Gestión Concertada de

Cuencas Transfronterizas
Promoviendo la paz y la colaboración
Evaluación de Alcances: Cuenca

Río TUPIZA

Raúl Delgado Burgoa

Informe de consultoría:

Contenido

1. Introducción.........................................................5 2. 2.1 2.2 2.3 3. 3.1 3.2 4. 4.1 4.2 4.3 4.4 Cambios impulsados por el Proyecto.................7 Cambios en el Fortalecimiento de los Actores Sociales y Políticos involucrados...................................7 Cambios en la Concertación e Incidencia Política – Social 19 Cambios en la Gestión y Preservación de los Recursos Hídricos de la Micro cuenca.......................24 Factores Clave que Incidieron en los Cambios y Lecciones Aprendidas..........33 Factores que promovieron el cambio.......................33 Factores que limitaron el cambio...............................37 Reflexiones y Recomendaciones para la Acción Futura.........................................41 Respecto a la generación y utilización de la Información Técnica en los procesos de Incidencia Social y Política..................................................................41 Respecto al fortalecimiento de los actores involucrados y el desarrollo de capacidades institucionales, técnicas y de incidencia política..........................43 Respecto a los procesos de diálogo, concertación e incidencia política: La Mesa de Deliberación......44 Respecto a la Gestión y Preservación del Recurso Hídrico: El Modelo de Gestión Público – Social.....49

5. Conclusiones......................................................51

Introducción

1.

Los principales afluentes de la micro cuenca del río Tupiza, nacen en los centros mineros de Tatasi, Abaroa y Chilcobija. Estas unidades de producción minera en el pasado, adquirieron una notable importancia por los volúmenes de producción y su incidencia favorable en la economía de la región. Sin embargo, también originaron conflictos de orden socio ambiental entre los pobladores de las áreas próximas a los mencionados centros, debido a la contaminación de las aguas y suelos agrícolas que generaban. Luego de un tiempo de estancamiento de la extracción minera, en los últimos años esta actividad se reactivó significativamente en la región, debido esencialmente a la subida de precios de los minerales. En el caso del municipio de Tupiza si bien no se cuenta con información actualizada de estas posibles reactivaciones de explotaciones mineras, se debe considerar que la zona cuenta con una importante historia de extracción de oro, plata, estaño, además de plomo, zinc y antimonio ya mencionados. En consecuencia, la contaminación del agua estaría nuevamente aquejando a las comunidades de la zona, afectando particularmente a los sistemas de riego. El Proyecto denominado “Gestión Concertada de la Micro cuenca del Río Tupiza; Promoviendo una Mejor Calidad de Agua y de Vida”, buscó contribuir al establecimiento de una gestión integral y sustentable del recurso hídrico en esta micro cuenca de actividad minera, que supere los problemas de contaminación del agua mediante la consolidación de un modelo de gestión

6

Gestión Concertada de Cuencas Transfronterizas

público social que articule a los actores sociales y públicos, desarrolle capacidades de control, monitoreo y manejo sustentable del agua, promueva la gestión participativa concertada e informada y se respalde en propuestas para políticas y normativas que favorezcan su implementación. El presente documento constituye el informe final de un estudio de evaluación de resultados y proyección al impacto, obtenidos por el proyecto mencionado desde el año 2009 hasta el año 2012. Los objetivos particulares de la evaluación estuvieron orientados, por una parte, a conocer la contribución del proyecto: a) en el fortalecimiento y desarrollo de capacidades de usuarios del agua de la micro cuenca, de gobiernos municipales y de cooperativas y empresas mineras; b) en la concertación social e incidencia política; y, c) en la gestión y preservación del recuro hídrico en la cuenca. De manera complementaria la evaluación buscó identificar los factores claves que intervinieron en dichos procesos de cambio - generando en torno a ellos reflexión crítica y aprendizajes - y finalmente, a establecer algunas recomendaciones que puedan ser de utilidad para el proyecto en acciones futuras. La información utilizada en la realización de la evaluación, ha sido generada recogiendo los resultados alcanzados en un taller de Mapeo de Alcances, que contó con la participación de representantes de Usuarios del Agua de la Micro cuenca Tupiza, representes de los Gobiernos Municipales de Tupiza y Atocha, representantes de cooperativas y empresas mineras de Tupiza y, el equipo de facilitación técnica del proyecto. Complementariamente, la evaluación requirió la realización de entrevistas a actores claves y la recolección de información secundaria, proveniente de informes y presentaciones desarrollados por el equipo de facilitación técnica de Agua sustentable. En este sentido, si bien gran parte de las apreciaciones y valoraciones vertidas corresponden al análisis y opinión del consultor, se debe aclarar que las mismas tienen su base de sustento en las opiniones de los diferentes actores involucrados directamente en el proyecto.

Cambios impulsados por el Proyecto

2.

2.1 Cambios en el Fortalecimiento de los Actores Sociales y Políticos involucrados
2.1.1 Desarrollo de capacidades organizativas, técnicas y de incidencia política en los Usuarios del Agua La situación inicial (Año 2009, antes del Proyecto) La organización social – colectiva de la gestión del agua en los ámbitos locales de Tupiza, antes de que el proyecto inicie actividades se encontraba totalmente dispersa y desarticulada, tanto al interior de cada uno de los sectores, de riego y de agua potable, como en la relación de uno con respecto al otro. Así, de los sistemas de riego, que a decir de algunos comunarios tienen una antigüedad que data de antes de la época de las haciendas, solo algunos se encontraban afiliados a alguna organización matriz, como la Asociación Departamental de Regantes de Potosí; la gran mayoría, no tenían articulación con ninguna de sus organizaciones del nivel departamental, ni nacional. Por su parte, los sistemas de agua potable, pese a que su constitución fue más reciente, implementados en su mayoría alrededor del año 2000 con apoyo de los gobiernos municipales, no se encontraban aglutinados en ninguna organización ni siquiera en el nivel de municipio.

8

Gestión Concertada de Cuencas Transfronterizas

En estas condiciones, los derechos de acceso y distribución del agua están regulados por usos y costumbres comunales, con normas internas que se transmiten de forma oral bajo una estructura funcional de cargos y roles comunitarios, donde periódicamente se elige a los Jueces de Agua en cada comunidad, para que puedan ejercer el rol de control en el acceso y distribución de estos recursos hídricos. Algunos comunarios entrevistados, comentan que una práctica frecuente de este sistema de regulación que aún se mantiene, son las visitas que realizan los sistemas de aguas abajo a los sistemas de aguas arriba, para evitar que desvíen demasiada agua cuando empieza a disminuir el caudal, sobretodo en época seca. Este tipo de prácticas no generan conflictos, ya que son parte de los usos y costumbres de muchos años atrás. El conocimiento del que disponían las comunidades respecto al tema de la contaminación del agua era muy reducido, sabían empíricamente que había contaminación y que el río Tupiza arrastraba sedimentación con minerales producto de las actividades extractivas, pero no disponían de información técnica y científica que les pudiera orientar sobre la dimensión específica de la contaminación y los impactos que esto ocasionaba en los sistemas de vida en general. Tampoco disponían de capacidades individuales o colectivas sistemáticamente adquiridas para realizar un control periódico de la calidad del agua. El desconocimiento acerca del grado de contaminación y sus impactos era tal, que inclusive algunas comunidades no reconocían los impactos y riesgos que representan para su propia salud y su producción agrícola. Mencionan que solo reaccionaban ante muestras muy visibles de contaminación, como cuando se ocasionaba un cambio de coloración en el agua, aunque se debe precisar que la percepción del problema es diferenciada de comunidad a comunidad, según la ubicación que tiene con respecto a las fuentes mineras de contaminación. Por otra parte se debe mencionar, que pese a que las comunidades sabían que la Nueva Constitución Política del Estado establece mayores derechos de control por parte de las comunidades campesinas sobre el uso y manejo de los recursos naturales, no conocían explícitamente los términos referidos al tema

Evaluación de Alcances: Cuenca del Río TUPIZA

9

de los recursos hídricos, y menos sabían acerca de la existencia y contenido de la Ley de Riego. De modo que era muy reducido el conocimiento que tenían acerca del marco normativo – legal, para ejercitar acciones orientadas a hacer llegar sus demandas e influir en políticas públicas específicas. La situación actual (Año 2013, después del Proyecto) De acuerdo a las opiniones vertidas por los usuarios del agua en el taller de evaluación y mediante entrevistas a personas clave, las contribuciones del proyecto en el desarrollo de sus capacidades organizacionales, técnicas – en el ámbito de la gestión del agua – y, de incidencia política – respecto a su poder de influencia en políticas públicas municipales- habrían sido de gran significación. Si bien este proceso se circunscribió esencialmente a los distritos tres y seis, en las comunidades que corresponden a estas circunscripciones el fortalecimiento de capacidades habría abarcado a grandes grupos poblacionales.
“Más que todo de la cuenca de Oploca, por decir que ahí debemos tener una cosa de 3.000 habitantes. De esos 3.000, por decir el 50% ha adquirido un conocimiento básico, por lo menos sabe que es contaminación, que calidad de agua está bajando, sabe cómo hay que cuidar y administrar el agua, han conocido las leyes y otros temas más. Y de esos 50%, una buena cantidad, no sé cuánto podría decir, porque desde que ha empezado el proyecto han pasado varias autoridades, que han participado en talleres, en mesas de concertación, entonces podría decir que de ese 50%, por lo menos el 20 o 25% tiene más conocimiento sobre lo que es la gestión del agua y la contaminación”.

Fortunato Mamani (Presidente de ARESCAT y Sub alcalde del Distrito 3 de Tupiza)

En la dimensión organizacional, los diferentes sectores de usuarios del agua (regantes, comunidades campesinas, etc.) lograron aglutinarse en una sola estructura denominada ARESCAT (Asociación de Regantes, y Sistemas Comunitarios de Agua Potable de Tupiza), con base en el reconocimiento legal de

10

Gestión Concertada de Cuencas Transfronterizas

sus usos y costumbres. Para cumplir este objetivo se realizaron dos congresos y varias actividades complementarias, en las que participaron todos los usuarios del agua: asociaciones de regantes tanto como sistemas comunitarios de agua potable, contando con el apoyo técnico, legal y logístico de Agua Sustentable. Como efecto de la facilitación del proyecto, las comunidades han logrado desarrollar conocimientos técnicos específicos respecto a la contaminación del agua y sus impactos, denotando un cambio sustancial en sus percepciones y actitudes respecto a la problemática; pero también, se informaron acerca del marco normativo – legal relativo a los derechos del agua y la ley de riego. Los reportes de Agua Sustentable mencionan respecto a este proceso, que al año 2010 sesenta comunidades participaron de los talleres informativos acerca de la ley de riego y sus alcances, logrando reunir alrededor de 239 habitantes. La ley de riego 2878 nace de una propuesta elaborada por las mismas organizaciones de regantes en la escala nacional, esta ley incorpora la figura de “Registro”, que garantiza la protección de los Usos y Costumbres y por tanto de los derechos consuetudinarios de estas organizaciones, considerando además que estos usos tienen un carácter dinámico y cambiante en el tiempo. Las comunidades de usuarios de la micro cuenca Tupiza comprendieron rápidamente las ventajas de contar con una protección jurídica de sus usos y costumbres, principalmente por encontrarse ubicados en una cuenca con actividad minera. Entendieron también que la adquisición de registros les otorga el derecho legal de participar en el nuevo marco institucional del riego, constituyéndose en actores fundamentales del proceso de toma de decisiones. En esta perspectiva, Agua Sustentable apoyó en los procesos de tramitación de cerca de sesenta Registros de Riego en la micro cuenca, actividad que se prolonga hasta ahora, debido al interés cada vez mayor de las comunidades por adquirir el registro. Este proceso ha generando una mayor conciencia sobre la importancia de estar articulados desde la base comunal hasta las asociaciones departamentales y la asociación nacional de regantes, impulsando significativamente una mayor cohesión organizativa.

