Está en la página 1de 3

 El libro es una crítica a la Revolución, a sus héroes en la cual de forma burlesca se 

refiere a sus personajes donde la tragedia es común en México. El autor nos lleva 
de la mano de uno de sus protagonistas por este país y esta Revolución donde 
caciques son secuestrados para sacar dinero y donde los pobres son manipulados 
por algún caudillo , en un país donde la corrupción no era ninguna novedad así 
como el poco valor que le daban a la vida, finalmente en el relato el personaje 
principal es atrapado pero no es fusilado sino que pusieron a otro hombre que tenia 
parecido con él y esa imagen fue la que salio en los diarios como seguramente se 
hizo con muchos otros personajes de alguna importancia. 

De la pluma de Jorge Ibargüengoitia, Los Relámpagos de Agosto es una novela 
breve y divertida, que aborda los ires y venires de un militar que participó en la 
revolución mexicana. Ya sabemos en lo que terminó esta guerra, además sabemos 
también que la historia la escriben los ganadores (y por si fuera poco, sabemos que 
la escriben a su manera), por lo que desde esta óptica, serán ellos los que realizan 
las hazañas, los actos más patrióticos, y los que se sacrificarán por el bien de la 
nación. Por eso, Ibargüengoitia prefiere tomar a un ficticio General José Guadalupe 
Arroyo, dotarle de la calidad de antihéroe, y hacerle pasar por los sinsabores de la 
transición y la repartición del poder en el proceso de consolidación de la revolución, 
con un toque humorístico que ronda permanentementa la sátira, porque Arroyo 
parece tomar siempre la decisión equivocada, estar en el lugar incorrecto y contar 
con la suerte de ser rescatado de alguna forma gracias a sus vínculos con otros 
generales o con aquellos que detentan el poder.

Esta es una novela narrada de manera muy sencilla, de lectura rápida y con un 
enfoque que a ratos me parece muy cinematográfico, cargada de mucho humor e 
ironía; lo mejor de ella es la forma en que los protagonistas se van adaptando a los 
hechos conforme se les presentan, como buenos políticos que saben que el que se 
mueve no sale en la foto. 

GANADORA DEL PREMIO DE NOVELA CASA DE LAS AMÉN CAS EN 1964, LOS 
RELÁMPAGOS DE AGOSTO ES EL REVERSO HUMORÍSTICO DE LA NOVE/A DE 
LA REVOLUCION BASADA EN HECHOS REALES Y CONOCIDOS, AUNQUE LOS 
PROTAGONISTAS SON IMAGINANOS LA TRAMA SE VA POR EL LADO CHUSCO 
DE LA VIDA Y OBRA DE UN MILITAR CAÍDO EN DESGRACIA SIN PENA NI 
GLONA RECLUIDO EN SU CUARTO CON LAPIZ EN MANO EL GENERAL 
ARROYO ESCRIBE ES CNBE Y ESCNBE SUS MEMORIAS EL AUTOR HACE 
GALA DE SU ESTILO CHISPEANTE Y EN FORMA SATINCA MORDAZ IGUAL 
QUE UNA PARODIA ENSAMBLA LOS PERSONAJES Y LOS SUCESOS DE 
MANERA QUE LAS DESVENTURAS DEL VIEJO MILITAR RESULTAN 
HILARANTES Y CON UNA CARGA DE PROYECTILES PARA EL DISFRUTE DE 
TODOS SUS LECTORES JORGE IBARGUENGOITIA ES YA UN CLÁSICO DE LAS 
LETRAS MEXICANAS. 

