.
119-168 CTMA 27/10/07 08:34 Página 136

136 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

El azufre es escaso en la atmósfera y aunque puede liberar-


se por procesos naturales en los volcanes, la mayoría del mismo
proviene de las actividades humanas. En la atmósfera el SO2 se une
con el oxígeno para formar SO3 que reacciona con el vapor de agua
produciendo minúsculas gotas de ácido sulfúrico, lo que constituye
la lluvia ácida, que está acabando con los bosques europeos y la
vida de los lagos.

Fig. 10. Ciclo del Azufre

ACTIVIDADES DE APLICACIÓN:

9. Observa el ciclo del fósforo y contesta a las siguientes cuestiones:


a) ¿Por qué puede considerarse al fósforo como un recurso limitante?
b) ¿Qué procesos naturales contribuyen a retardar su precipitación en los fondos marinos y a retor-
narlo hacia los ecosistemas terrestres?
c) Explica cómo afectan al ciclo del fósforo las siguientes actividades humanas: pesca, abuso de
fertilizantes inorgánicos y uso de detergentes con fosfatos.

10. ¿Qué ventajas tiene la rotación de cultivos con plantas leguminosas como alfalfa, habas, lentejas,
etc? ¿Y abonar las tierras de labranza con estiércol?

11. ¿Cuáles son las funciones de los diferentes organismos que intervienen en el ciclo del nitrógeno?

12. ¿Qué consecuencias tiene la intervención humana en el ciclo del carbono? ¿Qué medidas propo-
nes para aminorar dichas interferencias?
119-168 CTMA 27/10/07 08:34 Página 137

Unidad 3: Dinámica de la biosfera. Problemática y gestión sostenible 137

4. DINÁMICA DE POBLACIONES
4.1 Crecimiento exponencial y logístico
En la primera parte de esta unidad, se ha estudiado la dinámica de
la energía y de la materia en su transcurrir por los diferentes com-
ponentes tróficos de los ecosistemas. Sin embargo, es necesario
estudiar la dinámica desde otras perspectivas. La biomasa de un
nivel trófico corresponde a muchas poblaciones por lo que convie-
ne completar el estudio realizado con la perspectiva de que las
poblaciones están constituidas por seres vivos que nacen, crecen, se
reproducen y mueren, y mantienen toda suerte de relaciones que
posibilitan la autorregulación de los ecosistemas. A una escala tem-
poral mayor, los seres vivos evolucionan, sufren adaptaciones y
unas especies originan a otras.
Una población es el conjunto de individuos de una especie que
habita en un ecosistema; por ser miembros de una especie determi-
nada pueden mantener relaciones de reproducción entre ellos. Hasta
cierto punto el crecimiento de las poblaciones está determina-
do genéticamente, tanto el número aproximado de nacimientos
como la edad de la muerte. En circunstancias óptimas (abun-
dancia de alimento, ausencia de competidores, clima óptimo,
etc.) una población poseerá una tasa de natalidad (TN) máxi-
ma y una de tasa mortalidad (TM) mínima, con lo que el cre-
cimiento será el máximo posible (potencial biótico de la espe-
cie). La diferencia entre ambas tasas (r = TN - TM) recibe el
nombre de tasa intrínseca de crecimiento (r) y en estas cir-
cunstancias se acercará a 1.
El crecimiento teórico y sin restricciones de una pobla-
ción en estas condiciones es exponencial y viene expresado
por la ecuación:
Fig. 11

Nt+1 = Nt + r Nt

donde Nt es la población que hay en el tiempo t y Nt+1


la que habrá un año después.
Si representamos la ecuación obtendremos una gráfica
exponencial (Fig. 11).
Este tipo de crecimiento se produce transitoriamente en
las primeras poblaciones colonizadoras de un nuevo territorio:
una nueva isla, una duna, una región rocosa después de retira-
do un glaciar.
Una expresión matemática más real del crecimiento de Fig. 12
las poblaciones ha de tener en cuenta la resistencia ambiental que
impide que las poblaciones crezcan exponencialmente. En ausencia
de migraciones, son la capacidad biótica y la resistencia ambiental
119-168 CTMA 27/10/07 08:34 Página 138

138 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

los parámetros que regulan el crecimiento de una pobla-


ción. Esta resistencia ambiental hace que cada población
en un determinado ecosistema tenga una capacidad de
carga (K) (Fig.12), es decir, el número máximo de indi-
viduos (o de biomasa, puesto que considerando una
población concreta estos valores son equivalentes) de
una especie que ese ecosistema puede sostener. La capa-
cidad de carga no tiene un valor fijo, sino que varía
dependiendo de la TN y TM de la especie en cuestión,
así como de la capacidad del ecosistema considerado.
Fig. 13
Nt+1 = Nt + r Nt [(K - Nt )/K]

El término [(K - Nt )/ K] representa la resistencia ambiental.

Cuando la población es baja, entonces el término tiende a


hacerse 1 y el crecimiento en ese momento se acerca al exponencial,
pero a medida que Nt crece y se acerca a la capacidad de carga (K),
entonces el término tiende a cero, lo que significa que se detiene el
crecimiento de la población. La representación de esta ecuación nos
da una curva de tipo logístico (Fig.12).
En la realidad lo que sucede no es que la población crezca
hasta alcanzar la capacidad de carga y a partir de ese momento se
mantenga constante, sino que fluctúa en torno al valor de la capaci-
dad de carga (Fig.13).
Así mismo, las limitaciones del modelo se deben también a
que la capacidad de carga no es constante, pues en la naturaleza este
valor fluctúa, por ejemplo, dependiendo de los cambios climáticos
o estacionales.

4.2 Factores de resistencia ambiental


Los factores que influyen en el control del crecimiento de las pobla-
ciones son de naturaleza variada.
• Factores limitantes abióticos (físico-químicos): Basta con que
un solo factor sea escaso para que se convierta en un factor limitan-
te del crecimiento de una población; la escasez de fosfa-
tos en el suelo es un factor limitante del crecimiento de
las poblaciones de determinadas especies de plantas. Así
mismo, el exceso de algunos factores puede ser también
limitante del crecimiento. Un caso claro es el del agua
que anega los terrenos e impide que prosperen ciertas
especies de plantas que no están adaptadas. De modo que
como tanto la escasez como el exceso regulan el creci-
miento de las poblaciones, se ha definido el concepto de
intervalo de tolerancia: el intervalo de un factor dentro
del cual se produce el crecimiento de una especie deter-
minada; este intervalo se encuentra fijado por los límites
Fig. 14 de tolerancia. Las distintas especies pueden tener un
119-168 CTMA 27/10/07 08:34 Página 139

Unidad 3: Dinámica de la biosfera. Problemática y gestión sostenible 139

intervalo amplio o estrecho a los diferentes factores físico-químicos,


como la humedad, la temperatura, la luz, etc. Por este motivo se dis-
tinguen especies eurioicas (intervalo amplio) y estenoicas (intervalo
estrecho) para un factor concreto (Fig. 14); por ejemplo, se habla de
especies eurihídricas y estenohídricas, euritermales y estenoterma-
les, etc. Las especies que son eurioicas para muchos factores tienden
a ser generalistas y a distribuirse más ampliamente, mientras que las
estenoicas son especialistas y tienden a concentrarse en zonas donde
las condiciones sean propicias para ellas.
Puesto que los organismos productores dependen de la fija-
ción de moléculas inorgánicas (agua, dióxido de carbono, sales) y
de luz para realizar la fotosíntesis y obtener sus propios nutrientes
orgánicos, estos factores son especialmente importantes para ellas.
Factores abióticos limitantes de la producción primaria:
- La luz: La luz es un factor escaso en los océanos, donde sola-
mente profundiza unos cuantos metros. Son las algas rojas, capaces
de captar la luz más energética (la verde azulada) las que pueden
desarrollarse a más profundidad. De ahí que la mayor cantidad de
algas la encontremos en el litoral, donde pueden sujetarse
y prosperar. En los continentes, hay un déficit de luz en el
interior de los bosques y selvas tropicales, en cuyo inte-
rior sólo prosperan las plantas adaptadas a esta situación.
Sin embargo, en general, no constituye un factor limi-
tante; por el contrario, en las horas de fuerte iluminación
los sistemas fotosintéticos de las plantas se saturan desper-
diciándose mucha luz (Fig. 15).
- Los nutrientes inorgánicos: La humedad es espe-
cialmente importante en los ecosistemas continentales,
convirtiéndose en limitante en las zonas de climas áridos
y subáridos, donde sólo prosperan aquellas plantas adap-
tadas a las condiciones de sequedad. El crecimiento ade-
más de estas plantas no es muy elevado. De igual mane- Fig. 15
ra, el exceso de agua es limitante también para la mayo-
ría de las plantas terrestres.
El dióxido de carbono, debido a su abundancia, no supone
limitación alguna al crecimiento de la producción primaria. Un
incremento de este gas produce mayor eficiencia fotosintética,
hecho que abrió esperanzas para rebajar la concentración de este gas
en la atmósfera. Sin embargo, pronto se alcanza el nivel máximo de
eficiencia por falta de otros nutrientes.
El fósforo en primer lugar y después el nitrógeno, son los dos
principales factores limitantes de la producción primaria. Aquel
porque sólo se encuentra en rocas y su ciclo tiene fuertes pérdidas
laterales, y éste porque los suelos se empobrecen por el mismo
motivo, aunque es recuperable mediante el cultivo de leguminosas.
En ambos casos el reciclado de estos nutrientes por los orga-
nismos descomponedores se ve dificultado por la distancia entre el
119-168 CTMA 27/10/07 08:34 Página 140

140 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

lugar de producción y el de descomposición. Este problema es pal-


pable en los océanos, donde ambos lugares pueden hallarse separa-
dos 3 ó 4 kilómetros o más. Los afloramientos de los nutrientes del
fondo marino sólo pueden hacerse mediante la intervención de una
energía externa: el viento y las corrientes marinas, que movilicen
los sedimentos y hagan aflorar los nutrientes de nuevo.
- La temperatura: La fotosíntesis, como cualquier otro tipo de
reacción bioquímica, está catalizada por enzimas, proteínas que
aumentan la velocidad de las reacciones sin las cuáles no se puede
concebir la vida, tal como la conocemos. Las enzimas son muy sen-
sibles a los cambios de temperatura: temperaturas elevadas (más de
40º) desnaturalizan las enzimas con lo cual pierden su función,
mientras que el frío ralentiza el metabolismo porque hace disminuir
la probabilidad de encuentro entre las moléculas del enzima y las
del sustrato. Las plantas de los desiertos poseen enzimas que sopor-
tan temperaturas elevadas, mientras que las plantas de lugares fríos
también poseen adaptaciones especiales. La temperatura, por tanto,
es un factor limitante de la producción primaria.
Factores abióticos limitantes de la producción secundaria:
Tanto el agua como la temperatura son los dos factores físico-
químicos más importantes que controlan el crecimiento de las
poblaciones animales, aunque ninguno de ellos es tan importante
como la disponibilidad de materia orgánica, que es el factor biótico
principal.
• Factores limitantes bióticos: Diferenciamos:
Factores bióticos limitantes de la producción primaria:
Las plagas y parásitos ejercen un control del crecimiento vegetal.
Factores bióticos limitantes de la producción secundaria:
Las poblaciones interaccionan entre sí y de esta manera tam-
bién se regula su crecimiento.
* Interacciones intraespecíficas: Además de los factores gené-
ticos (potencial biótico) de las poblaciones, existen relaciones entre
los individuos de una población que contribuyen a su control, por lo
que podemos considerarlos como mecanismos de autorregulación.
Se dan relaciones de competencia intraespecífica por el ali-
mento, el territorio o la pareja que contribuyen a la selección natu-
ral en el seno de la población ya que a la postre se reproducirán más
los ejemplares más dotados.
También el hacinamiento desencadena en algunas especies pro-
cesos hormonales que disminuyen la tasa de natalidad. Así mismo,
las migraciones intervienen en la regulación de la población.
* Interacciones interespecíficas: El factor que controla en
mayor medida el crecimiento de las poblaciones es la disponibilidad
de producción neta, es decir de organismos o partes de los mismos
que sirvan de alimento. En este sentido destacan las siguientes rela-
ciones:
119-168 CTMA 27/10/07 08:34 Página 141

Unidad 3: Dinámica de la biosfera. Problemática y gestión sostenible 141

- Depredación: la relación entre un depredador y su


presa es estabilizadora, pues constituye un bucle de reali-
mentación negativa (Fig. 16).Los estudios realizados sobre
la relación entre liebres y linces muestran que, en efecto, la
densidad de ambas especies se autorregula presentando
variaciones cíclicas (Fig. 17). La gráfica presenta una serie
de fluctuaciones y entre una y otra oscilación se observa una
diferencia temporal debida al tiempo de respuesta de las Fig. 16
poblaciones. Las especies presentan múltiples adaptaciones
conseguidas tras millones de años de mantener esta relación.
Hay plantas que poseen pinchos para evitar ser comidas, pájaros con
picos especiales para consumir néctar de flores, las garras y colmi-
llos de los felinos para despedazar a las presas, etc.
- Parasitismo: Otra relación interesante es la del
parasitismo. Se trata de una relación íntima donde un
organismo se beneficia, el parásito, y otro, el hospedan-
te, sale perjudicado. El parasitismo puede ser estable o
no. Cuando la especie parásita y la hospedante han
pasado un largo periodo juntas, el suficiente para coe-
volucionar (adaptarse el uno al otro), entonces el perjui-
cio que causa el parásito no provoca la muerte del hos-
pedante; ello se debe a que se alimenta de los “intere-
ses” (producción neta), no del capital (biomasa del hos- Fig. 17
pedante). En el caso de que no haya actuado el proceso
evolutivo, el parásito matará al hospedante, aunque,
generalmente, ambos tienen tiempo de reproducirse. Las enfermeda-
des infecciosas pueden ser consideradas una relación parásita de este
tipo Otras relaciones interespecíficas íntimas son: la simbiosis donde
ambos organismos salen beneficiados (el liquen es una asociación
simbiótica entre un alga y un hongo), el comensalismo, relación en
la que un organismo sale beneficiado y otro no sufre ni perjuicio ni
beneficio en la relación (las bacterias intestinales del hombre), el
mutualismo, relación semejante a la simbiosis pero menos íntima
(insectos polinizadores y plantas con flores).
- Competencia interespecífica y nicho ecológico: Para com-
prender la competencia interespecífica es necesario definir previa-
mente el concepto de nicho ecológico. Nicho ecológico es el espa-
cio ecológico que ocupa una población en un ecosistema. No se
trata de un espacio físico, pues eso sería el hábitat o zona donde
vive normalmente, sino el espacio de relaciones que mantiene con
otras poblaciones. El hábitat sería la dirección de la población,
mientras que el nicho sería su profesión, o sea, la función que cum-
ple en el ecosistema. Por este motivo, la competencia intraespecífi-
ca suele ser más intensa que la interespecífica.
Si dos poblaciones de especies distintas tienen el mismo nicho
ecológico competirán abiertamente y una de ellas desalojará a la
otra del ecosistema (exclusión competitiva). Se trata de dos depre-
dadores compitiendo por la misma presa, de modo que los encuen-
tros de uno de ellos con la presa dificulta los del otro. Para evitar
119-168 CTMA 27/10/07 08:34 Página 142

142 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

esta exclusión competitiva, las especies presentan adaptaciones con


el fin de repartir recursos. Por ejemplo, los halcones y búhos pose-
en hábitos alimentarios semejantes, pero uno es cazador diurno y
otro nocturno. Puede darse el caso de que compartan parte del
nicho, entonces la competencia será menos intensa y ambas espe-
cies podrán tener cabida.
Como el resultado de la interacción entre las distintas
poblaciones que configuran una comunidad tiende a estabilizar el
crecimiento de las mismas, se habla de que la comunidad posee una
capacidad de autorregulación.

ACTIVIDADES DE APLICACIÓN
13. Imagina que la población de un banco de sardinas fuera de 40.000 individuos en el año 2000 y
que mantiene una tasa de natalidad de un 190 % y una tasa de mortalidad de un 90%. Calcula r y
la población de año en año hasta el 2004. Elabora una gráfica donde se represente el crecimiento
de la población. ¿Qué sucedería si K fuese 500.000 sardinas? ¿Cuáles serán los factores que limi-
tarán su crecimiento en la realidad?

14. Observa la figura 1 de esta unidad que representa una red trófica simplificada y contesta a estas
preguntas:
a) ¿Qué consecuencias tendría una pesca intensiva de la perca? ¿Cómo se estabilizaría la red?
b) Tal como están representadas las relaciones tróficas en la red, ¿podría darse la competencia
exclusiva entre dos de estas especies? ¿Por qué?
c) La introducción de otra variedad de carpa, ¿qué consecuencias podría tener para el ecosistema?

15. La gráfica representa la mortalidad expresada en tanto por ciento de una especie de mariposa noc-
turna en relación a dos factores ambientales: temperatura y humedad .
a) ¿Cuáles serán las condiciones ambientales óptimas para su crecimiento?
b) Indica los límites de tolerancia de la especie para cada uno de los factores estudiados.
c) Señala la probabilidad de supervivencia de la mariposa a 200 C
y 30% de humedad y a 100 C y 90% de humedad. ¿Podría esta especie vivir en un desierto? ¿En
qué zonas de nuestro país se desarrollaría mejor?

Modificada de Ciencias de la Tierra y


del Medio Ambiente. Mc Graw Hill
119-168 CTMA 27/10/07 08:34 Página 143

Unidad 3: Dinámica de la biosfera. Problemática y gestión sostenible 143

4.3 Biodiversidad
Por diversidad biológica se entiende la riqueza o variedad de espe-
cies y su abundancia relativa. Por lo tanto, si comparamos dos
comunidades de sendos ecosistemas, será más diversa la que tenga
un mayor número de especies, y, en el caso improbable de que
tuvieran el mismo número, sería aquella que tuviera un mayor
número de individuos por especie. Utilizando una metáfora escolar,
si comparamos dos institutos tendría mayor diversidad aquel que
tuviera más grupos, y si su número fuera igual, aquel que tuviera
más alumnos por grupo.
La diversidad así definida expresa también la diversidad de
relaciones, pues cuantas más especies y más individuos haya, el tipo
y número de relaciones será mayor. La riqueza de relaciones que se
dan en la comunidad aumenta las posibilidades de autorregulación
y, por lo tanto, su estabilidad. Ante una perturbación, como puede
ser la introducción o la extinción de alguna especie, el ecosistema
que posea mayor diversidad tiene más posibilidades de amortiguar
los efectos de la perturbación y alcanzar un nuevo equilibrio.
Siguiendo con otra metáfora, ahora la del fútbol, si juegan dos equi-
pos de 4 jugadores un partido de fútbol en un campo reglamentario
el número de jugadas será menor que si lo hacen 11 contra 11. Una
perturbación, como puede ser la expulsión de un jugador, desestabi-
lizará mucho más el partido de 4 contra 4, que el partido de 11 con-
tra 11. Por lo tanto, una mayor diversidad aumenta la estabilidad de
los ecosistemas.
Cada especie es el resultado de millones de años de evolución
y cada una de ellas es única e irrepetible, posee un bagaje genético
que le permite ocupar un nicho ecológico determinado.
Entre las funciones de la biodiversidad cabe señalar:
- Contribución a mantener los niveles de gases en la atmósfe-
ra y el equilibrio de los ciclos biogeoquímicos.
- Influencia en el establecimiento del flujo de energía y reci-
clado de la materia (formación de suelos).
- Intervención en la regulación de los climas.
- Es el factor fundamental en el equilibrio y estabilidad de los
ecosistemas.
Por ello y porque desconocemos y desconoceremos la totali-
dad de las funciones de la misma, debería preservarse la biodiversi-
dad atendiendo al principio de precaución.
La riqueza de especies es sólo un tipo de la diversidad biológi-
ca existente. A una escala más reducida debemos definir la diversi-
dad genética, es decir, el conjunto de genes que posee cualquier
población o una especie. Por otro lado, a una escala mayor, dentro
de los ecosistemas pueden distinguirse una diversidad de hábitats y
de nichos ecológicos, y, finalmente, a una escala más amplia, pode-
mos hablar de diversidad de ecosistemas.
119-168 CTMA 27/10/07 08:34 Página 144

144 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

5. DINÁMICA DEL ECOSISTEMA: LA SUCESIÓN


ECOLÓGICA

Los ecosistemas van cambiando con el tiempo. Se ha encontrado


que cuando se produce la colonización de un nuevo territorio los
ecosistemas evolucionan siguiendo una serie de etapas juveniles,
hasta finalizar en una etapa de madurez o etapa clímax. Esta evolu-
ción en el tiempo es general (aunque no igual) para todos los eco-
sistemas y se denomina sucesión ecológica.
Como ejemplo de una sucesión se expone la correspondien-
te a la que se da en terrenos de dunas. La arena es colonizada por
los primeros productores, líquenes y musgos, y posteriormente por
bacterias y hongos que van descomponiendo la materia orgánica
muerta. Poco a poco se va formando una delgada capa de suelo
donde comienzan a crecer hierbas anuales, después hierbas peren-
nes y más tarde arbustos y árboles. Naturalmente acompañando a
estos cambios en las comunidades vegetales hay cambios en las
comunidades de animales (Fig. 18). A medida que avanza la suce-
sión, hay un aumento paulatino de diversidad aunque no todas las
especies permanecen, sino que hay especies que desaparecen mien-
tras que nuevas especies entran a formar parte del ecosistema.

Fig. 18. Etapas de la sucesión de un ecosistema

Para caracterizar con más rigor esta sucesión, conviene definir


un nuevo parámetro energético a nivel del ecosistema, la
Producción Neta del Ecosistema (PNE). La PNE es igual a la
Producción Primaria Bruta (PPB) menos el consumo que hacen de
la misma por respiración los propios organismos productores (autó-
trofos) más la de los organismos heterótrofos (consumidores y des-
componedores).

PNE = PPB - (Ra + Rh)


119-168 CTMA 27/10/07 08:34 Página 145

Unidad 3: Dinámica de la biosfera. Problemática y gestión sostenible 145

Si estudiamos un ecosistema en una etapa determinada, encon-


traremos que hay una determinada biomasa de productores, otra de
consumidores, y otra de descomponedores. Volviendo a la metáfo-
ra monetaria, esta biomasa sería el capital del ecosistema. La bio-
masa de productores elabora anualmente cierta cantidad de bioma-
sa nueva (PPB), serían los intereses, que consumen tanto los orga-
nismos productores como los consumidores y descomponedores.
- Si la PNE es mayor que cero (sobran intereses), entonces el
ecosistema se encuentra en una etapa juvenil, le sobra produc-
ción y puede admitir nuevas especies. En las etapas juveniles
hay por lo tanto un aumento de diversidad de especies, por lo
que también aumentan la diversidad de relaciones, hábitats,
nichos, así como la estabilidad del ecosistema. En esta etapa su
capacidad para albergar vida va en aumento, y, además de la
entrada de nuevas especies, las poblaciones existentes pueden
seguir creciendo, hay un aumento de biomasa (de capital). La
entrada de nuevas especies y el cambio de relaciones y de
nichos puede hacer que por competencia algunas especies
vayan desapareciendo también, pero la dinámica general es el
aumento de la biodiversidad.
Como la tasa fotosintética es mayor que la de respiración, la
cantidad de dióxido de carbono absorbido es mayor que la
emitida; estos ecosistemas funcionan como sumideros de dió-
xido de carbono.
- Si la PNE se iguala a cero (no sobran intereses), el ecosiste-
ma entra en su fase de madurez o clímax. No sobra producción
y, por lo tanto se detiene el crecimiento de biomasa de las
poblaciones (alcanzan su capacidad de carga) y el incremento
de diversidad. El ecosistema alcanza su capacidad de carga
global y la máxima biodiversidad y estabilidad. Para un eco-
sistema concreto, su capacidad de carga global dependerá de la
PPB y de la resistencia ambiental, siendo una medida de esta
capacidad la biodoversidad de especies que contiene. A pesar
de alcanzar su máxima capacidad, la dinámica del ecosistema
no se detiene; las poblaciones pueden experimentar fluctuacio-
nes y nuevas especies pueden entrar en el ecosistema, aunque
la mayoría de las veces ello significará un reajuste que impli-
cará la extinción de alguna anterior. El equilibrio que se consi-
gue es dinámico, la totalidad de la producción es consumida,
no hay ahorro, y los intereses se gastan en su totalidad. De esta
forma el ecosistema se autorregula.
La fotosíntesis se iguala a la respiración y el dióxido de carbo-
no fijado viene a ser igual al expulsado, por lo que estos eco-
sistemas no actúan como sumideros de la contaminación por
este gas.
¿Pueden existir ecosistemas donde la PNE sea negativa?
- Si la PNE es menor que cero (no solamente se consumen los
intereses, sino también el capital), entonces el ecosistema entra
119-168 CTMA 27/10/07 08:34 Página 146

146 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

en regresión. Esta situación tiene lugar cuando el ecosistema


se perturba fuertemente, generalmente a causa de una interven-
ción humana, entonces el consumo es mayor que la PPB y la
biomasa va disminuyendo. Comienzan a desaparecer especies
por falta de alimento y a disminuir las poblaciones de las
demás, y acompañando a esta pérdida de diversidad hay una
disminución de relaciones, hábitats y nichos. El ecosistema
disminuye su capacidad de carga global y se vuelve cada vez
más frágil. Si persiste la perturbación puede llegar a convertir-
se en un erial, en un ecosistema muy empobrecido, y si la per-
turbación cesa, el ecosistema puede recuperarse en parte, aun-
que con toda seguridad su capacidad de carga global ya no será
la anterior. Un ejemplo de degradación lo constituye el excesi-
vo pastoreo como está ocurriendo actualmente en los países
africanos del Sahel, donde el bosque y la sabana están transfor-
mándose en ecosistemas áridos o desérticos. Así mismo, algu-
nos parques nacionales africanos, desregulados por la acción
humana, han sido arrasados por poblaciones de elefantes que
han sobrepasado la capacidad de carga de dichos parques.
En esta etapa de degradación la respiración supera a la fotosín-
tesis y se emite más dióxido del que se absorbe.
En ecosistemas degradados por la acción humana, como por
ejemplo, después de un incendio, las semillas y estructuras
reproductoras de animales que han resistido el fuego, vuelven
a empezar a colonizar el terreno, denominándose a esta suce-
sión, sucesión secundaria, para distinguirla de la que venimos
hablando: sucesión primaria, que se realiza a partir de un
nuevo territorio.
El estudio de los parámetros de biodiversidad y PNE son impor-
tantes para valorar si nuestra relación con el medio es sostenible. El
hombre puede apropiarse de un tanto por ciento de la producción neta
de un territorio, edificando, haciendo carreteras, talando un bosque y
dedicándolo a tierra de cultivo, etc., pero ha de saber que debe dejar
un gran porcentaje de territorio para mantener la biodiversidad. Si la
ocupación del mismo es muy amplia, como ocurre en la actualidad en
muchas zonas, los ecosistemas del territorio entran en regresión, pier-
den hábitats y paulatinamente biodiversidad, lo que es indicativo de
que la relación es a la larga insostenible.
119-168 CTMA 27/10/07 08:34 Página 147

Unidad 3: Dinámica de la biosfera. Problemática y gestión sostenible 147

ACTIVIDADES DE APLICACIÓN:
16. Durante la colonización de una isla recién formada:
a) ¿Qué organismos serán los primeros colonizadores?
b) ¿Cómo se las arreglan el resto de los organismos para “saber” cuando entrar en la isla?
c) ¿Por qué aumentan la biodiversidad y la biomasa de los tipos de organismos durante la sucesión?
d) ¿Cómo varía la producción primaria bruta? ¿Y la PNE?
e) ¿Cuándo se alcanza la capacidad de carga global?

17. A menudo se dice que las selvas vírgenes, como la del Amazonas, constituyen el pulmón del pla-
neta.
a) ¿Qué significado tiene esta expresión?
b) ¿Estás de acuerdo con él? Razónalo.
c) Convendría entonces talar los bosques y sustituirlos por ecosistemas jóvenes, como praderas?

18. Cuando los hombres convierten un bosque en un campo de cultivo,


a) ¿A qué fase de la sucesión corresponderá el campo de cultivo?
b) ¿Cómo evita el hombre que prosiga la sucesión?

6. RECURSOS DE LA BIOSFERA
En esta unidad se propone realizar una investigación acerca de
la explotación de los bosques que constituyen uno de los ecosiste-
mas que han sido y continúan siéndolo más explotados no sólo en
España sino en el planeta. Como siempre, se trata de reflexionar
sobre el problema planteado y luego de discutir las propuestas en el
aula. Posteriormente, cada cual preparará un informe cotejando
dichas propuestas con los textos de investigación.

ACTIVIDAD DE INVESTIGACIÓN
SI FUERAS EL RESPONSABLE DE MEDIO AMBIENTE DE UNA COMUNIDAD
AUTÓNOMA, ¿CÓMO DISEÑARÍAS UN PLAN DE EXPLOTACIÓN O UTILIZACIÓN SOS-
TENIBLE DE UN BOSQUE?

Además de las funciones esenciales que la biodiversidad cum-


ple en la dinámica planetaria, ésta ha sido y es utilizada como un
recurso para el hombre. Desde que inició su etapa como recolector
y cazador, hasta convertirse en agricultor y ganadero, el hombre ha
dependido y dependerá de la biodiversidad para su manutención. De
ahí que sea el recurso más importante.
6.1 Agricultura y ganadería:
El 90 % de los alimentos que consumimos actualmente se
obtienen de plantas procedentes de variedades silvestres de zonas
tropicales. A lo largo de los siglos los hombres han ido seleccionan-
do en innumerables puntos del planeta miles de variedades de plan-
tas de cultivo (Fig. 19) que han utilizado para su alimentación.
119-168 CTMA 27/10/07 08:34 Página 148

148 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

Fig. 19. Procedencia de las principales especies utilizadas en agricultura

La agricultura y la ganadería fueron actividades que estu-


vieron unidas hasta el presente siglo, pues los campesinos eran al
mismo tiempo agricultores y ganaderos. La conversión de la agri-
cultura y ganadería en industrias independientes ha sido posible con
la mecanización de ambas y ha producido la eliminación de varie-
dades de cultivos y de animales, al introducir los criterios occiden-
tales de rendimiento. Las granjas de vacas, cerdos y pollos, alimen-
tados con piensos elaborados con cereales aptos para el consumo
humano, consumen gran cantidad de energía fósil para su manteni-
miento. De la misma manera, la agricultura intensiva mecanizada es
tremendamente derrochadora, no sólo porque utiliza combustibles
fósiles sino porque no recicla el estiércol y es necesario abonar quí-
micamente los campos, lo que supone un gasto energético añadido
en las operaciones de extracción, envasado, transporte y uso de abo-
nos químicos. A este derroche se ha de sumar la energía que supo-
ne la utilización de toda clase de pesticidas.
• Pesca: Los recursos pesqueros constituyen una fuente impor-
tante de alimentos para la humanidad. Hasta el presente siglo sólo se
beneficiaban de ello las poblaciones costeras, pero con el desarrollo
de las técnicas de conservación en frío se ha extendido la red de con-
sumo. Si hasta los años cincuenta del siglo XX se pescaban solamen-
te 20 millones de toneladas, hoy son cien los millones de toneladas
que se capturan anualmente: el 72 % son peces (bacalao, raya, len-
guado, merluza, platija, sardina, anchoa, atún, salmón, bonito...), el
2,5 % moluscos (calamar, pulpo, almejas, mejillones), el 4% crustá-
ceos (camarón, langosta, cangrejo,...) y el resto mamíferos.
A partir de 1989 las capturas han comenzado a caer,
poniendo en evidencia la insostenibilidad de la actividad pesquera.
Y es que los sistemas de pesca tradicionales con anzuelo y redes
119-168 CTMA 27/10/07 08:34 Página 149

Unidad 3: Dinámica de la biosfera. Problemática y gestión sostenible 149

pequeñas, han sido sustituidos por sistemas basados en el alto con-


sumo de combustibles fósiles, tales como redes gigantescas, como
las redes de deriva (de hasta 65 km de longitud), y las redes de
arrastre de fondo, los palangres de más de 100 km de longitud y
miles de anzuelos, y por sistemas modernos de detección de bancos
como el radar, el sonar y los satélites.
A medida que los caladeros tradicionales se van agotando,
los pescadores han tenido que ir dirigiendo sus capturas hacia espe-
cies de menor biomasa que se encuentran en niveles tróficos más
básicos, con lo que privan de sustento a otras especies. La acuicul-
tura en jaulas y piscifactorías se ha ido desarrollando para compen-
sar el déficit, pero ello ha supuesto la destrucción de manglares y la
privación de la pesca tradicional a muchas familias.
6.2 Recursos forestales:
Después de los alimentos y el agua, los recursos forestales, especial-
mente la madera, han sido los más importantes en el desarrollo de
civilizaciones. También, desde siempre, los bosques han sido el
hogar de numerosos pueblos indígenas, donde encuentran alimento,
combustible, materiales de construcción, medicinas, etc.
En cuanto a los usos modernos de los bosques, cabe mencio-
nar los siguientes:
- La madera se utiliza para la construcción: de casas, muebles,
embarcaciones,...
- La madera se consume como combustible, directamente o
para hacer carbón vegetal (ver continuación)
- También sirve la madera para fabricar pasta de papel.
- Proporcionan gran cantidad de productos para la alimenta-
ción: setas, café, especias, frutos.
- Se utilizan como fuentes de materias primas para muchas
industrias: caucho, corcho, resinas, pegamentos, tintes, bebi-
das, aceites, etc.
- Productos farmacéuticos (ver a continuación).
- Uso de recreo (ver a continuación).
6.3 Plantas medicinales:
En todos los pueblos antiguos, son conocidas variedades de plantas
con efectos curativos. La medicina y la industria farmacéutica
actuales están interesadas cada vez más en la obtención de princi-
pios activos a partir de plantas y animales silvestres. En la medi-
cina occidental hay más del 40% de las medicinas que se obtienen
de principios activos de plantas para combatir enfermedades como
el cáncer, el paludismo, las enfermedades cardíacas, la esclerosis
múltiple, la leucemia. Por señalar un solo ejemplo, dos principios
activos: la vincristina y vindblastina que curan la leucemia fueron
obtenidas de la Pervinca Rosa de Madagascar, hace tan sólo unos
años.
119-168 CTMA 27/10/07 08:34 Página 150

150 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

6.4 Energía de la biomasa:


La biomasa puede utilizarse para obtener energía, una energía reno-
vable, relativamente limpia y que requiere tecnologías poco com-
plejas. Se puede extraer de productos como la madera (leña, des-
echos madereros, serrín), paja, desechos animales (excrementos de
granjas), desechos industriales (cubiertas de neumáticos) y basuras
(papel, cartón, restos de alimentos).
La madera se ha utilizado tradicionalmente en los hogares para
cocinar y proporcionar calor y, en la India, los excrementos de vaca,
una vez secos, se siguen utilizando para lo mismo.
Algunos de estos productos: maderas, papel y gomas, pueden
incinerarse directamente en centrales térmicas para la producción de
electricidad o en industrias para mantener la calefacción.
Otros productos orgánicos, pueden transformarse en biocom-
bustibles, mediante la acción de bacterias y procesos químicos pos-
teriores. Así pueden obtenerse combustibles como el biogás (60%
metano y un 40% de dióxido de carbono) a partir de la descompo-
sición de basura orgánica, etanol, a partir de la fermentación de
cereales, caña de azúcar, etc., que es utilizado en Brasil para auto-
móviles, y bioaceites, elaborados con semillas de plantas como la
colza, girasol y soja, que se pueden utilizar como combustibles
mezclados con gasóleo en motores diésel.
6.5 Uso de recreo y otros usos: hay una demanda cada vez
mayor de paisajes naturales, de bosques para uso recreativo: paseo,
turismo, caza, pesca, recogida de setas, etc. Los animales salvajes
y exóticos se utilizan para los zoos, coleccionismo y compañía. Hay
un comercio de plantas para la ornamentación.

ACTIVIDADES DE APLICACIÓN

19. Vuelve a leer la cuestión 13. Siendo K igual a 500.000 sardinas, Calcula 2K/3 que es el punto
donde se puede obtener una buena producción sin riesgos. ¿Cual sería el número de ejemplares que
habría que pescar como máximo atendiendo al principio de sostenibilidad?

20. En el siguiente gráfico se presenta la cantidad de capturas de


anchoa peruana entre los años 1960 a 1990. a) Describe lo ocurrido
con la pesca. ¿En qué te basas para argumentar acerca de la insoste-
nibilidad de la pesca? b) En la gráfica se observan oscilaciones
periódicas, ¿a qué crees que se pueden deber?

21. Para mantener su crecimiento exponencial, el hombre occidental


ha desarrollado métodos que consisten, a su vez, en incrementar
exponencialmente la biomasa de ciertas plantas y animales. ¿Cuáles
son estos métodos en la agricultura moderna? ¿Cuáles en una gran-
ja de pollos, por ejemplo?
119-168 CTMA 27/10/07 08:34 Página 151

Unidad 3: Dinámica de la biosfera. Problemática y gestión sostenible 151

7. PROBLEMÁTICA AMBIENTAL
Para abordar la problemática ambiental que se ha desencade-
nado en la interacción del hombre con la Biosfera, así como las
medidas a tomar para frenar los diferentes problemas ambientales,
hemos realizado previamente el trabajo de investigación.
El uso que el hombre ha hecho y hace de la Biosfera, ha des-
encadenado una serie de problemas ambientales que en síntesis vie-
nen recogidos en el siguiente diagrama causal (Figura 20):

Fig. 20. Modelo de la problemática de la interacción de las sociedades con los ecosistemas

7.1 Pérdida de biodiversidad


Aunque la biodiversidad es un recurso potencialmente renovable, la
extinción de una especie es un hecho irreversible. Se ha estimado
que el número de especies que hay actualmente en nuestro planeta
es del orden de 15 millones, aunque esta cifra puede variar a medi-
da que se realicen mejores estimaciones. El ritmo de extinción de
especies se ha calculado que es alrededor de 5.000 especies anual-
mente. Esta extinción afecta especialmente a los países ricos en bio-
diversidad, donde hay selvas ecuatoriales. España es quizá el país
europeo que conserva más diversidad; el desarrollo ha hecho estra-
gos en países como Alemania, Bélgica, Suiza, ...
En todas las épocas el hombre ha propiciado la extinción de
varias especies, pero es a partir de la Revolución Industrial, con la
explosión demográfica humana y la consolidación de la economía
capitalista, cuando el ritmo de extinción se ha multiplicado varias
veces, hasta constituir un problema medioambiental global. El enfo-
que de la economía actual, que pondera el precio de mercado y los
dólares de los turistas, siempre subestimará los valores intangibles
de la biodiversidad.
Entre las causas principales de la pérdida de biodiversidad
figuran:
119-168 CTMA 27/10/07 08:34 Página 152

152 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

• Apropiación de la PPN por parte de las sociedades humanas:


Se estima que el hombre se apropia hoy en día de más de un 40%
de la Producción Primaria Neta de los ecosistemas continentales y
de un 30 % en los acuáticos. Ello ha sido posible por la destrucción
cada vez mayor de ecosistemas para el cultivo y para la ganadería,
por la utilización de la madera de bosques y extensión de carreteras
y asentamientos humanos, por la pesca intensiva actual.
Como la PPN es la materia orgánica que pasa a los consumi-
dores, es evidente que si nosotros nos apropiamos de esos porcenta-
jes, otros organismos sufrirán las consecuencias. Para nuestra espe-
cie, esa apropiación ha representado un crecimiento de la población
sin freno a partir del siglo XVIII, tras la Revolución industrial. La
utilización de combustibles fósiles, la invención de máquinaria agrí-
cola, la utilización de abonos y pesticidas ha multiplicado la produc-
ción de alimentos; al mismo tiempo las mejoras en la medicina, en
la higiene y en los habitáculos han conseguido conjuntamente llegar
a una población de 6.000 millones de personas de una biomasa
media de unos 50 kg. Sin embargo, para otras especies la cosa es
bien distinta. En efecto, las consecuencias son la destrucción de eco-
sistemas, hábitats y nichos que, en última instancia, repercuten en la
extinción de especies. Algunas de éstas resisten, y mantienen una
guerra con el hombre desde hace siglos, acentuada en la actualidad.
Son las especies que merodean en los cultivos porque también quie-
ren su parte del pastel. Los hombres han inventado todo tipo de sis-
temas para librarse de ellas: espantapájaros, sulfatos, pesticidas.
Todo parece indicar que esta guerra se prolongará sine die.
Entre las causas directas que provocan la extinción de especies
relacionadas con esta apropiación de la PPN se encuentran:
- La deforestación es una de las causas más importantes de la
pérdida de biodiversidad por la destrucción de los hábitats de
las especies silvestres. Hoy en día tiene especial intensidad la
deforestación de bosques tropicales, repletos de nichos y de
hábitats para numerosísimas especies. El mayor porcentaje de
especies que se extinguen pertenecen a estos ecosistemas.
- Así mismo, en los países pobres, el sobrepastoreo está provo-
cando la pérdida de especies y el progreso del desierto.
- La degradación de manglares: Los manglares son ecosiste-
mas de gran biodiversidad que se encuentran constituidos por
una comunidad vegetal adaptada a condiciones de inundación
y a cierto grado de salinidad, pues se encuentran en zonas de
desembocadura de ríos, en los países tropicales. La explota-
ción maderera, los pesticidas y la implantación de viveros para
criar gambas, camarones,... están provocando el rápido retro-
ceso de los manglares.
- La degradación de los arrecifes de coral: Es en estos ecosis-
temas donde mayor riqueza biológica existe en los océanos. En
la actualidad se están degradando a un ritmo dramático debido
a la pesca con dinamita, a la construcción de bahías y hoteles,
119-168 CTMA 27/10/07 08:34 Página 153

Unidad 3: Dinámica de la biosfera. Problemática y gestión sostenible 153

a la erosión provocada en los continentes que deposita lodo


encima de ellos disminuyendo su producción, etc.
- La destrucción de marismas y zonas húmedas se ha acelera-
do en las últimas décadas. Tradicionalmente utilizado por los
pueblos como fuente de caza y pesca y otras actividades
(Doñana es un buen ejemplo de ello), la implantación de gana-
dería y de pesquerías, el encauzamiento de ríos, la construc-
ción industrial y hotelera, los vertidos industriales y pesticidas
están haciendo retroceder, desecando y contaminando los
humedales. En España y Cantabria constituye uno de los prin-
cipales problemas medioambientales.
• Introducción de nuevas especies: Otro factor de extinción de
especies es la introducción voluntaria o involuntariamente de espe-
cies nuevas en los ecosistemas. A menudo esta introducción provo-
ca efectos inesperados desplazando a las especies nativas o convir-
tiéndose en auténticas plagas. En España son casos conocidos: la
introducción del cangrejo de río americano, el pez gambusia, el
lucio, etc.
• Contaminación: Tanto la contaminación a gran escala (incre-
mento del efecto invernadero, destrucción de la capa de ozono)
como la contaminación a escala local y regional, por metales pesa-
dos, pesticidas, radiactividad (que no sólo contamina el medio: ríos,
lagos, mares acuíferos, tierras, sino las cadenas tróficas) están inci-
diendo en los ecosistemas de una manera múltiple, impredecible e
incontrolable.
• Otras causas: La caza furtiva y el comercio de especies pro-
tegidas, los incendios forestales, el coleccionismo... también tienen
repercusión en la pérdida de biodiversidad. En España es especial-
mente alarmante, el número de incendios que se producen verano
tras verano y que contribuyen de manera importante a la degrada-
ción de nuestros bosques.

7.2 Pérdida de diversidad genética


Además de la extinción de especies, en las últimas décadas, con
motivo de la Revolución verde, está produciéndose una pérdida de
diversidad genética de las variedades de especies cultivadas. Con la
excusa de una mayor producción los países occidentales han
impuesto variedades de cultivos frente a las miles de variedades que
existían hace unos años en todo el mundo. El 90 % de la alimenta-
ción humana depende solamente de 20 especies de plantas y de 10
animales. Así, en la actualidad, la agricultura moderna depende
peligrosamente de una base genética muy limitada. La consecuen-
cia es que los cultivos manifiestan hoy una muy elevada susceptibi-
lidad a enfermedades, plagas y parásitos.
El 29 de diciembre de 1993 se ratificó el Convenio sobre la
Diversidad Biológica (firmado en Río en 1992), en el que se resal-
ta la importancia de conservar la diversidad genética de los genes de
especies silvestres, ya que sin ellos muchos cultivos podrían desapa-
119-168 CTMA 27/10/07 08:34 Página 154

154 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

recer. La razón de este decaimiento es que como las plantas han sido
seleccionadas artificialmente atendiendo a la mejora de su produc-
ción, por lo que se van haciendo más exigentes en requerimientos
nutricionales, pero carecen de genes apropiados contra enfermeda-
des, plagas, cambios de temperatura, etc.
Para percibir la importancia del problema, basta recordar que
ningún cultivo ha podido recolonizar los medios naturales de los
que procede, debido a su incapacidad para competir con sus parien-
tes silvestres.
Mediante el siguiente ejemplo, podemos apreciar hasta qué
punto estamos al borde de perder un patrimonio irrecuperable. El
maíz doméstico (Zea mays) es relativamente sensible a las enferme-
dades por los motivos anteriormente aducidos. En la década de 1970,
fue descubierta por un estudiante universitario, en el estado de
Jalisco (México), una variedad silvestre de maíz (Zea diploperennis)
que es resistente a las enfermedades que afectan al maíz doméstico y
que además tiene un crecimiento perenne. Sus genes, si se transfirie-
ran al maíz doméstico podrían producir una variedad más producti-
va y resistente. Su descubrimiento llegó justo a tiempo, pues tan sólo
se encontraba extendido en un área de 10 hectáreas y tan sólo le
separaba una semana de la extinción por el machete y el fuego.

7.3 Pérdida de diversidad cultural


Al mismo tiempo que desaparecen variedades de cultivos y plantas
y tratamientos medicinales tradicionales, desaparecen también las
culturas y pueblos que mantienen esta diversidad. En este siglo han
desaparecido más culturas humanas que en ningún otro momento de
la historia, y es un legado perdido irrevocablemente.

7.4 Riesgos bióticos


• El problema del hambre en el mundo: El hambre siempre ha
sido una constante en la historia de la humanidad. Hasta el siglo XX,
podía considerarse una amenaza natural, ya que dependía fundamen-
talmente de las factores naturales: clima, plagas, principalmente,
pero, en la actualidad, es un riesgo que depende principalmente de la
injusta distribución que preside las relaciones entre los países.
Uno de los hechos que más significativamente llama la aten-
ción acerca del crecimiento de la población humana, es que siendo
el hombre un mamífero de una biomasa considerable, sin embargo
posea actualmente una población, semejante a la de mamíferos
mucho más pequeños que él. El crecimiento demográfico humano
parece ilimitado, carente de resistencia ambiental.
Tarde o temprano el crecimiento demográfico humano se
detendrá, limitado, en última instancia, por la PPN global del plane-
ta. La PPN global no puede incrementarse mucho más como se pone
de manifiesto al analizar los principales factores de los que depende:
- el suelo cultivable, que se está reduciendo debido a la ero-
sión, desertificación, salinización y urbanización. Desde 1970, los
119-168 CTMA 27/10/07 08:34 Página 155

Unidad 3: Dinámica de la biosfera. Problemática y gestión sostenible 155

desiertos se han expandido en unos 120 millones de hectáreas y los


agricultores han perdido unos 480.000 millones de toneladas de
suelo fértil. Este problema es especialmente importante en nuestro
país, tal como veremos en la siguiente unidad.
- La disponibilidad de agua para el uso agrícola. El abuso del
regadío está agotando los yacimientos de aguas subterráneas en
muchos lugares, por ejemplo en zonas de España.
La seguridad alimentaria mundial se apoya básicamente en la
producción de cereales, que sirve para la alimentación directa del
hombre y para el sostenimiento de la ganadería, y en las capturas
marinas. Hasta el momento la oferta de cereales ha superado la
demanda y los precios de los mismos se han contenido a un nivel rela-
tivamente bajo. Pero como advierten algunos científicos, esta situa-
ción puede cambiar en los próximos años, con lo cual se producirían
unas hambrunas generalizadas en buena parte del Tercer Mundo.
• Plagas: Desde que el hombre se volvió agricultor, quiso que
la producción neta de la cosecha fuera exclusivamente para él. Pero
algunas especies invaden sus dominios con el objeto de obtener ali-
mento y poder sobrevivir. Estas especies son consideradas plagas
por el hombre, y como tales son combatidas encarnizadamente
mediante la guerra química, es decir mediante pesticidas o plaguici-
das de diversas clases: herbicidas, fungicidas, insecticidas, raticidas,
etc. Todavía no sabemos quien saldrá peor parado de esta batalla, ya
que la industria química progresa rápidamente, pero la capacidad
adaptativa de estos organismos no le va a la zaga. El caso es que el
hombre se gasta miles de millones de dólares todos los años en el
control de plagas pero como es de suponer los países pobres no lo
pueden hacer y son los más perjudicados agrícolamente por esta
calamidad, con las consecuencias que ello tiene para su alimenta-
ción y salud.
• Epidemias: Asociadas a las hambrunas y otras calamidades y
a condiciones insalobres, especialmente del agua de consumo, se
producen epidemias que causan una elevada mortandad (ver fig. 5
de la unidad 1). Lejos de desaparecer, hoy distintas epidemias se
abaten sobre amplias zonas del planeta produciendo estragos en el
Tercer Mundo (el SIDA afecta en algunos países africanos a más del
50% de la población).
• Manipulación de alimentos: Este riesgo es de carácter tecno-
lógico, afectando tanto a países pobres como ricos. La búsqueda del
beneficio rápido hace que empresarios sin escrúpulos utilicen mate-
riales orgánicos eludiendo la normativa para elaborar piensos para
animales. El resultado es la aparición de nuevas enfermedades en
los animales de consumo, la enfermedad de las “vacas locas” y la de
los pollos contaminados con dioxinas, que pone en peligro la salud
humana.
Por otra parte, se están desarrollando los denominados alimen-
tos transgénicos, es decir, alimentos procedentes de plantas o ani-
males con características nuevas obtenidas mediante ingeniería
119-168 CTMA 27/10/07 08:34 Página 156

156 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

genética. Así se ha obtenido un maíz que contiene un gen que le


hace resistente a un herbicida, manzanas resistentes a plagas, fram-
buesas resistentes a las heladas, etc. Hoy en día hay un gran debate
en Europa en torno a este tipo de alimentos, con posiciones muy
encontradas entre partidarios y detractores, debate que puede darse
por concluido precipitadamente de primar los intereses comerciales
sobre la seguridad de la salud.

Análisis de textos:
1. Con la Revolución verde, se han desarrollado (en los países occidentales) y se han cultivado en
masa estirpes muy productivas durante los últimos cuarenta años, y las especies domésticas se han
hecho todavía más especializadas y homogéneas que antes. En la India los granjeros cultivaban ori-
ginalmente hasta 30.000 variedades de arroz. Esta diversidad se está reduciendo tan rápidamente
que para el año 2005 tres cuartas partes de los arrozales pueden contener no más de diez varieda-
des.
Fuente: La diversidad de la vida. E. O. Wilson
a) ¿Qué implicaciones tiene esta revolución verde?
b) ¿Qué medidas se pueden proponer para evitar el deterioro genético de las variedades cultivadas?

2. “La Asociación de agricultores del Estado de Karnaka (India) y el partido Janata Dal exigen que
sean expulsadas las sociedades extranjeras autorizadas a comercializar las semillas desde hace
varios años. Estos ladrones de genes, como los llaman, consiguen beneficios manipulando las varie-
dades locales en detrimento de los campesinos que las producen (...) para revenderlas finalmente a
los agricultores. (...) La Asociación está dispuesta a luchar por el derecho de los campesinos indios
sobre los recursos genéticos, de forma que puedan decidir acerca de sus propios sistemas de pro-
ducción, como lo han hecho desde hace lustros”
Fuente: Le Monde Diplomatique, febrero, 1994
a) ¿En qué consiste dicha manipulación?
b) ¿Cual es el leiv motiv de estas actividades de las sociedades extranjeras?
c) ¿Cómo podrían los países del Sur detener esta violación de su patrimonio biológico?

3. “Buena parte de los recursos de los bosques de Costa Rica fueron talados para desarrollar la
ganadería extensiva destinada a la exportación de carne. Muchas de las nuevas zonas de tierras de
pastoreo se erosionaron y fueron abandonadas. En las empinadas laderas de las colinas, durante la
época de lluvias fuertes, se registraban movimientos de tierras que destruían pueblos y carreteras.
La capa superficial de las tierras erosionadas llenó las reservas de agua detrás de las represas
hidroeléctricas o se precipitó al océano.
Fuente: “Más allá de los límites del crecimiento” (D. Meadows)

a). Diseña un diagrama causal los procesos que se desencadenaron tras la implantación de la gana-
dería extensiva en Costa Rica, con los siguientes términos: Ganadería extensiva, beneficios, expor-
tación de carne, bosque, deforestación, biodiversidad, recursos forestales, erosión, deslizamientos,
colmatación de presas, destrucción arrecifes, recursos acuáticos, recursos pesqueros, riesgos.
b). Además de los problemas anteriormente citados, fueron afectados los ecosistemas costeros, des-
truyendo los arrecifes de coral y la población ictícola. ¿Cómo encadenas la ganadería extensiva con
esta destrucción?
119-168 CTMA 27/10/07 08:34 Página 157

Unidad 3: Dinámica de la biosfera. Problemática y gestión sostenible 157

c). La sobreexplotación de un recurso a veces tiene imprevistas consecuencias no sólo ecológicas


sino económicas y sociales ¿Qué otros recursos decayeron por esta sobreexplotación ganadera?

4. “Durante su muy breve historia, los hombres han domesticado a las plantas y a los animales, los
han seleccionado y adaptado a sus necesidades. (...) En marzo de 1998, la genética agrícola marcó
un nuevo punto con la patente Terminator, concedida al Departamento norteamericano de
Agricultura y a una compañía privada, la Delta and Pine Land Co. La técnica consiste en introdu-
cir un transgén asesino que impide el desarrollo del germen de grano cosechado: la planta se des-
arrolla en las condiciones habituales, produce una cosecha de alto rendimiento, pero produce un
grano biológicamente estéril”.
Fuente: Le Monde Diplomatique, diciembre, 1998

a) ¿Por qué se producen plantas de alto rendimiento y estériles?


b) ¿Qué implicaciones tiene ello para los agricultores?

ACTIVIDADES DE APLICACIÓN:
21. En relación con el diagrama causal de la problemática ambiental (fig. 20), a) Indica los tipos y cau-
sas de la sobreexplotación, b) ¿Qué tipos de contaminación afectan a la biodiversidad?, c) ¿Cómo
afecta la introducción de especies a la biodiversidad?, c) ¿Qué tipos de recursos bióticos se ven
afectados por la pérdida de biodiversidad?, d) ¿Qué tipos de riesgos se pueden desencadenar por la
pérdida de biodiversidad?, e) Los partidarios de continuar creciendo, creen que la ciencia y la tec-
nología podrán poner remedio a esta problemática. Indica tecnologías que lo puedan hacer.
22. Realiza un bucle con los términos: Plagas, Pesticidas, Resistencia insectos. Coméntalo
23. Observa las siguientes gráficas:
a) ¿Por qué a pesar de que la producción mundial de cereales ha aumentado, la correspondiente a
cada persona se ha estancado a partir de 1980?
b) A medida que el crecimiento mundial de cereales se ha ralentizado en el decenio de 1990, los
stocks de reserva de cereales han disminuido, cayendo hasta el equivalente a 52 días de consumo
en 1996, cuando se necesita una reserva de seguridad alimentaria de 70 días para amortiguar una
cosecha pobre. Si el consumo de los stocks continuara aumentando, ¿qué crees que podría suceder?
c) Según la gráfica segunda, a cada persona le corresponden unos 300 kg de cereales al año, aun-
que a los habitantes de los países desarrollados, como España, les vienen a corresponder alrede-
dor de una tonelada.¿En qué consumimos tantos cereales?
119-168 CTMA 27/10/07 08:34 Página 158

158 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

24. “No importa cuántos seamos, sino cómo seamos. Un niño estadounidense, por ejemplo, consu-
me como 12 niños chinos, 30 niños indios, 280 tanzanos y 422 niños etíopes”, según E.
Dowdeswell (Directora del Departamento de Población de las Naciones Unidas). a) ¿Estás de
acuerdo con esta opinión?
b) ¿Qué medidas se podrían tomar para evitar
una crisis en la seguridad alimentaria mundial?

25. La gráfica adjunta representa la superficie


cerealista mundial cosechada y el consumo de
fertilizantes.
a) ¿Qué relación existe entre ambos parámetros?
b) ¿Cómo se explica el aumento del consumo de
fertilizantes cuando la superficie cosechada se
ha ido reduciendo.
c) ¿Qué efectos puede tener el abuso de fertili-
zantes?

8. GESTIÓN SOSTENIBLE DE LA BIOSFERA


8.1 Una economía estabilizada
De manera general, podemos señalar que quizá la mejor forma de
llevar a cabo un modelo de desarrollo sostenible sea fijarse en la
evolución de los ecosistemas. Los ecosistemas atraviesan una fase
de crecimiento para acabar en la fase clímax, donde la producción
y el consumo se igualan. Éste sería el gran principio de sostenibili-
dad general: respetar el capital natural, consumiendo solamente los
intereses, la producción. Sin embargo, nuestro sistema económico
crece continuamente, laminando el capital natural. Quizá el índice
más adecuado para detectar esta pérdida de capital natural, y, en
definitiva, la insostenibilidad del sistema económico, sea el ritmo de
extinción de especies que hay en la actualidad.

