Está en la página 1de 14

Soneto

Es la composición poética compuesta por catorce versos endecasílabos distribuidos en dos cuartetos y dos tercetos. Los clásicos riman: ABBA - ABBA - CDC - DCD. Los modernos riman: ABAB - CDCD - EEF -GGF. El soneto es de origen italiano y fue introducido en España por Garcilaso de la Vega (Toledo, 1501-1536) y Boscán (Barcelona 1487-1542).

Ejemplos de sonetos

Lira

Composición poética de cinco versos de distinta medida: el segundo y el quinto, endecasílabos, y el resto heptasílabos (7a-11B-7a-7b-11B). De origen italiano, su nombre lo recibe del comienzo de la canción quinta de Garcilaso de la Vega "A la flor de Gnido".

Si de mi baja lira

Tanto pudiese el son, que en un momento

Aplacase la ira Del animoso viento,

Y la furia del mar y el movimiento;

Voy a llorar sin prisa.

Voy a llorar hasta olvidar el llanto

y lograr la sonrisa

sin cerrazón de espanto que traspase mis huesos y mi canto.

Por el árbol inerme

que un corazón de pájaro calienta

y

sin gemido duerme,

y

al gran silencio enfrenta

sin esta altiva lengua cenicienta. Por el cordero leve de la pezuña tierna y belfo rosa; por su vibrante nieve que la tiniebla acosa

y al final de un relámpago reposa. Por la hormiga azorada

Ejemplos de lira

que un bosque de cien hojas aprisiona; por su pequeña nada que al misterio no encona y que la enorme muerte no perdona. Por la nube que alcanza

los umbrales de un lirio sin semilla.

Lengua de la mudanza

sin éxtasis ni orilla,

que no sabe morirse de rodillas.

Por la hierba y el astro. ¿C6mo miden tus ojos, Dios oscuro? Por el más leve rastro

de

sombra contra el muro,

mi

llanto ha abierto su cristal maduro.

Sara de Ibáñez

Silva

Es una serie indefinida de versos endecasílabos (11 sílabas) y heptasílabos (7 sílabas), con rima libre.

La amplia libertad poética que esto supone convierte a esta composición en la más moderna de la métrica clásica española, por su implícita tendencia anti estrófica, y como tal constituye una forma de transición hacia el verso libre moderno. Empezó a cultivarse a comienzos del siglo XVII con la obra de Francisco de Rioja y las Soledades de Luis de Góngora, y desde entonces se estableció firmemente en la métrica española.

Ejemplos de silva

A la rosa

Pura, encendida rosa,

émula de la llama,

que sale con el día,

¿cómo naces tan llena de alegría

si sabes que la edad que te da el cielo

es apenas un breve y veloz vuelo,

y ni valdrán las puntas de tu rama,

ni púrpura hermosa

a detener un punto

la ejecución del hado presurosa?

El mismo cerco alado

que estoy viendo riente,

ya temo amortiguado,

presto despojo de la llama ardiente.

Para las hojas de tu crespo seno

te dio amor de sus alas blancas plumas,

y oro de su cabello dio a tu frente.

¡Oh fiel imagen suya peregrina!

Bañóte en su color sangre divina

de la deidad que dieron las espumas

y esto, purpúrea flor, esto ¿no pudo

hacer menos violento el rayo agudo?

Róbate en una hora,

róbate licencioso su ardimiento

el color y el aliento.

Tiendes aún no las alas abrasadas

y ya vuelan al suelo desmayadas.

Tan cerca, tan unida

está al morir tu vida,

que dudo si en sus lágrimas la Aurora

mustia tu nacimiento o muerte llora.

Ovillejo

Es una estrofa que consta de diez versos, los seis primeros formando tres pareados: con el verso octosílabo se pregunta y con el verso de pie quebrado se responde, a modo de eco, en rima consonante. Los cuatro últimos versos forman una redondilla que resume el sentido de los versos anteriores. El verso final recoge las tres palabras utilizadas en los versos cortos o de pie quebrado. Por tanto, el esquema métrico es el siguiente: aa bb cc cddc. Los primeros fueron escritos por cervantes

Ejemplo de ovillejo

¿Quién mejorará mi suerte? ¡La muerte! Y el bien de amor, ¿quién le alcanza? ¡Mudanza! Y sus males, ¿quién los cura? ¡Locura! Dese modo no es cordura querer curar la pasión, cuando los remedios son muerte, mudanza y locura.

Redondilla

Es una estrofa de cuatro versos octosílabos, con rima asonante o consonante. Lo que la diferencía del cuarteto es que la redondilla es de arte menor.

En general, la rima de la redondilla es abrazada, en la forma abba, lo que la diferencia de la cuarteta, cuya rima es abab.

Ejemplos de redondilla

(8a) Sépase, pues ya no puedo (8b) levantarme ni caer, (8b) que al menos puedo tener (8a) perdido a Fortuna el miedo.

(Conde de Villamediana, siglo XVII)

Decima

Poema de diez versos octosílabos consonantes, que riman: el primero con el cuarto, el segundo con el tercero, el cuarto con el quinto, el sexto con el séptimo, el séptimo con el décimo y el octavo con el noveno (ABBAACCDDC). Se llama también "Espinela", por haber sido utilizado por primera vez por el poeta español Vicente Espinel (1550-1624).

Ejemplo Decima

Amor, no te llame amor El que no te corresponde Pues que no hay materia adonde Imprima forma el favor. Naturaleza, en rigor, Conservó tantas edades Correspondiendo amistades Que no hay animal perfecto Si no asiste a su concepto La unión de dos voluntades

Félix Lope de Vega y Carpio, primeros versos de El Caballero de Olmedo, 1923

Romance

Genuina manifestación poética de la literatura española. Los romances son la consecuencia de la fragmentación de las canciones de gesta medievales y de la división en dos hemistiquios del verso de dieciséis sílabas. Son poemas breves de carácter narrativo recogidos en colecciones llamadas romanceros. Probablemente su origen sean los fragmentos más gustados de los cantares de gesta que recitaban los juglares.

Series indefinidas de versos octosílabos, con los impares libres y los pares asonantes, llevando toda la misma asonancia.

Ejemplo de Romance

¡Oh qué soberanas lumbres dispensan cándidos rayos,

y

entre soñolientas luces

el

sol sale pestañeando!

El sol de justicia viene, y del Oriente los lazos desata la claridad que en botón tuvo el ocaso.

Crédito es la Providencia que el rosicler desmayado temió no gozar el día desconfió del sol los pasos.

Esta fiesta lo publica, y a su común desagravio fundará la Providencia religión en Cayetano.

¡Oh qué noblemente espera el influjo soberano sin zozobrar que le pase su fecundidad por alto!

Toma el ejemplo en las aves, que ramilletes del campo

a flor y pluma vinculan

el alimento del canto.

Sus censos son la piedad, la limosna el mayorazgo fundado en el no pedir, que es un vínculo apretado.

La viña del Evangelio

a sus hijos ha dejado:

manda que cojan buen fruto y son las cepas carrascos.

Vivid, hijos del cristal de roca más soberano,

a cuyo espejo las luces

reflejos dan por milagros.

Que aunque mis coplas lo empañen con el aliento bastardo, en los lejos de sus sombras habrán visto su retrato.