Está en la página 1de 8

Pubalgia en el futbol

En el caso de existir imágenes, a medida que avance en el texto, le sugerimos


que aguarde la carga de las mismas

Atención: El siguiente artículo fue extraído de internet. Es una artículo libre, a título gratuito, de
libre disposición de Internet. Los conceptos aquí vertidos corren por exclusiva cuenta del autor y
no expresan necesariamente la filosofía o manera de ver el deporte o disciplina por parte de los
responsables de Fuerza y Potencia.

Por el Lic. Gabriel Vercesi (Arg)

INDICE

• Introducción
• Tratamiento de la Pubalgia Traumática
• Tratamiento de la Pubalgia Crónica
• Conclusión
• Bibliografia

INTRODUCCION

La pubalgia es la expresión de síntomas localizados a nivel del pubis, con irradiaciones


dolorosas hacia los adductores, los abdominales y los arcos crurales. Estas
irradiaciones no son constantes de acuerdo con la gravedad de la pubalgia. Aisladas o
asociadas , se pueden agravar con repercusiones viscerales: vejiga, intestinos,
estómago.

Realicemos un recuerdo anatómico y fisiológico para comprender como está constituido


el cinturón pélvico:

• 2 huesos coxales.
• Sacrocóxis.

Los huesos ilíacos se unen por detrás con el sacro, mientras que por delante lo hacen a
través de la sínfisis púbica.

La pelvis está dotada de cierto grado de elasticidad, lo que faculta a soportar o


amortiguar ciertos choques. Esto se debe a la estructura de los huesos y las
articulaciones que la conforman:

• Articulaciones sacroilíacas.
• Sínfisis de pubis.

La solidez de estas articulaciones permite movimientos muy limitados, por lo que la


hipermovilidad en alguna de ellas puede provocar dolor.
La sínfisis del pubis es una articulación del tipo anfiartrosis, unida por un ligamento
interóseo, uno superior, uno inferior, posterior y anterior. Este último es muy
resistente, debido a estar formado por el entrecruzamiento de las fibras tendinosas de
los músculos :

• Piramidal.
• Recto del abdomen.
• Oblicuos del abdomen
• Recto interno del muslo.
• Adductores del muslo.

El cinturón pélvico si lo vemos desde la estática, notaremos que este conecta el tronco
con los miembros inferiores, por lo que es una de las causas importantes en la
transmisión de esfuerzos.

A modo de ejemplo, mientras estamos parados, el peso corporal se transmite desde la


columna lumbar al sacro, luego a las articulaciones sacroilíacas, al ileón, acetábulo
para seguir a la cabeza del fémur continuando por el eje mecánico de los miembros
inferiores.

No debemos despreciar que por efectos de la tercer ley de Newton ( acción y


reacción ), ese esfuerzo que se transmite por el eje de los miembros inferiores al llegar
al piso recibe una reacción igual y de sentido contrario que asciende por el mismo eje y
al llegar al acetábulo se divide en una fuerza que viaja por la rama ileopubiana y se
encuentra con la misma fuerza del lado opuesto, las cuales se anularán a nivel de la
sínfisis. Aquí esa masa fibrosa, ligamento interóseo, que está entre los huesos del
pubis se comporta como un disco interpubiano verticalizado.

Cuando el deportista corre el pie de apoyo transmite una fuerza, como vimos
reaccional en sentido contrario que tiende a horizontalizar el sacro y aumentar el
ángulo isquiococcígeo.

La acción de los ligamentos sacrociáticos y la contracción del músculo piramidal de la


pelvis, impiden que esto último suceda.

• Apoyo unipodal:
o Sacro horizontalizado.
o Iliaco posterior.

Del lado del pie suspendido, el peso del miembro, repercute a nivel de la cresta iliaca y
sufre un movimiento de anterioridad alrededor de la articulación coxofemoral. Esta
tiende a descender. El pubis de ese lado tiende a descender. El pubis de ese lado tiende
a descender, lo que provoca el cillazcamiento de la articulación.

Para resumir lo expresado anteriormente nos encontramos con dos factores


fundamentales en la aparición de las pubalgias:

• Constitucionales: desequilibrios musculares.


o Coxa vlaga.
o Dismetría de los miembros inferiores.
o Hiperlordosis.
• Deportivos: sobreuso.
o Hiper o hipomovilidad.
o Elongación deficiente.
o Trabajo con material inadecuado.