8.2 Principio de explotación sostenible


El principio operativo para la explotación de los recursos renova-
bles, como es la biodiversidad, dice que la tasa de recolección o de
explotación no puede exceder a la de renovación. Con el fin de apli-
car mejor este principio cabe distinguir entre la explotación de
poblaciones naturales, pesca, caza, extracción de madera de un bos-
que, y el cultivo de variedades, tanto vegetales como animales.
Tanto en un caso como en el otro, toda explotación conlleva
una primera fase de insostenibilidad, es decir de consumo del capi-
tal natural o biomasa. En efecto, si nos atenemos a una curva de cre-
cimiento poblacional, veremos que la explotación a nivel de la capa-
119-168 CTMA 27/10/07 08:34 Página 159

Unidad 3: Dinámica de la biosfera. Problemática y gestión sostenible 159

cidad de carga no es posible porque la producción es próxima a


cero. Por lo tanto, en una primera fase debe haber un consumo de
biomasa necesariamente, hasta llegar al nivel de población donde
queramos aplicar el susodicho principio de sostenibilidad.
De la misma manera, en la explotación de cultivos, hay una
primera fase de eliminación de la biomasa natural (por ejemplo, la
deforestación y desbrozamiento de un área de bosque para dedicar-
la al cultivo de cereal).
Admitido esto, el problema de la sostenibilidad consiste en
encontrar criterios que sean compatibles con alimentar a las pobla-
ciones humanas y preservar la biodiversidad. En el caso de explota-
ción de poblaciones naturales, criterios que nos indiquen en qué
nivel del tamaño de la población debemos iniciar la segunda fase: la
explotación sostenible. En el caso de explotación de cultivos, crite-
rios que regulen la amplitud y tipo de áreas dedicadas a cultivos, así
como los métodos menos contaminantes, erosivos y costosos (eco-
nómica y socialmente) para evitar la resistencia ambiental y obtener
un buen rendimiento.
• Explotación de poblaciones naturales: Atendiendo al princi-
pio de sostenibilidad citado, la explotación de una población natu-
ral puede hacerse en distintos momentos del crecimiento de una
población (Fig. 21): bastaría extraer la producción
sin consumir la biomasa. Ahora bien, una explota-
ción racional debe contemplar dos condiciones:
obtener el máximo rendimiento posible y hacerlo de
una manera sostenible. Con este fin, la explotación
racional de una población natural ha de hacerse pre-
via estimación de la capacidad de carga del ecosiste-
ma para esa población. En teoría, la mayor tasa de
producción se obtiene en K/2, tal como puede obser-
varse en la fig.20, de modo que el mayor rendimien-
do de la explotación se obtendría extrayendo la pro-
ducción de la población en K/2 (al reducirse la Fig. 21
población a este nivel tienen más alimento disponi-
ble y menos resistencia ambiental, de ahí que se pro-
duzca más biomasa) (Figs. 21 y 22).
Ahora bien, las especies no son simples
recursos a disposición humana; están enclava-
das en los ecosistemas y cumplen unas funcio-
nes. Atendiendo a las mismas y considerando
el principio de precaución, habría que tener en
cuenta los imponderables que se pudieran pre-
sentar: sequías, plagas, etc. y poner en peligro
esta capacidad de regeneración, así como la
estabilidad del ecosistema en cuestión. Por
ello, la explotación racional debe disponer de
un “colchón de seguridad” y aunque con un
rendimiento menor, debe hacerse entre K/2 y
2K/3 (Fig. 21), y atendiendo a las caracterís- Fig. 22
119-168 CTMA 27/10/07 08:34 Página 160

160 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

ticas peculiares de cada especie: forma y periodo de reproducción,


época de puesta, relaciones tróficas, etc., para precisar la época y
procedimiento de explotación. Un ejemplo: si la capacidad de carga
de un ecosistema para la especie de los ciervos es de 100 ciervos
/km2, en una fase inicial se podrían cazar ciervos hasta dejar la pobla-
ción reducida a 60, y, en una segunda, convendría cazar el número
de ciervos que sobrepasase el límite de unos 60 ciervos. De esta
manera, a lo largo de los años, se puede conseguir una producción
sostenible y cercana a la máxima. Las estrategias que se han aplica-
do históricamente (por ejemplo, en la caza del búfalo americano) o
en la actualidad (la explotación de bancos de peces) obtienen unos
rendimientos iniciales muy grandes pero no son sostenibles, por lo
que el rendimiento a lo largo de amplios periodos es menor y además
se pone en peligro de extinción las especies explotadas.
- Bosques: En la explotación de los bosques se debe tener pre-
caución en cómo se realiza la tala para que el bosque se regenere y
se eviten procesos de erosión del suelo. En España se utiliza fre-
cuentemente la corta a hecho, método muy lesivo para el suelo, que
consiste en talar una gran superficie de arbolado y después arrancar
los tocones para volver a plantar árboles. Existen otras alternativas
(Ver texto de investigación 2).
Otras medidas sirven para paliar los efectos de la explotación
de los bosques y acercarse a la sostenibilidad.
- Reducir el consumo de madera, disminuyendo el uso del
papel y aumentando su reciclado.
- Aumentar la eficiencia de las industrias madereras y de los
fogones tradicionales que se alimentan de madera.
- Búsqueda de alternativas a la explotación del bosque como
fuente de madera: para obtener alimentos, medicinas, tintes,
turismo, etc.
-Pesca: La sostenibilidad en la pesca pasa por la recuperación
de los caladeros que están agotándose. Para ello habría que instau-
rar una moratoria a nivel mundial (como se ha hecho con las balle-
nas) de aquellas especies que estén en peligro de extinción, prohibir
las artes de pesca depredadoras, regular la pesca mediante cuotas
fijadas según el principio de sostenibilidad comentado y, de mane-
ra general, disminuir la contaminación ya que desconocemos hasta
qué punto está incidiendo en la capacidad de carga de mares, lagos
y ríos.
• Explotación de cultivos:
La sostenibilidad agrícola debe basarse en primar la conservación
del suelo y en economizar el agua de riego. Para ello la agricultura
debe estar basada en las características de cada región y la implan-
tación paulatinamente de la agricultura biológica. Ésta consiste en
la utilización de cultivos entremezclados o mixtos (policultivos), el
empleo de depredadores naturales que reducen las invasiones de
plagas, la utilización de abono orgánico (estiércol, purines y com-
119-168 CTMA 27/10/07 08:34 Página 161

Unidad 3: Dinámica de la biosfera. Problemática y gestión sostenible 161

post) lo que ayuda no sólo a fertilizar los suelos sino a mantener los
microorganismos que reciclan la materia, y en la rotación de culti-
vos, alguno de ellos de leguminosas para que los suelos se fertilicen
de nitratos de manera natural.

8.3 Ecosistemas y planificación del territorio


La integración de los asentamientos y actividades humanas en el
territorio debería hacerse en función de los tipos de ecosistemas
existentes.
La intervención humana en los ecosistemas, sobre todo en el
continente europeo, ha sido muy intensa y prácticamente ya no que-
dan ecosistemas naturales, lo que ha constituido una pérdida de bio-
diversidad considerable. Sin embargo, España cuenta todavía con
una gran diversidad de especies y hábitats y Cantabria es un buen
ejemplo representativo de nuestro País. El conocimiento de los eco-
sistemas de Cantabria y de sus problemas puede ayudarnos a com-
prender la necesidad de protección de espacios mediante la planifi-
cación territorial. Los Parques nacionales y reservas de la Biosfera
aseguran el mantenimiento de la biodiversidad en pequeños “islo-
tes” de naturaleza, pero ello es insuficiente pues hay amenazas,
como la contaminación, que no respetan límites territoriales.
Entre los ecosistemas más representativos de Cantabria desta-
camos:
• Praderías y roquedos de alta montaña: Estas praderas están
formadas por gramíneas y otras hierbas que resisten condicio-
nes climáticas extremas. Este ecosistema acoge a animales
tales como el lobo, el rebeco, el águila real, el buitre común.
• El bosque mediterráneo: en zonas de aforamiento de roca
caliza con poco espesor de suelo para retener humedad, per-
miten que se desarrolle la encina. Junto a ella se encuentran
el laurel, madroño, aligustre, etc. Fauna: tejón, lirón, lagarto,
gineta, culebra coronela.
• El bosque atlántico (robledal y hayedo). En el robledal pue-
den verse además de robles, arces, fresnos, castaños, olmos,
tejos, etc., y su fauna más representativa es: marta, lirón, cier-
vo, jabalí, zorro, mirlo, azor y cárabo. El hayedo contiene
hayas, serbales tejos, espino blanco, zarza,...Fauna: oso, gato
montés, urogallo, corzo, armiño, salamandra.
• Ríos y bosques de ribera: La vegetación predominante está
formada por el aliso y el sauce. Fauna. Nutria, rata de agua,
turón, pico real, oropéndola, autillo, culebra de collar, sapo
común.
• Prados y cultivos: Los prados están constituidos por una gran
diversidad de plantas herbáceas y han constituido la base de
la economía rural, mediante la cría de ganado vacuno. Fauna:
musaraña, erizo, topo, comadreja, enánago, lombriz y otros
invertebrados.
119-168 CTMA 27/10/07 08:34 Página 162

162 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

• Repoblaciones con eucaliptales y pinares: Las repoblaciones


de eucalipto abastecen de pulpa a las industrias papeleras
para la fabricación de papel pero a cambio eliminan la micro-
flora bacteriana con lo que no se forma bien el humus y el
suelo se empobrece rápidamente. La fauna es muy escasa.
Los pinares no son tan perjudiciales para el suelo; poseen
fauna propia: garduña, aguilucho y pájaros, lagarto,...
• Ecosistemas costeros. En playas y dunas puede crecer cierta
vegetación herbácea y pinos. Fauna. Ostrero, gaviota, correli-
mos, rata común. En los acantilados hay aves, reptiles como
lagartos y lagartijas, y diversas especies de invertebrados. En
las marismas se dan plantas adaptadas a condiciones de hume-
dad permanente: carrizo, juncos, borraza. Fauna: nutria, armi-
ño, rata de agua, avefría, gaviota, correlimos, rascón, garza,
avoceta, focha, somormujo, patos, culebra de collar, sapo, lubi-
na, anguila, salmonete, dorada, lenguado, gusana (lombriz que
utilizan los pescadores de cebo), cangrejo mulata.

ACTIVIDADES DE APLICACIÓN:

27. De las especies citadas que se encuentran en los ecosistemas de Cantabria, ¿cuáles son las más
amenazadas?
28. ¿Cuáles de los ecosistemas citados poseen mayor intervención humana? ¿Cuáles son los menos
intervenidos?
29. ¿Por qué no hay bosques en una amplia zona en torno a Santander? ¿Desde cuándo se modificó
así el paisaje?
30. ¿Cuáles son los impactos y problemas que tienen los humedales (marismas)? ¿Y las zonas coste-
ras?
31. Desde pequeños aprendimos que el paso del arado al tractor es un signo de progreso. A partir de
la llamada revolución verde se pasó de un sistema tradicional de policultivos a los monocultivos
mecanizados, en los que sólo se seleccionan unas cuantas especies. Mientras China ha seguido el
modelo tradicional, Japón se ha inclinado por los modelos occidentales de monocultivos. Ver figu-
ra adjunta.
a) ¿Cuál de los modelos te parece más eficiente? ¿Por qué?
b) ¿Qué repercusiones ambientales tendrá cada uno de ellos?
c) ¿Cuál de los dos modelos te parece más sostenible? Razónalo.
119-168 CTMA 27/10/07 08:34 Página 163

Unidad 3: Dinámica de la biosfera. Problemática y gestión sostenible 163

32. Si la línea de puntos de la figura de la cuestión 19 representara el nivel de rendimiento sosteni-


ble máximo, ¿qué estrategia habría que seguir para recuperar y hacer sostenible la pesca de la
anchoa peruana, antes de que la especie se extinga por completo?.

Análisis del texto de investigación 3


1. En la gestión tradicional de los bosques, ¿Qué tipos de usos daba a los mismos? ¿Qué tipo de cor-
tas utilizaba? ¿Por qué era sostenible? ¿Era rentable?
2. Una de las razones por las que el oso se encuentra en vías de extinción en el norte de España es
porque los ecosistemas se están fragmentando quedando aisladas pequeñas poblaciones.
a) ¿Cuáles son las razones de dicha fragmentación?
b) ¿Qué se podría hacer para evitarlo?
119-168 CTMA 27/10/07 08:34 Página 164

164 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

Materiales de investigación: Texto


SOSTENIBILIDAD Y RENTABILIDAD EN LA 1
EXPLOTACIÓN DE UN BOSQUE

La silvicultura alemana del siglo XIX inauguró la etapa


moderna en la explotación maderera de los bosques. Fue la primera
en aplicar científicamente el criterio de sostenibilidad propio de los
recursos renovables, según el cual, la tasa de extracción de madera
no ha de sobrepasar la tasa de producción o de regeneración.
Sin embargo, al mismo tiempo investigó en qué condiciones se
podía sacar mayor rentabilidad a un bosque. Para ello se hicieron
estudios de crecimiento de los bosques con el fin de detectar la fase
más productiva de los mismos. La figura 1 representa el crecimien-
to de una población de hayas (Fagus sylvatica); nótese que el inter-
valo de mayor producción se observa cuando la capacidad de carga
(K) es más o menos K/2, es decir cuando la densidad de arbolado es
aproximadamente la mitad del máximo posible. Así mismo, de esta
gráfica también se infiere que si todos los árboles tuvieran la misma
edad, es entre 30 y 35 años cuando los árboles son más productivos.
Las figuras 2 y 3 son representaciones de la productividad o
rentabilidad, es decir de la producción frentea la densidad (bioma-
sa), y frente a la edad respectivamente. En ellas se puede observar
cómo las cotas más altas de producción se alcanzan a K/2 y a los 30
años, respectivamente.

Naturalmente estos valores son característicos del haya, para


otras especies se obtienen valores de producción y de productividad
diferentes.
Los estudios a los que hemos hecho referencia poseen
importancia porque aseguran la renovabilidad del bosque. La apli-
cación del principio de explotación sostenible puede hacerse a dife-
rentes densidades y a diferentes edades, pero gracias a la silvicultu-
ra alemana sabemos en qué condiciones hay que aplicarlo para
extraer la máxima rentabilidad. No obstante, no faltan críticas a este
procedimiento “científico” de explotación de un bosque; en efecto,
el bosque es algo más que un almacén de madera renovable, es tam-
bién el hábitat de numerosas especies que mantienen una serie de
relaciones muy complejas entre sí. Hay árboles que por su edad
avanzada son de muy baja productividad (Fig. 3) pero que sin
119-168 CTMA 27/10/07 08:34 Página 165

Unidad 3: Dinámica de la biosfera. Problemática y gestión sostenible 165

embargo son el sustento y el cobijo de muchas especies. Así mismo,


los bosques son sistemas dinámicos, ocasionalmente pueden tener
enfermedades de hongos, insectos, etc., lo cual debería advertirnos
de que hay que tener presente el principio de precaución.
Por otra parte, el uso que se le puede dar a un bosque es
variado. Si lo que interesa es mantener su diversidad en hábitats y
especies, entonces conviene mantenerlo en la etapa climácica, de
maduración; en esas condiciones pueden extraerse pequeñas canti-
dades de madera para los lugareños pero sin rebasar la producción
que es pequeña. Este es el uso tradicional que se ha dado a los bos-
ques en muchos pueblos de España. Si lo que interesa es rentabili-
zar la madera de un bosque natural, entonces habrá que aplicar los
principios de explotación sostenible y de rentabilidad, pero bajo el
prisma del principio de precaución y cuidando la biodiversidad. Si
se trata de una plantación de árboles con fines madereros, también
habrá que aplicar los citados principios pero ya sin ocuparse de
mantener la biodiversidad, aunque habrá que prestar atención a la
erosión cuando las talas son masivas.

Materiales de investigación: Texto

TIPOS DE CORTAS DE UN BOSQUE 2


Las cortas no sólo proveen de madera sino que pueden ser uti-
lizadas por el silvicultor para crear las condiciones ambientales
(microclima), suelo, etc.) y biológicas (competencia, composición
de especies, etc. ) adecuadas para la reproducción, crecimiento y
control de la calidad tecnológica de la madera. En las cortas hay que
tener en cuenta la edad del árbol, que para una especie dada y cier-
ta densidad de arbolado coincide con el diámetro del mismo.
Cuando se está gestionando un bosque
natural y regular se distinguen dos tipos de
corta: unas cortas intermedias o de mejora
(clareos y claras o rozas, que se distinguen
por la edad a la que se realiza la corta), cuyo
objetivo fundamental es regular la compe-
tencia por la luz, y unas cortas de regenera-
ción, cuyo objetivo es la obtención de pro-
ducto y la sustitución de la masa vieja por
una masa joven. En este último caso se dis-
tinguen: a) Cortas a hecho o matarrasa que
consisten en la corta de un a gran área; las
semillas que regenerarán el bosque proce-
den de la masa adyacente no cortada. b)
Cortas con reserva de árboles padre, donde se preserva un número de
árboles suficiente para producir semillas, pero insuficiente para pro-
teger la regeneración. c) Aclareo sucesivo, donde la masa se regene-
ra en una secuencia de cortas (Fig. adjunta).
119-168 CTMA 27/10/07 08:34 Página 166

166 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

En el caso de que el bosque sea irregular (cor árboles de distin-


tas edades), el tratamiento de la masa es por entresaca, atendiendo al
diámetro del árbol. Este tipo de corta tiene a la vez un papel de rege-
neración y de mejora y es el que ha sido más utilizado, junto al de
rozas, tradicionalmente.
En el caso de que en lugar de un bosque natural sea una plan-
tación de árboles, en España se utiliza fundamentalmente la corta a
hecho y posterior replantación, método que, aunque económica-
mente es el más rentable, produce mucha erosión en zonas de pen-
diente fuerte, la zona retiene menos agua y ello repercute en ecosis-
temas de charcas y arroyos, aumento de la insolación en el área
afectada y repercusión en ciertas especies, etc.
Texto modificado de: Los términos forestales y su relación con
la ecología. Ecosistemas, nº 4

Materiales de investigación: Texto


GESTIÓN FORESTAL Y CONSERVACIÓN 3
DE BIODIVERSIDAD

La silvicultura tiene por objeto el estudio de los tratamientos


que permiten crear, conservar o mejorar un bosque para distintos
fines que determina la sociedad. Estos fines pueden ser la explota-
ción forestal, la conservación del bosque natural, la utilización del
bosque como recreo, para uso cinegético, turismo, etc.
Las medidas para gestionar un bosque manteniendo la biodi-
versidad pueden ser variadas.
• El uso tradicional del bosque
Desde antes, incluso, del Neolítico, el hombre ha mantenido
formas de actuar sobre el medio natural compatibles con su conser-
vación. Por ello es imprescindible la reanudación y/o el manteni-
miento de los usos tradionales del manejo de ecosistemas.
En los bosques ibéricos existió desde siempre el sistema de cor-
tas por claros o aclarados de pequeña extensión. Se trata de las deno-
minadas cortas “a la espesilla”, “espesillos”, “por plazoletas”, “rozos”
o “artika”, originadas en un principio en el Paleolítico para atraer a la
fauna cinegética a los claros y además favorecer, en ciertos casos, la
producción de fresas, frambuesas y otros frutos silvestres.
Entre las medidas antiguas se encuentran también las rozas de
matorral o “ruedos” alrededor de árboles sensibles al fuego para evi-
tar la propagación del mismo durante las tormentas veraniegas.
Otra de las actuaciones decanas es la conservación de cierto
número de grandes árboles añosos por hectárea, los cuales mantienen
comunidades de hongos simbiontes y microorganismos de elevada
diversidad, además de servir de soporte de plantas epifitas y de refu-
gio, lugar de cría y producción de alimento a numerosos animales
vertebrados e invertebrados. La silvicultura germánica del s. XIX
119-168 CTMA 27/10/07 08:34 Página 167

Unidad 3: Dinámica de la biosfera. Problemática y gestión sostenible 167

calificaba a estos árboles de “simple monumentos”, incitando a su


erradicación de los montes, al no considerar económicamente renta-
ble su existencia. Sin embargo, dichos árboles poseen un valor eco-
lógico y paisajístico más que considerable, por lo que actualmente su
eliminación se considera como un rasgo de barbarie e incultura.
El desmoche periódico de los árboles para aprovechamiento de
leñas, mimbre o forraje -tratamiento con origen comprobado en el
Neolítico- es otro de los usos históricos. Se realiza con fresnos, cho-
pos y sauces, robles y castaños, etc. y favorece a numerosos anima-
les, tanto invertebrados como vertebrados (ginetas, garduñas, liro-
nes, garzas, cigüeñas, etc.).
La retirada de leñas muertas -denominada hoy tratamientos
selvícolas-, tras tormentas y vientos fuertes, también es fundamen-
tal, puesto que se evitan incendios y la proliferación de plagas de
insectos perforadores.
Por otra parte, el mantenimiento intencionado de agrupaciones
vegetales singulares puede realizarse mediante el control de otras
especies. Así, en numerosas localidades han podido mantenerse
acebedas, tejedas, avellanedas, enebrales, sabinares, robledales, etc.
controlando la expansión de hayas y, en menor medida de pinos.
También es necesaria la conservación de prados de siega y pastiza-
les, setos de arbustos espinosos que rodean fincas, etc. para la cría
de cierto tipo de aves.
• Corredores ecológicos
Dentro de las iniciativas positivas modernas que pueden
emprenderse para compatibilizar la gestión forestal con la conserva-
ción de la diversidad cabe citar el mantenimiento de los corredores
ecológicos, que sirven para conectar diferentes zonas de bosque y
evitar los efectos de su fragmentación. De esta forma se preservan
mejor los hábitats extensos necesarios para mantener especies de
mamíferos, como la de osos, y de aves.

• Repoblaciones diversificadas
Es preciso evitar las plantaciones monoespecíficas extensas,
realizando repoblaciones forestales diversificadas y eficaces.
En las repoblaciones forestales que se realicen en España debe
rechazarse el empleo de planta de vivero procedente de Bélgica,
Alemania o de regiones muy alejadas del lugar, puesto que, aunque
sea más económica, no está adaptada a nuestros climas. En este sen-
tido es preferible el uso de plantas originadas en la propia zona antes
que las de otras regiones.
También es aconsejable realizar plantaciones pequeñas de
setos y de árboles de crecimiento rápido, para nidos no sólo de paja-
rillos sino de aves mayores como ratoneros, azores,... Así mismo, la
plantación de árboles y arbustos de fruto comestible (manzano,
peral, cerezos, etc.), es beneficiosa para la fauna y diversidad florís-
tica.
119-168 CTMA 27/10/07 08:34 Página 168

168 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

• Prevención de incendios
La mejor forma de prevenir incendios es la repoblación con
especies ignífugas, difícilmente quemables, como el haya, el roble,
la encina y el castaño. Estas especies tienen la desventaja de ser de
crecimiento más lento que pinos y eucaliptos, que arden con facili-
dad. Si se utilizan este tipo de especies es necesario hacer cortafue-
gos o zonas de roza, que puede ser aprovechada para la alimenta-
ción de ciervos, cabras montesas y otros animales. En las zonas
bajas, barrancos y zonas de riberas y arroyos, pueden crearse “cor-
tafuegos vivos” o bosques poco combustibles y de crecimiento rápi-
do, como chopos, fresnos, serbales, cerezos.
Texto modificado de: Gestión forestal y conservación de la
Biodiversidad. Juan Andrés Oria. Ecosistemas, nº 14.
169-192 CTMA 27/10/07 08:34 Página 169

UNIDAD

4 EL SUELO.
PROBLEMÁTICA
Y USO SOSTENIBLE
1. DEFINICIÓN, COMPOSICIÓN, PERFIL Y CARACTERÍSTICAS
2. DINÁMICA DEL SUELO: CICLO DE FORMACIÓN Y EROSIÓN
3. CLASIFICACIÓN
4. EL SUELO COMO RECURSO5. EL SUELO COMO RECURSO
6. RIESGOS DE LA EROSIÓN Y DE LA DESERTIFICACIÓN
7. USO SOSTENIBLE
169-192 CTMA 27/10/07 08:34 Página 170
169-192 CTMA 27/10/07 08:34 Página 171

Unidad 4: El suelo. Problemática y uso sostenible 171

UNIDAD 4:
EL SUELO. PROBLEMÁTICA Y
USO SOSTENIBLE

Desde el Neolítico el suelo siempre ha sido considerado por las dis-


tintas culturas como la madre sagrada, el seno de la vida de la natura-
leza y de la sociedad. Sin embargo, nuestra cultura mecanicista, en los
dos últimos siglos, ha convertido el suelo en un mero instrumento en
manos del crecimiento económico. Resultado de ello son los graves
problemas de degradación de los suelos, especialmente la erosión y
desertificación, que afectan prácticamente a todo el planeta, aunque
con mayor intensidad a algunos países, como el nuestro.
La cultura emergente de la sostenibilidad ha de modificar esta
idea mecanicista, porque antes de ser el suelo un recurso natural dis-
ponible para el hombre, es, ante todo, un ecosistema que se relacio-
na con los ecosistemas que se apoyan en él (Fig. 1).
La Edafología (ciencia que estudia los suelos) y la agrobiolo-
gía (ciencia de las aplicaciones agrícolas), han de incorporar cuanto
antes los criterios de sostenibilidad, especialmente el principio de
precaución.
169-192 CTMA 27/10/07 08:34 Página 172

172 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

ACTIVIDAD DE INVESTIGACIÓN

SUPÓN QUE PUDIERAS ELEGIR DENTRO DE UN TERRITORIO UN TERRENO PARA


CULTIVARLO ¿QUÉ CRITERIOS UTILIZARÍAS PARA HACER UNA BUENA ELECCIÓN?

1. DEFINICIÓN, COMPOSICIÓN,
PERFIL Y CARACTERÍSTICAS

El suelo es la capa superficial disgregada que recubre las rocas de la


corteza terrestre y que procede de la alteración de éstas. No obstan-
te, si lo consideramos desde el punto de vista ecológico hay que
definirlo como un sistema que posee unos componentes que estable-
cen relaciones entre sí y que posee una dinámica fruto de esa inter-
acción y de las entradas y salidas de energía y materia (Fig. 1).
1.1 Composición:
Como ecosistema que es, el suelo se halla compuesto de seres vivos
y un medio físico-químico.
• Seres vivos
Existen una enorme cantidad y diversidad de organismos en el
suelo, que participan en la formación de cadenas tróficas saprofíti-
cas; es decir, cadenas cuyo inicio es la materia orgánica muerta pro-
cedente de otros organismos. Intervienen protozoos, invertebrados
(caracoles, babosas, lombrices y sobre todo artrópodos: ácaros, lar-
vas, ciempiés, hormigas, escarabajos), y vertebrados (topos, musa-
rañas, ratones, etc.) que además de alimentarse contribuyen a airear
el suelo y a darle una estructura.
Estas redes saprofíticas acaban en los descomponedores (trans-
formadores: hongos y bacterias descomponedoras, y minerali-
zadores: bacterias autótrofas) cuya importancia es enorme puesto
que cierran los ciclos de materia (Ver Unidad anterior).
• Componente físico-químico
Proporciona una textura al suelo (proporción relativa de gravas,
arenas, limos y arcillas) y una estructura o grado de aglomeración
de las partículas del mismo. Textura y estructura tienen que ver con
la porosidad y permeabilidad de los suelos y su grado de retención
de agua (Materiales de investigación: Texto 1).
• Materiales inorgánicos: en el suelo se encuentran los mate-
riales sólidos procedentes de la alteración de las rocas: cantos, gra-
vas, arenas, limos y arcillas, así como el agua con sales minerales:
sulfatos, nitratos, fosfatos, bicarbonatos, y el aire: oxígeno, dióxido
de carbono y nitrógeno.
• Materiales orgánicos: proceden de restos de organismos,
principalmente hojas, que son troceados y digeridos por la fauna del
suelo y descompuestos por hongos y bacterias. Fruto de esta des-
composición se forma el humus, sustancia ácida de color oscuro que
169-192 CTMA 27/10/07 08:34 Página 173

Unidad 4: El suelo. Problemática y uso sostenible 173

tiende a unirse con la arcilla, formando el complejo húmico-arcillo-


so, que proporciona gran fertilidad a los suelos ya que retiene sales
minerales (cationes). El humus a medida que se forma se va también
destruyendo ya que es sometido a un proceso de mineralización por
bacterias.
La composición, textura y estructura de un suelo se pueden
estudiar realizando diversos tipos de análisis físicos (proporción de
texturas, color, estructura, cantidad de agua, porosidad), y químicos
(cantidad y tipo de humus, cantidad de nutrientes minerales, acidez)
y biológicos (cantidad y tipo de especies).

1.2 Perfil de un suelo:


Los suelos presentan variación con la profundidad. A la estructura
vertical en capas que posee un suelo se le denomina perfil de un
suelo, y a cada una de las capas horizonte.
Un suelo bien formado posee al menos tres horizontes bien
reconocibles (Fig. 2):
Horizonte A: es el horizonte superior y, por lo tanto, el que más
materia orgánica posee, tanto en restos de hojas (A0) como humus
(A1), además de componentes minerales: arenas, limos y arcillas. Es
un horizonte lavado o lixiviado por el agua de lluvia que arrastra los
minerales hacia el horizonte B, lo que no impide que si hay una
buena cantidad de humus se forme el complejo húmico-arcilloso
que proporciona gran fertilidad a este horizonte.
Fig. 2
Horizonte B: llamado también de acumulación o precipitación,
por lo dicho anteriormente. Se caracteriza por tener abundancia de
arcilla y un color claro, aunque también se encuentran arenas y
limos en él.
Horizonte C: es el que se encuentra en contacto con la roca
madre, por lo que predominan en él materiales como cantos, gravas
y arenas.

1.3 Características y propiedades


• Textura:
Es la composición relativa porcentual de arenas (partículas
entre 2-0,02 mm), limos (entre 0,02 - 0,002 mm.) y arcillas (inferior
a 0,002 mm.).
Las propiedades del suelo tales como capacidad de retención
de agua, permeabilidad, aireación y fertilidad, están en parte deter-
minadas por la textura. La textura más adecuada para un suelo cuyo
aprovechamiento sea agrícola es la textura franca, correspondiente
a un equilibrio porcentual de arenas, limos y arcillas (Ver materia-
les de investigación: Texto 1).
Materiales mayores, como gravas y cantos también se pueden
encontrar en los suelos facilitando el drenaje y la aireación del
mismo.
169-192 CTMA 27/10/07 08:34 Página 174

174 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

• Estructura
La estructura de un suelo consiste en la forma de aglomerarse
que poseen las partículas. Depende de la textura del suelo y de la
cantidad de sustancias coloidales que posea el suelo, éstas son la
arcilla y el humus, principalmente. Estas sustancias coloidales son
las que se encargan de unir las partículas.
Las estructuras que se diferencian son: grumosa, compacta y
suelta, siendo la primera la que tiene una porosidad y permeabilidad
adecuadas, necesarias para la fertilidad del suelo.
• Complejo húmico-arcilloso
El humus y la arcilla forman el complejo húmico-arcilloso
debido a sus características coloidales. Este complejo aglomera par-
tículas de limo y de arena produciendo la estructura granular, y al
mismo tiempo, también adsorbe cationes en su superficie puesto
que tanto la arcilla como el humus poseen cargas negativas. Todo
ello contribuye a dotar al suelo de fertilidad.

2. DINÁMICA DEL SUELO: CICLO DE


FORMACIÓN Y EROSIÓN

El suelo es un sistema dinámico que posee un ciclo de formación y


erosión. Si predomina la formación sobre la erosión entonces el
suelo se irá haciendo cada vez más profundo, por el contrario, si es
la erosión la que predomina sobre la formación entonces el suelo se
irá degradando y adelgazando con el paso del tiempo.
2.1 Factores de la formación y evolución de un suelo
El proceso de formación y evolución de un suelo se denomina eda-
fogénesis y es un proceso paralelo a la sucesión ecológica, especial-
mente a la sucesión de la vegetación y de los organismos del suelo.
Sobre la roca desnuda actúan los agentes climáticos provocan-
do la disgregación de la roca y la alteración de sus minerales ataca-
dos por el agua y el oxígeno. Al mismo tiempo se comienzan a asen-
tar los primeros organismos: líquenes y bacterias, y posteriormente,
musgos, que contribuyen a aumentar el proceso de alteración de la
roca. A medida que se constituye una capa cada vez más profunda de
suelo, éste comienza a ser colonizado por hierbas, arbustos, etc. al
tiempo que aparecen cada vez más organismos del suelo, llegando a
constituirse un suelo maduro con sus tres horizontes (Fig. 3). Los
factores que determinan la formación y evolución de un suelo son:
Clima: Es un factor muy importante porque condiciona el tipo
y grado de alteración que sufre la roca. Si es un clima seco,
predominará la meteorización mecánica (contrastes de Tª, acción
del hielo), por el contrario si es húmedo predominará la alteración
química (oxidación, carbonatación, etc.). La Tª en general contribu-
ye a acelerar la alteración química.
169-192 CTMA 27/10/07 08:34 Página 175

Unidad 4: El suelo. Problemática y uso sostenible 175

Organismos: La vegetación proporciona material a descompo-


ner, y con las raíces puede ayudar a meteorizar mecánicamente la
roca, pero al mismo tiempo impiden la acción erosiva del viento y
del agua. La fauna del suelo participa en la formación de la estruc-
tura del suelo aumentando su porosidad, propiedad esencial para la
aireación del suelo y la infiltración del agua. Los organismos des-
componedores se encargan de la formación del humus y de su mine-
ralización, cerrando, como ya hemos dicho, los ciclos de materia.
Roca madre: proporciona la parte mineral del suelo y, en
buena medida, su fertilidad dependerá de este factor.
Topografía: el relieve condicionará la acumulación del suelo o
su erosión.
Tiempo: Se requiere un tiempo como mínimo de 100 años para
formar un suelo de unos centímetros de espesor y miles de años
(unos 10.000) para que se forme un suelo maduro. Naturalmente
ello dependerá de la intensidad de los procesos de meteorización, y
de la intensidad erosiva a la que se vea sometido el suelo. Lo que si
parece claro es que el proceso de formación es mucho más lento que
el de la desaparición del suelo por erosión.

