Insalvables (parte 1 de 2

)

Confío en que no se salvarán y arderán en el fuego eterno del juicio final quienes se han pasado la vida engañando a sus congéneres, los insalvables, los políticos. No sé si éso le ocurrirá a Federico M. Zaragoza, pero el “Salvados” emitido el domingo merece un insalvable comentario.

No deberían tener mayor importancia la vida y andanzas de ningún hijo de vecino para tumbar uno solo de sus argumentos. En demagogia retórica, al atacar a alguien en lugar de a sus argumentos, se lo llama falacia ad hominem.

Pero es que Mayor nos autoriza a ello desde el mismo momento en que, tras ser inquirido por Évole, responde que dimitiría de su cargo sin titubear si estuviera en el lugar de nuestro actual ministro de educación español, por estar en total desacuerdo con las medidas de recorte adoptadas por el ejecutivo de Mariano Rajoy.

Cuando Mayor dramatiza este momento, en aras claramente de parecer ejemplar ante la audiencia, vincula totalmente su ser público a su código ético y personal.

Pero haciendo este alarde de total coherencia entre vida y pensamiento, entre política y pensamiento, nos abre, lo sepa o no, la puerta para que podamos someter a sus argumentos a la prueba, entre otras, de la coherencia con su vida. Y todos sabemos que de esta prueba de vida sólo se sale victorioso, a no ser que uno se la haya pasado en buena parte disimulando, como tal parece.

Si no fuera porque Mayor ha sido de los pocos españoles que han tenido el privilegio de ser altos funcionarios del Estado, y de los máximos órganos internacionales del mundo en todas las épocas desde el franquismo, y si no fuera porque todos sabemos usar ese monumento a la cultura interestelar que es la Wikipedia, creeríamos que estamos ante cualquier vulgar asalariado, con algunos estudios y una casa heredada, cuyas pretensiones de cambiar un mundo al que ha sido medianamente ajeno, combaten en intensidad con una indignación medio impostada.

Pero el caso es muy otro. La nómina de cargos ostentados por Mayor no deja lugar a dudas. Y me parece no sólo de mal gusto, sino de una incoherencia muy cercana al fraude, que quien durante 50 años lleva acumulando los puestos de máximo nivel político nacional e internacional, crea que tiene la autoridad mínima para presentarnos

queremos rescatar y salvar a la democracia y a los representantes de ésta que nos han conducido hasta esta debacle. las ayudas internacionales para esos rescates. Diputado por UCD. Diputado en el Parlamento Europeo. Ministro de Educación. lo verdaderamente relevante e importante en materia de rescates. aparentemente a contrapelo de su perfil independiente que no me parece más que una fachada. Director General Adjunto de la UNESCO y Copresidente del Grupo de Alto Nivel para la Alianza de Civilizaciones. rector de la Universidad de Granada y Subsecretario de Educación y Ciencia del gabinete presidido por Franco. Pero eso es absolutamente insustancial ahora mismo para España. que por cierto. es si España. . los españoles que pagamos impuestos. España no necesita dinero de nadie en materia del rescate que ha de rescatarla. Es ésta tan sólo una breve y parcial muestra de los cargos del más alto nivel de decisión sobre el diseño del mundo y de la España en que vivimos. también unos cuantos. y que es el único rescate que perentoriamente necesita. Catedrático de Bioquímica. Consejero del Presidente del Gobierno. que desde las últimas elecciones parecen más preocupados por simular que acaban de aterrizar en la política española que por tratar de salvarla. Desconozco si Évole le advirtió entre bambalinas que España cuenta ya con expertos en destrozar países. bien los representa Mayor Zaragoza. y que ha ostentado quien se nos presenta en la entrevista cocinada por Évole casi como una víctima del sistema. nos sobran. y según me parece debería ser lo más urgente para la ciudadanía española en lo tocante a la palabra “rescate”. De esos insalvables.las soluciones a un mundo que es y ha sido hijo de sus propias decisiones y de los de su casta. más ahora transformada en indignada antisistema. Por contra. Y es que el programa del catalán no puede estar mejor nombrado. los fondos. Lo único relevante ahora mismo. es decir. y de si son suficientes las cantidades. España está apuntalada desde hace ya mucho por poderes externos a la nación. tiene que ver con la pregunta: ¿salvamos a los políticos? ¿Los políticos son aún rescatables? Todos los días se habla de rescates. por cuanto que creo que es totalmente irrelevante pensar si España va a ser rescatada.

corre totalmente el riesgo de salir totalmente impune. el fondo propio. y de que no tengamos que volver a hacerlas porque ya estamos aportando fondos propios al único fondo de rescate posible para un pueblo. al completo. Y eso es algo que una democracia no se debe poder permitir. si no es que hemos sido todos a una. tenemos ese fondo de rescate suficiente como para no hacerlo? Si no lo tenemos ¿por qué hemos dejado que esto suceda? ¿Quiénes de nosotros. en todos los términos de su lógica.Para el rescate del que yo hablo. valentía y responsabilidad suficiente. esto es. inmune. Y podría formularse así: ¿Tiene la ciudadanía española. es necesario formularse precisamente la opción contraria u opuesta a la que oímos en los medios de comunicación todos los días. han dejado que esto suceda? ¿Acaso la democracia no significa la creación de ese fondo eterno de valores que nos permita pedir responsabilidades a quienes gobiernan en nuestro nombre y representación? Si no tenemos la respuesta a estas preguntas. con lo que nunca importa. ¿nos estamos asegurando de que no vuelva a suceder. toda. previas a todo rescate externo con dinero. No sirve de nada rescatar ni con todo el dinero del planeta. el de su amor propio? Me parece que si no hacemos estas reflexiones previas. y por lo tanto sin responsabilidad alguna. a quienes internamente. so pena de parecer ella misma insalvable e irrescatable. como condición previa para salir de ésta. para no salvarlos. la fuerza suficiente como para no rescatar a los políticos. democráticamente y moralmente son del todo irrescatables. pues no serviría de nada ir a buscarlos a otro sitio que a nuestros corazones. El corolario es evidente. no tendremos la capacidad de salir del atolladero en el que nos encontramos por cuanto que una de las partes fundamentales que nos ha llevado a éste. . para ponerlos entre la espada y la pared? ¿Contamos con un fondo de rescate de dignidad. sin pedir ninguno de estos conceptos prestados.

los indignos entre los indignos. de los poderes y conocimientos suficientes. asegurándole así la apertura de las puertas del cielo? En el próximo capítulo rebatiré y contraargumentaré todas y cada una de las falacias utilizadas por Mayor para apuntalar un discurso totalmente reprochable. los únicos dignos de ser salvados. de la cultura ni más ni menos. lo han hecho sin escrúpulo alguno con criterios grupales y nunca técnicos. se han caracterizado por ser aquellos que. sabrá mucho de Bioquímica. por ejemplo. ideológico. Mayor. Si Mayor. subjetivo y en resumen: insalvable entre los insalvables. ha demostrado que todo lo que ha tocado lo ha convertido en materia de defecación.¿Las instituciones públicas pagadas por todos los que pagan impuestos. esta sapiencia debería resultarle totalmente irrelevante. mentiroso. los insalvables de la humanidad. ¿por qué debemos salvarlo y rescatarlo. es algo que tan sólo debería importar a sus alumnos y quizá a sus colegas de profesión. para darnos cuenta y poner remedio a semejante estafa política por parte de los insalvables? Los políticos. impreciso. lo mismo que el resto de los políticos de la humanidad. tendencioso. a sabiendas de no tener competencia alguna en la materia en la que han decidido y gobernado. y de la que efectivamente ha cobrado. nos han dotado. . tomando a pies juntillas su último credo como quien comulga. como por ejemplo la educación pública. Pero para al resto de la humanidad a la que supuestamente ha servido. los insalvables.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful