Está en la página 1de 1

36

EL MUNDO. VIERNES 23 DE AGOSTO DE 2013

MADRID

36 EL MUNDO. VIERNES 23 DE AGOSTO DE 2013 MADRID Trabajadores del Hospital La Paz protestan

Trabajadores del Hospital La Paz protestan contra la privatización sanitaria a las puertas del centro sanitario. / EFE

Sucesos / En una concentración de protesta

Empleados del Hospital La Paz:

«Cifuentes, vete a la privada»

Trabajadores del centro critican que la delegada del Gobierno ocupe una plaza pública mientras la Comunidad de Madrid está privatizando la sanidad

P. P. PEÑALOZA

Un grupo de trabajadores del Hos- pital Universitario La Paz pidió ayer a gritos que la delegada del Gobierno en Madrid «se vaya a la privada». La crítica a Cristina Ci- fuentes, que permanece ingresada en la UVI del centro tras sufrir un accidente de moto este martes, se enmarca dentro de las protestas contra el proceso de externaliza- ción sanitaria en la región. Como cada jueves desde hace meses, decenas de profesionales se concentraron ayer a mediodía a las

puertas de La Paz para protestar por «el desmantelamiento de la sa- nidad pública» madrileña. Aprove- chando la presencia de los medios de comunicación que hacen guar- dia a las puertas del hospital por Cifuentes, un grupo de personas coreó también consignas contra la delegada del Gobierno. «Que se vaya a la privada», «que

se vaya a la privada», «que se vaya

repitieron con insis-

a la privada»

tencia durante algunos minutos va- rios profesionales ataviados con batas blancas, azules, amarillas y

verdes. «Cifuentes está aquí por- que sabe que la sanidad pública es la mejor. Si se hubiera ido al Hos- pital Infanta Sofía [cuya gestión ha sido adjudicada al grupo puertorri- queño HIMA San Pablo] seguro que no estaría igual de bien atendi- da y le faltarían especialidades», señaló una administrativa del cen- tro a Europa Press. Tras el acto de protesta, la Plata-

forma Asamblearia de Trabajado- res y Usuarios por la Salud (Patu- salud) quiso desvincularse de las proclamas contra la política madri-

leña. «Nos desvinculamos de esas manifestaciones en las que la ma- yoría de los que estábamos allí no estábamos de acuerdo», manifestó Mar Coloma, miembro de la orga- nización sanitaria. En un comunicado, explicaron que los trabajadores del hospital desean que Cifuentes «se recupere bien y lo antes posible». «Sabemos que está en las mejores manos y ha venido a un centro de la sanidad pública donde va a estar muy bien atendida», tal y como señalaba la nota difundida a los medios.

A las 6.30 de la tarde, un peque-

ño grupo de enfermeras retomó la protesta contra la privatización frente a La Paz. «No estamos en contra de la señora Cifuentes, esta-

mos en contra del Gobierno de la Comunidad de Madrid que está vendiendo la sanidad pública», ex- plicaba una de las manifestantes. Una trabajadora recordaba que en noviembre pasado acompañó la

La plataforma Patusalud se desvincula de las proclamas

la La plataforma Patusalud se desvincula de las proclamas marcha de los mineros en Madrid «y

marcha de los mineros en Madrid «y la delegada del Gobierno ordenó que nos dieran palos». Sin embar- go, decía que no le guardaba ren- cor. «Los amigos y familiares de la señora Cifuentes pueden estar bien tranquilos porque está en las mejo- res manos», aseguraba orgullosa. Las enfermeras negaban que por la mañana se hubieran lanzado consignas contra la delegada. «No

sé si individualmente alguna perso- na ha dicho algo, pero el grupo pa- ra nada», insistían.

Sí gritaron «éstas son las manos

que te cuidan» y «van a acabar, van a acabar, todos en Soto del Real», pero –aclararon las consultadas– estas frases las vienen repitiendo desde que comenzaron las protes- tas. «Nunca hemos nombrado a la señora Cifuentes», repetían, al tiempo que destacaban: «Tenemos más clase y más corazón que esta gente que vende la sanidad».

En cambio, la presencia de la de- legada del Gobierno en La Paz sí ha sido utilizada por los manifes- tantes para hacerse escuchar:

«Aprovechamos que están los me- dios aquí, tenemos que buscar es- trategias porque no nos hacen ni caso», reconocían. Para llamar la atención, no sólo se valen de Cifuentes. También echan mano del tema que acapara las portadas de los diarios, levan- tando una pancarta que reza: «Gi- braltar español y la sanidad públi- ca madrileña ¿puertorriqueña?».

La delegada experimenta una «leve mejoría»

Cifuentes continúa ingresada en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital de La Paz donde sigue con ventilación mecánica y en estado de semiconsciencia

La delegada del Gobierno en Ma- drid, Cristina Cifuentes, presentó ayer una «leve mejoría» respecto al miércoles, dentro del estado de gravedad en el que permanece desde el accidente. De momento sigue estable en la Unidad de Cui- dados Intensivos del Hospital Uni- versitario de La Paz, donde conti- núa con ventilación mecánica y en estado de semiconsciencia.

Fuentes oficiales detallaron que los médicos decidieron ayer bajar- le la dosis de cierta medicación pa- ra comprobar cómo reaccionaba su organismo y que el resultado había sido bueno. No obstante, la delegada permanece sedada para evitar el dolor, ya que debido al im- pacto que sufrió al caer de su moto

tiene siete costillas rotas (de la tres

a la 10), informa Europa Press.

Otro dato positivo es que la prueba neurológica practicada ayer a Cifuentes fue satisfactoria, ya que los médicos no detectaron que el accidente le hubiera provo- cado daños craneoencefálicos. En el momento del siniestro, llevaba un buen casco, lo que le evitó un fuerte golpe en la cabeza. Por tanto, las lesiones más gra-

ves que padece la delegada del

Gobierno se localizan en el tórax

y en un pulmón. De hecho, el

miércoles fue operada por el Ser- vicio de Radiología Vascular Inter-

vencionista del centro para cerrar-

le una arteria que estaba dañada.

La delegada ingresó en La Paz con un traumatismo torácico gra-

ve y con hemoneumotórax (acu- mulación de aire y sangre en los pulmones).

En la misma línea, el consejero de Presidencia, Justicia y Portavo- cía del Gobierno regional, Salvador Victoria, manifestó ayer que los úl- timos datos que conocen confirman que el estado de salud de Cristina Cifuentes presenta una «leve mejo- ría», y está estable «dentro de la máxima gravedad, como cualquier

persona que está en la UCI». Victoria indicó que, tal y como apuntó el jefe de Urgencias del hospital de La Paz el día del acci-

dente, hay que esperar entre dos y tres días para hacer una observa- ción completa, ver la evolución de su estado y comprobar cómo res- ponde. Asimismo, le deseó una pronta recuperación.

Intereses relacionados