¿Qué es la pubalgia? Inicialmente diremos que también se le conoce como Pubialgia ó


Entesistis Pubiana, no es más que la inflamación crónica de las inserciones de los
músculos del pubis (hueso ubicado en el vientre bajo), existe la Pubalgia Alta: Cuando
se inflaman los músculos recto anteriores del abdomen (llamados "abdominales"). La
Pubalgia Baja: cuando el daño es a nivel de los músculos adductores (son tres: Mayor,
medio y menor) usualmente es del adductor mediano; y es adductor y no abductor
como a veces leo en algunos periódicos deportivos; el adductor adduce el miembro, o
sea lo lleva hacia adentro, y el abductor lo lleva hacia fuera y se localizan en la parte
lateral (glúteos, etc.) a no confundirse... También hay la Pubalgia Mixta, cuando se
conectan ambos grupos musculares.

Se ha comprobado que hay factores predisponentes para la existencia de esta dolencia


como hiperlordosis lumbar (mucha curvatura a nivel lumbar), dismetría de miembros
inferiores (una pierna más corta que otra), pies planos o cavos, etc.; aparte puedo
decir que en los países de la Plata hay más incidencia que en los países andinos por
ejemplo.

Es una enfermedad muy rebelde y creo que lo más importante para una pronta mejoría
es entender el origen de la enfermedad para así poder tratarla bien pero, sobretodo
prevenirla. Es una enfermedad ocupacional: Así como las secretarias padecen de
Sindrome de Quervain (Tendinitis de los dos primeros dedos), los tenistas de
Epicondilitis, los adolescentes con su Osteocondritis de Osgood-chlatter, son
inflamaciones por sobreuso, ya que los abdominales y adductores son músculos que
intervienen en el acto de shot (o de patear); es por este motivo que se produce la
inflamación crónica y que provoca primeramente dolor al esfuerzo y luego ya en
reposo.

En la práctica se podrían distinguir dos categorías:

• Las pubalgias traumáticas.


• Las pubalgias crónicas.

La pubalgia traumática aparece como consecuencia de una agresión en la sínfisis del


pubis, en base a esto se registran dos posibilidades :

• En primer lugar a consecuencia de una caída sobre los pies, ya que las fuerzas
de recepción en el suelo pueden ser desiguales, una rama pubiana puede
elevarse más que la otra ocasionando un cillazcamiento del pubis con
estiramiento de los ligamentos del pubis asociado o no con un bloqueo de la
rama pubiana en la parte superior.

En segundo lugar la pérdida de apoyo en el suelo o un movimiento contrariado por una


oposición sobre la extremidad inferior provocará una tensión súbita de los adductores.
Este estrés puede deteriorar los ligamentos o las inserciones musculares que se
realizan en el pubis.

Tratamiento de la pubalgia traumática :

• 1- La osteopatía:
o Normalizaciones del pubis.
o Normalizaciones de los iliacos.
o Normalizaciones de la columna lumbar.
o Normalizaciones de la extremidad inferior.
• 2- La terapia manual:
o Masaje reflejo – Masaje transversal profundo.
o Estas técnicas son eficaces para el drenaje y la estimulación germinativa
del periostio.
• 3- Fisioterapia:
o Electroestimulación.
o Ultrasonidos .
o Ondas magnéticas.
• 4- Los antiinflamatorios – Las infiltraciones:
o Se deben utilizar con moderación.
• 5- El láser:
o Tiene acción antiinflamatoria , antiinfecciosa y eutópica sobre la piel y
las glándulas endocrinas.

En lo que respecta a la pubalgia crónica, si las causas de la pubalgia traumática


asientan en y alrededor del pubis, la pubalgia crónica presenta un pubis víctima de un
esquema funcional alterado. El pubis no es en absoluto la causa de la pubalgia. Las
cadenas musculares del tronco y de las extremidades inferiores nos proporcionarán el
hilo conductor del análisis respecto a la pubalgia crónica.

La pelvis sometida a tracciones musculares en diferentes direcciones, la articulación


mueve y afecta, de arriba hacia abajo, los músculos adductores, muy solicitados en los
deportistas y de abajo hacia arriba, los músculos abdominales y oblicuos del abdomen.

La pubalgia es esto. Se traduce por un dolor al golpear la pelota, al recibirla, en los


movimientos de extensión (saltos), de esprint, y este dolor irradia a partir de la pelvis
menor, al interior del muslo.

Desde mi punto de vista y experiencia la mejor profilaxis es en primer lugar insistir en


sesiones de flexibilidad especiales, un mantenimiento de la misma durante el
entrenamiento y una elongación al finalizar los entrenamientos, asociado a una
dosificación de las cargas de acuerdo al grupo de trabajo y por último un refuerzo de la
musculatura estabilizadora de cadera.

Tratamiento de la pubalgia crónica:


1 - Tratamiento quirúrgico:
La operación se impone en los casos muy evolucionados. Pero entonces somos en gran
medida responsables de la mala gestión de la salud del jugador, que ha llegado a este
estadio último.
La operación, incluso si está justificada, sólo reforzará el pubis, sin tratar las causas.
Las fuerzas excesivas que persisten en los circuitos musculares harán aparecer otras
lesiones :

• A nivel del pubis, que se tendrá que reoperar.


• A nivel de los lumbares, quizás con una operación discal.
• A nivel de los desgarros musculares graves que se tendrán que operar, la
sobretensión. La sobretensión en las cadenas musculares puede hacer saltar no
importa que fusible.
• A nivel de las rodillas, los meniscos.

En cuanto a la velocidad, la operación refuerza, pero como se mantienen las presiones


, el jugador aparecerá más rígido.Estos problemas pueden plantearse a corto plazo,
pero a largo plazo no nos sorprendería ver cómo se instala una gonartrosis, una
coxartrosis.
Las cadenas musculares nos permiten denunciar estos mecanismos patológicos y sobre
todo prevenirlos.

2 - Tratamiento isométrico:

En los casos muy álgidos permite obtener rápidamente un efecto sedante sobre las
inserciones musculares, sobre los tendones y sobre las vainas de los músculos.

• 1- Trabajo isométrico de los adductores:


o Las rodillas tienden a acercarce, los codos se oponen a ello.
o 10” de contracción suave.
o 10” de reposo.
o Realizar 10repeticiones.
• 2- Trabajo isométrico de los abductores:
o Las rodillas tienden a separarse, los codos se oponen a ello.
o 10” de contracción.
o 10” de reposo.
o Realizar 10 repeticiones.
• 3- Trabajo isométrico de los rectos del abdomen:
o Decúbito dorsal, rodillas flexionadas, talones en el suelo, las puntas de
los dedos no superan la rótula para evitar el trabajo de los psoas.
o 10” de contracción.
o 10” de reposo.
o Realizar 10 repeticiones.
• 4- Trabajo isométrico de los oblicuos:
o Posición como la anterior tocando una rodilla con el codo opuesto,
realizando la mitad del movimiento cada uno.
o 10” de contracción.
o 10” de reposo.
o Realizar 10 repeticiones.
3 - Tratamiento por posturas excéntricas:

Realizado después del trabajo isométrico, es soportado mucho mejor por el paciente y
la recuperación es más rápida.
Los músculos puestos en tensión durante varios minutos de manera constante se
fatigan y abandonan su tensión excesiva. La vaina del músculo podrá, a partir de ese
instante, alargarse y el músculo recuperará su longitud.
La tensión constante sobre el tendón estimula la reconstrucción conjuntiva.
La tensión constante sobre el hueso será un factor de reacción germinativa del
periostio con fijación cálcica.

• 1- Postura de la cadena posterior :


o (cuadrado lumbar, isquiostibiales, tíceps sural)
o Decúbito dorsal, las piernas a 90 grados, los pies y los tobillos a 90
grados, el mentón hacia dentro.
o La columna lumbar y la pelvis en el suelo bien alineadas.
o Las rodillas sin flexionar.
o Esta vpostura se tiene que hacer 5 minutos diariamente por la noche,
apoyando sobre una mesa. Desaconsejo realizarlo sobre una pared, a
causa de que las partes maciza de las nalgas impide una verticalización
de las piernas a 90 grados y a causa de que existe el riesgo de realizar
falsos movimientos para instalarse.
• 2- Postura del psoas :
o El sujeto pone un pie en la vertical del borde de la mesa.
o La oierna opuesta con la rodilla extendida, apoyada en un banco.
o El tórax del sujeto no descansa sobre la mesa, sólo las clavículas están
en contacto con ella.
o La pierna anterior, por su flexión asegura la rectitud lumbar.
o La pierna posterior por su extensión, provoca la postura excéntrica del
psoas.
o Duración: 2 a 3 minutos para cada psoas.
• 3- Postura de los adductores :
o Sentado, piernas extendidas hacia delante, el hombro apoyado sobre un
banco.
o Colocar la pierna opuesta en abducción(posición de saltador de vallas).
o El sujeto debe mantenerse bien recto. Regula la tensión de los
adductores haciendo retroceder más o menos la rodilla interesada.
o Duración: 2 a 3 minutos para cada lado.
• 4- Postura de los abdominales :
o Las inserciones bajas de los abdominales tienen igualmente necesidad
de reforzarse con esta postura. Decúbito dorsal atravesado sobre una
mesa.
o Las piernas estiradas, pies en contacto con el suelo por los talones.
o Los brazos están en prolongación con el tronco, o bien con las manos
detrás de la nuca, o con los brazos estirados.
o Duración: 3 a 5 minutos.
Se plantea primero un tratamiento conservador basado en el cese de la actividad
deportiva, y la implementación de un plan de rehabilitación fisio/kinesiológico el cual
consta de:

• - Trabajo isométrico de aductores, abductores, rectos del abdomen y oblicuos.


• - Elongación por posturas exéntricas de los músculos isquiotibiales, rectos y
oblicuos del abdomen y aductores y psoas.
• - Masoterapia y ultrasonido en músculos abdominales y aductores.
• - Crioterapia luego de la ejercitación kinésica.
• - En puntos dolorosos se puede complementar con infiltraciones con corticoides;
asimismo con medicación analgésica por vía oral.

Si habiendo implementado un tratamiento kinésico serio e intenso, no obtenemos


respuesta después de los 3 meses, recién ahi se plantea el tratamiento quirúrgico.
Como concepto final, a la pubalgia hay que prevenirla, haciendo incapie en los
ejercicios de elongación.
El tratamiento tiene el objetivo de recuperar la calidad de alargamiento de estos
diferente músculos y de reforzar susu tendones y susu puntos de inserción. Los
ejercicios de flexibilidad clásicos no pueden obtener estos objetivos. En efecto el
estiramiento intermitente no hace más que provocar la reacción concéntrica del
músculo, incluso si el sujeto realizaestos ejercicios de flexibilidad con una total
distensión muscular, el tiempo de estiramiento es demasiado corto para esperar que se
pueda remodelar, la vaina del músculo, además la tracción periódica sobre las fibras
tendinosas y sobre el periostio no puede hacer otra cosa que facilitar las reacciones
inflamatorias con fragilización acentuada de los tejidos y pérdida de calcio de la trama
ósea.

Conclusión :
En el contexto futbolístico, se acostumbra a razonar a muy corto plazo, incluso uno de los
principios fundamentales consiste en decir que el partido más importante de toda la carrera es el
que se diputará dentro de poco.

En el fútbol de hoy existen muchas presiones por obtener resultados positivos lo que lleva a
entrenadores a optar por decisiones en muchos casos equivocadas, por lo tanto ciertos jugadores
considerados indispensables dentro de un plantel tienen que jugar por más lesión que presenten y
exigen a el cuerpo médico y preparadores físicos que ese jugador llegue al partido a costa de
procesos acelerados que con el tiempo derivan en lesiones como la descrita anteriormente.

En algunos casos se observa cómo técnicos cuando realizan trabajos técnicos – tácticos o
entrenamientos de fútbol formal estipulan los tiempos ellos mismos sin consultar con los
preparadores físicos y con el tiempo se ven los resultados de las lesiones.

Entre todas estas fuerzas que tiran cada una para su lado, los preparadores físicos y los terapeutas
no siempre tienen la papeleta fácil, no obstante, su opinión fundamentada es a menudo mal
interpretada por impacientes e incompetentes.

La multiplicación de los partidos, el movimiento alternado en terrenos blandos, después secos, una
recuperación insuficiente, una preparación atlética mal adaptada, todo ello conduce a una
aceleración y a una extensión de la lesión.

Bibliografía :
Busquet Léopold. Las cadenas musculares tomo III La pubalgia. España. Editorial paidotribo.

Busquet Léopold. Las cadenas musculares tomo I y II. España. Editorial paidotribo.