Está en la página 1de 7

584-590-C07-12355.ANE ORIGINAL-OBON 11/12/07 17:39 Página 584

(Rev. Esp. Anestesiol. Reanim. 2007; 54: 584-590)

ORIGINAL

Intubación fibroóptica oral. Localización del lugar de resistencia al avance del tubo traqueal y maniobras para solucionarlo. Estudio de simulación en maniquí

H. Obón Monforte a, *, A. Romagosa Valls a, *, J. Trujillano Cabello a, **, R. González Enguita a, *, L. F. Guerrero de la Rotta a, *, J. M. Sistac Ballarín a, *

*Servicio de Anestesiología, Reanimación y Terapéutica del Dolor. **Servicio de Cuidados Intensivos. Hospital Universitario Arnau de Vilanova. IRBLLEIDA.

Resumen

OBJETIVOS: Determinar el lugar más frecuente de resistencia al avance del tubo traqueal durante la intu- bación fibroóptica oral en maniquí, aplicando un algo- ritmo de maniobras para solucionarlo. MÉTODO: Se establecieron 4 grupos de estudio donde se compararon dos tipos de tubo traqueal, uno estándar y otro reforzado flexible, de 7,5 mm de diámetro interno, combinándolos o no con una cánula orofaríngea de intu- bación tipo Williams. Se utilizaron dos fibroscopios, uno para realizar la intubación y el otro para observar la localización de la resistencia y la efectividad de las maniobras para evitarlo. Se clasificó el grado de resis- tencia según la escala de Jones, modificada, desde el gra- do 0 (intubación sin resistencia), al grado 4 (no intuba- ción), y se registró la localización de la resistencia y el tiempo necesario para cada intubación. RESULTADOS: Se realizaron 250 intubaciones orales. Se encontró resistencia en el 75,2% de los casos. Las locali- zaciones principales de la obstrucción fueron el cartílago aritenoides derecho y la comisura posterior. En el 89,6% de los casos se intubó la tráquea sin maniobra alguna o con una rotación antihoraria de 90º. Hubo diferencias estadísticamente significativas en resistencia y tiempo de intubación cuando se utilizó la combinación de tubo reforzado flexible y Williams. CONCLUSIONES: La rotación antihoraria de 90º del tubo fue una maniobra efectiva para superar la resisten- cia. La combinación de un tubo reforzado flexible y Williams es la que presentó menos resistencia y menores tiempos de intubación.

Palabras clave:

Intubación traqueal. Laringoscopia. Maniquís. Broncoscopios.

a Médico Adjunto.

Correspondencia:

Herminio Obón Monforte Servicio de Anestesiología y Reanimación. Hospital Universitario Arnau de Vilanova de Lleida. C/ Alcalde Rovira Roure, 80 25198 Lérida E-mail: anestesia@arnau.scs.es

Aceptado para su publicación en junio de 2007.

584

Locating the site of resistance to the endotracheal tube in fiberoptic oral intubation and maneuvers to overcome it:

a mannequin simulation study

Summary

O BJECTIVE: To determine the most common tracheal points of resistance during orotracheal insertion of a fiberoptic tube in a mannequin by applying a maneuver algorithm to overcome the resistance. METHOD: Four study groups were established to compare 2 types of endotracheal tube: a standard tube and a reinforced flexible tube with an internal diameter of 7.5 mm. The tubes were used on their own or in combination with a Williams airway intubator. Two fiberoptic bronchoscopes were used, one to perform the test intubation and the other to observe the location of resistance and the effectiveness of the maneuvers for overcoming it. The degree of resistance was scored using a modified Jones scale, from 0 (intubation without resistance) to 4 (intubation impossible); location of resistance and time required for each intubation were also recorded. RESULTS: A total of 250 oral intubations were performed. Resistance was encountered in 75.2% of the cases. The main locations of obstruction were the right arytenoid cartilage and the posterior commissure. In 89.6% of the cases, intubation of the trachea was achieved without maneuvering or with a 90° counterclockwise rotation. Statistically significant differences were found in resistance and intubation time when the reinforced flexible tube was used with the Williams intubator. CONCLUSIONS: Rotating the tube 90° counterclockwise was an effective maneuver for overcoming resistance. The combination of a reinforced flexible tube and a Williams intubator was associated with less resistance and shorter intubation times.

Key words:

Endotracheal intubation. Laryngoscopy. Mannequin. Bronchoscopes.