Evaluación de Alcances: Cuenca del Río TUPIZA

11

El desarrollo de capacidades técnicas de los usuarios del agua de la micro cuenca, por otra parte, se orientó también a la incorporación de prácticas concretas en el control de la calidad del agua por parte de las comunidades, marco en el que líderes y jueces de agua de cinco comunidades fueron capacitados para monitorear el pH del agua, empezando este proceso en sus comunidades a mediados del 2011. Después de dos años de mediciones, los informes técnicos indican que los comunarios involucrados en el monitoreo del agua demuestran un mejor conocimiento del tema, mayor desenvoltura en las presentaciones de los informes sistematizados y graficados y, mayor capacidad en el análisis de los datos. El año 2013, Agua Sustentable proporcionó a los monitoreadores comunales una nueva tecnología para el control del agua, consistente en pHímetros que sustituyen la utilización tradicional del papel pH, manteniendo la facilidad de manejo y mantenimiento pero con un mayor grado de precisión en la lectura. Además esta tecnología incluye la variable de la conductividad, que también es importante monitorear. Esta práctica, junto a la promoción de intercambios de experiencias con comunidades del Perú, que también realizan monitoreo de la calidad del agua, sirvió para enriquecer y estimular al equipo de monitoreo local, que paulatinamente consiguen su consolidación. En consecuencia, las comunidades y sistemas colectivos de agua que forman parte de la ARESCAT, actualmente cuentan con un sistema de monitoreo comunal reconocido por todos los usuarios de las comunidades del Río Tupiza y el gobierno municipal como método de análisis y control básico de la calidad del agua, que permite analizar la acidez y alcalinidad e identificar alertas sobre la presencia de metales pesados, fortaleciendo significativamente la participación social en el control del agua, el registro y la sistematización correspondiente. El proceso evolutivo de activación y desarrollo de capacidades en los usuarios del agua de la micro cuenca, se reflejó de manera muy clara y significativa en la creación y promoción de espacios de diálogo y toma de acuerdos consensuados entre actores sociales y públicos, ámbito donde la constitución de la Mesa de Deliberación tiene su punto más relevante.

12

Gestión Concertada de Cuencas Transfronterizas

Los usuarios del agua de la micro cuenca reportan con mucho entusiasmo los resultados del accionar de la Mesa de Deliberación y ven este espacio como el medio más promisorio para lograr una gestión concertada, equitativa y sostenible del agua, con participación de actores públicos y sociales. Indican que este espacio les ha permitido sentarse frente a frente a sectores con intereses y posiciones diferenciadas y hasta contrapuestas, pero que sin embargo a partir del diálogo instaurado se dieron cuenta que es posible generar procesos de beneficio común y equitativo respecto a la gestión de los recursos hídricos, evitando la generación de conflictos entre sectores eventualmente contrapuestos. De este modo, representantes de regantes, de sistemas de agua potable y de las comunidades del distrito 3, asisten periódicamente a las sesiones de la Mesa de Concertación, interactúan con las autoridades públicas (gobierno municipal, gobernación y Comibol) y también con organizaciones de mineros (Federación del Sur, Cooperativistas y Empresas Medianas), donde plantean sus preocupaciones, demandas y opiniones en torno a diversos temas de la gestión del agua de la cuenca. Sin embrago, reconocen que la participación de su sector en la Mesa de Concertación, refleja aún la existencia de ciertas debilidades. Una de ellas, referida a que todos los esfuerzos se han centrado en el Distrito III, que si bien para el caso del proyecto representa todas las comunidades de la cuenca de estudio, los comunarios ven la necesidad de extender estas acciones a todos los Distritos del Municipio de Tupiza. La otra debilidad expresada por los comunarios, es que la participación de los sectores de usuarios en la Mesa, no refleja una actitud y desempeño regular y estable, púes mientras algunos son claramente proactivos y participan con mucho interés, otros sectores tienen una participación débil y poco comprometida. Bajo estas consideraciones, los representantes de los usuarios del agua se asignan una calificación media al logro de su alcance planificado inicialmente, pues pese a los significativos avances reportados, encuentran que todavía hay mucho por hacer para alcanzar la visión de una gestión concertada, equitativa y sostenible del agua de la cuenca, particularmente en el ámbito

Evaluación de Alcances: Cuenca del Río TUPIZA

13

de la incidencia sobre actores públicos del gobierno municipal y departamental, donde consideran que les falta estrategias para incidir social y políticamente de manera más contundente en los actores públicos y en los actores de la minería. 2.1.2 Sensibilización y desarrollo de capacidades para la concertación social de Empresas y Cooperativas Mineras La situación inicial (Año 2009, antes del Proyecto) Los estudios de la gestión del agua en la cuenca coinciden en señalar que los mayores problemas que se presentan en ésta, se encuentran relacionados a los pasivos ambientales que se generan como consecuencia de la actividad minera que se realiza desde hace mucho tiempo, tanto que las comunidades aprendieron a convivir prácticamente con esta actividad y los impactos ambientales que ocasiona. De este modo, los conflictos por contaminación surgían de manera muy puntual, solo cuando las comunidades reaccionaba ante muestras muy “visibles “de contaminación, como el cambio en la coloración del agua. Solo en estos casos las comunidades reclamaban a las empresas mineras, sin embargo, la orientación de la protesta social no se orientaba a pedir un alto o disminución de la contaminación, sino a pedir compensaciones para la comunidad, como apoyo en infraestructura, caminos, electricidad, etc. En estas condiciones, la percepción que el sector minero tenía respecto a la contaminación y los pasivos ambientales, no llegaba a considerar el problema de fondo, sino más bien los aspectos colaterales de la compensación social. Los representantes de las cooperativas mineras en el taller de evaluación, mencionan que no hacían nada para mitigar el impacto, pues además de que la presión social se orientaba a las compensaciones, no conocían cual era el nivel de contaminación y menos tenían conciencia a cerca de los impactos en los sistemas de vida. Por otra parte la correlación de fuerzas en Tupiza favorecía notablemente al sector minero, sobre todo en aquellos distritos donde se encuentran asentados mayoritariamente, donde además los propios pobladores son parte de la actividad de extrac-

14

Gestión Concertada de Cuencas Transfronterizas

ción minera. La fortaleza de las comunidades se limitaba a la organización distrital, ya que la organización social de los sistemas de agua era dispersa y desarticulada. Mencionan también que en ese tiempo no había autoridad pública que hiciera algo al respecto, no sabían acerca de la dimensión del problema y menos había un control social de la contaminación. En este marco, donde no existía ningún espacio, ni canal gubernamental viable para encarar el problema, la actitud del sector minero era de total indiferencia, frente a los reclamos puntuales de los comunarios que tampoco tenían eco en las autoridades municipales, ni en la sociedad civil. Sin embargo, reconocen que desde que el proyecto inició sus actividades, las quejas de las comunidades en torno a la contaminación de las aguas por efecto de los relaves de las minas se incrementaron y cambiaron el sentido de las solicitudes, ahora dirigida a la mitigación ambiental de los daños causados por la contaminación. La situación actual (Año 2013, después del Proyecto) Según los representantes de las cooperativas mineras que asistieron al taller, la situación actual, luego de la ejecución del proyecto, es totalmente diferente. Como efecto de la información que recibieron del proyecto acerca del medio ambiente, la contaminación del agua y sus impactos, su percepción respecto al problema y sus actitudes cambiaron de manera significativa, ahora hay preocupación del sector por buscar alguna medida que reduzca efectivamente la contaminación del agua. Las cooperativas mineras valoran mucho la posibilidad actual de poder comunicarse con los otros usuarios del agua, que les permite en algunas ocasiones controlar posibles alertas. Y, en ese marco de relacionamiento, el sector expresa su deseo de ser parte del monitoreo social, con un sistema que pueda operarse desde las propias cooperativas; en esta perspectiva habrían elegido dentro de su directorio, un responsable que se encargue de mantener la información entre ambas partes y coadyuvar en el proceso de monitoreo.

Evaluación de Alcances: Cuenca del Río TUPIZA

15

“La información del proyecto nos ha despertado. La primera vez cuando la empresa danesa hizo la remediación, lo han hecho mal y entonces ha tenido que rebalsar la cuenca con el relave, entonces ha sido el motivo para que realmente la gente de río abajo nos venga a acusar de que estamos contaminando, ese ha sido el momento de que nosotros nos pongamos a trabajar con ellos para poder concertar. Después de eso, ya hemos querido hacer con cierta normalidad pero no se ha podido. Tampoco nosotros como cooperativa nos entendemos para hacer buenas cosas, pero a partir de las mesas de concertación, hemos empezado a pensar de manera más seria el problema de la contaminación, por eso hemos decidido poner dentro de nuestro directorio, a un compañero que esté dedicado netamente al problema de la contaminación”.
Rodolfo Cruz Condori (Presidente de Vigilancia de la Cooperativa Minera Tatasi).