¿Cuantas revoluciones hubo en la Revolución Mexicana? Los Relámpagos de 
Agosto nos situa después de la muerte de Álvaro Obregón (claro con los nombres 
de personajes y ciudades están cambiados como siempre le hace Ibargüengoitia) en 
lo que se conoce (en otra gran novela que leí hace años llamada la Sombra del 
Caudillo) como la sucesión del caudillo. Después de la muerte de este y con tantos 
generales en la milicia mexicana cada quien sigue lo que para él considera "la 
revolución".
Es así como Jorge Ibargüengoitia nos deja en este libro una agradable idea del 
ambiente politico­militarizado del final de los 20's y principio de los 30's. Un libro a 
forma de memorias de uno de los perdedores de esa revolución que terminó con la 
creación del partido único PIIR (uds dir´na a quien parodia) y como ese grupo al que 
pertenece nuestro narrador decide irse por otro lado para las elecciones viéndose 
siempre mangoneado y entredicho con el "jefe" actual del país.
Personalmente, no me pareció tan genial como Los Pasos de López (aunque una 
vez leí en el blog de BEF que a él le parecía mejor este que los Pasos, cuestión de 
gustos), si me reí y me sacó sonrisas como todos los libros del autor, pero no fue 
realmente lo que me esperaba. Es un libro cortito, con una narrativa que si bien se 
parodia a cada instante con supuestas declaraciones que no dijo el protagonista no 
causan el sarcasmo acostumbrado como en Estas ruinas que vez o en Los pasos 
de López e incluso en sus cuentos biográficos de la Ley de Herodes.
Es un buen libro, eso que ni qué...

"Jorge Ibargüengoitia fue el cronista rebelde de una nación avergonzada de su 
intimidad e incapaz de ver en su Historia otra cosa que próceres de bronce. Para él, 
los héroes no se forjan en el cumplimiento del deber sino de los avatares de su muy 
humana condición (...) La satisfacción de los deseos más nimios y los insondables 
azares provocan las peripecias que los políticos y la costumbre transforman en 
epopeyas. Desmitificador de tiempo completo, Ibargüengoitia buscó los vínculos 
entre la alcoba y el poder, los vapores de la cocina y el Palacio Nacional. Escribió a 
contrapelo en un país donde los gobiernos emanados de la Revolución definieron la 
vida pública de 1929 a 2000." Juan Villoro

Jorge Ibargüengoitia (Guanajuato 1928 ­ Madrid 1983) es autor de una obra 
caracterizada por una visión punzante y antisolemne de la provincia, la historia y la 
política mexicanas. Irrumpió en el panorama literario con la comedia Susana y los 
jóvenes, escrita en 1953 y estrenada un año después. Alcanzó el reconocimiento 
inicial como dramaturgo al recibir una mención especial en el Concurso de Teatro 
Latinoamericano de Buenos Aires en 1956, por La lucha con el ángel (1956); el 
Premio Ciudad de México, por La conspiración vendida (1960); y el Premio Casa de 
las Américas 1963 por El atentando (1961). El rey tiene cuernos y Clotilde en su 
casa (ambas de 1954), El loco amor viene, El tesoro perdido y Dos crímenes (1956), 
Pájaro en mano y El viaje superficial (1959), Ante varias esfinges, Los buenos 
manejos y La fuga de Nicanor (1960) y No te achicopales Cacama (1961) 
ejemplifican esta primera etapa teatral. Sin embargo, Ibargüengoitia dio paso con 
Los relámpagos de agosto, su primera novela y Premio Casa de las Américas en 
1964, a una fase caracterizada por el mayor protagonismo de su obra narrativa. A 
los relatos de La ley de Herodes (1967) y la novela Maten al león (1969), siguió la 
trilogía desarrollada en la provincia ficticia de Plan de Abajo y formada por Estas 
ruinas que ves (1974, Premio Novela Ciudad de México), Las muertas (1977) y Dos 
crímenes (1979). Los pasos de López (1982) fue su sexta y última novela. Además, 
es autor del ensayo Teatro mexicano contemporáneo (1957) y colaboró con varias 
publicaciones culturales, compilando en 1972 sus artículos periodísticos en Viajes 
en la América ignota, al que se agregaron nuevos volúmenes similares aparecidos 
póstumamente.

Intereses relacionados