Fig. 3

2.2 Erosión
La erosión es un proceso natural que degrada los suelos.
• Agentes erosivos:
Los agentes erosivos más importantes del suelos son las aguas
salvajes y el viento.
• Erosión hídrica: está provocada por el golpeteo del agua de
lluvia sobre las partículas del suelo, pero sobre todo por las aguas sal-
169-192 CTMA 27/10/07 08:34 Página 176

176 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

vajes que como consecuencia de lluvias torrenciales o de deshielos


discurren por la superficie del terreno arrastrando principalmente los
materiales más finos: arenas, limos y arcillas, causando, además de
una pérdida de suelo, el empobrecimiento en minerales del mismo.
En España la erosión hídrica es con mucho la más importante.
Las señales que produce la erosión causada por las aguas sal-
vajes sobre el suelo son: pérdida de una lámina de suelo cuando el
agua discurre suavemente por una superficie, o bien, una serie de
regueros o surcos que con el paso del tiempo van profundizándose
hasta convertirse en cárcavas y barrancos cuando la escorrentía es
fuerte. En los suelos que poseen una gran capacidad de infiltración
del agua, cuando la cantidad de la misma es muy grande, el suelo se
convierte en barro y puede deslizarse por las laderas formando cola-
das de barro.
• Erosión eólica: posee dos facetas, el levantamiento y trans-
porte de partículas del suelo por el viento, y el efecto abrasivo que
dichas partículas producen sobre rocas o edificios al chocar contra
ellos. Aquí nos interesa especialmente la primera.
• Factores que condicionan la erosión
Los factores que influyen en la erosión además de la climato-
logía son: Topografía del terreno, cubierta vegetal, naturaleza del
propio suelo.

2.3 Desertización
La desertización es un proceso natural de avance del desierto. Tiene
lugar por cambios en la climatología que producen un incremento
de la aridez y que desencadenan un bucle de realimentación positi-
va entre procesos erosivos y pérdida de vegetación.

3. CLASIFICACIÓN
Los suelos se clasifican atendiendo a un criterio climático: si su evo-
lución está o no determinada principalmente por el clima. Desde
este punto de vista se diferencian suelos zonales o azonales.
Los suelos zonales, a su vez se clasifican atendiendo al tipo de
clima. Veremos sólo cuatro tipos de suelo, los que más abundan en
España.

SUELOS ZONALES: Su constitución depende fundamentalmente del clima


Suelos de zonas húmedas y frías
Suelos de zonas templadas: suelos pardos: son los suelos que se desarrollan bajo bosques
caducifolios: hayedos, robledales, etc.
Suelos de zonas áridas: suelos rojos (terra rosa): se desarrollan en la zona mediterránea,
bajo encina y matorral mediterráneo.
Suelos de zonas tropicales.
169-192 CTMA 27/10/07 08:34 Página 177

Unidad 4: El suelo. Problemática y uso sostenible 177

SUELOS AZONALES: su evolución depende de otros factores fundamentalmente.


Suelos ranker: suelos poco maduros cuyas características dependen de la roca silícea
Suelos rendsinas: poco maduros cuyas características dependen de la roca caliza

Existen otras clasificaciones mucho más exhaustivas y con


otros criterios de clasificación, como el de la fertilidad.

ACTIVIDADES DE APLICACIÓN:
1. Fíjate en la figura 1 donde se aprecian las cadenas alimenticias del suelo y el ciclo de materia.
¿Qué procesos y organismos cierran el ciclo (flechas en blanco)? Además de participar los inver-
tebrados en estas cadenas alimenticias, ¿qué otra función importante cumplen en el suelo?
2. ¿Cómo condicionan los distintos factores erosivos la erosión hídrica?
3. ¿Qué condiciones son necesarias para que se produzca erosión eólica? ¿Crees que en la cornisa
Cantábrica es importante este tipo de erosión de suelos?
4. Elabora un diagrama causal donde se aprecie el bucle positivo que explica la desertización (aridez
- fertilidad - erosión). Añade al mismo los factores que contribuyen a intensificarlo.
5. ¿Qué tipos de suelos abundarán en Cantabria?
6. Elabora un diagrama causal de la formación de cárcavas (cárcavas, agua y arrastre)

Análisis del texto 1 (Materiales de investigación)


1. ¿Qué tipo de textura tendrá un suelo con la siguiente proporción de fracciones: 10% arcilla, 10%
limo, 80% arena?, ¿Qué propiedades tendrá? y ¿Cómo se podría mejorar su fertilidad?
2. ¿Qué inconvenientes posee un apelmazamiento del suelo? y ¿Qué repercusiones poseerá para el
intercambio de iones?

4. EL SUELO COMO RECURSO


El suelo es un recurso natural de primer orden puesto que sostiene
las actividades que nos proporcionan el alimento: agricultura y
ganadería, y otras como la silvicultura y la construcción que nos
permiten habitar y desplazarnos.

4.1 Agricultura, silvicultura y ganadería


Solamente haremos hincapié en que los suelos destinados a la agri-
cultura han de poseer una serie de características tales como la fer-
tilidad y disponibilidad de agua que, a su vez, dependen en gran
medida de la textura y estructura de un suelo (Ver materiales de
investigación: Texto 1).
La fertilidad de un suelo depende de la disponibilidad de
nutrientes que pueda donar a las plantas y de la presencia de agua y
169-192 CTMA 27/10/07 08:34 Página 178

178 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

aire en los microporos. El agua, además de ser un nutriente esencial,


es el medio donde se disuelven los iones minerales que va a absor-
ber la planta. La disponibilidad de nutrientes depende también del
complejo húmico-arcilloso que retiene los cationes y los va cedien-
do progresivamente a la solución del suelo. Entre los aniones que
proporcionan la fertilidad a un suelo se encuentran: fosfatos, nitra-
tos y sulfatos, y como cationes cabe señalar: calcio, magnesio y
potasio, principalmente.

4.2 Ocupación
El suelo también se utiliza como sustrato para edificaciones (suelo
urbanizable e industrial) e infraestructuras: carreteras, ferrocarriles,
autopistas, aeropuertos, embalses, canteras, minas a cielo abierto,
campos militares, etc. Así mismo, también se utiliza para hacer
escombreras y vertederos, fosas sépticas y cementerios.
Evidentemente, como resultado de la ocupación, tanto agríco-
la como constructiva, se producen una serie de impactos que vere-
mos a continuación.

5. IMPACTOS
Como resultado de la sobreexplotación del suelo por actividades
agrícolas, ganaderas y forestales, y de la ocupación del suelo se pro-
ducen una serie de impactos ambientales: erosión, contaminación,
desertificación, pérdida de hábitats. Analizaremos los tres primeros
ya que el último de ellos se ha visto en la unidad anterior.

5.1 Erosión por influencia humana.


• Actividades que causan erosión
A los factores naturales, ya indicados, que influyen en los procesos
erosivos hay que añadir, desde la época del Neolítico, al hombre.
Especialmente en el último siglo su influencia ha sido notoria debi-
do a la agricultura intensiva que empobrece la fertilidad del suelo
al destruir el complejo húmico-arcilloso por insuficiencia de abona-
do orgánico; al propio tiempo, hay un exceso de abonado inorgáni-
co que, junto con la maquinaria agrícola, va destruyendo la estruc-
tura del suelo haciéndolo más compacto y propicio para la acción de
las aguas salvajes o de escorrentía superficial.
La mayor presión poblacional ha hecho que se cultiven tierras
marginales con pendientes elevadas, lo que ha favorecido también
la acción de estas aguas.
El sobrepastoreo en climas semiáridos y mediterráneos es otra
causa del incremento de erosión debido al pisoteo y a que la vege-
tación es escasa y difícil de recuperar.
La deforestación y reforestación inadecuadas, y los incendios
forestales han potenciado también los procesos erosivos.
169-192 CTMA 27/10/07 08:34 Página 179

Unidad 4: El suelo. Problemática y uso sostenible 179

• Métodos de evaluación de la erosión


• Directos:
Cualitativos: observando la cantidad y profundidad de los surcos,
cárcavas y barrancos, así como el grado de cobertura vegetal del
suelo y visualización de raíces.
Cuantitativos: varillas graduadas que se clavan en un suelo
para apreciar la pérdida del mismo.
• Indirectos
Se basan en la construcción de modelos formales (matemáticos) con
los cuales se estima la vulnerabilidad de un suelo a la erosión.
El principal de todos ellos es la Ecuación universal de pérdida
de suelo (USLE). Este modelo utiliza variables que se pueden cuan-
tificar y que están relacionadas con los factores que influyen en la
erosión. Se utilizan parcelas patrón (de 22,1 m de longitud y 9% de
pendiente, dejadas en barbecho) para a partir de ellas estimar cuan-
titativamente la erosión de distintos terrenos.
La pérdida de suelo se evalúa en función de varios factores, la
erosividad, o capacidad de la precipitación para erosionar, la erosio-
nabilidad, que es el resultado de varios factores: edafológicos
(características del suelo: de la roca madre, textura, estructura, etc.),
la topografía (tanto de la inclinación como de la longitud de la pen-
diente), y la vegetación y tipo de uso (Ver materiales de investiga-
ción: texto 2).
Una vez obtenidos todos los datos, se procede a confeccionar
mapas de los mismos (Fig.5), que se integran para delimitar unida-
des de erosión.

Fig. 5
169-192 CTMA 27/10/07 08:34 Página 180

180 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

5.2 Contaminación
Para compensar la pérdida de fertilidad de los suelos y erradicar
especies competidoras de todo tipo, la agricultura moderna utiliza
fertilizantes inorgánicos (nitratos, fosfatos) y herbicidas y pestici-
das, respectivamente. Los vehículos, gasolineras o minas vierten
metales pesados, presentes en los combustibles, a los suelos. De esta
manera los suelos sufren un proceso de toxificación continua que
envenena ríos y lagos y se introduce en las cadenas alimentarias
produciendo efectos impredecibles. Por otra parte, la lluvia ácida
resultado de contaminantes como los óxidos de azufre y de nitróge-
no expulsados por centrales térmicas y calefacciones, deteriora gra-
vemente la vegetación incrementando la erosión, y la acidez del
suelo (Ver materiales de investigación: Texto 1).
La salinización: en los climas secos, el riego excesivo, incre-
menta a corto plazo, la producción, pero a largo plazo conlleva la
salinización de los suelos. El agua de riego utilizada posee cierta
proporción de sales que se incrementa al infiltrarse y llegar hasta el
horizonte B de acumulación e incluso a capas de rocas ricas en
sales. Mediante la evapotranspiración de las plantas y el calor en
superficie el agua asciende por capilaridad y se evapora al llegar a
la superficie dejando un depósito de sal. Si esto se repite durante
muchos años el suelo se va salinizando y se vuele infértil, lo que
impide el crecimiento de la mayoría de las plantas y cultivos, hecho
que favorece la erosión.
En el pasado, la salinización fue uno de los factores que más
contribuyó al declive de la civilización Mesopotámica y hoy en día
se calcula que el 25% de las tierras de regadío del mundo está afec-
tada por este problema.

5.3 Desertificación
Para diferenciar el proceso natural de avance de los desiertos de este
mismo proceso pero favorecido por las actividades antrópicas, algu-
nos autores utilizan el término desertización, para el primero, y
desertificación para el segundo. La distinción es clara pero en la
práctica es muy difícil saber si hay o no contribución humana al pro-
ceso, sobre todo si tenemos en cuenta la posibilidad de un cambio
climático influido por el hombre.
De cualquier manera definiremos desertificación como la
degradación de las tierras en las zonas áridas, semiáridas y subhú-
medas secas, provocada por diversos factores, entre ellos las activi-
dades humanas. Tal degradación se traduce en una pérdida de pro-
ductividad progresiva.
Los procesos provocados por las actividades humanas que
pueden favorecer la desertificación son:
- Incremento de la aridez por el posible cambio climático.
- Erosión hídrica y eólica implican un arrastre de nutrientes.
169-192 CTMA 27/10/07 08:34 Página 181

Unidad 4: El suelo. Problemática y uso sostenible 181

- Degradación química: a la salinización y toxificación ante-


riormente reseñadas hay que añadir la pérdida de fertilidad
por acidificación del suelo (lluvia ácida, aguas residuales).
- Degradación física: supone una pérdida de estructura por
compactación de los horizontes superiores del suelo, por
empleo de maquinaria pesada y pisoteo.
- Degradación biológica: siendo el suelo un ecosistema, la
pérdida de la edafoflora y edafofauna contribuye a la pérdi-
da de la estructura, y a que los procesos de humificación y
mineralización se empobrezcan alterando los ciclos de la
materia y la fertilidad del suelo.
- Deforestación y sobrepastoreo disminuyen la vegetación

6. RIESGOS DE LA EROSIÓN Y
DESERTIFICACIÓN

Tanto la erosión como la desertificación pueden considerarse tam-


bién riesgos inducidos, puesto que, además de tener consecuencias
para los ecosistemas, afectan a los bienes humanos.
Entre las consecuencias de la erosión cabe distinguir: la colma-
tación de embalses y bahías, reduciendo en una caso el período de
aprovechamiento y en el otro inhabilitando puertos marinos, el agra-
vamiento de las inundaciones puesto que el aumento de materiales
sólidos produce mayor escorrentía, la acumulación de arenas y gra-
vas en vegas fluviales fértiles, la pérdida de suelo cultivable y de su
fertilidad contribuyendo ello a la desertificación y al deterioro de
ecosistemas fluviales y costeros por deposición de sedimentos sobre
algas y arrecifes.
Se considera que la erosión y la desertificación constituyen
problemas globales ya que se calcula que el 30% de la superficie
continental, especialmente en el norte de África y en Asia occiden-
tal, y en menor medida en el oeste de América, sufren estos proble-
mas ambientales. Las pérdidas económicas por el proceso de deser-
tificación se elevan a 42.000 millones de dólares todos los años,
afectando a cerca de 1.000 millones de personas.
En España la pérdida de suelo por erosión hídrica es más de
1.000 millones de toneladas por año, considerándose que el 53% del
territorio sufre procesos erosivos que se pueden calificar de impor-
tantes o alarmantes. Las Comunidades autónomas más afectadas
son las del sur de la Península: Murcia, Andalucía, Madrid (Fig. 6).
169-192 CTMA 27/10/07 08:34 Página 182

182 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

Fig. 6. La desertificación en España

Oficialmente se ha estimado que las pérdidas económicas


anuales rondan los 30.000 millones de pesetas.
España ha sido calificada por el Plan de Naciones Unidas para
el Medio Ambiente (PNUMA) como la región de Europa con un
mayor riesgo de desertificación por causa de la erosión de sus sue-
los. La pérdida de suelo en cantidad y fertilidad constituye un hecho
irreversible y quizá el problema ambiental más importante al que se
enfrenta España por cuanto, junto con el agua, es el sustento de la
vida y de toda sociedad.
169-192 CTMA 27/10/07 08:34 Página 183

Unidad 4: El suelo. Problemática y uso sostenible 183

ACTIVIDADES DE APLICACIÓN:
7. El siguiente diagrama causal resume la problemática ambiental de los suelos.

Indica los símbolos de las relaciones causales.


¿Qué tipos de explotación se hacen de los suelos?
¿En qué se traduce la pérdida de calidad de los suelos?
¿Qué tipo de riesgos se inducen mediante las actividades humanas?
¿Qué lecturas harán del diagrama los ecologistas y los partidarios del crecimiento?
¿Qué tipos de medidas tecnológicas reducirían los impactos a los suelos?
8. ¿Es el suelo un recurso potencialmente renovable o no renovable? Razónalo
9. Valora el proceso de industrialización como un factor de activación o de protección de la defores-
tación y de los procesos erosivos.
10. Completa el diagrama causal de la desertización realizado en la cuestión 4, con los factores
humanos que contribuyen a la desertificación.
11. ¿En qué zonas de España serán mayores los riesgos erosivos?
12. En la siguiente tabla se muestra el índice de torrencialidad y la pérdida media de suelo por cuen-
cas hidrográficas. Representa en una gráfica estas variables colocando las distintas cuencas en el
eje de abscisas. ¿Existe una correlación lineal entre ambas columnas de valores?, ¿Qué otros fac-
tores pueden influir en la pérdida de suelo? y ¿Cómo explicas que la pérdida de suelo en la cuen-
ca Norte sea tan baja respecto a las demás?

Cuenca Indice Superficie (ha) Pérdida media


torrencialidad (tm/ha/año)
Sur 3,93 2.426.948 43,00
Segura 3,68 1.873.607 24,52
Guadalquivir 3,53 5.726.130 44,65
Júcar 3,14 4.233.788 28,80
Tajo 2,86 5.576.895 21,11
Guadiana 2,50 6.012.382 18,96
Pirineo Oriental 2,22 1.627.668 23,4
Duero 2,18 7.841.535 10,61
Ebro 2,11 8.483.800 28,17
Norte 1,98 5.356.268 4,84
169-192 CTMA 27/10/07 08:34 Página 184

184 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

7. USO SOSTENIBLE
7.1 Gestión del suelo
La gestión sostenible del suelo es una prioridad nacional por cuan-
to sólo así se podrán detener las consecuencias de la erosión y deser-
tificación.
Puesto que las funciones del suelo son diversas: ocupación,
recurso y sumidero de desechos, esta gestión debe hacerse siguien-
do el principio de integración sostenible. De ahí que deba inscribir-
se en una ordenación del territorio tanto en el ámbito nacional como
de las comunidades autónomas y ayuntamientos, que se ocupe de
todo el suelo. Se precisan para ello estudios diversos que desembo-
quen en la confección de mapas de fertilidad de los suelos y de pér-
dida de suelo para restringir en unos casos y adecuar en otros los
posibles usos del suelo a diferentes actividades. Conservar el poten-
cial de nuestros suelos y evitar la erosión y la desertificación debe-
rían ser objetivos contemplados a la hora de diseñar las políticas no
solamente agraria o forestal, sino también la de transportes e
infraestructuras, la industrial y la urbanística.
En este sentido, la EIA de proyectos debería contemplar estos
objetivos y dejar de ser un mero trámite administrativo, abriendo la
posibilidad de interrumpir un proyecto en el caso de que se provo-
que un fuerte impacto ambiental sobre el suelo.
Siempre habrá discusiones acerca del carácter más o menos
agresivo de estos impactos, pero las leyes y toma de decisiones que
darán o no viabilidad a los distintos proyectos han de hacerse bajo
la adhesión al principio de precaución.

7.2 Medidas concretas contra la erosión y desertificación


Se ha discutido acerca del carácter renovable o no del suelo. Por una
parte, la formación de un suelo ocurre en un período muy largo de
tiempo, entre cientos y miles de años, lo que hace que muchos auto-
res consideren que es un recurso no renovable, sobre todo si se tiene
en cuenta que los procesos erosivos desencadenados por la influen-
cia humana pueden ser muy rápidos, comparativamente hablando.
Sin embargo, por otra parte, el suelo puede ser considerado un
recurso potencialmente renovable en el caso de que se sepa utilizar
correctamente, así al menos ha ocurrido en muchas zonas del
mundo. ¿Cuál es la diferencia con otros recursos no renovables? La
diferencia estriba en si podemos o no evitar la dispersión (incremen-
to de entropía).
En el caso del petróleo por ejemplo, no lo podemos hacer,
una vez experimentada la combustión, los gases se dispersan y no
podemos revertir el proceso. Los stocks se acabarán agotando tarde
o temprano. En el caso de los minerales su recuperación se podría
hacer fácilmente, siempre y cuando los utilizáramos en el propio
lugar donde se extraen, en lugar de proceder a su dispersión median-
169-192 CTMA 27/10/07 08:34 Página 185

Unidad 4: El suelo. Problemática y uso sostenible 185

te la exportación. No siendo así su reposición o reciclaje es muy


parcial y supone un gran gasto energético, por lo que pueden consi-
derarse como no renovables. Sin embargo, el suelo es un recurso
potencialmente renovable. Se conoce desde hace mucho tiempo la
tecnología para conservarlo permanentemente. La condición es evi-
tar su dispersión, es decir, su erosión.
Dicho esto, el principio de sostenibilidad que aplicaremos es el
de explotación sostenible, es decir la tasa de explotación no debe
sobrepasar la de regeneración. Esto supone, como hemos dicho, que
hay que evitar los procesos erosivos, pero además, hay que proteger
el complejo húmico-arcilloso y la estructura del suelo que preservan
la fertilidad del mismo. En climas secos la tasa de riego ha de ser
controlada para evitar la salinización del suelo.
Las medidas concretas que se pueden adoptar son:
• Medidas en zonas erosionadas (Fig. 7)
• Evitar el retroceso de barrancos mediante la construcción de
diques en las cárcavas y plantación de arbustos o árboles.
• Prohibir el cultivo en zonas de fuerte pendiente, transfor-
mándolas en pastizales o reforestándolas.
• Aplicación de medidas contra la erosión eólica instalando
barreras cortavientos mediante la repoblación de taludes y lindes y
revegetando los terrenos.

Fig. 7. Medidas en zonas erosionadas

• Medidas de carácter agrícola


• Labranza conservacionista (Fig. 7): se trata de evitar el uso
de maquinaria muy pesada y de realizar una labranza menos agre-
siva del suelo mediante máquinas especiales. Así mismo, en zonas
de pendiente ha de realizarse una labranza en contornos, siguiendo
las curvas de nivel; así cada surco actuará disminuyendo la veloci-
dad de las aguas de escorrentía. Si el terreno cultivado presenta una
169-192 CTMA 27/10/07 08:34 Página 186

186 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

fuerte pendiente se construyen terrazas o bancales que se sujetan


con paredes de piedra. Es una técnica antigua y conocida en todo el
mundo que en España también se ha empleado.
• Agricultura biológica: la agricultura biológica trabaja en dos
frentes, en la recuperación de la fertilidad y en evitar la contamina-
ción de los suelos.
Para recuperar los nutrientes perdidos y mantener el complejo
húmico-arcilloso del suelo se recurre a fertilizantes orgánicos, tales
como el estiércol y el compost (abono natural obtenido de desechos
orgánicos). Así mismo, se practica la rotación de cultivos, técnica
que consiste en plantar cada tres o cuatro años un cultivo de legu-
minosas (alfalfa, garbanzos, lentejas, alubias, etc.) que, como es
sabido, enriquecen el suelo en nitrógeno. También es recomendable
dejar cada cierto número de años el terreno en barbecho.
El otro frente de la agricultura biológica consiste en evitar la
contaminación de los suelos. Se restringe o no se utilizan los pesti-
cidas. Como sustitución del control químico se emplea un control
biológico de plagas; se cultivan diversas especies y se asume que
cierto porcentaje de la PPN es para la red trófica de organismos que
autocontrolan las plagas. Por otra parte no se utilizan o al mínimo
los abonos inorgánicos. Así mismo, en países secos, se emplea la
técnica de riego por goteo, de modo que no solamente se produce el
ahorro de un recurso escaso sino que se evita la salinización.
Cuando en estas zonas caen chaparrones es necesario construir dre-
najes para evitar el encharcamiento y la salinización.
Se calcula que hay en España un millón de hectáreas que pre-
cisan con urgencia máxima la toma de medidas de conservación y
14 millones con relativa urgencia, según datos del ICONA de 1990.
• Medidas de carácter forestal:
• Repoblaciones forestales: a pesar de que todo el mundo está
de acuerdo en la validez de la reforestación para detener los proce-
sos erosivos, hay un debate entre quienes son partidarios de hacerlo
con especies productivas (especies alóctonas como el eucalipto y
algunas especies de pinos), de las que se obtenga una rentabilidad
económica, y entre quienes abogan por criterios conservacionistas
(especies autóctonas: encina, roble, haya, etc.). En plantaciones y
bosques fácilmente incendiables han de hacerse cortafuegos.
• Mejora del matorral: en lugares donde sea inadecuado la
revegetación con árboles se puede utilizar especies de matorral
autóctonas (Fig. 7).
• Tratamientos selvícolas: consisten en realizar diversas labo-
res para la conservación de los bosques, tales como, la limpieza del
sotobosque de maleza, que pueden favorecer los incendios, las
podas y el control de plagas.
• Obras de hidrotecnia: consisten en obras que detienen la
capacidad erosiva del agua y regulan el caudal de los ríos. Destacan
sobre todo las pequeñas presas.
169-192 CTMA 27/10/07 08:34 Página 187

Unidad 4: El suelo. Problemática y uso sostenible 187

ACTIVIDADES DE APLICACIÓN:
13. A continuación te proponemos realizar una integración de mapas para obtener un mapa integra-
do de erosión. Observa los siguientes mapas y realiza las siguientes actividades:
a) Calcula, a partir del mapa topográfico, la pendiente existente a ambos lados del río, en los seis
lugares señalados.
b) Señala mediante la tabla 2 (Materiales de investigación: Texto 2) el grado de erosionabilidad
de cada zona que figura en el mapa de vegetación.
c) Indica consultando la tabla 1 (Materiales de investigación: Texto 2) el grado de erosionabilidad
de cada sustrato en el mapa litológico.
d) Superpón mediante transparencias los tres mapas anteriores, elaborando un mapa de erosiona-
bilidad y clasificando las zonas en zonas de alto, medio y bajo grado de erosionabilidad. ¿Qué cri-
terios has utilizado?
e) Propón medidas protectoras en cada caso.
f) ¿Qué tipo de actividad de las que se realizan restringirías?
g) Explica qué consecuencias podría tener la tala del encinar para construir una urbanización

14. En el libro titulado “Nuestro futuro común”, Daly y Cobb proponen como medida general para
acercarse a la sostenibilidad –se exceptuaría el caso de desastre-, el concepto de agricultura auto-
suficiente. Consiste en exigir que cada región de un país, o cada país posea una agricultura auto-
suficiente, es decir, una agricultura que permita alimentar a todos los habitantes de esa región
(huella ecológica agrícola menor que la capacidad productiva agrícola). Ello obligaría a adoptar
una agricultura diversificada y una serie de medidas de conservación de los suelos, a la vez que
acercaría a productores y consumidores. Como consecuencia habría un ahorro de energía y los
habitantes de cada región tomarían conciencia del valor de sus suelos.
¿Por qué implicaría una agricultura diversificada? ¿Por qué se ahorraría energía?
¿Qué otras ventajas tendría?
¿Qué inconvenientes encuentras en esta propuesta?
15. Diferencias entre la agricultura industrial y la biológica
169-192 CTMA 27/10/07 08:34 Página 188

188 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

Materiales de investigación: Texto


¿DE QUÉ DEPENDE 1
LA FERTILIDAD DE UN SUELO?

Los nutrientes que toman las plantas en buena medida provienen del
suelo. El alimento orgánico en este planeta lo elabora la vegetación
y el resto de los organismos, incluidos los humanos, dependemos de
un suministro diario de alimentos. De ahí la importancia de conser-
var los suelos y su fertilidad.
La fertilidad de un suelo depende de su contenido disponible
para la vegetación de sales minerales, agua y aire. En muchas oca-
siones se piensa que la fertilidad sólo depende de las características
químicas, es decir de la cantidad de estas sustancias que tiene un
suelo, sin embargo, la disponibilidad de las mismas depende de las
características físicas del mismo.
Características físicas:
La textura es la proporción que posee un suelo de arcilla,
limos, arena fina, arena gruesa, gravas y cantos, aunque a efectos de
su contribución a la fertilidad sólo se tienen en cuenta las cuatro pri-
meras fracciones. Estas fracciones se clasifican según su tamaño
(Tabla 1).
FRACCIÓN TAMAÑO (mm)
Arena gruesa 2-0,2
Arena fina 0,2-0,02
Limo 0,02-0,002
Arcilla (fracción fina) Inferior a 0,002

Las propiedades de un suelo varían en función de su textura


(Tabla 2):

Propiedades Textura arenosa Textura limosa Textura arcillosa

Capacidad retención de agua Baja. Aridez Media Alta. Tendencia encharcamiento

Capacidad retención de nutrientes Baja Media Alta

Permeabilidad Alta. Suelos secos Media Baja. Suelos impermeables

Aireación Alta Media-baja Baja

Cohesión Suelos ligeros Algo apelmazados Compactos

Laboreo Fácil Algo difícil Difícil

En realidad, los suelos poseen todas las fracciones en diferen-


te proporción. Para clasificar las diferentes mezclas texturales se
utiliza el triángulo textural (Ver fígura adjunta). Dependiendo de
las diferentes clases de texturas las propiedades del suelo también
varían. Se considera que los suelos que poseen una textura franca
(20% arcilla, 40% limo, 40 % arena) son los más aptos para el cul-
169-192 CTMA 27/10/07 08:34 Página 189

Unidad 4: El suelo. Problemática y uso sostenible 189

tivo por cuanto además de ser relativamente ricos en elementos


nutritivos, poseen unas condiciones de permeabilidad, aireación,
retención de agua y ligereza apropiadas para ello.
La estructura de un suelo es el grado de agregación que pose-
en las partículas que lo componen. Ésta depende de los coloides que
contiene, es decir de sustancias capaces de formar una suspención
con el agua, esencialmente arcilla y humus.
Se distinguen:
- Estructura grumosa: son partículas de arena y limo que se
unen en torno a los coloides citados. Esta estructura es porosa, lo
cual permite la aireación del suelo y retención de agua (los poros se
llenan de agua, aire o de ambos) y nutrientes por la presencia de los
coloides.

Fig. 1

- Estructura compacta: las partículas se encuentran unidas fir-


memente a una masa arcillosa formando un bloque compacto que
no deja poros e impide la buena aireación del suelo. Además, dada
la abundancia de arcilla, ésta retiene agua cuando llueve y se hincha
lo cual contribuye a dificultar la penetración de las raíces y a des-
arrollar un ambiente asfixiante para las mismas.
169-192 CTMA 27/10/07 08:34 Página 190

190 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

- Estructura suelta: hay un predominio de partículas de arena y


por falta de coloides no se unen. Es una estructura muy porosa, que
permite la penetración de aire y raíces, pero que apenas retiene agua
y es pobre en nutrientes.
La estructura está condicionada en parte por la textura es decir
por la abundancia de arcilla o arena. A su vez, la estructura influye
en la permeabilidad y porosidad del suelo. La permeabilidad de un
suelo es la capacidad para dejar pasar el agua hacia capas inferiores.
Ello depende de lo mayor o menor porosa que sea la estructura del
suelo. La porosidad es máxima en un suelo suelto y mínima en un
suelo compacto. Solamente la estructura grumosa asegura la perme-
abilidad y al mismo tiempo la capacidad de retención de agua.
El agua que se filtra en un suelo hacia zonas más profundas
debido a la fuerza de la gravedad se denomina agua gravitacional;
es un agua que no pueden aprovechar las plantas y que además se
lleva nutrientes. El agua que es retenida entre los grumos y partícu-
las de un suelo y que rellena los poros, junto con el aire, se denomi-
na agua retenida, dado que se encuentra disponible para ser absor-
bida por las plantas. No obstante parte de este agua queda inmovili-
zada formando una delgada película alrededor de las partículas de
arcilla y humus, principalmente.
Características químicas:
El complejo húmico-arcilloso determina la capacidad que
posee un suelo para retener nutrientes y, en buena medida, quien
puede proporcionar nutrientes a las plantas, puesto que éstas, salvo
el carbono y el oxígeno que los toman del aire, el resto son absorbi-
dos por las raíces en forma de nutrientes inorgánicos.
Los nutrientes disponibles para las plantas se pueden encontrar
disueltos en el agua del suelo desde donde pueden ser absorbidos
directamente (nitratos, fosfatos, sulfatos, cationes), o bien adsorbi-
dos por el complejo húmico-arcilloso quien ha de cederlos previa-
mente al medio acuoso, mediante intercambio iónico, para que los
puedan absorber las plantas. En esta forma se encuentran la mayo-
ría de los cationes: calcio, potasio, magnesio, etc., y algunos anio-
nes, principalmente fosfatos.
Acidez: Los suelos más ácidos poseen un pH menor de 5, los
ligeramente ácidos entre 5 y 7, los neutros de 7 y los alcalinos
mayor de 7. La importancia del pH del suelo estriba en que depen-
diendo del mismo se movilizan más o menos los nutrientes adheri-
dos al complejo húmico-arcilloso (siendo más ácido se movilizan
los aniones y más básico los cationes), lo cual influye en la fertili-
dad. Además, junto con otros factores, influye en el tipo de vegeta-
ción que puede crecer, y ello es importante para la agricultura y sil-
vicultura.
169-192 CTMA 27/10/07 08:34 Página 191

Unidad 4: El suelo. Problemática y uso sostenible 191

Materiales de investigación: Texto


¿CÓMO PUEDE EVALUARSE
LA SUSCEPTIBILIDAD DE EROSIÓN?
2

El método más utilizado internacionalmente es el de la


Ecuación universal de pérdida de suelo, cuyas siglas en inglés son:
USLE. Se utiliza para valorar la erosión hídrica.
Consiste en cuantificar las variables que influyen en la pérdida
de suelo utilizando parcelas patrón con el fin de determinar, uno por
uno, la influencia de los distintos factores: precipitación, resistencia
del suelo, pendiente, vegetación, prácticas agrícolas. Estas parcelas
patrón poseen 22,1 m de longitud y un 9% de pendiente.
Su formulación es la siguiente

A= R x K x L x S x C x P

A: pérdidas anuales de suelo. Estas pérdidas dependerán de la


erosividad (A) o capacidad que posee la lluvia para erosionar
y de la erosionabilidad o susceptibilidad que posee el suelo a
la erosión que, a su vez, dependerá de las características eda-
fológicas (K), topográficas (L y S) y de la vegetación y uso del
suelo (C y P).
R: Erosividad. Depende a su vez del producto de la energía
cinética del aguacero por su intensidad máxima en litros por
metro cuadrado en media hora.
La erosionabilidad del suelo depende a su vez de :
K: factor de erosionabilidad dependiente de las características
del suelo, textura, estructura, porosidad, sustrato litológico,
etc. Se determina en parcelas patrón (Tabla 1).

Suelo desarrolado sobre: Ir Gr - 1 - Ir


Rocas duras básicas 0,9-0,8 0,1-0,2
Rocas duras ácidas 0,7 0,3
Areniscas y calizas 0,6 0,4
Sedimentos antiguos 0,4 0,6
Arcillas, margas y sedimentos recientes 0,2 0,8
Yesos 0,1 0,9

Tabla 1: Índice de resistencia litológica y grado de erosionabilidad de los suelos

L: factor de longitud de pendiente que se obtiene comparando


la influencia de la longitud de 22,1 m de la parcela patrón con
la del terreno real, manteniendo similares en ambos terrenos
los otros factores.
S: factor inclinación de pendiente que se determina de manera
semejante a lo dicho anteriormente, teniendo presente que pen-
diente de la parcela patrón es del 9%.
Fig. 1
169-192 CTMA 27/10/07 08:34 Página 192

192 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

La pendiente en % es una medida normalizadora que se calcu-


la de la siguiente manera: h / d x 100, siendo h la altura del
punto más alto respecto a la horizontal y d la distancia horizon-
tal (Fig.1)
C: factor tipo de vegetación, tanto natural como cultivada (ver
tabla 2). Si corresponde a un cultivo refleja la influencia de las
especies cultivadas y de las labores realizadas en referencia a la
parcela patrón que se deja en barbecho, dejando constantes las
otras variables. La influencia mayor se debe a que después de
arar el terreno queda expuesto a los aguaceros durante varios
meses mientras que en el barbecho no ocurre esto.
P: factor de prácticas de conservación que se obtiene relacio-
nando las pérdidas de suelo entre un terreno sometido a deter-
minadas prácticas de cultivo (aterrazamiento, labranza a favor
de pendiente o en contornos) con la parcela patrón.
Así mismo, influye también el tipo de labranza, si es a favor de
pendiente o por el contrario es en contornos.

Cubierta vegetal Pendiente % Ip Gr = 1 - Ip

Bosque denso Cualquiera 1,0 0,0

Bosque aclarado 8 1,0 0,0


8-30 0,8 0,2
30 0,7 0,3

Zona arbustiva aclarada 8 0,8 0,2


8-30 0,6 0,4
30 0,2 0,8

Pastizal conservado 8 1,0 0,0


8-30 0,9 0,1
30 0,6 0,4

Cultivo con prácticas de conservación 8 1,0 0,0


8-30 1,0 0,0
30 0,5 0,5

Cultivos sin prácticas de conservación 8 0,9 0,1


Terrenos desnudos 8-30 0,5 0,5
30 0,0 1,0

Tabla 2: índice de protección de la cubierta vegetal (Ip) y grado de erosionabilidad en


relación con la pendiente.
193-230 CTMA 27/10/07 08:35 Página 193

UNIDAD

5 DINÁMICA DE
LA ATMÓSFERA.
PROBLEMÁTICA Y
SOSTENIBILIDAD
1. INTRODUCCIÓN
2. COMPOSICIÓN Y ESTRUCTURA
3. FUNCIONES DE LA ATMÓSFERA
4. DINÁMICA ATMOSFÉRICA
5. RIESGOS CLIMÁTICOS
6. EL AIRE COMO RECURSO
7. IMPACTOS EN LA ATMÓSFERA
8. GESTIÓN. SOSTENIBILIDAD
193-230 CTMA 27/10/07 08:35 Página 194
193-230 CTMA 27/10/07 08:35 Página 195

Unidad 5: Dinámica de la atmósfera. Problemática y sostenibilidad 195

UNIDAD 5: DINÁMICA DE LA
ATMÓSFERA. PROBLEMÁTICA Y
SOSTENIBILIDAD

1. INTRODUCCIÓN
La atmósfera es uno de los componentes del sistema Tierra que
mantiene un intercambio continuo de materia y energía con los
demás subsistemas, esto le confiere un carácter dinámico y cam-
biante.
La atmósfera impide la llegada a la Tierra de ciertas radiacio-
nes solares nocivas, y es responsable de la existencia de una tempe-
ratura adecuada para la presencia de vida. También redistribuye la
energía solar recibida, ayudada por las corrientes oceánicas.
El aire es un elemento indispensable para los seres vivos, es un
bien común y su utilización en actividades humanas está producien-
do unas alteraciones con consecuencias graves a nivel global. Será
necesario un control de las emisiones de gases, así como el uso de
tecnologías más limpias y un cambio de actitudes sociales y econó-
micas para evitar estas alteraciones en un futuro.

ACTIVIDAD DE INVESTIGACIÓN

¿EN QUÉ MEDIDA CONTRIBUYES TÚ A AUMENTAR EL EFECTO INVERNADERO?


¿QUÉ ARGUMENTOS UTILIZARÍAS PARA CONVENCER A LA GENTE DE LA EXISTEN-
CIA DE ESTE PROBLEMA Y QUÉ MEDIDAS TOMARÍAS PARA PALIARLO?

2. COMPOSICIÓN Y ESTRUCTURA
Es la capa gaseosa que rodea la superficie sólida y líquida de la
Tierra hasta una altura de muchos kilómetros. Está unida al resto
del planeta por atracción gravitatoria.
2.1 Origen y composición
La atmósfera primitiva se formó hace 4.500 millones de años.
Contenía: H2, He, N2, y otros gases nobles (Ar, Ne); gases ligeros al
igual que en otros cuerpos celestes.
Las altas temperaturas presentes produjeron el escape hacia
zonas más alejadas de los gases más ligeros.
El progresivo enfriamiento de la litosfera y la liberación de los
gases internos por erupciones volcánicas, la enriquecieron en N2,
CO2, vapor de agua, SH2 y en menor proporción metano y amoníaco.
193-230 CTMA 27/10/07 08:35 Página 196

196 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

Al continuar el enfriamiento, se condensa el vapor de agua y


se producen lluvias torrenciales que arrastran el CO2 atmosférico,
dando lugar a la formación de océanos y rocas carbonatadas.
Posteriormente aparecen las primeras moléculas orgánicas que
evolucionarán hasta organismos fotosintetizadores (algas, bacte-
rias), hace unos 2.100 millones de años. Así se origina el oxígeno
atmosférico que permitirá la formación posterior de la capa de
ozono y la oxidación de otros elementos. (Fig. 1).

Fig. 1. Concentración de gases atmosféricos a lo largo del tiempo

Se considera que desde hace unos 500 millones de años se


mantiene una atmósfera semejante a la actual.
La atmósfera está formada por una mezcla de gases denomina-
da aire y una serie de partículas sólidas y líquidas en suspensión,
denominadas aerosoles.
La composición de la atmósfera no es constante en el tiempo
ni en el espacio.
La composición media en los primeros 100 km. de altitud es
muy uniforme, exceptuando el vapor de agua, las partículas y el
ozono, y corresponde a:

Componentes % en
volumen
Nitrógeno (N2).................................................. 78,083
Oxígeno (O2) .................................................... 20,945
Argón (Ar) ........................................................ 0,934
Dióxido de carbono (CO2) ............................... 0,035
Neón (Ne), Helio (He), Criptón (Kr),
Metano (CH4), Hidrógeno (H2), Xenón
(Xe), Ozono (O3), etc. ...................................... 0,003
193-230 CTMA 27/10/07 08:35 Página 197

Unidad 5: Dinámica de la atmósfera. Problemática y sostenibilidad 197

Veamos cada uno de sus componentes:


• N2: Gas geoquímicamente inerte, cuyo valor relativo ha ido
creciendo.
• O2: Utilizado en procesos de oxidación y biológicos, se ha
mantenido su valor en equilibrio. Absorbe radiaciones ultravioleta
entre 120-200 nm
• Gases nobles (Ar, Ne, He, Kr, Xe): Son inertes y se han man-
tenido constantes.
• CO2: Destaca su capacidad de absorber radiaciones infrarro-
jas (12.000-20.000 nm).
Disminuye así la pérdida de calor de la Tierra.
Influye en la transferencia de energía a través de la atmósfera.
Su cantidad depende de la relación entre las fuentes (combus-
tión, respiración) y los procesos de fijación (biológica: fotosíntesis;
química: disolución-precipitación). En 100 años ha pasado de 315 a
350 ppm.
• Ozono (O3): Absorbe las radiaciones ultravioleta (200-300
nm).
Su cantidad depende del equilibrio entre las reacciones que lo
producen y las que lo destruyen.
Formación: a) Fotólisis del oxígeno:
O2 + UV → O + O
b) Formación del ozono:
O2 + O → O3 + calor
Destrucción: a) Fotólisis del ozono:
O3 + UV → O2 + O
b) Reacción con el oxígeno atómico:
O3 + O → 2 O2
En condiciones normales estas reacciones están en equilibrio
dinámico y además de retener el 90% de UV, producen calor.
• Vapor de agua: Interviene en la formación de las nubes y for-
mas de precipitación.
Absorbe energía infrarroja (4.000-8.000 nm)
Refleja parte de la energía que procede del sol. Su balance
depende de la evaporación y transpiración, es decir de la temperatu-
ra y de la presencia de agua.
• Partículas: Sólidas o líquidas (polvo del suelo, cristales de
sal, cenizas, polen y esporas...). Su tiempo de permanencia depende
de sus dimensiones.
Al ser higroscópicas, actúan como núcleos de condensación e
intervienen en la formación de nubes y nieblas. Reflejan radiaciones
solares e intervienen en fenómenos ópticos (aspecto blanquecino en
días de mucha contaminación).
193-230 CTMA 27/10/07 08:35 Página 198

198 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

Su presencia depende de las actividades humanas y de la acti-


vidad volcánica principalmente.

ACTIVIDADES DE APLICACIÓN
1. Analiza a qué se deben las irregularidades en la distribución de vapor de agua, partículas y ozono en la
atmósfera.
2. Explica por qué se producen más heladas en noches de invierno despejadas que en noches nubladas.
3. ¿Por qué en los desiertos baja tanto la temperatura por la noche?

A partir de los 100 km hasta el límite exterior,


la atmósfera presenta una composición de gases no
uniforme donde predominan gases ligeros como:
oxígeno atómico, helio e hidrógeno atómico.
Todos estos gases son materia y pesan. Las
capas más bajas de la atmósfera soportan el peso de
las que tienen encima. El peso del aire situado enci-
ma, por unidad de superficie es la presión atmosfé-
rica. Según se asciende, la columna de aire es cada
vez menor por lo que la presión atmosférica dismi-
nuye con la altura. (Fig. 2)
El aire es muy compresible de tal manera
que las capas inferiores de la atmósfera son las más
densas. Con la altura, tanto la densidad como la
presión atmosférica disminuyen con gran rapidez.
A nivel del mar la presión atmosférica es 1
atmósfera = 760 mmHg = 1013 milibares, a 100
Fig. 2 km la presión es prácticamente nula.

2.2 Estructura de la atmósfera


Según la dinámica y el comportamiento térmico la atmósfera se
divide en las siguientes capas:
Troposfera:
Capa inferior de la atmósfera. Su límite superior está a 9 km en
los polos y 18 km en el ecuador. Contiene el 75% de la masa total
y prácticamente todo el vapor de agua y partículas en suspensión.
Aquí tienen lugar todos los fenómenos meteorológicos y el despla-
zamiento horizontal y vertical de las masas de aire.
En esta capa la temperatura desciende con la altura, a un ritmo
medio de 6,5 ºC/km, llamado gradiente térmico vertical. El límite
superior de la troposfera llamado tropopausa (-70 ºC), es la zona
donde la temperatura deja de disminuir.
193-230 CTMA 27/10/07 08:35 Página 199

Unidad 5: Dinámica de la atmósfera. Problemática y sostenibilidad 199

Estratosfera:
Se extiende desde la tropopausa hasta los 50 km (estratopausa).
La temperatura asciende hasta un máximo en su límite supe-
rior de unos 70 ºC. Esto se debe a la presencia en la última zona
(30-50 km) del ozono que absorbe las radiaciones ultravioletas y
genera calor.
Existen desplazamientos de aire horizontales, pero no verticales.
Mesosfera:
Desde la estratopausa hasta los 80 km (mesopausa).
En esta capa la temperatura disminuye hasta alcanzar un míni-
mo de unos –80 ºC.
Aquí se producen las estrellas fugaces, resultado de la incan-
descencia de los meteoritos por rozamiento con la atmósfera.
Termosfera o Ionosfera: Fig. 3
Se extiende desde la mesopausa hasta más de 500 km.
En esta capa las moléculas de los diferentes gases están ioni-
zadas por la acción de las radiaciones solares de alta energía (rayos
γ, X y ultravioleta corto), como consecuencia de ello la temperatu-
ra aumenta hasta 1000-1500 ºC. (Fig. 2 y 3)
En esta zona la densidad del aire es tan baja que se aproxima
al vacío. Se produce la reflexión de las ondas de radio y televisión.
Aquí tienen lugar las auroras polares (boreal y austral), debidos
a la interacción de los átomos ionizados de ésta capa con las partícu-
las subatómicas procedentes del sol, que canalizadas por el campo
magnético terrestre se concentran en los polos.

2.3 El balance energético


Cualquier cuerpo con una temperatura superior a 0° Kelvin (-273 ºC)
es un cuerpo emisor de radiación. Según la ley de Planck, las longi-
tudes de onda en las que un cuerpo emite energía son inversamente
proporcionales a la temperatura que tiene lugar dicha emisión.
El sol y la Tierra emiten radiaciones electromagnéticas con un
espectro de una amplia gama de longitudes de onda.
-Radiación solar: su espectro se puede dividir en tres segmen-
tos: inferior a 400 nm que corresponde a rayos γ, X y ultravioleta;
entre 400-700 nm luz visible y mayor de 700 nm, radiación infra-
rroja; en cantidades diferentes. (Fig. 4)
193-230 CTMA 27/10/07 08:35 Página 200

200 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

Fig. 4. Emisión de energía del Sol y la Tierra

-Radiación terrestre: el suelo y la superficie del océano absor-


ben los rayos del sol, emitiendo radiación hacia la atmósfera. Esta
es, radiación infrarroja de más de 4000 nm, que es en parte absorbi-
da en la atmósfera por los gases invernadero, liberándose el resto al
espacio exterior. (Fig. 4).
Balance energético global de la Tierra.
El balance entre la energía recibida y la irradiada al exterior ha
permanecido equilibrado a lo largo de la historia, con alguna desvia-
ción que se ha traducido en cambios climáticos.
La Tierra intercepta una pequeñísima parte de la energía envia-
da por el Sol, la cantidad es prácticamente constante y corresponde a
2 calorías / cm2.min. Este valor es conocido como la “constante
solar”, y corresponde a la cantidad recibida fuera de la atmósfera.
De la energía del Sol que llega al exterior de la atmósfera
(100%) se distribuye de la siguiente forma:
• Una parte es reflejada (30-35 %): por las nubes, vapor de
agua y partículas (25%) y por la superficie terrestre (5%). El
bosque refleja entre un 3 y un 25% y el hielo entre un 45 y
un 85%. Esta parte es enviada de nuevo al espacio exterior; a
esta energía reflejada se la denomina albedo.
• Otra parte es absorbida por la atmósfera (25%): por el ozono,
vapor de agua y nubes.
• El resto llega a la superficie terrestre y es absorbida (aprox.
50%). De ella sólo un 0,2% es utilizada por los vegetales para
realizar la fotosíntesis. El resto hace que la Tierra se caliente
y reemita esta energía al exterior.(Fig. 5)
La reemisión de la radiación terrestre, la absorbida y la poca
que genera, se distribuye de la siguiente manera:
Una parte se pierde en calentar el aire y en evaporar el agua.
Otra parte del calor reemitido es absorbido por el CO2, vapor
de agua, metano, etc. gases que calientan las capas inferiores de la
193-230 CTMA 27/10/07 08:35 Página 201

Unidad 5: Dinámica de la atmósfera. Problemática y sostenibilidad 201

Fig. 5. Balance energético global de la Tierra

atmósfera. Este fenómeno recibe el nombre de efecto invernadero y


da lugar a que la temperatura en la superficie sea mayor de la que
existiría en ausencia de la atmósfera. Esta diferencia ha sido estima-
da en unos 33 ºC por lo que la temperatura media de la Tierra de no
existir este fenómeno sería de unos –18 ºC; siendo de 15 ºC en la
actualidad.

ACTIVIDADES DE APLICACIÓN

4. Utilizando la figura 4 que representa el espectro de ondas electromagnéticas, amplía la zona correspondien-
te al UV, luz visible e infrarrojo y señala con líneas de distintos colores, las zonas de absorción de los dife-
rentes componentes atmosféricos.
5. Compara y diferencia las radiaciones electromagnéticas emitidas por el Sol y la Tierra.
6. Explica cómo influye el albedo sobre la temperatura del planeta.
7. Relaciona en un diagrama causal las siguientes variables: albedo, temperatura y superficie cubierta de hielo,
nubes, gases invernadero contaminación.
8. Indica las consecuencias que tendría para el planeta la ausencia de atmósfera
9. Teniendo en cuenta la absorción de radiaciones por los diferentes gases atmosféricos:
a) ¿Llega radiación infrarroja procedente del sol a la superficie de la Tierra?
b) De la radiación emitida por la Tierra ¿es absorbida toda o se escapa parte?

3. FUNCIONES DE LA ATMÓSFERA

La atmósfera realiza dos funciones importantes para la existencia de


la vida en el planeta: filtro protector y reguladora de la temperatura.
193-230 CTMA 27/10/07 08:35 Página 202

202 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

Filtro protector de radiaciones. A nivel de la


ionosfera, las radiaciones más energéticas (radia-
ciones de longitud de onda menor de 200nm, es
decir los rayos x y rayos gamma) son absorbidas.
En la estratosfera el ozono absorbe la radiación
incluida entre 200 y 300 nm (UV corto). Por tanto,
al entrar en la troposfera, las radiaciones más per-
judiciales para los seres vivos no llegan a la super-
ficie terrestre.
Reguladora de la temperatura. La superficie
terrestre emite hacia el exterior radiación infrarro-
ja de onda larga que es atrapada por algunos gases
atmosféricos (vapor de agua, CO2, metano..). Esto
Fig. 6
provoca el llamado efecto invernadero, por el que
la temperatura media global de la superficie terrestre es de unos
15ºC lo que hace habitable la Tierra. Además los movimientos de
las masas de aire ayudan a distribuir la diferente cantidad de ener-
gía solar recibida entre los polos y el ecuador.

4. DINÁMICA ATMOSFÉRICA

En este apartado vamos a tratar los movimientos del aire en la tro-


posfera. La diferencia constante de temperatura existente entre los
polos y el ecuador, consecuencia de la distribución latitudinal de la
energía solar, da lugar, junto con otros aspectos como la rotación de
la Tierra, a la circulación atmosférica. La circulación global de la
atmósfera consiste en movimientos del aire horizontales paralelos a
la superficie y verticales que pueden extenderse desde la superficie
hasta la parte superior de la troposfera.

4.1 Distribución latitudinal de la energía solar


La cantidad de energía que recibe un lugar sobre la Tierra depende
de dos factores:
- el ángulo de incidencia de los rayos solares. Debido a la
forma esférica de la Tierra, la cantidad de energía recibida es
mayor cuando son perpendiculares y menor cuanto más oblicuos
(esto es debido a que la energía se reparte sobre una superficie
más amplia y porque el recorrido de la radiación a través de la
atmósfera es más largo y habrá mayor absorción). (Fig. 6 y 7)
- el tiempo de exposición. La inclinación del eje de giro de la
Tierra (23º) influye en el número de horas de luz que recibe un
lugar del planeta según su posición en la órbita alrededor del sol.
Debido a todo esto la zona comprendida entre los trópicos
recibe mayor cantidad de energía solar por unidad de superficie,
siendo escasas las variaciones en la energía recibida que se produ-
ce en las distintas estaciones; a medida que nos alejamos del ecua-
dor hacia los polos la energía recibida anualmente va disminuyen-
Fig. 7 do y van aumentando las diferencias estacionales.
193-230 CTMA 27/10/07 08:35 Página 203

Unidad 5: Dinámica de la atmósfera. Problemática y sostenibilidad 203

4.2 Movimientos verticales y horizontales de la atmósfera


Muchos de los movimientos verticales que tienen lugar en la tropos-
fera son debidos a las diferencias de temperatura que presenta con
la altura.
A medida que aumenta la temperatura del aire, disminuye su
densidad y a la inversa. En conclusión, el aire cálido es ligero y tien-
de a ascender, mientras que el aire frío es más pesado y tiende a
bajar. Estos movimientos son de tipo convectivo (recordar que el
calentamiento del aire se produce principalmente a partir del calor
emitido por la tierra). (Fig. 8)
Estos movimientos verticales provocan
cambios en los valores de la presión atmosféri-
ca a nivel de la superficie:
• Las masas de aire que ascienden crean
en la superficie un área de bajas presio-
nes llamada borrasca. El aire al ascen-
der se enfría y el vapor de agua se con-
densa en nubes y pueden dar lugar a pre-
cipitaciones. Son situaciones relaciona-
das con tiempo inestable, con lluvias.
• Las masas de aire que descienden dan
lugar a áreas de altas presiones llamadas Fig. 8
anticiclones. El aire que baja va siendo
calentado y el agua que está condensada se va evaporando
por lo que las nubes van disminuyendo de tamaño. Son situa-
ciones relacionadas con tiempo seco y soleado.
Las variaciones de presión en superficie implican un movi-
miento horizontal que desplaza el aire desde los anticiclones hacia
las borrascas. El viento se puede definir como el aire que se despla-
za para compensar las diferencias de presión.
Los lugares que tienen la misma presión atmosférica se unen
mediante líneas llamadas isobaras. Estas permiten conocer la situa-
ción de los centros de alta o baja presión y son utilizadas para saber
el movimiento del viento y predecir el tiempo meteorológico.
El aire que desciende en un anticiclón provoca vientos super-
ficiales desde el centro del anticiclón hacia fuera (se trata de una
zona de divergencia). No hay contacto entre las masas de aire que
divergen por lo que el tiempo es bueno.
El movimiento ascendente del aire en las zonas de borrasca da
lugar a vientos superficiales hacia el centro de la borrasca (son
zonas de convergencia). En estas hay contacto entre masas de aire
de origen diverso (frentes) por lo que en ellas en general hay mal
tiempo. (Fig. 8)
Los vientos superficiales asociados a estas áreas no siguen tra-
yectorias rectilíneas sino que se mueven en espiral, esto se debe a la
llamada fuerza de Coriolis que es la fuerza ejercida por el movi-
miento de rotación de la Tierra.
193-230 CTMA 27/10/07 08:35 Página 204

204 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

La Tierra gira en sentido contrario a las agujas del reloj, la


velocidad de rotación es menor en los polos que en el ecuador. Así
un punto de la superficie cercano a los polos y otro cercano al ecua-
dor dan una vuelta completa en 24 horas, pero el recorrido del pri-
mero será menor que el realizado por el segundo, al ser menor la tra-
yectoria circular que tiene que realizar. Debido a esto, si en el
hemisferio norte el viento parte desde un punto “a” hacia el norte,
tiende a adelantarse en la rotación, ya que los paralelos que va
pasando cada vez son menores, lo que provoca un aumento de velo-
cidad en relación con la velocidad de rotación de la Tierra (se des-
vía hacia la derecha o al este). Y si el viento parte del punto “a” y
se dirige hacia el sur se retrasa en la rotación (se desvía hacia la
derecha o al oeste). Lo contrario pasa en el hemisferio sur.
Debido a la fuerza de Coriolis, cualquier fluido que se despla-
za horizontalmente sobre la superficie de la Tierra tiende a desviar-
se hacia su derecha en el hemisferio norte y hacia su izquierda en el
hemisferio sur. (Fig. 9)

Fig. 9. La trayectoria de los vientos dominantes depende de la fuerza de Coriolis

4.3 Circulación general atmosférica


El aire que está en contacto con la superficie de la Tierra en la
región ecuatorial, más caliente y ligero asciende, siendo sustituido
por aire frío y denso del polo. Si la Tierra fuese homogénea y per-
maneciese inmóvil ambas corrientes de aire formarían dos células
convectivas, una para cada hemisferio. Sin embargo el giro de la
Tierra provoca la desviación de su trayectoria creando dos células
convectivas por hemisferio: una célula ecuatorial que se cierra a los
25-30º de latitud, momento en que el aire ecuatorial que circula en
altura ha sido suficientemente enfriado, desviado hacia su derecha y
desciende y otra célula polar que baja hasta los 60-65º de latitud,
también suficientemente desviada y calentada que asciende. Entre
estas dos células 30-65º el aire situado en esta zona se ve forzado
Fig. 10. Mecanismo de circulación mecánicamente a desplazarse debido al efecto de arrastre de las dos
Fuente: Meteorología Práctica. Alhambra células convectivas (Fig. 10).
193-230 CTMA 27/10/07 08:35 Página 205

Unidad 5: Dinámica de la atmósfera. Problemática y sostenibilidad 205

El resultado de dichas células convectivas es la presencia de


los siguientes vientos en la superficie (Fig. 11):
Entre 0-30º se generan vientos con dirección al ecuador con
componente este (NE y SE), los alisios. La convergencia de los pro-
cedentes de ambos hemisferios se realiza en una zona a la que deno-
minamos “Zona de convergencia intertropical”
De 30-60º circulan los vientos del oeste hacia el norte en el
hemisferio norte o hacia el sur en el hemisferio sur.
De 90-60º en el polo norte el aire desciende por la superficie
desviándose hacia la derecha, son los levantes polares.

Fig. 11. Circulación general de la atmósfera

En los 60º de latitud se produce una situación


especial y única. A ella converge, por la superficie
aire proveniente del polo, que al descender de lati-
tud, se calienta, y aire que proviene de zonas más
ecuatoriales que asciende de latitud y se enfría. Eso
genera en la zona de choque un frente de contacto
denominado frente polar que será el origen de
masas de aire frías o cálidas generadoras de borras-
cas y anticiclones propios de nuestra latitud.
Parte de los vientos del oeste en la zona supe-
rior de la troposfera circulan de forma sinuosa y a
velocidades muy altas (hasta 500 km/h) es lo que se
conoce como corriente en chorro.
Como consecuencia de la circulación atmosfé-
rica se produce cuatro zonas climáticas en cada
hemisferio: ecuatorial, tropical, templada y polar;
pero estas no explican toda la variedad y tipos de
climas que existen sobre el planeta. Para ello hay
que considerar otros factores como la altitud, oro-
Fig. 12
grafía y continentalidad o proximidad al mar.
193-230 CTMA 27/10/07 08:35 Página 206

206 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

Debido a nuestra situación geográfica comentaremos la conti-


nentalidad y la orografía.
a) Las zonas costeras presentan un clima suave con pequeñas
oscilaciones térmicas entre el día y la noche. La tierra se
calienta y enfría más rápidamente que el agua. En el océa-
no, el agua experimenta un calentamiento mucho menor
debido a su mayor capacidad calorífica, al efecto amortigua-
dor de la evaporación y a la mezcla de agua que las olas y
mareas producen en la capa superficial.
En consecuencia se producen las brisas marinas que durante el
día se dirigen hacia el continente y durante la noche se desplazan
hacia el océano. (Fig. 12)
A nivel de todo un continente el efecto es similar, es el caso de
los monzones, que se producen entre el océano Índico y los conti-
nentes asiático y africano. Durante el invierno el aire frío continen-
tal tiende a desplazarse hacia el sur produciendo condiciones antici-
clónicas y tiempo despejado (es el monzón de invierno). En el vera-
no la circulación se invierte, el aire continental más cálido asciende
y entran masas de aire oceánicas cargadas de humedad, las cuales se
condensan produciendo nubes y precipitaciones (monzón de verano
lluvioso). (Fig. 13)

Fig. 13

b) Relieve: la altitud conlleva un descenso de las temperaturas.


