Está en la página 1de 2

¿DEBE LA IGLESIA PEDIR PERDÓN POR SUS ERRORES?

Un hombre nunca debe avergonzarse


por reconocer que se equivocó,
que es tanto como decir
que hoy es más sabio de lo que fue ayer.
Jonathan Swift

Un acto de coraje y humildad


Hoy es corriente, por fortuna, que instituciones y Estados pidan públicamente perdón
por agravios cometidos por sus antecesores. También la Iglesia, sobre todo desde el
Concilio Vaticano II, se ha mostrado dispuesta a realizar esa tarea de revisión histórica
de los errores e incoherencias de los católicos a lo largo de los siglos.
La Iglesia, al exponer las verdades del depósito de la fe que tiene confiado, goza de una
infalibilidad otorgada por el mismo Jesucristo. Esa infalibilidad, según la doctrina
católica, se extiende a las declaraciones del magisterio solemne, al magisterio ordinario
y universal, y a lo propuesto de modo definitivo sobre la doctrina de la fe y las
costumbres. Sin embargo, en las actuaciones personales de los católicos, ha habido y
habrá siempre errores, más o menos graves, como sucede en todos los seres humanos.
La Iglesia asume con una viva conciencia esos pecados de sus hijos, recordando con
dolor todas las circunstancias en las que, a lo largo de la historia, los católicos se han
alejado del espíritu de Cristo y de su Evangelio, ofreciendo al mundo, en vez del
testimonio de una vida inspirada en los valores de la fe, el espectáculo de modos de
pensar y actuar que eran verdaderas formas de antitestimonio y de escándalo.
Por eso la Iglesia anima a sus hijos a la purificación y el arrepentimiento de todos los
errores, infidelidades, incoherencias y lentitudes. Hacerlo ha supuesto un acto de coraje,
y también una manifestación de humildad, y por tanto, una mayor aproximación a Dios.
La Iglesia, al revisar su historia y suscitar el arrepentimiento por los eventuales errores y
deficiencias de cuantos han llevado y llevan el nombre de cristianos a lo largo de la
historia, da ejemplo de lo que predica constantemente.
Por el vínculo que en la Iglesia une a todos los fieles, los cristianos de hoy llevamos de
alguna manera el peso de los errores y de las culpas de quienes nos han precedido (aun
no teniendo responsabilidad personal en esos errores), y en ese sentido la Iglesia pide
ahora perdón por esas culpas. La Iglesia abraza a sus hijos del pasado y del presente en
una comunión real y profunda, y asume sobre sí el peso de las culpas también pasadas,
para purificar la memoria y vivir la renovación del corazón y de la vida según la
voluntad del Evangelio.

Sin pedir nada a cambio


La Iglesia pide perdón y, a su vez, ofrece su perdón a cuantos la han ofendido (cuestión
bastante significativa si se piensa en tantas persecuciones como los cristianos han
sufrido a lo largo de la historia). Pero la Iglesia no exige la petición de perdón ajena
como premisa de la propia. No pide nada a cambio.
Pedir perdón de las culpas del pasado es un signo de vitalidad y de autenticidad de la
Iglesia, que refuerza su credibilidad y ayudará a modificar esa falsa imagen de
oscurantismo e intolerancia con que, por ignorancia o por mala fe, algunos sectores de
opinión se complacen en identificarla. Esclarecer la verdad será siempre una liberación.
Dilucidar la verdad histórica
La Iglesia es una sociedad viva que atraviesa los siglos, y a través de ese caminar por la
historia, no puede evitar que el grano bueno esté mezclado con la cizaña, que la santidad
se establezca junto a la infidelidad y el pecado.
Clarificar la verdad hará que la luz destaque más sobre las sombras, porque, junto a sus
fallos, destacarán sus grandes méritos. No puede olvidarse que es la Iglesia quien inició
los hospitales, los hospicios, las escuelas, las universidades; que millones de cristianos,
en todo el mundo, se han dedicado a una tarea misionera que era también una tarea de
asistencia, de caridad, muchas veces heroica hasta el martirio. Hay que evitar tanto una
apologética que pretenda justificarlo todo, como una culpabilización indebida, propia de
cristianos acomplejados.
La Iglesia no tiene miedo a la verdad que emerge de la historia. Está dispuesta a
reconocer equivocaciones allí donde se hayan verificado. Pero desconfía de los juicios
generalizados de absolución o de condena respecto a las diversas épocas históricas.
Confía en la investigación paciente y honesta sobre el pasado, libre de prejuicios de tipo
confesional o ideológico.
Su petición de perdón no es ostentación de humildad ficticia, ni retractación de su
historia, ciertamente rica en méritos en el terreno de la caridad, de la cultura, de la
santidad. Responde más bien a una irrenunciable exigencia de verdad, que, junto a los
aspectos positivos, reconoce los límites y las debilidades humanas de las sucesivas
generaciones de cristianos.
El hecho de que algunas veces a lo largo de la historia la verdad se haya alzado con
aires o con hechos de intolerancia, e incluso que en su error haya llegado a llevar
hombres a la hoguera, no es culpa de la verdad, sino de quienes no supieron entenderla.
Todo, hasta lo más grande, puede degradarse. Es cierto que el amor puede hacer que un
insensato cometa un crimen, pero no por eso hay que abominar del amor, ni de la
verdad, que nunca dejarán de ser las raíces que sostienen la vida humana.

También podría gustarte