Está en la página 1de 27

REAL ACADEMIA DE CIENCIAS VETERINARIAS DE EXTREMADURA

SOLEMNE SESIÓN DE INVESTIDURA COMO ACADÉMICA


CORRESPONDIENTE.

“EL SEXTO DÍA”


Discurso de Ingreso. 17 de febrero de 2009

Dra. Dña. Eva Mª Pérez Merino.

Ilmo Sr. Presidente,


Ilustrísimos Sres. Académicos,
Señoras y Señores.

Quiero que las primeras palabras que pronuncio en esta Academia sean
para agradecer a todos y cada uno de a los ilustres académicos que la
componen, el voto de confianza que han depositado en mí al admitirme en esta
sabia institución, y también, su calurosa acogida. Me siento muy honrada y solo
espero no decepcionarles en demasía.

A ellos me dirijo y también al resto de la audiencia, para confesarles hoy


que, a tono con el ambiente de crisis que nos rodea, recientemente he
descubierto que yo misma soy una persona cargada de deudas.

Estoy en deuda con mi padre y con mi madre. A mis padres les debo
este cuerpo físico y todo el bagaje moral, el comportamiento ético y la
educación que lo completan. Les debo cantidades ingentes de desvelos, de
dedicación y de cariño. También les debo una enorme cantidad de dinero,
porque hay que ver lo cara que es la crianza y la instrucción académica de una
hija, sobre todo si esta es manirrota y dispendiosa, como es el caso. Toda esta
deuda se acrecienta al extenderse hasta la siguiente generación, que disfruta
de su fervor, y del mejor servicio de transporte escolar, comedor infantil y
centro de juegos que un niño pueda tener.

Estoy en deuda con mi marido. A mi marido le debo el poseer una vida

1
sosegada y placentera en la que esfuerzos y contratiempos me son
cuidadosamente evitados, en la que mis necesidades se ven con creces
satisfechas y mis menores deseos se cumplen con rapidez cuando no se
adivinan incluso antes de ser expresados.

Estoy en deuda con mis hijos. A mis hijos les debo toneladas de
paciencia, de esa que se derrocha con cualquier desconocido en aras de la
civilización y que parece agotarse inmediatamente al cruzar el umbral de la
propia casa. En cambio gracias a ellos, que nunca me han escatimado en
alegrías, he disfrutado de las mayores carcajadas y de los mejores abrazos.
Hoy, Miguel, Alicia, me alegro enormemente de que estéis aquí.

Y me alegro de que estén vuestros amigos, que también son los míos.
Me alegro de veros a todos tan jóvenes y en esta academia. Sois nuestro
futuro y ojala os veáis en muchas ocasiones como hoy: en lugares donde se
preserva el saber y rodeados al mismo tiempo de gente que os quiere.

Estoy en deuda con mis amigos, que cada día me hacen más rica, como
persona, pero sobre todo estoy en deuda con mis amigas. A mis amigas les
debo quintales de razón, porque son esos seres estupendos que ante cualquier
problema lo primero que hacen es darme la razón y alinearse en mi bando.
Pueden ofrecer sabios consejos para resolverlo, y a la vez sugerir que tono de
uñas sería el mejor para afrontarlo…digan si se puede pedir más.

Y por último estoy en deuda con mi maestro. A mi maestro le debo todo


lo que soy profesionalmente y mucho más. No solo le debo la enseñanza de
las técnicas quirúrgicas, y su tutela continua hasta llegar a dominarlas, sino que
le debo la transmisión de la Ciencia, del Arte de la Cirugía, de su liturgia, de su
cadencia, de su ética y de su propia sensibilidad. Más que un aprendizaje esto
ha sido como un ritual en el que el chaman, el hechicero, traspasa todos sus
secretos a su sucesor y su espíritu habita en él. Ahora yo soy exactamente la
cirujana que él adiestró, soy el espejo en se refleja, y se que mis éxitos por
tanto son los suyos. Por eso se que este día es especialmente emotivo para él
y por eso puedo decir como los toreros, va por ti, maestro.

A todos mis acreedores, les doy las gracias por sus dádivas y mercedes
y les anuncio que no podré pagarles con dinero, porque no hay suficiente en el

2
mundo para saldar estas deudas, pero les pagaré con amor, que es otro de los
motores que mueven el mundo y a las personas.

A la sazón de mi entrada en esta ilustre académica también descubrí en


mí una enorme carestía. A la hora de entonar un discurso, los que serán mis
compañeros académicos exhiben una serie de virtudes de las que yo a todas
luces carezco.

No poseo la verbigracia andaluza de algunos, ni la capacidad retórica o


descriptiva de otros. No dispongo de la espiritualidad ni la filosofía de ciertos
académicos elevados, pero además carezco de la vasta experiencia y
conocimientos de la mayoría. No ostento cargo alguno representativo o de
responsabilidad que me acostumbre a dirigirme a las masas como sucede a
nuestros académicos de más renombre. Según las estadísticas de nuestra
academia, me encuentro por debajo de la edad mínima, y para remate por no
tener, no tengo ni el género que se estila en esta institución. Por todo ello,
pensé que debía aprovechar la única cualidad que me hace original y
claramente diferente a todos los demás académicos, y esa es que yo soy una
mujer.

Y, a pesar de los tiempos que vienen, las mujeres, más que de discursos
arengas, o sermones, somos de historias, cuentos, y relatos. Contando
cuentos, dicen que una mujer salvó su cabeza y tuvo encandilado a un
poderoso sultán durante nada menos que…. mil y una noches….

No pretendo tanto, pero a ver si consigo hilar una narración que también
merezca su clemencia y para ello, debo elegir bien a sus protagonistas. Dado
el carácter de la profesión que nos reúne hoy aquí, podría elegir que éstos
fueran animales, como ya hicieron otros muchos ilustres escritores a lo largo de
la historia.

Los primeros relatos de animales con características humanas, como el


habla, los utilizaron en la antigüedad grecorromana los esclavos que educaban
a los niños patricios, para enseñarles ética y moral. Esopo, Babrio y Fedro han
sido los autores mas conocidos.

En la Edad Media circularon por Europa numerosas traducciones de

3
fábulas provenientes del Panchatantra, la más antigua y deliciosa colección de
fábulas de la literatura sánscrita. Muchas de ellas fueron a parar a libros de
sermones, y el mismo rey Alfonso X manda traducir al castellano una versión
árabe, con el título de Calila e Dimna, uno de los conjuntos de cuentos más
encantadores que de niña tuve la suerte de leer.