Las cadenas montañosas actúan como barreras frente a las
masas de aire, éstas al ascender se condensa el vapor de agua y si el
enfriamiento es suficiente, se producen precipitaciones en esta ver-
tiente. La masa de aire que salva el obstáculo llega a la ver-
tiente opuesta sin humedad, es más, al descender se compri-
me y calienta. Este mecanismo en zonas de vientos cambian-
tes no produce sequía extrema en cambio en zonas donde el
viento es de dirección constante se llegan a producir desier-
tos de abrigo, como por ejemplo el desierto de la Patagonia
situado a sotavento de los Andes. La presencia de este vien-
to cálido y seco se denomina “efecto Foëhn” y afecta tam-
Fig. 14 bién al comportamiento humano y animal. (Fig. 14)
193-230 CTMA 27/10/07 08:35 Página 207

Unidad 5: Dinámica de la atmósfera. Problemática y sostenibilidad 207

ACTIVIDADES DE APLICACIÓN

10. Explica cómo se produce el viento sur en Santander y qué características meteorológicas presenta los
días en que aparece.
11. ¿Cuál será la dirección predominante de los vientos de una zona situada a 40º de latitud sur?
12. Si tuvieras que organizar una expedición a las altas cumbres del Himalaya ¿ en qué época del año la
organizarías teniendo en cuenta los monzones?

5. RIESGOS CLIMÁTICOS
La propia dinámica atmosférica genera sucesos de carácter catastró-
fico con importantes pérdidas económicas y humanas. Entre ellos
destacan: los ciclones, tifones y huracanes, tornados, sequía y pre-
cipitaciones.
Ciclones, tifones y huracanes
Son distintos nombres de un mismo fenómeno atmosférico, los
ciclones tropicales. Estos se denominan huracanes en la zona del
Caribe y tifones en la zona del Pacífico.
Son borrascas que se desarrollan sobre los océanos en latitudes
comprendidas entre los 8-15º N y S. Su origen se encuentra en las
altas temperaturas de la superficie del mar (al final del
verano y otoño puede alcanzar los 27ºC). En estas con-
diciones el aire cálido, cargado de humedad asciende
condensándose en nubes de tormenta que giran en espi-
ral alrededor de una zona central, ojo del huracán, (Fig.
15) produciendo vientos de gran velocidad. La enorme
energía que poseen se debe al calor latente del vapor de
agua que se libera al condensarse.
El ciclón puede tener hasta 200 km de diámetro,
provocando lluvias torrenciales, aunque en su centro no
se producen. Este se desplaza hacia el oeste a veloci-
dades entre 20 y 40 km/h debilitándose a medida que
llegan a tierra o se sitúan en zonas oceánicas más frías Fig. 15
al ser menor la cantidad de vapor de agua disponible.
Debido a los daños económicos y humanos que produce, son
estudiados y localizados en centros de seguimiento mediante satéli-
tes para alertar a la población.
Tornados
Los tornados son vientos destructivos que giran vertiginosamen-
te en forma de embudo. De origen distinto a los huracanes, se produ-
cen sobre todo en Estados Unidos, en zonas donde convergen masas
de aire caliente y aire frío. Se generan presiones muy bajas en el cen-
tro del vórtice aspirando y reventando lo que encuentra a su paso.
193-230 CTMA 27/10/07 08:35 Página 208

208 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

Sequía
La escasez prolongada y anormal de agua causada por falta de
lluvias en una región geográfica en la que cabe esperar algo de llu-
via, es lo que conocemos por sequía. La sequía es, por tanto, algo
muy distinto al clima seco, que corresponde a una región que es
habitual, o al menos estacionalmente, seca.
A menudo se produce en periodos de varios años (caso del
Sahel sur del Sahara 1968-1980), generando hambrunas, con efec-
tos más letales que la mayor de las catástrofes naturales. Las sequías
tienden a ser más graves en unas áreas que en otras. Las sequías
catastróficas suelen producirse en zonas que bordean los desiertos o
áreas permanentemente áridas del mundo.
Además de las propias características climatológicas de la
zona, se unen otros fenómenos que favorecen la sequía como la pér-
dida de vegetación, sobrepastoreo y alteraciones del clima global
debido a la actividad humana.
Precipitaciones
Relacionadas siempre con zonas de bajas presiones, presentan
riesgo cuando se producen con gran intensidad como en las tormen-
tas de verano y la gota fría.
- Gota fría: Tiene lugar principalmente en Levante, Murcia,
Andalucía y en los meses de Septiembre, Octubre y Noviembre. Al
final del verano las zonas continentales presentan distinto compor-
tamiento térmico que el mar. Este constituye un foco de calor que
origina un alto grado de evaporación y condensación atmosférica.
Al comienzo del otoño se producen corrientes superficiales de
dirección oeste que impulsan estas masas nubosas cálidas hacia el
interior. Estas masas al chocar contra la barrera montañosa costera
tienden a ascender, encontrándose con una perturbación de aire frío
que produce una condensación repentina y súbita que se traduce en
precipitaciones torrenciales de 200 - 300 l/m2 en muy corto espacio
de tiempo.
- Tormentas estivales: son precipitaciones de gran intensidad
en áreas localizadas. Son originadas por movimientos convectivos
de aire caliente y húmedo que provocan el ascenso del aire hacia
niveles altos y fríos. La condensación brusca provoca precipitacio-
nes de uno a dos horas como máximo, con intensidades de 80 a 100
l/m2/h. Pero al ser de corta duración impiden efectos más catastrófi-
cos. Suelen ser frecuentes en los meses de julio y agosto.
Estas importantes precipitaciones pueden producir inundacio-
nes, pérdida de cosechas y erosión.
Frecuentemente las tormentas se producen con descargas eléc-
tricas: rayos, que pueden ser la causa directa de incendios foresta-
les, muerte de animales y personas.
193-230 CTMA 27/10/07 08:35 Página 209

Unidad 5: Dinámica de la atmósfera. Problemática y sostenibilidad 209

ACTIVIDAD DE APLICACIÓN

13. En los últimos años los efectos devastadores de los huracanes (Mitch, Katrina,…) van en aumento..
a) Analiza las actuaciones humanas que están influyendo en los distintos factores (peligrosidad, exposición y
vulnerabilidad) de este riesgo.
b) A pesar de que se había realizado una predicción bastante aproximada de la intensidad y trayectoria del hura-
cán Katrina, éste produjo unos efectos devastadores (más de 1000 muertos y enormes pérdidas económicas)
en Nueva Orleáns y otras ciudades de EE.UU. en 2005 ¿Qué tipo de medidas no se adoptaron con el fin de
aminorar los riesgos?
c) Indica medidas preventivas y correctivas que se pueden disponer en este tipo de riesgos.

6. LA ATMÓSFERA COMO RECURSO


La consideración del aire como recurso presenta cierta controver-
sia. Este bien natural ha sido considerado por algunos economistas
como bien gratuito y no recurso, por las dificultades que ofrece su
apropiación. Sin embargo, desde un punto de vista ecológico, dado
su carácter imprescindible para el funcionamiento de los organis-
mos y ecosistemas, ha sido considerado como recurso natural.
El aire no corre peligro de agotarse, pues los ciclos de los ele-
mentos gaseosos lo reponen (carácter ilimitado en su cantidad), pero
se está utilizando dando lugar a alteraciones en su calidad (limita-
ción en su calidad).
La importancia de los gases atmosféricos se debe al papel que
desempeñan en la biosfera:
- papel protector frente a radiaciones
- reguladores de la temperatura del planeta
- intervienen en los ciclos biogeoquímicos
- regulación e interacción en el ciclo del agua
- imprescindible en reacciones biológicas
- origen de catástrofes naturales
- interviene en la formación del suelo
Durante años se ha utilizado como un sumidero o vertedero de
gases y ahora contemplamos cómo están amenazadas muchas de sus
funciones naturales.
También podemos considerar la energía solar y la energía
eólica como recursos energéticos cuyo origen depende de la estruc-
tura y dinámica atmosférica.

6.1 Energía solar

La energía solar directa constituye la mayor fuente energética.


Existen tres formas de utilización: energía solar fotovoltaica, ener-
gía solar térmica y arquitectura solar.
193-230 CTMA 27/10/07 08:35 Página 210

210 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

La energía solar fotovoltaica consiste en la transformación de


la luz en energía eléctrica. Se realiza en las células solares fabrica-
das con semiconductores (silicio) que al incidir sobre ellos un fotón
producen electricidad.
La eficiencia del proceso es del 10% pudiéndose alcanzar
hasta el 20 – 30%.
La mejor aplicación es en zonas donde la conexión a la red
eléctrica sería más cara: granjas, refugios de montaña; también en
países en vías de desarrollo. Presenta otras aplicaciones específicas
como: dispositivos de señalización, faros, satélites ...
Presenta como inconveniente el espacio necesario para su ins-
talación, el impacto visual, su variabilidad en la producción y alto
coste económico.
Energía solar térmica consiste en la transformación
de energía solar en energía térmica, para una utilización
doméstica directa (calefacción, agua caliente) o a nivel
industrial (para generar electricidad, desalinización de
agua del mar, destilación fraccionada ...)
A nivel doméstico se utilizan captadores solares
donde el agua circula por unas tuberías sobre un fondo
oscuro y así aumenta su temperatura. (Fig. 16)
A nivel industrial se necesita conseguir mayores
temperaturas en el fluido por lo que se utiliza una mayor
superficie de captación de energía solar mediante:
· espejos cóncavos que concentran la radiación en un
tubo por el que circula el fluido
· espejos planos (heliostatos) que siguen el movi-
miento del sol y focalizan los rayos en una caldera
situada en alto (Fig. 17) o bien en el foco de un gran
espejo cóncavo. Por este sistema se obtiene vapor de
Fig. 16 agua que mueve una turbina y genera electricidad.
Arquitectura solar: consiste en un conjunto de solu-
ciones arquitectónicas en las edificaciones para el aprove-
chamiento térmico de la radiación luminosa. La orienta-
ción del edificio con grandes ventanales en la fachada sur,
la construcción de muros oscuros que acumulan calor y el
aislamiento pueden suponer ahorros importantes en la
calefacción.
En general la energía solar es inagotable, de escaso
impacto, no genera residuos, evita dependencia externa, el
Fig. 17 mantenimiento de la instalación es sencillo y una vez amor-
tizada la instalación su consumo no supone costes.

6.2 Energía eólica


La energía eólica es la producida por el viento y su origen procede
directamente de la energía solar.
193-230 CTMA 27/10/07 08:35 Página 211

Unidad 5: Dinámica de la atmósfera. Problemática y sostenibilidad 211

Para convertir la energía eólica en energía eléctrica se utilizan


los aerogeneradores, están provistos de dos o tres palas que giran
por la acción del viento. Este movimiento se trasmite a un alterna-
dor que producirá corriente eléctrica.
Actualmente se utilizan aerogeneradores de distintas potencias
según las instalaciones, bien sean aisladas o agrupadas formando los
llamados parques eólicos.
Se utilizan aislados para electrificación de zonas rurales remo-
tas en combinación con otras energías, para desalación y bombeo de
agua. Las instalaciones de gran potencia se utilizan para su cone-
xión a la red general y así disminuir la dependencia de otras fuentes
de energía.
Es una energía limpia e inagotable, con bajos costes de insta-
lación y mantenimiento, el espacio ocupado por estas instalaciones
pueden dedicarse a usos agrícolas o ganaderos pero no es una fuen-
te de energía constante, su emplazamiento está restringido a las
zonas de viento regular preferentemente zonas costeras y montaño-
sas (Tarifa, Galicia y valle del Ebro), tiene un impacto visual, puede
producir muerte de aves y genera ruido.

ACTIVIDADES DE APLICACIÓN
14. Busca información de la situación actual de la energía eólica en España.
15. Compara las ventajas y posibles inconvenientes de estas fuentes de energía
16. Explica cómo funciona una central eólica.
17. Explica cómo funciona una placa fotovoltaica.

7. IMPACTOS EN LA ATMÓSFERA
A continuación se muestra el diagrama causal de la problemática
ambiental del subsistema atmósfera. Repárese que a diferencia de
diagramas anteriores no existen problemas ambientales derivados
de la sobreexplotación, tan sólo de la contaminación. La actividad
humana puede dar lugar a la presencia en el aire de materias o for-
mas de energía que impliquen riesgo, daño o molestia grave para las
personas, seres vivos y bienes de cualquier naturaleza. Este fenóme-
no se denomina contaminación atmosférica.

Fig. 18. Diagrama causal de la problemática ambiental en el subsistema atmósfera


193-230 CTMA 27/10/07 08:35 Página 212

212 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

7.1 Fuentes y tipos de contaminación


Las fuentes de contaminación del aire se pueden agrupar en dos
tipos atendiendo a su origen:
* contaminación natural, como las erupciones volcánicas,
tempestades de polvo, desastres o incendios naturales. Son
originados por la dinámica terrestre, biológica o geológica.
* contaminación antrópica, cuando los contaminantes son
introducidos en la atmósfera debido a las actividades huma-
nas. Esta fuente artificial procede básicamente de la utiliza-
ción de combustibles fósiles y de los procesos industriales:
- en el hogar: el uso de calefacciones y otros aparatos
domésticos que emplean combustibles como el carbón,
gasóleo o gas natural como fuente de generación de calor.
- en el transporte: el automóvil y el avión son la causa de
un mayor grado de contaminación.
- en la industria: el aporte de contaminación al aire depen-
de del tipo de actividad, siendo las centrales térmicas,
cementeras, las siderometalúrgicas, las papeleras y las
químicas las más contaminantes.
Estas fuentes liberan directamente a la atmósfera compuestos
llamados contaminantes primarios. Si estos contaminantes sufren
reacciones químicas en la atmósfera, formando otros compuestos
nuevos, éstos se denominan contaminantes secundarios.
A nivel atmosférico los problemas que crea la contaminación
los podemos clasificar en función de la extensión de sus efectos
desde el punto de emisión, en: locales, regionales y globales.

7.2 Factores que condicionan la dispersión de los contaminantes


Los contaminantes atmosféricos tras ser emitidos sufren una serie de
procesos de difusión y transporte. Los factores que influyen en la
dinámica de dispersión de contaminantes son las características de
las emisiones, las condiciones atmosféricas, la geografía y el relieve.
a) Características de las emisiones
Se encuentran determinadas según la naturaleza del contami-
nante, que puede ser gas o partícula; en todo caso, los más estables
y de larga vida están más repartidos por el planeta. Además depen-
den de la temperatura de emisión, velocidad de emisión y altura de
la chimenea.
b) Condiciones atmosféricas
- Insolación: favorece las reacciones entre algunos contami-
nantes.
- Precipitaciones: producen el lavado de la atmósfera y el paso
de los contaminantes al suelo.
- Vientos: ayuda a la dispersión horizontal de los contaminantes.
193-230 CTMA 27/10/07 08:35 Página 213

Unidad 5: Dinámica de la atmósfera. Problemática y sostenibilidad 213

- Gradientes verticales de temperatura: estos determinan los


movimientos verticales de las masas de aire y por tanto las
condiciones de estabilidad o inestabilidad atmosférica. En
condiciones normales la temperatura de la atmósfera en la
troposfera desciende con la altura, esto permite el movimien-
to convectivo del aire, transportando y dispersando contami-
nantes. Si al aumentar la altura, la temperatura es mayor,
fenómeno denominado inversión térmica, se dificulta la dis-
persión de contaminantes. Existe una inversión térmica
durante la noche como consecuencia del enfriamiento del
suelo, que va desapareciendo durante el día al ir calentándo-
se el suelo. Las situaciones anticiclónicas de invierno gene-
ran inversión térmica dificultando la dispersión de contami-
nantes. Las situaciones de borrasca facilitan la dispersión de
los contaminantes.
c) Características geográficas y topográficas
Tienen una influencia en el origen de brisas que arrastran los
contaminantes o provocan su acumulación.
- Zonas costeras con brisas diurnas hacia el interior y noctur-
nas hacia el mar.
- Valles y laderas con brisas diurnas ascendentes que se for-
man al calentarse las laderas con el calor solar y brisas noc-
turnas descendentes que se forman al enfriarse el aire de las Fig. 19
laderas. Esto puede producir que, en ciudades de fondos de
valles (México DF), donde el aire frío, más denso puede que-
dar atrapado con mayor facilidad por masas de aire cálido, no
se dispersen los contaminantes. (Fig. 19)
- Núcleos urbanos. La presencia de edificios contribuye a dis-
minuir o frenar la velocidad del viento. Además se generan
brisas urbanas que establecen una circulación cíclica de las
masas de aire, provocadas por el calor y la capa de contami-
nantes que existen en el interior de la ciudad.
Se forma el efecto denominado isla de calor y como conse-
cuencia de la mencionada circulación de vientos (masas de
aire caliente y ascendentes en el centro
de la ciudad y masas de aire frío descen-
dentes hacia la periferia) se produce la
típica formación denominada cúpula de
contaminantes sobre la ciudad. (Fig. 20)
Podemos concluir diciendo que una gran
ciudad que genera calor, situada en la costa y
rodeada de montañas, reúne las condiciones
ideales para presentar frecuentes episodios de
contaminación atmosférica graves (Los Ánge-
les, Bilbao).

Fig. 20
193-230 CTMA 27/10/07 08:35 Página 214

214 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

Análisis de textos
“2.000 muertes al año en Hong Kong”
Los ciudadanos de Hong Kong se han plantado ante el cada vez menos respirable medio ambiente que
sufre la excolonia británica. Desde 1991, el número de días al año en los que la visibilidad es menor a 8 km se
ha doblado. ¿La causa? La polución.
El problema para este pujante enclave es que sus políticos no pueden utilizar la excusa de que se encuen-
tra en vías de desarrollo, como hacen en el resto de China. A pesar de ser una de las ciudades más modernas
del mundo, Hong Kong vive con cotidianidad todo tipo de atentados ecológicos y los 18.000 taxis que reco-
rren sus calles han sido señalados como una de las causas principales de la situación.
Con 2000 muertes al año causadas directamente por la contaminación, los ciudadanos de Hong Kong, han
optado por desplazarse a las islas más deshabitadas de la región. El principal problema de la ciudad es que no
ha podido, o no ha sabido, adaptarse al imparable crecimiento demográfico que vive desde mediados de siglo.
Ese aumento de población que ha situado el número de habitantes en cerca de 7 millones no ha ido acompaña-
do de la creación de infraestructuras medioambientales adecuadas. ..../... El gobierno reconoce que la contami-
nación le está costando a la administración local miles de millones de pesetas en atención sanitaria y por el decli-
ve de la productividad de los trabajadores. Los últimos estudios demuestran la relación entre el aumento espec-
tacular de las bajas laborales y la polución. Y los ciudadanos no parecen dispuestos a seguir soportándolo.
“El Mundo” 19 Abril 1999
a) Enumera los problemas generados por la contaminación atmosférica.
b) ¿Por qué el autor compara Hong Kong con el resto de China? ¿Qué conclusiones sacas de esta com-
paración?.
c) ¿El problema de la contaminación atmosférica de Hong Kong afecta sólo a su área metropolitana?

ACTIVIDADES DE APLICACIÓN

18. Realiza una tabla comparativa entre los dos tipos de smog, según sus componentes contaminantes, ori-
gen, carácter, condiciones de formación y efectos.
19. Observa los siguientes esquemas y contesta las cuestiones:
a) ¿Qué diferencias se observan entre las situaciones representadas en los esquemas en relación a la dis-
persión de contaminantes en la atmósfera?
b) Representa en una gráfica la variación de la temperatura respecto a la altitud en cada situación
c) ¿A qué situaciones meteorológicas corresponde cada una de ellas?
193-230 CTMA 27/10/07 08:35 Página 215

Unidad 5: Dinámica de la atmósfera. Problemática y sostenibilidad 215

7.3 Problemas locales


Incluimos en este apartado los problemas presentes en áreas urba-
nas, donde la industria, el tráfico y las calefacciones generan proble-
mas como: smog y ruido. También trataremos aquí por su localiza-
ción concreta los campos electromagnéticos y compuestos tóxicos
bioacumulables.
Formación de nieblas contaminantes o smog
Provocan una elevada pérdida de la calidad del aire y graves
alteraciones en la salud humana. Se diferencian dos tipos de smog:
- Smog clásico: presenta un alto contenido en partículas, SO2
y CO, procedentes de combustiones de carbón y derivados
del petróleo.
Tiene carácter reductor.
Es más frecuente en días de invierno con situaciones antici-
clónicas y con abundante humedad relativa.
Produce afecciones del aparato respiratorio, disminución del
rendimiento fotosintético y ensucia edificios y monumentos.
- Smog fotoquímico: tiene su origen en la presencia en la
atmósfera de oxidantes fotoquímicos (ozono y radicales
libres) formados a partir de óxidos de nitrógeno, hidrocarbu-
ros y oxígeno con la energía proveniente de la radiación solar
ultravioleta.
Estas reacciones están favorecidas por las altas presiones
atmosféricos, la alta insolación y la escasez de viento, por lo que
se dan principalmente en los meses de agosto y septiembre.
Las reacciones de formación de los oxidantes fotoquímicos
son básicamente las siguientes:
* En ausencia de hidrocarburos: se produce el ciclo fotolítico
del NO2 y no se acumula el ozono (Fig. 21)
NO2 + luz solar → NO + O
O + O2 → O3
O3 + NO → NO2 + O2
* En presencia de hidrocarburos:
HC + NO → NO2 + Radicales libres
y acumulación de ozono
El ozono troposférico junto con los radicales libres producen
deterioro en la vegetación, alteración de materiales e irritación de
ojos y mucosas respiratorias.
Fig. 21
Contaminación acústica
De forma simple, se puede definir el ruido, como un sonido
inarticulado, confuso, más o menos fuerte y siempre desagradable
para el que lo percibe. Con el desarrollo de la civilización urbana e
industrial ha adquirido una progresiva importancia como contami-
nante atmosférico con claros efectos nocivos para la salud.
193-230 CTMA 27/10/07 08:35 Página 216

216 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

Las principales fuentes de ruido son:


- vivienda, los electrodomésticos, ordenadores, radios y televi-
sión, servicios de calefacción...
- medios de transporte (tráfico, ferrocarril, aviones), se consi-
dera la principal fuente.
- actividades industriales, por la maquinaria que emplean.
- construcción de edificios y obras públicas (martillos neumá-
ticos).
- lugares de ocio, como discotecas y cafeterías.
Los efectos del ruido son subjetivos, y están condicionados por
la frecuencia, la intensidad del sonido, el tiempo de exposición, y la
edad del receptor.
Entre los efectos fisiológicos destacan:
- la fatiga auditiva, que supone un aumento del umbral de audi-
bilidad, y aparece a partir de 90 dB
- el encubrimiento, o falta de percepción de un ruido, bajo los
efectos de otro que se le superpone
- la sordera profesional por exposiciones prolongadas a soni-
dos agresivos (a partir de 85 dB)
- traumatismos acústicos o pérdidas no progresivas de la capa-
cidad auditiva por exposiciones violentas a ondas sonoras,
explosiones principalmente (140 dB).
Hay otros efectos indirectos no específicos, sobre el sistema
circulatorio (aceleración del ritmo cardíaco, aumento de la tensión
arterial), el sistema endocrino (secreción de adrenalina), el aparato
digestivo (disminución de la secreción salivar, náuseas, vómitos,
úlceras...) y vértigos por alteración del órgano del equilibrio.
Como efectos psico-fisiológicos, se presentan dolores de cabe-
za, pérdida de apetito, alteración del sueño, neurosis, irritabilidad y
estrés, falta de concentración, disminución del rendimiento laboral
y de la capacidad de aprendizaje, favoreciendo los accidentes labo-
rales y el fracaso escolar.
Campos electromagnéticos
Los campos electromagnéticos producidos por electrodomésti-
cos, teléfonos móviles y líneas eléctricas de alta tensión, pueden pro-
ducir efectos nocivos sobre las personas afectando a la permeabilidad
celular, efectos sobre la vista, alteraciones del sistema inmunitario y
en el material genético (posible relación con casos de leucemia).
Compuestos tóxicos bioacumulables
Son aquellas sustancias no biodegradables que se incorporan a
las cadenas tróficas con efectos muy perjudiciales para la vida.
Metales pesados: partículas de plomo, mercurio y cadmio,
cuyo origen puede ser aditivos en gasolinas, industrias de fundición
y procesos extractivos ...
193-230 CTMA 27/10/07 08:35 Página 217

Unidad 5: Dinámica de la atmósfera. Problemática y sostenibilidad 217

Dioxinas y furanos: gases liberados en la incineración a baja


temperatura de residuos que contienen cloro como el PVC.
PCB´s: aceites sintéticos utilizados como aislantes eléctricos
que se incorporan a la atmósfera al ser incinerados para su elimina-
ción.

ACTIVIDADES DE APLICACIÓN

20. Explica cómo se produce la dispersión de los contaminantes según cada una de las características de las
emisiones.
21. Teniendo en cuenta el posible efecto perjudicial de los campos magnéticos producidos por los teléfonos
móviles, elabora unas normas de uso de los mismos.
22. Investiga los efectos sobre la salud humana de los compuestos tóxicos bioacumulables.
Indica cuáles de estos compuestos anteriores estarán incluidos en los denominados compuestos orgánicos
persistentes (COP). ¿Por qué se llamarán así?
Deduce cómo puede darse la presencia de dioxinas en la leche y en
la carne de pollo.
23. La gráfica nos muestra las variaciones a lo largo del día de una
serie de contaminantes en una atmósfera urbana. (Tomado de
McGraw-Hill)
a) ¿A qué hora del día se produce el máximo de ozono y por qué?

7.4 Problemas regionales


Incluimos en este apartado aquellos problemas que manifiestan sus
efectos a una mayor distancia desde su origen, como son: la lluvia
ácida y la contaminación por radiaciones ionizantes.
Lluvia ácida
La deposición ácida tiene como causa la emisión de SO2 y de
NOx que se producen al quemarse combustibles fósiles, en las cen-
trales térmicas y los vehículos a motor urbanos principalmente.
Estos productos reaccionan con vapor de agua, luz y radicales
hidroxilo, formándose compuestos ácidos:
SO2 + H2O → H2SO3
H SO + 2OH-
2 3 → H2SO4 + H2O
NO2 + OH- → HNO3

Estos contaminantes secundarios se pueden depositar de dos


modos:
-deposición seca, en forma gaseosa o como aerosoles, siempre
cerca de la fuente de emisión.
193-230 CTMA 27/10/07 08:35 Página 218

218 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

-deposición húmeda, al reaccionar con agua y formar parte de


las precipitaciones pudiendo ser transportadas a más distancia.
Los efectos en general son la acidificación del medio, bien:
-de suelo. Con la muerte de muchos seres vivos y el arrastre de
metales pesados.
-de aguas. Con la desaparición de muchas especies, la dilución
de metales pesados y aluminio.
-sobre las masas forestales, en especial coníferas, deteriora la
cutícula de las hojas, causando un daño irreversible en el follaje.
También se producen daños en las raíces por la acidificación del
suelo, reduciéndose la absorción de nutrientes.
-corrosión de metales y carbonatos de edificios y monumentos.
Prácticamente toda la península Ibérica está afectada por la pre-
cipitación ácida, no alcanzándose los valores globales del resto de
Europa. Se calcula que la masa forestal ibérica afectada es de un 7%.
Contaminación por radiaciones ionizantes.
Las ondas electromagnéticas tienen energía para poder ionizar
átomos o moléculas de la materia sobre la que actúan alterando su
estructura y su función.
Su origen es variado, proceden de centrales nucleares, activi-
dades médicas, de laboratorios, centros de investigación, de plantas
industriales y de explosiones nucleares. Las radiaciones con mayor
poder de penetración son los rayos X y rayos gamma. Las radiacio-
nes alfa y beta tienen menor poder de penetración. Sus efectos
dependen de la cantidad, tipo de radiación y del tejido afectado,
pudiendo provocar mutaciones, malformaciones y cáncer.

7.5 Problemas globales


Son aquellos problemas que afectan al conjunto del planeta: efecto
invernadero y cambio climático y destrucción de la capa de ozono.
La dinámica atmosférica convierte en globales, problemas que deri-
van de emisiones que no están homogéneamente distribuidos por
los distintos continentes.
Efecto invernadero y cambio climático
El efecto invernadero consiste en el incremento natural de la
temperatura del planeta por efecto de ciertas moléculas que permi-
ten el paso de radiación de onda corta (luz visible e infrarrojo de
onda corta) y que atrapan la radiaciones infrarrojas de onda larga
que emite la superficie de la Tierra. Es decir, actúan como una
manta que impide que la Tierra se enfríe, recuperando parte de la
energía devuelta por la misma. Sobre la temperatura del planeta
influye también el efecto albedo que depende de una serie de facto-
res: superficie helada y nubes (Fig. 22)
193-230 CTMA 27/10/07 08:35 Página 219

Unidad 5: Dinámica de la atmósfera. Problemática y sostenibilidad 219

El efecto invernadero natural es importante, pues sin él la tem-


peratura media de la superficie terrestre sería de - 18°C y con él es
de + 15°C, permitiendo la vida en la Tierra en las condiciones que
conocemos. Lo correcto es hablar del incremento del efecto inver-
nadero.

Fig. 22

Actualmente las concentraciones de los gases invernadero en


la atmósfera se han incrementado debido a ciertas actividades
humanas.

