CONCEPTO DE EDUCACIÓN AMBIENTAL

El proceso de sociabilización por el cual una persona asimila y aprende conocimientos recibe el nombre de educación. Los métodos educativos suponen una concienciación cultural y conductual que se materializa en una serie de habilidades y valores. Las personas deben aprender a llevar una vida sostenible que reduzca el impacto humano sobre el medio ambiente y que permita la subsistencia del planeta. Reducir la contaminación, minimizar la generación de residuos, impulsar el reciclaje, evitar la sobreexplotación de los recursos y garantizar la supervivencia del resto de las especies son algunos de los objetivos de la educación ambiental. La educación ambiental forma parte de los programas educativos de los colegios.

La educación ambiental es un concepto que se ha propuesto desde los últimos años como parte fundamental del desarrollo formativo. Está definida como el proceso de reconocer los valores y aclarar los conceptos con el objetivo de crear habilidades y actitudes necesarias para comprender y apreciar la relación entre el hombre, su cultura y el medio que lo rodea.

En 1975, las Naciones Unidas, en Ginebra, definió la educación ambiental como la relativa al ambiente, que pretende en primer lugar, instruir al conjunto de ciudadanos, para que adquieran conciencia del problema del deterioro ambiental en la vida cotidiana, inculcándole los conocimientos, las capacidades y el sentimiento de responsabilidad indispensables para hallar la solución a dichos problemas.

Por otra parte, las estrategias utilizadas en la educación ambiental se han integrado en tres tipos: formación y capacitación, información y comunicación, y participación ambiental. El objetivo es concientizar a las personas en cuanto a la importancia de cuidar su ambiente.

La educación se divide, principalmente, en dos: formal y no formal. La primera, hace referencia a aquella que recibimos en instituciones como colegios, universidades e institutos técnicos. La educación no formal es aquella suministrada fuera del salón de clases. La educación ambiental es esencial para el progreso de las personas, porque brinda herramientas integradoras sobre los diferentes recursos, lo que genera conciencia y promueve el desarrollo de iniciativas que buscan la protección, conservación, mitigación y el uso apropiado de los mismos. Por otra parte, ésta abre un panorama general a las personas sobre lo que el país tiene, lo que ocasiona, por ejemplo, en personas del área rural, conceptos sobre el área urbana y viceversa.

Gran parte de los esfuerzos de Proteger se han concentrado en una sola y gran tarea: hacer que la ciudadanía aprenda a relacionarse en forma armónica con la naturaleza que le rodea, para que sea ella la futura gestora de la protección de estas áreas naturales. Para lograr lo anterior, Protege ha utilizado la educación ambiental como herramienta clave. Una estrategia de educación ambiental busca fomentar el desarrollo de una cultura de valoración y respeto de los ambientes naturales, e incentivar la participación activa de la ciudadanía en la gestión ambiental. “La educación es fundamental para adquirir conciencia, valores y actitu des, técnicas y comportamientos ecológicos y éticos en consonancia con el desarrollo sostenible”(Agenda 21, Cumbre de Río, 1992). “La educación ambiental es el proceso permanente de carácter

interdisciplinario destinado a la formación de una ciudadanía que reconozca valores, aclare conceptos y desarrolle las habilidades y las actitudes necesarias para una convivencia armónica entre seres humanos, su cultura y su medio biofísico circundante” (Ley Nº 19.300 sobre Bases Generales del Medio Ambiente, Chile, 1994).

1. MARCO LEGAL DE LA EDUCACION AMBIENTAL

En Perú, el Código del Medio Ambiente (Decreto Legislativo No. 613 de 1990) dedica el Capítulo VII a la Acción Educativa, los Medios de Comunicación y la Participación Ciudadana. Asimismo, el Acuerdo Nacional, suscrito el año 2002, en su Política No. 12 propone fomentar el compromiso de la educación en el desarrollo de una conciencia ambiental, y en su Política No.19, menciona como uno de sus objetivos que el Estado “Promoverá la participación responsable e informada del sector privado y de la sociedad civil en la toma de decisiones ambientales y en la vigilancia de su cumplimiento y fomentará una mayor conciencia ambiental”.

La Ley General de Educación del Perú (Ley No. 28044 de julio del 2003) establece como uno de los Principios de la Educación “La conciencia ambiental, que motiva el respeto, cuidado y conservación del entorno natural como garantía para el desenvolvimiento de la vida” (artículo 8, numeral g.), y como un fin de la educación el contribuir a la formación de una sociedad que supere la pobreza e impulse el desarrollo sostenible del país (Artículo 9, numeral b). Orientación que ha sido concretada en la R. M. Nº 0048-ED-2005 , R.M. Nº 0710-ED-2005 y en la en la R.M. Nº 0712-ED-2006 que aprueba las “Orientaciones y Normas Nacionales para la Gestión en las Instituciones de Educación Básica y Educación Técnico - Productiva, para los años 2005 , 2006 y 2007, en las que se establece a la Educación Ambiental como Aspecto Pedagógico Transversal.

La Ley Marco del Sistema Nacional de Gestión Ambiental del Perú, Ley No. 28245 del 2004, sitúa como uno de los instrumentos de gestión y planificación ambiental “la elaboración de propuestas en materia de investigación y educación ambiental” (artículo 6, numeral j). Adicionalmente, en el Título III correspondiente a la Autoridad Ambiental, establece como una de las funciones del Consejo Nacional del Ambiente “Fomentar la educación ambiental y la participación ciudadana en todos los niveles”. En el Título VII refer ido a la

Educación Ambiental, el Artículo 36 De la Política Nacional de Educación Ambiental, afirma que “El Ministerio de Educación, en coordinación con el CONAM, elabora la Política Nacional de Educación Ambiental (...)”. El Artículo 37 De las Universidades y la Formación Profesional, establece que “Las universidades promoverán el desarrollo de programas de formación profesional en gestión ambiental de carácter multidisciplinario. En coordinación con el CONAM y la Asamblea Nacional de Rectores, elaborarán propuestas de políticas que promuevan la incorporación de profesionales especializados a la gestión ambiental del país”.

El Reglamento de la citada Ley, el Decreto Supremo 008-2005-PCM, menciona en su Artículo 87 que la educación ambiental es el instrumento para lograr la participación ciudadana y base fundamental para una adecuada gestión ambiental. Asimismo, que el Ministerio de Educación y el CONAM tienen la obligación de articular y coordinar con las entidades de Estado y la Sociedad civil la Política Nacional de Educación Ambiental, cuyo cumplimiento es obligatorio.

Por su parte la Ley General del Ambiente, Ley 28611, en su artículo 127, define educación ambiental como “proceso educativo integral, que se da en toda la vida del individuo, y que busca generar en éste los conocimientos, las actitudes, los valores y las prácticas, necesarios para desarrollar sus actividades en forma ambientalmente adecuada, con miras a contribuir al desarrollo sostenible del país”. Asimismo, ratifica que “El Ministerio de Educación y la Autoridad Ambiental Nacional coordinan con las diferentes entidades del estado en materia ambiental y la sociedad civil para formular la Política Nacional de Educación Ambiental, cuyo cumplimiento es obligatorio para los procesos de educación y comunicación desarrollados por entidades que tengan su ámbito de acción en el territorio nacional”

La Resolución Suprema Nº 001 - 2007-ED que aprueba el "Proyecto Educativo Nacional al 2021: La Educación que queremos para el Perú", elaborado por el Consejo Nacional de Educación, señala entre sus programas, “Enfatizar como áreas prioritarias de aprendizaje la comunicación –que incluye la

lectura comprensiva y la escritura creativa; las matemáticas –que incluyen el pensar lógicamente; las ciencias –que incluyen la relación con el ambiente; la ciudadanía –que incluye la identidad nacional, la convivencia, la integración social, el respeto por las diferencias; y el desarrollo personal –que incluye la autonomía, la autoestima, la expresión estética, el cuidado y desarrollo del cuerpo, la psicomotricidad y la conducta moral, para niños de 6 a 12 años; así como el desarrollo de las capacidades sociales, cognitivas, corporales y comunicacionales para niños de 4 a 5 años.

Finalmente, la Resolución Vice Ministerial 0017 -2007-ED aprueba las normas que establecen la organización y la ejecución de la actividad permanente de Movilización Social “Escuelas Seguras, Limpias y Saludables” la cual se encuentra a cargo de la Dirección Nacional de Educación Comunitaria y Ambiental del Ministerio de Educación, y de las Direcciones Regionales de Educación, las Unidades de Gestión Educativa Local y las Direcciones de Instituciones Educativas. Esta actividad permanente incluye como líneas de acción la educación para la conservación y uso sostenible de los recursos naturales y construidos, la educación para el ahorro y uso eficiente del agua, energía eléctrica y promoción de uso de energías alternativas limpias, la educación comunitaria para la promoción de la conciencia ambiental hacia el desarrollo sostenible y la promoción de saberes locales, la educación en gestión de riesgos, la educación sanitaria ambiental, la educación para la salud y nutrición de la comunidad educativa, y la educación emprendedora con fomento de la producción limpia, los econegocios y el ecoturismo.

