Está en la página 1de 5

EL ROLL DEL NUEVO JUEZ PENAL

Por: José Alfredo Escobar Araújo

Desde la expedición del nuevo Código de Procedimiento Penal, ley 906 del
2004, los jueces penales colombianos adquirieron un trascendental
compromiso con la comunidad, puesto que se convirtieron en los directores
del proceso, en los moderadores de las audiencias y en los garantes de los
derechos y libertades de los ciudadanos. En efecto, el nuevo sistema penal
acusatorio deja a un lado los ritualismos, lo escritural, imprimiéndole
celeridad y eficiencia a nuestra justicia penal. De este modo asegura el
postulado constitucional de accesibilidad, prontitud y cumplimiento.

Nuestros jueces tienen, entonces, el compromiso ineludible de orientar el


proceso hacia el equilibrio, no siempre fácil, entre dos propósitos estatales
de máxima importancia como son la realización de la justicia y la garantía
de los derechos fundamentales de los asociados. Por esta razón, al entrar
en vigencia el nuevo estatuto que privilegia la oralidad y que pretende dar
desarrollo al principio acusatorio, resulta necesario y urgente garantizar la
articulación de las entidades que operan el sistema procesal penal. Esto
significa, ni más ni menos, adquirir plena conciencia de que la trascendencia
de los intereses en juego dentro de un proceso penal exige la comprensión
de sus instituciones, por encima de su aplicación mecánica.

El dar aplicación a las normas contenidas en el nuevo Código de


Procedimiento Penal, el funcionario judicial debe estar en capacidad de
advertir que cada una de ellas desarrolla valores y principios de raigambre
constitucional. Y si bien no es forzoso ni oportuno que en cada ocasión se
realicen extensas explicaciones sobre el trasfondo de cada precepto, sí se
debe actuar de manera coherente con el contexto normativo.

De análoga manera, en el desarrollo de un proceso penal, el servidor


judicial está preparado para resolver de manera racional y lógica, los
inconvenientes y dificultades que se le presenten cuando de buscar el ya
mencionado equilibrio entre justicia y derechos fundamentales se trata.

Las reformas normativas, por relevantes que estas parezcan, no constituyen


por si mismas una solución a las deficiencias del sistema judicial. Es el
componente humano, el elemento fundamental para que el sistema no solo
sea eficiente, sino que se transforme en un verdadero instrumento de
realización de justicia material, con pleno respeto de los derechos
fundamentales.
En la primera etapa de nuestro proceso penal de corte acusatorio, es
función del juez ponderar, por un parte, el legitimo interés del Estado de
adelantar una persecución eficaz de los hechos y actos punibles que
comprometan las condiciones de existencia y desarrollo de la comunidad, y
por la otra, salvaguardar los derechos constitucionales y legales del
imputado, los cuales en principio, no deben ser afectados en modo alguno
por la mera existencia de una imputación en su contra.

Esta contraposición de intereses legítimos, representa el núcleo de la


intervención de los jueces y les impone la obligación de ponderar dichos
intereses, que deben estar siempre balanceados, a efectos de evitar que
sus decisiones se inclinen a favor de alguno de ellos, dejando en
desprotección al otro.

Nuestro antiguo sistema de justicia penal, adolecía de un problema


recurrente, que consistía en una absurda tendencia a prolongar
excesivamente los procesos. Esto se explicaba, en muchos casos, por la
concepción tradicional propia del sistema inquisitivo y por el excesivo
formalismo. En este sentido, los jueces del nuevo sistema acusatorio,
cuentan con un potencial muy grande y tienen importantes funciones, tanto
más cuanto que además poseen los instrumentos necesarios para hacer del
proceso una herramienta mucho mas ágil y accesible a los ciudadanos,
quienes deberán variar positivamente la percepción del funcionamiento de
nuestra justicia y de nuestra democracia.

Actualmente, el juez penal, para preservar su imparcialidad, esta obligado a


abstenerse de intervenir oficiosamente en materia probatoria. A diferencia
de los anteriores estatutos procesales penales, la nueva legislación
preceptúa de manera categórica que “En ningún caso el juez podrá decretar
la práctica de pruebas de oficio.”1 En apariencia, el concepto normativo de
verdad que desarrolló la ley 906 de 2004, nuevo Código de Procedimiento
Penal, es una verdad formal, radicalmente adscrita al principio dispositivo..

Si como hemos sostenido anteriormente, el concepto de verdad que se


acoge es un concepto formal, en materia probatoria al Juez le corresponde,
en primer lugar, desde la perspectiva del debido proceso, exigir el
cumplimiento riguroso de las reglas que atañen al descubrimiento de las
pruebas y la exclusión de pruebas ilícitas y, en segundo lugar, desde la
perspectiva del derecho de defensa, garantizar al imputado adecuadas
oportunidades de contradicción.

1
Art. 361. Prohibición de pruebas de oficio.
En este contexto teórico el proceso penal se rige por parámetros idénticos a
los de un proceso ordinario, en el que la relación jurídico-procesal se traba
exclusivamente entre partes antagónicas (esquema adversarial) que
comparecen ante el juez en pie de igualdad y en el que la carga de
diligencia de las partes les lleva a asumir las consecuencias negativas de su
actuar negligente. Esto supone que el conflicto surgido por la comisión de
un delito se concibe como una discusión entre dos partes en pie de
igualdad, la acusadora y la acusada, llamada a ser resuelta por un tercero
imparcial, el juez, dentro de los límites precisos señalados por la ley.

El Juez, entonces, tiene el compromiso político y social de hacer Justicia.


CARNELUTTI enseñaba que “cualquiera sea la sistemática procesal que se
siga, el fin último de todo proceso penal, es el descubrimiento de la verdad”.
Por eso, la exhortación de CARRARA a los Jueces, que “la ley no te impida
ser Justo”. Además, un Juez en tiempos de Modernidad -y todavía más, de
Posmodernidad- legitima su importante función fundamentado en la
racionalidad y la razonabilidad, en presencia de la ciudadanía. Estos
criterios, que deben ser los únicos fundamentos de su trabajo, lo alejan del
Juez desinteresado y sin compromiso político-social y evitan que se
convierta en un momento determinado, en un simple “espectador” de
desigualdades ofensivas del valor Justicia.

El esquema derivado de la ley 906 de 2004 propone básicamente dos fases


o etapas procesales principales, con una etapa intermedia o de transición, a
saber: La primera, es una etapa de preparación, en la cual el fiscal y el
procesado (o su defensa en caso de ausencia) son conocedores de la
existencia de un proceso y cuentan con un lapso breve para prepararse
para un eventual juicio, que deberá llevarse a cabo salvo que se presente
alguna forma anticipada de culminación. Es una etapa procesal propiamente
dicha porque la actividad de los intervinientes en su desarrollo se regula
detalladamente, su inicio es punto de referencia para la contabilización de
dos términos importantes, como son la interrupción de la prescripción de la
acción penal y su nueva contabilización, de una parte, y el término de
investigación, de otra.

La segunda etapa, suele denominarse en la doctrina foránea como fase de


transición, en la cual los extremos del debate (acusador y acusado) ya están
preparados y se presentan ante el juez para aproximarlo al objeto de la
discusión y definir la dinámica de desarrollo del juicio. Las partes descubren
los elementos de convicción recaudados durante la investigación, se define
cuales de ellos tienen aptitud legal y pertinencia para ser llevados a juicio,
qué temas no requieren discutirse por estar comúnmente aceptados y se
otorgan las últimas oportunidades para que el acusado admita
voluntariamente su responsabilidad respecto de los delitos que se le
imputan o llegue a un acuerdo con el Fiscal, si es posible.

Y la tercera etapa corresponde al juicio oral, en el cual se practican las


pruebas previamente decretadas por el Juez y se exponen los alegatos de
los sujetos procesales. Una vez culminadas las tres etapas anteriores, salvo
que se haya dado lugar a alguna forma de terminación anticipada, el Juez
procede a dictar sentencia.

El juez, bajo el imperio del nuevo estatuto procesal penal, cuenta con
herramientas para la terminación anticipada de los procesos en virtud de la
aplicación de principios propios del sistema acusatorio, que le permiten
actuaciones impensadas bajo el antiguo régimen inquisitivo como, la
terminación por consenso, o la aprobación del principio de oportunidad,
siempre y cuando se den los presupuestos para esto.

En resumen, dentro del nuevo sistema penal acusatorio, los jueces son los
garantes y responsables de inspeccionar que las actuaciones que se surtan
dentro del proceso de investigación por parte de la Policía Judicial y la
Fiscalía, las cuales afecten los derechos de las personas investigadas, se
lleven a cabo siguiendo los parámetros legales. Esta función se denomina
control de garantías. De otro lado, los jueces llamados de conocimiento son
los responsables de determinar en un fallo, la culpabilidad o inocencia del
indiciado, teniendo en cuenta exclusivamente las pruebas presentadas o
practicadas en el mismo juicio por la Defensa y la Fiscalía.

Así mismo, las audiencias realizadas dentro del proceso penal son de
carácter público y pueden ser observadas, en principio, por cualquier
persona. Sin duda esto le otorga a la majestad del juez, un elemento
adicional, de responsabilidad frente al cambio de concepción que tiene el
ciudadano de la justicia. De esta manera se legitima la prestación del
servicio de justicia por parte del Estado, se recupera la credibilidad en el
sistema judicial y se reducen los índices de impunidad.

Por todo lo anterior, afirmamos categóricamente que a partir del 1° de enero


de 2005, la justicia penal colombiana sufrió una transformación radical, una
verdadera revolución en su procedimiento que no tiene marcha atrás, más
importante incluso, que cualquiera otra que se haya realizado en nuestro
territorio, pues coloca al juez como su principal protagonista y responsable,
tanto de su éxito, como de su fracaso. Es él, como coordinador, garante y
director del proceso penal y de los derechos de los ciudadanos, quien tiene
el compromiso de maximizar las virtudes y corregir las deficiencias, que se
vayan presentando en la implementación de este nuevo sistema acusatorio.
Ese es, pues, el gran reto pedagógico y de responsabilidad político-jurídica
que asume el nuevo Juez penal. El compromiso en la obra colosal de
superar el procesalismo tradicional y de dotar a este país de un instrumento
ágil, expedito, oportuno y propio de las naciones civilizadas, en cuyo
concierto se integra Colombia, es el de acoger una dogmática fundada en la
oralidad, dentro de un sistema procesal penal acusatorio para que el juez
cumpla de verdad el papel político (y natural) que le corresponde de ser el
principal elemento de paz social.