Gas Contribución al
E.I.
CO2 55%
CH4 19%
N2O 4%
CFC 21%
O3 2%
Otros 3%

Fig. 23
El gas de mayor influencia es el dióxido de carbono. En el
ciclo del carbono se produce un equilibrio entre las emisiones natu-
rales y la absorción del mismo por fotosíntesis y por acción de los
océanos. Este ciclo natural se ve desequilibrado por la inyección de
CO2 procedente de las actividades humanas en especial la quema de
combustibles fósiles y de la intensa deforestación.(Fig. 23)
El segundo gas en importancia es el metano, que ha aumenta-
do en los últimos años debido a la fermentación de materia orgáni-
ca(arrozales, zonas pantanosas, vertederos) y a la flatulencia del
ganado. El N2O se origina de la desnitrificación bacteriana, los avio-
nes a reacción y los fertilizantes
El efecto principal es el calentamiento global del planeta, que
de seguir con el mismo nivel de emisiones, sería de 0,3 °C cada diez
años, con aumentos de 2 a 6°C para mediados del siglo XXI. La
consecuencia de este aumento sería un cambio climático con inun-
daciones, sequías, junto con fusión del hielo polar, aumento del
nivel del mar, desaparición de tierras de cultivo, alteración de eco-
sistemas, etc.
193-230 CTMA 27/10/07 08:35 Página 220

220 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

Destrucción de la capa de ozono


El ozono estratosférico absorbe las radiaciones ultravioleta a tra-
vés de las reacciones de su formación y destrucción. Estas reacciones
se producen continuamente y están en un equilibrio dinámico.
Como resultado de este equilibrio se alcanza un máximo de
concentración entre 30 y 40 km de altura.
Entre 1977 y 1984 se detectó que la cantidad de ozono había
* Reacciones de formación: disminuido en un 40% durante la primavera en la Antártida. Se ha
comprobado que la destrucción del ozono se debe a la acción del
O2 + UV → Ο + Ο
cloro activo presente en la estratosfera. El origen de este elemento
Ο2 + Ο → Ο3 + calor
está en los CFC, derivados clorados y fluorados de hidrocarburos.
* Reacciones de destrucción: Por ser muy estables, químicamente inertes, no tóxicos, no inflama-
bles y buenos disolventes, se usan como propelentes de aerosoles,
O3 + UV → Ο2 + Ο
Ο2 + Ο → 2 Ο2 como agentes inflables de espumas y en la industria del frío.
También de esta familia son los halones usados en los extintores, el
bromuro de metilo usado como pesticida en la agricultura intensiva
y los sustitutos de los CFC los HCFC (hidroclorofluorocarbonos).
Estos compuestos en la estratosfera por fotólisis, liberan cloro
activo según las reacciones siguientes:
CFCl3 + UV → CFCl2 + Cl
Cl + O3 → ClO + O2
ClO + O → Cl + O2
Así una molécula de cloro puede destruir diez mil moléculas
de ozono.
Los NOx presentes en la estratosfera (originados a partir del
N2O, que procede de aviones supersónicos, combustiones a altas
temperaturas y desnitrificación de suelos agrícolas, los demás NOx
son muy activos en la troposfera) “atrapan” el cloro produciendo su
inactivación, formándose nitrato de cloro:
NOx + ClO → ClNO3

El adelgazamiento de la capa de ozono en la primavera de la


Antártida, se debe a que el frío intenso ( -85 °C) en los meses de
julio-agosto (invierno antártico) produce la formación de cristales
de hielo que forman las nubes estratosféricas polares. Estos actúan
como núcleos de condensación del NO2 que frenan la destrucción
del O3. La precipitación con la nieve de estos compuestos da lugar
a una atmósfera con concentraciones altas de cloro y bajas en NO2,
con la consiguiente destrucción del ozono, que se manifiesta en
otoño (primavera antártica).
Los efectos de estos gases producen por tanto, un incremento
de la radiación ultravioleta que llega a la superficie terrestre produ-
ciendo una mayor frecuencia de cánceres de piel, daños oculares
como cataratas, debilitamiento del sistema inmune, disminución del
rendimiento de fotosíntesis y destrucción de formas de vida micros-
cópicas.
193-230 CTMA 27/10/07 08:35 Página 221

Unidad 5: Dinámica de la atmósfera. Problemática y sostenibilidad 221

8. GESTIÓN. SOSTENIBILIDAD
Actualmente la atmósfera ha superado su capacidad de absorción y
dilución de contaminantes. La presencia de nuevas sustancias tóxi-
cas y la alteración de los procesos naturales de regulación climática
y de protección, tienen una incidencia cada vez mayor en la salud
humana (asma, alergias, cánceres de piel...), bienes y ecosistemas.
La calidad del aire es difícil de definir y viene determinada por
sus componentes. Se controla a través de medidas legislativas a dis-
tintos niveles. La legislación española a través de la Ley de
Protección del Ambiente Atmosférico 38/72:
• fija los niveles máximos admisibles de emisiones proceden-
tes de actividades industriales y vehículos
• establece un catálogo de actividades potencialmente conta-
minadoras.
• regula la vigilancia y corrección de las situaciones de conta-
minación atmosférica.
Para ello existen redes de vigilancia de contaminación local
y programas de control de la contaminación transfronteriza,
junto con otros países de la UE (a través de estaciones de
vigilancia se envían vía satélite los datos a un centro control).
Las estaciones están provistas de equipos automáticos que
suministran datos de los principales contaminantes de origen
urbano relacionados con el problema del ozono, del efecto
invernadero y de la lluvia ácida.
También pueden ser buenos indicadores de contaminación,
a un nivel cualitativo, la presencia o no de determinados
líquenes.
Técnicamente para reducir la emisión de contaminantes se
puede recurrir a medidas correctoras encaminadas a la depuración
del aire contaminado y mejorar su dispersión:
* Concentración y retención de los contaminantes con equipos
de depuración como: filtros de tejido, precipitadores elec-
trostáticos, absorbedores húmedos. Estos procedimientos
requieren el tratamiento posterior de los posibles residuos
sólidos o líquidos generados.
* Transformación de los contaminantes en otros compuestos
más inocuos, mediante la combustión con quemadores o pro-
cesos de reducción catalítica.
* Expulsión de los contaminantes por medio de chimeneas
adecuadas, evitando concentraciones altas a nivel del suelo.
Tiene el inconveniente del traslado de los contaminantes a
zonas más alejadas.
Sin embargo valorando la situación actual podemos deducir
que la aplicación de la legislación y de las medidas correctoras des-
critas no son suficientes ya que los problemas siguen existiendo.
193-230 CTMA 27/10/07 08:35 Página 222

222 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

Además si consideramos el alcance global del problema hay gran-


des diferencias entre países: tanto a nivel legislativo como en cuan-
to a sus posibilidades de aplicación de soluciones técnicas.
Todo esto nos lleva a considerar la necesidad de una gestión
sostenible a nivel planetario. Para ello se deberán aplicar los princi-
pios de sostenibilidad:
- Principio de emisión sostenible. La emisión de contaminan-
tes no deberá superar la capacidad de asimilación de los eco-
sistemas. Esto se aplicará a aquellos contaminantes que se
incorporan a los ciclos biogeoquímicos (CO2, CO, NOx,
SOx, hidrocarburos y partículas sólidas). De no ser así, estas
sustancias se concentran en la atmósfera.
Esto se podría conseguir reduciendo las emisiones o incre-
mentando la capacidad natural de asimilación, con acciones
como: la racionalización del uso de vehículos, uso de trans-
portes públicos, ahorro de energía, la reforestación ...
- Principio de emisión cero. Reducción a cero de la emisión de
compuestos bioacumulables o altamente peligrosos (metales
pesados, dioxinas, PCB´s, radioactividad). Ello no quiere
decir que necesariamente vayan a ser prohibidos los procesos
industriales implicados, dado que pueden arbitrarse tecnologí-
as correctoras. La emisión debe ser castigada con multas e
incluso medidas más fuertes.
- Selección sostenible de tecnologías. La utilización de tecno-
logías limpias en el proceso de producción industrial, el uso
de fuentes de energía renovables, sistemas de transporte
menos contaminantes ...
- Principio de precaución. Ante los posibles efectos descono-
cidos de nuevos productos químicos en la atmósfera, cabe
imponer una actitud de prudencia sin tener que esperar a
tener evidencia de daños serios(caso de los CFCs).
Estos planteamientos se debaten en reuniones internacionales
donde se pone de manifiesto el enfrentamiento entre los intereses
políticos y económicos de muchos países y la puesta en práctica de
dichos principios. Recientemente, en Febrero de 2005, 141 países
han ratificado el Protocolo de Kioto, comprometiéndose a limitar
las emisiones de CO2 hasta lograr una bajada del 5,2 % como media
respecto al nivel de 1990 durante 2008-2012. EEUU, el principal
emisor, se mantiene al margen del mismo.
Con respecto al problema de la capa de ozono desde 1987
varios países se comprometieron en el llamado Protocolo de
Montreal a reducir la producción de los gases que dañan esta capa
paulatinamente hasta el 2010. Las dificultades surgen con aquellos
países no firmantes y con el cumplimiento de los plazos, generán-
dose problemas de otro tipo.
193-230 CTMA 27/10/07 08:35 Página 223

Unidad 5: Dinámica de la atmósfera. Problemática y sostenibilidad 223

ACTIVIDADES DE APLICACIÓN
24. Fíjate en el diagrama causal de la problemática ambiental (Fig. 18) y contesta a las siguientes cuestiones:
a) ¿Por qué no hay problemas de sobreexplotación?
b) ¿Qué tipo de impactos se producen?
c) ¿Qué tipo de riesgos?
d) Completa el diagrama causal añadiendo los signos y algunos de los impactos ambientales y riesgos indu-
cidos
25. ¿Qué principio de sostenibilidad se tiene en cuenta al utilizar gasolina sin plomo?

Análisis de texto de investigación 2


1. ¿Cuáles son las causas naturales de la constancia de la temperatura en el planeta?
2. ¿Qué factores controlan el efecto albedo?
3. ¿Cómo está modificando el hombre la temperatura de la atmósfera?
4. Añade al diagrama causal del efecto invernadero (Fig 22) los símbolos y factores específicos que controlan
el efecto albedo.

Análisis de texto de investigación 3


1. ¿De qué modo la tecnología puede ayudar a frenar el efecto invernadero?
2. ¿Qué inconvenientes se pueden aducir sobre la medida de almacenar dióxido de carbono en los diferentes
sumideros? ¿Está en línea esta medida de una gestión sostenible? Razónalo y plantea y valora otras alterna-
tivas para reducir dicho gas.

Análisis de textos:
El agujero de la capa de ozono del Polo Sur ha alcanzado su máxima extensión. La Agencia Espacial Europea
(ESA) anunció ayer que el agujero en la capa de ozono alcanzará su máxima superficie a mediados de septiem-
bre, pero que ya ocupa una extensión de unos 10 millones de kilómetros cuadrados (de tamaño similar a
Europa). Los principales responsables del agujero, los compuestos a base de clorofluorocarbonos, fueron pro-
hibidos en 1987, pero los expertos aseguran que el agujero no mejorará hasta dentro de 10 años y que se segui-
rá formando cada año hasta el 2050.
El “agujero” de ozono alcanza su máxima extensión desde el 2000. El País, 31-08-05.

1. Razona cómo es posible esta situación con las medidas adoptadas


193-230 CTMA 27/10/07 08:35 Página 224

224 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

Materiales de investigación: Texto

¿CÓMO CONTRIBUIMOS
1
AL EFECTO INVERNADERO?

España no es uno de los países industrializados que más com-


bustibles fósiles consumen. Ello es debido principalmente a que el
consumo per cápita es menor que en otros países y a que parte del
consumo de energía, aproximadamente un 40% procede de centra-
les hidroeléctricas, aerogeneradores, otras energías renovables y de
las centrales nucleares. El 60% restante procede del carbón, petró-
leo y gas natural, que son las que producen contaminación de dióxi-
do de carbono.
En la gráfica siguiente se pueden observar las emisiones mun-
diales de dióxido de carbono cada año; podemos asegurar que en la
actualidad superan los 25 mil
millones de toneladas anuales.
España emite anualmente
la cifra de 383 millones de tone-
ladas de gases invernadero, de
las cuales el 80% correspondie-
ron a CO2 y el resto a otros
gases invernadero: metano
(11%), óxido nitroso (8%) y
gases fluorados (2%). La emi-
sión per cápita de CO2 en
España es de 7,3 toneladas anua-
les, similar a la de los habitantes
de países europeos como Italia y
Francia. EE.UU, Australia,
Canadá y Arabia Saudita son los
países que más emisiones pro-
ducen de este gas por habitante,
entre 15 y 20 toneladas.
La utilización de la energía se realiza en todos los sectores:
industriales, transporte, servicios. De ahí que el cómputo per cápita
incluya no sólo el gasto doméstico y del automóvil, sino la parte
proporcional que corresponde a cada ciudadano del mantenimiento
de la industria, la agricultura y demás actividades. Más del 75% de
las emisiones de gases invernadero se deben a las actividades de
combustión (de las cuales un 26% corresponden al sector de produc-
ción energética, un 22% al transporte por carretera y un 6% a las
actividades domésticas y comerciales), un 11% corresponde a la
agricultura y el resto a procesos industriales no combustivos.
193-230 CTMA 27/10/07 08:35 Página 225

Unidad 5: Dinámica de la atmósfera. Problemática y sostenibilidad 225

Materiales de investigación: Texto

OPINIONES DIVERGENTES SOBRE


2
EL CALENTAMIENTO DEL PLANETA

Los gases invernadero son gases que provocan que la radiación


infrarroja de onda larga quede retenida en la atmósfera en cierta pro-
porción. Han estado presentes en la atmósfera en cantidades resi-
duales a lo largo de gran parte de la historia de la Tierra. El vapor
de agua, debido a su abundancia, es con mucho el gas natural de
invernadero más importante. El dióxido de carbono, segundo gas en
importancia, se agrega a la atmósfera tanto de manera natural como
no natural. A lo largo de la historia lo han agregado los volcanes y
se ha reciclado a través de las múltiples vías naturales que el carbo-
no sigue en la naturaleza. Pero el dióxido de carbono también se
agrega de modo no natural, principalmente por la quema de com-
bustibles fósiles y la destrucción de los bosques tropicales. Por ello
es necesario distinguir entre el efecto invernadero natural y el pro-
ducido por las actividades humanas..
En la siguiente tabla pueden verse los gases invernadero
procedentes de actividades humanas, las tasas de aumento y concen-
tración actual y su contribución al calentamiento global.

Gas Fuentes principales Tasa actual de aumento Contribución al


y de concentración calentamiento
anual global (%)
Dióxido de Quema de combustible fosil (77%) 0,5 % (353 ppm 55
carbono Deforestación (23%) volumen)
CFCs y Diversos usos industriales: refrige- 4 % (280 ppm volumen, 24
gases afines radores, aerosoles de espuma, sol- 484 ppb volumen)
ventes
Metano Arrozales, fermentación entérica, 0,9 % (1,72 ppm 15
fugasde gas volumen)
Oxido Quema de biomasa, uso de fertili- 4 % (280 ppm volumen, 24
nitroso zantes, combustión de combustible 484 ppb volumen)
fósil

La mayoría de los autores están de acuerdo con estos datos y


con las posibles repercusiones del calentamiento global. Este con-
senso cristalizó en el informe preparado por un grupo de científicos
del Intergovernmental Panel on Climate Change (IPCC).
Sin embargo, hay científicos que piensan que aunque es eviden-
te la contaminación humana, no lo es que sea la responsable del
calentamiento registrado en las ultimas décadas. Sostienen que éste
puede ser debido a una más entre las muchas oscilaciones de la tem-
peratura atmosférica registradas a lo largo de la historia (Fig. 1).
¿Cómo pueden obtenerse estos datos? En el hielo, las mediciones de
los isótopos de oxígeno e hidrógeno permiten la medición de la tem-
193-230 CTMA 27/10/07 08:35 Página 226

226 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

peratura del momento en que se formaron. En la


Antártida se ha perforado el hielo hasta el correspon-
diente a los 160.000 años. Además en el hielo queda-
ron atrapadas diminutas burbujas del aire de la época,
lo que permite establecer la concentración de CO2 en
la atmósfera de entonces.
En los periodos interglaciares la temperatu-
ra es alta, con un promedio de CO2 de unas 280 par-
tes por millón (ppm), y en las épocas glaciales la
Fig. 1 temperatura baja y así mismo lo hace la proporción
de CO2, que pasa a valores entre 210 y 180 ppm. ¿Por qué encon-
tramos este patrón? En los últimos años, se ha ido formando un
fuerte consenso entre los científicos de que son los cambios en el
modo en como la Tierra gira alrededor del Sol los que llevan al pla-
neta de un periodo glacial a otro interglaciar, y viceversa. No obs-
tante, este tipo de cambios en los parámetros orbitales por sí solos
no sería lo bastante fuertes para explicar la rapidez y la magnitud de
los cambios que se observan en el hielo.
La Fig. 2 describe la tendencia en las temperaturas prome-
dio de la atmósfera terrestre asociadas con la más reciente transición
de una era glaciar a otra intreglaciar, en la que estamos en la actua-
lidad y durante la cual se produjo el despegue cultural de la especie
humana. Como se ve en esta época interglaciar no parecen haber
variado mucho las temperaturas del promedio actual de 15ºC. En el
siglo XVI (Fig. 3) las temperaturas fueron algo menores que el pro-
medio y anteriormente sobrepasaron ligeramente la media, coinci-
diendo con la colonización de Groenlandia por los vikingos. Parece
que el promedio nunca se desvió en más de un grado respecto a
15ºC. Sin embargo, las previsiones del IPCC para el 2100 superan
en varios grados esta media, y quizá se queden cortas pues existen
retroalimentaciones positivas que no están contempladas en estas
previsiones que podrían disparar aún más la temperatura.
193-230 CTMA 27/10/07 08:35 Página 227

Unidad 5: Dinámica de la atmósfera. Problemática y sostenibilidad 227

La acumulación de CO2 en la atmósfera depende de la tasa


de emisión por los focos emisores y de la tasa de asimilación por los
sumideros. Y aunque se han dado datos (ver texto anterior), todavía
existe una gran incertidumbre respecto a los mismos. Esta incerti-
dumbre se acrecienta cuando analizamos el calentamiento del pla-
neta, a causa de que existen numerosos retroalimentadores que
influyen en la temperatura. Hay retroalimentadores positivos que
tienden a dispararla como son los propios gases invernadero y la
pérdida de sumideros por deforestación, pero también hay retroali-
mentadores negativos que tienden a estabilizarla, especialmente el
efecto albedo, aunque si bien es cierto que con el aumento de tem-
peratura se formarían más nubes, no lo es menos que desaparecerí-
an glaciares, con lo cual no se sabe bien si el calentamiento del pla-
neta podría regularse por este mecanismo. En el año 1987 se descu-
brió que el Dimetilsulfuro (DMS), gas que causa el agradable olor a
mar que conocemos, es liberado por el fitoplancton en procesos
metabólicos de descomposición en cantidades en torno a los 40 . 109
Kg/año. Este gas se convierte en la troposfera en gotitas de ácido
sulfúrico, que actúan como núcleos de condensación de agua de
manera más eficiente que otros aerosoles de iones marinos, facili-
tando así la formación de nubes que contribuyen al efecto albedo.
Por lo tanto, el aumento de CO2 y de temperatura podría inducir un
incremento de la producción primaria del fitoplancton y con ello
una mayor producción de DMS y mayor efecto albedo. Pero ello no
es seguro puesto que un calentamiento marino podría inducir cam-
bios en los ecosistemas inesperados y contrarios al aumento de la
producción.
Sobre el efecto albedo incide también un nuevo factor,
recientemente descubierto, el oscurecimiento de la atmósfera a
causa de la contaminación. Se estima que en los últimos 30 años ha
habido una disminución de la radiación lumínica sobre la superficie
del planeta de un 20%. Los expertos creen que de no ser por este
oscurecimiento la atmósfera y la hidrosfera se habrían calentado
mucho más. Si el equlibrio entre el efecto invernadero y el efecto
albedo se rompiera a causa de la tensión provocada por nuestras
actividades, podríamos sufrir una hecatombe relativamente súbita.
Por otra parte, se ha descubierto recientemente que el océa-
no está mitigando el efecto invernadero gracias a su capacidad de
absorción de calor. Esto significa que sólo parte del calentamiento
global del planeta se ha materializado hasta ahora en la troposfera.
Algunos expertos estiman que aproximadamente la mitad del calen-
tamiento producido hasta ahora está todavía en la recámara del océ-
ano e inevitablemente se disparará a la atmósfera en las próximas
décadas. Así mismo, se ha encontrado un sumidero de carbono en
forma de metano cristalizado en los fondos marinos. Si debido al
calentamiento de los océanos, este gas se desprendiese aumentaría
rápidamente el efecto invernadero en la atmósfera ya que este gas
posee un efecto invernadero unas 15 veces más que el dióxido de
carbono, tal como se refleja en la tabla anterior.
193-230 CTMA 27/10/07 08:35 Página 228

228 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

Evidentemente estos datos alarman a muchos científicos y


a unos pocos políticos. Sin embargo, existen grandes intereses por
parte de las compañías petroleras, químicas y energéticas en ocultar
la gravedad de estas cifras y seguir las tendencias actuales. Sus
argumentos son una disminución brusca de las emisiones de gases
invernadero significarían un parón energético y en el crecimiento
económico lo cual produciría un empobrecimiento masivo y proble-
mas sociales. Además esgrimen el argumento, cada vez más mino-
ritario, de que no está probado que el calentamiento se deba a la uti-
lización de combustibles fósiles.
Éste es pues el meollo del asunto. Para organizaciones eco-
logistas, lo primero han de ser las necesidades del medio ambiente,
por delante de las expectativas de las multinacionales para obtener
ganancias de miles de millones de dólares, por encima de la idea de
que la libertad implica el derecho a contaminar con impunidad a
menos que haya evidencia categórica de que está uno hinchando las
listas de espera de los hospitales. El modus operandi debería ser
otro bien distinto: “No emita una sustancia salvo si tiene usted prue-
bas de que no dañará al medio ambiente”, -formulación del princi-
pio de precaución-. El modus operandi del mundo moderno es jus-
tamente el opuesto: “Usted puede emitir lo que le plazca, sobre todo
si las utilidades contribuyen a nuestro Producto Nacional Bruto,
hasta que haya pruebas de daño al medio ambiente”. El hecho de
que la prueba del daño pueda llegar demasiado tarde -o de que la
prueba sea invariablemente difícil de demostrar con absoluta certi-
dumbre- no hace sino aumentar el permiso concedido a los contami-
nadores.

Texto modificado de: “El calentamiento del planeta: informe


de Greenpeace” J. Legget y de “Calentamiento y desastre en Nueva
Orleáns” M. Boyer, El País, 21-9-05.

Materiales de investigación: Texto

ARGUMENTOS DE PAÍSES RICOS


3
Y POBRES EN TORNO AL
CALENTAMIENTO GLOBAL

A raíz de la Revolución Industrial comenzó a emplearse com-


bustibles fósiles de manera creciente hasta nuestros días, lo que ha
liberado cantidades significativas de CO2 a la atmósfera. Al mismo
tiempo la deforestación emprendida en Europa en siglos anteriores,
prosiguió no sólo en este continente sino que se extendió a todos los
demás disminuyendo la capacidad de sumidero de CO2 del medio
natural. Ambos impactos, contaminación y deforestación, son, entre
otros, la otra cara del crecimiento económico (desarrollo).
193-230 CTMA 27/10/07 08:35 Página 229

Unidad 5: Dinámica de la atmósfera. Problemática y sostenibilidad 229

Por otra parte, la creciente concentración de CO2 en la


atmósfera seguramente está produciendo un incremento del efecto
invernadero y ello ha alertado a ecologistas, parte de la comunidad
científica y a la población acerca de los potenciales riesgos que
podría desencadenar: como un cambio climático impredecible, la
elevación del nivel del mar, cambios en los ecosistemas. De hecho
son estos riesgos potenciales los que han alarmado a los políticos y
han posibilitado la organización de convenciones sobre el cambio
climático.
En el siguiente diagrama causal pueden verse estas relacio-
nes. Adviértase que los riesgos potenciales funcionan como un paso
que cierra un bucle autorregulador; en efecto, estos riesgos pueden
suponer muchas más pérdidas de los beneficios que se obtienen por
el consumo de combustibles fósiles. Además, tarde o temprano se
añadirá otro bucle autorregulador que proviene de la pérdida de
reservas de combustibles fósiles.

¿Qué soluciones se plantean en estos foros internacionales?


En esencia, se trata de intentar frenar el incremento del efecto inver-
nadero, evitando al mismo tiempo que se pongan en marcha los dos
bucles autorreguladores, dado que de lo contrario el desarrollo se
vería interrumpido. De modo que si no quiere modificar la causa del
problema que es el modelo de desarrollo, sólo queda actuar, o bien
sobre la contaminación, o bien sobre los sumideros. Respecto a
actuaciones positivas sobre los sumideros, además de la reforesta-
ción, se propone la absorción y posterior almacenamiento de dióxi-
do de carbono, en antiguas minas de carbón, formaciones geológi-
cas apropiadas, yacimientos de petróleo y gas natural y acuíferos
salinos profundos. Según un informe de Naciones unidas se podría
captar hasta un 40% de las emisiones en los próximos años.
Los problemas empiezan en el momento en que todos los
países saben que derecho a contaminar significa derecho al desarro-
llo, por lo cual los Países Desarrollados (PD) no quieren perder su
193-230 CTMA 27/10/07 08:35 Página 230

posición de privilegio, mientras que los Países en vía de Desarrollo


(PvD) pretenden acelerar el suyo para acercarse a los PD.
Veamos las posiciones de unos y otros.
Los PD no se niegan a reducir la contaminación siempre y
cuando ello no suponga una pérdida de competitvidad industrial.
Esta reducción es insignificante para la envergadura del problema y
fundamentalmente se puede hacer aumentando la eficiencia energé-
tica, sustituyendo los combustibles fósiles por energías alternativas
y utilizando filtros anticontaminantes. En cualquier caso, no se pre-
tende reducir el uso de la energía, sino continuar aumentándolo
puesto que el desarrollo lo exige. La sustitución de los combustibles
fósiles por energías alternativas es una esperanza pero las compañí-
as petroleras constituyen un gran poder fáctico y se niegan a perder
su negocio. Por otra parte, algunos países, como EE.UU. -no así la
CE- pretenden crear un mercado en torno a los derechos de conta-
minación; en esencia, necesitan comprar a los PvD derechos de con-
taminación para continuar creciendo industrialmente.
Los PD también exigen sacrificios a los PvD, exigiendo que
compartan el compromiso de contaminar menos y mantengan la
masa forestal.
Los PvD responsabilizan -y con razón- a los PD del proble-
ma, por lo que les exigen que reduzcan sus emisiones y que permi-
tan el incremento de emisiones de ellos mismos para acercarse al
desarrollo de los PD y solventar así una injusticia histórica. Están
dispuestos a frenar la deforestación si a cambio los PD les propor-
cionan ayuda financiera y tecnológica.
A la vista del problema, no es de extrañar que los acuerdos
alcanzados por ahora sean mínimos y además no se cumplan.
¿Cuál puede ser la alternativa desde una perspectiva de la
sostenibilidad? No es nada simple, pero desde luego debería incidir
en la causa que no es otra que nuestro modelo de crecimiento con-
tinuo.
231-280 CTMA 27/10/07 08:36 Página 231

UNIDAD

6 LA HIDROSFERA.
PROBLEMÁTICA
Y GESTIÓN
SOSTENIBLE
1. EL AGUA. UNA SUSTANCIA MUY EXTRAÑA
2. UNA CUESTIÓN DE CIFRAS. DISTRIBUCIÓN Y ENOVACIÓN
DE LA HIDROSFERA
3. DINÁMICA DE LA HIDROSFERA
4. EL AGUA COMO RECURSO
5. IMPACTOS SOBRE LA HIDROSFERA
6. RIESGOS
7. GESTIÓN DE LOS RECURSOS HÍDRICOS
231-280 CTMA 27/10/07 08:36 Página 232
231-280 CTMA 27/10/07 08:36 Página 233

Unidad 6: La hidrosfera. Problemática y gestión sostenible 233

UNIDAD 6:
LA HIDROSFERA.
PROBLEMÁTICA Y GESTIÓN
SOSTENIBLE

1. EL AGUA, UNA SUSTANCIA MUY EXTRAÑA


¿Por qué el agua ha sido y es tan importante en nuestro planeta?
La explicación hay que buscarla en su estructura molecular
que le permite una gran polaridad y explica la rareza de sus propie-
dades (Fig. 1). Es la única sustancia, junto con el mercurio, que se
mantiene líquida a temperaturas, incluida la ambiental, en la que el
resto de los líquidos se transforman en gases; mantiene objetos más
pesados en su superficie; almacena y cede grandes cantidades de
calor con cambios pequeños de temperatura; es capaz de mantener
flotando un volumen sólido de ella misma (hielo).
Debido a su calor específico el agua líquida tiene un elevado
punto de evaporación (100ºC) y bajo de congelación (0ºC). Sin esta
propiedad el agua en la tierra o en los tejidos de los organismos
vivos estaría en forma gaseosa o sólida (hielo) y la vida no existiría
tal y como la conocemos.

Fig. 1 Por la posición que ocupan los dos átomos de hidrógeno respecto al oxígeno, la
molécula de agua posee un fuerte carácter dipolar (a) que determina la formación de puentes de
hidrógeno entre moléculas. Por este motivo, el agua pura H2O sólo se encuentra en estado gase-
oso (b), en cambio en forma líquida y sólida lo que encontramos es un polímero (H2O)n de dis-
tinto orden según la temperatura. En forma líquida se presenta como un compuesto con una
estructura compleja formada por agrupaciones de moléculas y de moléculas individuales llenan-
do los huecos (c). En forma de hielo tiene una estructura hexagonal, menos compacta que el agua
líquida y por eso menos densa (d).
231-280 CTMA 27/10/07 08:36 Página 234

234 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

También por su alto calor específico el agua líquida y el vapor


de agua almacenan y ceden grandes cantidades de calor con cam-
bios pequeños de temperatura. Esta propiedad protege a los organis-
mos, especialmente a los acuáticos, de cambios bruscos de tempe-
ratura y ayuda a modular las diferencias climáticas.
El agua líquida tiene un calor de evaporación (a 100ºC es de
537 caloría gramo) y fusión (a 0ºC es de 79 calorías por gramo) muy
elevados. Esta capacidad para absorber grandes cantidades de calor
cuando se condensa o cuando el hielo se convierte en líquido es un
factor clave para explicar la distribución de calor alrededor de nues-
tro planeta y por tanto actúa como un importantísimo regulador del
clima local y mundial. También explica cómo la evaporación del
agua es un proceso de refrigeración efectivo de plantas y animales.
El carácter dipolar de la molécula del agua explica su capaci-
dad disolvente, ya que tiende a interaccionar eléctricamente con
numerosas sustancias dispersándolas en su seno. Este hecho le per-
mite llevar disueltos gases o sustancias de carácter polar, como
nutrientes y otros elementos que los incorpora y transporta a través
de los tejidos de los organismos. Por este motivo, se puede decir que
en la naturaleza no existe el agua pura. Desde la perspectiva
medioambiental es un excelente medio de dispersión de desechos,
transportándolos tanto en disolución como en suspensión.
El agua líquida se expande cuando se congela disminuyendo
su densidad. De esta forma el hielo flota en un volumen de agua
líquida y explica cómo cuando un ecosistema acuático se congela lo
haga de arriba a abajo. Si fuera al revés, los lagos, humedales y ríos
de las zonas frías de la Tierra serían sólidos al congelarse lo cual no
permitiría el desarrollo de la vida acuática invernal. También el
aumento de volumen del agua sólida explica los daños que ocasio-
na en infraestructuras de las sociedades (rotura de cañerías, de sis-
temas de refrigeración de motores, etc.)
La vida y el funcionamiento del sistema ecológicos de la bios-
fera hay que entenderlos, en último término, como resultado de las
anomalías de la molécula de agua. El agua se nos presenta como una
sustancia increíble que une la humanidad al resto de los seres vivos
y a nuestro planeta.

2. UNA CUESTIÓN DE CIFRAS. DISTRIBUCIÓN Y


RENOVACIÓN DE LA HIDROSFERA.
Hoy en día se supone que el agua de nuestro planeta no pudo resul-
tar de la condensación de una atmósfera gaseosa primitiva sino que
procede de una exudación de la corteza terrestre antigua. Existen
opiniones contrarias sobre si el volumen de esta sustancia ha perma-
necido constante desde sus orígenes o se ha ido incrementando.
Actualmente se estima que la cantidad total de agua de nuestro pla-
neta es de unos 1.400 millones de Km3. Generalmente hay una ten-
dencia a interpretar el movimiento y distribución del agua como
231-280 CTMA 27/10/07 08:36 Página 235

Unidad 6: La hidrosfera. Problemática y gestión sostenible 235

fenómenos locales, dando nombres a entidades discretas como ríos,


lagos, lluvia de otoño, etc. Sin embargo, tales entidades forman un
único recurso distribuido en tres grandes compartimentos: continen-
tes, atmósfera y océanos y unificado a través del ciclo hidrológico.
Tal y como se observa en la Tabla 1, el volumen de agua en la
Tierra es muy desigual entre estos tres compartimentos. Los océa-
nos mantienen el 97,4% de todo el agua mientras que en los conti-
nentes, poseen menos del 3% del planeta. Además en estos últimos
la cantidad de agua dulce y salina es prácticamente igual. La canti-
dad de agua en la atmósfera es insignificante tan sólo de 0.0105
millones de Km3 a pesar de que por ello posee un gran papel en la
atmósfera.
Otro aspecto muy importante a tener en cuenta es la tasa de
renovación de cada compartimento (Tabla 1) o el tiempo necesario
para cambiar todo el agua que contiene. Este parámetro nos va a dar
una buena idea de su dinamismo. Se puede apreciar cómo el agua
pasa el menor tiempo en la atmósfera y el más largo en las capas
más profundas de los océanos.

Volumen de agua Tiempo medio


Comportamiento % del total
(Millones de Km3) de renovación

Océanos 1.348,00 97,40 Unos 3.000 años

Glaciarres, hielo 27,82 2,01 Miles de años

Aguas subterráneas 7,00 0,50 Decenas a miles de años

Humedad del suelo 0,15 0,01 Semanas a años

Aguas de superficie 0,23 0,02


- lagos 0,125 0,09 De 1 a 100 años
- ríos 0,0012 0,00009 De 12 a 20 días

Atmósfera 0,0130 0,0008 De 9 a 10 días

Tabla 1. Distribución del agua de la Tierra en distintos compartimentos


indicando su tiempo medio de renovación.

El 75% del volumen total de agua dulce de los continentes se


encuentra prácticamente bloqueado en los casquetes polares al
poseer una tasa de renovación del orden de miles de años. Esta can-
tidad de agua sería suficiente para mantener a todos los ríos del
mundo con un flujo importante durante 900 años.
La enorme abundancia de este elemento, principalmente en su
forma líquida, ha permitido que exista tiempo suficiente como para
que los rasgos más característicos del escenario físico y biológico de
nuestro planeta hayan sido modulados. De esta forma podemos
encontrar sus manifestaciones, seguir sus huellas a través de los pro-
cesos geológicos, geoquímicos, biológicos y ecológicos y sociocul-
turales que ha condicionado.
231-280 CTMA 27/10/07 08:36 Página 236

236 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

3. DINÁMICA DE LA HIDROSFERA

3.1 El ciclo del agua


Como vimos al principio el agua puede encontrarse en tres estados
físicos, sólido, liquido o gaseoso, según gane o pierda energía. El
paso de un estado a otro hace que continuamente se esté transfirien-
do de un compartimento a otro dando lugar a un modelo cíclico de
movimiento o ciclo del agua (Figura 2).

Fig. 2. Representación esquemática del ciclo del agua mostrando sus rutas más
importantes y los procesos de ganancia y pérdida de energía que condicionan su
estado físico y movimiento.

Aunque una fracción del agua existente en el planeta es intro-


ducida en el manto terrestre y expulsada de nuevo a la superficie
debido a los procesos ligados al movimiento de las placas litosféri-
cas, denominaremos ciclo del agua al movimiento cíclico de esta
sustancia en el planeta, mantenido por la acción de la energía solar
y de la gravedad terrestre, a través de la hidrosfera, atmósfera y
litosfera.
Mientras la energía solar hace ascender grandes masas de
agua, la energía gravitatoria se encarga de hacerla circular hacia los
puntos más bajos de la litosfera.
El ciclo del agua colecta, purifica y distribuye el agua de la
hidrosfera, siendo los procesos de evaporación, condensación,
transpiración, precipitación y escorrentía los que condicionan su
reciclado.
Desde una perspectiva sistémica, el ciclo del agua hay que
entenderlo como una gran máquina térmica o un gran destilador
que utiliza la cuarta parte de la energía que llega del sol; aproxima-
damente más de 4.000 veces la energía producida por las centrales
de todo tipo del mundo. En la fotosíntesis, y a modo comparativo,
231-280 CTMA 27/10/07 08:36 Página 237

Unidad 6: La hidrosfera. Problemática y gestión sostenible 237

sólo se utiliza el 1%. Las aguas de los océanos poseen una entropía
mayor que las continentales, no sólo porque han perdido energía
mecánica sino porque constituyen un medio más homogéneo donde
se dispersan todo tipo de sustancias. Gracias al calor solar, parte del
agua puede eludir este estado entrópico y transformarse en un agua
más pura y de mayor energía potencial.
El mar tiene una tasa de renovación muy baja y un balance pre-
cipitación– evaporación muy diferente al de los continentes (Fig. 3).
En los océanos se evapora más agua de la que llueve, aproximada-
mente 40.000 km3 más, mientras que en los continentes sucede lo
contrario, de modo que la pérdida de agua por los océanos es com-
pensada con la que llega de los continentes por escorrentía, diferen-
cia que supone unos 40.000 km3 anuales, que es el agua que va a cir-
cular por la tierra. Este agua evaporada se mueve rápidamente, unos
doce días, por la atmósfera hasta caer en los continentes formando
parte de sus distintos tipos de ecosistemas acuáticos (ríos, lagos,
humedales, acuíferos) moviéndose según sus tiempos medios de
renovación (días hasta miles de años, Tabla 1). El hombre intenta
mediante diferentes actuaciones (embalses, canalizaciones, trasva-
ses, etc.) impedir que el agua que circula por los continentes llegue
al mar para aprovecharse de este recurso.

Fig. 3. Balance global del agua en el Planeta. Se indican los volúmenes del movimiento de agua por evaporación y pre-
cipitación y transporte, así como el tiempo de renovación de cada compartimento y las tasas de renovación (según
Margalef & Prat, 1986)
231-280 CTMA 27/10/07 08:36 Página 238

238 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

Los sistemas ecológicos que conforman la biosfera dependen


de un flujo de energía y de un ciclo de nutrientes o elementos esen-
ciales para la construcción de biomoléculas. En este contexto y
debido a su capacidad como disolvente, sin el ciclo del agua, los
ciclos biogeoquímicos no existirían, los ecosistemas no funcionarí-
an y no se podría mantener la vida en nuestro planeta. Por otra parte
el ciclo del agua afecta al balance de calor de la tierra al transpor-
tar este desde las latitudes bajas a las altas. Hace de este modo,
menos desiguales las variaciones térmicas del globo con relación a
los gradientes internos esperados.
Es necesario para la estabilidad de nuestro planeta que se man-
tenga el balance global del agua. Si la gestión de los recursos hídri-
cos se considera, como ocurre frecuentemente, un problema local o
nacional en vez de un problema global, determinados proyectos
pueden afectar al plantea como un todo o una gran parte de él. La
sociedad humana sigue sin percibir la importancia del ciclo del agua
y lo que es más importante sin respetar su carácter cíclico; todavía
seguimos hablando de buen y mal tiempo, de desequilibrios hidro-
lógicos, de pertinaz sequía, inundaciones catastróficas, etc.
El profesor González Bernáldez considera que las aguas subte-
rráneas constituyen la cara oculta del ciclo del agua o las alcantari-
llas del paisaje y que juegan un papel ecológico, no reconocido
hasta hace poco tiempo, fundamental en la organización y funciona-
miento de los ecosistemas de la superficie de los continentes, espe-
cialmente de las regiones áridas o semiáridas.

ACTIVIDADES DE APLICACIÓN
1. ¿Por qué se emplea el agua en la refrigeración de las centrales nucleares y térmicas?
2. ¿Cómo influyen los océanos en el clima teniendo en cuenta el elevado calor específico del agua?
3. ¿A qué característica de la molécula del agua se debe su capacidad para disolver sustancias y sufrir
contaminación?
4. ¿Qué tipos de agua pueden considerarse recursos renovables? ¿Qué cantidad de agua sería la máxi-
ma disponible?

3.2 Las aguas oceánicas


Los océanos y mares cubren aproximadamente las tres cuartas par-
tes de la superficie del globo terráqueo y poseen una profundidad
media de 3.800 metros.
3.2.1 Características
Debido al elevado poder de disolución del agua y al tiempo
transcurrido desde que se formó nuestro planeta existe una gran
variedad de iones disueltos en los océanos cuya concentración en
tanto por mil oscila entre 33 y 38. La distribución de la salinidad en
los océanos no es homogénea pues intervienen factores como la for-
mación de hielo y el deshielo, la evaporación, el vulcanismo subma-
rino, las precipitaciones y otros aportes de agua dulce de proceden-
231-280 CTMA 27/10/07 08:36 Página 239

Unidad 6: La hidrosfera. Problemática y gestión sostenible 239

cia continental y la fijación de sales por determinados organismos,


especialmente de carbonato cálcico, como ya se pudo estudiar en la
unidad 3.
Así mismo, las aguas oceánicas contienen gases disueltos dado
que la capa de agua que se encuentra en contacto con la atmósfera
interacciona con la misma, por lo que predominan gases como el
N2, el O2 y el CO2. La solubilidad de los gases disminuye al aumen-
tar la temperatura; en aguas frías su concentración es mayor que en
aguas cálidas.
La temperatura del agua de los diferentes océanos varía según
su latitud como ocurre con la temperatura atmosférica, debido a la
diferente radiación solar que llega a las distintas latitudes. También
se produce una variación de la temperatura en sentido vertical (Fig.
4) distinguiéndose una capa superficial, de 200-500 m, con una tem-
peratura que oscila entre los 12ºC y 30ºC según su latitud, la zona
profunda, con una temperatura que va bajando lentamente desde los
3ºC hasta cerca de los 0ºC , y una zona intermedia de unos 1000 m,
denominada termoclina, en la que el descenso de temperatura con la
profundidad es muy brusco. En latitudes elevadas, en las zonas árti-
ca y antártica, la temperatura en superficie es ya cercana a los 0º por
Fig. 4
lo que no se distinguen estas capas dado que la misma apenas varía
con la profundidad (Fig. 5).
Por último, otro parámetro importante a tener en
cuenta es la densidad, sobre todo para explicar la diná-
mica vertical de las corrientes oceánicas. La densidad
del agua de mar varía en proporción directa con la
salinidad y en proporción inversa con la temperatura.
3.2.2 Dinámica de las aguas oceánicas
Se diferencian dos tipos de corrientes oceánicas:
superficiales y profundas.
Fig. 5
Las aguas superficiales presentan un continuo movimiento
debido fundamentalmente a su interacción con los vientos dominan-
tes. Estos vientos provocan corrientes que modifican su ruta al cho-
car contra los continentes dando lugar, tanto en el hemisferio norte
como en el sur, a otras circulares (Fig. 6).
En latitudes bajas, estas corrientes son iniciadas por los vien-
tos alisios que las dirigen hacia el oeste. Al encontrarse con las cos-
tas occidentales giran, siendo desviadas por el efecto de Coriolis.
Unas se dirigen hacia latitudes polares suavizando su clima (una de
estas corrientes es la Corriente del Golfo que suaviza el clima de las
costas orientales del Norte de Europa), y otras se dirigen hacia lati-
tudes ecuatoriales, refrescando el clima de estas zonas. Existen,
otras corrientes superficiales como la corriente del Labrador que
baña las costas de Terranova, la de Kanchatka, que atraviesa el
estrecho de Bering y la corriente circumpolar antártico en el hemis-
ferio sur.
231-280 CTMA 27/10/07 08:36 Página 240

240 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

Fig. 6. Corrientes superficiales y climas del mundo

Es particularmente importante el efecto conocido con el nom-


bre de afloramiento que se produce en zonas de vientos alisios. En
estas zonas, los alisios desplazan el agua superficial y producen un
efecto de arrastre de las aguas más profundas y frías que ascienden
hacia la superficie llevando consigo partículas y minerales del
fondo que fertilizan de manera natural estas zonas del planeta. Así
encontramos los ricos caladeros del Perú, California, costas de
Mauritania y Angola en Africa.
Se ha observado que periódicamente se producen perturbacio-
nes en las corrientes oceánicas y atmosféricas en la zona del
Pacífico sur. En la situación normal (denominada la Niña) los vien-
tos alisios empujan hacia el oeste el agua superficial del Pacífico;
así se forma nubosidad en las costas occidentales asiáticas, escasez
de lluvias en la costa sudamericana y al mismo tiempo, provocan el
afloramiento de una corriente de agua profunda y fría que rompe la
termoclina y fertiliza las costas sudamericanas, especialmente las de
Perú cuyos recursos pesqueros son extraordinarios.
Sin embargo, aproximadamente cada cuatro años y no sabiéndo-
se todavía por qué, los alisios amainan, las aguas cálidas invaden el
Pacífico este, impidiendo el afloramiento, mengua la riqueza pesque-
ra, las lluvias del sudeste asiático se desplazan hacia el centro del
Pacífico y las costas americanas, provocando sequías en Australia y
el sudeste de Asia. Es la situación conocida como el Niño.
Las corrientes profundas son movimientos verticales origina-
dos por la diferencia de densidad del agua debida a su temperatura
y salinidad. El motor de esta circulación se halla en las proximida-
des de Groenlandia, cerca del límite de los hielos donde el agua
salada fría y densa tiende a hundirse. Esta corriente recorre el fondo
231-280 CTMA 27/10/07 08:36 Página 241

Unidad 6: La hidrosfera. Problemática y gestión sostenible 241

del Atlántico de norte a sur hasta que entra en contacto con las géli-
das aguas del Antártico. Parte de ella asciende, calentándose y retor-
nando a su lugar de origen .El resto se sumerge debido al intenso
enfriamiento y discurre por el fondo del océano Índico, donde parte
de ella asciende, mientras el resto llega al Pacífico donde se eleva y
se calienta.
La visión sistémica de la dinámica oceánica trata de entender
ésta de manera global, dado que todos los océanos se encuentran
comunicados. Desde este punto de vista, se concluye que existe una
corriente global que discurre a través de todos los océanos, que cir-
cula en algunos tramos superficialmente y en otros en profundidad
y que traslada y distribuye el calor y la nubosidad, convirtiéndose
en un factor esencial para entender el clima a nivel global y la dis-
tribución de los recursos pesqueros.
Así, por ejemplo, se explica el fenómeno del Niño que cícli-
camente actúa sobre las costas orientales de centro y sudamérica
provocando huracanes y lluvias torrenciales. En la situación normal
(denominada la Niña) los vientos alisios empujan hacia el oeste el
agua superficial del Pacífico; así se forman corrientes que causan
aridez en estas costas y llevan nubosidad a las costas occidentales
asiáticas (Fig. 7). Al mismo tiempo, provocan el afloramiento de
una corriente de agua profunda y fría que rompe la termoclina y fer-
tiliza las costas sudamericanas, especialmente las de Perú cuyos
recursos pesqueros son extraordinarios.

Fig. 7. Los fenómenos de la Niña y del Niño en el Pacífico

Sin embargo, aproximadamente cada cuatro años y no sabién-


dose todavía por qué, los alisios amainan, desaparece el afloramien-
to, mengua la riqueza pesquera, se forma la termoclina y el agua
superficial se caldea. Esto provoca nubosidad estable formándose
grandes borrascas y huracanes que, en ocasiones, causan grandes
desastres en América Central y del Sur. Es la situación conocida
como el Niño (Fig. 7).
231-280 CTMA 27/10/07 08:36 Página 242

242 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

ACTIVIDADES DE APLICACIÓN
5. Teniendo presente que el agua oceánica tiene gases en disolución ¿podría potenciarse el efecto
invernadero con el calentamiento del agua de mar? Razónalo.
6. ¿Por qué en latitudes elevadas desaparece la termoclina? ¿En qué otras zonas del planeta ocurre
este fenómeno y por qué? ¿Qué consecuencias posee para la pesca?
7. Fíjate en el mapa de la Figura 6. ¿Qué correspondencias observas entre las corrientes oceánicas y
el clima de las costas afectadas por ellas?
8. Completa el siguiente diagrama causal y explica a partir de él los fenómenos del Niño y de la Niña

3.3 Aguas continentales.


Como es sabido, las aguas continentales llevan en disolución diver-
sas clases de sustancias en concentración variable. Ello depende de
las distintas zonas continentales por las que pasan y de la atmósfe-
ra. No obstante, la concentración salina del agua continental es baja,
considerándose aguas dulces aquellas que poseen una concentración
salina menor de 1 gramo/litro.
3.3.1 La cuenca hidrográfica como sistema.
Desde un punto de vista dinámico conviene considerar el con-
cepto de cuenca hidrográfica. Una cuenca hidrográfica es una
superficie de terreno que recoge y concentra las aguas de precipita-
ción en un sistema de drenaje (Fig.8a). Se halla limitada geográfi-
camente por las crestas de las montañas de un valle que actúan
como divisorias de aguas, es decir distribuyen el agua de precipita-
ción entre las distintas cuencas. Por lo tanto, una cuenca hidrográfi-
ca es una unidad natural del territorio que está relacionada con el
drenaje de las aguas. Como los ríos desembocan unos en otros, las
cuencas pueden ser de distinto orden: primero, segundo, tercero,
etc. (Fig.8b).
Toda cuenca hidrográfica puede ser considerada como un sis-
tema con un ciclo del agua propio (Fig. 9). Las entradas de agua a
la cuenca proceden de la precipitación (P) o bien de otra cuenca.
Parte del agua que llega a una cuenca por precipitación circulará en
231-280 CTMA 27/10/07 08:36 Página 243

Unidad 6: La hidrosfera. Problemática y gestión sostenible 243

Fig. 8a

Fig. 8b. Distintos órdenes de cuencas hidrográficas

superficie hacia la red de drenaje (riachuelos, ríos, lagos) hasta lle-


gar a otro río o al mar; es la escorrentía superficial (ES). Otra parte
se infiltrará (I), una cierta cantidad quedará retenida en el suelo y
otra continuará infiltrándose en el subsuelo hasta alimentar a los
acuíferos que son almacenes de agua subterránea.
Parte del agua recogida por la cuenca sufrirá procesos de eva-
potranspiración (ET), se evaporará debido al calor solar y será trans-
pirada por la vegetación.
En el siguiente diagrama de flujo se puede apreciar el balance
de entradas y salidas de agua en el sistema cuenca.
El balance hídrico de una cuenca puede establecerse mediante
una ecuación que exprese la igualdad entre las entradas y salidas y
las oscilaciones de las reservas de agua ( R), constituidas por glacia-
res, lagos, acuíferos y agua del suelo.
231-280 CTMA 27/10/07 08:36 Página 244

244 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

Fig. 9. Diagrama de flujo de una cuenca hidrografica, donde se aprecian las entradas,salidas
y las interacciones. Leyenda: P. Precipitación, ET: Evapotranspiración, ES: Escorrentería
superficial, I: Infiltración, R: Reservas, S: Salida (Modificado de Bach, Alambique nº 27)

Si solamente tenemos en cuenta la entrada de agua por preci-


pitación, la ecuación será:
P = ES + I + ET ± R (1)
Ahora bien, el agua de los acuíferos también puede salir y ali-
mentar a ríos, lagos y mares, de modo que para un período suficien-
temente largo, podemos considerar que el agua que entra y sale de
los acuíferos es constante. De modo que, a efectos de contabilidad,
sólo tendremos en cuenta el agua que sale de la cuenca (ES+I) y que
llamaremos (S):
P = S + ET ± R (2)
Si consideramos el balance en un período amplio de tiempo, la
variación de las reservas puede despreciarse, con lo que queda una
ecuación más simplificada:
P = S + ET (3)
Por lo tanto,
S = P - ET (4)
lo cual quiere decir que S representa el volumen de los recur-
sos hídricos renovables de una cuenca en un período determinado,
generalmente, un año. El valor de S es relativamente fácil de medir,
231-280 CTMA 27/10/07 08:36 Página 245

Unidad 6: La hidrosfera. Problemática y gestión sostenible 245

se obtiene mediante estaciones de aforo situadas a la salida de la


cuenca y en diversos puntos de su interior. La precipitación se obtie-
ne a partir de los datos suministrados por los pluviómetros situados
en las diversas estaciones climatológicas. El valor de ET es difícil
de estimar empíricamente; no obstante hay métodos que lo hacen y
se puede ver si son fiables cotejando los valores obtenidos con el
resultado de restar P menos S.
3.3.2 Escorrentía superficial
Como hemos indicado, parte del agua que hay en una cuenca
discurre a nivel superficial originando ríos y lagos. Estos pueden
considerarse tanto como ecosistemas como sistemas geológicos e
hidráulicos; aquí sólo estudiaremos los aspectos hidráulicos del río.
Todo río es un sistema hidráulico cuyas variaciones de caudal a lo
largo del tiempo puede representarse mediante un hidrograma
(Fig.10).
Fig. 10
Como hemos estudiado anteriormente, el tiempo medio de
renovación del agua que transporta un río es muy bajo; basta un
período de entre 12 y 20 días para que el agua de un río se renueve
por completo.
En cambio los lagos son masas de agua acumuladas en la
superficie de los continentes que poseen un tiempo de renovación
muy superior, entre 1 y 100 años. Las fuentes de alimentación de un
lago pueden ser diversas. Además de la lluvia, pueden ser ríos,
aguas subterráneas, aguas de deshielo, etc. Las salidas de agua del
lago son la evaporación y desagües naturales. Dependiendo de la
existencia o no de desagües los lagos serán más o menos salados.
Por otra parte, en los lagos también se observa la estratificación
en capas que hay en los océanos. Hay una capa de agua superficial
más cálida, a continuación se encuentra la termoclina o zona interme-
dia donde el cambio de temperatura del agua es relativamente brusco
y en profundidad una capa más fría. Estas capas impiden la mezcla
de las aguas, pero al llegar el otoño e invierno la capa superior se
enfría, adquiere más densidad y se hunde, propiciando la mezcla.
3.3.3 Aguas subterráneas
Los acuíferos también constituyen sistemas hidráulicos abier-
tos, aunque las entradas y salidas de agua son extraordinariamente
lentas. Su tiempo medio de renovación está comprendido entre
decenas y miles de años. En este último caso la renovabilidad es tan
pequeña que pueden considerarse “cuasi” cerrados, denominándose
acuíferos “fósiles”. Las entradas de agua al acuífero son las precipi-
taciones, pero también ríos, lagos, etc., y las salidas de agua se rea-
lizan por evaporación, formando manantiales, desaguando en ríos y
lagos o desembocando directamente en el mar.
Para que se puedan formar acuíferos es preciso ciertas condi-
ciones litológicas. Debe existir una roca permeable, es decir porosa
o que se encuentre muy fisurada para que el agua pueda circular en
su interior empujada por la gravedad y, en segundo lugar, situado
231-280 CTMA 27/10/07 08:36 Página 246

246 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

más profundamente, un sustrato impermeable que permita la acu-


mulación del agua.
En un acuífero se distinguen dos zonas (Fig. 11): Una zona
de aireación, donde los poros de la roca no sólo contienen agua sino
aire. Dentro de esta capa se encuentra el suelo que almacena agua
capilar entre sus partículas. Una zona freática o manto freático, satu-
rada de agua y situada por debajo de la anterior. El límite entre estas
dos capas se denomina nivel freático cuya profundidad es variable
dependiendo de la estacionalidad.

Fig. 11. Acuífero con las zonas de aireación y saturación

ACTIVIDADES DE APLICACIÓN

9. Elabora un diagrama causal a partir de la ecuación (1).


10. Fíjate en la figura 10 ¿cuál de los hidrogramas corresponde a la intervención? Justifica tu res-
puesta.
11. ¿Cómo es posible que si el agua de un río tiene un tiempo de renovación de 11 ó 12 días, haya
agua en él tras un mes de sequía?
12. Un valle del norte de España con una superficie de 3 Km2, tiene una precipitación anual media
de 800 l/m2 que alimenta un pequeño curso de agua. La evapotranspiración en toda la cuenca es
del 10% del valor de precipitación aproximadamente. Los terrenos del valle son la mitad de arci-
llas y la otra mitad de calizas , que permiten la infiltración del 5% y del 25% respectivamente.
¿Cuál es la escorrentía en l/m2 en la salida de esa cuenca?
Si en la salida de esa cuenca existe un pueblo de 2000 habitantes con un consumo medio de 30 l/
hab./día ¿Tendrán problemas en el abastecimiento de agua?
c) ¿Podría instalarse en el pueblo una fábrica que consume 0,5 m3/seg. de agua? Valora solucio-
nes para poderse realizar dicho proyecto.
231-280 CTMA 27/10/07 08:36 Página 247

Unidad 6: La hidrosfera. Problemática y gestión sostenible 247

4. EL AGUA COMO RECURSO

ACTIVIDAD DE INVESTIGACION

¿DE CUÁNTA AGUA DISPONEMOS? ¿CÓMO Y CUÁNTA CONSUMIMOS? ¿HASTA


CUÁNDO PODEMOS SEGUIR ASÍ?

4.1 La intervención en la cuenca


El agua constituye uno de los recursos más importantes
para el ser humano puesto que es necesario un consumo
endosomático de ella para poder sobrevivir. Sien embargo,
desde la antigüedad hasta la actualidad el ser humano ha
necesitado cada vez más agua para un consumo exosomá-
tico. Si cada persona viene a necesitar para poder vivir una
cantidad de agua de 1,5 litros diarios, hoy, el consumo de
una persona de un país occidental como España es de unos
300 a 350 litros diarios. Fig. 12

Este agua la ha obtenido y obtiene el hombre de las cuencas


hidrográficas, bien sea de los ríos, manantiales, lagos o aguas sub-
terráneas. Se calcula que sin intervenir mediante obras en una cuen-
ca hidrográfica, el hombre podría extraer del ciclo del agua como
mucho un 10% de la misma. La intervención tiene por objeto frenar
la salida de agua de la cuenca y desviar del ciclo del agua natural
una cantidad mayor del 10% para uso humano, concretamente en
España es de un 40%. (Fig. 12).
La intervención se realiza mediante la construcción de presas
y embalses, canales y tuberías, y trasvases (canales que llevan el
agua de una cuenca a otra), la extracción del agua de los acuíferos
y la desalación del agua de mar. Esta intervención en los flujos de
agua genera nuevas interacciones en el sistema cuenca (Fig. 13).
La sociedad extrae un cierto volumen de agua tanto de las
aguas de escorrentía superficial como de los acuíferos. Parte de la
misma se hace retornar a la cuenca, principalmente a los ríos o al
mar, aunque otra parte puede ser reutilizada por la sociedad; en oca-
siones, después de haber sido depurada. También cabe señalar que
parte es consumida saliendo fuera de la cuenca (exportación de ali-
mentos y agua) pero aproximadamente, una cantidad similar es
devuelta a la cuenca por importación de productos.
Mientras el hombre utilice sólo una cantidad de agua menor o
igual al flujo renovable, las reservas de agua se conservarán en el
tiempo. En España, y en otros muchos países no se ha tenido en
cuenta la renovabilidad de los diferentes flujos y compartimentos
existentes en el ciclo del agua de cada cuenca, por lo que algunas
reservas, especialmente de agua subterránea, han descendido drásti-
camente. En la utilización del agua de los ríos hay que tener presen-
te que se debe garantizar un caudal mínimo o ecológico para que los
ecosistemas acuáticos y ribereños no se resientan. Este caudal es
231-280 CTMA 27/10/07 08:36 Página 248

248 Ciencias de la Tierrra y del Medio Ambiente

muy difícil de calcular porque hay que tener presente las oscilacio-
nes en la precipitación y hay una gran incertidumbre en cuanto a la
cantidad de agua que necesitan las especies y ecosistemas para man-
tenerse sin riesgo de extinción y degradación.

Fig. 13. Diagrama de flujo de una cuenca hidrográfica, con intervención. Después del uso del agua hay un retorno a ES y
posibilidad de reutilización. En ambos casos puede haber sido depurada. (Modificado de Bach, Alambique nº 27)

4.2 Usos del agua


Los usos del agua son múltiples, pero pueden clasificarse en dos
grandes grupos: consuntivos y no consuntivos.
4.2.1 Usos consuntivos
Los usos consuntivos conllevan una desaparición del volumen
de agua o al menos una pérdida de calidad que la hace inutilizable
de nuevo directamente. Existen tres grandes usos consuntivos: el
uso doméstico o urbano para sobrevivir, saneamiento, cocina, servi-
cios, etc., el uso industrial para refrigeración, preparación de diso-
luciones, limpieza, depósito de vertidos peligrosos, etc. y el uso
agrícola para el regadío y la ganadería (Fig 14).