Está en la página 1de 17

UNIDAD 1

ORÍGENES Y ANTECEDENTES DE LA ADMINISTRACIÓN

1.1. ORIGEN DE LA ADMINISTRACIÓN El origen de la Administración esta íntimamente ligado a la historia del desarrollo del hombre mismo; desarrollo que no es un hecho individual ni aislado, sino fruto de un esfuerzo comunitario; que inicialmente surge de la necesidad de "organizar" esos esfuerzos comunes; primero, para cazar; luego para defenderse, para producir; posteriormente, para formar clanes, tribus, pueblos, naciones. Lo que nos lleva a deducir- que el origen del pensamiento administrativo se remonta a la época en que las personas intentaron por primera vez. lograr metas mediante el trabajo en grupos.

1.2. ANTECEDENTES DE LA ADMINISTRACIÓN ANTES DE CRISTO

Dentro del desarrollo histórico de la evolución del pensamiento y práctica administrativa, consideraremos las culturas Griega, Egipcia, Hebrea y Romana; sin desmerecer otras culturas, ya que esta actividad remonta sus orígenes hasta la época más antigua de la historia de la humanidad; en realida d al nacimiento de las sociedades humanas mismas. Se aprecia 10.000 años a C. en las culturas Mesolíticas; los Sumerios 3.000 años a. C. dan prueba de ello al realizar transacciones contables, en Babilonia el Código Hammurabi (1792 a 1749 a.C), que se considera el primer código escrito de la historia, tiene temas referidos a: la propiedad personal, la propiedad raíz, a asuntos familiares y de negocios, al control, a la responsabilidad y al salario mínimo; en la China, cultura famosa por sus sabios, donde se destacan en especial Chow, Mancius y Sun Tzu (1.100 a 500 a.C), con contribuciones en temas como manuales de funciones, la especialización, la sistematización o metodología del trabajo, la planificación y la dirección.

1.2.1.

Cultura Griega

El desarrollo del pensamiento administrativo en Grecia, esta fuertemente ligado a concepciones filosóficas, desarrolladas principalmente por los filósofos: Sócrates,

Plantón y Aristóteles; es por eso que para conocer la Administración -especialmente

la Administración Pública en Grecia tenemos que recurrir a la República de Platón, a

la Política de Aristóteles, a la oración fúnebre pronunciada por Péneles (430 a.C.) para honrar a los héroes de la guerra del Peloponeso y al diálogo entre Sócrates y Nicomedes. Es también en la antigua Grecia donde se establece por primera vez en el mundo, una economía global estructurada por una red de actividades organizadas en tomo a las empresas y las familias. Jenofonte en un célebre folleto titulado "La economía'" (de "oikos", casa, y de "nomía", regla) estudia las condiciones de una buena

administración, de una sana gestión, tanto de la familia como del ámbito doméstico de los bienes poseídos, principalmente las tiaras, las heredades y el dominio agrícola. En otra obra titulada "Las Rentas de Ática", preconiza ya el trabajo en cadena para la fabricación de calzados -cada obrero no hará más que una operación, siempre la misma-; considera la creación de almacenes públicos análogos a nuestras cooperativas modernas y sugiere la explotació n estatal de las minas.

Sócrates (Atenas: 470 a. C. - 399 a. C.).

De quien, para mencionar su apreciaci ón sobre la Administración, se describe el diálogo con Nicomedes, donde considera a la Administración como una habilidad personal separada del conocimiento técnico y de la experiencia.

Y dice: "Sobre cualquier cosa que un hombre pueda presidir, él será, si sabe lo que

necesita y si es capaz de preveerlo, un buen presidente, ya sea que tenga la dirección de un coro, de una familia, de una ciudad o de un ejército. ¿No es también un trabajo castigar a los malos y honrar a los buenos?. Por lo tanto, Nicomedes, no despreciéis a los hombres hábiles en administrar sus propios haberes, pues los

quehaceres privados difieren de los públicos solamente en magnitud; en todos los otros aspectos son muy similares. Pero lo que más se debe observar es, que ninguno de ellos puede ser dirigidos sin hombres; ni los asuntos privados son dirigidos por una especie de hombres, ni los públicos por otra; puesto que los que manejan los asuntos públicos utilizan hombres que no son en nada diferentes de los que emplean quienes manejan asuntos privados; y así los que saben cómo emplearlos y cómo conducirlos juiciosamente en la solución de asuntos públicos tendrán éxito, mientras los que los ignoran irán al fracaso en cualquier tipo de dirección que emprendan. Su doctrina y enseñanzas se conservan en las obras: "Diálogos” de Plantón y "Apología de Sócrates" del Filósofo Jenofonte.

Platón (Atenas: 429 a.C. - 347a.C). Filósofo discípulo de Sócrates, creador del Método Ecléctico; método que procura conciliar las doctrinas que parecen mejores o más verosímiles aunque procedan de diversos sistemas. Se preocupo profundamente de los problemas de política y sociales, inherentes al desarrollo del pueblo griego. En su obra "La República" expone puntos de vista sobre la forma democrática de gobernar y sobre la administración de los negocios públicos.

Aristóteles (Estagira - Macedonia: 384 a. C. - 322 a. C).

A su vez discípulo de Plantón, fundador de la escuela Peripatética y creador de la Lógica; en su tratado "Política", estudia la organización del Estado y distingue tres formas de Administración Pública a saber:

- Monarquía o Gobierno de uno solo (que puede redundar en tiranía);

- Aristocracia o Gobierno de una élite (que puede degenerar en oligarquía);

- Democracia o Gobierno del pueblo (que puede degenerar en anarquía).

Pericles Las principales modalidades del sistema griego de administración de personal podemos deducirlas de la citada Oración Fúnebre de Péneles:

"Nuestro gobierno está en manos, no de unos pocos, sino de muchos. Y a pesar de que todos los hombres son iguales a los ojos de la ley. son recompensados por la colectividad, cada quien según sus méritos; ni la posición social, ni la riqueza determinan el servicio que un hombre puede proporcional' a sus semejantes. Nuestros ciudadanos están interesados, así en los negocios privados, como en los públicos; su preocupación por sus propios asuntos personales, no les impide dedicar su atención a los asuntos de la comunidad. De hecho, se considera igualmente inútil al hombre que no hace ningún servicio público, como al que tampoco trabaja en sus propios negocios. Todos nosotros participamos en la consideración y decisión de políticas públicas, en la creencia que la discusión no es un obstáculo para la acción, sino más bien que la acción está destina al fracaso cuando se emprenden actividades que no han sido previamente discutidas en todos sus ángulos. Consiguientemente demostramos nuestra mejor inici ativa en lo que hacemos, y nuestra más profunda consideración a lo que planeamos"

1.2.2. Cultura Egipcia

Esta civilización cuyo esplendor llegó a su apogeo cuatro siglos antes de Cristo, impuso rigurosamente el socialismo de estado: monopolio del aceite y de la sal, explotación pública de las tierras y de las minas, bancos oficiales con sucursales regionales, planificación de los principales cultivos (trigo, lino, papiro). En esta época, igualmente, algunos moralistas y filósofos reaccionaron en un senti do socializante contra el trato infligido a los esclavos y el excesivo incentivo a la ganancia y de los beneficios comerciales. Egipto tenía una economía planeada, y, como complemento muy importante para ella, un sistema administrativo bastante amplio, que ha sido calificado por Weber como "burocrático". Debido a los medios de comunicación marítimos fluviales, así

como al uso comunal de la tierra, fue necesario que tales servicios y bienes fueran administrados de manera pública y colectiva, a través de un g obierno central que tenía gran poder. La idea que prevaleció en el antiguo Estado Egipcio durante la Cuarta, Undécima y Decimocuarta dinastías fue, que debía existir una severa coordinación de los esfuerzos económicos de toda la población, a fin de garanti zar a cada uno de los miembros de la comunidad y para ella misma como un todo, el más alto grado de prosperidad. Los ptolomeos heredaron de los faraones una organización económica y administrativamente bien establecida y se encargaron de mantener tales condiciones de gobierno, administrando el país como cosa propia, valiéndose para ello de una burocracia sistematizada y concentrada, en la cual el personal era casi esclavo. Esta cultura, nos legó a través de sus grandes obras de infraestructura, ciudades, templos, estatuas, esfinges y pirámides, testimonios que demuestran de sus gobernantes, la capacidad y dominio de planificación, organización y manejo de gente, control y supervisión, requeridos para su construcción. Para mencionar una: La pirámide de Keops, obra gigantesca de precisión admirable, que abarca 13 acres (5.2 Ha.), estructurada en base a 2.3 millones de bloques de piedra tallada a muchas millas de distancia, con pesos que oscilan entre 1.5 a 2 Ton., trabajo que se estima duró 20 años e intervinieron 100.000 personas. ¿Quién le indicó a cada trabajador lo que se suponía debería hacer? ¿Quién se cercioró de que hubiera suficientes piedras en el sitio para mantener ocupados a los obreros?. La respuesta a preguntas como esta es la administración. Sin importar cómo se les llamara a los administradores en aquel tiempo, alguien tenía que planear qué era lo que tenía que hacerse, organizar a la gente y los materiales para realizarlo, dirigir y encabezar a los trabajadores, e imponer algunos controles para cerciorarse de que todo se hiciera conforme se había planeado.

1.2.3.

Cultura Hebrea

Este pueblo cuya organización estuvo cimentada por una fuerte raigambre religiosa, puso un especial énfasis en el manejo de la gente, en la consideración de su

condición como persona y en sus actividades en función de ella. Sus gobernantes, siempre fungidos a este sitial por sus dotes de liderazgo, dieron muestras de capacidad en organización social y administración pública. Incluso la Biblia (Éxodo, cap. 18, v. 13 - 27), se refiere a conceptos administrativos. Por ejemplo, el siguiente pasaje dramatiza la necesidad de un administrador para delegar autoridad en una gran organización, y para repasar sólo los casos desusados o excepcionales que no pueden ser resueltos por administradores del nivel más bajo. El suegro de Moisés le aconseja en ese sentido a éste:

- "No está bien lo que haces. Desfallecerás del todo, tú y también este pueblo que está contigo; porque el trabajo es demasiado pesado para ti; no podrás hacerlo tú solo. Oye mi voz; yo te aconsejaré además escoge tú de entre todo el pueblo

y ponlos sobre el pueblo por jefes de millares, de centenas, de

cincuenta y de diez. Ellos juzgarán al pueblo en todo tiempo; y todo asunto grave lo traerán a ti, y ellos juzgarán todo asunto pequeño. Así aligerarás la carga que llevas sobre ti, y la llevarán ellos contigo. Si esto hicieres, y Dios te lo mandare, tu podrás sustentarte, y también todo este pueblo irá en paz a su lugar”.

El texto bíblico cuenta que Moisés siguió los consejos de su suegro: escogió hombres capaces de todo Israel, y les delegó autoridad como si fueran sus representantes; a -jefes de 1.000, jefes de 100, jefes de 50 y jefes de 10 - quienes de allí en adelante pasaron a ejercer jurisdicción, conforme al nivel de competencia delegada. Todas las causas simples las juzgaban ellos mismos, mientras que las más graves eran llevadas a Moisés. Este relato bíblico nos deja uno de los registros más antiguos sobre: un plan de organización, una necesidad clara de delegar autoridad asignándole responsabilidad en su tarea y el principio de excepción.

varones virtuosos

1.2.4. Cultura Romana La grandeza de mayor trascendencia de Roma y que a ún perdura, fue su apego y vocación al derecho. La sociedad contemporánea ha heredado de ese Derecho romano una extraordinaria cultura, que ha influido notablemente en e! contexto jurídico actual de nuestros pueblos. Se ha expresado, sin lugar a equívocos, "que el lenguaje del derecho romano se ha convertido en el idioma universal del derecho". También el espíritu de orden administrativo que tubo el Imperio Romano, hizo que se lograra a la par de guerras y conquistas, la organización de ¡as instituciones de manera satisfactoria. El estudio de estos aspectos se puede dividir en las dos etapas principales por las cuales pasó la evolución romana, a saber: La República y el Imperio. Sin embargo, deben estudiarse también la monarquía y la autocracia militar. La primera época de la República comprendió a Roma como ciudad y la segunda a su transformación en Imperio Mundial, y es justamente este último periodo el que puede ser de mayor interés de estudio por el ejemplo administrativo que ha dado. Al comienzo de la Era Cristiana al convertirse el imperio Romano en una autocracia militar, el consulado, figura fundamental en lo administrativo y judicial de la República, pasa a ser tan sólo un tirulo honorífico, habiendo conservado su importancia en el nuevo régimen, sólo el Senado. Correspondió a Diocleciano (284 - 305 d. C.) reformar la autoridad imperial; eliminó los antiguos gobernadores de provincias y estableció un sistema administrativo con diferentes grados de autoridad. Fue así como debajo del Emperador venían los Prefectos Pretorianos, bajo ellos los Gobernadores de las diócesis y subordinados a ellos los Gobernadores de provincias, hasta llegar finalmente a los funcionarios de menor importancia. Por otro lado la reforma de Dioclesiano separó en departamentos las labores civiles y militares. Las primeras eran atendidas por los Pretorianos, lo s gobernadores de diócesis y de provincias, todos los cuales estaban investidos como magistrados civiles, lo que limitaba sus poderes.

La eficiencia del sistema administrativo romano es vista como consecuencia del mismo poderío y esplendor del Imperio y d e sus proyecciones militares y jurídicas. Donde predomina una jerarquía y mando militar organizado es de suponer también una burocracia fundamentada en los mismos postulados. Una de las limitaciones del sistema, estriba en la centralización en los cónsules, de funciones ejecutivas y judicial, aun cuando se afirme que, fueron aislados los conflictos de autoridad que se presentaros, por equivocadas concepciones entre los derechos y deberes particulares. Ello se subsanó por la disciplina que tuvieron en su org anización jurídica, la cual ha servido de pilar fundamental a la concepción del derecho. Apunta Ornar Guerrero: "Hoy en día, como en la época del Imperio Romano guardando las proporciones de tiempo y espacio, los conceptos centrales de la administración pública, siguen conservando su significado original; nociones como las de 'oficio', 'ministerio', 'comisión' y 'administración', han preservado la esencia no sólo de su sentido etimológico, sino el uso funcional que se le daba en la Roma imperial”.

1.3.

ANTECEDENTES DE LA ADMINISTRACIÓN DESPUÉS DE CRISTO

1.3.1.

La Iglesia Católica Apostólica y Romana

Luego de que en la Edad Media el sistema Feudal empezó a declinar - sistema de organización política descentralizado, donde la actividad económica preponde rante era la agricultura, surge y se consolida como poder institucional la Iglesia Católica Apostólica y Romana. La Iglesia Católica, Apostólica y Romana representan un ejemplo interesante de la práctica de la administración; la estructura actual de la iglesia quedó establecida, en esencia, en el siglo II d.C. En este tiempo se definieron con mayor rigor sus objetivos y doctrinas. La autoridad final se centralizó en Roma. Se creó una estructura jerárquica simple, que en lo básico aún-prevalece sin cambios a lo largo de casi 2.000 años.

La Iglesia Católica es una organización a nivel mundial, que en esencia esta compuesta de solo cinco niveles: Sacerdotes de parroquia, obispos, arzobispos, cardenales y el Papa. Esta sencilla estructura lineal ha demostrado su efectividad a través del tiempo. Es evidente que la Iglesia Católica ha sido la organización formal más eficaz en la historia de la civilización occidental. Esta institución, que si bien se consolidó en la Edad Media y logró su mayor desarrollo institucional en la época del Renacimiento, ha demostrado en los siguientes siglos la eficacia de sus sistemas. La vigencia de esta institución en el transcurso de la historia ha demostrado la eficacia de su sistema, basado en la unidad de propósitos y de objetivos que le ha permitido estructural su organización, su jerarquía de autoridad, su estado mayor (asesoría) y su coordinación funcional; la Iglesia cuenta con una organización jerárquica tan simple y eficiente, que su enorme organización mundial puede operar satisfactoriamente bajo el mando de una sola cabeza ejecutiva: el Papa cuya autoridad coordinadora, según la Iglesia Católica, le fue delegada por una autoridad divina superior. La estructura de la organización eclesiástica sirvió de modelo para muchas organizaciones que, ávidas de experiencias exitosas, pasaron a incorporar una infinidad de principios y normas administrativas utilizadas por la Iglesia Católica. El instituto Americano de Administraci ón, llevó a cabo en 1955 un interesante estudio sobre la Iglesia Católica, Apostólica y Romana. De dicha investigación, los que por su trascendencia son considerados administrativos, se comentan los 10 aportes más importantes. “Esta auditoria administrativa completa en forma auténtica, no es un dogma ni una premisa eclesiástica, sino un análisis de administración. Se ha llevado a cabo para determinar para el beneficio de nuestros quince mil miembros, las lecciones administrativas resultantes de los variados problemas y remedios que por 19 siglos se le han presentado a la Iglesia. Este trabajo no fue solicitado, no contiene

desviaciones y no ha sido censurado. Esta es la primera ocasión que ese realiza un

estudio estadístico administrativo de la Iglesia Lo que puede aprender la administración de una estudio de la Iglesia Católica:

1. La necesidad geográfica de controles gubernamentales.

2. El beneficio de entrenamiento prolongado en los ejecutivos y el uso cauto de promociones.

3. La importancia de la doctrina e indoctrinaci ón para asegurar unidad de pensamiento, una vez que la autoridad ha sido delegada a las unidades descentralizadas.

4. La necesidad de dotar a los ejecutivos superiores seleccionados, autoridad.

5. La absoluta certeza antes de otorgar autoridad a cada individuo de su integridad, habilidad.

6. Promoción desde los niveles inferiores.

7. Abandono de actividades que han perdido su utilidad.

8. Unidad de mando.

9. En caso de requerirlo la administración, desviación de reglas finas.

10. Aceptación de criterios constructivos.

1.3.2. Las Organizaciones Militares

Las organizaciones militares han influenciado en el desarrollo de las teorías y practicas administrativas a lo largo del tiempo. Rescatándose como principales aportes:

- La definición de una organización, en este caso organización lineal,

- El principio de unidad de mando, por el cual cada subordinado solo puede tener un superior

- La escala jerárquica, o sea la escala de niveles de mando de acuerdo con el grado de autoridad y de responsabilidad.

- La disciplina, considerada como un requisito b ásico para una buena organización, Concentración del mando, es decir la responsabilidad de un planeamiento y control centralizado, Descentralización de la ejecución.

- Estado mayor o "staff” con funciones de asesor ía al mando

- Principio de dirección, a través del cual todo soldado debe conocer perfectamente lo que se espera de él y aquello que debe hacer. Se ilustra este principio, en el hecho que resalta James D. Mooney, que aun Napoleón, el general mas autócrata de la historia militar, nunca dio una orden sin explicar su objetivo y verificar que se había comprendido correctamente, pues estaba convencido de que la obediencia ciega jamás lleva a la ejecución inteligente de cualquier cosa. Cari von Clausewitz (1780 - 1831), General Prusiano, escribi ó un tratado sobre la

guerra y los principios de la guerra, donde sugiere la administración de los ejércitos en tiempos de guerra. En éste se inspiraron muchos teóricos de la administración que posteriormente se basaron en la organización y en las estrategias militares adaptando sus principios, a la organización y a la estrategia industrial. Para él toda organización requiere que:

1. El planeamiento tenga base científica mas que intuitiva,

2. Las decisiones se deben basar en la-probabilidad y no solo en la necesidad lógica,

3. La incertidumbre debe ser aceptada por el Administrador y planear en

función de poder minimizarla. Clasevvitz considera la disciplina como un requisito b ásico para una buena organización. Para él, toda organización requiere una planificación cuidadosa en la cual las decisiones deben ser científicas y no simplemente intuitivas. Las decisiones deben basarse en la probabilidad y no en la necesidad lógica. El administrador debe aceptar la incertidumbre y planear de manera que pueda minimizarla.

1.3.3.

La Escuela Cameralista

El término Cameralista proviene de "Kammer" (Cámara en Alemán), organismo que administraba la Hacienda en Alemania. Los cameralistas se interesaron en asuntos económicos, muy vinculados en pensamiento con el mercantilismo británico y con los fisiócratas franceses, que auspiciaban un Estado rico, pero los cuales proponían reformas; también apoyaron la sistematización de la administración publica.

Esta escuela innova una práctica administrativa científica para la Administración Pública, guiada por los lineamentos de las escuelas de economía política inglesa mercantilista y francesa fisiócrata.

1. Los Cameralistas creían que para mejorar la posición del Estado - Estado rico - era necesario maximizar su riqueza material.

2. También enfatizaban por la administración sistemática como una fuente de fuerza, fundamentalmente en el campo de la Administración pública.

3. Creían en la universalidad de las técnicas de administración, es decir que las mismas cualidades que se requieren para administrar las riquezas de un individuo eran las requeridas para la adecuada administración del gobierno y sus departamentos.

Al desarrollar sus Principios Administrativos pusieron énfasis en:

1. La especialización de la función o cargo,

2. El cuidado de la selección del personal y su entrenamiento para su desempeño en su posición administrativa,

3. El establecimiento del puesto de Contralor en el Gobierno,

4. La expedición de procesos legales.

5. La simplificación de procedimientos administrativos.

Dentro de estos estudios hay que desatacar los realizados por un grupo de profesores y administradores públicos germanos y austriacos, los cuales se iniciaron en 1550 con Melchior von Osse y continuaron con Georg Zinche y Johann von Justi

en 1770, año alrededor del cual tuvo su verdadero florecimiento esta escuela cameralista.

1.3.4.

La Revolución Industrial y su influencia sobre la Administración.

1.3.4.1.

El proceso de la Revolución Industrial

La Revolución Industrial tiene sus inicios en Inglaterra con la invención de la máquina a vapor por James Watt (1736 - 1819) y su posterior aplicación a la

producción; situación que vino a provocar grandes cambios en las estructuras sociales y organizacionales de la época, que repercutieron en el orden económico, político y social.

La revolución industrial, puede dividirse en dos épocas o etapas bien diferenciadas:

De 1780 a 1860: la. revolución industrial o revolución del carbón y del hierro.

De 1860 a 1914: 2a. revolución industrial o revolución del acero y de la electricidad. A).Primera Revolución Industrial de 1780 -1860.- A su vez esta etapa puede

dividirse en 4 fases:

1° Fase: La mecanización de la industria y de la agricultura. Con la aparición de

la máquina de hilar (Hargreaves en 1767), del telar hidráulico (Atkwright en 1769), del telar mecánico (Carfwrigbt en 1785), de la máquina tri lladora de algodón (Whitney en 1792), que vinieron a sustituir el trabajo del hombre y la fuerza muscular

del animal y de la rueda hidráulica. 2° Fase: La aplicación de la fuerza motriz a la industria. Watt inventó la máquina

a vapor, cuya aplicación a la producción da inicio a las grandes transformaciones en los talleres que se convirtieron en fábricas; su aplicación en los transportes y en las

comunicaciones.

3 o

del sistema fabril. El taller personal del artesano

desaparece, para dar paso a la fábrica y a las industrias. El surgimiento de las

nuevas y grandes industrias produce una migración urbana en detrimento de las actividades agrícolas.

Fase:

El

desarrollo

4° Fase: Un espectacular desarrollo del transporte y de las comunicaciones. La navegación a vapor (Robert Fulton en 1807). el perfeccionamiento de la locomotora a vapor (Stephenson). la vía férrea (Inglaterra en 1825 y Estados Unidos 1829), el

telégrafo eléctrico (Morse en 1835), el sello postal (Inglaterra en 1840) y el teléfono (Grahan Bell en 1876). B).Segunda Revolución Industrial de 1860-1914- Época definida por acontecimientos importantes:

1°. Desarrollo de nuevos procesos de fabricación del acero (1856). 2°. Perfeccionamiento del dínamo (1873). 3°. Invención del motor de combustión interna (Daimler en 1873). Las principales características de esta etapa de la revolución industrial son:

La sustitución del hierro por el acero como material industrial básico.

La sustitución del vapor por la electricidad y por los derivados del petróleo como principal fuente de energía.

El desarrollo de la máquina automática y un alto grado de especialización del trabajo.

El creciente dominio de la industria por la ciencia.

Transformaciones radicales en los transportes y las comunicaciones. Las vías férreas son mejoradas y ampliadas, se fabrican los primeros automóviles (Daimler y Benz en 1880 -Alemania y Henry Ford en 1908 - Estados Unidos), se perfecciona el neumático (Dunlop en 1888), y se realiza el primer vuelo en avión (Santos Dumont en 1906).

El desarrollo de nuevas formas de organización capitalista. Del capitalismo industrial al capitalismo financiero, este ultimo con cuatro características principales:

- La dominación de la industria por la inversión bancaria e instituciones financieras y de crédito.

- La formación de inmensas acumulaciones de capital, provenientes de monopolios y fusiones de empresas.

- La separaci ón entre la propiedad particular y la dirección de las empresas y,

- El desarrollo de los holding companies. La expansión de la industria hasta la Europa Centra! y Oriental y el extremo Oriente.

1.3.4.2. La influencia de la Revolución Industrial sobre la Administración

En el aspecto social la revoluci ón industria!, por el vertiginoso avance tecnológico no permitió al hombre una adaptación gradual a la nueva situación: de una tranquila producción artesanal regida por estatutos en ambientes donde todos se conocían, paso a un régimen de producción acelerado regido por las necesidades de la máquina, en ambientes impersonales dentro de grandes fábricas.

El consolidamiento del capitalismo da lugar al surgimiento de una nueva clase social capitalista: la burguesía; y su contraparte en la estructura social: el proletariado. Pero al contrario de lo que ese preve ía como consecuencia del avance tecnológico - industrial, las máquinas no sustituyen totalmente al hombre, sino le dieron mejores condiciones de producción. El hombre solo fue sustituido por la máquina en aquellas tareas que, automatizadas se podían acelerar por la repetición. El crecimiento del mercado como consecuencia de la popularización de los precios aumento la demanda de recursos humanos, en cantidad y calidad; aunque había situaciones de tareas semiautomatizadas y repetitivas, y con enorme simplicidad de control, que podían ser ejecutadas con facilidad por personas sin ninguna calificación. El empresario o capitalista centro su atenci ón en la mejoría de los aspectos mecánicos y tecnológicos de producción, con el objeto de producir mas, mejor y a menor costo. La gestión de personal y la coordinación del esfuerzo productivo eran aspectos de ninguna o poca importancia. El capitalista se distanció de sus trabajadores y comenzó a considerarlos como una enorme masa anónima A la par que la división del trabajo y la especialización trajo como consecuencia en el

trabajador la falta de motivación y problemas de rendimiento, grupos más radicales empezaron a generar conflictos sociales y reivindicativos. En el aspecto de producción la Revolución Industrial provoca dos resultados a saber:

1 o . La transferencia de la habilidad del artesano a la máquina, que pasó a producir con mayor rapidez, mayor cantidad y mejor calidad, haciendo posible la reducción de los costos de producción. 2°. La sustitución de la fuerza del animal o del músculo humano por la mayor potencia de la máquina a vapor (y posteriormente por el motor), que permitió mayor producción y economía. El fenómeno de la competencia dio paso a una serie de fusiones de pequeños talleres que pasaron a integrar otros mayores hasta consolidarse en fábricas, que debido a los bajos costos de producción propiciaron precios competitivos que permitieron una ampliación de la demanda. La mecanización del trabajo llevó a la división del trabajo y a la simplificación de las operaciones. El acelerado cambio tecnológico-industrial provocó que el crecimiento de la industria fuese improvisado y totalmente basado en el empirismo, toda vez que la situación era totalmente nueva y desconocida. Y aunque la Revoluci ón industrial no llegó a influir directamente sobre los principios que entonces se utilizaban en la administración de las empresas, si provocó profundas modificaciones en la estructura empresarial y económica de la época y por ende cambios trascendentales en la administración de las empresas. Tal como lo refiere Joaquín Gómez Mo rtín, estos cambios tiene que ver con:

Los problemas laborales: Tanto los trabajadores como los patrones persiguen el misino fin: el logró de beneficios a través del negocio, pero sus medios y percepciones son diferentes. El trabajador desea obtener más dinero y mejores condiciones sociales independientes a los beneficios empresariales y por su parte el patrón desea obtener los mejores beneficios a través de la operación exitosa del negocio como un todo, sin muchas contemplaciones con los intereses y deseos de la

parte laboral: contraposiciones que a la postre acarrean problemas laborales y conflictos sociales, lo que ha motivado que las organizaciones obreras hagan presencia en los problemas de administración. Coordinación de trabajo: La coordinado y control de! trabajador dados los grados de especialización. La propiedad en forma de acciones: Que fue la separaci ón de la propiedad administración propiamente dicha. Al constituirse las grandes empresas, se dispersó el derecho de las acciones, lo que dio lugar a la competencia y al liderazgo para ocupar funciones de o de dirección. Los controles gubernamentales: La legislación de políticas gubernamentales para nombrar y controlar las empresas, vino a complicar los deberes de los gerentes. Aspectos fiscales y la precios, así como la fijaci ón de salarios y otras condicionantes de las leyes laborales influyen en la administración de toda clase de instituciones. Es conocido que antes del siglo XX, el legado del ejercicio de la administraci ón es mucho más abundante que el del pensamiento administrativo. Un historiador señala que la falta de obras dedicadas al tema durante la Revolución Industrial refleja que la administración no se reconocía como una "tecnología” o un conjunto de habilidades comunicables y aprendibles. Por lo que, un conjunto de obras dedicadas a la administración recién empezó a tomar formas a principios del siglo XX. Pero si hay algo que no se puede negar, es que la organizaci ón y la empresa moderna nacieron con la revolución industrial, gracias a una multitud de factores, entre los cuales podemos destacar los siguientes:

La ruptura de las estructuras feudales de la edad media;

La sustitución de la producción artesanal por la de tipo industrial. El avance tecnológico, gracias a las aplicaciones de los progresos científicos a la producción. La ampliación de los mercados geográficamente, dado los adelantos comunicacionales, como cualitativa y cuantitativamente como consecuencia de la masificación de la producción y la reducción de costos de producción.