Qué es EA, es un proceso. Para muchas personas, este es un concepto que se le hace difícil comprender. Mucha gente habla o escribe sobre enseñar EA. Esto no es posible. Uno puede enseñar conceptos de EA, pero no EA. La falta de consenso sobre lo que es EA puede ser una razón de tales interpretaciones erróneas. Por ejemplo, con frecuencia educación al aire libre, educación para la conservación y estudio de la naturaleza son todos considerados como EA. Por otro lado, parte del problema se debe también a que el mismo término educación ambiental es un nombre no del todo apropiado. En realidad, el término educación para el desarrollo sostenible sería un término más comprensible, ya que indica claramente el propósito del esfuerzo educativo: educación sobre el desarrollo sostenible, el cual es en realidad la meta de la EA. De hecho, el Consejo sobre Desarrollo Sostenible [del Presidente Clinton, Estados Unidos] sugirió que la EA está evolucionando hacia educación para la sostenibilidad, que tiene un "gran potencial para aumentar la toma de conciencia en los ciudadanos y la capacidad [para que ellos] se compromentan con decisiones que afectan sus vidas."

http://es.slideshare.net/paezco/educacion-ambiental-1 http://es.slideshare.net/juany77/proyecto-de-educacion-ambiental-9513836 5.2 Principios de una estrategia de educación ambiental para la precordillera de Santiago. La elaboración y ejecución de la EEA para la conservación de la precordillera de Santiago se basó en una serie de principios: • Orientación hacia el desarrollo sustentable o sostenible. Hoy se identifican como ambientales no sólo los problemas clásicos relativos a la contaminación, sino también otros ligados a temas sociales, culturales y económicos. Es decir, se asocia el factor medioambiental a un desarrollo sustentable que garantice una adecuada calidad de vida para las actuales y futuras generaciones, enfoque que debe ser incorporado en la educación. • Contextualización. Para llevar a cabo experiencias exitosas de educación ambiental es preciso tomar en cuenta el perfil y las características específicas del grupo con que se trabaja, como los intereses, edad, género, nivel socioeconómico y ubicación geográfica. • Coherencia. Al desarrollar una labor de educación ambiental es importante

considerar los siguientes pilares: - Educación sobre el medioambiente: hace referencia al medio natural como un contenido. - Educación a través del medioambiente: tiene incidencia metodológica en el cómo enseñar. - Educación a favor del medioambiente: esto lleva implícito un componente ético, es decir, aquella educación que incide en la formación valórica de las personas y que permite configurar una ética de las relaciones del ser humano con su ambiente. • Perspectiva sistémica. Enfocada a la comprensión de que nuestro medioambiente es producto de múltiples interacciones dinámicas entre factores ecológicos, sociales, económicos y culturales. Cada uno de estos elementos tiene una influencia sobre el resto, modificándolos y modificándose.• Visión socioambiental. El diseño y la ejecución de los programas de educación ambiental deben incorporar la reflexión y discusión sobre el impacto que tienen las actividades humanas en la naturaleza, y los riesgos y amenazas que la degradación del medioambiente tienen para el ser humano. Se debe romper con la división que existe entre sociedad, naturaleza, cultura y recursos naturales, adquiriendo una mirada integral. • Participación y cooperación. El espíritu que debe presidir el diseño y aplicación de la estrategia es fomentar la participación conciente, responsable y eficaz de la ciudadanía y, asimismo, fomentar la cooperación mutua y equitativa entre los agentes privados, públicos y las organizaciones civiles. • Transversalidad. Consiste en incorporar a la educación formal contenidos de educación ambiental que no son exclusivos de una sola disciplina académica, sino que pueden estar asociados a todas o muchas de ellas. Este carácter transversal aporta un enfoque nuevo a los conocimientos y a los problemas ambientales. • Flexibilidad. Enfoque activo que debe considerar la acción educativa a través de mecanismos de retroalimentación que le permitan flexibilizar el diseño cuando

nuevas circunstancias o situaciones así lo exijan. 5.3 Se deben diseñar y aplicar programas de educación ambiental para distintos públicos. Para una cultura de cambio se requiere la participación de todos, por lo que es indispensable desarrollar programas y actividades educativas dirigidos a distintos públicos. En virtud de lo anterior, para velar por el manejo sustentable de la precordillera de Santiago, Protege implementó programas de educación ambiental para los siguientes sectores de la población: niños, jóvenes, profesores, guardaparques, monitores de montaña, visitantes de la precordillera, gestores públicos encargados de la planificación y ordenamiento del área, instituciones internacionales, ONGs y entidades nacionales, regionales y locales públicas y privadas relacionadas con la educación ambiental. 5.3.1 Estudiantes, docentes y educadores no formales. Siendo la niñez y la juventud las etapas más sensibles para modificar conductas y transmitir valores, y los docentes y otros educadores no formales (guardaparques, monitores, otros) los principales encargados de generar y aplicar significativos procesos educativos ambientales, Protege tuvo una especial dedicación en trabajar con este público. 5.3.2 Gestores públicos de la planificación urbana y el ordenamiento territorial. Dadas las implicancias que las decisiones tomadas por estos profesionales pueden tener en el desarrollo de la ciudad y de su precordillera, se consideró de gran importancia involucrarlos en las acciones educativas, con el fin de que puedan “…planificar, coordinar y regular los usos del territorio en función del bienestar común, para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos en un espacio determinado y en la perspectiva de lograr un desarrollo sustentable tanto en lo económico como en lo social y ambiental” (CONAMA, Visiones de los Actores Institucionales respecto del Ordenamiento Territorial).

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful