Está en la página 1de 7

UNIVERSIDAD PERUANA CAYETANO HEREDIA

Facultad de Medicina Alberto Hurtado

FARMACOLOGÍA

CASO CLÍNICO 4

Integrantes:

Estela, Cinthya

Fronda, Vanessa

Hanada, Mitsuru

Quevedo. César

Sánchez, Lady

Valle, Andrea

2009

Lima- Perú
CASO CLINICO 4

1. Exámenes Complementarios:
Algunos exámenes que ayuden a dilucidar la causa de las molestias en la
paciente (fatiga, incremento en la frecuencia urinaria y sed) son importantes
para dar un diagnóstico definitivo a la paciente, pues los síntomas que se
presentan pueden corresponder a una infección urinaria o una diabetes, estos
exámenes son:

Examen de Orina:
Esta prueba permite evaluar el estado de las vías urinarias desde el riñón
hasta la uretra y si alguna de los indicadores que toma en cuenta esta prueba
está alterada puede brindar información acertada. Se evalúa el color, el
aspecto, el pH (que normalmente oscila entre 4.4-6.7), la densidad, la
presencia de albúmina, pigmentos biliares, glucosa, urobilina, acetona, sangre,
nitritos que detecta la presencia de enterobacterias en el tracto urinario, acido
ascórbico, leucocitos aislados, hematíes, células epiteliales y gérmenes En
este se va a evaluar la presencia de glucosa y cetonas que son producto de la
descomposición de las grasas. Todos estos datos te permiten descartar y dar
un diagnóstico más acertado acerca de una enfermedad cualquiera.

Según los datos que se presentan en el caso clínico si se encontró presencia


de glucosa en la orina que es indicador típico en la diabetes, pero este dato no
es suficiente sino que se necesita un examen de sangre adicional.

Examen de Sangre:
• Glucemia en ayunas: Se diagnostica diabetes si el resultado es mayor de
126 mg/dL en dos oportunidades. Los niveles entre 100 y 126 mg/dL se
denominan alteración de la glucosa en ayunas o prediabetes. Dichos
niveles se consideran factores de riesgo para la diabetes tipo 2 y sus
complicaciones. El dato que nos brinda el caso clínico es demasiado alta,
así que puede no haberse tomado en condiciones de ayuna, por lo que en
una sin ayunar los rangos normales variarán.
• Glucemia aleatoria (sin ayunar): Se sospecha la existencia de diabetes si
los niveles son superiores a 200 mg/dL y están acompañados por los
síntomas clásicos de aumento de sed, micción y fatiga, omo los que
presenta la paciente, pero para que esta diagnostico sea definitivo debe
confirmarse con una prueba de glucemia pero en ayunas en donde también
debería tener valores elevados para confirmar la existencia de diabetes.
• Prueba de tolerancia a la glucosa oral: se diagnostica diabetes si el nivel de
glucosa es superior a 200 mg/dL luego de 2 horas (esta prueba se usa más
para la diabetes tipo 2).

Otra prueba importante para descartar diabetes es el examen de cetonas, que


se hace utilizando una muestra de orina. Las cetonas son producidas por la
descomposición de la grasa y el músculo, y son dañinas en altos niveles, esta
prueba es más válida para la diabetes tipo 1. Los niveles altos de cetonas en la
sangre pueden ocasionar una afección grave llamada cetoacidosis. Pero tales
datos sólo se realizan en personas con glucemia superior a 240 mg/dL, durante
una enfermedad aguda y cuando se presentan náuseas o vómitos. Pero esta
prueba si fue realizada a la paciente del caso clínico teniendo un diagnóstico
negativo, pero de igual modo no se puede descartar la diabetes, pues este
examen da positivo en pacientes con diabetes tipo 1 que es una variante que
se presenta en pacientes desde niños.

Por último, las pruebas serológicas que miden la cantidad de colesterol


permiten descartar enfermedades son:
• Cirrosis biliar
• Hiperlipidemias familiares
• Dieta alta en grasa
• Hipotiroidismo
• Síndrome nefrótico
• Diabetes tipo 1 o 2.

De los valores obtenidos se tiene que la cantidad de colesterol de la paciente


es de 380mg/dl que es un valor anormalmente superior.

2. Diagnóstico Definitivo:
Para dar un diagnóstico definitivo, primero tenemos que evaluar los
antecedentes y los síntomas:

Antecedentes: La paciente presentó por 10 años un cuadro de hiperlipidemia


que es cuando hay demasiadas grasas (o lípidos) en la sangre. Estas grasas
incluyen el colesterol y los triglicéridos y son importantes para que nuestros
cuerpos funcionen. Sin embargo, cuando los niveles son muy altos pueden
poner a las personas a riesgo de desarrollar una enfermedad cardiaca o un
derrame cerebral. Y este riesgo aumenta pues ambos padres fallecieron de
una enfermedad coronaria cardiaca.

Síntomas Físicos:
• Fatiga
• Incremento de la Frecuencia urinaria, en conjunto, la frecuencia y la
urgencia urinaria son signos clásicos de una infección en el tracto urinario
debido a que la inflamación reduce la capacidad de la vejiga para
almacenar orina, aun pequeñas cantidades de orina causan incomodidad.
Asimismo, la diabetes también es una causa común de este síntoma.
• Entre otras causas están la cistitis intersticial (una inflamación de la vejiga
que es mucho más común en las mujeres que en los hombres; a menudo
difícil de diagnosticar y tratar).
• Nicturia (Micción excesiva durante la noche), se define como la interrupción
del sueño por un deseo miccional.
• Sed excesiva, puede ser un síntoma de la presencia de altos niveles de
azúcar en la sangre (hiperglicemia) y puede ser una clave importante en la
detección de la diabetes.
• Obesidad moderada

Otros Síntomas:
• Presión Arterial 155/95, cuyo valor normal es 120/80 y el valor que presenta
la paciente corresponde a una hipertensión de grado 1 y que se considera
de riesgo cuando hay historia familiar de problemas cardiovasculares y
obesidad.
• Glucosa en orina, como ya se evaluó en la parte de los exámenes
complementarios.
• Glicemia: 240mg/dl
• Colesterol: 380mg/dl.
• Hemoglobina Glicosilada (HbA1c)= 9.6%. Esta prueba muestra el nivel
promedio de azúcar (glucosa) en su sangre en las últimas seis a ocho
semanas. Y su valor normal para un adulto sano es de 2,2 a 4,8 %, pero el
porcentaje que presenta la paciente corresponde a un diabético mal
controlado.

Entonces, según los síntomas que presenta la paciente se trataría de un caso


de Diabetes tipo 2, que generalmente se presenta en la edad adulta. Y que las
molestias que presenta hacen descartar una infección urinaria al no presentar
dolor durante la micción (disuria) ni hematuria que es la presencia de sangre al
orinar, principalmente.

3. Tratamiento no farmacológico (de ser necesario)


• Ingesta hídrica abundante, 2 a 3 litros en 24 horas
• Corrección de hábitos miccionales: micciones c/3 horas y después de la
relación sexual
• Corrección de hábitos intestinales (constipación)
• Higiene anal hacia atrás, en la mujer
• Tratar infecciones ginecológicas

4. Tratamiento Farmacológico
El síndrome metabólico requiere terapia farmacológica para tratar cada uno de
los trastornos homeostáticos que componen el cuadro clínico. Sin embargo, se
debe tener en cuenta en este tipo de problemas, como en cualquier otro que
requiera medicación diversa, que las sustancias administradas no se
potencien, bloqueen e incluso que conduzcan a efectos nocivos.

Dislipidemia
La paciente del caso posee niveles elevados de colesterol en sangre por lo
cual es necesario que reciba tratamiento farmacológico para el manejo del
mismo debido al riesgo coronario al cual suele asociarse este cuadro, sumado
al antecedente familiar. Así, en estos cuadros se suele administrar estatinas o
un inhibidor de b-hidroxi-b-metilglutaril-coenzima A (HMG-CoA) reductasa para
manejar los niveles elevados de LDL asociados. Luego de esta reducción se
puede administrar un derivado de acido fibrico para elevar los niveles de HDL
en el organismo. Se recomienda gemfibrozil, pero debido a que su actividad
incrementa aun más lo niveles de estatinas en la sangre, para pacientes con
suplementación de estas últimas se recomienda fenofibrato. Dependiendo del
caso puede usarse ácido nicotínico, sin embargo, su uso debe ser cuidadoso
debido a los problemas secundarios relacionados a resistencia a la insulina
que presenta la paciente.

Hipertensión
Numerosos agentes han probado ser efectivos para tratar este problema en
pacientes con y sin diabetes asociada. Así Ramipril ha probado su efecto
antiaterogénico en pacientes con riesgo coronario elevado y antecedentes
familiares. Captopril y atenolol son efectivos de igual manera para reducir el
riesgo macrovascular. Asimismo, bloqueadores de canales de calcio como
felodipina son efectivos en pacientes diabéticos. Finalmente diureticos
tiazidicos pueden mejorar el cuadro.
Debido a que la disfunción endotelial juega un rol importante en este cuadro,
se suele suplementar inhibidores de enzima convertidora de angiotensina y
antagonistas de receptores para aldosterona con resultados positivos en la
reducción de la hipertensión
Otros numerosos agentes son efectivos reduciendo la presión pero no poseen
efectos positivos sobre el problema de la resistencia a insulina o la disfunción
endotelial. Entre éstos tenemos a los Beta bloqueadores y a los bloqueadores
de canales de potasio, lo cuales deben ser usados como fármacos de segunda
línea.

Problemas de intolerancia a carbohidratos


Los estudios prueban que el uso de metformina así como de tiazolidinedionas,
pueden reducir el riesgo de desarrollar diabetes manejando el problema de
intolerancia a la glucosa. Asimismo, la suplementación con uno o ambos
fármacos puede tener un efecto positivo reduciendo además el riesgo de
problemas cardiovasculares asociados.

5. Nombre genérico del fármaco


Para la dislipidemia usamos fibratos, en este caso fenofibrato que es el nombre
genérico de: Tricor. Otros fibratos son clofibrato, gemfibrozilo, bezafibrato
(nombres genéricos)
Para tratar la hipertensión existen diversos fármacos que se pueden usar como
Ramipril y Captopril que son IECAs (inhibidor de la enzima convertidora de
angiotensina), también se utiliza beta bloqueadores como Atenolol y diuréticos
tiazidicos como Clorotiazida, Hidroclorotiazida, Clortalidona, Metolazona,
Xipamida entre otros.
En el caso de la intolerancia a carbohidratos los nombres genéricos de los
fármacos son Metformina o Dimetilbiguanida, o Tiazolidinedionas que son
Rosiglitazona, Pioglitazona, Troglitazona
6. Dosis e intervalo entre dosis
La dosis recomendada para el uso de fenofibrato depende de la forma de
administración del medicamento, en el caso de cápsulas de liberación normal
la dosis en adultos es 100 mg cada 8 horas o 200al día, y si es en cápsulas de
liberación retardada la dosis en adultos es 250 mg al día.

La dosis inicial recomendada para Ramipril es de 2,5 mg una vez al día. La


dosis puede incrementarse según la respuesta del paciente, el procedimiento
recomendado para incrementar la dosis consiste en doblarla a intervalos de 2 a
3 semanas. La dosis usual de mantenimiento es de 2,5 a 5 mg al día. La dosis
diaria máxima permitida es 10 mg.
Para evitar el uso de más de 5 mg al día podemos administrar adicionalmente
un diurético o un antagonista de calcio.
La dosis para Captopril es de 25 mg 3 veces al día, no debe superarse una
dosis máxima de 450 mg al día.

La dosis de atenolol es de 50 mg al día.


También se administra diuréticos tiazídicos como la hidroclorotiazida, en este
caso la dosis es 12.5—25 mg una vez al día, dosis que pueden aumentarse
hasta 50 mg/dia en una o dos administraciones. No se deben aumentar las
dosis, sino añadir un segundo antihipertensivo.

Para la metformina la dosis es de 2 comprimidos al día, administrados con un


intervalo de 12 horas. La escasa toxicidad y buena tolerancia de Metformina
permiten aumentar la dosis diaria hasta 3 comprimidos, si el criterio del médico
así lo aconseja.
La dosis recomendada en el caso de las tiazolidinedionas es de 4-8mg/d para
rosiglitazona y de 15-30 mg/d para pioglitazona tomada con las comidas.

7. Tiempo de duración de la terapia


Para la hiperlipidemia:
La modificación de la dieta es el primer paso del tratamiento y se ensaya
durante varios meses antes de agregar la terapia con medicamentos.
El médico puede recomendar medicamentos si la dieta, el ejercicio y el
esfuerzo por perder peso no han disminuido los niveles de colesterol.
El tiempo de tratamiento es indefinido, ya que depende de que la persona
pueda seguir el tratamiento de forma estricta, pero si se sigue una dieta estricta
de acuerdo a lo indicado con el nutricionista es de 4 a 6 meses.
Para la infección urinaria:
El tratamiento y su duración dependen del tipo de organismo causante de la
infección (bacteria o virus), además de la gravedad de la infección.

8. Consideraciones antes, durante y después de la terapia


Para la hiperlipidemia:
Los cambios en la dieta y en el estilo de vida pueden ayudar a tratar la
hiperlipidemias, junto con la medicación.
Alimentarse con una dieta con bajo contenido de grasas totales, grasas
saturadas y colesterol, disminuir o eliminar la ingestión de alcohol, aumentar el
consumo de alimentos con alto contenido de fibras, tales como frutas,
vegetales, el pescado, habas y granos enteros, perder peso, dejar de fumar y
hacer ejercicio con regularidad y con la aprobación del médico para evitar
posibles enfermedades cardiacas.
Para la infección urinaria:
En necesario hacerse exámenes de sensibilidad o antibiograma antes de
empezar el tratamiento para poder elegir el medicamento adecuado según el
tipo de agente que causó la infección.
Además, es recomendable tomar abundantes líquidos para limpiar el tracto
urinario.
También se recomienda dejar de fumar, de tomar café, alcohol y comidas con
especias mientras la infección se mantenga.

9. Pronóstico
El paciente, al presentar un síndrome metabólico, posee un pronóstico incierto.
Además de que por la historia familiar se sabe que es un paciente probable a
presentar problemas cardiacos, la hiperlipidemia que presenta lo lleva a ser
obeso y a aumentar su colesterol malo, haciendo más probable aún la
ocurrencia de enfermedades cardiacas.
Además de eso, otras enfermedades como infecciones urinarias,
complicaciones articulares, trastornos digestivos y respiratorios, etc., pueden
ser ocasionadas por la obesidad, dependiendo de la edad de la persona y del
sexo.