Está en la página 1de 55

Las 40 Verdades de la Tradición Evangélica Abel

Saavedra

El Tratado de:
“Las 40 Verdades”
De la Tradición Evangélica

Una revelación sencilla sobre los


puntos doctrinales mas controversiales de las Iglesias
Cristianas de nuestros tiempos.

A B E L S A A V E D R A
2001

Distribución totalmente gratuita...


Se autorizan todos los derechos de reproducción
total o parcial del presente folleto. Puede referirse al
material aquí expuesto sin necesidad de hacer
mención de las citas si así lo desea

“Divúlguese la Verdad”

Abel Saavedra

1
Las 40 Verdades de la Tradición Evangélica Abel
Saavedra

Investigador Social

Panamá, Panamá.
abelsaav@hotmail.com
http://zeitgeistpanama.blogspot.com/
Introducción

“El reino de los cielos sufre violencia y solo los valientes lo


arrebatan.” La Iglesia Cristiana moderna vive en un mundo
violento de manipulación, materialismo, egoísmo, y tibieza
espiritual. Lamentablemente cada año que pasó desde los
días del cristianismo primitivo hasta nuestros días, la
Iglesia sufrió varios cambios, logrando con esto que con el
pasar del tiempo grandes pero sencillas verdades las
escondieran detrás de fuertes de tradiciones y hábitos
litúrgicos humanos.

Las 40 Verdades les conducirán sutilmente a descubrir y a


pensar nuevamente en la importancia de la unidad y el
amor, igual como los cristianos de la iglesia primitiva,
demostrándonos paso a paso aquello que debe ser
importante hoy día, valiéndose únicamente de la luz de la
Sagrada Escritura. Es así como podremos discernir
personalmente sobre aquellos puntos doctrinales que para
muchos cristianos han sido motivos de gran confusión.

El objetivo de este tratado no es desear confrontar ninguna


doctrina; la importante meta es motivar al cristiano común,
el deseo de conocer a través de la ayuda del Espíritu Santo,
si muchas de las cosas que se predican hoy en nuestras
iglesias cristianas son simplemente “Verdad o Tradición”

Es necesaria una corriente bíblica que estimula el retorno a


la militancia cristiana-primitiva, que aun sigue viva en el
corazón de miles de miembros entre las diferentes
denominaciones eclesiásticas. Dicha militancia, promueve el
ultimo Gran Avivamiento dirigido por la poderosa Iglesia
invisible; aquella que hizo su debut en la época de la Iglesia
primitiva, pero que hoy está mundialmente esparcida,

2
Las 40 Verdades de la Tradición Evangélica Abel
Saavedra

dormitando bajo el hechizo de las diferentes


denominaciones y concilios terrenales.

La estrategia que se utiliza se sustenta en Oseas 4.6:


“Pelear en contra de la falta de conocimiento”. Esto se hace,
revelando las maquinaciones del Enemigo. Se desnuda la
forma en que incitados por intereses terrenales, los
políticos, empresas y denominaciones eclesiásticas han
poseído a la Iglesia en ignorancia y dominio psicológico.

Cierto es que cuando se pierde el camino hay que volver de


nuevo al principio, pero para retornar, es también necesario
que confirmemos primero que el camino que nos han hecho
seguir, quizás no sea el correcto. Para conocer el camino es
necesario primero conocer la verdad. “Conoceréis la verdad
y seréis verdaderamente libres”.

Libre tanto espiritual, psicológica como físicamente. Solo en


dicha medida un cristiano común se puede convertir en un
agente multiplicador de cambio para otros. La meta no es
conformar otra denominación o concilio, tampoco unirlos, o
cambiar, alterar o destruir los sistemas eclesiásticos; más
bien, se bebe un sorbo de la copa del triunfo cada vez que
se recluta concientemente un valiente, y milita en las filas
de la verdad. Toda la dinámica del libro de sustenta en
Judas 3:

“Contended ardientemente por la fe dada una vez a


los santos”.

3
Las 40 Verdades de la Tradición Evangélica Abel
Saavedra

“El Tratado de Las 40 Verdades”


De la Tradición Evangélica
“A todos los que en cualquier lugar sinceramente buscan e
invocan el poderoso nombre de nuestro Señor Jesucristo,
Le incentivamos a aceptar el compromiso que conlleva el
conocimiento de la verdad revelada en el presente tratado ”
Divúlguese la verdad.

3 Amados, por la gran solicitud que tenía de escribiros acerca de nuestra


común salvación, me ha sido necesario escribiros exhortándoos que
contendáis ardientemente por la fe una vez dada a los santos.

21 Conservaos en el amor de Dios... 22 A algunos que dudan,


convencedlos. (Judas 3,21-22).

Amigo cristiano, con todo respeto, humildad, y por


obediencia a la búsqueda y efectiva divulgación de la
verdad; le exhorto a que reciba este tratado con diligente
solicitud, y ante todo, con la asistencia de su propia Biblia.
Le hago una invitación diferente, le insto a que compruebe
con valentía, si algunas de las cosas que se predican hoy en
nuestro tiempo son realmente “VERDAD O
TRADICIÓN…”

12 ...El reino de los cielos sufre violencia, y los valientes lo arrebatan.


(Mt.11.12)

Recibir con interés la palabra y comprobar lo que se dice de


las Escrituras era algo común y muy importante para los
primeros cristianos. Veamos un ejemplo que nos mostrará
la seriedad con que los cristianos del pasado buscaban la
verdad a la luz de las Escrituras, cuando recibían el
mensaje de la palabra que se les predicaba.

11 (Los judíos y griegos de Berea)…recibieron la palabra con toda


solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas
eran así. 12 Así que creyeron muchos de ellos... (Hch.17.11-12).

4
Las 40 Verdades de la Tradición Evangélica Abel
Saavedra

Si usted es de los cristianos que asegura que su doctrina es


100% bíblica, o es de los que cree ciegamente en lo que su
pastor, o su iglesia, o denominación predican, le recuerdo el
consejo de Pablo referente a examinar otras formas de
exponer el mensaje bíblico.

21 EXAMINADLO TODO; retened lo bueno. (1Ts. 5.21)

No importa a cual denominación o religión pertenezca; esto


no quiere decir que solo su denominación puede predicar la
verdad, pues la verdad es absolutamente libre, en tal
sentido, no pertenece a una denominación, concilio, o
religión en particular. Si usted se atreve a leer solo un par
de estas verdades, pasará inmediatamente de la categoría
de fanático religioso a investigador serio de la Biblia
(escudriñador), y demostrará su deseo de confirmar lo que
cree. Si es como los cristianos de Berea, entonces amigo
mío, este material le será muy útil para aumentar su
conocimiento. Si usted cree realmente en la Biblia, le será
fácil aceptar estas verdades, pero si usted es de los que
está acostumbrado creer solo lo que los hombres dicen y
desecha el conocimiento de la Escritura, le recuerdo algo:

6 Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento... (Os.4.6)

Si usted es de los que cree en la Palabra de Dios por


encima a la palabra de los hombres, y es capaz de cambiar
de ideas al hacer nuevos descubrimientos basándose en las
pruebas que pueda encontrar en la Biblia, entonces amigo o
amiga, usted no tendrá problemas cuando se le revelen
algunas cosas al leer este tratado que definitivamente lo
estremecerán.
Nuestro interés con este tratado; no es ir en contra de
ningún tipo de organización cristiana, pues en cada concilio
cristiano existe verdad mezclada con algo de tradición.
Somos cristianos, muchos hemos estudiado y enseñado la
Biblia como maestros, pero hemos terminado por darnos
cuenta igual que muchas autoridades de Institutos Bíblicos
que muchas de las cosas que se predican en nuestras
iglesias como verdaderas, son tan solo reglamentos de los
concilios y denominaciones. Todas las cosas que a muchos
maestros de la Biblia no se les permite enseñar

5
Las 40 Verdades de la Tradición Evangélica Abel
Saavedra

abiertamente en las iglesias son las que hemos colocado y


explicado cuidadosamente en este tratado, por que
creemos más en la Palabra de Dios que en la de los
concilios, religiones, y denominaciones cristianas de
nuestros días.

Nuestro interés amigo mío, es simplemente poner a su


disposición un material referente a temas doctrinales muy
delicados, que por respeto a ciertos concilios no se pueden
hablar abiertamente en algunas iglesias, y que difícilmente
podrá reunir en un solo folleto. El único fin es el que usted
pueda verificar ciertas creencias y así se fortalezca en el
conocimiento de la Palabra, para que pueda incluso ser de
ayuda en su propia congregación. Pedimos de todo corazón
que al usted descubrir algunas verdades no se decepcione
de sus líderes ni de lo que le han enseñado por años.
Algunos líderes ya conocen estas verdades, pero no las
pueden enseñar porque tienen que someterse a la doctrina
de su concilio o denominación, por esto es que insisten
tanto en el sometimiento; así todos se mantienen dentro de
dicha doctrina sin saber realmente cual es la verdad. Le
pedimos encarecidamente que no use en ningún momento
este material para contiendas personales, la lucha no es
contra sangre ni carne, la voluntad de Dios es amarnos y
tolerarnos por encima de nuestros errores y diferencias.
Veamos ahora quizás el mejor de los ejemplos de cómo
algunas verdades son abiertamente ignoradas: Hace cinco
siglos atrás en los días de Martín Lutero, los cristianos de
aquellos tiempos pensaban que estaban fundamentados
sobre una doctrina verdadera, pero lo cierto era que los
líderes de su concilio se habían desviado de la verdad por
intereses económicos. Estos líderes ocultaron la sencilla
revelación de la Biblia y mantenían a la iglesia ciega del
verdadero conocimiento. Esta época de la iglesia se conoció
como el oscurantismo. Tal era la osadía y el afán al dinero,
que uno de los Papas de aquella época aseguraba: "Tan
pronto como la moneda en el cofre suena, el alma del
purgatorio se libera".

Debemos reflexionar seriamente en esto, y también


hacernos con sensatez algunas preguntas en el presente:

6
Las 40 Verdades de la Tradición Evangélica Abel
Saavedra

¿Esto puede pasar nuevamente con la iglesia de hoy? ¿Los


líderes de la iglesia podrían volverse a desviar tras el
interés económico? ¿Se atreverían a manipularlos igual que
antes? ¿Tendremos el valor de comprobarlo? ¿Tendremos el
valor de aceptarlo para hacer algo al respecto? ¿Cuál
realmente es la verdad? Los concilios y las denominaciones
son humanos, y se pueden equivocar, por eso lo importante
de retornar a la fuente de la verdad, la Biblia, y así
confirmar que lo que creemos no es solo una tradición de
hombres.

Para diferenciar entre una verdad y una tradición,


tocaremos como primer punto una conducta cristiana de la
cual pocos líderes cristianos se han atrevido a aclarar
abiertamente. Permitiremos a la luz de la verdad, que usted
conozca más sobre una creencia que ha mantenido a
muchos cristianos confundidos, y ha sido motivo de
diferentes opiniones, motivando con esto la división y
formación de nuevos concilios. Escudriñaremos igual que
los cristianos de la iglesia de Berea, que se menciona
Hechos 17.11-12, cual realmente es la verdad bíblica sobre
este punto en especial. Con el uso de la Palabra de Dios
veremos lo sencillo que se nos revela la verdad, y
terminaremos en comprender que a veces lo que muchos
han creído por años que es una verdad, no es más que
solamente una tradición.

1. Verdad vs. Tradición

1. Una gran cantidad de cristianos están seguros que la


Biblia enseña que la danza es una manifestación del
Espíritu, por tanto a esta manifestación se le conoce como
la danza en el Espíritu, esta es una manifestación muy
popular en algunas iglesias cristianas donde no se pone
énfasis en escudriñar la Palabra, donde los cultos y
servicios tienen que ver mucho con la influencia de las
ondas subliminales de la música. Pero aunque parezca
difícil de creer para algunos, la Biblia no enseña esto. Con
esto, no queremos decir que la danza es una manifestación
carnal o un trance que viene producto de la concentración

7
Las 40 Verdades de la Tradición Evangélica Abel
Saavedra

rítmica musical, eso es algo que deberá decretar usted. Lo


que vamos a encarar, es el hecho de que la Biblia no
menciona, ni enseña nunca nada sobre una danza en el
Espíritu Santo. Para confirmarlo solo tenemos que
escudriñar un poco en la Biblia en aquellos lugares donde
se ha creído por años que se habla de la danza en el
Espíritu. El primer indicio que muchos relacionan con la
danza en el Espíritu que encontramos en la Biblia es con
David: 14 David danzaba... (II de Sam.6.14).

Si leemos desde el principio del capitulo seis del segundo


libro de Samuel, nos podremos ir dando cuenta de que
ciertamente David danzaba, pero era solo de alegría, pues
era devuelta a su ciudad el arca de Jehová. En la costumbre
judía eran las mujeres las que danzaban, no eran los
hombres judíos, ni mucho menos los reyes, por eso la Biblia
registra claramente que:

16 Cuando el arca de Jehová llegó a la ciudad de David, aconteció que


Mical hija de Saúl miró desde una ventana, y vio al rey David que saltaba y
danzaba delante de Jehová; y le menospreció en su corazón. (II de
Sam.6.16),

Mical se molestó simplemente por que no era frecuente ver


a reyes bailando y saltando como locos por ahí, y por esto
es que el rey David le reprende, y le aclara diciendo:

22 ...DANZARÉ delante de mi Dios .

Cuando el rey David dice: “danzare,” lógicamente está


declarando que lo haría como algo totalmente voluntario,
nunca tomado por la fuerza del Espíritu Santo. También
recordemos algo muy importante; que el Espíritu Santo
AUN NO SE HABÍA MANIFESTADO SOBRE NINGUNA
CARNE en aquel tiempo. El Espíritu Santo desciende para
manifestarse a través de las personas, después que Jesús
muere en la Cruz, en el día de Pentecostés, por tanto David
nunca pudo haber danzado tomado por el Espíritu Santo
como muchos creen e incluso hasta han compuesto cientos
de letras de canciones sobre este texto en particular.

8
Las 40 Verdades de la Tradición Evangélica Abel
Saavedra

El otro texto que muchos relacionan con la danza del


Espíritu, es el del día de Pentecostés. Después que todos
los que estaban reunidos el día de Pentecostés fueron
llenos del Espíritu, se comportaron de una forma extraña, al
grado que los que estaban observándolos empezaron a
burlarse de ellos diciendo:

13 ...están llenos de mosto. (Hch.2.13).

El mosto era una bebida de uvas fermentada que cuando se


tomaba en exceso embriagaba a las personas, por esta
razón muchos piensan que cuando la gente les decía a
aquellos cristianos que estaban llenos de mosto, se lo
decían porque estos cristianos estaban danzando en el
Espíritu y se tambaleaban igual como lo hacen los
borrachos. Pero ahora escudriñemos este texto bíblico un
poco más a fondo:

2 Y de repente vino del cielo un estruendo de un viento recio que soplaba,


el cual llenó toda la casa donde estaban sentados.

4 Y fueron todos llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en otras


lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen. (Hch.2.2,4).

Después de esto, los judíos que estaban cerca, oyeron el


estruendo y se acercaron, y AL ESCUCHAR a los cristianos
hablar en diferentes idiomas que algunos no entendían, fue
que dijeron: 13 ...están llenos de mosto. Paso seguido, los
discípulos y los que estaban reunidos terminaron de hablar
en otras lenguas, o sea en otros idiomas, y la Biblia nos
dice claramente lo que sucedió después:

14 Entonces Pedro, poniéndose en pie con los once, alzó la voz y hablo
diciendo... (Hch.2.14).

Si nos damos cuenta, los doce discípulos recibieron la


llenura del Espíritu Santo “sentados”, fue solo después
que se burlaron de ellos porque hablaban otros idiomas,
que aquellos cristianos se pusieron de pie. Esto nos enseña
algo muy sencillo: EL DÍA DE PENTECOSTES, TODOS
RECIBIERON LA LLENURA DEL ESPIRITU SENTADOS.
La Biblia no enseña en ningún momento que los que

9
Las 40 Verdades de la Tradición Evangélica Abel
Saavedra

estaban allí danzaron o se tambalearon como borrachos.


Ahora bien, cuando se habla de los dones del Espíritu en la
Biblia no se menciona en ningún lugar que la danza es
uno de ellos, ni tampoco una manifestación del Espíritu.
Podemos con la ayuda de un diccionario bíblico, o con la
ayuda de una concordancia bíblica descubrir que en
ninguna parte de la Biblia hay registro de una danza en el
Espíritu, esta es la simple verdad. Por tal motivo debemos
aceptar que la danza en el Espíritu, practicada en
algunas iglesias cristianas, es solo una tradición.

Si en su iglesia se practica este tipo de manifestaciones, es


su decisión aceptar si esto es una práctica correcta o
incorrecta a la luz de las Escrituras, esta es una tradición
que se ha practicado por mucho tiempo en nuestras iglesias
cristianas. Veamos que enseña la Biblia respecto a
cualquier actitud que no contemple ningún tipo de orden.
La Biblia llama la atención a guardar absoluto orden en las
iglesias en cosas menos agitadas como el hablar en
lenguas:

27 Si alguno habla en lengua extraña, sea esto por dos, o a lo más tres, y
por turno; y uno interprete. 28 Y si no hay intérprete, calle en la iglesia, y
hable para si mismo y para Dios.

32 y los espíritus de los profetas están sujetos a los profetas; 33 pues Dios
no es Dios de confusión, sino de paz. 40 pero hágase todo decentemente y
con orden. (1Cor.14.27-28, 32-33, 40).

Amigo, revolvamos la Biblia de tapa a tapa, pero esta es la


verdad; no encontrará nada que hable de una danza en el
Espíritu, lo que encontrará es a un Dios de completo orden.

Debemos tener mucho cuidado en cosas delicadas como


estas, aprendamos a comprobar y ha diferenciar siempre
en lo que es una verdad y en lo que es una tradición, a
través de la única fuente directa de información divina que
todos los cristianos tenemos en común: La Biblia. La
Palabra de Dios nunca se debe contradecir verdad, aunque
un concilio o una denominación entera hagan lo contrario.
Para descubrir la verdad no hay que ser un teólogo ni tener
que haber estudiado en un instituto bíblico. Cualquiera que

10
Las 40 Verdades de la Tradición Evangélica Abel
Saavedra

pueda leer una Biblia y pueda pedirle al Espíritu Santo


sabiduría puede comprender verdades tan sencillas, y
podrá llegar a diferenciar la verdad de las tradiciones.

A veces por años creemos lo que se nos enseña de un solo


versículo de la Biblia, y nos acostumbramos a escuchar a
muchos predicar y enseñar de lo mismo, y nos
convencemos absolutamente de que es una verdad. Pero
esto nos pasa porque no nos gusta escudriñar la Biblia con
la seriedad y diligencia que se requiere, y esperamos que
otros nos expliquen las cosas en ves de nosotros aprender
con la ayuda del Espíritu Santo a través de su Palabra. Lo
cierto es que casi nunca comprobamos por nosotros
mismos si los versículos que están antes y después
concuerdan con lo que se dice. Por tanto, creer lo que
muchos piensan de un solo versículo se convierte en una
tradición, y esta era precisamente la forma en que la iglesia
católica manipulaba al pueblo creyente; con la tradición...

2. Antes de seguir debemos dar el énfasis a la importancia


del estudio de la palabra de Dios por encima de cualquier
otra cosa. Para muchos de nosotros es muy conocido este
texto:

6….la letra mata, mas el Espíritu vivifica (2Co. 3.6)

A través de este texto muchos cristianos han comprendido


que el mucho conocimiento o estudio de la palabra no tiene
valor o importancia, y que sobre todo más importante son
las cosas relacionadas con la manifestación del Espíritu,
entre ellas el hablar en lenguas o la danza en el Espíritu a
la cual ya nos hemos referido. Vamos a demostrar a través
de la misma Palabra que este texto no se refiere a dejar el
estudio de la Palabra por la búsqueda de manifestaciones
del Espíritu. Cuando Pablo se refiere a la letra, no se está
refiriendo a la palabra escrita o al estudio o conocimiento a
través de la letra escrita como la Biblia, libros o
documentos, Pablo usaba este término para referirse al
antiguo régimen de ley de Moisés.

11
Las 40 Verdades de la Tradición Evangélica Abel
Saavedra
6 Pero ahora estamos libres de la ley, por haber muerto para aquella en que
estábamos sujetos, de modo que sirvamos bajo el régimen nuevo del
Espíritu y no bajo el régimen viejo de la letra. (Ro. 7.6)

7 …el ministerio de muerte fue grabado con letras en piedras… (2Co.


3.7)

Cuando Pablo se refería a que la letra o sea la ley de Moisés


mataba, se refería a la muerte por desobediencia de tal ley.

28 El que viola la ley de Moisés. Por el testimonio de dos o de tres testigos


muere irremisiblemente. (He. 10.28)

Es muy importante para que la iglesia se levante y se


desarrolle correctamente, el profundo conocimiento de las
Escrituras. Igual que hoy, también en el pasado el pueblo
de Israel desecho el conocimiento de las Sagradas
Escrituras.

6 Mi pueblo fue destruido, por que le faltó conocimiento. Por cuanto


desechaste el conocimiento, yo te echaré del sacerdocio; y por que
olvidaste la ley de tu Dios, también yo me olvidaré de tus hijos. (Os. 4.6)

14 …el pueblo sin entendimiento caerá. (Os. 4.14)

Cuando la Biblia se refiere a la ley de Moisés se está


refiriendo a los mandamientos, pero cuando se refiere a la
ley de Dios, debe entenderse que se está refiriendo a la
enseñanza completa de la Palabra. La palabra ley viene del
hebreo “torah” que significa: Enseñanza.

Esto quiere decir que el que desecha el estudio o


enseñanza de la Palabra, para llenarse supuestamente de
Dios buscando manifestaciones del Espíritu u oraciones o
ayunos extensos, está cometiendo contradiciendo la
Palabra.

9 El que aparta su oído para no oír la ley, su oración también es


abominable. (Pr. 28.9)

Hay iglesias donde todo el culto básicamente trata de


oraciones, alabanzas, o predicas que no enseñan nada, ni

12
Las 40 Verdades de la Tradición Evangélica Abel
Saavedra

se estudia realmente el mensaje de Jesús. Dios abomina


todo aquello que no trate de su búsqueda real.
Para seguir con nuestro tratado, veamos ahora que es la
verdad. Esta fue la misma pregunta que Poncio Pilatos le
hizo a Jesús en la corte, antes de morir. Pilatos le preguntó
a Jesús cuando le interrogaba: ¿Qué es la verdad?
(Jn.18.37-38) No se registra en la Biblia que Jesús le diera
una respuesta a Pilatos, pero Jesús ya antes había hablado
de alguien que nos enseñaría todas las cosas…

26 Más el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi


nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os
he dicho. (Jn.14.26).

32 y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres. (Juan 8:32).

Este es el tiempo de Dios para usted, ha llegado el


momento de que descubra algo que pocos se atreven a
investigar o a enseñar, y lo puede descubrir usted sin ayuda
de ningún teólogo, no porque esté leyendo este tratado,
sino porque es algo que usted en el fondo desea saber, y
ahora tiene una guía en este tratado junto a la mejor
prueba para verificar la verdad en sus manos; su propia
Biblia junto a la ayuda del Espíritu Santo. Sin temor alguno
no importa donde esté, haga una pequeña oración y pídale
al Espíritu Santo que le enseñe cual es Su Verdad, y verá
poco a poco como usted será libre de las vendas de la
tradición que le han imputado doctrinas de hombres por
tantos años...

27 Pero la unción que vosotros recibisteis de él permanece en vosotros, y


no tenéis necesidad de que nadie os enseñe; así como la unción misma os
enseña todas las cosas, y es verdadera, y no es mentira, según ella os ha
enseñado, permaneced en él. (1Jn.2.7)

2. El Espíritu y la Palabra.

3. El Espíritu es quien nos enseñará a reconocer la verdad.


¿Quien es el Espíritu? Se entiende que el Espíritu es el que
revela el comportamiento y el carácter de Dios. Con

13
Las 40 Verdades de la Tradición Evangélica Abel
Saavedra

nosotros funciona igual, nuestro espíritu revela nuestro


comportamiento también. Por ejemplo: cuando dicen que
alguien tiene un mal carácter, es igual que decir que tiene
un “mal espíritu.” Lo que expresa alguien es su espíritu. El
espíritu revela el interior de las personas. Si esto es así,
entonces pudiéramos decir que el Espíritu de Dios se
transmite a través de sus propias palabras, por esto Jesús
decía:

63 Las palabras que yo os he hablado son Espíritu… (Jn.6.63).

17 Tomad… la espada del Espíritu, que es la Palabra de Dios. (Ef.6.17).

Es muy importante para la comprensión de las Escrituras


que entendamos y aprendamos perfectamente esto, pues
de esta manera podremos asimilar de forma muy sencilla
todo lo que Dios siempre ha querido decirnos, pero las
tradiciones han confundido a través de labios de pastores
servidores de los concilios y no de Dios. Recordemos lo que
dijo Jesús:

“LAS PALABRAS que yo os he hablado SON ESPÍRITU…”

Esto quiere decir algo muy sencillo, que cuando leemos a


Jesús, tenemos acceso al mismo Espíritu de Dios.
4. El Espíritu, (o sea, la Palabra de Dios), ya está junto al
hombre, y dentro del hombre.

16 Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con


vosotros para siempre: 17 el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede
recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque
mora con vosotros, y estará en vosotros. (Jn.14.16,17).

8 Cerca de ti está la Palabra, en tu boca y en tu corazón… (Ro.10.8).

Cada cristiano tiene acceso a una Biblia, y el que no la


tiene, al menos recuerda las palabras que se dicen en la
Biblia. Si atesoramos las palabras de Dios en nuestro
pensamiento y en nuestro corazón, entonces también
sencillamente tenemos al Espíritu de Dios en nosotros,
aunque no hablemos en lenguas, o no tengamos alguna
otra manifestación del Espíritu.

14
Las 40 Verdades de la Tradición Evangélica Abel
Saavedra

5. Es necesario e importante conocer bien al Espíritu (la


Palabra) dado que el resultado que produce el conocimiento
de la Palabra en la vida del hombre, es que al oírla o
escudriñarla, empezamos a conocer la verdad.

17 Así que la fe es por el oír, y el oír, por la Palabra de Dios. (Ro.10.17).

24 ...El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna.
(Jn.5.24).

13 porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo. 14
(Pero). ¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo
creerán en aquel de quien no han oído? (Ro.10.13-14).

6. El propósito del Espíritu, (la Palabra) es convencernos de


nuestro pecado (de nuestro error), para guiarnos a la
verdad.

8 Y cuando el (Espíritu) venga, convencerá al mundo de pecado, de


justicia, y de juicio. 13 …el Espíritu de verdad, él os guiará a toda
verdad... (Jn.16.8,13).

Notemos que el Espíritu Santo es el ÚNICO que convence


de pecado, a veces olvidamos esto y muchos cristianos
caemos en la equivocación de creer que son las canciones
de rock o de regueton que pueden convencer al impío de
sus pecados. Nosotros no usamos al Espíritu par convencer
a la gente de sus pecados, es el Espíritu que nos usa a
nosotros para convencer al impío de sus pecados, cuando él
quiera.

7. Resumiendo este capitulo del Espíritu y la Palabra,


tenemos que: Si las palabras de Jesús son el Espíritu de
Jesús… Entonces, el Espíritu de Jesús, son las palabras de
Jesús. Aquí se encierra una gran verdad, y esta es que: “La
Palabra es igual al Espíritu, y el Espíritu es igual a la
Palabra.”

Esto quiere decir que cada vez que en la Biblia se escribe


“Espíritu Santo,” se puede decir también la “Palabra” o
viceversa. Esto se debe a que las dos esencias tienen el
mismo significado. Por ejemplo: Andar en el Espíritu… es lo
mismo que; Andar en la Palabra… y también: El Espíritu

15
Las 40 Verdades de la Tradición Evangélica Abel
Saavedra

revela… es lo mismo que; La Palabra revela…El Espíritu nos


guía a la Verdad. La Palabra nos guía a la Verdad.
3. Jesús y la Verdad.
8. ¿Quién es la Verdad? Indiscutiblemente la verdad es
Jesús.

6 Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida… (Jn.14.6).

9. La verdad se contiene en la Palabra. Jesús mismo es la


Palabra, (el Verbo) Entonces él es la Palabra.

17 Santifícalos en tu verdad, tu Palabra es verdad. (Jn.17.17).

1 En el principio era el Verbo, (la Palabra) y el Verbo era con Dios, y el


Verbo era Dios. (Jn.1.1).

10. Cuando guardamos (obedecemos) los mandamientos


(las palabras de Jesús), es cuando Jesús se manifiesta a la
vida de sus hijos.

21 El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ese es el que me ama; y


el que me ama, será amado por mi padre, y yo le amaré, y me manifestare
a él. (Jn.14.21).

11. El propósito de la verdad (Jesús) es servir de puente


entre el hombre y el conocimiento de Dios.

6 Yo soy el camino, y la verdad y la vida; nadie viene al Padre sino por


mí. (Jn.14.6).

3 …esta es la vida eterna; que te conozcan a ti, el único Dios verdadero…”


(Jn.17.3).

12. Resumiendo este capitulo de Jesús y la verdad,


tenemos que: Si Jesús dice que él es la verdad… Entonces,
La verdad es Jesús. Aquí se encierra otra gran verdad, y
esta es que: “La verdad es igual a Jesús, y Jesús es igual a
la verdad.”

Esto quiere decir que cada vez que en la Biblia se escribe


“verdad”, se puede decir también “Jesús” o viceversa. Esto
se debe a que las dos esencias tienen el mismo significado.
Por ejemplo: “Jesús les dijo…” es lo mismo que; “La verdad

16
Las 40 Verdades de la Tradición Evangélica Abel
Saavedra

les dijo…” y también: “Aceptar a Jesús…” es lo mismo que;


“Aceptar la verdad…” La verdad nos guía al Padre, Jesús
nos guía a Dios.

4. Dios y el Amor
13. ¿Quién es Dios? Dios es amor. Si Dios es una persona y
no un sentimiento, entonces debe entenderse que el amor
es en esencia una persona y no un sentimiento, porque el
amor no es más que el mismo Dios.

“El que no ama no ha conocido a Dios; porque Dios es amor. (1Jn.4.8).

14. Dios está en todas partes, porque es omnipresente,


(esto significa que puede estar en todos los lugares a la
vez) pero cuando se trata de la relación que Dios tiene con
el hombre, él está dentro del hombre, en forma de amor.
Recordemos que Dios es amor, y si el amor está dentro de
nosotros entonces Dios está dentro de nosotros.

5 …el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones, por el


Espíritu Santo que nos fue dado. (Ro.5.5).

15. El amor solo puede manifestarse cuando se demuestra


con hechos, con obras, o con acciones. El amor no es algo
inactivo, ni teórico, ni verbal, el amor es una acción
totalmente demostrativa, y así como Dios nos mostró su
propio amor, también debemos demostrárselo nosotros al
prójimo de forma práctica y no teórica.

8 Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aun
pecadores, Cristo murió por nosotros. (Ro.5.8).

10 En esto consiste el amor: No en que nosotros hayamos amado a Dios,


sino en que él nos amó a nosotros y envió a su Hijo en propiciación (o sea
en misericordia) por nuestros pecados. (1Jn.4.10).

16 En esto hemos conocido el amor, en que él puso su vida por nosotros;


también nosotros debemos poner nuestras vidas por los hermanos. 17 Pero
el que tiene bienes en este mundo y ve a su hermano tener necesidad, y
cierra contra él su corazón, ¿cómo mora el amor de Dios en él? 18 Hijitos
míos, no amemos de palabra ni de lengua sino de hecho y en verdad.
(1Jn.3.16-18)

17
Las 40 Verdades de la Tradición Evangélica Abel
Saavedra

16. La intención del amor trata principal y exclusivamente


de que el amor nunca se interesa en beneficiarse
absolutamente de nada, todo lo contrario, el amor siempre
trata de buscar el beneficio de otros. El amor no busca lo
suyo.

4 El amor es sufrido, es benigno, el amor no tiene envidia, el amor no es


jactancioso, no se envanece; 5 no hace nada indebido, no busca lo suyo, no
se irrita, no guarda rencor; 6 no se goza de la injusticia, mas se goza de la
verdad. 7 Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. 8 El
amor nunca deja de ser... (1Cor.13.4-8).

La pasión se acaba, un capricho se termina, el deseo tiene


fin, pero el amor no puede morir jamás, porque el amor es
omnipresente, es simplemente la palabra humana que
nosotros usamos para comprender vagamente el significado
de Dios.

17. Resumiendo este capitulo de Dios y el amor, tenemos


que: Si Dios es amor… Entonces el amor es Dios. Aquí se
encierra otra gran verdad y esta es que: “Dios es igual al
amor, y el amor es igual a Dios.”

Esto quiere decir que cada vez que en la Biblia se escribe


“Dios,” se puede decir también “el amor” o viceversa. Esto
se debe a que las dos esencias tienen el mismo significado.
Por ejemplo: Buscar a Dios… es lo mismo que; Buscar el
amor… y también: El reino de Dios… es lo mismo que; El
reino del amor… Encontrar a Dios significa, encontrar el
amor. Tener un encuentro personal con Dios, Es tener un
encuentro personal con el amor. Dios nos guía a buscar el
beneficio de otros. El amor nos guía a buscar el beneficio
de otros. Así que, resumiendo estos tres capítulos,
concluimos con que:

a)- El Espíritu es igual a la Palabra,


b)- Jesús es igual a la verdad, y
c)- Dios es igual al amor, y viceversa.

Ahora bien, si el Espíritu, Jesús y Dios son la misma


persona, entonces también tenemos que; La Palabra, la
verdad, y el amor son lo mismo. Esto termina por

18
Las 40 Verdades de la Tradición Evangélica Abel
Saavedra

arrojarnos la más grande verdad: La Palabra es la verdad,


El amor es la Palabra, y sencillamente... “LA VERDAD ES
EL AMOR...”

5. El Bien a Otros.

18. Enfoquémonos ahora sobre la verdad: El Amor. Si uno


quiere a alguien, y nunca se lo demuestra, es como si no lo
quisiera. Dios lo sabía, y por tal motivo nos enseñó con su
ejemplo, un método para guiarnos demostrándonos como
se debe amar correctamente enviándonos a su propio Hijo
a morir por nosotros en aquella cruz. Dios no solo dijo que
nos amaba, él también lo demostró… Ya hemos visto que
“el amor no busca lo suyo”, entonces ahora deberíamos de
preguntarnos: ¿Dios quiere en realidad que nosotros como
sus hijos también hagamos lo mismo? ¿Dios nos está
pidiendo realmente que nos neguemos totalmente por el
beneficio de otros?

24 Ninguno busque su propio bien, sino el de el otro. (1Cor.10.24).

Este solo versículo es muy importante por que sacude el


fundamento de muchas nuevas doctrinas que hoy en día
enseñan a los cristianos modernos a buscar el bienestar
personal; contradiciendo drásticamente a aquellos
cristianos que buscan bendiciones y prosperidad y que
olvidan por completo el beneficio al prójimo como el
verdadero propósito del cristiano. Repitámoslo una vez
más:

NINGUNO BUSQUE SU PROPIO BIEN, SINO EL DE EL OTRO.

19. Si Dios nos ama sin que nosotros tengamos que


amarle, entonces el amor de Dios que ya está dentro de
nosotros consiste en desear absolutamente el bien a otros,
sin esperar nada a cambio, no importando el desprecio que
nos hagan, tenemos que dar lo mejor que podamos.

23 Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no


para los hombres. (Col. 3:23).

19
Las 40 Verdades de la Tradición Evangélica Abel
Saavedra

Dios es un Dios justo, y él nos enseña lo correcto a través


de sus propios actos. Lo mejor que Dios entregó, fue la
vida de su propio hijo. O sea que Dios se entregó a si
mismo, y aunque nos parezca difícil de aceptar porque
estamos acostumbrados a vivir en esta presente generación
materialista y consumista de hoy en día, Dios también
exhorta a todos los que se creen sus seguidores (los
cristianos), a pretender ese mismo nivel de entrega, sin
importar lo que todos los pastores, concilios, o
denominaciones, ni el mundo en que vivimos nos diga.

8 Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún
pecadores, Cristo murió por nosotros. (Ro.5.8).

13 Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus
amigos. (Jn.15.13).

21 Para esto fuiste llamados, porque también Cristo padeció por nosotros,
dejándonos ejemplo, para que sigáis sus pisadas. (1P.2.21).

26 ...La fe sin obras está muerta. (St.2.26).

20. Cuándo empecemos a amar al prójimo verdaderamente


de una forma desinteresada, estaremos realmente
actuando no al prójimo sino al mismo Dios.

31 Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos


ángeles con él, entonces se sentará en su trono… 34 Entonces el Rey dirá a
los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado
para vosotros desde la fundación del mundo. 35 Porque tuve hambre, y me
disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me
recogisteis; 36 estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis;
en la cárcel, y vinisteis a mí. 37 Entonces los justos le responderán
diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te sustentamos, o
sediento, y te dimos de beber? 38 ¿Y cuándo te vimos forastero, y te
recogimos, o desnudo, y te cubrimos? 39 ¿O cuándo te vimos enfermo, o
en la cárcel, y vinimos a ti? 40 Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os
digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más
pequeños, a mí lo hicisteis. (Mt.25.31-40).

6. El Bien a Nosotros.

20
Las 40 Verdades de la Tradición Evangélica Abel
Saavedra

21. Si Dios es amor, ¿Que pensaría si los representantes de


su amor aquí en la tierra, insistentemente le pedimos
bendiciones y prosperidad para nuestro deleite personal,
olvidando en nuestro afán, la necesidad del prójimo?

3 Pedís y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestro propio


deleite. (Stg.4.3).

24 Ninguno busque su propio bien sino el del otro (1Cor. 10.24).

31 No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o


qué vestiremos? 32 Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero
vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. 33
Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas
cosas os serán añadidas. 34 Así que no os afanéis por el día de mañana,
porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal.
(Mt. 6: 31-34).

22. Dentro de nosotros está el mismo Espíritu de amor de


Dios, y al actuar egoístamente hacemos que el amor de
Dios que está dentro de nosotros se sienta muy triste
cuando le pedimos y a veces hasta le exigimos, cosas
estrictamente terrenales que no concuerdan en nada con su
deseo de “no buscar nada suyo.”

30 No contristéis (entristezcas) al Espíritu Santo de Dios… (Ef.4.30).

19 No apaguéis al Espíritu (al amor). (1Ts.5.19).

En esta sociedad moderna muchos consideran como algo


sublime, luchar toda una vida por la superación personal, y
orar fervientemente por obtener títulos universitarios, o
también nos esforzarnos día y noche, y hacemos pactos
económicos con Dios, para terminar de construir la mejor
casa del barrio, digna de un hijo de un Dios rico, o tener
llena una cuenta bancaria. Todas estas cosas son materiales
y no espirituales. Además lo cierto es que, todas nuestras
metas, no importa que tan sublimes sean, Dios las rechaza
simplemente por que son egoístas, obviamente no son sus
metas. Sus metas son espirituales.

15 ...Dios conoce vuestros corazones; porque lo que los hombres tienen por
sublime, delante de Dios es abominación. (Lc.16.15).

21
Las 40 Verdades de la Tradición Evangélica Abel
Saavedra

En la versión Popular se aclara algo más este texto:

15 ...Dios conoce sus corazones; pues lo que los hombres tienen por más
elevado, Dios lo aborrece. (Lc.16.15).

Dios es muy enfático y celoso con sus hijos, él sabe que


nosotros podemos poner todo nuestro deseo en cosas
materiales y triviales de este mundo, y que estas cosas
podrían terminar por llevarnos a nuestra propia destrucción
espiritual y a una vida de consumo.

37 El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí; el que
ama a hijo o hija más que a mí, no es digno de mí; 38 y el que no toma su
cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí. 39 El que halla su vida, la
perderá; y el que pierde su vida por causa de mí, la hallará. (Mt.10.37-39).

15 No améis al mundo, ni a las cosas que están en el mundo. Si alguno


ama al mundo, el amor del Padre no está en él. (1 Jn.2.15).

23. Ahora bien, es normal que nosotros tengamos todo tipo


de necesidades, y seria muy injusto y contradictorio, si Dios
en su gran sabiduría e infinita misericordia no deseara
darnos el sustento necesario como sus hijos que somos.

2 Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que


tengas salud, así como prospera tu alma. (3Jn.1.2).

24. ¡Que bueno es Dios! Después de todo desea nuestra


total prosperidad; material, física, emocional y espiritual.
Así como esta promesa, a través de su Palabra
encontramos muchas más, tantas que hay quienes viven
para mencionarlas y reclamarlas todo el tiempo. Pero
recordemos algo muy importante, que ya hemos visto a
través de su Palabra como Dios nos ha enseñado: “El amor
no consiste en la búsqueda de la satisfacción personal”,
sino precisamente en la renuncia de nuestros deseos para
poder ayudar a nuestro prójimo. Dios nos dio estas
promesas para que esperemos por ellas no para que
las reclamemos. ¿Esto nos indica que tenemos que
sentirnos agradecidos en la necesidad, y ser conforme con
lo que ya tenemos?

22
Las 40 Verdades de la Tradición Evangélica Abel
Saavedra
7 Porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar.
8 Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto.
(1Tim6:7-8).

8 …no me des pobreza ni riquezas, mantenme del pan necesario; 9 No


sea que me sacie y te niegue, y diga: ¿Quién es Jehová?” (Prv.30.8-9).

25. ¿Esto quiere decir que Dios está al tanto de nuestras


necesidades visibles e invisibles, aun sin que nosotros le
pidamos solución de nuestras necesidades?

27 Considerad los lirios, cómo crecen; no trabajan, ni hilan; mas os digo,


que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió como uno de ellos. 28 Y si
así viste Dios la hierba que hoy está en el campo, y mañana es echada al
horno, ¿cuánto más a vosotros, hombres de poca fe? 29 Vosotros, pues, no
os preocupéis por lo que habéis de comer, ni por lo que habéis de beber, ni
estéis en ansiosa inquietud. 30 Porque todas estas cosas buscan las gentes
del mundo; pero vuestro Padre sabe que tenéis necesidad de estas cosas.
31 Mas buscad el reino de Dios, y todas estas cosas os serán añadidas.
32 No temáis, manada pequeña, porque a vuestro Padre le ha placido daros
el reino. 33 Vended lo que poseéis, y dad limosna; haceos bolsas que no
se envejezcan, tesoro en los cielos que no se agote, donde ladrón no llega,
ni polilla destruye. 34 Porque donde está vuestro tesoro, allí estará
también vuestro corazón. (Lc.12.27-34).

Dios no es un Dios de confusión, el desea prosperarnos


pero no de acuerdo a nuestro tiempo, Dios desea que
confiemos en su poder hasta el grado de poder incluso
entregar nuestras pocas posesiones a los pobres. 33 Vended
lo que poseéis, y dad limosna. Se cuenta que varios de los
primeros apóstoles incluso hasta parecían hippies. Dios no
desea bendecirnos con simples bendiciones terrenales,
aquellas que deseamos y le pedimos con tanto afán, sino
con reales bendiciones, con bendiciones al alma,
intelectuales, con bendiciones eternas y celestiales.

17 El mundo pasa y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios


permanece para siempre. (Jn 2.17).

18 No mirando las cosas que se ven, sino las que no se ven, pues las cosas
que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.
(2Cor.4.18).

23
Las 40 Verdades de la Tradición Evangélica Abel
Saavedra

26. Dios está conciente y al tanto de todas nuestras


necesidades, y nos dice que el afanarse pidiéndole sobre
nuestras necesidades es una actitud no conforme a los hijos
del amor, pues tal actitud, es la que tienen aquellos “las
gentes del mundo”. La pregunta entonces sería: ¿Cómo
es que Dios mientras estamos aquí en la tierra cumplirá con
sus promesas de bendecirnos a todos nosotros y de
prosperarnos? ¿Acaso debemos recordarle o esperar?

36 Os es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de


Dios, obtengáis la promesa. (Heb.10.36).

Este texto es muy importante porque manifiesta el correcto


y verdadero orden de Dios para la bendición y la
prosperidad.

27. Hay un sencillo orden que Dios plantea para cumplir


con todas las promesas hechas a sus hijos, y estos son; la
paciencia, y el principal; CUMPLIR CON SU VOLUNTAD.
Recordemos que Dios es Soberano, él hace las cosas como
él quiere porque de él es el mundo y su plenitud. Dios en su
amor cumple sus promesas de bendecirnos, material, física,
emocional y espiritualmente, de acuerdo al orden en que
nosotros le obedecemos.

Esto quiere decir que el ser bendecidos y prosperados por


Dios no depende de donde, o de cuantas veces, ni de cómo
se lo pidamos, mucho menos depende del dinero que le
podamos dar, no depende de ayunos ni de pactos. La
bendición y la prosperidad de parte de Dios dependen
únicamente del resultado de la obediencia a su
mandamiento, el cual es amarnos los unos a los otros como
él nos amó.

22 ...cualquiera cosa que pidiéremos la recibiremos de él, porque


guardamos sus mandamientos, y hacemos las cosas que son agradables
delante de él. 23 Y este es su mandamiento: Que creamos en el nombre de
su Hijo Jesucristo, y nos amemos los unos a los otros como nos lo ha
mandado (1Jn.3.22-23).

10 … hágase todo decentemente y con orden. (1Cor.14.10).

24
Las 40 Verdades de la Tradición Evangélica Abel
Saavedra

Dios cumple su promesa de suplirnos lo que pedimos, NO


PORQUE SE LO PEDIMOS, SINO PORQUE GUARDAMOS SU
MANDAMIENTO. Nótese que al hablar de guardar su
mandamiento no se menciona ningún otro mandamiento
como necesario para ser bendecidos, simplemente aclara
que el único requisito para la bendición, es SU
mandamiento: la fe en Jesús, y cumplir con EL AMOR al
prójimo. Veamos otro texto que pone en evidencia el
perfecto orden de Dios para las dar bendiciones:

1 Acontecerá que si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para


guardar y poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy,
también Jehová tu Dios te exaltará sobre todas las naciones de la tierra. 2 Y
vendrán sobre ti todas estas bendiciones, y te alcanzarán, si oyeres a
voz de Jehová tu Dios. 3 Bendito serás tu en... (Dt.28.1-3).

Nótese que las bendiciones son las que nos persiguen y nos
alcanzan cuando cumplimos con sus mandamientos, no es
al revés; ningún cristiano debe andar persiguiendo
bendiciones. Igualmente a muchos se les ha enseñado por
años que para luchar en contra de un pecado personal,
necesitamos pedírselo a Dios, dando dinero o haciendo
pactos económicos, ayunando u orando horas y horas por
ello. Claro que esto ayuda, pero lo cierto es que los deseos
de la carne se vencen sencillamente con el Espíritu, o sea
con el amor.

13 Porque si vivís conforme a la carne, moriréis; mas si por el Espíritu


hacéis morir las obras de la carne, viviréis. (Ro. 8.13).

Recordemos que el amor de Dios y el Espíritu de Dios son el


mismo, o sea que ¿Para contrarrestar algún pecado
específico solo basta amar al prójimo para que dicho
pecado desaparezca?

8 Y ante todo, tened entre vosotros ferviente amor; porque el amor cubrirá
multitud de pecados. (1P.4.8).

Nunca debemos concentrarnos en luchar contra nuestros


pecados, o en elevar a Dios tan solo nuestras necesidades.
Ya Dios conoce y sabe lo que nos perturba y exactamente
lo que todos necesitamos y merecemos. Es aquí donde se

25
Las 40 Verdades de la Tradición Evangélica Abel
Saavedra

encuentra el círculo vicioso que no permite que la Iglesia


del Señor avance, es ahí donde el mal logra
desmoralizarnos. Para que la Iglesia del Señor logre
levantarse victoriosa sobre este mundo debe ocuparse sola
y únicamente del amor igual como lo hizo Jesús.

8 Palabra fiel es esta, y en estas cosas quiero insistas con firmeza, para los
que creen en Dios procuren ocuparse en buenas obras. (de amor al
prójimo) (Tit.3.8).

28. Dios nunca nos negará cualquiera petición si él da por


sentado que obedecemos sus mandamientos pero, en el
orden adecuado;

1ro: “Amándonos los unos a los otros”


2do: “Esperando con paciencia que él cumpla su
voluntad.”

Recordemos que este importante método divino de


bendición se revela de manera sencilla en este otro
mandato divino:

33 Buscad primeramente el reino de Dios (o sea, reino del amor) y su


justicia, y todas estas cosas (las bendiciones) os serán añadidas. (Mt.6.33).

Esta manera de actuar, las vivieron y enseñaron a todos los


cristianos enfáticamente hombres como Pablo, el cual, igual
que Jesús, nunca cobró nada por servir a Dios, para no
poner obstáculos al evangelio de la salvación.

33 Ni plata ni oro ni vestido de nadie he codiciado. 34 Antes vosotros


sabéis que para lo que me ha sido necesario a mí y a los que están conmigo,
estas manos me han servido. 35 En todo os he enseñado que, trabajando
así, se debe ayudar a los necesitados, y recordar las palabras del Señor
Jesús, que dijo: Más bienaventurado es dar que recibir. (Hch.20.33-35).

18 ¿Cuál, pues, es mi galardón? Que predicando el evangelio, presente


gratuitamente el evangelio de Cristo, para no abusar de mi derecho en el
evangelio. (1Cor.9.18).

En la versión Popular leemos mejor la traducción de Pablo;

26
Las 40 Verdades de la Tradición Evangélica Abel
Saavedra
18 Mi recompensa es la satisfacción de predicar el mensaje de salvación
sin cobrar nada; es decir, sin hacer valer mi derecho a vivir de mi trabajo
como predicador. (1Cor.9.1).

Pablo enseñó y se dedicó a obedecer a Dios predicando el


evangelio gratuitamente, de tal forma que jamás le interesó
que le pagaran por ello, el sabía que algunos criticaban a
los que cobraban por predicar, por tal razón Pablo no quería
poner ningún obstáculo a la verdad. Esto debería ser una
importante lección para algunos que se preocupan
demasiado por devengar ganancias al predicar el evangelio,
e incluso para algunos cantantes cristianos que ponen
elevados costos por aquellas músicas que en muchas de
sus letras ni siquiera mencionan el nombre de Dios o de
Jesús, y son adquiridas por personas que no son cristianas
pensando que se trata de un género de música romántica,
músicas que en fin no tienen ningún mensaje de salvación.

7. Nuestro Propósito.

29. Ahora bien, si realmente buscamos primero el reino de


Dios, o sea, “el reino del amor,” las cosas que tendríamos
que pedir, son aquellas que sean exclusivamente de
bendición para otros, y satisfagan la necesidad de otros, y
nunca la nuestra, eso es el evagelio... Porque en esto
consiste el amor. Esto quiere decir entonces que ¿Fuimos
llamados por Dios como hijos suyos, solamente para sufrir
ayudando en las necesidades de otros?

20 ¿Que gloria es, si pecando sois abofeteados, y lo soportáis? Más si


haciendo lo bueno sufrís, y lo soportáis, esto ciertamente es aprobado
delante de Dios. 21 Pues PARA ESTO FUISTEIS LLAMADOS; porque
también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigáis
sus pisadas. (1P.2.20-21).

Este es el evangelio que muy pocos enseñan, es


precisamente por seguir el ejemplo de las pisadas de
Cristo, que nosotros nos hacemos llamar “cristianos”, así
que debemos queramos o no seguir ese ejemplo:

15 Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y
para dar su vida en rescate por muchos. (Mt.14.15).

27
Las 40 Verdades de la Tradición Evangélica Abel
Saavedra

30. Además de ser llamados por Dios para este fin,


también fuimos creados para este fin como parte de un
plan divino preparado de antemano. Cada ves que se nos
presente una oportunidad para hacer una buena obra, es
porque Dios en su sabiduría y conocimiento del futuro, la
preparó para que él mismo pudiera ayudar a otros a través
de nosotros por medio del amor que nos a través de Jesús.

10 Somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las
cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.
(Ef.2.10).

21 (Dios)…os haga aptos en toda obra buena para que hagáis su


voluntad, HACIENDO ÉL EN VOSOTROS lo que es agradable delante
de él por Jesucristo... (Heb.13.21).

Es muy importante que cumplamos con nuestra misión,


pues de esta manera es que Dios actúa en la vida de otros.
Si nos negamos a cumplir con la voluntad de Dios, les
negamos a otros la luz de la misericordia de divina que Dios
quiere entregar a través de nosotros.

31. Así que, ¿La manifestación de las buenas obras de


amor vienen a ser como un fruto de Dios en nosotros que
nos da dignidad, y le agrada al Señor?

10 …para que andéis como es digno del Señor agradándole en todo,


llevando fruto en toda buena obra. (Col.1.10).

16 Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras
buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.
(Mt.5.16).

32. La manifestación de la obras de amor, nunca debe ser


un acto secundario en la vida del cristiano, debe ocupar
siempre el primer lugar.

14 (Jesús)… quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda


iniquidad y purificar para sí un pueblo propio, CELOSO DE BUENAS
OBRAS. 15 Esto habla, y exhorta y reprende con toda autoridad. Nadie te
menosprecie. (Tit. 2.14-15).

28
Las 40 Verdades de la Tradición Evangélica Abel
Saavedra
8 Palabra fiel es esta, y en estas cosas quiero que insistas con firmeza, para
que los que creen en Dios procuren ocuparse en buenas obras… 14 Y
aprendan también los nuestros a ocuparse en buenas obras para los
casos de necesidad, para que no sean sin fruto. (Tit.3:8,14).

16 No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros, y os he


puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca; para
que todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, él os lo dé. 17 Esto os
mando: Que os améis unos a otros. (Jn.15.16-17).

33. El fruto de un árbol, es el que le da el valor e


importancia al mismo. Igualmente es con nosotros los
cristianos. ¿Que pasaría si nosotros nunca manifestamos
verdaderos frutos de amor al prójimo a través de las
buenas obras del amor de Dios en nosotros?

14 Nosotros sabemos que hemos pasado de muerte a vida, en que amamos


a los hermanos. El que no ama a su hermano, permanece en muerte.
(1Jn.3.14).

20 Si alguno dice: Yo amo a Dios y aborrece (ama poco) a su hermano, es


mentiroso. Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿Cómo
puede amar a Dios a quien no ha visto? (1Jn.4.20).

19 Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado al fuego.


(Mt.7.19).

Que sentido tiene que estemos en este mundo si no


actuamos de acuerdo a como Jesús espera. Estamos solo
de paso, es aquí donde se va a determinar si somos aptos
para la eternidad de acuerdo a nuestras obras. Dios es pura
misericordia es cierto, pero también es Justo con aquellos
que no tuvieron la oportunidad que pudimos darle.

8. Nuestra Actuación.

34. Ahora bien, inmediatamente cuando se habla de hacer


buenas obras, algunos están convencidos de que “Las
obras no salvan.” Por alguna razón, esta expresión
tradicional ha sido mal interpretada por algunos líderes con
hecho pensado, lo cual ha traído una gran confusión porque
también encontramos otro poderoso texto que parece

29
Las 40 Verdades de la Tradición Evangélica Abel
Saavedra

contradecir a este primer texto: “La fe sin obras es


muerta.”

Es muy importante aclarar y escudriñar seriamente esto


hasta que nos convenzamos, porque es precisamente por la
demostración del amor, por la obediencia del amor, y por
las obras del amor, que nos vamos a SALVAR… Ese es el
principal y único mandamiento que Jesús nos dejó para
cumplir: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo.” Y
amar al prójimo hermanos míos es: UNA OBRA. Si en
Jesús hay salvación, recordemos también que Jesús es
Dios, y Dios es amor. Esto quiere simplemente decir que “el
amor (o sea Dios) finalmente será lo que nos salvará”.
Expliquemos esto de que las obras no salvan de manera
simple: Primero tenemos que diferenciar cuales son las
obras que no salvan, y para esto tenemos que aprender
que cuando la Biblia habla de las obras unas veces se
refiere a “Las obras de la Ley de Moisés” y otras a “Las
buenas obras del amor” Estas dos obras son distintas, y
son el resultado de dos pactos distintos que Dios hizo con el
hombre en épocas diferentes.

A. Las obras de la Ley eran el acto de obedecer y cumplir


todas las leyes y mandamientos del Antiguo Testamento.
Estos mandamientos no eran solamente diez, son
aproximadamente 365 y están escritos en el libro del Éxodo
y se repiten en el libro de Deuteronomio. Pertenecen al
antiguo pacto que Dios tuvo con Moisés. A esa parte de la
Biblia se le conoce como el Antiguo Testamento, o sea,
todos los libros de la Biblia desde el Génesis hasta los
evangelios. Aun en los tiempos en que vivió Jesús estas
obras de la ley estaban todavía en rigor, e incluso el mismo
Jesús las cumplió, por esto decimos que el Antiguo
Testamento termina en los evangelios con la muerte de
Jesús. Fue hasta después de Su muerte que estas obras y
la ley de Moisés terminan de una vez y para siempre su
función.

B. Las buenas obras del amor, son el resultado de


obedecer y poner en práctica el único y nuevo
mandamiento que Jesús acordó:

30
Las 40 Verdades de la Tradición Evangélica Abel
Saavedra

Este es mi mandamiento: Que os améis unos a otros, como yo os he


mandado. (Jn.15.12).

Al amar al prójimo cumplimos con amar a Dios, por eso lo


importante de este solo mandamiento.

...El que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a
quien no ha visto? (1Jn.4.20). Pues este es el amor a Dios, que guardemos
sus mandamientos. (1Jn.5.3).

Obedecer este mandato es la obra a la cual se refiere la


Biblia en el Nuevo Testamento, y trata del pacto que está
actualmente en vigencia para el tiempo en que vivimos.

Cristo cumplió con cada una de todas las obras de la Ley, y


cuando murió, también nos libró de tener que cumplir con
todas esas obras, poniéndole fin a la antigua Ley de Moisés:

“Porque el fin de la Ley (de Moisés) es Cristo” (Ro.10.4).

La primera Ley tenía severos castigos para quienes no


cumplían correctamente, por lo cual fue necesario que
viniera Cristo a cumplirla por nosotros.

23 Pero antes que viniese la fe, estábamos confinados bajo la ley,


encerrados para aquella fe que iba a ser revelada. 24 De manera que la ley
ha sido nuestro ayo (o sea, nuestro guía), para llevarnos a Cristo, a fin
de que fuésemos justificados por la fe. 25 Pero venida la fe, ya no estamos
bajo ayo. (Gá.3.23-25).

Ahora leamos estos mismos versículos en la versión Popular


para comprender mejor el texto:

23 Antes de venir la fe, la ley (de Moisés) nos tenía presos, esperando a que
la fe (a Cristo) fuera dada a conocer. 24 La ley, como el esclavo que
conduce a los niños, nos condujo a Cristo, para que al creer en él
pudiéramos ser hechos libres de culpa. 25 Pero ahora que ha llegado la fe,
ya no estamos a cargo de ese esclavo que era la ley. (Gá.3.23-25)

Expliquémoslo ahora punto por punto desde el principio


para entenderlo aun mucho mejor:

31
Las 40 Verdades de la Tradición Evangélica Abel
Saavedra

• Después que Adán pecó todos los hombres fueron


separados de Dios, y de la salvación que Dios nos dio.

• Dios escogió a un pueblo para regresarnos la salvación;


los descendientes de Abraham, o sea, el pueblo de
Israel.

• Dios quería la santidad del pueblo de Israel para poder


salvarle, por que él es completamente Santo, por lo que
como requisito le dio una orden a Moisés a través del
cumplimiento estricto de una ley de aproximadamente
365 puntos, de los que si se fallaba en uno solo, había
una maldición y se perdía la santidad.

• Lo que quería hacer Dios con tantos mandamientos era


que los judíos comprendieran que al tratar de cumplir
tantas leyes, se darían cuenta lo sumamente difícil que
es para un ser humano cumplir con lo que Dios requiere
de nosotros para ser salvos.

• Por esto es que la Biblia dice que la Ley era como algo
que nos esclavizaba, porque no podíamos cumplirla
totalmente sin cometer errores.

• Luego después de haber aprendido la lección, y para


rescatarnos de aquella esclavitud, envió a su propio hijo
en forma y con las mismas debilidades de un ser
humano, a cumplir con AMOR toda la Ley, punto por
punto.

• El plan era que Jesús cumpliese con la ley para ganar la


santidad y las bendiciones de la ley, y pagara el precio de
la remisión de los pecados con su propia muerte. O sea
que el pagó demostrando que es el amor, para que
nosotros fuéramos limpios de pecado, lo cual se logra
aceptándolo a él, y paso seguido, ahora obedezcamos
solo su propio mandamiento del amor.

• Irónicamente como ya sabemos, por cumplir


correctamente con toda la ley, que trataba también de
amar al prójimo es que a Jesús lo condenan a muerte.

32
Las 40 Verdades de la Tradición Evangélica Abel
Saavedra

• Amar a Dios y al prójimo era más importante que todos


los otros mandamientos, pero los judíos nunca lo
entendieron, porque se concentraron en las obras.

• El amor y obediencia de Jesús prevalecen, porque él


brinda su vida y cumple hasta la muerte con su misión,
así nos enseña la más importante lección de amor,
porque lo que realmente él quiso enseñarnos con aquello
fue simplemente cómo se debe amar.

De esta manera Jesús logra que nosotros no tengamos que


cumplir mas con ningún punto de esta difícil Ley para
salvarnos, ahora solo tenemos que creer que El si cumplió
con todas esas leyes por nosotros, para que ya nosotros no
tengamos que cumplir punto por punto con toda la antigua
Ley de Moisés, que incluso maldecía al que incumplía un
solo mandato de aquellos 365 mandamientos.

15 Acontecerá, si no oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para


procurar cumplir todos sus mandamientos y estatutos que yo te intimo hoy,
que vendrán sobre ti todas estas maldiciones, y te alcanzarán. Maldito serás
tu en... (Dt.28.15-16).

35. Cumplir con una o con todas las obras de la Ley de


Moisés hoy en día ya no puede salvar a nadie, ni hacerlo
santo para salvación, porque Cristo cumplió con todas esas
leyes para que nosotros no tuviéramos que hacer tal
sacrificio, pero, “no obedecer la Ley del amor, y sus buenas
obras de amarnos los unos a los otros, va a ser el motivo
por el cual vamos a ser juzgados” porque ahora si estamos
regidos por esa única ley. Ahora bien, en el Nuevo Pacto
con Jesús, Dios nos ofrece la salvación por gracia (o sea;
como un regalo), y podemos recibirla tan solo creyéndolo
(o sea, por fe).

8 Por que por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros
(no nos lo ganamos nosotros), pues es Don (regalo) de Dios; 9 no por obras
(de la Ley de Moisés), para que nadie se gloríe” (Ef.2.8-9).

17…la fe, si no tiene obras (de amor), es muerta en sí misma (St.2.17).

33
Las 40 Verdades de la Tradición Evangélica Abel
Saavedra
26 Como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin obras (de
amor) está muerta. (St.2.26).

25 Mas el que hubiere mirado atentamente en la perfecta ley (del amor),


que es la de la libertad, y perseverado en ella, no siendo oidor olvidadizo,
sino hacedor de la obra, este tal será bienaventurado en su hecho.”
(Stg.1.25).

36. Hay algunos cristianos que hoy en día aún viven bajo la
antigua ley de Moisés, y cumplen aun con algunas de esas
obras sencillamente porque nunca se les ha explicado de
forma simple como fue que Jesús vino y cumplió con toda
la ley de Moisés y la convirtió en una sola:

14 Porque toda la ley (de Moisés) en esta sola palabra se cumple: Amarás
a tu prójimo como a ti mismo” (Gál.5.14).

A pesar de esto, algunos cristianos todavía siguen


cumpliendo con algunas de las obras de la Ley de Moisés
del Antiguo Testamento, pensando que de esa manera
pueden tener bendiciones, encontrar la santidad, o ser
salvos. Ahora bien, algunos de ellos están confundidos por
que se les ha asegurado por años que estas antiguas obras
hay que cumplirlas por siempre, porque la Biblia dice que
traen bendición o maldición. Claro que la Biblia lo dice, pero
lo ordenaba para una época que ya pasó. Es evidente que
las personas que enseñan esto CONFUNDEN LOS DOS
PACTOS, y no le explican a los que obedecen tales
ordenanzas que estas leyes ya pasaron de vigencia.

Por ejemplo podemos mencionar lo que Dios ordenó al


pueblo de Israel en el antiguo pacto, referente a lo que
había que apartar para los sacerdotes, Aarón y sus hijos,
como un estatuto perpetuo (Perpetuo significa: un
mandamiento que había que cumplir para siempre)

27 Y apartarás la ofrenda mecida... 28 Y será para Aarón y para sus hijos


como estatuto perpetuo para los hijos de Israel, porque es ofrenda
elevada... (Dt. 29.27,28).

Todas las leyes perpetuas, que se mencionan en el Antiguo


Testamento como esta, no pueden seguir siendo perpetuas

34
Las 40 Verdades de la Tradición Evangélica Abel
Saavedra

en el nuevo pacto, esto carece de lógica y hace parecer que


la Biblia se contradice, porque con la muerte de Cristo
todas las leyes y mandamientos finalizan pues se cumplen
en Cristo, recordemos:

El fin de la Ley (todos los estatutos, hasta los perpetuos) es Cristo.


(Ro.10.4).

Así que se debe entender que cuando Dios dijo en el


Antiguo Pacto que algunas leyes eran perpetuas, lo decía
refiriéndose a que serian perpetuas EN CRISTO, porque
fue él, quien únicamente las podía cumplir. Lastimosamente
aquellos que aun dependen o someten a otros a cumplir
estas leyes, para obtener la salvación, también acarrean
maldición;

10 Todos los que dependen de las obras de la Ley (de Moisés) están
bajo maldición pues escrito está; Maldito todo aquel que no permanece en
TODAS las cosas escritas en el libro de la ley, para hacerlas. 11 Por la Ley
ningún hombre se justifica para con Dios, es evidente, porque el justo por
la fe vivirá” (Gál.3.10-11).

Recordemos que estas leyes eran muy difíciles de cumplir,


algunas de las más difíciles eran: La circuncisión, celebrar
algunas fiestas, guardar los sábados, dar la décima parte
de las cosechas, sacrificar animales para remisión de los
pecados, etc.

Era una maldición fallar SOLO EN UNA LEY aun cuando se


cumplían al pie de la letra todas las otras obras de la ley de
Moisés. Ahora imagínese cuan peor sería entonces, cumplir
solo una ley para querer salvarse, Y FALLAR EN TODAS
LAS OTRAS LEYES. Todas las leyes de la ley de Moisés
que están en el Antiguo Testamento gracias a la muerte de
Jesús se convierten ahora en una sola, eso es la gracia.

14 Porque toda la ley (de Moisés) en esta sola palabra se cumple: Amarás
a tu prójimo como a ti mismo. (Gál.5:14).

34 Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo


os he amado, que también os améis unos a otros.” (Jn 13:34).

35
Las 40 Verdades de la Tradición Evangélica Abel
Saavedra

37. Ahora bien, escudriñemos a fondo una de estas leyes


para entender de manera sencilla y así poder explicarlo
mejor:

La circuncisión; es la acción de cortar cierta cantidad de


carne en los genitales del varón, esta era usada en tiempos
de la Biblia y aun se usa hoy en día por el pueblo de Israel
como una señal del antiguo pacto con ellos. La ley de la
circuncisión empezó a regir desde el tiempo de Abraham, o
sea, mucho antes de las leyes que Dios dio a Moisés. Por lo
tanto se supone que esta es una ley sumamente
importante, por que es una de las primeras leyes.

13 (Dios le dijo a Abraham) …debe ser circuncidado el nacido en tu casa, y


el comprado por tu dinero; y estará mi pacto en vuestra carne por pacto
perpetuo (Gen.17.13).

Nótese que dice que esta ley sería por “PACTO


PERPETUO”, y perpetuo significa: “Que dura y permanece
para siempre”. Ahora bien, nosotros los cristianos de hoy en
día recibimos la misma ciudadanía del pueblo escogido por
Dios, o sea que también somos israelitas espirituales, si eso
es así entonces, ¿quiere decir que aun tenemos que cumplir
con la ley PERPETUA de la circuncisión del Antiguo
Testamento? Veamos que nos dice la Biblia al respecto:

6 En Cristo Jesús ni la circuncisión vale algo, ni la incircuncisión, sino la


fe que obra por el amor. (Gál.5.6).

Esto es algo muy sencillo, pues así mismo como caducó En


Cristo la ley de la circuncisión, también caduca cualquiera
otra ley del Antiguo Testamento que la Biblia mencione.
No importa si es una ley que se dio antes de la ley de
Moisés, o que sea LAS PERPETUAS; todas las leyes del
Antiguo Testamento se cumplen EN CRISTO...
Recordemos: El fin de la Ley es Cristo. (Ro.10.4).

Ahora bien, Jesús fue el único que cumplió sin fallar con
todas las leyes del Antiguo Testamento, por que ningún otro
hombre lo hubiese podido lograr. Es entonces que él revela
la razón de para que eran tantos mandamientos. Eran para
que él por amor los cumpliera él por nosotros, y los

36
Las 40 Verdades de la Tradición Evangélica Abel
Saavedra

convirtiera en solo mandamiento y UNA SOLA ley


perpetua:

14 Toda la ley EN ESTA SOLA PALABRA SE CUMPLE; Amarás a tu


prójimo como a ti mismo. (Gál 5.14).

En la versión Popular aclara mejor el texto:

14 Porque toda la ley se resume en este solo mandamiento: Ama a tu


prójimo como a ti mismo.

Existe una gran tradición hoy en día, hay líderes que


insisten en confundir la Escritura, endulzándonos con
bendiciones si cumplimos algunas de esas leyes, o si no,
nos sugestionan y amenazan con las maldiciones de la
antigua ley de la cual Cristo ya nos liberó, de esta manera
logran que muchos cristianos se convenzan y crean
realmente que todavía tenemos que cumplir con algunas
leyes del antiguo pacto, poniendo así en duda el perfecto
sacrificio de Cristo en la cruz, nos hacen creer que podemos
perder la salvación sino nos sometemos a tales tradiciones.
Seguir cumpliendo con cualquier mandamiento del Antiguo
Testamento, porque se predica que así uno se va a salvar,
es algo muy delicado, si usted lo hace quizás sea por
ignorancia, y de esto simplemente uno se libera con la
verdad. Pero si sigue cumpliendo con alguna de esas
antiguas leyes, usted simplemente NO CREE en Jesús.

Hay una gran cantidad de lideres que enseñan de todo,


pero nunca nos explican claramente la gran diferencia que
hay entre la ley de Moisés del Antiguo Testamento y la ley
del amor del Nuevo Testamento. La Ley del amor es una
verdad tan sencilla, que cumple con todos los
mandamientos del Antiguo Testamento:

8...el que ama al prójimo, ha cumplido la ley (de Moises). 9 Porque: No


adulterarás, no matarás, no hurtaras, no dirás falso testimonio, no
codiciarás, y cualquier otro mandamiento, en esta sentencia se resume:
Amarás a tu prójimo como a ti mismo. 10 El amor no hace mal al
prójimo, así que el cumplimiento de la ley es el amor. (Ro. 13.8-10).

37
Las 40 Verdades de la Tradición Evangélica Abel
Saavedra

Cualquier otro mandamiento se cumple en la sentencia del


amor: La circuncisión, celebrar algunas fiestas, guardar los
sábados, dar la décima parte de las cosechas, sacrificar
animales para remisión de los pecados, etc. El que cumple
con el amor no tiene necesidad de estar obligado a cumplir
con nada más. Hay líderes que enseñan que hay que
cumplir con esas leyes, y obligan insistentemente con sus
mensajes a cumplir con aquello, abusan de esas leyes
porque les convienen, dicen que son perpetuas y traen
bendición, pero nunca hablan leyes como la de la
circuncisión, que tiene el mismo principio que cualquier otra
ley del Antiguo Testamento. Esto es fácil de entender, no
hablan nunca de la ley de la circuncisión por que esta ley es
realmente muy dolorosa para cumplirla y no representa
ningún beneficio económico para el que ordena que se
cumpla, aunque sea igual a todas las otras leyes del
antiguo pacto.

Bien, lo cierto es que todos los que cumplen “algunas”


antiguas ordenanzas del Antiguo Testamento, solo lo hacen
por tradición, y en base a esa tradición se somete muy
sutilmente a muchos cristianos que ignoran la verdad.
Recordemos que Jesús, ni los apóstoles mandaron a
cumplir con tales leyes; ¿Quiénes somos nosotros para
contradecir lo que ya está escrito…? Despertemos
hermanos, la Biblia no se contradice, las leyes del Antiguo
Pacto, fueron para el tiempo del Antiguo Testamento.

Si Jesús hubiese querido que siguiéramos cumpliendo con


leyes como: El circuncidarse el prepucio, celebrar todas las
fiestas, guardar los sábados, dar el diezmo, sacrificar
animales, etc., no creen que lo hubieran dejado muy claro y
lo hubieran repetido muchas veces como Jesús lo hizo con
el mandato de amarnos. Nunca Jesús propuso que
siguiéramos cumpliendo con esas leyes, muy por todo lo
contrario, él discutía con los judíos en contra de las obras
de la ley, pues quería que la gracia y el amor cubrieran toda
la humanidad.

38. Ya hemos visto que no es por cumplir con la obras de la


Ley de Moisés que nos podemos salvar ni santificar.

38
Las 40 Verdades de la Tradición Evangélica Abel
Saavedra

Entonces, ¿Solo basta tener fe para hacer lo correcto


delante de Dios? o entonces, quiere decir la Biblia, ¿Que la
fe y las buenas obras de amor colaboran entre sí para
salvarnos?

14 Hermanos míos, ¿De que aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no
tiene obras (de amor)? ¿Podrá la fe salvarle? 15 Y si un hermano o una
hermana están desnudos y tienen necesidad del mantenimiento de cada día,
16 y alguno de vosotros les dice: Id en paz, calentaos y saciaos, pero no les
dais las cosas que son necesarias para el cuerpo, ¿De que aprovechará? 17
Así también la fe sino tiene obras (de amor) es muerta en sí misma
(St.2.14-17).

22 ¿No ves que la fe actuó juntamente con sus obras (de amor), y que la fe
se perfeccionó por las obras? (St.2.22).

El comportamiento de la iglesia, y de aquel que desee


llamarse “cristiano” (seguidor de Cristo o seguidor del
amor), radica en el simple hecho de que nuestra fe debe
fundamentarse y actuar fusionada al amor, que hace
buenas obras de Dios por nosotros, cumpliendo con la
obediencia a la voluntad de Dios en el prójimo.

6 En Cristo Jesús ni la circuncisión (o cualquiera otra ley de Moisés) vale


algo, ni la incircuncisión, sino la fe que obra por el amor. (Gál.5.6).

21 (Dios), os haga aptos (capacitados) en toda obra buena para que hagáis
su voluntad, haciendo él en vosotros lo que es agradable delante de él por
Jesucristo; al cual sea la gloria por los siglos de los siglos, Amén. (Heb.13.
21).

39. Debemos tener presente que no somos justificados solo


por la fe, sino que “SOMOS JUSTIFICADOS POR LA FE
QUE OBRA POR EL AMOR.” Esto es lo más importante,
porque también seremos juzgados por la forma en que
permitimos o no permitimos manifestarse al amor que ya
fue derramado en nuestros corazones a través de las
buenas obras de amor al prójimo.

10 Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal


de Cristo. Para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras
estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo. (2Cor.5.10).

39
Las 40 Verdades de la Tradición Evangélica Abel
Saavedra
12 Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros
fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y
fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban en los libros,
SEGÚN SUS OBRAS. (Ap.20.12).

Recordemos, si somos justificados por la fe que obra por el


amor, entonces tiene lógica que Dios nos juzgue según
nuestras obras que pudimos haber o no hecho. Por último
recordemos que el amor ya está dentro de nosotros:

5 El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el


Espíritu Santo que nos fue dado. (Ro. 5.5).

40. Es muy difícil debido a nuestra naturaleza humana


esperar que el amor que Dios derramó dentro de nuestro
corazón se manifieste en los momentos en que nos
lastimen o nos maldigan, esto es mas bien cuestión de
querer obedecer su mandamiento, de no buscar nuestro
propio beneficio, y esto se logra con mucha práctica y
ejercicio, gracias a la ayuda del Espíritu Santo. El amor no
es un sentimiento humano que algunos confunden con
amistad o pasión, “EL AMOR ES UNA LEY DIVINA”. El
amor es un mandato que simplemente tenemos que
obedecer, porque tenemos la capacidad de hacerlo igual
como Jesús lo hizo:

34 Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os


he amado, que también os améis unos a otros. (Jn 13:34)

Somos salvos por gracia, pero, de la obediencia y puesta en


práctica de este mandato depende el resultado del juicio,
recordemos que por esto seremos juzgados. No debemos
esperar sentir amor para poder brindarle a un indigente en
la calle, o a nuestro enemigo, pues nuestra naturaleza
humana simplemente nos va a alejar de tal idea, debemos
solamente acatar y obedecer el mandamiento del amor que
ya está dentro de nosotros y acercarnos al prójimo y
brindarle de ese amor. Lo maravilloso de esto es que al
acercarse al indigente, al enfermo, al desnudo, o al que se
encuentra en prisión, encontramos sin saberlo la forma más
sencilla y rápida de acercarnos al mismo Dios.

40
Las 40 Verdades de la Tradición Evangélica Abel
Saavedra

Y todo aquel que ha conocido esta verdad referente al amor


y también ha creído firmemente en ella, debe saber que al
permanecer cumpliendo esta verdad, Dios estará con él.

16 Y nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con
nosotros. Dios es amor; y el que permanece en amor, permanece en
Dios, y Dios en él (1Jn.4.16).

9. Síntesis.

En resumen, el Espíritu a través de la Palabra nos revela a


Jesús como único camino y verdad. Jesús es el puente que
nos guía al conocimiento del amor que es Dios. El amor es
una ley viviente que mora dentro de nosotros en la

41
Las 40 Verdades de la Tradición Evangélica Abel
Saavedra

presencia del Espíritu Santo como sellada en nuestro


corazón, y que a veces, contristamos con actitudes egoístas
hacia las demás personas que también son hijos de Dios.
Dios quiere manifestar su esencia de “no buscar nada suyo”
a través de nosotros, actuando con buenas obras al
prójimo, obras que él ya preparó de antemano para que
anduviésemos en ellas. El mismo amor que está dentro de
nosotros nos va a juzgar el día del juicio de acuerdo a lo
que hicimos estando en el cuerpo, incluso, las buenas obras
que pudimos hacer, pero no las quisimos hacer, se nos
contaran como un pecado.

17 Al que sabe hacer lo bueno, y no lo hace, le es pecado. (St.4.17).

Dios quiere que todos nos salvemos, por eso quiere que
todos lleguemos a este conocimiento. El desconocimiento
de su amor representa la muerte espiritual de la Iglesia.

6 Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento. (Os.4.6).

6 Porque misericordia quiero y no sacrificio, y conocimiento de Dios (de


amor) más que holocaustos. (Os.6.6).

La esencia divina del amor derramada en nosotros, nos


impulsa a hacer el bien, pero, la naturaleza humana
siempre nos está inclinando a buscar nuestro propio
beneficio exigiendo comodidad y bendiciones. Un ejemplo
claro de esto es nuestro “instinto de sobre vivencia”. Esta
naturaleza humana se manifiesta cuando instintivamente
buscamos salvar nuestro cuerpo del peligro. Pero esta
naturaleza se desactiva de forma inmediata cuando por
amor nos arriesgamos para salvar del peligro a nuestro
propio hijo, y nos olvidamos por completo del riesgo de
perder la vida.

Ahora bien, cada vez que nosotros luchamos para obtener


placer, nos encontramos al final con que siempre ni todo lo
que el dinero del mundo nos puede brindar realmente
satisfacción, sino que igualmente suspiramos
decepcionados sintiéndonos vacíos. Ningún bien material o
espiritual que el hombre obtenga para su beneficio y
comodidad, llenará la verdadera necesidad y el gran vacío

42
Las 40 Verdades de la Tradición Evangélica Abel
Saavedra

que sentimos en nuestro corazón, pues por dentro somos


espíritu y no materia.

Por consiguiente, dentro de nuestro corazón ya esta


derramada la esencia misma del amor de Dios, y como ya
hemos visto, Dios solo se satisface, cuando buscamos el
bien de otros y no él de nosotros mismos… Solo así, es que
el hombre puede verdaderamente saciar su sed, y llenar
ese gran vacío interior. El haber pasado toda una vida
buscando lo que más deseamos, no nutrirá en ningún
sentido el alma, como una sola sonrisa de agradecimiento
de alguien que hayamos consolado momentos antes de
morir. El corazón se nutre solamente cuando da.

35 Más bienaventurado es dar que recibir. (Hch.20.35).

10. Situación
El problema de nuestro mundo actual es que toda nuestra
vida, nuestras creencias, nuestras doctrinas, nuestro culto,
y el ritmo de la sociedad moderna giran en torno a la
búsqueda de comodidad y satisfacción personal. El mundo
moderno marcha a un ritmo apresurado siguiendo el
compás de los deseos materiales así como las pasiones, ya
no es importante lo que podamos hacer los unos por los
otros como dejara estipulado nuestro Señor Jesús.
Lastimosamente vivimos en un mundo materialista e
individualista del cual no somos concientes. Curiosamente
cuando Dios nos pide que no amemos las cosas que están
en el mundo, se está refiriendo a las cosas materiales que
casi siempre le pedimos. Ahora por tradición en ves de
llamarles las cosas del mundo, le llamamos bendiciones.

El amor no tiene nada que ver con la práctica individualista,


de la búsqueda de satisfacción personal, ni la búsqueda de
bendiciones y prosperidad material. La bendición de Dios
para una vida prospera, no consiste en la búsqueda de la
bendición personal. La bendición y la prosperidad material,
son el resultado de obedecer a Dios, demostrándole al
hombre el Dios que llevamos dentro, el cual se puede
manifestar desde un abrazo a un mendigo, hasta en su
forma más pura; con el sacrificio que nos lleva hasta la

43
Las 40 Verdades de la Tradición Evangélica Abel
Saavedra

muerte por amor a otros. Lo que Dios toma en cuenta por


parte de sus hijos, es aquel comportamiento que busca
imitarle, obedeciéndole y poniendo en práctica el amor,
pues, después de todo, este es su deseo y único mandato.
Recordemos, toda la Biblia (toda la Ley) trata de
precisamente de eso;

14 Porque toda la Ley (toda la Palabra) en esta sola palabra se cumple:


Amarás a tu prójimo como a ti mismo. (Gál.5.14).

Hemos desarrollado con los años y con la tradición un tipo


de cristianismo moderno que se basa en la teoría más que
en la práctica, estudiando todo lo que se nos hable de
comodidad y beneficios en la Biblia, sin aplicar lo sencillo y
más importante: El amor, lo cual es la Verdad. Recordemos
lo que dijo Jesús a los fariseos:

39 Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas


tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí. (Jn.5.39).

En la versión Popular entendemos aun mejor lo que Jesús


les dijo a los fariseos:

39 Ustedes estudian las Escrituras con mucho cuidado, porque esperan


encontrar en ellas la vida eterna; sin embargo, aunque son las Escrituras las
que hablan de mí, ustedes no quieren venir a mí para tener esa vida.
(Jn.5.39).

Los fariseos estudiaban profundamente las escrituras


buscando la salvación, pero no entendían que las Escrituras
son solo un mapa que nos conduce a Jesús, el cual es
práctico, que ama y hasta muere sacrificándose por la
gente. Sencillamente eso es lo que hay que hacer en la
tierra para heredar la vida eterna en el cielo. Luego Jesús
les reprendía:

23 ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque diezmáis la


menta y el eneldo y el comino, y dejáis lo más importante de la ley: la
justicia, la misericordia y la fe. Esto ERA (tiempo pasado) necesario hacer,
sin dejar de hacer aquello (cumplir con el amor). (Mt.23.23).

44
Las 40 Verdades de la Tradición Evangélica Abel
Saavedra

Jesús era judío, por eso igual que los fariseos cumplían con
la ley del diezmo de las cosechas de Moisés, y no tentaba a
nadie en aquel tiempo a quebrantar esa ley o ninguna otra,
porque la ley de Moisés estaba en plena vigencia, la cual
acabo con su muerte en la cruz. Recordemos que él cumplió
con todas las leyes del antiguo pacto para que nosotros no
tuviéramos que cumplirlas, el nuevo pacto inicia con la
muerte de Jesús poniéndole fin a todas esas costumbres.

La diferencia de los fariseos era que ellos cumplían muy


rigurosamente la ley del diezmo de las cosechas. Aunque el
dinero circulaba normalmente en aquellos días, este nunca
se usaba para cumplir esta ley. La ley del diez por ciento
consistía en dar únicamente de los productos alimenticios;
y aquellos judíos lo hacían de tal manera que daban hasta
de sus productos más pequeños como las plantas de la
menta, el eneldo y el comino, esperando con ello recibir la
salvación, pero Jesús les reprocha fuertemente tal actitud
egoísta, como una gran hipocresía, porque al ser tan
cuidadosos y minuciosos para buscar su beneficio propio,
olvidaban con tener misericordia con el necesitado, con el
huérfano, y con las viudas de la misma forma que
diezmaban. El diezmo de las cosechas trataba realmente
del amor, pero ellos nunca lo entendieron. Jesús se refería a
que habían olvidado la otra parte de esa antigua ley, y que
hoy en día también muy pocos mencionan cuando hablan
de aquella vieja ley:

12 Cuando acabes de diezmar todo el diezmo de tus frutos EN EL AÑO


TERCERO, (cada 3 años) el año del diezmo, darás también al levita, al
extranjero, al huérfano y a la viuda; y comerán en tus aldeas, y se saciarán.
Y dirás delante de Jehová tu Dios: He sacado lo consagrado de mi casa, y
también lo he dado al levita, al extranjero, al huérfano y a la viuda,
conforme a todo lo que me has mandado; no he transgredido tus
mandamientos, NI ME HE OLVIDADO DE ELLOS. (Dt.26.12,13).

En la antigua ley referente al diezmo, cada tres años se


sacaba todo el diezmo y se daba a los más débiles, porque
la voluntad de Dios siempre ha sido proteger al débil, y eso
es a lo que Jesús se refería cuando reprendía muy molesto
a los hipócritas fariseos diciéndoles:

45
Las 40 Verdades de la Tradición Evangélica Abel
Saavedra

23 …dejáis lo más importante de la ley: la justicia, la misericordia y la fe.


(Mt.23.23).
Con respecto a como hay que ofrendar a Dios en el Nuevo
Pacto, debemos entender que quién acepta a Jesús y a su
nueva y única ley del amor, da lo que desea sin obligación
alguna, solo se requiere realmente que de con amor:
7 Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por
necesidad, porque Dios ama al dador alegre. (2Cor.9.7).

Nótese que no se debe dar por necesidad, esto es muy


diferente a como algunos enseñan. Dios espera de nosotros
que ofrendemos no con solo una décima parte como se
exigía en la antigua ley, desea que demos basados en el
mandato de amor que “no busca nada suyo” un cien por
ciento de todo, dicho de otro modo; “La propia vida”.

33 Así que cualquiera de vosotros que no renuncia A TODO lo que posee,


no puede ser mi discípulo. (Lc.14.33).

Ya no se trataba de dar solo un diez por ciento de las


cosechas a Dios, en el nuevo pacto Jesús planteó el 100%
para a fin de beneficiar al prójimo. Ahora no se trata de
cosas materiales, sino que trata de algo espiritual. Por ese
motivo en la nueva ley del amor todo lo que se daba, se
repartía en partes iguales entre todos los de la
congregación.

44 Todos los que habían creído estaban juntos, y tenían en común todas las
cosas; 45 y vendían sus propiedades y sus bienes, y lo repartían a todos
según la necesidad de cada uno. (Hch.2.44,45).

Muchos de los que nos llamamos cristianos, pensamos que


creyendo en Dios y aceptándolo verbalmente como Señor y
Salvador de nuestras vidas ya tenemos todo resuelto con
respecto a nuestra salvación. No se trata solamente de algo
verbal o teórico ni de cumplir con ciertas tradiciones,
porque si fuese por confesar entonces los mudos no
podrían salvarse. Recordemos que Dios es justo, y un mudo
puede salvarse porque el día del juicio nadie tendrá excusa.
Entonces no se trata solo de hablar y confesar, se trata
primeramente de actuar, se trata de la fe que obra por el

46
Las 40 Verdades de la Tradición Evangélica Abel
Saavedra

amor. Es bueno orar por la necesidad de alguien, pero es


mejor ayudar en la necesidad de alguien. La intención de
ser cristianos es una, y la acción de un cristiano es otra. La
oración y el ayuno deben tener su objetivo principal, en la
ley del amor. Orar solo por nuestras necesidades olvidando
la ley del amor representa un grave peligro espiritual:

9 El que aparta su oído para no oír la ley su oración también es


abominable. (Prv.28:9).

Veamos lo siguiente; hubo un tiempo en que el pueblo de


Israel tenía mucho poder sobre otras naciones, por lo que
injustamente mantenía sometido a los extranjeros como
esclavos, y encima de eso los maltrataban manteniéndoles
atados con sogas probablemente para que no se
escapasen, los mantenían ligados uno a otros como
animales, le daban cargas demasiado pesadas en sus
faenas, y descuidaban su alimentación y su abrigo por lo
que los esclavos tenían muchos quebrantos de salud.
También los hacían trabajar amarrados a un pesado yugo,
el cual era un instrumento muy difícil y pesado que ponían
a los bueyes para arar. Después de esto los judíos venían
hipócritamente a Dios pretendiendo encontrar santidad a
través del ayuno, pero Dios a través del profeta Isaías les
reprende diciendo:

6 ¿No es más bien el ayuno que yo escogí, desatar las ligaduras de


impiedad, soltar las cargas de opresión, y dejar ir libres a los quebrantados,
y que rompáis todo yugo? 7 ¿No es que partas tu pan con el hambriento, y a
los pobres errantes albergues en casa; que cuando veas al desnudo, lo
cubras, y no te escondas de tu hermano? (Is.58.6-7).

Algunos cristianos por tradición interpretan


equivocadamente este texto, han aprendido de algunas
enseñanzas que lo que se dice aquí, es que el ayuno es
para desatar ataduras espirituales, así como
quebrantamientos personales, no hay duda que el ayuno
fortalece el espíritu, pero si leemos bien al principio del
capitulo, nos damos cuenta de que aquí el texto hace
énfasis al maltrato de Israel con los débiles. El verdadero
ayuno trata de privarte de un alimento o un vestido para
dárselo a otra persona que necesita más que uno. El

47
Las 40 Verdades de la Tradición Evangélica Abel
Saavedra

cristianismo no tiene nada que ver con el bienestar físico de


uno. “ACEPTAR A JESÚS COMO NUESTRO SALVADOR,
ES; ACEPTAR EL AMOR AL PRÓJIMO COMO MÉTODO
DE SALVACIÓN.” Confesarlo como Señor, es tan solo la
primera parte del proceso de salvación, es solo como
poseer un boleto de transporte hasta el cielo, pero el
comportamiento y la demostración a la obediencia del amor
que Dios derramó en nosotros es lo que se va a evaluar
minuciosamente el día del juicio. Esto es: La manifestación
del amor por las buenas obras de amor al prójimo. ¿Cómo
pretenderemos entrar al cielo el cual es LA RESIDENCIA
DEL AMOR, cuando aun somos seres egoístas e
individualistas? Algunos llenos de deseos por llenarse de
riquezas terrenales, y a la vez, siendo indiferentes e
insensibles ante el sufrimiento físico y espiritual del
desamparado.

A veces olvidamos que para entrar al cielo primero hay que


morirse, aya no se necesita vestidos finos, ni prendas, ni
cuentas en un banco. Para entrar al cielo se entra en la
unidad de acciones de amor. Allá entra no el que tiene más,
sino el que más despojó, incluso hasta el cuerpo. El que
únicamente predica o le gusta escuchar hablar de
bendiciones, comodidad y prosperidad, es por que tiene un
serio problema de identidad espíritu-terrenal, y no ha
permitido a la naturaleza celestial gobernar su corazón. El
problema básicamente es nuestra propia naturaleza, de ahí
lo importante y urgente que significa que la naturaleza de
Dios en forma de amor que está dentro de nosotros,
gobierne absolutamente nuestras vidas.

Lastimosamente nuestro santo egoísmo, es el que a través


de los siglos nos ha hecho buscar en la Biblia todo tipo de
argumentos para apoyarnos en la tradición de un
cristianismo moderno de individualismo, comodidad, y
prosperidad, el cual nos ha alejado por completo del Dios
de amor, quien es exactamente contrario a esas doctrinas.
Hemos hecho una gran tradición de las excusas terrenales y
beneficios personales para alejarnos del verdadero Dios.
Dios es la doctrina de “no buscar lo suyo.” Recordemos

48
Las 40 Verdades de la Tradición Evangélica Abel
Saavedra

como era la primera iglesia en el tiempo de los Hechos


cuando aplicaban el no buscar lo suyo.

44 Todos los que habían creído estaban juntos, y tenían en común todas
las cosas; 45 y vendían sus propiedades y sus bienes, y lo repartían a
todos según la necesidad de cada uno. 46 Y perseverando unánimes cada
día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría
y sencillez de corazón. (Hch.2:44-46).

Este comportamiento no fue solo una fantástica


manifestación de apoyo de la iglesia primitiva, no fue como
dicen algunos: Solo para el tiempo de la iglesia primitiva…
“Esa Iglesia somos nosotros mismos.” Es la Iglesia que
Jesús dejó. Cambiamos la actitud, pero somos la misma
iglesia. Lo que pasa es que hoy en día simplemente la
tradición nos ha enfriado, nos hemos acobardado de ser un
verdadero seguidor de los ejemplos del maestro Jesús, nos
hemos alejado del amor, del mismo Dios, buscando
beneficios personales, lo que pasa es que ya no deseamos
actuar con ese amor que siempre ha estado dentro de
nosotros, porque resulta más cómodo el camino de la
perdición. El modernismo, y principalmente la tradición, se
han encargado de hacernos creer que el amor no es un
propósito. El amor nunca ha dejado de ser nuestra
consigna, nuestro más alto honor, nuestra bandera y
estandarte. Por el cual nuestro comandante en jefe diera la
vida para darnos ejemplo. Jesús, el más grande servidor del
hombre sobre la tierra.

11. Solución

Tenemos que permitirle a Dios que existe en forma de amor


dentro de nosotros, hacer “SU VOLUNTAD” a través de
nosotros. Para amar a un Dios invisible, tenemos que amar
al hombre visible. No podemos menospreciar a cualquier
ser humano por que este sea una persona pobre, anciana,
enferma, o alguien que nos ofendió y causó mucho dolor, y
después pensar que podemos amar y ser amados por Dios
porque hacemos plegarias o le damos grandes ofrendas.

49
Las 40 Verdades de la Tradición Evangélica Abel
Saavedra
20 Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es mentiroso.
Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a
Dios a quien no ha visto? (1Jn.4.20)

No importa cuan grande sea la ofensa, la humillación o el


dolor que otro ser humano nos halla ocasionado, debemos
perdonar si realmente deseamos amar o ser amados por
Dios si pretendemos entrar al cielo la cual no es más que la
morada de Dios (la morada del amor), es aquí donde somos
probados. No perdonar es no aceptar a otro ser humano no
importa lo malo que sea. Si no perdonamos realmente nos
hacemos daño a nosotros mismos pues al perdonar y
aceptar a otro ser humano aunque esta sea una persona
pobre, anciana, enferma, o alguien que nos ofendió y causó
mucho dolor, nos perfeccionamos.

18 En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor;
porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido
perfeccionado en el amor. (1Jn.4.18)

Todos lo seres humanos estamos conectados


espiritualmente, todos tenemos dentro de nosotros la
misma esencia de Dios, y el día que muramos volveremos
inevitablemente a ese Ser que nos dio la vida. Recordemos
que amar al hombre es amar al mismo Dios. Dios está
dentro del hombre y dentro de nosotros. El amor es Dios, y
Dios es quien solo nos puede ayudar a ser mejores. Todos
los pecados que cometemos contra otros y aquellos
pecados contra los cuales nos han ensañado a luchar
con ayunos y oración, Dios, en su forma de amor los
apartará de nosotros.

8 Sobre todo, tened entre vosotros un ferviente amor, porque el amor


cubre una multitud de pecados. (1P.4.8).

Amando a otros nos ayudamos a nosotros mismos, esa es


la verdad. Veamos en todo hombre, el rostro humano de
Dios…

23 Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no


para los hombres. (Col.3.23).

50
Las 40 Verdades de la Tradición Evangélica Abel
Saavedra

Ahora bien, ¿Que pasaría si todo el mundo entero hace lo


contrario? Nosotros somos la luz del mundo, debemos
llevar esa luz del amor, aunque el mundo no la acepte. O,
¿Que pasaría si en nuestras propias congregaciones en
todos los servicios o cultos se predicara solo de buscar
bendiciones y deleite personal, y prosperidad antes que
buscar el bien amando al prójimo como lo manda Dios? La
Escritura es muy clara en esta situación:

29 Es necesario obedecer a Dios (al amor) antes que a los hombres.


(Hch.5:29).

Es muy cierto que tenemos que someternos a nuestras


autoridades, pero ninguna autoridad, ningún hombre,
puede obligarnos a no amar a nuestro prójimo, aunque este
sea un siervo de Dios que haga prodigios y milagros,
aunque Dios le hable todos los días al oído, Dios que es
amor, nunca le dirá que haga algo en contra del amor. Esto
es muy serio y delicado y algunos darán cuenta a Dios por
no permitir a la Iglesia explotar de amor en sus
comunidades y a explotarla como hacen muchos pastores.
No se permite bíblicamente someterse a un líder que NO
SE SOMETE PRIMERO A LA VOLUNTAD DEL AMOR DE
DIOS, la cual es cumplir y hacer cumplir a toda la
congregación el mandamiento del amor. Recordemos lo que
nos manda también la Biblia:

29 Es necesario obedecer a Dios (al amor) antes que a los hombres (Hch.
5.29)

7 Acordaos de vuestros pastores, que os hablaron la palabra de Dios;


CONSIDERAD CUÁL HAYA SIDO EL RESULTADO DE SU
CONDUCTA, e imitad su fe. (Heb. 13:7).

La conducta de un líder cristiano debe ser siempre


impulsarnos hacia a fuera para hacer el bien a los demás.
La iglesia es una luz que debe alumbrar en nuestra
comunidad SIEMPRE.

14 Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no
se puede esconder. 15 Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud
(el almud es un cajón de 4 paredes de madera donde se median las

51
Las 40 Verdades de la Tradición Evangélica Abel
Saavedra
semillas), sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa.
16 Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras
buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que están los cielos.
(Mt.5:14-16).

Una flama de luz necesita oxigeno para alumbrar, si la


cubrimos con un cajón la flama se extinguirá lentamente y
la oscuridad la conquistará. Así como la luz debajo del
almud o cajón de madera, los cristianos somos pequeñas
flamas de la luz del amor, y no nacimos para estar
obligados a permanecer por siempre dentro de las cuatro
paredes de un templo donde siempre están las mismas
personas, y donde no puede circular con oxígeno el amor a
los de afuera. La rutina y la oscuridad del mundo nos
asfixiarán, nuestra misión igual que la de Jesús, está en
difundir un evangelio comunitario, alumbrando en la
oscuridad del pecado donde realmente hace falta la luz del
amor.

La palabra iglesia proviene de la palabra griega ek kaleo


que significa: “Los llamados afuera” Es cierto que tenemos
que congregarnos, pero no para buscar bendiciones y
prosperidades materiales y terrenales, sino para hacer lo
correcto con el prójimo, para pedirle a Dios por los
desamparados de afuera, y para ayudar a los necesitados
de adentro, así nunca habrá necesitados entre nosotros.
Con esto la Biblia no nos quiere decir que es malo
congregarse, lo que el amor y la Biblia enseñan es que
debemos congregarnos para amar, esto es realmente lo
mejor. Por esto Pablo corregía a sus iglesias:

17 …no os alabo; porque NO OS CONGREGÁIS PARA LO MEJOR,


sino para lo peor... (1Cor.11.17).

Jesús SE CONGREGABA con sus doce discípulos con una


misión específica, llevar sanidad, pan, y el mensaje de
salvación a los necesitados, así demostraba su amor. Por
eso el congregarse en un templo no debe ser obligatorio, ni
tampoco un ritual, la iglesia no es un club social con
membresía dominical, el templo debe ser como una especie
de escuela donde se aprende a hacer la guerra a la
necesidad, al egoísmo, con armas de luz, con armas de

52
Las 40 Verdades de la Tradición Evangélica Abel
Saavedra

amor. El congregarse debe ser una acción que tenga un fin


humano y social que exalten la obra de Dios.

16 Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras
buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.
(Mt.5.16).

Congregarse trata principalmente de nuestra relación con el


prójimo que busca exaltar el nombre de amor de Dios. La
verdadera Iglesia es la gente, no son los concilios, ni las
denominaciones, ni los templos; eso no es la iglesia.

29 Donde están dos o tres congregados en mi nombre, (en nombre del


amor) allí estoy yo en medio de ellos. (Mt. 18.29).

Ahora bien, también se nos exhorta a que:

14 Todas vuestras cosas sean hechas con amor. (1Cor 16:14).

Sin contradecir en ningún momento a los que predican lo


contrario al amor, y sin discutir para no ofender a nadie,
podemos simplemente reunirnos dentro de nuestras
iglesias, y formar pequeños frentes de acción, para visitar
enfermos, ir a las cárceles, ayudar a los indigentes de las
calles, y a los necesitados de nuestras propias iglesias.
Pídanle permiso primero a Dios. No tengamos la tradición
de ser cristianos, sino que seamos cristianos con espíritu de
acción y de verdad.

24 Dios es Espíritu, y los que le adoran deben adorarle en Espíritu y en


Verdad (en amor) es necesario que le adoren. (Jn.4.24).

Recordemos que la Biblia también dice:

10 Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y


mayormente a los de la familia de la fe. (Gál 6:10).

Notemos que aquí no dice que UNICAMENTE a los de la


familia de la fe, sino que antes dice; A TODOS. Dios no
vino a buscar a los que ya estaban salvos.

32 No he venido a llamar a justos, sino a pecadores al arrepentimiento.


(Lc.5.32).

53
Las 40 Verdades de la Tradición Evangélica Abel
Saavedra

Se necesita piel para transmitir el amor, la gente no


necesita realmente de una revista cristiana, o de programas
de radio ni de una emisora televisiva donde
constantemente se le pida dinero en vez de predicar
el verdadero mensaje de salvación a través del amor, a los
convictos que ya están arrepentidos, a los mendigos de las
calles, a los que tienen SIDA, a los discapacitados, a los
huérfanos, a los ancianos sin familia; a estos se les debe
proporcionar de un Espíritu Santo actuando en la vida de
hombres comprometidos que les puedan transmitir un
cariño personalizado, igual como lo hizo Jesús. El evangelio
o el mensaje de salvación no consiste en algo escrito o
audible, el evangelio es un sentimiento que personalmente
se comparte. El amor necesita un cuerpo para
manifestarse. Jesús nunca utilizó el medio escrito para
llevar a cabo su misión, nunca tiró volantes desde el cielo.
Jesús amó personalmente, dejó su reino de comodidad para
sacrificarse sin ánimo de lucro ni búsqueda de prosperidad
por llevar una vida de renuncia por amor al prójimo,
haciendo de su vida un ministerio en las calles, siempre
donde se le necesitaba, no dentro de un almud o un grande
cajón de cuatro paredes, igual como se han convertidos los
templos; en museos de culto al egoísmo y a la belleza
exterior, mientras que por dentro la iglesia no se enriquece
con buenas obras como lo pide el señor.

18 …hagan bien …SEAN RICOS EN BUENAS OBRAS, dadivosos,


generosos. (1Tm.6.18).

Sin criticar la tradición de nadie, pongamos en práctica el


verdadero propósito de ser cristianos, otros, viendo el
ejemplo se sumaran. Y de una vez por todas pidámosle al
Señor como es debido, pidámosle por otros, pidámosle por
el renacimiento de la Iglesia, porque muchos abran los ojos
a una verdad tan sencilla pero difícil de aceptar, debido a
las vendas de la tradición. Los cristianos de hoy día, han
negado el conocimiento del amor por su egoísmo,
ahogándose en la más grande tradición que hoy en día
existe, la misma doctrina moderna de prosperidad de los
concilios cristianos. La tradición hoy en los cristianos, es

54
Las 40 Verdades de la Tradición Evangélica Abel
Saavedra

igual a los días antes de la reforma de Lutero, la iglesia


sigue adorando a los mismos dioses de oro y plata, de la
prosperidad, solo que ahora estos dioses no ya están
colgados en los altares de los templos, sino que ahora lo
adoran en sus bolsillos, con más obediencia y simpatía que
ley del divina del amor. El mundo necesita de la verdadera
luz de la salvación, y la más simple y sencilla verdad de las
40 que se hemos mencionado aquí, es que esa luz que
puede cambiar al mundo siempre la has portado tú en tu
propio corazón, y es tu amor.

UN AVIVAMIENTO ES:
LA REACCION EN CADENA DE TU AMOR

Se autorizan todos los derechos de reproducción total o


parcial del presente documento, con el fin de distribuirse
gratuitamente, incluyendo citas del autor.
Direcciones:
Abel Saavedra
Investigador Social
abelsaav@hotmail.com
http://zeitgeistpanama.blogspot.com/

“Divúlguese la Verdad”

55

También podría gustarte