Sin embargo, las cooperativas reclaman también una participación más efectiva de COMIBOL, indicando que esta institución como “dueña” es la responsable de velar por la protección del medio ambiente y la contaminación del agua; mencionan que ellos en su condición de “inquilinos” tienen una responsabilidad parcial. La mayor ponderación de los cooperativistas mineros se dirige a la Mesa de Concertación, reconociendo que este espacio les posibilitó tener conciencia del problema de la contaminación y asumir su responsabilidad al respecto. También reconocen en este espacio un medio para el diálogo pacífico y no la confrontación, que les sirve inclusive como un mecanismo o sistema de alerta. Bajo estas consideraciones las cooperativas mineras califican el logro de su alcance como medio, pues pese a que ahora se consideran parte del problema, conjuntamente con los otros usuarios, mencionan también que hasta ahora solo han estado en busca de soluciones y que les falta tomar medidas reales para disminuir la contaminación, concertando permanentemente con

16

Gestión Concertada de Cuencas Transfronterizas

COMIBOL, que según ellos debe asumir una mayor responsabilidad al respecto. 2.1.3 Desarrollo de capacidades para la gestión técnica y concertación social de los Gobiernos Municipales La situación inicial (Año 2009, antes del Proyecto) Al iniciar el Proyecto la información técnica que se disponía respecto al grado de contaminación del agua existente y sus efectos en los sistemas de vida, era sumamente reducida y desactualizada, pues los estudios desarrollados en torno a este tema eran muy puntuales y esporádicos. No existía un registro permanente, ni una información de base sistemáticamente estructurada, como reflejo de una débil capacidad técnica institucional, traducida tanto en una insuficiente disponibilidad de recursos humanos como de equipamiento e infraestructura. En el marco descrito en el anterior párrafo, las inspecciones que desarrollaban las instancias técnicas del gobierno municipal a los mineros cooperativistas y empresariales, respecto al control de la contaminación del agua que generaba la actividad extractiva, era muy puntual y circunstancial, además de que no incluía la participación de los usuarios del agua y de otros actores que tenían que ver con la gestión de recursos hídricos. Esta última aseveración reflejaba la inexistencia de espacios de diálogo y concertación público – social en los procesos de gestión del agua, siendo ésta una actividad asumida, con las limitaciones mencionadas, exclusivamente por el gobierno municipal, sin involucramiento de instancias de las organizaciones sociales, usuarios del agua, o de la sociedad civil en general. En estas condiciones el marco de políticas públicas municipales y departamentales en torno a la problemática de la contaminación del agua era muy débil, casi inexistente. Los instrumentos legales eran insuficientes para el control de la calidad del agua y las prácticas institucionales de mitigación fueron muy puntuales y dependientes de la cooperación internacional, como los trabajos de mitigación desarrollados con la cooperación danesa.

Evaluación de Alcances: Cuenca del Río TUPIZA

17

La situación actual (Año 2013, después del Proyecto) El Proyecto ha contribuido de manera muy significativa en la generación de información actualizada respecto al grado de contaminación del agua y sus impactos en los sistemas de vida. Esta información, emergente de seis estudios temáticos desarrollados por técnicos de Agua Sustentable y otras instituciones socias, fue entregada a los gobiernos municipales de Tupiza y Atocha sintetizada en un documento corto y conciso denominado “Dinámica de la Contaminación”. Este documento incorpora recomendaciones estructuradas para la priorización de acciones y toma de decisiones del actor público municipal de forma concertada con los actores sociales. Complementariamente el proyecto donó a los gobiernos municipales equipo para la generación de información actualizada constante sobre presencia de metales en la cuenca (medidor multiparámetro, medidor de boro, medidor de plomo). Desarrolló también un software específico para la cuenca del río Tupiza, que servirá para tener una base de datos eficiente y dinámica que facilitará la planificación estratégica del municipio, no solo para temas de contaminación sino también de producción y salud. Los técnicos de los municipios de Tupiza y Atocha, asistieron a un curso de capacitación facilitado por Agua Sustentable en la ciudad de La Paz, para el manejo de los equipos donados; y a otro curso en Cochabamba, sobre el manejo de un software que centralizará toda la información y permitiría graficar los resultados. Se ingresó la información completa y el software se instaló en los gobiernos municipales, y en las oficinas de ARESCAT. Consecuentemente, las capacidades técnicas del gobierno municipal han mejorado significativamente, se dispone de recursos humanos técnicos más cualificados y también de algunos equipos e infraestructura. En estas condiciones, los gobiernos municipales involucrados iniciaron un proceso sistemático de inspección y control de calidad del agua que se genera por efecto de la actividad minera, incluyendo en algunas ocasiones no solo a otras instancias de gobierno como las de la gobernación departamental, sino

18

Gestión Concertada de Cuencas Transfronterizas

también a usuarios de agua y representantes de la sociedad civil organizada. Si bien esta práctica de monitoreo aún no adquirió la continuidad y permanencia necesaria por parte de los técnicos de los gobiernos municipales, se aprecia la disposición institucional para consolidar este proceso. La capacidad de diálogo y concertación social del gobierno municipal, mejoró sustancialmente como efecto de su participación en espacios y mecanismos organizados y facilitados por Agua Sustentable, como la Mesa de Concertación, que posibilita ejercer una mayor capacidad de gestión y control público – social respecto a la calidad del agua y monitorear participativamente las acciones y obras de mitigación, exigiendo su cumplimiento adecuado. El nivel de articulación y coordinación de acciones se refleja también en un mejor relacionamiento entre técnicos de los gobiernos municipales de Atocha y Tupiza. La contaminación aún no es controlada y las lagunas de oxidación continúan contaminando el agua de la micro cuenca; sin embargo, el panorama para la construcción de leyes y políticas que coadyuven en ese propósito, ha mejorado sustancialmente, se trabaja la ley de patrimonio natural del río Tupiza, se desarrollan propuestas para los estatutos y cartas orgánicas sobre el tema del agua y la mesa de concertación, orientados a garantizar su institucionalización y funcionamiento permanente y sostenible. La constitución de este espacio y los primeros resultados emergentes de las prácticas de diálogo y concertación, configuran quizás el logro más significativo orientado a una gestión público – social participativa, sostenible y equitativa. En estas condiciones, representantes de los gobiernos municipales de Atocha y Tupiza consideran que aún hay mucho por hacer, sin embargo valoran su contribución de cambio y evolución, argumentando que si bien mejoraron sus capacidades institucionales, tanto técnicas como de concertación social, falta mucho que hacer para lograr fortalecer el marco normativo y de políticas públicas favorables para el sector. Mencionan que una tarea pendiente de manera inmediata, es la consolidación del sistema de monitoreo público - social.

Evaluación de Alcances: Cuenca del Río TUPIZA

19

2.2 Cambios en la Concertación e Incidencia Política – Social
2.2.1 En el nivel de actores y políticas nacionales y departamentales Los procesos que se generaron en el nivel de la concertación e incidencia política nacional, han sido puntuales pero de considerable significación para el desarrollo y la consolidación de la legislación nacional de agua. Estos procesos se generaron en tres Encuentros Nacionales de Organizaciones Sociales del Agua desarrollados el 2009, en los que lograron generar propuestas que resultaron en el DS 0071 de creación de la Autoridad de Fiscalización y Control Social del Agua (AAPS), entidad que reemplaza a la Superintendencia de Saneamiento Básico (SISAB) y que incorpora entre sus nuevas funciones algunas relativas al control de la calidad del agua para consumo doméstico. En estos mismos espacios se analizó y planteó a diferentes autoridades del nivel nacional (Ministerio de Medio Ambiente y Agua, Ministerio de Autonomías, Cancillería) una agenda social del agua que en sus diferentes puntos está en proceso de traducirse en políticas públicas de diferente tipo (programas, proyectos, planes y otros). Se debe resaltar por otra parte, que en el marco de estos encuentros nacionales se generó una articulación de estas organizaciones denominada CONORSAMA (coordinadora nacional de organizaciones sociales del agua y medio ambiente). El CONORSAMA, del cual son parte protagónica las organizaciones de regantes de Tupiza, también impulsó espacios de construcción de Ley Marco de Autonomías donde se incluyeron sus propuestas sobre la temática del agua. En esta misma lógica se impulsó un proceso de construcción de Ley de Aguas que culminó con la entrega de una propuesta en enero del 2011. En este proceso se logró aglutinar a todas las organizaciones matrices del país en una propuesta conjunta, superando las conocidas diferencias entre varias de estas organizaciones, donde los regantes y comités de agua potable fueron los actores protagónicos. La propuesta fue entregada en un gran

20

Gestión Concertada de Cuencas Transfronterizas

evento a autoridades nacionales (Ministros y Parlamentarios) y se comprometió su análisis y tratamiento futuro. 2.2.2 En el nivel de actores y políticas municipales: La Mesa de Deliberación, Prevención, Monitoreo y Control del Agua de la Micro cuenca La Mesa de Deliberación se conforma como un espacio que favorece el diálogo y la concertación público – social, promoviendo la interacción directa entre autoridades de los gobiernos municipales (Tupiza y Atocha) y departamental (Potosí), con las organizaciones de usuarios del agua de la micro cuenca Tupiza (incluidos dentro de éstas al sector minero) en la perspectiva de posibilitar una gestión participativa y concertada del agua, facilitar la resolución de conflictos y viabilizar la mejora de la calidad del recurso hídrico. En este marco, buscó propiciar el diálogo y la búsqueda de soluciones en torno a diversos temas relativos a la gestión del agua en la micro cuenca, contando con la participación de todos los actores involucrados en este ámbito: representantes de ARESCAT, Centrales Campesinas de Tupiza y Atocha, Organizaciones de Mujeres, Cooperativas Mineras, Comités Cívicos, Distritos Municipales (representantes de 20 comunidades del distrito III y seis del distrito II) y actores del ámbito público como los Gobiernos Municipales de Tupiza y Atocha, la Gobernación de Potosí, etc. La Mesa de Deliberación se ha reunido hasta el momento en seis ocasiones, reflejando un proceso evolutivo de información, sensibilización, conocimiento técnico, trabajo en comisiones, propuestas y programación de acciones concretas. Agua Sustentable ha facilitado la realización de las sesiones proporcionado información y jugando el papel de brazo técnico de este espacio, con base en los estudios e investigaciones que realiza. El funcionamiento de la Mesa de Deliberación se inició en el periodo del 2010 con la realización de dos sesiones, las cuales estuvieron orientadas a la devolución de la información generada por Agua Sustentable mediante los avances de la investigación, teniendo la oportunidad de confrontar la misma con la informa-

Evaluación de Alcances: Cuenca del Río TUPIZA

21

ción generada por la Dirección de Medio Ambiente (DIMA) de COMIBOL. Mediante estas dos sesiones, se puso en conocimiento de los usuarios del agua y de las autoridades públicas, información y datos precisos respecto a la dinámica e impactos de la contaminación del agua, buscando al mismo tiempo sensibilizar a los diferentes actores respecto a la importancia de asumir posiciones y tomar decisiones inmediatas para enfrentar el problema. Los primeros acuerdos logrados en esta etapa fueron: implementar un Sistema de Monitoreo Público y Social, impulsado por técnicos de Agua Sustentable, y realizar inspecciones puntuales conjuntas para problemas urgentes como el de la mina Tatasi (rotura de un dique en la anterior temporada de lluvias). Un logro importante de esta etapa fue el de haber conseguido comprometer la participación e interés del sector minero, condición que se consideraba difícil de conseguir por el distanciamiento y la susceptibilidad existente respecto al tema de contaminación. De este sector participaron representantes de empresas mineras pequeñas, cooperativistas, e incluso la COMIBOL. Por otra parte, la estrategia de involucrar y reunir al actor social y al actor público en una sola mesa, ayudó a destrabar y agilizar algunos procesos y comprometer acciones y recursos concretos. Durante los años 2011 y 2012 se realizaron cuatro sesiones de la Mesa (3ra, 4ta, 5ta y 6ta 5ta) mediante las cuales se logró consolidar la adscripción de representantes de los gobiernos municipales, del sector de la minería y de los usuarios del agua en general, a la mesa de deliberación; y por otra parte, se asumieron compromisos en temáticas que dieron línea al funcionamiento de la mesa a través del trabajo en comisiones. Estos temas fueron: los pasivos ambientales y las inspecciones, el sistema de monitoreo público – social, la situación de las regalías mineras, los proyectos de manejo integral de cuencas y la institucionalización de la mesa. En la 5ta. sesión de la mesa, las diferentes comisiones presentaron un informe de las tareas que la mesa les había encomendado en relación a los temas establecidos en las sesiones anteriores. Los resultados más significativos de este trabajo se anotan en la siguiente puntualización:

22

Gestión Concertada de Cuencas Transfronterizas

• El proyecto de cierre del pasivo ambiental del dique de Tatasi, que fue motivo de permanentes reclamos por parte de los usuarios del agua para que se construyan las obras definitivas que solucionen el problema por fin tendría una respuesta efectiva. Ante la presión ejercida por la mesa, COMIBOL subió la inversión planificada de 2 millones de bolivianos a 5 millones, para dar respuesta a este pasivo ambiental. • En relación a la realización de actividades de inspección público – social a prácticas de empresas y cooperativas mineras que generan contaminación, se informa que se realizaron cuatro inspecciones continuas, generando insumos para la toma de decisiones. Se decide continuar con las inspecciones a las obras de mitigación ambiental y establecer en qué grado las empresas y cooperativas están cumpliendo con lo acordado. • Se inició la implementación de un sistema de monitoreo público – social, denominado Sistema Público Social de Prevención, Monitoreo y Control de la Calidad del Agua, mediante capacitaciones prácticas a técnicos del gobierno municipal y organizaciones sociales. El monitoreo comunal presentó sus primeros resultados en la reunión de la mesa y se recibió el pedido de los cooperativistas mineros para incorporarse en esta práctica de monitoreo. El municipio inició el monitoreo por parte del actor público a partir de la entrega de equipos y cursos de capacitación. • La comisión de regalías mineras planteó elaborar una propuesta legislativa que modifique la distribución de regalías hasta un 50% para el municipio productor y un impuesto directo a favor del sector campesino afectado. • Se emitieron las ordenanzas municipales de los gobiernos municipales de Tupiza y Atocha, que reconocen a la Mesa de Deliberación, Prevención, como espacio participativo de toma de decisiones en la generación de políticas públicas relativas al agua y, los gobiernos municipales se comprometen a incluir recursos humanos y financieros en los POAs. que garanticen su funcionamiento en el largo plazo.

Evaluación de Alcances: Cuenca del Río TUPIZA

23

• Fue elegido el primer directorio de la mesa a la cabeza del los alcaldes y otras instituciones públicas en co-gobierno con las organizaciones sociales. Una de sus principales atribuciones es la de convocar a las reuniones de la mesa y realizar un seguimiento a las actividades planificadas en plenaria. El trabajo desarrollado por la Mesa de Deliberación, sin duda alguna refleja un gran esfuerzo y por ello su labor es reconocida por los diferentes actores involucrados en el proyecto, situación que adquiere su mayor constatación con la declaratoria de las ordenanzas municipales que la reconocen institucionalmente. Sin embargo, la percepción de su desempeño es relativamente diferenciada de la opinión de los usuarios del agua respecto a la que emite algunas autoridades públicas en función del tipo de actor corresponda. Las siguientes opiniones reflejan esta situación.

”Yo veo que las mesas han tenido efectividad, la mayoría de los compromisos se han cumplido. Por ejemplo, respecto a los pasivos ambientales de Tatasi, la creación de los monitoreadores, que los acopladores mineros tengan un poco más de consciencia sobre las regalías mineras, y otros temas más. Estos temas no se tocaban antes, gracias a las mesas de concertación podemos discutirlos ahora. Gracias a las mesas de concertación ya podemos participar las comunidades, de las inspecciones generales, por lo que no nos pueden engañar. Entonces, son varios objetivos que se han logrado en las mesas de concertación. Para la próxima mesa tenemos el objetivo de plantear que COMIBOL pueda instalar una planta de tratamiento de aguas ácidas en Tatasi, porque sigue bajando el agua amarillenta, ácida”.
Sergio Usnabar (Monitoreador y Juez de Agua de San José de Hornos)

24

Gestión Concertada de Cuencas Transfronterizas

“Dentro de lo que me ha tocado participar se han dado tareas, muchas de ellas se han llegado a culminar, pero muchas también se han quedado así, entonces lo que falta es determinar acciones para realmente poder finalizar, porque una mesa más si usted no ve resultados va a decir que la próxima va a ser pérdida de tiempo. Lo que está faltando es concretar lo que se determina en cada mesa, medianamente creemos que podemos pedir eso. Si bien determinamos algunas acciones a seguir como conclusiones de varias de estas mesas, muchas no se han cumplido, pero sí nos permiten hacer un seguimiento exhaustivo a nosotros como autoridades, para la quinta mesa que se está proyectando esperamos tener mayores resultados, y ahondar más en los temas centrales que son el agua y la contaminación”.
Victoria Garabito Ovando (Vice presidenta del Consejo Municipal deTupiza)

2.3 Cambios en la Gestión y Preservación de los Recursos Hídricos de la Micro cuenca
2.3.1 Un Modelo de Gestión Público Social del Agua de la Micro cuenca La visión de cambio general del proyecto establecida para el año 2012 apunta a lograr la implementación de una gestión concertada, sostenible y equitativa del agua de la micro cuenca Tupiza, que contribuya paulatinamente a la solución de los problemas de contaminación, acceso y uso de los recursos hídricos. La estrategia que el proyecto ha planteado para contribuir a esta visión propone la conformación, validación y desarrollo de un Sistema Público Social de Prevención, Monitoreo y Control de la Calidad del Agua, que como mecanismo de gobernanza ambiental construido a partir de la Mesa de Deliberación, posibilite el mejoramiento eficiente, equitativo y sostenible del recurso hídrico. La puesta en marcha y validación de este sistema tuvo como una condición básica la interacción del actor público, repre-

Evaluación de Alcances: Cuenca del Río TUPIZA

25

sentado fundamentalmente por los gobiernos municipales, con los actores sociales, representado en los diversos usuarios del agua de la cuenca; de modo que esta alianza logre desbloquear los cuellos de botella que impiden la aplicación de la normativa ambiental y por tanto el control de la contaminación en el recurso hídrico. El proyecto facilitó el desarrollo e implementación de este modelo de gestión a partir de la información generada en procesos de investigación, apoyando en el desarrollo y validación de herramientas, prácticas y espacios participativos, dinámicas de diálogo y concertación, orientados a superar los problemas de contaminación y en consecuencia mejorar sustancialmente la gestión del recurso hídrico. Figura 1. Sistema Público Social de Prevención, Monitoreo y Control de la Calidad del Agua en La Cuenca del Río Tupiza
Metodologías Técnicas Normativa Organizaciones de usuarios
(Comunidades, Mineros)

Claridad de roles Instrumentos Procedimientos

(Municipio, Gobernación, Ministerio Medio Ambiente y Agua)

Actor Público

INFORMACIÓN

ACUERDOS

ACCIONES

El sistema implementado contó con tres componentes, la Prevención el Monitoreo y el Control. El monitoreo brindó la base de información para tomar acciones y decisiones sobre Prevención y Control, y por ser el punto de partida es el que más avances tuvo. El Monitoreo combinó acciones y responsabilidades del actor social y el actor público e intentó lograr un efecto sinérgico entre ambos: el monitoreo comunal se convirtió en un apoyo para un actor público que cuenta con pocos recursos y capital humano en el tema ambiental, en una cuenca con lugares de difícil accesibilidad y grandes distancias; la sistematización de

26

Gestión Concertada de Cuencas Transfronterizas

la información y la complementación al monitoreo comunal (indicadores que requieren técnicas de medición más complejas) por parte del actor público valida, reconoce y articula la información del monitoreo comunal con procesos de Prevención y Control. Cuadro 4. Componentes del Sistema de Sistema Público Social de Prevención, Monitoreo y Control de la Calidad del Agua en La Cuenca del Río Tupiza
PREVENCIÓN MONITOREO CONTROL

- Medidas en las minas - Sistemas de monitoreo comunal - Medidas en los sistemas de uso - Sistemas de monitoreo del actor público - Medidas de prevención de contingencias - Monitoreo de las minas

- Procedimientos - Inventarios - Base de datos - Participación código de minería - Regulación ambiental de minas - Socialización y comunicación

Los componentes de Prevención y Control, al tener una mayor dependencia de la disposición de los actores involucrados y los acuerdos que se logren en el proceso de interacción, reflejan un ámbito en el que los avances son más difíciles de establecer y prever, surgen en función de la construcción de acuerdos a medida que el Monitoreo y las acciones impulsadas por la Mesa vayan dando luces de los requerimientos y estructura de estos componentes. Por estas condiciones son los componentes en los que menos avance tangible se refleja hasta el momento. 2.3.2 La Construcción de la Bases Esenciales del Modelo de Gestión Público Social del Agua de la Micro cuenca Tanto los representantes de los usuarios del agua de la cuenca, como de los gobiernos municipales de Tupiza y Atocha, consideran que el Proyecto ha contribuido al mejoramiento de la gestión del agua de la cuenca, sentando las bases fundamentales de la constitución, validación y puesta en marcha del Modelo de

Evaluación de Alcances: Cuenca del Río TUPIZA

27

Gestión Público Social de Prevención, Monitoreo y Control de la Calidad del Agua. En este marco, el proyecto ha logrado avances significativos en la construcción de lo que se podría denominar como los pilares estructurales del modelo: • La generación de información técnicamente respaldada y confiable con participación de los diferentes actores involucrados. (INFORMACIÓN) • El cambio de actitud y de desarrollo de capacidades de los diferentes sectores de usuarios del agua y actores públicos, respecto a la problemática de la contaminación hídrica, reflejado en una mayor conciencia ambiental y capacidad colectiva (DISPOSICIÓN) • La conformación de espacios de diálogo y concertación público – social para la resolución participativa de los problemas de contaminación, acceso y uso de los recursos hídricos. (ACUERDOS). • La puesta en marcha de prácticas, mecanismos y estrategias de prevención, monitoreo social – público y control para una gestión sostenible y equitativa del agua. (ACCIONES) Respecto a la generación de información, los distintos sectores de usuarios del agua, consideran que el conocimiento de ésta, les posibilitó dimensionar el problema de la contaminación en su real magnitud, adquiriendo una mayor conciencia de los riesgos que representa e impulsándolos a superar la actitud pasiva y esporádica en la prevención y control de los mismos. Por otra parte, valoran la información que les fue proporcionada, en términos del desarrollo de sus capacidades para ser un actor activo y propositivo en la mesa de deliberación, en igualdad de condiciones respecto a los actores públicos. Los representantes de los gobiernos municipales reconocen que aunque ellos no utilizaron la información generada por el proyecto en su real dimensión, ésta sirvió para que la institución adquiera un conocimiento más preciso y actualizado, reflexione y asuma una mayor responsabilidad respecto a la problemática de contaminación del agua. Esta actitud fue la base para que los gobiernos municipales, abran su estructura de trabajo insti-

