Está en la página 1de 2

LA ADOLESCENCIA ¿TERROR DE LAS MAREAS?

En todas las latitudes del planeta, sin importar credo o raza la pubertad se
hace presente, es una característica universal a todos los sujetos. La
pubertad se caracteriza por toda una serie de cambios físicos, producto de
cambios hormonales.

En tanto que la adolescencia, empleada para calificar los procesos


psicológicos de adaptación a las condiciones de la pubertad, no es igual, no
se presenta de la misma manera, ni con las mismas características en todos
los jóvenes.

Pensemos por un momento en cualquier poblado lejano a la ciudad, ahí ¿cómo


son los jóvenes?, ¿a qué se dedican?, muchos de ellos, tras la jornada
escolar ayudan a sus padres a las labores del campo, prontamente se ven
inmersos en una serie de responsabilidades y tareas y como biológicamente
se encuentran maduros, terminan a muy temprana edad casándose. Nada
menos a pocos kilómetros de la ciudad, en el Estado de México, rumbo a
Querétaro, nos encontramos con un poblado llamado Atlaco, donde las
adolescentes al término de la secundaria se suman a la vida de casadas.

Y entonces nos podríamos preguntar: ¿en dónde quedó la adolescencia de


quienes deciden casarse a los 15 ó 16 años?, sumándose por tanto a la vida
de los adultos.

Los mismos jóvenes capitalinos no transitan de igual forma por la


adolescencia, se diría entonces que ¡no a todos les “pega” igual!, en la misma
familia y con hermanos del mismo sexo, las manifestaciones de ésta no son
las mismas.

Lo cierto es que la adolescencia es una etapa ¡MARAVILLOSA!, en ella,


gradualmente vas tomando el control de tu vida, las decisiones y las
consecuencias tú las asumes, te pertenecen, vas construyendo en el aquí y el
ahora: tu futuro. Vas allegándote situaciones y actividades que te motivan y
fortalecen para crecer como sujeto.

Tu pensamiento pasa a ser capaz de hacer hipótesis tanto de situaciones


cotidianas como de suposiciones y de corroborarlas; el análisis de
acontecimientos y situaciones se hace más profundo, considerando una serie
de variantes, por lo que ante una determinada situación se le encuentran
muchísimas alternativas de solución.

Y que decir de las habilidades sociales, te encuentras rodeado de amigos,


que al igual que tú comparten los mismos intereses y aspiraciones, por ello,
es que en esta etapa las amistades pasan a ocupar un lugar muy importante.

Las relaciones amorosas se encuentran a flor de piel; amas y te aman, te


sonrojas, te miras al espejo y te arreglas especialmente para gustarle al
otro(a), se te eriza la piel, te gusta su cercanía.

En este vaivén de nuevas sensaciones, emociones y experiencias la tarea


principal del adolescente es descubrirse a sí mismo, descubrir sus
capacidades, sus aptitudes, descubrir quién es, qué quiere y hacia dónde
va….. en suma CONSTRUIR SU PROPIA IDENTIDAD.