Está en la página 1de 16

MANEJO DE LA MALOCLUSION DE MORDIDA ABIERTA

La mordida abierta es una de las deformidades dentofaciales más difícil de


tratar. La complejidad de esta maloclusión se atribuye a una combinación de
factores esqueléticos, dentoalveolares, funcionales y relacionados con hábitos.

El diagnóstico preciso es esencial para planificación del tratamiento adecuado,


el cual, en combinación con mecánica específica puede alcanzar resultados
duraderos.

La mordida abierta es una característica oclusal donde los dientes superiores e


inferiores no están en contacto, por ende no existe dimensión vertical. Aunque
este tipo de maloclusión puede ocurrir uni o bilateralmente en los segmentos
bucales, se observa mayormente en el segmento anterior.

La mordida abierta es más obvia cuando se observa un espacio libre entre los
incisivos superiores e inferiores de frente, entonces el diagnóstico es muy
subjetivo, se basa en el plan de evaluación del odontólogo y la angulación del
plano oclusal del paciente.

El término de mordida abierta generalmente se refiere a la maloclusión dental,


también puede ser el resultado de una discrepancia dental, discrepancia
esquelética o una combinación de ambas.

Las características esqueléticas y dentarias incluyen: inclinación condilar discal,


ramus corto, escotadura antagonial, ángulo gonial obtuso, excesiva altura
maxilar, canal mandibular recto, sínfisis larga y delgada, plano mandibular
pronunciado, planos oclusales divergentes, ángulo agudo interincisal e
intermolar.

En términos de características de tejido blando la mayoría tiene su paralelo en


la de los tejidos duros (altura facial inferior larga, plano mandibular
pronunciado y altura facial en el tercio posterior). Es mas evidente una brecha
interlabial grande en el examen clínico de un paciente con mordida abierta
esquelética.

Las mordidas abiertas esqueléticas se relacionan con frecuencia con excesivo


crecimiento vertical dl complejo dentoalveolar, especialmente en la región
molar posterior. Las mordidas abiertas anteriores dentales se deben
básicamente a la altura vertical dentoalveolar reducida de los incisivos. Las
diferencias entre estos dos tipos de mordida abierta también se reflejan en los
planos oclusales. El tipo esquelético generalmente tiene contactos oclusales
solo a nivel molar, con ambos planos oclusales separados en la parte anterior,
mientras que los planos oclusales de mordida abierta dentoalveolares
generalmente se desvían del primer premolar hacia adelante.

Cuando las características dentales y esqueléticas de la mordida abierta


anterior están relacionadas específicamente con la dimensión vertical, también
se refleja en la dimensión anteroposterior. Los pacientes con mordida abierta
tienen comúnmente mandíbula que han rotado hacia abajo y atrás, con mala
proyección anterior del mentón y patrones esqueléticos clase II, menos común
algunos pacientes con mordida abierta anterior esqueléticas pueden presentar
patrones clase III.

ETIOLOGIA

Es una combinación de factores genéticos y ambientales. Aunque el


componente genético de mordida abierta esquelética no esta bien comprendido
se han señalado ampliamente los factores ambientales que pueden contribuir a
esta maloclusión.

– FACTORES AMBIENTALES

Varios hábitos tales como: empujar la lengua, chuparse los dedos, condiciones
anatómicas como la microglosia se han señalado como agentes causales. Estos
factores contribuyen a desarrollar la maloclusión de mordida abierta, afectando
negativamente el complejo de desarrollo dentoalveolar anterior e inhibiendo la
erupción normal de los dientes.

Se debe considerar el papel que desempeña la lengua en la etiología de


mordida abierta, se debe evaluar tanto la función como la anatomía de la
lengua. Desde el punto de vista anatómico, la lengua grande (macroglosia)
puede ser responsable de dislocar los dientes anteriores y de esa manera
producir la mordida abierta.

Es difícil diagnosticar la macroglosia ya que no hay método simple disponible


para cuantificar el tamaño de la lengua. Las características observadas durante
el examen clínico que son indicativas de macroglosia incluyen: separación y
ensanchamiento de dientes anteriores, indentacion de bordes laterales de la
lengua y extensión lateral de la lengua sobre la superficie oclusal de dientes
inferiores.

Desde el punto de vista funcional la lengua puede contribuir al desarrollo de


una mordida abierta por una posición continua durante la deglución. También
se ha propuesto que la posición en reposo de la lengua es un factor que
contribuye a la mordida abierta, al igual que la definición neuromuscular.

Otro factor ambiental se puede contribuir a mordidas abiertas mediante un


mecanismo de acción diferente: es la respiración bucal como consecuencia de
la obstrucción de las vías aéreas superiores. Las condiciones anatómicas tales
como adenoides o amígdalas agrandadas, desviación del tabique nasal e
inflamación de los de turbinados nasales pueden deteriorar la respiración
superior normal de función nasal. Estos pacientes mantienen una postura
mandibular de la lengua baja. La sobreerupción de dientes posteriores se
considera que es la causa de la mordida abierta.

El trauma dentoalveolar y esqueletofacial también se ha identificado como


factor etiológico. El trauma esquelético implicado el condilión ha demostrado
que produce graves mordidas abiertas anteriores. Detención de crecimiento
condilar produce crecimiento vertical alterado de la mandíbula, clínicamente
evidente como mordida abierta anterior. Trauma de la dentición,
particularmente los incisivos, pueden ocasionar mordida abierta anterior si los
dientes lesionados se han antes de que el paciente termine su crecimiento.

– FACTORES GENÉTICOS

El principal objetivo en un niño es predecir las relacione esqueléticas verticales


al final del crecimiento, se ha demostrado que patrones de crecimiento se
establecen temprano en la vida y se mantiene en la mayoría de las personas.

Los patrones de mordida abierta esquelética podrían ser evidentes en dentición


mixta, se han usado numerosos planos cefalometricos individuales y
combinados para detectar patrones de mordida abierta esqueléticos
tempranos.

El componente genético es un factor importante que contribuye a la


maloclusión. Los cambios en el complejo dentoalveolar pueden afectar
directamente las características esqueléticas más representativas de un
mordida abierta anterior.

ESTRATEGIAS DEL TRATAMIENTO

Las estrategias del tratamiento deberían dirigirse hacia la etiología de la


maloclusión. Factores ambientales como chuparse los dedos, deberían
identificarse en el examen clínico y eliminarse. Otros factores como empujar la
lengua y obstrucción de las vías aéreas deben abordarse a fin de esperar
estabilidad a largo plazo de la corrección d mordida abierta anterior.

– CHUPARSE EL DEDO.

Es común este hábito, muchos niños lo dejan por si solos, mientras q otros
requieren ayuda. Los niños deben ser alentados por los padres para dejar el
hábito antes de cumplir los cuatro años. Antes de esa edad, la mayoría de los
efectos adversos esqueléticos y dentales del hábito usualmente se revierten,
creando un ambiente favorable para la erupción de los dientes permanentes.
Comunicación y refuerzo positivo por parte de los padres puede ayudar a
modificar cualquier comportamiento indeseable, pero a menos que el niño esté
dispuesto a dejar el hábito, estos intentos no tendrán éxito.

Si los primeros intentos no tienen éxito, se puede dar un dispositivo intraoral


que actúe como obstrucción mecánica y recordatorio. Estos consisten en un
alambre de arco rígido con una serie de asas que están cerca de la porción
anterior del paladar y se adaptan a dos bandas de los molares superiores, las
asas actúan como una obstrucción y advertencia mecánica.

– EMPUJE DE LA LENGUA.

Se puede tratar de manera eficaz, los dispositivos usados retienen la posición


de la lengua.

La terapia miofuncional ayuda a la retención muscular usando una serie de


ejercicios de la lengua para corregir postura de la función y descanso nocivo.
La corrección ortodoncia de la mordida abierta anterior puede producir el cierre
necesario durante la deglución que la lengua compensaba originalmente.

– MACROGLOSIA.

Si se diagnostica se puede realizar resección quirúrgica para reducir su


volumen. La mordida abierta puede entonces corregirse por retracción de los
dientes anteriores. Es más probable que mejore la estabilidad postratamiento,
ya que un menor tamaño de la lengua se ajustará mejor a la longitud del arco
reducido obtenido después de la retracción de los incisivos.

– OBSTRUCCIÓN DE LAS VIAS AÉREAS

Los procedimientos que permiten respirar mejor por la nariz (cirugía de los
turbinados nasales, extirpación de adenoides, o amígdalas, tratamiento de
alergias) pueden ayudar a restablecer patrones de crecimiento normal. Sin
embargo la investigación ha demostrado gran variabilidad en la dirección de
crecimiento de la mandíbula después de realizar cualquiera de estos
procedimientos. Esta variabilidad hace que la decisión para la intervención para
el procedimiento quirúrgico de resección sea difícil. Por lo tanto, el diagnostico
de la obstrucción de las vías respiratorias superiores y la decisión de
intervención quirúrgica siempre debería, ser hecha por un equipo adecuado de
especialistas.

– CORRECCIÓN DE MORDIDA ABIERTA POR EXTRUSIÓN DE


INCISIVOS

Obstrucción de incisivos inferiores y superiores es un tratamiento ortodóntico


común para mordida la abierta anterior. Esta estrategia de tratamiento es
apropiada si el paciente tiene una mordida abierta con un patrón esquelético
normal; aunque este tratamiento también se puede aplicar en pacientes con
displasias verticales que se presentan con deficiente exhibición de incisivos en
reposo y al sonreír. Sin embargo, la gran mayoría de los pacientes con
morfología de cara larga y mordida abierta anterior exhiben exceso maxilar
vertical posterior así como anterior.

Por lo tanto, la corrección de la maloclusion en estos pacientes por extrusión


de incisivos superiores puede acarrear una exhibición excesiva de incisivos y
tejidos gingivales comprometiendo no solo los resultados estéticos sino
también la estabilidad a largo plazo. No obstante, los resultados oclusales a
corto plazo son generalmente satisfactorios.

Se han usado diferentes métodos para la extrusión de incisivos superiores e


inferiores, estos se dividen en elásticos y no elásticos. Los elásticos verticales
son métodos mas comunes para extrusión de incisivos en pacientes que
cooperan; arcos de extrusión se usan en pacientes que no cooperan

ARCOS DE EXTRUSIÓN

Los arcos de extrusión son elementos eficientes usados para corregir planos
oclusales superiores e inferiores que se desvían en la parte anterior hacia los
primeros premolares. Estos alambres de arcos indican

• cuando no ocurre corrección espontanea de la mordida abierta anterior


después de la terapia de la lengua en gancho;
• cuando se desea fuerza extrusiva constante en dientes anteriores con
mínimos efectos secundarios posteriores
• en pacientes que no cooperan, que no llevaran elásticos verticales
anteriores.

El arco de extrusión es un sistema de fuerza simple que aplica una fuerza


simple de extrusión a los dientes anteriores y un momento de inclinación
hacia adelante y fuerza extrínseca al segmento posterior. Con frecuencia, el
momento de inclinación hacia adelante es indeseable. Primero, para anular
este efecto secundario se añade un segmento bucal desde el primer molar
superior al primer premolar, segundo, la magnitud de la fuerza extrínseca
debería mantenerse baja (extrusión de incisivos requiere fuerza muy leve)
para mantener el momento posterior al mínimo nivel. Finalmente, también
es útil adición de elásticos verticales alejados del segmento posterior para
anular este movimiento de inclinación hacia adelante.

La fuerza extrusiva de un arco de extrusión aplicado a plano oclusal


divergente anterior a premolares es favorable, especialmente si los incisivos
superiores de ensanchan. Como esta fuerza se aplica hacia los labios hasta
el centro de resistencia de los incisivos, el momento de fuerza producirá un
movimiento vertical.

ELÁSTICOS VERTICALES.

Tradicionalmente se ha usado elásticos para cerrar mordidas abiertas. Los


mecanismos de inter-arco con elásticos verticales se indican en casos de
mordida abierta anterior con planos oclusales que se desvían en la parte
anterior. Los elásticos verticales de los incisivos inferiores hasta los incisivos
superiores acarrean un sistema de fuerza constante de fuerzas iguales y
opuestas. La reducción de sobremordidas por extrusión de incisivos es el
resultado final.

Aunque los elásticos verticales son un método común para la extrusión de


incisivos, ciertos problemas son inherentes a este tipo de tratamientos.
Primero la respuesta de esta terapia varía grandemente entre los pacientes
debido al control deficiente de la magnitud de fuerza y diferentes grados de
cooperación. Segundo, los objetivos específicos definidos en el plan de
tratamiento (plano oclusal, objetivos de posición de los incisivos) no se
pueden alcanzar como era de esperarse porque es difícil ejercer un buen
control mecánico con el uso indiscriminado de los elásticos.

APARATOS DE ALAMBRE DE ARCO CON BORDE MULTIASAS.

Estos son una combinación de mecánicos de cooperación y no cooperación


donde los alambres de arcos con formas especificas junto con elásticos
verticales corrigen la mordida abierta anterior. Se ha señalado
recientemente que se logra la mayor parte de la reducción de sobremordida
negativa por extrusión de dientes anteriores con insignificante intrusión
molar. Además, se obtiene cierta corrección de ángulo intermolar que puede
ayudar en la estabilidad post-tratamiento.

CORRECCIÓN DE MORDIDA ABIERTA ESQUELÉTICA.

Como se mencionó anteriormente, aunque algunos pacientes pueden tener


características de mordida abierta esquelética, pueden no exhibir una
sobremordida negativa en la oclusión. Si no es evidente la mordida abierta
anterior, estos pacientes se deben tratar con precaución porque la mordida
abierta puede manifestarse durante el tratamiento si no se maneja
adecuadamente. En estos pacientes la oclusión puede haber camuflado los
patrones de mordida abierta esquelética por extrusión excesiva de los
incisivos superiores e inferiores.

El diagnostico adecuado de los pacientes con mordida abierta esquelética es


esencial. Las características claras a considerar en el tratamiento son:
• Cantidad de exhibición de incisivos en reposo y al sonreír.
• Sobremordida.
• Planos oclusales superior e inferior.
• Altura molar vertical.
• Angulo del plano mandibular.

Como conocemos todas las dimensiones (anteroposterior, vertical y


transversal) están estrechamente relacionadas entre sí. Esto se evidencia entre
las dimensiones: Vertical y anteroposterior donde es considerable diferencias
de pacientes con exceso de maxilar vertical no solo exhiben una altura facial
alta, sino una mandíbula que vuelve a cerrarse en la parte posterior. Además
es común, encontrar a pacientes que tienen una discrepancia transversal y una
mordida abierta anterior (esto se ve con más frecuencia en paciente que tienen
hábitos del dedo y facies adenoides).

Adultos versus pacientes en crecimiento.

El tratamiento de mordida abierta esquelética varía entre pacientes en


crecimiento y pacientes adultos. Las estrategias de tratamiento en pacientes
en crecimientos con mordidas abiertas esqueléticas se adaptan hacia la
modificación de crecimiento vertical. En pacientes adultos, las opciones son
más limitadas y una corrección de displasia esquelética usualmente implica
cirugía.

El objetivo general de tratamiento en pacientes en crecimiento debería ser


control vertical de molares para permitir correcciones de mordida abierta o
tendencias de mordida abierta. Algunos de los métodos directos que se han
propuesto son aparatos de tracción alta o aparatos de tracción cervical hacia la
mandíbula. La razón fundamental para este tratamiento es evitar erupción de
molares superiores e inferiores y permitir autorotación mandibular.

Otros métodos indirectos, tales como mentonera vertical y retenedor oclusal,


se han usado para evitar crecimiento vertical alveolar molar. El motivo principal
para estos enfoques de tratamiento es evitar erupción de dientes posteriores
aplicando una fuerza vertical vía oclusión. El retenedor oclusal se hace con
suficiente grosor (aproximadamente 3 a 4 mm) para hacer efecto sobre el
espacio (distancia interoclusal). La mentonera y el retenedor oclusal también
se pueden usar juntos para máximo efecto. También se ha señalado la
combinación de métodos directos de aplicación de fuerzas, como aparatos de
tracción vertical, con métodos indirectos como férula oclusal.

APARATO CORRECTOR VERTICAL ACTIVO.

Se considera que es una férula oclusal modificada, también se puede usar para
control vertical de los molares. Este aparato usa imanes que se repelen
empotrados en acrílico, para producir una fuerza oclusal posterior adicional.
Efectos favorables se han observados en modelos con animales. Buen control
vertical también se ha visto en pacientes en crecimiento, aunque hubo
limitaciones en cuanto a la cantidad de control vertical tal como las
almohadillas retromolares del segundo molar que erupciona. Es importante
señalar que estos aparatos solo producen una intrusión relativa del molar
evitando su erupción ya que la cara crece verticalmente.

Otro método usado indirectamente para controlar el crecimiento vertical molar


incluye un botón acrílico en el velo del paladar, arcos palatales situados hacia
la parte oclusal y arcos inferiores hacia la lengua. En los tres métodos la
lengua actúa indirectamente para vitar el crecimiento dentoalveolar vertical de
los molares.

La intrusión molar en los pacientes adultos ha sido un tema de interés. La


razón fundamental para este método de tratamiento se basa en la expectativa
de autorrotación mandibular cuando se introducen los molares, dando por
resultado curva de mordida abierta anterior. Por cada milímetro de intrusión
molar, se observan 3 mm de reducción de mordida abierta en la región
anterior. Previo al anclaje absoluto con implantes, los estudios sobre la
intrusión molar se limitan a informes de casos.las mayoría de los primeros
intentos así dieron por resultado una extrusión reciproca de los dientes
anclados. La magnitud de la intrusión, si es que ocurría, era muy escasa y
generalmente difícil para comprobar en cefalogramas.

Ejercicios musculares (apretar) como un medio de cerrar mordidas abiertas


anteriores muestran resultados favorables en pacientes adultos y en
crecimiento. Aunque la mayoría de la literatura publicada se ha limitado a
informes de estos casos, se ha demostrado que la fuerza muscular en patrones
de cara hiperdivergentes es menor. Aunque los ejercicios musculares no
fortalecen los músculos masticadores, las fuerzas intermitentes aplicadas a los
dientes contrarios para que contribuyen a abrir el cierre de la mordida. Las
mordidas abiertas se pueden corregir exitosamente por intrusión de los dientes
posteriores con ayuda de anclaje esquelético.

TRATAMIENTO QUIRÚRGICO.

La decisión entre un enfoque quirúrgico y no quirúrgico para el tratamiento de


una mordida abierta anterior moderada a grave en un paciente adulto no está
clara. La estabilidad a largo plazo ha sido un factor vital en la decisión de
tratamientos usualmente favoreciendo el enfoque quirúrgico. Sin embargo, los
estudios han demostrado que los resultados de estabilidad a largo plazo son
similares entre las dos modalidades d tratamiento. Se indica generalmente la
cirugía si se ha de alcanzar un objetivo estético (es decir pretratamiento de
exhibición excesiva de incisivos con exceso maxilar vertical) en pacientes en
los cuales la magnitud de mordida abierta es tan grave que los movimientos
dentales ortodónticos estarían fuera del limite de extrusión de incisivos
(divergencia del plano oclusal excesivo), y en pacientes donde hay que abordar
un problema patológico (predominantemente a nivel de la ATM).

La cirugía proporciona un resultado consistente y estético en pacientes que


tienen mordida abierta anterior en planos oclusales divergentes, exhibición
incisal moderada a excesiva, y plano mandibular pronunciado con una,
mandíbula ubicada en la parte posterior. En estos pacientes se puede obtener
un resultado quirúrgico óptimo solamente con impacto maxilar. Además, la
estabilidad de este tipo de cirugía es muy buena porque el cabestrillo
pterigomasetérico y los tejidos blandos no están estirados.

EXTRACCIONES PARA CORREGIR LA MORDIDA ABIERTA.

Se han sugerido tipos de patrones de extracción para corregir mordidas


abiertas anteriores. Estos patrones de extracciones incluyen extracción:
segundos molares, primeros molares, segundos premolares o primeros
premolares. Las diferentes modalidades de extracción para la corrección de
una mordida abierta se idearon con miras a la extracción del segmento
anterior, movimiento de los dientes posteriores hacia la parte anterior (efecto
en cuña) ó una combinación de los dos.

– EXTRACCIONES DE SEGUNDOS MOLARES.

La extracción de los segundos molares se ha sugerido como una opción viable


en pacientes que tienen una mordida abierta anterior con contactos solo en
esos dientes, y planos oclusales divergentes. Aunque esto es una opción
viable, la magnitud de la desviación del plano oclusal es un factor limitante en
la corrección de sobremordida completa. Un problema potencial, dependiendo
de la edad del paciente, es el monitoreo continuo necesario de los terceros
molares hasta que se logre la erupción completa y posicionamiento correcto en
el arco. Sin embargo, este método proporciona una ventaja sobre los otros
patrones de extracción puesto que no requiere de cierre de espacio y no es
probable que se generen fuerzas verticales, de manera interesante, los
pacientes con esos patrones de mordida abierta anterior (planos oclusales
divergentes con contacto solamente de segundos molares) se observan
generalmente como pacientes quirúrgicos.

– EXTRACCION DE PRIMEROS MOLARES.

Estas se realizan generalmente solo si estos dientes están comprometidos por


caries extendidas. En teoría, esta alternativa de tratamiento debería contribuir
al cierre de la mordida abierta anterior, y se ha señalado que estos patrones de
extracción mantienen o reducen levemente las relaciones verticales
esqueléticas. Sin embargo, en la mayoría de los pacientes, el segundo molar
reemplaza el primer y la mordida abierta anterior no se soluciona. Como el
molar se proyecta en el espacio de extracción, la mecánica, con lo cual
aumenta o pertenece la mordida abierta anterior.

Esta alternativa de tratamiento seria mas efectiva si se considera adecuada


inclinación. Si los segundos molares no han erupcionado, y si el paciente solo
hace contacto en los primeros molares, la extracción de los primeros molares
eliminaría la mayor altura vertical y los segundos molares solo serian capaces
erupcionar hacia la nueva altura vertical establecida.

– EXTRACCION DE PREMOLARES.

Las extracciones de los primeros o segundos premolares son procedimientos


más comúnmente considerados para el tratamiento de las mordidas abiertas
anteriores asociadas a un apiñamiento y/o superposición horizontal. La
decisión entre extraer los primeros o segundos premolares depende de la
cantidad de retracción de incisivos. En estos pacientes la mordida abierta se
cierra con ayuda de extracción del segmento anterior en vez del efecto de
cuña. Esta alternativa de tratamiento trabaja muy bien en pacientes con planos
oclusales que se desvían en la parte anterior del primer o segundo premolar.
La mecánica es mas fácil cuando los dientes anteriores se ensanchan. Una
simple fuerza distal (inclinación controlada idealmente) producirá inclinación
lingual de las coronas de incisivos. Puesto que el centro de rotación esta cerca
del ápice, el efecto neto es extrusión y retracción de os incisivos para cerrar la
mordida.

UNION DE LOS SEGUNDOS MOLARES

Tradicionalmente se ha considerado que la unión de los segundos molares en


un paciente con una tendencia a mordida abierta producirá una mayor mordida
abierta. La razón para eso es que cuando el segundo molar se incorpora al
arco, generalmente es más gingival que el primer molar en el arco superior, y
más oclusal en la curva inferior (curva de Spee).

Cuando se coloca un alambre continuo se genera una medida geométrica. Esto


hace erupcionar demasiado el primer molar inferior. Aunque el segundo molar
experimenta una fuerza intrusiva, esto ocurre debido a la magnitud de la
fuerza, que es más baja que el umbral requerido para la intrusión. Además, se
genera un movimiento de inclinación hacia delante en el segmento anterior que
puede abrir la mordida.
En el arco superior el efecto es extrusión del segundo molar. Si esta fuerza es
extrusiva no es anulada por las fuerzas musculares, la mandíbula rotará hacia
abajo y atrás, empeorando la mordida abierta. El movimiento anterior
generado es favorable para el cierre de la mordida abierta, pero puede ser
desfavorable al objetivo estético cuando aumenta el show de los incisivos.

ESTÉTICA DE MORDIDA ABIERTA

Los tres factores estéticos a considerar son: exhibición de incisivos plano


oclusal y brecha bilateral. En pacientes donde hay planos oclusales divergentes
en la parte anterior, hay que decidir que plano oclusal tratar, dependiendo de
esta dedición el tratamiento será ortodóntico o una combinación de cirugía y
ortodoncia.

El plano oclusal funcional en un paciente de mordida abierta con dos planos


oclusales divergentes anteriores a los premolares es el factor limitante en la
cantidad de corrección que se pueda obtener con ortodoncia. Este plano oclusal
impone la posición de incisivos superiores en una zona de 1-2 mm vertical. Es
en este nivel que los incisivos tienen que erupcionar a fin de alcanzar una
sobremordida positiva.

Si hay una cantidad reducida de exhibición de incisivos de incisivos en reposo y


sonrisa, la extrusión de incisivos superiores se hace hasta que se alcance un
nivel aceptable de exhibición. La cantidad restante de corrección de
sobremordida se puede alcanzar haciendo extrusión de los incisivos inferiores.
A veces, esta extrusión acentuará la curva inferior de Spee en un esfuerzo para
obtener sobremordida positiva para evitar extrusión excesiva de incisivos
superiores.

Para alcanzar una corrección vertical adicional del segmento anterior, el plano
oclusal funcional requiere ser modificado ya sea por un movimiento en el
sentido de las agujas de reloj o en sentido contrario a las agujas de reloj. El
plano oclusal empinado puede alcanzarse bastante fácilmente, aunque
raramente es deseable. El movimiento inverso con frecuencia se indica en la
mordida abierta esquelética, pero desafortunadamente raras veces se puede
obtener solamente por medios ortodónticos.

Los pacientes con cara larga con excesiva exhibición gingival u mordida abierta
anterior son un buen ejemplo de pacientes en los cuales se recomienda una
rotación en sentido contrario a las agujas de reloj del plano oclusal. En estos
pacientes los incisivos superiores deberían mantenerse o hacerse la intrusión o
rotación en dirección en sentido contrario a las agujas del reloj para equipar al
plano incisal.
La planificación del tratamiento para un paciente con planos oclusales
divergentes de molar a molar requiere consideración cuidadosa de estética y
oclusión. Un plano oclusal de tratamiento se debe seleccionar entre plano de
oclusión intermedio, inferior o superior, generalmente, se considera el plano
superior o uno ideado que divida en dos partes los planos oclusales superior e
inferior. El plano oclusal inferior se usa raras veces ya que generalmente da por
resultado una exhibición incisal excesiva y considerable extrusión de
segmentos bucales superiores.

Se selecciona el plano oclusal superior si se observa una buena relación


vertical a nivel de los incisivos y a nivel molar. Se requiere un procedimiento
quirúrgico para rotar la mandíbula en una dirección contraria a las agujas de
reloj para igualar al plano superior. Debido a la inestabilidad a largo plazo de
este movimiento quirúrgico, se hace generalmente cirugía de las dos quijadas.

La maxila se impacta en la cara posterior con un centro de rotación alrededor


del borde incisal superior. Sigue cierta autorrotación de mandíbula y se hace
una cirugía mínima adicional de rotación en sentido contrario a las agujas de
reloj para corregir mordida abierta anterior. Estos movimientos también se
pueden alcanzar hasta un menor grado con el uso de implantes y ortodoncia
para intrusión molar.

El aspecto final más importante de la estética en pacientes con mordida abierta


anterior es la brecha interlabial. Una brecha interlabial excesiva es una de las
características más destacadas del tejido blando d pacientes con mordida
abierta esquelética. Este problema se puede abordar de dos maneras. Primero,
se puede reducir la brecha interlabial por retracción de los incisivos superiores
e inferiores aunque la magnitud del cambio labial vertical en respuesta a la
retracción de incisivos no se puede predecir. La otra alternativa es reducir la
altura facial posterior.

ESTABILIDAD Y RETENCIÓN.

La tasa de recaída en pacientes con mordida abierta anterior hace frustrante


tratar este caso. La recaída puede conducir a características estéticas negativas
tales como una línea media de sonrisa invertida y en algunos casos, separación
anterior interproximal.

Un reto importante para la estabilidad a largo plazo del tratamiento de mordida


abierta anterior es la dificultad mecánica de retener la corrección vertical,
especialmente si implica extrusión de incisivos. La retención en dimensión
vertical es complicada ya que generalmente abarca cierta clase de acuerdo con
la mecánica intermaxilar.

Si el plan de tratamiento no aborda los factores etiológicos, es mas factible que


ocurra la recaída. Además, si se identifica el factor etiológico, la terapia solo
puede cambiar las condiciones externas temporalmente. El resultado obtenido
se puede revertir posteriormente debido a restablecimiento de factores
etiológicos.

La retención de esta maloclusión debería incorporar retenedores fijos


superiores e inferiores que incluyan los primeros premolares. En los pacientes
con planos oclusales divergentes anteriores a premolares, este tipo de
retención es ideal. El único problema es el alto índice de desuniones de
retención fija superior especialmente al aumentar el número de dientes unidos.

República Bolivariana de Venezuela

Universidad Santa María

Facultad de Odontología

3er año, Sección “A”

Crecimiento y Desarrollo II

Dr. Carlos Sánchez


Manejo de
Mordida Abierta

Integrantes:

• Anaya Yohelis.
• Gallegos Alexandra.
• Castro Corinne.

Caracas, Junio 2009

Conclusión

La mordida abierta anterior se ha descrito clásicamente como una deformidad


de etiología multifactorial. En la literatura médica se encuentran algunas
condiciones que determinan la aparición de una maloclusión de este tipo:
Hábitos alterados durante el crecimiento:
- Succión digital.
- Disfunción lingual: interposición lingual.
- Deglución atípica.
- Deficiente erupción de dientes anteriores, o excesiva erupción de dientes
posteriores o combinación de ambas.
- Alteración de crecimiento de las bases esqueléticas maxilares: altura facial
posterior excesiva, rama ascendente mandibular excesivamente corta,
síndrome de cara larga.
- Trastornos morfológicos condilares: reabsorción condilar idiopática, secuelas
de traumatismosde cóndilos, necrosis avascular.
Clínicamente, la mordida abierta anterior viene definida por la falta de contacto
interarcada de los grupos dentarios anteriores de ambas arcadas.
Esta situación clínica puede ir acompañada de cualquier otra deformidad
dentofaciales.
Existen rasgos físicos faciales que característicamente se presentan en los
pacientes con mordida abierta anterior:
- Alargamiento vertical de la cara.
- Incompetencia labial.

Asimismo es frecuente encontrar disfunciones de ATM, con sintomatología


dolorosa ocasional y presencia de ruidos articulares.

Introducción.

La mordida abierta anterior es una desarmonía, cuya causa fundamental es el


exceso de movimiento vertical del maxilar, lo que produce una falta de
contacto dentario al cierre de los arcos.

En la etiología de la mordida abierta anterior se reconocen causas genéticas y


adquiridas, que pueden ser extrínsecas o intrínsecas. Entre las causas
extrínsecas más comunes tenemos los hábitos de succión digital, utilización de
chupetes, así como fracturas de los maxilares con terapéutica o seguimiento
deficiente. Entre las intrínsecas se señala la disfunción de los labios, la
respiración, la masticación, de la conversación entre otros.

La mordida abierta anterior se divide en esquelética cuando existe una


desproporción vertical en la base ósea maxilar o mandibular formando parte de
síndromes y dentro de las no esquelética los problemas dentarios, donde los
hábitos de succión del pulgar y el empuje lingual, son factores que producen
espaciamiento y determinan la mordida, además debemos tener en cuenta que
existen tendencias raciales que hacen que los individuos tengan maxilares
pequeños o grandes con sus respectivas maloclusiones.

Para la corrección de la mordida abierta anterior es necesario identificar su


origen, situación oclusal compleja que causa malestar al paciente dada su
inefectividad funcional, masticatoria, fonética y estética, es una deformidad
dentomaxilar difícil de tratar, las recidivas son frecuentes y se requiere un
enfoque integral que englobe aspectos funcionales y estéticos.

Con cierta frecuencia se observa la presencia de mordida abierta anterior en


los niños pequeños dado el insuficiente crecimiento del reborde alveolar y la
presencia de hábitos, que producen sobre el sistema estomatognático en un
niño vulnerable durante su crecimiento y desarrollo, lo que produce
alteraciones de índole funcional y morfológica.

Intereses relacionados