28

Gestión Concertada de Cuencas Transfronterizas

tucional al trabajo participativo y concertado con otros actores sociales, logrando ciertos compromisos que si bien requieren ser reforzados, constituyen la base para la acción colectiva. Pero la información generada, no solo ha promovido un cambio de actitud y el desarrollo de capacidades en los actores sociales y públicos involucrados en la gestión del agua, sino también en los sectores de la minería empresarial y cooperativista. En este ámbito, las empresas y cooperativas mineras sienten que el clima social que se refleja en la mesa de deliberación, pese a que en algunas ocasiones sube de tono, marca la pauta para encarar el problema desde una perspectiva de diálogo, discusión y concertación, eliminando totalmente todo resquicio de confrontación y violencia. Esto tiene un valor singular para eliminar toda posibilidad de conflicto en la cuenca y garantizar la gobernanza ambiental de la misma. La dinámica de cambios de actitudes y desarrollo de capacidades, no solo entendidas en la dimensión del conocimiento técnico sino también en la dimensión de la disposición y capacidad social para la acción participativa, ha sido la condición previa y permanente que ha posibilitado la conformación de espacios de diálogo y concertación público – social para la resolución participativa de los problemas de contaminación, acceso y uso de los recursos hídricos. Pese a que tanto los actores públicos como los actores sociales vinculados a la gestión del agua, consideran que aún falta bastante para consolidar un modelo de gestión público – social del agua en la cuenca, que sea además equitativo y sostenible, encuentran en la constitución de la mesa de deliberación, la mayor contribución y base fundamental para alcanzar la visión de cambio del proyecto y, en consecuencia consolidar el proceso de construcción del Sistema Público Social de Prevención, Monitoreo y Control de la Calidad del Agua. Las diferentes sesiones desarrolladas por la mesa de deliberación, posibilitaron la construcción de compromisos públicos y sociales que se constituyeron en la base para el diseño y la implementación concertada de estrategias, mecanismos y prácticas concretas, de prevención, monitoreo social – público y control, para lograr una gestión sostenible y equitativa del agua orien-

Evaluación de Alcances: Cuenca del Río TUPIZA

29

tada esencialmente a la disminución de la contaminación de la misma. Estos elementos, fueron básicos para lograr la propuesta y promulgación de ordenanzas municipales que sean favorables al funcionamiento de la mesa de deliberación, dotándole en principio de la posibilidad de contar con los recursos suficientes para garantizar su institucionalidad y sostenibilidad en el tiempo. Una de las prácticas emergentes de la construcción de acuerdos en la mesa de deliberación, constituye las inspecciones conjuntas realizadas a las empresas y cooperativa mineras, para regular y ejercer un control más efectivo sobre la calidad del agua y los rangos de contaminación, manteniendo informados a los actores acerca de las actividades de extracción y contaminación. Esta práctica, pueden ser orientada simultáneamente a la prevención, monitoreo y control de la calidad del agua, marco en el que se puede asumir que las determinaciones de la mesa de concertación dan una alarma y permiten el control de las actividades mineras que se realizan, poniendo sobre el tapete de discusión cualquier dificultad o emergencia que pueda surgir eventualmente. En los años de funcionamiento del proyecto el sistema de monitoreo comunal avanza sólidamente hacia su consolidación, contando con monitoreadores comunales que realizan las mediciones y toma de datos de las fluctuaciones del pH a lo largo de la cuenca en cinco comunidades. Los procedimientos a seguir cuando se encuentran irregularidades en el pH, también fueron experimentados en procesos que luego de la toma de medición de pH muy ácido, se procedió a la denuncia y se realizó la inspección conjunta con los técnicos del gobierno municipal, tal cual se acordó en las mesas; sin embargo, esta articulación del monitoreo comunal al monitoreo público social, no se ha efectivizado aún por dificultades de coordinación con los técnicos de las alcaldías, que no terminan de asumir plenamente lo acordado en las mesas. Respecto a las acciones de prevención, control y disminución de la contaminación minera del agua, como se anotó anteriormente los resultados son menos visibles; en tanto que, estos componentes requieren de acuerdos y convenios más complejos porque afectan a intereses de distintos actores y requieren de un proceso más largo de concertaciones en las mesas de deli-

30

Gestión Concertada de Cuencas Transfronterizas

beración. Al respecto, los sectores mineros aseguran que si bien todavía no han desarrollado acciones más contundentes, el paso inicial que se ha dado con la toma de conciencia y responsabilidad del sector respecto a la problemática, ha sido fundamental para comprometerse con la visión del proyecto y dar algunas primeras señales como la implementación del dique de colas que se encuentra bajo su control para que no rebalse, y la decisión de reutilizar el agua. En lo que respecta a la aplicación de tecnologías descontaminantes, el proyecto realizó investigaciones para encontrar tecnologías alternativas adecuadas al contexto, tanto para riego como para consumo doméstico, ya que el problema de contaminación no se resolverá de forma inmediata y la población continuará con el riesgo latente de ser afectados por la baja calidad del agua. Para el agua de riego, considerando que en la zona la tecnología de galerías filtrantes rústicas es una forma de captación comúnmente utilizada, se realizó una investigación usando geomembranas para mejorar la capacidad de filtrado de estas galerías para evitar la acumulación de metales pesados y boro en los suelos agrícolas. Los resultados fueron negativos (la calidad de agua no mejora después del filtrado por la galería) y otras tecnologías aplicadas en países en desarrollo para casos como el del boro (ejemplo de Chile) solo resultan en sistemas productivos altamente rentables pues tienen un costo muy caro de mantenimiento e implementación. Sin embargo el modelo de galería implementado mejoró considerablemente la capacidad de captar mayores caudales de agua y fue ingresado al POA municipal para ser implementado en otras comunidades. En el ámbito del agua para consumo doméstico, se decidió desarrollar y validar una tecnología alternativa para las comunidades y/o familias que no tienen acceso a fuentes libres de metales pesados. En estas localidades se adaptó la tecnología del filtro Condorhuasi, con pruebas positivas para el plomo y metales pesados (se elimina más del 99% de metales presentes). Se capacitó a ceramistas de Tupiza y otros departamentos (Cochabamba, Santa Cruz, La Paz) para su fabricación, asegurando los contactos entre los posibles usuarios del filtro y los fabricantes. Se entregaron 30 filtros en Tupiza con los que se hizo un seguimiento de la

Evaluación de Alcances: Cuenca del Río TUPIZA

31

inserción de esta tecnología en la vida cotidiana de las familias siendo los resultados muy positivos. Luego se procedió al reparto de 70 filtros a familias que los solicitaron y se dejó el contacto con los fabricantes para su renovación futura.

32

Gestión Concertada de Cuencas Transfronterizas

Factores Clave que Incidieron en los Cambios y Lecciones Aprendidas

3.

3.1 Factores que promovieron el cambio
3.1.1 La Articulación de la Investigación al Proceso de Incidencia Social y Política La estrategia de articular la investigación a procesos de información, sensibilización, desarrollo de capacidades e incidencia social y política, constituye sin duda alguna un factor clave en el proceso de cambios o resultados promovidos por el proyecto; en tanto que la información técnica ha posibilitado no solo el cambio de actitudes y el desarrollo de capacidades de los diferentes actores involucrados, en mayor o menor grado, sino que se ha constituido también en el principal insumo para dinamizar los procesos de diálogo, deliberación y concertación social y pública. Esta aseveración se extrae de las opiniones de los representantes de los distintos actores públicos y sociales en el taller de evaluación, para quienes la articulación investigación e incidencia política y social sería uno de los factores más significativos que posibilitaron el cambio. Esta articulación, más allí de su connotación funcional, refleja una condición básica de interacción del equipo técnico del proyecto con los actores sociales y políticos involucrados, que

34

Gestión Concertada de Cuencas Transfronterizas

ha decir particularmente de los usuarios del agua ha estado marcada por un acompañamiento técnico constante y adecuado, que logró motivar y comprometer la participación de todos los actores involucrados en las actividades del proyecto. En este sentido los usuarios del agua valoran que haya un técnico local permanente que acompaña y brinda apoyo a todos los sectores y los mantiene informados, de manera más intensa y permanente a los sectores sociales usuarios del agua. Por otra parte, las actividades mejor ponderadas por los representantes de los usuarios del agua de la micro cuenca, tanto como de los representantes de los gobiernos municipales, fueron las que corresponden a la constitución y funcionamiento de la Mesa de Deliberación, y la construcción del Sistema de Monitoreo Público – Social, que sirvieron como estrategias esenciales del proyecto para lograr la movilización de actores públicos y privados en torno a la posibilidad de una gestión concertada del agua. Más allá de su implicancia funcional, estas actividades responden a dos condiciones básicas implícitas del modelo de gestión público – social que promueve el proyecto, constituyéndose al mismo tiempo en factores claves que incidieron en el logro de los resultados o cambios impulsados: la deliberación y concertación participativa de los actores y, la interacción público – social de las acciones. 3.1.2 La Deliberación y Concertación Participativa de los Acuerdos La dinámica de constitución de la mesa responde simultáneamente a dos condiciones que favorecen a la gobernanza de la micro cuenca Tupiza. La primera, que tiene que ver con la práctica y aprendizaje del diálogo y la concertación público – social, donde sectores con posiciones encontradas, visiones e intereses contrapuestos, deben encontrar salidas que apuesten al beneficio colectivo común, una tarea compleja en nuestro medio, que requiere del cambio de actitud y la apertura amplia de pensamiento. La segunda condición, se refiere a la posibilidad de configurar respuestas concertadas, complejas, integrales y multidimensionales, que tengan la capacidad de aglutinar diferentes

Evaluación de Alcances: Cuenca del Río TUPIZA

35

percepciones, actitudes y prácticas en torno al acceso y uso del agua. La respuesta lineal, simplista y unilateral debe sustituirse en estas condiciones por un marco más amplio de satisfacción de diversos actores públicos y sociales. En este marco, la mesa de concertación ha posibilitado la conjunción de diversos actores e intereses, “sentados frente a frente en torno a una mesa”, que aprenden a discutir, dialogar y concertar con base en información fidedigna, por un parte; y, ha facilitado la labor y emisión de acuerdos, decisiones y acciones, particularmente por las instancias de los gobiernos municipales, por otra parte. En este marco, la posibilidad de deliberar y concertar participativamente entre todos los actores que tienen que ver con la gestión del agua en la cuenca Tupiza, sin duda alguna que se constituye en un factor clave para la promoción de los cambios.

“Este es un espacio donde se buscan soluciones en base a lo que es diálogo, sino hubieran estas mesas de concertación, estoy seguro que nosotros como regantes, como productores campesinos, ya hubiéramos programado marchas, bloqueos, etc. En cambio estas mesas de concertación han hecho que mediante el diálogo podamos buscar algunas soluciones. Un ejemplo, le doy, lo que es esa canalización y el encapsulamiento de los Pasivos Ambientales de Tatasi. El 2010, COMIBOL había dicho que tenía un presupuesto pero era mínimo, no alcanzaba, y no le daba importancia a esos pasivos ambientales, pero en estas mesas de concertación hemos exigido para que aumente el presupuesto y haga esos trabajos que ha hecho. Y otro objetivo también ha sido el de crear a los monitoreadores, mediante estas mesas de concertación. Ahora ellos también pueden participar de las mesas de concertación y hacer conocer qué calidad de agua está bajando por la cuenca… Yo veo muy importante esto”
Nora Moreno Huerta (Secretaria de Organización y de Madre Tierra de ARESCAT)

36

Gestión Concertada de Cuencas Transfronterizas

3.1.3 La Interacción Público – Social de las Acciones La gestión del agua en cuencas no solo depende de la intervención de los actores públicos y las políticas que puedan generarse en este ámbito; la deliberación y prevención de los problemas en la calidad de este recurso hídrico, tanto como el monitoreo y control de las acciones que en consecuencia se plantean para resolverlos, requiere ineludiblemente de la participación social.

“La articulación de los usuarios del agua con los actores públicos se ha dado de manera relativa. Estos mecanismos de concertación particularmente nos sirven, en la evaluación y seguimiento que podamos hacer de algún tipo de acción, tanto como autoridades como organizaciones. Nos permiten hacer un seguimiento exhaustivo a nosotros como autoridades, para la séptima mesa que se está proyectando esperamos tener mayores resultados, y ahondar más en los temas centrales que son el agua y la contaminación”.
Claudia Mamani Ortega (Presidenta del Consejo Municipal de Tupiza.

En este sentido, un sistema exclusivamente determinado por la acción de los actores públicos no es lo suficientemente legítimo ni eficiente, como un sistema que dependa solo de la participación de los actores sociales no es efectivo; entonces, la alternativa se orienta a la complementariedad de lo público y social, en tanto que si el control que hacen las comunidades locales de usuarios de agua de la cuenca no está ligado a una atención, sistematización y validación por parte del actor público, cualquier anormalidad o signo de contaminación fuera de norma tendría que seguir el curso normal de una denuncia en la que los afectados se encuentren con los mismos problemas y obstáculos procedimentales que han venido enfrentando hasta ahora. Por otro lado, los sistemas de control comunal son una herramienta

Evaluación de Alcances: Cuenca del Río TUPIZA

37

muy útil para un actor público que no cuenta con suficientes recursos para cumplir con sus tareas y roles a cabalidad.

3.2 Factores que limitaron el cambio
3.2.1 Difusión de la información sin estrategia comunicacional Los estudios generados por el proyecto y la información generada a partir de ellos, sin duda alguna son un aporte significativo para articular la investigación a procesos de cambio social y político; sin embargo, para que esta articulación sea realmente efectiva, debe ser comprendida como un proceso que además de considerar la producción y validación del conocimiento técnico, debe también reparar en la forma en que ésta debe ser compartida con los distintos actores sociales, en función de las condiciones, intereses y requerimientos de cada uno de ellos para el diálogo y la concertación social y política. En este marco, si bien la información ha sido transmitida adecuadamente a varios sectores de usuarios del agua de la cuenca, existen otros sectores que no habrían sido considerados, como comunidades de otros distritos que no trabajaron directamente con el proyecto y el propio sector minero. Los primeros mencionan que es valorable la dimensión y calidad de la información generada en el proceso investigativo, sin embargo, consideran que esta información no se ha socializado lo suficiente, tanto en términos de una difusión masiva que llegue a las bases mismas de las organizaciones sociales y a todos los sectores de usuarios del agua de la micro cuenca, como en términos de su intensidad o profundización, respecto a determinados sectores. Por su parte, representantes del sector minero mencionan que ha sido muy poca la información que recibieron de las investigaciones desarrolladas por Agua Sustentable y que no se desarrolló un programa de capacitación y educación ambiental, específicamente orientado a su sector. Menos aún, fueron tomados en cuenta en los procesos de monitoreo desarrollados por los otros usuarios del agua. Mencionan también que faltó establecer una mayor articulación entre el proyecto y la población en gene-

38

Gestión Concertada de Cuencas Transfronterizas

ral, particularmente en distritos y comunidades que no pudieron ser integrados significativamente a las actividades desarrolladas. Los representantes de estos sectores en el taller de evaluación, opinan que faltó utilizar esta información en la socialización y sensibilización social. Es cierto que el proyecto priorizó los distritos III y VI para realizar la experiencia, sin embargo, la difusión de la información puede abarcar también a otros ámbitos y sectores, dependiendo de los objetivos de incidencia social y política que se buscan. En esta perspectiva, no toda ni la misma información sirve por igual a todos los actores, en la medida en que se espera determinados resultados de incidencia y se trabaja con actores que se encuentran en diferentes condiciones e intereses, la información debe ser trabajada de manera específica. Por ejemplo los actores políticos, más que información técnica primaria, se les debe compartir evidencias y argumentos para sustentar cambios en políticas públicas.

“No solo nos veamos en el tema de las mesas, sino también otros que están relacionados, por ejemplo en el tema de educación, quizás debemos trabajar más en ese tema de sensibilización y educación, pero no solamente la gente dispersa, que está localizada en algunos sectores de la ladera del distrito tres, sino englobar a toda la población, porque no solamente es el sector minero el que contamina, sino nosotros mismos del poblado de Tupiza. Debemos hacer un trabajo integral, que no solo se vea unos aspectos sino referente a todos los sectores. Considero que falta un trabajo continuo de comunicación y sensibilización, porque solo hablamos de eso cuando se hacen las mesas”.
Victoria Garabito Ovando (Vice presidenta del Consejo Municipal)

En este aspecto, se sugiere que una difusión masiva serviría por una parte para lograr una mayor concientización y sensibilización de la gente respecto a la problemática en el cuidado

Evaluación de Alcances: Cuenca del Río TUPIZA

39

del agua y el medio ambiente, y por otra parte, la información confiable y precisa contribuiría a un mayor conocimiento de la problemática y en consecuencia a tomar mejores decisiones de mitigación. 3.2.2 Incidencia Política sin visión estratégica de cambios en actores y políticas públicas El factor limitante más visible desde la perspectiva de los participantes en el taller de evaluación, es el involucramiento insuficiente por parte de los gobiernos municipales, tanto del ejecutivo como del legislativo, aunque las dinámicas de Atocha y Tupiza reflejan diferentes respuestas. Según representantes de ambos gobiernos municipales, reconocen que la situación en Atocha refleja un involucramiento más positivo por parte del Alcalde y, consecuentemente una respuesta más efectiva y comprometida por parte de los técnicos del ámbito ejecutivo. En el caso de Tupiza, la actitud del Alcalde y en consecuencia de los técnicos del ejecutivo fue débil y sin compromiso alguno con la causa, marcada en cambio por intereses partidarios, prebendalismo y cooptación de las organizaciones sociales. Sin embargo, es valorable el compromiso de algunas autoridades de los consejos municipales que se observa particularmente en Tupiza. En este marco institucional, los usuarios ven con mucha preocupación el tema de la sostenibilidad de la mesa de concertación, que si bien hasta ahora ha funcionado gracias a la voluntad comprometida de los usuarios que lograron la declaración de reconocimiento de las ordenanzas municipales, en el largo plazo su continuidad depende en gran medida del patrocinio y promoción comprometida por parte del gobierno municipal. La incidencia política depende en gran parte de la dinámica gubernamental del contexto particular, sin embargo el cambio que se espera en los actores y las políticas públicas, tanto como las estrategias y acciones que se diseñen para propiciar tales cambios, deben tener como premisa de acción precisamente las condiciones del contexto. En el caso del proyecto, la falta de involucramiento de los actores públicos, parece responder más a la

40

Gestión Concertada de Cuencas Transfronterizas

ausencia de una visión estratégica que a la actitud de las eventuales autoridades. De este modo, no se refleja de manera clara una estrategia de incidencia política o por lo menos lineamientos que además de caracterizar las situaciones de poder e influencia (análisis de stakeholders), analice la situación y dinámica de las políticas públicas concernientes, en los distintos ámbitos, niveles o escalas, en función de los asuntos específicos de incidencia.

4. Reflexiones y Recomendaciones para la Acción Futura

4.1 Respecto a la generación y utilización de la Información Técnica en los procesos de Incidencia Social y Política
Con frecuencia, el vínculo entre la información generada en procesos de investigación y las políticas, o la evidencia y la práctica, se considera como un proceso lineal, en que una serie de conclusiones o lecciones sacadas por la investigación, se mudan casi mecánicamente de la esfera de investigación a la esfera de las políticas, que luego repercuten en cierta medida en las decisiones y en los programas prácticos de los que formulan las políticas. La experiencia práctica del proyecto muestra que la realidad tiende a ser mucho más dinámica y compleja, con procesos recíprocos entre la investigación, las políticas y la práctica, moldeado esto por múltiples actores, relaciones, intereses y percepciones. Los estudios que en torno a estas relaciones se desarrollan identifican una amplia gama de factores interrelacionados, que determina la posibilidad de que las autoridades normativas y los profesionales adopten la evidencia basada en la investigación, u otras formas de tales.

42

Gestión Concertada de Cuencas Transfronterizas

Estos factores pueden dividirse a grosso modo en tres esferas intercaladas: el contexto político, donde se establece no solo las relaciones de poder, influencia e intereses de los actores involucrados, sino también la propia dinámica del estado y desarrollo de las políticas públicas concernientes; la evidencia técnica, que no solo depende de las condiciones de credibilidad científica y social, sino también de la forma como éstas son comunicadas a los distintos actores en función de objetivos de incidencia determinados; y los vínculos entre las instituciones de investigación y desarrollo y las entidades públicas de generación de políticas públicas. Además, dentro de un cuarto conjunto de factores tenemos el contexto externo. Los esfuerzos y significativos aportes desarrollados por el proyecto en el ámbito de la investigación y articulación a procesos de incidencia social y política, no reflejan con la suficiente claridad la consideración de estos factores y en consecuencia una estrategia específica de incidencia en actores sociales, no circunscrito exclusivamente al ámbito de los usuarios del agua sino a aquellos que de algún modo pueden tener alguna influencia política; y actores públicos, en diferentes ámbitos (ejecutivo, legislativo) y escalas o niveles (nacional, departamental, municipal). Su posición específica en relación al asunto de incidencia política (que cambios se buscan generar) y en consecuencia el rol que pueden tener en el proceso de incidencia política, determinará una forma particular de incidir en ellos, por tanto una forma particular de utilización de la información. Así, por ejemplo, si la información técnica generada sirve para desarrollar las capacidades de interacción de los usuarios del agua con los actores públicos, ésta deberá corresponder a temas específicos y en condiciones de argumentación social. Respecto a actores políticos, la información generada en procesos de investigación científica, requerirá de una priorización selectiva y no solo puesta en términos de evidencia técnica, sino esencialmente en condición de argumentación política. En este marco se debe entender que el proceso de formulación de una política y la producción de la investigación, constituyen en sí procesos políticos, de principio a fin.

Evaluación de Alcances: Cuenca del Río TUPIZA

43

En este marco de situación, y entendiendo que la incidencia en actores públicos municipales no ha generado aún respuestas contundentes, sería recomendable elaborar una estrategia comunicacional, que puede ser planteada a través de la interacción directa de los usuarios del agua respaldados por Agua Sustentable, pero también a través de otros actores sociales (de la sociedad civil) y políticos que correspondan a ámbitos ejecutivos o legislativos del nivel nacional o departamental (aliados que hagan suya la causa).

4.2 Respecto al fortalecimiento de los actores involucrados y el desarrollo de capacidades institucionales, técnicas y de incidencia política
De manera genérica se entienden las capacidades como condiciones relativas a la adquisición de conocimientos y al desarrollo de destrezas o habilidades, es decir circunscrita en una dimensión unilateral (funcional u operativa). La propuesta en términos de enfoque de desarrollo, tiene similar significación que las competencias, en el marco de la teoría educacional. De modo que capacidad expresa no solo el saber y el saber hacer, relativas a las operaciones mentales e instrumentales, sino también el saber ser, involucrando aspectos socio – afectivos, actitudinales y de generación de valores. En este marco, podemos asumir que el proyecto ha contribuido de manera general al desarrollo de capacidades de actores sociales y públicos vinculados a la gestión del agua en la Cuenca de Tupiza, con énfasis particular en lo referente a los usuarios del agua y en grado menos significativo a técnicos del gobierno municipal y representantes del sector minero. Los reportes de avance reflejan que el fortalecimiento de las capacidades de los usuarios del agua, se ha constituido en un pilar fundamental de cambios en la gestión del agua de la cuenca Tupiza. Si consideramos el término de capacidades en su real magnitud, deberemos entender que en el caso de los actores públicos y mineros, las capacidades a desarrollar se deben ubicar fuertemente en el ámbito de lo actitudinal y socio afectivo, que tienen que ver esencialmente con el cambio de percepción respecto a la

44

Gestión Concertada de Cuencas Transfronterizas

problemática de contaminación del agua y gestión de la cuenca en general y, con la capacidad de diálogo, concertación y disposición política respecto a los usuarios del agua. Estas dimensiones son fuertemente cuestionadas por los usuarios del agua, tanto en los sectores mineros como en las autoridades y técnicos del gobierno municipal. En este aspecto, es también válida la recomendación de la estrategia comunicacional, sustentada en estrategias más efectivas de utilización de la información. Por otra parte, el desarrollo de capacidades ha sido también una demanda del sector minero y de algunos actores públicos del gobierno municipal, que declaran cierta inequidad en las actividades del proyecto orientadas a este fin. En este sentido es necesario reforzar la credibilidad e imagen de los facilitadores técnicos del proyecto, como actores coadyuvantes y proactivos, reduciendo la apariencia de fiscalización y control.

4.3 Respecto a los procesos de diálogo, concertación e incidencia política: La Mesa de Deliberación
La formación y evolución de políticas públicas, constituye un ámbito poco explorado por las ciencias políticas y sociales, daría la impresión de que las políticas públicas son el resultado arbitrario y mecánico de la ocurrencia de circunstanciales actores que se encuentran en situación de decisión pública, y que en consecuencia su evolución en el tiempo se tornaría impredecible. Bajo la consideración de que este proceso es complejo y a veces hasta arbitrario y azaroso, los proyectos muchas veces optan por evitar una planificación sistemática de incidencia política y con premisas generales encaran este proceso respondiendo circunstancialmente a las dinámicas que el contexto político plantee. Sin embargo, toda estrategia o acción aislada de incidencia política que pretende ser efectiva, debe necesariamente considerar un análisis mínimo del estado de situación del asunto de incidencia (cambio que se quiere lograr en políticas) y de cómo se ubican en torno a él diferentes actores sociales y públicos. Este análisis permite establecer las consideraciones necesarias para optar por determinada estrategia general de incidencia

Evaluación de Alcances: Cuenca del Río TUPIZA

45

política1 y la forma organizativa2 recomendable que permitiría su viabilización. En este marco, la estrategia planteada implícitamente por el proyecto a través de la constitución de la Mesa de Deliberación corresponde al diálogo político, entendido como una estrategia institucional de abogacía directa y transparente, que una alianza o coordinación de actores sociales ejerce frente a instituciones de gobierno, en temas de interés de la población objetivo y/o de alta relevancia para un sector que apoya a través de mecanismos de información, comunicación, intercambio y concertación deliberativa.3 En lo que se refiere a la forma organizativa, por la constitución y los objetivos que persigue, se podría asumir que corresponde a una red política; sin embargo, por el funcionamiento y los resultados apreciados hasta el momento, podría tratarse de una alianza o plataforma de diálogo y deliberación público – social. La diferencia es sustancial, la idea de la red sugiere la manera en la cual una variedad de actores situados en un laberinto de organizaciones públicas y privadas con interés en una política en particular se conectan unos con otros. Los actores en la red intercambian ideas, recursos y negocian posibles soluciones a los problemas públicos. De esta forma se van generando conexiones que borran los límites entre el Estado y la sociedad, y es la red que
1 Los procesos más conocidos de hacer incidencia política son el “lobby” o “cabildeo”, en los que el grupo de presión busca influir en actores políticos del ejecutivo o legislativo de gobierno mediante operadores que interactúan “cara a cara”; y, el “diálogo político”, que se establece a través de la relación e interacción entre dos o más actores diferentes, que están dispuestos al entendimiento a través de la expresión de sus intereses y razones, y de la negociación deliberativa y concertación.(ASOCAM, 2007). Las estrategias de incidencia política pueden adoptar diferentes formas organizativas: coalición política, que implica una relación formal a largo plazo, con personal dedicado a sus actividades y dirigida a un agenda común relativamente amplia; una red política, que construye enlaces entre actores dispuestos a ayudarse mutuamente en torno un asunto bien definido con compromisos para actuar; una alianza política, que tiene una perspectiva temporal de oportunidad, con metas específicas y objetivos comunes a mediano o corto plazo. (ASOCAM, 2007). ¿Cómo actores sociales inciden en políticas públicas? ASOCAM (Plataforma Latinoamericana de Gestión de Conocimientos para el Desarrollo Rural). Agencia Suiza para la Cooperación y el Desarrollo, COSUDE. 2007

2

3

46

Gestión Concertada de Cuencas Transfronterizas

fusiona lo público y lo privado4. La idea de la alianza o plataforma, corresponde a la de un espacio de integración mixta, que dialoga, delibera y concerta en torno a temas circunstancialmente definidos, con la posibilidad de generar propuestas y sugerencias, en relación a la temática de su competencia. Ambos espacios pueden ser susceptibles a la institucionalización. Es claro que la aspiración del proyecto corresponde por la constitución y los objetivos de la Mesa a la idea de Red Política; sin embargo, se plantea esta disyuntiva con fines reflexivos, debido a la preocupación de varios de los actores esencialmente del sector de usuarios del agua, que no encuentran aún en los resultados del funcionamiento de este espacio una articulación efectiva a la incidencia en políticas públicas, corriendo el riesgo de desgastarse y debilitarse convirtiéndose simplemente en un espacio de sensibilización, diálogo y deliberación público – social, con reducida capacidad de decisión sobre la gestión misma de las política públicas.

“Creo que estas mesas de concertación tendrían que tener ese objetivo, de influir en las políticas de la alcaldía, de nada serviría solo el dialogo no más. Nosotros como organizaciones sociales si lo estamos tomando así, pero posiblemente algunas autoridades del municipio, concejales, del ejecutivo… no lo estén tomando en ese sentido. Para ello, nosotros en la carta orgánica hemos planteado que dentro del municipio se cree una nueva unidad, que tenga su intendente de control del agua, porque el técnico de medio ambiente ahora se dedica a muchos aspectos. Con la creación de esa unidad, nos vamos a dedicar exclusivamente a lo que es el agua, tanto para consumo humano, como para riego. Entonces el intendente tendría ese rol de ver la calidad del agua, inspeccionar a los operadores mineros si están cumpliendo con la ley 1333. Esperamos que con eso las entidades municipales, tengan más de consciencia sobre la gestión del agua|”.
Fortunato Mamani (Presidente de ARESCAT y Sub alcalde del Distrito 3 de Tupiza)

4

Rede, actores e instituciones. Cristina Zurbriggen, 2004

Evaluación de Alcances: Cuenca del Río TUPIZA

47

Es cierto que el tiempo de funcionamiento de la mesa es mínimo para esperar más de los resultados significativos hasta ahora conseguidos; sin embargo, al interior de este espacio no se aprecia una dinámica política que haga prever una evolución en los cambios, más allí del primer impacto positivo del cambio de actitudes y el incremento en la capacidad de diálogo y concertación. Si la estrategia funcionó adecuadamente para este primer logro, no significa que funcionará para cambios más efectivos, y en este sentido será necesario tomarle el pulso a la dinámica de cambios políticos y diseñar una estrategia de incidencia política con nuevas variantes e incorporaciones. En esta perspectiva, se debe entender que la propia estructura de la red política debe ser abierta y dinámica, que le permita trabajar y establecer vinculaciones y alianzas en otros ámbitos de decisión política (gobernación, ministerios, asamblea plurinacional, etc.) y de incidencia social (CSUTCB, organización nacional de regantes, organizaciones nacionales, etc.). De esto se trata precisamente la red, de extender sus relaciones y alianzas hasta los ámbitos y escalas que fuera necesario, en un replanteamiento permanente y dinámico de estrategia política. Esto requiere de la incorporación de operadores políticos locales o regionales, que trabajen en la construcción de acuerdos y de contar con el patrocinio de actores políticos (asambleístas, diputados, etc.) que hagan suya la causa.

48

Gestión Concertada de Cuencas Transfronterizas

“Las mesas no han llegado articular acciones hacia más arriba, a partir de los municipios no se ha llegado a otros niveles, donde se extiende también la responsabilidad que cada uno tiene dentro de sus competencias, creo que a nivel de regantes sí, ellos han logrado articularse en otros niveles superiores, pero en el sector de los actores públicos no, el proyecto no ha facilitado esa posibilidad. Se debe trabajar también con la gobernación, ampliar la cobertura incluso de llegar a otros niveles con estas mesas, quizás podemos trasladarnos a hacer otras mesas en el departamento o quizás a nivel nacional e invitar a otro nivel de autoridades para que sientan nuestra problemática, si la mesa llega a otros niveles de participación creo que sería más productiva”
Victoria Garabito Ovando (Vice presidenta del Consejo Municipal de Tupiza)

Tan importante como contar con una visión de estrategia política abierta y flexible, que surja de una lectura de adecuación permanente al contexto de decisión y poder político, se hace también necesario que la mesa cuente con una estrategia operativa y funcional. Algunos entrevistados mencionan al respecto que sería imprescindible contar con un planteamiento estratégico de las sesiones de la mesa, de modo que las convocatorias, en frecuencia y temas a tratarse, respondan a una lógica de trabajo coherente y suficiente. La convocatoria de frecuencia mecánica podría terminar desgastando este espacio y reduciendo su real valor al activismo intrascendente. En este marco sugieren que se debe normar el tiempo de reuniones, junto a las temáticas de tratamiento, con base en un plan estratégico superior.

Evaluación de Alcances: Cuenca del Río TUPIZA

49

4.4 Respecto a la Gestión y Preservación del Recurso Hídrico: El Modelo de Gestión Público – Social
La visión del proyecto establecida para el año 2012 apuntaba a contribuir a una gestión concertada, sostenible y equitativa del agua en la micro cuenca Tupiza, orientada a la solución paulatina de los problemas de contaminación, acceso y uso de los recursos hídricos. En este marco, el grado de avance en la implementación y validación del modelo de gestión propuesto, se constituye en el indicador básico para establecer la proyección hacia el impacto, en términos de un mayor control y mejoramiento de la calidad del agua (disminución de la contaminación minera) y de los derechos de acceso y uso de este recurso. Sin embargo, paralelamente a la importancia que adquieren los aportes que el proyecto ha realizado en cuanto a la constitución efectiva de este modelo y la posibilidad de que en consecuencia se generen efectos positivos en el uso y preservación del recurso hídrico en la cuenca, el establecimiento y validación del modelo de Sistema Público – Social de Prevención, Monitoreo y Control de la Calidad del Agua, adquiere una importancia singular, conceptual y metodológica, en el ámbito temático de la Gobernanza Ambiental del Agua, entendida como el sistema político, legal e institucional – administrativo que afecta directa o indirectamente al uso, el desarrollo y la gestión del agua y la provisión del servicio a diferentes niveles de la sociedad. La particularidad del modelo propuesto es que plantea la complementariedad público – social, como base de la gobernanza y gobernabilidad de la gestión del agua en cuencas con problemas de contaminación minera. En este sentido el sistema propuesto consta de tres componentes, la Prevención el Monitoreo y el Control. El monitoreo brinda la base de información para tomar acciones y decisiones sobre Prevención y Control, en este sentido combina acciones y responsabilidades del actor social y del actor público e intenta lograr un efecto sinérgico entre ambos: el monitoreo comunal se convierte en un apoyo para un actor público que cuenta con pocos recursos y capital humano en el tema ambiental, en una cuenca con lugares de difícil accesibilidad y grandes distancias; la sistematización de la información y la complementación al monitoreo comunal (indicadores que

50

Gestión Concertada de Cuencas Transfronterizas

requieren técnicas de medición más complejas) por parte del actor público valida, reconoce y articula la información del monitoreo comunal con procesos de Prevención y Control. Tres son los elementos que dinamizan a los componentes del sistema y el sistema en sí mismo: información, acuerdos y acciones. La idea es que este sistema alimenta con información al espacio de deliberación y es a su vez un instrumento de este espacio para la aplicación de decisiones y acciones concretas. Si bien el esquema conceptualmente es coherente, desde la experiencia práctica del proyecto, se puede evidenciar que la dinámica de funcionamiento no refleja una secuencia lineal fragmentaria y mecánica: información, acuerdos y acciones, sino en cambio su estructura es cíclica y de dinámica, de interacción y retroalimentación permanente. La identificación de factores limitantes en el proceso de cambios impulsados por el proyecto, surgen precisamente de una concepción lineal y mecánica entre la generación de información y construcción mecánica de acuerdos, en primera instancia, y entre construcción de acuerdos y acciones, en segunda. La realidad y la evidencia práctica de la experiencia, nos permite identificar que entre estos tres elementos dinamizadores existen interfaces que los conectan: la estrategia de comunicación entre información y acuerdos, y la estrategia política entre acuerdos y acciones concretas. Es imprescindible reforzar el modelo con la incorporación efectiva de una estrategia comunicacional y una estrategia de incidencia política. Estas observaciones, condicionan a retroalimentar el modelo con una visión más sistémica, multidimensional y abierta, que permita establecer la coherencia interna en la relación entre los componentes, pero también la coherencia externa en su vinculación con otros sistemas, en otros niveles y escalas, como se anotó en las reflexiones acerca de la red política.

Conclusiones

5.

- Las políticas públicas transitan por un ciclo de gestión que comprende generalmente ciertas etapas básicas: su incorporación en la agenda pública, su formulación, su implementación y, su evaluación o vigilancia. Teóricamente la incidencia política estará dirigida a una etapa particular en la que se encuentre el asunto de incidencia, según el grado de maduración social y política que haya alcanzado. En el caso particular de la presente evaluación, donde el asunto de incidencia política corresponde al establecimiento de acuerdos públicos y sociales, que respeten los derechos de agua y disminuyan la contaminación de la misma, en el marco de la constitución de un modelo de gestión concertado, equitativo y sostenible, la incidencia política empezó desde la concertación social entre los diferentes usuarios del agua para posicionar el asunto en la agenda social y pasar finalmente a la agenda pública, proyectándose finalmente a la formulación de ordenanzas municipales favorables. Si bien este esquema, de gestión de las políticas públicas, se presenta como un modelo lógico lineal y consecutivo, la experiencia nos devela que en la práctica, no se trata de etapas estancas que deben ser superadas secuencial y correlativamente, sino de procesos dinámicos y complejos donde las etapas son atravesadas parcialmente, no siempre de manera secuencial y a ritmos totalmente discontinuos. Así, el proceso de diálogo y concertación que se propicia en la Mesa de

52

Gestión Concertada de Cuencas Transfronterizas

Concertación, es un proceso dinámico, de encuentros y desencuentros, de acuerdos y desacuerdos, que dependen de la argumentación técnica, de la voluntad política y de ciertas condiciones generales del contexto. En este marco, la planificación de la incidencia política es hasta cierto punto un supuesto, y el logro de los asuntos de incidencia o visones de cambio pueden generarse en el transcurso de la implementación del proyecto o algunos años después de su finalización, en tanto que ello depende de factores externos que no se encuentran bajo el control del proyecto. Es necesario tener esta consideración en el ámbito de la evaluación de proyectos de esta índole. - Acercar el conocimiento generado por instituciones de investigación a ámbitos de gestión de políticas públicas, es una tarea ardua, compleja y difícil de transitar; sin embargo indispensable, en la medida en que a través de la investigación se pueden establecer puentes de relativa imparcialidad y relatividad de los conocimientos entre los funcionarios públicos responsables de tomar decisiones y los actores sociales involucrados, reconociendo que el conocimiento con el que cuentan puede ser orientador, pero no determinante del rumbo a seguir. La idea central es la de pasar de un sistema de decisiones políticas basadas en opiniones particulares, a un sistema de decisiones políticas basadas en evidencias emergentes de procesos de investigación, usar la gestión del conocimiento para mejorar el vínculo entre investigación y políticas, que incluya a diversos representantes de la sociedad civil como a funcionarios públicos interesados en incorporar la evidencia resultante de procesos de investigación a la toma de decisiones públicas, bajo la convicción de que mejores intervenciones en el uso de la investigación pueden conducir a políticas públicas más efectivas y certeras principalmente en favor de los sectores empobrecidos. El caso del proyecto, y la dinámica de constitución de la mesa de concertación, muestra como una alianza entre usuarios del agua, sectores mineros, instituciones guberna-

Evaluación de Alcances: Cuenca del Río TUPIZA

53

mentales y centros de investigación, puede generar procesos importantes de incidencia en actores sociales y públicos, que luego puedan orientarse a la generación de políticas públicas basadas en evidencias y argumentos científicos. Sin embargo, como se pudo apreciar en la valoración de esta experiencia, este proceso no es lineal y mucho menos mecánico, en tanto que depende de una serie de factores varios de los cuales no se encuentran dentro del control del proyecto, por ello es imprescindible considerarlos para tener una mayor aproximación a la realidad. Dentro de estos factores es clave considerar no solo la rigurosidad científica con la que se genera la información técnica, sino también la forma como será utilizada ésta en términos de una argumentación política; frecuentemente la consistencia de la evidencia es menos importante que la forma como ésta es puesta en la perspectiva de las condiciones e intereses de los actores políticos, y en general de cada uno de los tipos de actores involucrados. Los cambios promovidos por el proyecto reflejan aún una posición pasiva de los gobiernos municipales y del sector minero, es posible que una estrategia de comunicación sustentada en un análisis del contexto político, pueda dar pautas y estrategias más efectivas para generar respuestas más contundentes. Sin embargo, la estrategia comunicacional debe estar determinada necesariamente por el planteamiento de una estrategia de incidencia política, hasta ahora la estrategia de la abogacía social puesta en marcha mediante la mesa de deliberación ha logrado alcanzar resultados importantes, pero la preocupación de muchos actores entrevistados respecto a no visualizar señales promisorias en la evolución política de este espacio, debe alertar sobre la necesidad de implementar estrategias paralelas acudiendo quizás a otros ámbitos y niveles de influencia política. En este marco, puede ser muy útil generar una lectura del contexto político, en relación a la mesa de deliberación y al sistema público – social de previsión, monitoreo y control del agua, con la participación de actores políticos y sociales influyentes.

54

Gestión Concertada de Cuencas Transfronterizas

Paralelamente a la importancia que adquieren los aportes que el proyecto ha realizado en cuanto a la constitución efectiva de este modelo y la posibilidad de que en consecuencia se generen efectos positivos en el uso y preservación del recurso hídrico en la cuenca, el establecimiento y validación del modelo de Sistema Público – Social de Prevención, Monitoreo y Control de la Calidad del Agua, adquiere una importancia singular, conceptual y metodológica, en el ámbito temático de la Gobernanza Ambiental del Agua, entendida como el sistema político, legal e institucional – administrativo que afecta directa o indirectamente al uso, el desarrollo y la gestión del agua y la provisión del servicio a diferentes niveles de la sociedad efectuar una sistematización específica de la implementación del sistema público social de previsión, monitoreo y control del agua, que incluya a la mesa de deliberación, como mecanismo dinamizador.

Evaluación de Alcances: Cuenca del Río TUPIZA

55

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful