Está en la página 1de 398
Una exploracién de los paralelismos entre la fisica moderna y el misticismo oriental Poo VE] © Pouce ROA ) aniversario a Parca cern Ninguna parte de esta publicacién, incluido el disefo de la cubierta, puede ser reproducida, almacenada, transmitida o utilizada en mane- ta alguna por ningun medio, ya sea eléctrico, quimico, mecanico, 6ptico, de grabacién o electrografico, sin el previo consentimiento por escrito del editor. Titulo original: THE TAO OF PHYSICS Traducido del inglés por Alma Alicia Martell Moreno Disefio de portada: Editorial Sirio, S.A. © della edicién original Fritjof Capra, 1975, 1983 © de la presente edicion EDITORIAL SIRIO, S.A. Nirvana Libros $.A. de C.V. C/ Panaderos, 9 Calle Castilla, n° 229 29005-Mélaga Col. Alamos Espafia México, D.F. 03400 www.editorialsirio.com sirio@editorialsirio.com LS.B.N.: 84-7808-175-5 Depésito Legal: B-31.072-2006 Impreso en los talleres grificos de Romanya/Valls Verdaguer 1, 08786-Capellades (Barcelona) Printed in Spain Ed. Sirio Argentina C/ Paracas $9 1275- Capital Federal Buenos Aires (Argentina) Dedico este libro a: Ali Akbar Khan Carlos Castaneda Geoffrey Chew John Coltrane Wemer Heisenberg Krishnamurti Liu Hsiu Ch'i Phiroz Mehta Jerry Shesko Bobby Smith Maria Teuffenbach Alan Watts, por haberme ayudado a encontrar mi camino, ya Jacqueline, que ha viajado conmigo sobre él Ja mayor parte del tiempo. Agradecimientos EI autor y los editores agradecen la autorizacién para reproducir las ilustraciones que figuran en las paginas si- guientes: Pag. 57: Foto Gary Elliott Burke. Pags. 114, 319 y 321: CERN, Ginebra, Suiza. Pag. 118: reproducciones de Zazen por E. M. Hooykaas y B. Schierbeck, Omen Press, Tucson, Arizona. Pags. 120, 201: Herederos de Eliot Elisofon. Pag. 130: Gunvor Moltessier. Pag. 132: The Evolution of the Buddha Image, por Benjamin Rowland Jr., The Asia Society, New York. Pags. 142, 158, 258: Museo Gulbenkian de arte Oriental. El Yao de la Fisica Pag. 347: Zen and Japanese Culture, de D. T. Suzuki, con permiso de Princeton University Press. Pag. 183: Physics in the Twentieth Century por Victor Weisskopf. Pag. 196: Nordisk Pressefoto, Copenhagen, Denmark. Pag. 268: Observatorios Hale, Pasadena, California. Pags. 277, 306, 318, 323 y 356: Laboratory Lawrence Berkeley, Berkeley, California. Pags. 314, 317: Laboratorio Nacional Argonne, Argonne, Illinois. Pag. 329: reproduccién de The Arts of India por Ajit Mookerjce, Thames & Hudson, Londres. Pag. 332: Clinton S. Bond/BBM. Probablemente, una verdad muy general en la historia del pensamiento humano la constituya el hecho de que los mis fructiferos descubrimientos tienen lugar en aquellos puntos en los que se encuentran dos lfineas de pensamiento distintas. Estas lineas pueden tener sus rafces en sectores muy diferentes de la cultura humana, en diferentes épocas, en dife- rentes entornos culturales o en diferentes tradiciones religio- sas. Por ello, si tal encuentro sucede, es decir, si entre dichas lineas de pensamiento se da, al menos, una relacién que posi- bilite cualquier interaccién verdadera, podemos entonces estar seguros que de allf surgirén nuevos ¢ interesantes descu- brimientos. Werner Heisenberg Tieladio ala Oita Edicién ste libro fue publicado por primera vez hace veinticin- co afios y tuvo su origen en una experiencia que, como des- cribo en el segundo prefacio, data ya de més de treinta afios. Por ello, me parece apropiado decir aqui algunas palabras a los lectores de esta nueva edicién sobre las muchas cosas que durante estos afios han sucedido —al libro, a la fisica y a mi mismo. Cuando descubri los paralelismos existentes entre la visi6n del mundo de los fisicos y la de los misticos —paralelis- mos ya insinuados antes pero nunca explorados a fondo- tuve la sensacién de que simplemente estaba descubriendo algo que era totalmente obvio y que en cl futuro serfa del dominio El Yio de la Fisica ptblico. Algunas veces, mientras escribia El Tao de Ia Fisica incluso senti que el libro estaba siendo escrito a través de mi, mis que por mf. Los acontecimientos posteriores confirmaron estas sensaciones. El libro fue recibido con gran entusiasmo en Inglaterra y en Estados Unidos. Pese a haber tenido una publicidad promocional minima, su difusién fue muy répida y hasta el dia de hoy ha sido editado en mas de veinticinco paises. Como era de esperar, la reaccién de la comunidad cienti- fica fue mucho més cautelosa, pero también en este campo el interés por las extensas implicaciones de la fisica actual es cre- ciente. La aversién de los cientificos modernos a aceptar las profundas similitudes existentes entre sus conceptos y los de los mfsticos no es una sorpresa, dado que el misticismo —al menos en Occidente— ha sido tradicionalmente relacionado —de manera totalmente equivocada— con cosas vagas, miste- riosas y en absoluto cientfficas. Afortunadamente esta actitud est cambiando. A medida que el pensamiento oriental ha comenzado a interesar a un ndmero de personas cada vez mayor y al haber dejado de ser considerada la meditacién como algo ridiculo o sospechoso, el misticismo est4 empezan- do a ser tomado en serio, incluso dentro de la comunidad cientffica. E] éxito de El Tao de Ja Fisica tuvo un fuerte impacto en mi vida. Durante los tltimos veinticinco afios he viajado mucho, he dado conferencias ante neéfitos y ante profesiona- les y he comentado las implicaciones de la «nueva fisica» con hombres y mujeres de todos los estratos. Al mismo tiempo, he explorado especialmente un tema: el cambio de visién que est4 ocurriendo a nivel mundial en la ciencia y en la sociedad, un cambio que no es otra cosa que el desarrollo de una nueva forma de ver la realidad, y también me he interesado por las 12 Prefacio ala Segunda £dicién implicaciones sociales que esta transformaci6n cultural tendrd a partir de ahora. He publicado los resultados de mis investigaciones en varios libros, algunos de ellos junto con otros colegas. En El punto crucial extendi el enfoque para abarcar otras ciencias ademés de la fisica, mostrando cémo la revolucién ocurrida en la fisica predijo las que iban a tener lugar en la biologfa, la medicina, la psicologia y la economia, al igual que la trans- formacién que ocurrirfa en nuestra visién del mundo y en nuestros valores. Dos afios después Charlene Spretnak y yo publicamos Green Politics, donde analizamos el surgimiento y los origenes del Partido Verde aleman. En Sabiduria insdlita describf los didlogos y los encuen- tros que mantuve con algunos pensadores que me ayudaron a dar forma al tema desarrollado en E/ punto crucial. En Pertenecer al universo, exploro, junto con el hermano David Steindl-Rast, los paralelismos existentes entre el nuevo pensa- miento cientifico y el cristianismo. EcoManagement, en el que colabora Ernest Callenbach y otros colegas, promueve la direccion y la administraci6n consciente de la ecologia y el desarrollo sostenible. Steering Business Toward Sustainability, coeditado con Gunter Pauli, €s una serie de ensayos escritos por hombres de negocios, eco- nomistas y ecologistas donde se destacan enfoques prdcticos de un desarrollo sostenible tanto en el mundo de los negocios co- mo en la sociedad, los medios de comunicacién y la ensefianza. En mi tltimo libro, La trama de Ia vida, volvi a la cien- cia. Partiendo de la estructura conceptual presentada en E] punto crucial, este libro ofrece una sintesis de los descubri- mientos recientes ocurridos en algunas de las 4reas mas avan- zadas de la ciencia, incluyendo las teorias del caos y la com- plejidad. Confio en que esta sintesis se desarrollaré hasta 13 ElYao de la Fisica constituir una coherente nueva teoria de los sistemas vivos, que sirva como base conceptual de la visién ecolégica de la realidad. Durante los tltimos veinticinco afios me han pregunta- do con frecuencia acerca de la manera en que la exploracién de los sistemas cientificos ha llegado a afectar mi punto de vis- ta sobre la ciencia y el misticismo, y si voy a realizar algtin tra- bajo més en este sentido. Trato de responder a estas preguntas en el apéndice titulado «El futuro de la nueva fisica», ademas quiero incluir algunos comentarios referentes a la relaci6n existente entre ciencia y espiritualidad. Cuando escribf el Tao de Ia fisica crefa que la nueva fisi- ca podia ser un modelo para las dems ciencias y para la socie- dad en general, al igual que la antigua fisica newtoniana lo habia sido durante siglos. Sin embargo, durante la década de 1980 mi punto de vista sobre este asunto cambié totalmente. Me di cuenta de que la mayorfa de cuanto existe en nuestro entorno est vivo. Al relacionarnos con los demds seres huma- nos, con la naturaleza que nos rodea, con las organizaciones sociales y con la economfa, estamos siempre tratando con sis- temas vivos. La fisica poco nos pucde decir acerca de estos sis- temas, Nos puede suministrar informaci6n sobre las estructu- ras materiales, sobre las energias, sobre la entropfa, etc., pero la naturaleza de la vida misma es algo que a la fisica se le escapa. Asi pasé a darme cuenta que la ecologfa es realmente la estructura que mejor abarca a la nueva visién de la realidad. La ecologia presenta miltiples manifestaciones que abarcan desde la ciencia de los ecosistemas a los estilos de vida ecolé- gicos, los sistemas de valores, las estrategias econémicas, la politica y, finalmente, la filosofia. Existe incluso una escuela filoséfica conocida como «Psicologia profunda» que fue fundada a principios de la 14