Durante el Renacimiento el mismo Leonardo da Vinci compuso un libro


de fábulas y en XVII se revitalizan con las de La Fontaine, Iriarte, Samaniego y
John Gay. En el siglo XIX los hermanos Grimm y Andersen escriben cuentos
infantiles protagonizados por animales cargados de razón y además la fábula
se convierte en un género popular y de burla política.

En estos últimos dos siglos, más que la literatura ha sido el cine el que
ha contribuido en gran medida a la visión del animal dotado de raciocinio, pero
aún existen escritores que han cultivado el género fabulístico como Augusto
Monterroso, Juan Benet o Sam Savage.

Gracias a todos estos autores obtenemos los relatos llenos de seres con
forma animal pero adornados con las virtudes humanas y lastrados por sus
vicios y servidumbres. Así, todos conocemos a zorras orgullosas que no
admiten su incapacidad para coger uvas y lo disimulan con desdén, ranas que
solicitan rey y acaban siendo antimonárquicas, y burros con suerte además de
afición por tocar la flauta.

A las nuevas generaciones les resultarán más familiares personajes


como cierta rata con vocación de chef, tiburones vegetarianos que hacen
terapia de grupo, o alguna jirafa hipocondríaca.

A todos estos animales, sus creadores les concedieron los dones del
intelecto superior, del raciocinio, nuestra alma, la verdadera esencia de la
humanidad.

Y es que estos dones espirituales es lo único atractivo que podríamos


ofrecerles, puesto que físicamente nada envidian de nosotros. La adaptación
de su cuerpo al medio en el que viven y se desenvuelven es tan insuperable
que ningún águila cambiaría su aguda visión por nuestros pobres y despistados
ojos, ningún guepardo querría transformar su ágil cuerpo en nuestra torpe

4
osamenta bípeda y cualquier cocodrilo se moriría de hambre, incluso rodeado
de ñus en el río Mara, si tuviera que comer armado con nuestra mandíbula y
nuestra lentitud de reacción. Sin embargo nosotros sí que envidiamos muchas
de las propiedades morfológicas de los animales.

La Biblia, en el libro del Génesis dice que el sexto día dijo Dios:
“Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y
señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda
la Tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. Y creó Dios al hombre
a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Y los bendijo
Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y
señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias
que se mueven sobre la tierra”.

En realidad, desde que vio el primer rayo, el hombre quiso explicar el


mundo y explicarse a sí mismo, para intentar dominar un entorno que le
atemorizaba al tiempo que le producía especial fascinación. Así, es el hombre
el que crea dioses a su imagen y semejanza, y los dota de atributos, y se
reconoce en ellos al tiempo que los adora.

En todas las grandes religiones monoteístas la superioridad del hombre


sobre el animal es un dogma de base, como acabamos de oir. Sin embargo el
hombre, la última especie en aparecer, la más inadaptada y desnaturalizada,
experimenta hacia los animales sentimientos como la envidia, el temor y la
culpabilidad. El mundo animal es para él una amenaza, un desafío, un rechazo
y un objeto de fascinación al mismo tiempo.

Por eso, de forma fantástica, el hombre siempre ha tratado de adquirir


algunas de las propiedades de los animales dando lugar a un elenco
sorprendente de criaturas fantásticas.

Por tierra, mar y aire, estos engendros encierran las pesadillas más
temibles de la humanidad, pero también sus mayores anhelos, y las
inquietudes más íntimas del espíritu humano. Según donde y cuando estos
seres son dioses, símbolos, mitos, héroes, o pesadillas…y su presencia pone
en duda la afirmación bíblica acerca de la superioridad del hombre sobre las

5
bestias salvajes, ya que, como veíamos antes, cuando obsequiamos con
nuestros atributos morales a los animales solamente los hacemos más
humanos, sin embargo para nosotros la adquisición de ciertas características
del reino animal puede llegar a elevarnos a la categoría de dioses.

Los primeros hombres habitantes de este planeta constituyeron pueblos


cazadores y por tanto con un fuerte vínculo con la fauna de su medio, un
vínculo más allá de satisfacer sus necesidades de alimento, un vínculo para
saciar sus necesidades espirituales, un vínculo místico.

30.000 años antes de cristo, sus rituales ya implicaban el uso de


máscaras y disfraces animales para identificarse con ellos, para adquirir sus
capacidades, para imbuirse de su poder y de su sabio instinto. Dibujadas en la
piedra o talladas en hueso y en madera, dejaron figuras mitad hombre mitad
animal, como constancia de su unión espiritual.

De estos primeros orígenes a fabricar y adorar un híbrido fantástico que


encarne lo demoníaco o lo divino hay solo un paso.

Desde el III milenio, en el Egipto faraónico, la mayoría de los dioses


están representados con cuerpo humano y cabeza animal.

El elenco resultante es bien conocido y todos tenemos en la memoria la


imagen del dios solar Horus con cabeza de Halcón, y la de Anubis, con cabeza
de chacal, que guía los espíritus de los muertos. Hathor con cabeza de vaca, y
Thueris, la diosa de la fertilidad con cabeza de hipopótamo, Sobek el
cocodrilo, dios de las aguas, Thot el ibis protector de la sabiduría, y Khnoum,
con cabeza de carnero.

Aunque menos populares, lo mismo sucede con las divinidades hindues:


Ganesh con cabeza de elefante, Hanuman, de mono, Garuda, de águila,
Vajmukha de caballo e incluso el mismo Vishnu que en ciertos avatares figura
con cabeza de oso o león.

6
El budismo tibetano incluye en su doctrina rituales mágicos ligados a
divinidades terroríficas de aspecto parcialmente animal Y en las civilizaciones
precolombinas proliferaron los híbridos fantásticos, entre otros los hombres-
jaguar.

Una bellísima invención de la civilización faraónica, destinada a gozar de


una larga posteridad, es el pájaro con cabeza humana. Es un receptáculo del
ba, o el alma. El pájaro con cabeza de mujer tiene una connotación más
específica. Este ser se asocia al temor de una muerte violenta, o a la idea de
que las ánimas de los difuntos vuelven a este mundo para apoderarse de los
vivos. Lo encontramos también en Nubia, en Chipre, entre los etruscos, los
coptos, musulmanes, hindúes y cristianos; en todo oriente desde Siria hasta
Java e incluso allende los mares en la cultura maya.

Sin embargo es en el mundo grecorromano donde estos seres


alcanzarán la fama. De entre estos híbridos de mujer-pájaro hay uno cuyo
nombre es sinónimo de la perfidia o la maldad femenina: la arpía. (las raptoras,
del griego harpé, halcón). Si bien al principio fueron las diosas de las
tempestades para Hesíodo, Virgilio las transforma después en criaturas
infernales, sucias y odiosas.

En la Eneida podemos leer: “ Ningún monstruo más lúgubre que ellas, y


ninguna peste más cruel, la ira de los dioses las engendró en las olas de la
Estigia. Virginales son los rostros de estas aves: su vientre echa inmundísimo
flujo, y tienen las manos con garras y pálida siempre de hambre la tez. En
vuelo horripilante aparecen las arpías y sacuden entre grandes graznidos sus
alas y nos roban la comida y todo lo ensucian con su inmundo contacto, terrible
suena su voz entre sus fétidos olores….

La asociación de ideas mujer-pájaro-perfidia se mantiene tanto a lo largo


del tiempo que hasta Goya lo incorpora en sus Caprichos para representar a
las mujeres de mala vida, en cuyas garras sucumben los hombres. El concepto
como sabemos permanece hasta nuestros días y hoy las arpías no tienen
alas…… pero habitan entre nosotros…..

7
Estas mujeres con cuerpo de pájaro son las que Homero llamó seirén,
en la Odisea, y las que intentaron atraer a Ulises con su canto seductor pero
fatídico. Sin duda por esta manía suya de estrellar marinos contra los arrecifes
fueron consideradas monstruos en la cultura grecolatina.

Con el tiempo sufren una metamorfosis, quizá porque se ahogaron en el


mar al no poder derrotar a Ulises, quizá por identificarlas con las nereidas, hijas
de Nereo, que vivían en el fondo del mar, o quizá son un refrito varias diosas,
desde la Derketo siria, mujer-pez y diosa de la fecundidad, hasta la Afrodita
griega, símbolo de la belleza y la seducción.

El cristianismo termina de precipitar esta evolución y a partir de la Alta


Edad Media las sirenas son criaturas marinas, mujeres con cola de pez,
peligrosamente seductoras e imposibles de capturar.

Son un claro aviso de los peligros de adentrarse en los mares oscuros y


desconocidos de una tierra aún plana para la mayoría y, gracias a los teólogos
medievales también son el símbolo del pecado de la lujuria, que conduce al
infierno, y de los riesgos de la seducción femenina.

Y parece ser que otras culturas comparten esta opinión pues en la India
antigua sus primas, las Apsaras, son las danzarinas celestiales del dios Indra,
habitan las aguas e intentan seducir a los ascetas y apartarlos de su
espiritualidad. Y es que en todas partes cuecen habas……

Terroríficas o tentadoras, todas las sirenas se distinguen por la calidad


de su canto. En el último libro de La República de Platón, ocho sirenas cantan
cada cual una nota que juntas componen la armonía pitagórica de las esferas
celestes. Dice el filósofo que “del canto de las sirenas depende el equilibrio del
mundo”.

8
Su parte femenina las hace contradictorias: bajo un aspecto voluptuoso,
sensual y atrayente se oculta una implacable frialdad hacia el hombre; y son
claro exponente del fatalismo, al despertar en él un amor al que deseará
abandonarse aún sabiendo que le acarreará la muerte.

Con los años pasaron de ser un peligro para marinos a seres más
humanizados, con una imagen más dulce y menos truculenta y así, algunas de
las sirenas más bellas y vulnerables fueron las halladas por Oscar Wilde y por
Hans Christian Andersen.

Aunque en Egipto, los híbridos de hombre y animal alcanzaron la


categoría de dioses, el más popular sin embargo no es uno de ellos, sino un
ser llamado la Esfinge, y entre ellas la de Gizeh, a la que los egipcios llamaban
Hu, o en árabe Abou el-Hol, el padre del terror.

Perteneciente al reinado de Khefren la colosal esfinge impacta por la


solemnidad con la que protege la gran pirámide donde yace su faraón. La
naturalidad con la que el rostro del hombre con el tocado faraónico se articula
con el cuerpo de león la convierte en una obra maestra del arte universal.

Sin embargo, la genialidad que inspiró una creación de tal magnitud


permanece impenetrable cuatro mil años más tarde. Ningún documento nos
permite adivinar que pudo significar durante el Antiguo Imperio. Podemos
relacionar que está edificada en el borde del Nilo, y que la crecida del río, de la
que dependía toda la vida del valle, se iniciaba en verano, precisamente
cuando el sol entraba en la constelación del León.

La relación del león con el agua permanece hasta nuestros días y es por
ello que en la mayoría de los países mediterráneos, el león escupiendo agua
es un ornamento tradicional de las fuentes públicas.

La esfinge egipcia representa el poder del faraón; símbolo de la fuerza y


la nobleza, los reinantes la utilizaban para reforzar su imagen de superioridad
frente al resto de los hombres.

Tutmosis II, de la última dinastía, la protege de los lodos, y comienza su

9
vinculación al culto solar y su capacidad de alejar los malos espíritus. Así
proliferan por el valle del Nilo y las encontramos en todas las civilizaciones
orientales y mediterráneas herederas de la faraónica: Siria, Mesopotamia,
Grecia, Roma….

La esfinge egipcia, serena, majestuosa y protectora en nada se parece a


su pariente griega, bastante más psicópata.

En su etapa helénica la esfinge cambia bruscamente de sexo y se le


agregan un par de alas y además, la esfinge griega ha sido posiblemente la
primera asesina en serie de la historia. Como buena griega era, además de
asesina, filósofa, y concedía una oportunidad a sus víctimas haciéndoles
previamente una pregunta existencial.

Vivía en una montaña al oeste de Tebas. Tenía rostro de mujer, pecho y


patas de león y alas de ave de rapiña, pero esto era lo menos que se podía
esperar teniendo una madre como la suya, Equidna, la víbora, una mujer con
cola de serpiente, experta en engendrar monstruos tan horribles (como la
quimera) que, de hecho, la esfinge se puede considerar de sus hijas más
favorecidas. Criatura resentida, cargada de odio y con evidente mal perder,
acabó suicidándose cuando Edipo contestó correctamente a su pregunta.

Gracias a la literatura con el tiempo se despoja de su carácter negativo


para ser el símbolo del enigma por excelencia, de las grandes preguntas de la
humanidad, del sentido existencial de la vida, de la mujer y de la sabiduría
silenciosa.

Más o menos en esta misma época de la Grecia clásica, cerca del Reino
de los Muertos, en el Jardín de las Hespérides habitaban tres mujeres con los
cabellos de serpientes, dientes como colmillos de jabalí, manos de bronce y
alas de oro.

Las llamaban Górgonas y de las tres solo una, Medusa, era mortal.

10
Originalmente era una bella joven pero Atenea la castigó por vanidosa.

Una solo mirada suya podía convertirte en piedra, uno sólo de sus rizos
podía vencer a un ejército y la vena izquierda de su cuello proporcionaba un
veneno mortal, mientras que de la derecha manaba sangre que podía resucitar
a un muerto.

Por eso y aunque no era fácil vencerla, los hombres la perseguían


codiciosos de su sangre y sus rizos. En estas condiciones Medusa vivía
atemorizada por su vida y llena de rencor y amargura por haber perdido su
antigua belleza y su vida social y sentimental, hasta que por fin Perseo cortó su
cabeza acabando con esta existencia atormentada.

Por encima de la historia, algunos creen que la decapitación de medusa


simboliza la anulación de la mujer y la victoria y el dominio de la sociedad
patriarcal. Medusa significa “sabiduría femenina y soberana” y según parece la
podemos considerar pionera y mártir de la causa feminista, que fue silenciada
con violencia, quedando el poder de su cabeza bajo el control de un hombre.

Todas las religiones y culturas han dado cobijo a estos seres pero si en
una se han sentido especialmente mimados es sin duda en la mitología griega.

Esta nos cuenta que el minotauro fue el escándalo de la prensa del


corazón en la Creta gobernada por el rey Minos.

Hijo de un affaire de su esposa, la reina Pasifae, con un toro enviado por


Poseidón su verdadero nombre era Asterio o Asterión, pero popularmente se le
llamó Minotauro, para humillación de Minos y sobre todo de su rey, que,
avergonzado del monstruo-hijo-bastardo de su mujer, le alojó en un laberinto
que encargó al arquitecto ateniense Dédalo, del que fuera imposible hallar la
salida.

A este monstruo con cabeza de toro y cuerpo humano se le sacrificaban


periódicamente jóvenes atenienses hasta que Teseo que iba a ser uno de los
sacrificados y Ariadna enamorada de él, deciden solucionar el problema
matando al minotauro. Un auténtico culebrón de la época, sin duda.

Aunque sin alcanzar el carisma del minotauro Asterio, es verdad que

11
otros seres similares proliferan en Mesopotamia, Siria y Persia hasta la
conquista musulmana.

Poco después de todo este drama, sucedió un buen día que Ixión fue
invitado por Zeus al Olimpo para purificarse de sus pecados, todos
relacionados con el sexo y la bebida. Sin embargo éste, lejos de arrepentirse,
se dedicó a seducir a Hera, que se transformó en una nube para escapar de su
acoso. Fruto de los amores de Ixión con la nube nacen los centauros.

Mitad hombre, mitad caballo, fueron el auténtico terror de las mujeres de


la Grecia antigua, entre otros méritos igualmente dudosos. Estos vástagos eran
igual que su padre: Borrachos, lujuriosos, pendencieros y malhumorados. De
su desbordante sensualidad no se salvó ni la mujer de Hércules (Deyanira) ni
más recientemente, cierta profesora del Colegio Hogwarts de Magia y
Hechicería, y, según parece, casi nadie ha visto un centauro sobrio.

Una versión previa y algo más edulcorada es el sagitario, o centauro que


tira con arco (del latín sagitta, flecha), de origen mesopotámico y más
extendido hacia oriente. Es especialmente significativa la imagen de estos
sagitarios apuntando hacia la cabeza de dragón que está al final de su propia
cola, y que se interpreta como el símbolo de los esfuerzos que hace el hombre
por dominar sus malos instintos.

Una excepción a la regla general de híbridos cuadrúpedos,


maltratadores femeninos, borrachos, y con mal genio es la de Quirón, un
centauro muy diferente. Su doble naturaleza se la debe a Cronos convertido en
caballo para amar a la ninfa Filira, una madre que tuvo muchas razones para
estar orgullosa de su hijo.

Fue maestro de Jasón, de Aquiles, de Hércules y hasta del dios Apolo.


Además de impartir música y artes guerreras fue sobre todo un gran médico
que dio lecciones a Esculapio, el mismísimo dios de la medicina y curó la
primera herida de Aquiles, su famoso talón, realizando así el primer transplante
de la historia médica.

Padre de la medicina experimental, para nosotros como veterinarios es


una figura central como cirujano y sanador de bestias y Plutarco le atribuye el

12
primer tratado sobre enfermedades del caballo.

Medio hombre y medio caballo, Quirón es el símbolo de la unidad de la


ciencia, por encima de su aplicación a una u otra especie.

Fabricados de una pasta similar a los centauros y asociados ocasionales


en orgías y atropellos fueron los faunos y los sátiros, divinidades campestres
provistas de cuerpo peludo, patas de cabra y torso y rostro de humano
barbudo, dos cuernos y dos largas orejas puntiagudas.

Son compañeros y compinches del dios Pan, nacido también mitad


cabra y mitad hombre. Es curioso que contrariamente a lo que sucede en
muchos casos, sobre todo entre los dioses, que suelen carecer de padre
conocido, Pan era hijo de Hermes, pero de madre desconocida, aunque se
especula con que quizá fuera la cabra Amaltea. Aunque Pan significa “todo”,
este dios renunció al poder y a la vida de intrigas, amor y lujo del Olimpo, y
prefirió dedicarse a inventar la flauta y a llevar una vida sencilla en el campo de
Arcadia, donde en ocasiones ayudaba a los pastores, y en otras despertaba en
ellos un terror denominado pánico en honor a su nombre, sobre todo si
perturbaban su profunda y plácida siesta.

Este comportamiento imprevisible le convierte en el dios de las fuerzas


irracionales que mueven el mundo y emanan de la tierra, empezando por la
sexualidad. Eso explica a la vez la mala reputación del Dios y también su
inmensa popularidad. Tanto es así que la imagen medieval del demonio es
idéntica a la del dios Pan, curiosamente.

Los sátiros también formaban parte del séquito del dios Dionisio, o Baco
para los romanos, dios del vino, desenfrenado, alegre e irresponsable.

El famoso rey Midas, adquirió el poder de convertir en oro todo lo que


tocaba al capturar a Sileno, un viejo sátiro, compañero de Dionisio, que casi
siempre andaba ebrio. En una de estas monumentales curdas lo encontraron
unos campesinos que lo llevaron ante su rey. El don del rey Midas fue el
rescate que tuvo que pagar Dionisio para que le devolvieran a su amigo Sileno.

13
Ya sabemos que el oro no le trajo la felicidad, pero las cuitas del pobre
rey Midas no acaban aquí y siguen guardando relación con el mundo animal,
puesto que terminó sus días con unos apéndices extras. Para que aprendáis a
no intervenir en disputas de dioses os diré que Midas fue el juez de la versión
de Operación Triunfo de la época y tuvo que votar entre los finalistas, Pan
tocando la flauta o Apolo con su lira y votó por Pan. Por supuesto Apolo se lo
tomo con escasísima deportividad y castigó su falta de oído musical
otorgándole unas hermosas orejas de asno.

Pasa el tiempo y las generaciones de hombres se suceden, pero los


dioses y los mitos permanecen. La edad media y las sucesivas los heredan y
aportan nuevos seres merced a nuevas fuentes. El hombre que antes creaba
seres fantásticos por idolatría o temor reverencial hacia su entorno, ahora
comienza a observar la naturaleza como una ciencia, pero no por ello
abandona la herencia mitológica.

Aristóteles es el primer naturalista con pretensiones científicas, pero se


pierde en el universo del mito. Así, en su Historia de los Animales encontramos
a muchas especies actuales, pero también aparecen descritos hasta 20
animales fantásticos, entre ellos, el asno salvaje unicorne o monoceros y el
dragón, sin que haya distinción alguna entre los reales y los imaginarios.

Plinio el Viejo fue el gran difusor de las crónicas de Aristóteles y de los


mitos indios, persas y griegos y transcribe las leyendas más inverosímiles,
dándoles total credibilidad, de forma que su Historia Natural está llena de
descripciones de animales como el achlis, el leucrocotas, la anfisbena, el
catoblepas, monocerontes, licántropos, y aves fénix.

Nos cuenta que “hay entre los etíopes un animal llamado mantícora.
Tiene cara y orejas de hombre, ojos azules, tres filas de dientes, cuerpo
carmesí de león y cola que termina en un aguijón, como los alacranes. Dispara
espinas venenosas, corre con suma rapidez y es muy aficionado a la carne
humana”. Esta criatura no es pariente ni de quimeras ni de górgonas y ningún
héroe alcanzó la fama por matarla. Para Plinio y los demás naturalistas no es
un mito que habite en el Olimpo, sino un ser cuya existencia es exótica, pero

14
totalmente real.

Todas estas obras devinieron en fuentes inagotables de inspiración para


los autores de bestiarios, y todas ellas, por sí solas, merecerían horas de
deliciosa y divertida disertación. También numerosos teólogos recogen esta
abundante información sobre los animales reales y fabulosos: San Ambrosio,
San Agustín en su inmensa obra, y finalmente San Isidoro, que recoge en Las
Etimologías todo el conocimiento de los naturalistas precedentes.

Si para otras religiones estos híbridos mitológicos fueron dioses, el


cristianismo los acoge, no como ídolos que adorar, sino como ejemplo de
actitudes impropias del creyente, metáforas para expresar moral, ilustrar
virtudes o vicios. No es extraño, que los artistas de la época, con la excusa de
representar escenas que infundan temor de dios, y con tanto relato fantástico
más alucinógeno que el LSD, pueblen de seres monstruosos los capiteles,
altares, pórticos, frontispicios, bóvedas, tribunas, criptas, lienzos y tablas de
todo edificio religioso que se construye. Son imágenes destinadas a sumergir al
creyente en el temor, para poder conducirlo después al arrepentimiento y a la
fe. Imposible no citar aquí como claro ejemplo la pintura de Jerónimo Bosco,
paradigma del artista imbuido de la visión medieval onírica y grotesca, de una
época cruel y llena de ignorancia y epidemias.

Aunque digamos que híbridos y monstruos han servido al cristianismo


sólo como símbolo y ejemplo para evangelizar, no debemos, de cualquier modo
mofarnos de las religiones que los idolatraron. No olvidemos que en la religión
católica los ángeles que se adoran son humanos alados el demonio que se
teme tiene patas y cuernos de macho cabrío.

En la Edad Media, otra de las mayores fuentes de aportaciones de


híbridos fantásticos son los relatos de viajes. Los europeos siempre han sido
grandes viajeros y en esta época las travesías son fácilmente fuente de

15
sorpresas y maravillas pues mucho era lo desconocido. A su vuelta, las
aventuras y descubrimientos de estos viajeros se prestan al relato, con la
condición de que éste asombre y no sea aburrido, y por tanto se exagera y se
imagina lo que para ello sea menester. El lema de estos documentalistas
pioneros podría ser el de aquel famoso bluesman: no dejes que la verdad te
estropee una buena historia.

El médico griego Ctesias fue el precursor de estos relatos, al pasar


varios años en Persia. En realidad no llegó allí como osado explorador sino que
fue capturado como esclavo, pero ya que estaba, supo aprovechar su situación
de observador involuntario y anotó lo que veía, y lo que narraban otros viajeros
de países cercanos, como la India. Sus “Historias de Oriente” son la primera
descripción en la literatura de tres animales fantásticos con gran porvenir, como
la mantícora (que luego retomó Plinio), el grifo y el unicornio.

En la literatura medieval dos grandes relatos de viaje servirán de


referencia, y ambos son, en gran parte imaginarios. El primero es la “Navigatio”
que narra la odisea de San Brandán, monje irlandés del siglo VI que partió en
busca del paraíso, y el segundo es el Romance de Alejandro, un joven héroe
griego en viaje a las Indias. Ambos relatos se sitúan en el oriente misterioso y
albergan una fauna de animales fabulosos y de extraños especímenes de la
humanidad exótica.

A partir del siglo 13 parten de Europa los primeros peregrinos,


misioneros y exploradores de Asia como Guillermo de Ruysbroeck, franciscano
flamenco enviado por el rey ante el gran khan de Mongolia, el mercader
veneciano Marco Polo que dictó el “El libro de las maravillas del mundo” a su
regreso de Oriente, el franciscano Odorico de Pordenone, empeñado en
difundir el evangelio en China, y André Thevet que recorrió primero Asia en el
siglo XVI recogiendo la información en su “Cosmografía”, y después el nuevo
mundo.

Entre estos valientes exploradores deberíamos incluir al inglés John de


Mandeville, sin embargo no lo hacemos porque sabemos que nunca llegó más
allá de Jerusalén, debido a que era hombre enfermo de reuma y de
temperamento medroso, todo lo cual no supuso un problema para que

16
describiera el mundo hasta sus confines en el siglo XVI y que este texto fuera
traducido a todas las lenguas europeas, y sirviera de inspiración para las
fantasías de los cartógrafos.

De estos viajes, una de las aventuras más deliciosas es la que nos


cuenta Odorico, el franciscano, a raíz de su visita a un templo budista donde se
encuentra con unas extrañas criaturas.

El monje budista que le acompaña toma dos grandes vasijas llenas de


restos de comida, las deposita en un jardín y dice Odorico que “al agitar una
campanilla bajaron del monte hasta tres mil bestias, que tenían rostro humano,
y forma parecida a las marmotas. Cuando estas hubieron comido todas
regresaron adonde habían venido. Yo lo tuve por gran maravilla”.

Recordemos que en los monasterios budistas se acogen a menudo a los


monos, cuidándolos y alimentándolos. Quizá la gran maravilla observada por
Odorico tenga cierta relación con esto…..

André Thevet dice que en el Mar Rojo, los nativos le trajeron a la bestia
Thanacth, una criatura semejante a un tigre, sin cola, con las manos delanteras
y el rostro de un hombre, chato y con pelo negro y rizado para más señas. En
África encontró una bestia del tamaño como un mono grande, con rostro y
cabeza de niño. Una vez capturado este ser solo lanza suspiros y los salvajes
del lugar le informan de que solamente vive de viento.

Mandeville, que no retrocede ante las mayores audacias, nos relata que
“En aquesta tierra hay animales llamados hipotonies, los cuales son medio
hombre y medio caballo. Y cuando ellos alcanzan alguna persona, ellos se la
comen”.

Entre las muchas maravillas que encuentran estos viajeros se hallan


ciertos híbridos de ser humano y animal denominados cinocéfalos. Marco Polo,
nos dice de la isla de Agamán en la India: “pues en verdad os digo que todos
los habitantes de esta isla tienen cabeza de perro y dientes y ojos como los de
este animal. Son gentes muy crueles, que se comen crudos a cuantos hombres
pueden capturar”. Odorico se los encuentra en la isla de Vacumerán y
Mandeville va más allá al afirmar que son razonables y de buen entendimiento.

La descripción de estos seres y su comportamiento nos recuerda en

17
cierta medida a la del hombre lobo, y es cierto que, el encuentro de los viajeros
con tribus salvajes de aspecto animal, lenguaje gutural y costumbres
antropófagas debió contribuir a dar veracidad a este mito, aunque realmente su
origen es más antiguo y más incierto.

Herodoto, viajero e historiador, en el siglo V a.c. nos habla de los


“neurianos”, que una vez al año se transformaban en lobos, y Petronio, en el
siglo I, nos relata el caso de un soldado que se convertía en lobo ante los ojos
horrorizados de su criado.

El rey húngaro, Segismundo, consiguió que la Iglesia, en el Concilio


Ecuménico de 1414, reconociera oficialmente la existencia de los hombre-lobo.
Este hecho sumado a las características sociales y sanitarias de la época hizo
que el mito del hombre lobo adquiriera enormes proporciones, y se convirtiera
en un problema de seguridad pública, implicando al Santo Tribunal
Eclesiástico, que procesó y condenó a la hoguera a más de 100.000 presuntos
hombres-lobo entre los siglos XV y XVII.

La ciencia ha intentado buscar explicación a la existencia de este ser.


Las teorías antropológicas nos dicen que originalmente debió obedecer al
deseo del hombre de poseer el poder y la fiereza de las bestias salvajes de su
entorno, para sobrevivir en un mundo hostil. Así, existen versiones de
hombres–bestia en casi todo el mundo variando el tipo de animal según el
lugar: hombres-tigre de la India, hombres-pantera, leopardo, hiena o cocodrilo
de África, o los hombres-oso rusos y escandinavos.

Por otra parte los afectados de hipertricosis, hirsutismo o porfiria, en una


sociedad sin cocimientos médicos suficientes, han podido pasar perfectamente
por hijos de lobo, debido a su apariencia peluda.

En los siglos XVIII y XIX, los distintos casos de niños salvajes criados
entre animales, contribuyeron a alimentar esta leyenda, si bien la comunidad
científica los documentó y estudió con rigor consciente que no eran ni híbridos
ni diablos.

Actualmente la teoría más aceptada es la de la enfermedad mental.


Igual que el mito a veces es hombre y otras lobo, el enfermo sufre
temporalmente una violenta y feroz personalidad, con rasgos de sadismo y

18
canibalismo. Muchos condenados medievales por licantropía fueron en realidad
psicópatas asesinos que despedazaban y devoraban a sus víctimas, y en la
actualidad este perfil es fácilmente reconocible en asesinos tristemente
famosos como Manuel Blanco Romasanta, el hombre-lobo de Allariz o el
Carnicero de Rostov.

Volviendo a nuestros osados pioneros de los viajes, y a sus maravillosos


hallazgos, todos ellos dicen encontrar por esos mundos sirenas con cola de
pez y mujeres-serpiente sin mayores problemas.

Los navegantes portugueses muy creyentes en historias de sirenas, no


tardan en hallarlas en sus travesías por la India. Algunos misioneros
portugueses y Dimas Bosque, de Valencia, medico del virrey de Goa, en 1570,
fueron testigos de la captura de siete hombres marinos y nueve mujeres cerca
de Ceilán y el último hizo el examen anatómico de uno de los monstruos,
convenciéndose de la semejanza de su organismo con la del hombre.

Con estos antecedentes, los navegantes españoles, en sus primeras


expediciones al Nuevo Mundo, no podían por menos que toparse con estos
seres marinos. El mismo Cristobal Colón registra en el libro de bitácora haber
visto una sirena frente a las costas de Florida, en 1493, si bien el encuentro
fue decepcionante pues dice el marino que “se elevaron del mar pero no eran
tan hermosas como se representaban y tenían el rostro algo hombruno, si
bien no dañaron la nave”.

Se ha comentado repetidamente que para los marineros sometidos a


privaciones en las largas travesías, faltos de compañía femenina, e imbuidos
del mito de las sirenas, las sinuosas formas de manatíes, focas, leones
marinos y similares, debieron parecerles modelos de Rubens.

En el XIX se fundan muchos museos de historia, algunos de los cuales


poseen especímenes algo engañosos.

En los puertos de los mares del sur (Macao, Singapur), los comerciantes
chinos se dieron cuenta de la atracción de los occidentales por los híbridos,
reales o inventados, que pudieran esconderse en el misterioso oriente.
Entonces comenzaron a fabricar monstruos, sobre todo sirenas, mezclando

19
pieles o esqueletos de distintos animales, que después vendían a los europeos
y americanos como si fueran eslabones de la evolución. (Esto sin duda fue un
primer esbozo de lo que luego serían las tiendas de los chinos).

Muchos de estos híbridos inventados fueron exhibidos en museos donde


serían tomados por verdaderos y admirados por el público.

Un monstruo es algo que existe contra natura. La unión de humanos y


animales da lugar a híbridos monstruosos y así se explica desde Plutarco la
existencia de minotauros, silvanos, egipanes, esfinges y centauros.

El alumbramiento de seres deformes y monstruosos era asunto corriente


durante la Edad Media y es fácil imaginar la fascinación que producían y las
teorías científico-teológicas que se elaboraban al respecto. Llenas de estos
seres y repletas de explicaciones sobre su formación se encuentran las
crónicas de Rolenvinck y de Schedel, de últimos del 1400, la Cosmografía de
Sebastián Münster, la Historia animalium de Conrad Gesner, el Prodigiorum ac
ostetorum chronicon de Conrad Wolfhart, mas conocido como Licosteno, y la
Cosmografía de André Thevet, todas ellas de mediados del 1500.

Entre todas estas obras, me quiero detener en una como es el tratado


“De monstruos y prodigios” del cirujano Ambroise Paré. Paré pretende recoger
todas las anomalías que un médico de su tiempo pudiera encontrar, pero, para
nosotros, es el testimonio de un hombre cultivado de la segunda mitad del siglo
XVI, crédulo y lleno de ingenuidad, que no encuentra asombroso el nacimiento
de vacas bípedas o de monstruos marinos. Para este ilustre médico, las
causas de los monstruos son varias y a cual más razonable.

Concretamente los híbridos son consecuencia directa de la cólera de


Dios.

Son un castigo divino al copular como animales con una mujer


manchada de sangre menstrual, y este acto, al ser brutal, engendrará brutos,
animales, hibridados de humanos. Paré aporta como prueba este potro con
cabeza humana nacido por tal causa en Italia y este ser con un cuerno en la
cabeza, dos alas, una sola pata de ave, un ojo en la rodilla y ambos sexos.

20
Según Paré otra causa de niños monstruosos es la imaginación ardiente
y obstinada que puede tener una mujer mientras concibe.

Por ello, y cito “es preciso que las mujeres, a la hora de concebir y
cuando el niño no está aún formado no miren ni imaginen cosas monstruosas”.
O s, viene a ser como lo de los antojos, que si la madre los tiene el niño nacerá
con un mancha, pero a gran escala.

Paré también elabora teorías llenas de lógica, como que estos híbridos
nacen como consecuencia de la confusión y mezcla de semen y son productos
de los sodomitas y ateos que se aparean contra natura con las bestias. Paré
nos muestra, como resultado de estos actos abominables, este niño
engendrado de una mujer y un perro, o estos seres que parieron dos cerdas
tras mantener un idilio con algún vecino del pueblo.

Aparte de estas teorías y de sus pruebas científicas, Paré también


recoge los testimonios de viajeros que han visto tritones y sirenas en el Nilo,
monstruos marinos con cuerpo de niño, con cabeza de fraile o mejor aún, con
aspecto de obispo con su mitra y todo, que hasta en los monstruos hay
jerarquías.

Aunque nos parezca mentira, la obra de Paré gozó de reconocido


prestigio entre las élites cultivadas del momento. Tras ella, los tratados
teratológicos como el Monstruorum Historia de Aldrovandi se multiplicaron en el
siglo XVI y el XVII y hasta mediados del XVIII los naturalistas siguieron
creyendo que el acoplamiento entre especies era posible y fructífera.

Aunque siempre fueron del gusto, bastante dudoso, de reyes y nobles,


en el siglo XIX y hasta principios del XX, fue toda una moda que humanos con
deformidades y anomalías congénitas se exhibieran en los circos y ferias.

Entre ellos, los presuntos híbridos de hombre-animal, fueron de los


fenómenos más apreciados, por su éxito entre las masas y por las ganancias
que reportaban.

Theodore Petroff, el hombre-caniche y su sucesor en el circo, Stephan


Vibroski el hombre-leon, fueron dos de la maravillas circenses más populares
del siglo XIX. Cultos y divertidos, fueron muy queridos por el público y la
prensa, y realizaron una exitosa carrera en el mundo del espectáculo.

21
La realidad, una vez más es capaz de superar a la ficción, a la mitología
y al relato fantástico y prueba de ello es la historia de la “mujer-oso”. También
conocida como la “mujer-mono” o el “híbrido maravilloso” se llamó en realidad
Julia Pastrana y nació en 1834 en Méjico afectada de hipertricosis e hipertrofia
gingival, resultando de lo cual un cuerpo de 137 cm, enteramente cubierto de
pelo negro y abundante, con una mandíbula inusualmente prominente y varias
filas de dientes desordenados. Un manager sin escrúpulos se casó con ella
para poder exhibirla, y estando embarazada llegó a vender entradas para el
parto, sin embargo, tanto ella como su vástago fallecieron en los días
posteriores al alumbramiento. Para poder continuar con el negocio, el marido
los mandó embalsamar, a ella concretamente vestida de bailarina rusa, al gusto
de la época, aunque más bien fue un auténtico trabajo de taxidermia.

Tras muchas peripecias, hoy sus cuerpos se conservan en el Instituto de


Medicina Forense de Oslo, donde solo están disponible para estudios
científicos.

A pesar de que la comunidad médica de la época conocía la base


patológica de estos fenómenos, no faltaron pésimos profesionales de la
medicina que por ignorancia o interés certificaron que, en efecto, eran producto
de la hibridación de hombre y animal, ayudando así a la confusión del vulgo
respecto al origen de estos seres. Otros hombres de ciencia, por el contrario,
demostraron su calidad humana y científica ante estas anomalías de la
naturaleza.

El caso más popular y totalmente real, fue el de Joseph Merrick, nacido


en Inglaterra en 1862 y conocido en la historia como el hombre-elefante.
Deforme y monstruoso, pero dotado de una personalidad extremadamente
dulce y sensible, vivió una vida llena de marginación e infortunios y fue
explotado en una feria donde era exhibido y tratado como un animal hasta que
fue rescatado por un joven doctor: Frederick Treves.

Este cirujano reconocido y científico notable, que pasará a la historia


por ser el pionero de la cirugía abdominal, no sólo aportó a Merrick cuidados y
dignidad humana, sino que le dio un verdadero hogar y una vida social,

22
llegando a ser una celebridad en la sociedad victoriana.

Basada en esta historia real, en 1980 David Lynch dirige una película de
culto, emotiva y dramática, con un reparto de lujo. Precisamente, la primera
escena de la película muestra a un elefante arrojándose contra una mujer
indefensa, dándole un cierta connotación sexual. El mismo Merrick atribuía su
deformidad a esta causa, y así lo pregonaban sus explotadores circenses y lo
creyeron muchos de sus contemporáneos. No así el Dr. Treves ni sus colegas,
aunque no supieron dar un nombre a la enfermedad. Algo normal si se piensa
que el Síndrome de Proteo, que fue la verdadera afección de Joseph Merrick,
no se describió hasta un siglo después, en 1979. Bastante hicieron estos
grandes médicos al estudiar el fenómeno en vida, con rigor científico, y a la vez
con cariño y respeto y conservando su esqueleto y sus órganos para la ciencia
tras su muerte a los 27 años de edad.

