Está en la página 1de 3

GRUPO D

:

DEFENSA DE FUJIMORI.

La defensa se estructurará en dos partes:

Los hechos que se desarrollaron en Perú no responsabilizan al ex – presidente de las violaciones a los derechos humanos ocurridas en dicho territorio.
A-. En nuestra opinión esta claramente establecido que la situación en la que se encontraba Perú en la década de los ’90 no era la de un Estado en la que se pudiese aplicar plenamente las disposiciones legales internacionales correspondientes a regímenes democráticos y de derecho. En este sentido, existen numerosos acuerdos internacionales que permiten el uso de medios represivos para garantizar el bien de los gobernados en situaciones excepcionales. En consecuencia, al encontrarse Perú en una situación excepcional, se hace imposible el uso de medios convencionales para combatir la inseguridad y la grave amenaza de anarquía que se cernía sobre la Nación. En este aspecto podemos considerar: 1º) Naturaleza del movimiento Izquierdista peruano. Los dirigentes del movimiento revolucionario Tupac Amaru (MRTA) establecieron que “la organización en su conjunto asumirá a partir de este gobierno, como tarea principal, el desarrollo de la lucha armada, entendiendo este proceso como la estrategia de la guerra revolucionaria y la insurrección de todo el pueblo”. Asimismo acordaron “guardar en reserva dicho nombre hasta que la nueva estructura partidaria esté en condiciones de respaldar al MRTA con las armas en mano”. Este movimiento declaró abiertamente que se utilizarían armas en su lucha contra el gobierno establecido en el país, legitimando incluso la guerra civil y el alejamiento de las vías disponibles para hacer efectivos los derechos de la clase trabajadora que decían defender y representar. Validando lo anterior, basta solo con citar un extracto de la Declaración de Principios del Movimiento Revolucionario Tupac Amaru, donde exponen que:
“La guerra es la práctica de la Política a través de otros medios, concretamente en el uso de la violencia revolucionaria: teniendo en cuenta que se han agotado de manera fundamental los medios legales de lucha en la búsqueda de satisfacer las necesidades esenciales del trabajador (…) la democracia formal se ha convertido en un círculo vicioso que envuelve y arrastra en su dinámica al conjunto de os partidos burgueses y reformistas, perpetuando indefinidamente la explotación imperialista y la opresión de las masas populares”.

2º) Derecho Internacional. Los artículos provisionales de Responsabilidad del Estado de la Comisión de Derecho Internacional, regulan la responsabilidad de los Estados por los actos que causen perjuicios, es decir, estos documentos norman cuando se constituye el perjuicio

de salvar su vida o la de los individuos confiados a su cargo”. Otro aspecto que resulta por lo menos decirlo “llamativo” es el embargo de los bienes del ex – presidente efectuado por la justicia peruana en base a declaraciones de testigos los cuales no se identificaron (testigos sin rostro). demostrando una falta de criterio y un ánimo más vengativo que justiciero. lo cual es una infracción al principio de la bilateralidad y en el fondo constituye una violación al debido proceso. . B. El artículo 31 señala que si la actuación de un Estado no se conforma con las leyes internacionales. ninguno de estos respeto su legítimo derecho a la defensa.. El artículo 32 señala expresamente que “la imputabilidad de un acto del Estado que no se conforme con una obligación internacional de un Estado precluye si el autor de la conducta que constituye el acto dañoso no disponía de otros medios. tanto en su estructura gubernamental como en su actuar respecto de esta extradición. Lo expresado se fundamenta en hechos tales como: 1º) La estructura política – gubernamental. en vista de que se esta imputando al gobierno de un acto dañoso.. y lo más preocupante de esto es el área judicial. esta precluirá en caso de que dicho obrar se deba a una fuerza irresistible. La misma preclusión se aplica. El sistema político peruano en estos momentos se encuentra controlado por férreos opositores al Fujimori. no se le nombró a tiempo. A pesar de que las normas aquí citadas regulan las relaciones entre Estados. en el sentido que no se preocupa por velar por la seguridad de nuestro representado. si el acto era el único medio de salvaguardar los intereses esenciales del Estado de un peligro grave o inminente. según el artículo 33. ya que cuando la ley exigía que se le nombrara un abogado. Basta con mirar los procesos en los cuales nuestro representado se encuentra encausado en el Perú para que quede de manifiesto un alejamiento total en el respeto a las garantías mínimas de una persona sometida al accionar de la justicia. en el caso de estado de necesidad. en una situación de emergencia extrema. y aquel que se le puso a disposición nunca lo defendió como correspondía. y que existía la situación de amenaza e inseguridad del Estado y sus gobernados.Los tribunales peruanos no entregan las suficientes garantías para el juzgamiento.y en que situaciones a un Estado se le puede imputar la responsabilidad por hechos dañosos. El capitulo V de este borrador señala en que casos precluye la Responsabilidad. Así. El Estado del Perú no presenta garantías suficientes. en los 21 procesos que tiene pendiente Alberto Fujimori en su nación. se consideran aplicables a esta situación.

2º) Actuar del gobierno peruano. hasta amenazar al Estado de Chile con demandarlo ante la Corte internacional de Justicia en base al tratado de 1932 entre ambas naciones. quien se reunió con diputados chilenos pidiéndoles que intervinieran en el actuar de la justicia chilena. El actuar del gobierno del Perú tampoco ha estado a la altura de lo que se puede esperar de un Estado constituido y supuestamente comprometido con la justicia. Basta con señalar las múltiples presiones ejercidas sobre el gobierno chileno que van desde reuniones de parlamentarios. En base a lo expuesto vuestra excelentísima. es que esta defensa solicita se niegue la extradición de Alberto Fujimori al Perú y se deje en libertad al antes señalado por no existir mérito suficiente para su detención. . si es que no se obtenía una respuesta favorable a la extradición. como Heriberto Benítez.