Su actitud debe servirnos de ejemplo y admiración y se ajusta de forma


excelente al lema de nuestra academia: “Ex scientia dignitas”.

Atravesando el tiempo nos encontramos ya en el siglo XXI. Hemos


sonreído con la ingenuidad de nuestros antecesores porque en nuestra era la
visión del mundo y de la vida es muy diferente. En nuestro planeta ya no
quedan lugares remotos por descubrir, y la información sobre cualquier
fenómeno natural es objetiva y ampliamente documentada. Hemos descrito el
mapa del genoma humano, y desvelado nuestros orígenes; y sabemos lo
suficiente como para separar con éxito a dos siamesas unidas sin confundirlas
con la hidra de Lerna ni condenarlas a la hoguera. El hombre de hoy ya no está
en comunión con la naturaleza ni tampoco la teme, sino que la domina y
somete a los animales.

En este ambiente, parece que ya no pueda haber lugar para los híbridos
mitológicos, sin embargo, basta mirar a nuestro alrededor para comprobar que
no han desaparecido y que hombres-lobo, centauros, sirenas y faunos habitan
en nuestros libros, ordenadores y cines llenos de vitalidad y realismo,
dispuestos a vivir nuevas aventuras, sin aparentar que tienen tantos años como

23
el hombre sobre la tierra, como si acabaran de nacer y de ser descubiertos por
las nuevas generaciones, como si no tuvieran una gran historia a sus espaldas,
fruto de una larga relación con el ser humano.

Hoy, a los que ya existen, se suman otros híbridos fantásticos, nacidos


del estilo de vida y pensamiento de estos nuevos tiempos. Si en los tiempos
pasados los híbridos monstruosos eran consecuencia de la cólera de dios,
ahora son consecuencia del hombre de ciencia que juega a ser dios alterando
las leyes naturales y recibiendo castigo por su osadía.

Ejemplo de ello es el científico Jeff Bundle que decidió probar con él


mismo el aparato de teletransportar objetos que había desarrollado. En el
proceso de desintegración y recuperación molecular una mosca se introdujo
con él en la cámara convirtiéndole en un terrible híbrido. El físico nuclear Otto
Octavius inventó unos brazos mecánicos que le ayudaran a manipular
sustancias en sus experimentos de física atómica. Debido a una explosión
radioactiva los tentáculos quedaron fusionados a su cuerpo y a su médula,
convirtiéndole en una especie de pulpo de 8 brazos. El joven fotógrafo Peter
Parker asistió a una demostración científica durante la cual fue mordido por
una araña manipulada genéticamente. Al poco tiempo descubrió que poseía la
fuerza y la agilidad de la araña y un agudo “sentido arácnido”, que le vinieron
de perlas para frenar al Dr. Octopus en sus desmanes. La evolución del
hombre es un proceso lento pero a veces da un gran salto debido a
mutaciones, originando humanos dotados de alas para volar, dientes de tigre,
lenguas de sapo, o instinto de lobo.

Y vendrán más…….

La combinación de hombre y animal arroja tantas posibilidades que no


terminará aquí.

A veces dioses, a veces monstruos, a veces seres desgraciados y a


veces superhéroes, pero siempre fascinantes.

Me doy cuenta ahora de que prometí contarles un relato, un cuento y


que no he pasado de elucubrar sobre sus protagonistas y aún tengo tanto que
decir.

Me hubiera gustado contarles que pienso que esta academia y los

24
profesionales de la veterinaria tenemos además un papel especialmente
relevante en todo lo que acaban de oir, puesto que la naturaleza animal de
estos seres algún día también enfermará y necesitarán de nosotros y de
nuestra ciencia y por tanto, deberíamos empezar a formar veterinarios
especializados que sepan de sus peculiaridades, su cuidado y patologías
propias. Pienso que esta formación debería comenzar con una asignatura en la
que se estudiara el manejo de estos seres, por ejemplo incluyendo en el
temario que la única forma de atrapar un unicornio vivo es buscando……

…pero me extiendo ya en demasía, así que esta será otra historia y


tendrá que ser contada en otra ocasión.

Hasta entonces, gracias por su paciencia…..

BIBLIOGRAFÍA

• Paré A. Monstruos y prodigios. Ediciones Siruela, S.A.,1987.


• Kappler C. Monstruos, demonios y maravillas a fines de la edad media.
Ediciones Akal, S.A., 1986.
• López Galán S. Mitología y psiquiatría. Editorial Rey Alí, 2007.

25
• Crespi i Mas E. Animales fantásticos. Datagrafic, S.A., 1988.
• Glasman G. Fabulosas criaturas de la mitología clásica. Edimat libros,
S.A., 2006.
• Al-Safá I. La disputa entre los animales y el hombre. Ediciones Siruela,
S.A., 2006.
• Baltrusaitis J. La edad media fantástica. Antigüedades y exotismo en el
arte gótico. Ediciones Cátedra, S.A., 1994.
• Dunn Mascetti M. Diosas: La canción de Eva. Circulo de Lectores, S.A.,
1990.
• Rodríguez Adrados JV. Dioses y héroes: mitos clásicos. Salvat Editores,
S.A., 1984.
• Christian Delacampagne A. Animales extraños y fabulosos. Editorial
Casariego, 2005.
• Anónimo. Mitología. Todos los mitos y leyendas del mundo. Círculo de
Lectores, S.A., 2005.
• Rámirez A, Celis A, Barrado A. Seres fantásticos del aire. Editorial
LIBSA, 2007.
• Rámirez A, Celis A, Barrado A. Seres fantásticos de la tierra. Editorial
LIBSA, 2007.
• Rámirez A, Celis A, Barrado A. Seres fantásticos del agua. Editorial
LIBSA, 2007.
• Farthing S, Yvars JF. 1001 pinturas que hay que ver antes de morir.
Grijalbo, 2006.
• Hagen RM, Hagen R. Los secretos de las obras de arte. Taschen
GMBH, 2001.
• Anónimo. El Prado. Fournier A. Gráficas S.A., 1993.
• Bonfante-Warren A. The Louvre. Barnes and Noble, 2000.
• Polo, Marco. Libro de las cosas maravillosas. Versión facsimil de la
traducción de Rodrigo Fernández de Santaella. Sevilla, 1518. Ed. ABC,
D.L. Madrid. 2004.
• Plinio, Segundo Cayo. Historia Natural. Plinio: Edición y traducción
Josefa Cantó et al. Ed. Cátedra. Madrid. 2002

26
• El hombre elefante. Disponible en: http://axxon.com.ar/rev/145/c-
145Divulgacion.htm. Consultado febrero 2009.
• Joseph Merrick. Disponible en
http://es.wikipedia.org/wiki/Joseph_Merrick. Consultado enero 2009.

27