Introducción

La técnica de intubación fibroóptica fue descrita por Murphy por primera vez en 1967 1 . Hoy en día es comúnmente utilizada por los anestesiólogos en pacientes que presentan una vía aérea difícil, pudiendo realizarse tanto por vía oral como por vía nasal.

14

584-590-C07-12355.ANE ORIGINAL-OBON 11/12/07 17:39 Página 585

H. OBÓN MONFORTE ET AL– Intubación fibroóptica oral. Localización del lugar de resistencia al avance del tubo traqueal y maniobras para solucionarlo. Estudio de simulación en maniquí

Un problema asociado a esta técnica, independiente- mente de la ruta de acceso usada y de la experiencia del anestesiólogo, es la dificultad para introducir el tubo en la tráquea usando el fibroscopio como guía 2 . La causa de esta dificultad es la resistencia al avance del tubo traqueal sobre diferentes estructuras anatómicas del paciente, estando asociada a otros factores como el tipo, tamaño o diseño del tubo y el diámetro del fibros- copio utilizado 3-7 . Se han descrito casos de fallo de intu- bación después de una introducción correcta del fibros- copio en la tráquea. La incidencia de esta resistencia varía según el estudio realizado, del 24 al 90% 2,4 . El objetivo fundamental de nuestro trabajo es deter- minar en un maniquí de intubación, cuál es el princi- pal lugar de resistencia al avance del tubo traqueal cuando se utiliza un fibroscopio para intubación oral y aplicar un algoritmo de maniobras para evitar este pro- blema. Como objetivo secundario se encuentra la eva- luación del uso de la cánula orofaríngea de intubación tipo Williams, el tipo de tubo traqueal y posibles com- binaciones para conseguir la disminución de la resis- tencia al avance del tubo en la tráquea.

Material y métodos

El material utilizado fue: un maniquí de intubación (Laerdal Airway Management Trainer, Norway) ajus- tado a una dificultad de intubación media, un fibros- copio portatil (Pentax Medical Division), modelo FI- 10BS y Nº de orden 61264, de 3,4 mm de diámetro distal externo (DDE), que denominamos fibroscopio de intubación, un fibroscopio (Pentax Medical Divi- sion), modelo FB-15BS y Nº de orden 61242, de 4,8 mm. de DDE, que denominamos fibroscopio observa- dor, y una cánula orofaríngea de intubación tipo Williams (Sun Med Healthcare) de 10 cm de tamaño y Nº de referencia 1-1503-10. Se establecieron cuatro grupos de estudio donde uti- lizamos dos tipos diferentes de tubo traqueal; un tubo estándar (Hi Contour), y un tubo reforzado flexible (Safety-Flex), ambos Mallinckrodt (Athlone, Ireland) de 7,5 mm de diámetro interno (DI), combinándolos o no con Williams, que denominamos de la siguiente forma: Grupo Will-Ref (tubo reforzado flexible más Williams), Grupo Will-Est (tubo estándar más Williams), Grupo Estándar (tubo estándar) y Grupo Reforzado (tubo reforzado flexible). Dos anestesiólogos con experiencia en el manejo de fibroscopio en la práctica clínica habitual realizaron sesiones de 50 intubaciones cada una. La distribución por grupos y el orden de realización de la técnica por parte de los dos anestesiólogos se hizo de forma ran- domizada (tabla de números aleatorios).

15

Previamente a la técnica de intubación, uno de los anestesiólogos introdujo el fibroscopio observador por

la fosa nasal del maniquí, hasta que la punta del mis-

mo quedó localizada en la faringe en una posición des-

de donde se pudo obtener una clara visión de la glotis.

Una vez que el fibroscopio observador estuvo posi- cionado, el tubo traqueal fue montado sobre el fibros- copio de intubación y se lubricaron ambos con gel hidrosolubre antes del procedimiento. El segundo anestesiólogo fue el responsable de la intubación. Introdujo el fibroscopio por boca y lo avanzó a la trá-

quea hasta la identificación visual de la carina. Una vez hecho esto, se avanzó el tubo traqueal sobre el fibroscopio con el bisel encarado hacia la izquierda. El anestesiólogo que utilizaba el fibroscopio observador

fue el responsable de determinar la localización anató-

mica del sitio de obstrucción, la efectividad de las

maniobras realizadas para solucionarlo y el tiempo que se necesitó para cada intubación. Se graduó la visualización de las cuerdas vocales

con fibroscopio de la siguiente forma: no difícil (intro-

ducción del fibroscopio y visualización de las cuerdas vocales sin ninguna manipulación del mismo), mode- radamente difícil (pequeña manipulación del fibrosco-

pio en todas las direcciones), y difícil (gran manipula-

ción del fibroscopio en todas las direcciones, incluso

con cambios de posición del anestesiólogo) 2 . Se consideró la intubación como exitosa al primer

intento si no se encontró ninguna resistencia al paso

del tubo y se pudo intubar la tráquea. Si hubo resis-

tencia, se retiró el tubo traqueal aproximadamente 3

cm y se rotó 90º en sentido contrario a las agujas del

reloj, es decir, hacia la izquierda. Si en el segundo intento de intubación se volvió a encontrar resistencia al avance del tubo, se retiró 3 cm y se rotó 180º en sentido horario, es decir, hacia la derecha 3,4 . Si tampo-

co esta maniobra de rotación resultó efectiva y se

siguió notando resistencia, se realizaron otras manio- bras como retirada parcial del Williams si estaba colo- cado, flexión forzada del cuello o manipulación larín- gea externa. Se clasificó el grado de resistencia utilizando la escala de Jones 8 modificada, desde el gra-

do 0 (ninguna resistencia), al grado 4 (no es posible la intubación) (Tabla 1). Se anotó la localización donde se produjo el choque

del tubo traqueal en cada uno de los intentos de intu-

bación. Por último, se registró el tiempo necesario en segundos y décimas de segundo con un cronómetro

para cada intubación, de la siguiente forma: T1 o tiem-

po de fibroscopia (tiempo transcurrido desde el

comienzo de la fibroscopia hasta que la punta del fibroscopio llega a carina), T2 o tiempo de intubación (tiempo transcurrido desde el comienzo del avance del

585

584-590-C07-12355.ANE ORIGINAL-OBON 11/12/07 17:39 Página 586

Rev. Esp. Anestesiol. Reanim. Vol. 54, Núm. 10, 2007

TABLA 1

Grado de resistencia al avance del tubo traqueal. Algoritmo de manejo

Grado 0:

Intubación sin resistencia. Resistencia al primer intento. Se rota el tubo 90º en sentido antihorario. Resistencia al segundo intento. Se rota el tubo 180º en sen- tido horario. Resistencia al tercer intento. Flexión del cuello y/o mani- pulación laríngea externa. No es posible la intubación a pesar de todas las maniobras.

Grado 1:

Grado 2:

Grado 3:

Grado 4:

Escala de Jones 8 , modificada por los autores.

tubo traqueal hasta que se saca el fibroscopio de la boca) y tiempo total de la técnica o Ttotal (suma de los tiempos 1 y 2). Las variables estadísticas utilizadas se describen como mediana (intervalo cuartil) si son continuas (tiempos de realización de la técnica), y como porcen- taje (y su intervalo de confianza al 95%) si son discre- tas (porcentaje de éxito). Para la comparación de medianas se emplearon las pruebas no paramétricas de Mann-Whitney (dos comparaciones) y de Kruskal- Wallis (comparaciones múltiples), y para la diferencia de proporciones, la prueba de Chi-cuadrado. Se utilizó el paquete estadístico SPSS (versión 12.0).

Resultados

Se realizaron 250 intubaciones fibroópticas orales en maniquí. La distribución por grupos se refleja en la Tabla 2. Se encontró resistencia al avance del tubo traqueal sobre el fibroscopio en el 75,2% de casos (188 de las 250 intubaciones realizadas). Al comparar el porcentaje de resistencia según el gru- po a estudio, encontramos diferencia estadísticamente significativa en el grupo Will-Ref (test de χ 2 p < 0,05), en comparación con el resto de grupos (Figura 1).

TABLA 2

Distribución por grupos

Utilización de

Tipo de tubo

Totales

Williams

Estándar

Reforzado flexible

 

Grupo Will-Est

Grupo Will-Ref

Con Williams

N: 61

N: 55

N: 116

PI: 24,4%

PI: 22,0%

PI: 46,4%

 

Grupo Estándar

Grupo Reforzado

Sin Williams

N: 63

N: 71

N: 134

PI: 25,2%

PI: 28,4%

PI: 53,6%

Totales

N: 124

N: 126

N: 250

PI: 49,6%

PI: 50,4%

PI: 100,0%

N: número de intubaciones por grupo. PI: porcentaje de intubación por grupo.

586

por grupo. PI: porcentaje de intubación por grupo. 586 Fig. 1. Comparación del porcentaje de resistencia

Fig. 1. Comparación del porcentaje de resistencia según el grupo de estu- dio. Los grupos los denominamos de la siguiente forma: Grupo Will-Ref (tubo reforzado flexible + Williams), Grupo Will-Est (tubo estándar + Williams), Grupo Estándar (tubo estándar), y Grupo Reforzado (tubo reforzado flexible). (*) Diferencia estadísticamente significativa, test de χ 2 (p < 0,05).

En todos los casos se pudo intubar la tráquea y la visualización de la glotis con fibroscopio se registró como no difícil. El grado de resistencia encontrado se clasificó utili- zando como base la escala de Jones, como se refleja en la Tabla 3. Se anotó la localización donde se produjo la resis- tencia, durante todos los intentos acumulados de intu- bación (Tabla 4). Al comparar el tiempo empleado para cada intuba- ción traqueal, no hubo diferencias estadísticamente significativas entre los dos anestesiólogos. Tampoco hubo diferencias estadísticamente signifi- cativas al comparar los tiempos según el tubo traqueal utilizado (Figura 2). Sí encontramos diferencias estadísticamente signifi- cativas en todos los tiempos (T1, T2 y Ttotal), que fue- ron menores cuando se utilizó Williams (p < 0,05) (Figura 3). Al analizar a la vez los cuatro grupos a estudio, se encontró una diferencia estadísticamente signifi- cativa en el T2. En el grupo Will-Ref (tubo refor- zado flexible más Williams), se observa que es menor (test de Kruskal-Wallis p < 0,05), como se detalla en la Tabla 5.

16

584-590-C07-12355.ANE ORIGINAL-OBON 11/12/07 17:39 Página 587

H. OBÓN MONFORTE ET AL– Intubación fibroóptica oral. Localización del lugar de resistencia al avance del tubo traqueal y maniobras para solucionarlo. Estudio de simulación en maniquí

TABLA 3

Grado de resistencia

 

Maniobra realizada

Nº de casos

% de éxito

IC 95%

Grado 0

Intubación al primer intento Rotación 90º antihorarios Rotación 180º horarios Flexión del cuello o presión laríngea No intubación

62

24,8

(19,4-30,2)

Grado 1

162

64,8

(58,9-70,7)

Grado 2

8

3,2

(1,0-5,4)

Grado 3

18

7,2

(4,0-10,4)

Grado 4

0

0

Total

250

100,0

De las 250 intubaciones, 62 fueron realizadas al primer intento sin observar ninguna resistencia. De los 188 casos donde hubo resistencia, con la maniobra de rotación de 90º en sentido antihorario, se pudieron intubar 162. Es decir, en el 89,6% de los casos, se pudo intubar la tráquea sin maniobra alguna o con una rotación de 90º antihoraria. IC 95%: intervalo de confianza al 95%.

Discusión

La intubación fibroóptica es una técnica bien esta- blecida en anestesia en situaciones de intubación difí- cil anticipada e incluso no prevista 2 . Sin embargo, la introducción correcta del fibroscopio entre las cuerdas vocales y la visualización de la carina no nos asegura que el avance posterior del tubo traqueal se realice con éxito. Además hay que tener en cuenta que la resisten- cia persistente o el choque repetido del tubo traqueal en diferentes estructuras anátomicas del paciente pue- de producir sangrado, daño en los cartílagos aritenoi- des o epiglotis y edema en la vía aérea, haciendo más difícil la intubación traqueal subsecuente o la ventila- ción 9,10 . Antes de valorar las implicaciones prácticas de nuestros hallazgos, es importante señalar algunas limi- taciones de nuestro estudio. Consideramos que la limi- tación más importante es que el hecho de utilizar siem- pre el mismo maniquí para la intubación, con la misma anatomía y una dificultad de intubación fija, puede ser un modelo poco representativo de una población real de pacientes, ya que la resistencia al paso del tubo tra- queal puede variar en función de las diferencias anató-

TABLA 4

Localización anatómica de la resistencia

Localización anatómica

Nº de casos

% de

IC 95%

 

resistencia

Cartílago aritenoideo derecho Comisura posterior Cartílago aritenoideo izquierdo Epiglotis Cuerda vocal derecha Total

137

55,9

(49,7-62,1)

94

38,4

(32,4-44,4)

10

4,1

(1,6-6,6)

3

1,2

(0-2,5)

1

0,4

(0-1,2)

245

100,0

Localización anatómica donde se produjo la resistencia con el número de casos acumulatorios de todos los intentos de intubación y el por- centaje de resistencia. Observamos que en el 94,3% de los casos don- de encontramos resistencia, el tubo chocaba contra el cartílago arite- noideo derecho o la comisura posterior. IC 95%: intervalo de confianza al 95%.

17

micas de los mismos. Probablemente los resultados de este estudio sólo serían extrapolables a pacientes con una anatomía laríngea normal. Además, la simulación con maniquí de intubación puede no asemejarse a situaciones clínicas comunes, donde la presencia de un segundo fibroscopio en la vía aérea del paciente, en sí mismo, puede influenciar el éxito de la intubación tra- queal, aunque no hay ninguna evidencia de que esto ocurriese en nuestro caso. También es posible que los resultados obtenidos no sean extrapolables a otros maniquís con distinto grado de dificultad para la intu- bación. Por otra parte, son varios los factores implica- dos en la resistencia al avance del tubo traqueal que han sido examinados en trabajos anteriores 11 . En pri- mer lugar, el diseño del tubo utilizado, que puede mejorar el éxito de la intubación, y cuyos aspectos

puede mejorar el éxito de la intubación, y cuyos aspectos Fig. 2. Comparación de tiempos según

Fig. 2. Comparación de tiempos según el tubo traqueal utilizado. T1: tiem- po de fibroscopia, T2: tiempo de intubación, TT: tiempo total.

587

584-590-C07-12355.ANE ORIGINAL-OBON 11/12/07 17:39 Página 588

Rev. Esp. Anestesiol. Reanim. Vol. 54, Núm. 10, 2007

588 Rev. Esp. Anestesiol. Reanim. Vol. 54, Núm. 10, 2007 Fig. 3. Comparación de tiempos según

Fig. 3. Comparación de tiempos según la utilización de Williams. T1: tiem- po de fibroscopia, T2: tiempo de intubación, TT: tiempo total. (*) Diferencia estadísticamente significativa (p < 0,05).

más relevantes son la forma de su bisel distal, el mate- rial del que está fabricado, o su capacidad para adap- tarse a la forma del fibroscopio. Tubos traqueales como el desarrollado para la intubación con mascarilla laríngea Fastrach, o el tubo de Parker pueden mejorar la tasa de éxito en la intubación fibroóptica. En segun- do lugar, la relación entre el diámetro interno (DI) del tubo y el diámetro externo (DE) del fibroscopio utili- zado. El espacio libre que se crea entre ambos es qui- zás el factor más influyente en la facilidad de desliza- miento del tubo sobre el fibroscopio; cuanto menor es ese espacio, menor resistencia deberíamos tener. Para reducir este espacio libre se ha sugerido utilizar una combinación de tubo traqueal de pequeño DI con un fibroscopio del mayor DE posible 2,5,7,12 . Nuestro objeti- vo principal fue localizar la zona anatómica de la resistencia durante la intubación orotraqueal asistida por fibroscopio y evaluar la efectividad de las manio- bras utilizadas para evitarlo. Con este fin, para testar

nuestro estudio, elegimos de forma intencionada dos tipos de tubo normalmente empleados en la práctica clínica con pacientes, y como fibroscopio de intuba- ción, uno de pequeño diámetro distal, considerando a nuestro juicio, que es más habitual disponer de este tipo de fibroscopio en la práctica diaria. El utilizar dos fibroscopios es un método que tam- bién fue descrito por Marfin 3 , Nakayama 13 , Aoyama 14 y Johnson 15 . Tiene la ventaja de que un anestesiólogo puede dedicarse a la técnica de intubación propiamen- te dicha, mientras que el otro anestesiólogo puede cen- trarse en la observación del sitio de resistencia. Encontramos resistencia al avance del tubo traqueal en un porcentaje similar al reflejado en la bibliografía al realizar una intubación fibroóptica en pacientes, aun- que la incidencia varía según los estudios publicados. Hakala 7 encuentra una resistencia del 53%, Johnson 15 del 66% y Brull 16 del 65%. Las diferencias en la defi- nición de dificultad entre los estudios existentes podrí- an ser la causa de estas diferencias en la incidencia. Cuando se notó resistencia, observamos que el prin- cipal lugar anatómico donde chocó el extremo distal del tubo fue, en primer lugar, el cartílago aritenoides derecho, y en segundo lugar, la comisura posterior. Nuestros resultados se corresponden a los hallados por otros autores. En un estudio realizado en maniquí de intubación, Katsnelson 17 observó que el principal sitio de resistencia durante la intubación orotraqueal fue el cartílago aritenoides derecho. Posteriormente obtuvo el mismo resultado sobre pacientes. Johnson 15 observó que el cartílago aritenoides derecho y el espacio inte- raritenoideo fueron los lugares de resistencia al avan- ce del tubo traqueal durante la intubación fibroóptica en paciente despierto. Schwartz 18 encontró resultados similares. En contraste con los estudios anteriores, Asai 19 observó que el tubo migraba con más frecuencia dentro del esófago en la mayoría de pacientes donde se experimentaba resistencia. La razón de esta discrepan- cia podría ser la diferencia en cuanto a los métodos de observación y el escaso número de casos estudiado. Que sea más frecuente como localización de la resistencia el cartílago aritenoides derecho que el izquierdo, puede explicarse por la dirección del bisel del tubo traqueal, normalmente encarado hacia la

TABLA 5

Comparación de tiempos según el grupo de estudio

 

Grupo Will-Ref

Grupo Will-Est

Grupo Estándar

Grupo Reforzado

T1 (segundos)

7,3 (4,7-11,7)

8,1 (6,1-10,4)

10,0 (7,7-13,4)

10,1 (8,4-13,6)

T2 (segundos)

4,5 (3,8-8,2)*

8,2 (6,4-11,3)

10,9 (9,3-14,3)

10,8 (8,6-14,1)

TT (segundos)

13,8 (8,5-20,6)

16,7 (13,5-21,9)

21,3 (18,1-27,7)

22,1 (17,5-29,6)

T1: tiempo de fibroscopia, T2: tiempo de intubación, TT: tiempo total. Grupo Will-Ref (tubo reforzado flexible + Williams), Grupo Will-Est (tubo estándar + Williams), Grupo Estándar (tubo estándar), y Grupo Reforzado (tubo reforzado flexible). (*) Diferencia significativa entre grupos, test de Kruskal-Wallis (p < 0,05).

588

18

584-590-C07-12355.ANE ORIGINAL-OBON 11/12/07 17:39 Página 589

H. OBÓN MONFORTE ET AL– Intubación fibroóptica oral. Localización del lugar de resistencia al avance del tubo traqueal y maniobras para solucionarlo. Estudio de simulación en maniquí

izquierda, haciendo que el extremo del tubo esté en la derecha y por tanto choque en el aritenoides. Por otra parte, también sobre maniquí, Katsnelson 17 , observó que en la intubación nasotraqueal, el principal sitio de resistencia era la epiglotis, aunque en otro estudio, Nakayama 13 obtiene resultados parecidos a la intubación fibroóptica oral. Esta diferencia de locali- zación de la obstrucción según si la vía de acceso es oral o nasal probablemente se debe a una diferencia de alineamiento de los ejes oral, faríngeo y laríngeo. Se han sugerido varias técnicas para reducir la difi- cultad en el avance del tubo traqueal sobre el fibros- copio. Seguramente podría ser necesaria una combina- ción de varias de ellas 4,9,20 . Con la maniobra de rotación del tubo 90º en senti- do antihorario obtuvimos un 86% de efectividad al intubar 162 de los 188 casos donde observamos resis- tencia al primer intento de intubación. Este porcentaje de efectividad es similar a las frecuencias de éxito de otros estudios 3 . La rotación del tubo al azar podría hacer posible la intubación, pero la maniobra más común es rotar el tubo en sentido antihorario en giros de 90º hasta que la obstrucción ceda. Cuando el tubo traqueal se avanza, el bisel del tubo está encarado hacia la izquierda y eso hace que el extremo del tubo choque más fácilmente con el cartílago aritenoides derecho. Si el tubo fuese rotado 90º en sentido horario, el extremo del tubo quedaría posterior al fibroscopio y podría chocar todavía más contra los aritenoides. Sin embargo, la rotación del tubo 90º antihoraria hace que el bisel del tubo se haga posterior y no choque contra él. Por otra parte, la maniobra de rotación de 180º en sentido horario no creemos que aporte una ayuda adi- cional. La flexión del cuello y la presión cricoidea o mani- pulación laríngea externa puede facilitar el avance del tubo sobre el fibroscopio, al presionar la hipofaringe y evitar la migración inadvertida del tubo hacia la mis- ma o el esófago. Sin embargo, Pandit 21 observó que la presión cricoidea podía llegar a obstruir el paso del tubo a la tráquea. En nuestro caso, la maniobra de fle- xión del cuello y manipulación laríngea externa tuvo una efectividad del 100% cuando la aplicamos en aquellos casos donde fracasaron las medidas rotacio- nales. Este resultado coincide con el artículo de Asai 19 donde la intubación fibroóptica oral fue más exitosa con aplicación de presión cricoidea. Varios dispositivos orales han sido desarrollados para facilitar la inserción del fibroscopio en la tráquea, como las cánulas orofaríngeas de intubación Ovassa- pian, Berman o Williams 22 . Nosotros utilizamos una cánula orofaríngea tipo Williams de 10 cm de tamaño. Es de destacar que cuando no se utilizó Williams, el porcentaje de resistencia fue del 91%, y todos los

19

tiempos de intubación (T1, T2 y Ttotal) fueron signifi- cativamente menores cuando sí se utilizó, principal- mente el T2, que se correlaciona bien con la facilidad

o resistencia a la intubación. Cuando utilizamos

Williams, el T2 fue prácticamente la mitad que cuan- do no lo utilizamos. No observamos diferencias significativas comparan- do los dos tipos de tubo en cuanto a resistencia o tiem- pos de intubación. Resultados diversos se obtienen en artículos previos. Hakala 7 no encontró diferencias sig- nificativas entre el tubo estándar y el reforzado flexi- ble. Connelly 23 observó que al calentar un tubo están- dar con aire o con agua caliente se volvía más blando, obteniendo similar resistencia que un tubo flexible reforzado y con un coste mucho menor. En el estudio de Marfin 3 , el tubo reforzado pasó mejor que el están- dar, debido a que era mucho más flexible y el ángulo distal más obtuso, haciendo menos frecuente su cho- que contra la epiglotis o el cartílago aritenoides, pero añade que es más caro que el estándar. Al comparar a la vez los cuatro grupos a estudio, la resistencia fue claramente menor en el Grupo Will-Ref que combinaba un tubo reforzado flexible y Williams. Nuestro estudio sugiere que un tubo flexible puede cambiar más fácilmente de dirección, causar un menor desplazamiento del fibroscopio si la rotación del tubo fuese necesaria y, por tanto, hacer más fácil la intubación, sobre todo si se utiliza conjuntamente con Williams. Los tiempos de intubación en manos experimenta- das en cuanto a exposición de la laringe suelen estar en rangos de 20 a 30 segundos. Nosotros obtuvimos tiempos medios de intubación menores a los observa- dos en otros estudios 24 , y fueron disminuyendo a partir de las 50 intubaciones, lo que nos indica una curva de aprendizaje efectiva. Podemos concluir que durante la intubación fibro- óptica oral en maniquí, el sitio más común de resis- tencia fue el cartílago aritenoides derecho y en segun- do lugar la comisura posterior. La maniobra de rotación del tubo 90º en sentido antihorario fue muy

efectiva para superar esta resistencia sin tener en cuen-

ta su localización. Por otra parte, la utilización de una

cánula orofaríngea de intubación tipo Williams facilitó

la intubación traqueal independientemente del tubo

utilizado. La combinación de un tubo reforzado flexi- ble y Williams fue la que menos resistencia produjo y donde el tiempo de intubación (T2) fue menor. Es posible que las conclusiones de nuestro estudio sobre el sitio de obstrucción y las soluciones encontra- das en maniquí de intubación, no sean aplicables total- mente a la situación real de manejo de fibroscopio en pacientes despiertos o ligeramente sedados en respira- ción espontánea, que presentan una vía aérea anormal

589

584-590-C07-12355.ANE ORIGINAL-OBON 11/12/07 17:39 Página 590

Rev. Esp. Anestesiol. Reanim. Vol. 54, Núm. 10, 2007

o bien en pacientes anestesiados después de varios intentos de laringoscopia. Por último, se debe destacar que los maniquís de intubación son útiles desde el punto de vista docente, así como para adquirir una habilidad básica y familia- rizarse con el instrumento, antes de ser utilizado en un paciente 25 . El entrenamiento con maniquís es posible que mejore la curva de aprendizaje y éxito de la técni- ca fibroscópica sin cuestionar la situación ética de practicar el entrenamiento en pacientes 26 .

BIBLIOGRAFÍA

1. Murphy P. A fibre-optic endoscope used for nasal intubation. Anaest- hesia. 1967;22(3):489-91.

2. Ovassapian A, Yelich SJ, Dykes MH, Brunner EE. Fiberoptic nasotra- cheal intubation. Incidence and causes of failure. Anesth Analg.

1983;62(7):692-5.

3. Marfin AG, Igbal R, Mihm F, Popat MT, Scott SH, Pandit JJ. Deter- mination of the site of tracheal tube impingement during nasotracheal fibreoptic intubation. Anaesthesia. 2006;61(7):646-50.

4. Asai T, Shingu K. Difficulty in advancing a tracheal tube over a fibre- optic bronchoscope: incidence, causes and solutions. Br J Anaesth.

2004;92(6):870-81.

5. Kristensen MS. The Parker Flex-Tip tube versus a standard tube for fiberoptic orotracheal intubation: a randomized double-blind study. Anesthesiology. 2003;98(2):354-8.

6. Makino H, Katoh T, Kobayashi S, Bito H, Sato S. The effects of tra- cheal tube tip design and tube thickness on laryngeal pass ability during oral exchange with an introducer. Anesth Analg. 2003;97(1):

285-8.

7. Hakala P, Randell T, Valli H. Comparison between tracheal tubes for orotracheal fibreoptic intubation. Br J Anaesth. 1999;82(1):135-6.

8. Jones HE, Pearce AC, Moore P. Fibreoptic intubation. Influence of tra- cheal tube tip design. Anaesthesia. 1993;48(8):672-4.

9. Heidegger T, Gerig HJ, Ulrich B, Schnider TW. Structure and process

quality illustrated by fibreoptic intubation: analysis of 1612 cases. Anaesthesia. 2003;58(8):734-9. 10. Wulf H, Brinkmann G, Rautenberg M. Management of the difficult airway. A case of failed fiberoptic intubation. Acta Anaesthesiol Scand.

1997;41(8):1080-2.

590

11. Greer JR, Smith SP, Strang T. A comparison of tracheal tube tip design on the passage of an endotracheal tube during oral fiberoptic intuba- tion. Anesthesiology. 2001;94(5):729-31.

12. Klafta JM. Flexible tracheal tubes facilitate fiberoptic intubation. Anesth Analg. 1994;79(6):1211-2.

13. Nakayama M, Kataoka N, Usui Y, Inase N, Takayama S, Miura H. Tecniques of nasotracheal intubation with the fiberoptic bronchoscope. J Emerg Med. 1992;10(6):729-34.

14. Aoyama K, Takenaka I, Sata T, Shigematsu A. Use of the fibrescope- video camera system for difficult tracheal intubation. Br J Anaesth.

1996;77(5):662-4.

15. Johnson DM, From AM, Smith RB, From RP, Maktabi MA. Endosco- pic study of mechanisms of failure of endotracheal tube advancement into the trachea during awake fiberoptic orotracheal intubation. Anest- hesiology. 2005;102(5):910-4.

16. Brull SJ, Wiklund R, Ferris C, Connelly NR, Ehrenwerth J, Silverman DG. Facilitation of fiberoptic orotracheal intubation with a flexible tra- cheal tube. Anesth Analg. 1994;78(4):746-8.

17. Katsnelson T, Frost EA, Farcon E, Goldiner PL. When the endotra- cheal tube will not pass over the flexible fiberoptic bronchoscope. Anesthesiology. 1992;76(1):151-2.

18. Schwartz D, Johnson C, Roberts J. A maneuver to facilitate flexible fiberoptic intubation. Anesthesiology. 1989;71(3):470-1.

19. Asai T, Murao K, Johmura S, Shingu K. Effect of cricoid pressure on the ease of fibrescope-aided tracheal intubation. Anaesthesia. 2002;

57(9):909-13.

20. Ayoub CM, Rizk MS, Yaacoub CI, Baraka AS, Lteif AM. Advancing the tracheal tube over a flexible fiberoptic bronchoscope by a sleeve mounted on the insertion cord. Anesth Analg. 2003;96(1):290-2.

21. Pandit JJ, Dravid RM, Iver R, Popat MT. Orotracheal fibreoptic intu- bation for rapid sequence induction of anaesthesia. Anaesthesia.

2002;57(2):123-7.

22. Greenland KB, Ha ID, Irwing MG. Comparison of the Berman Intu- bating Airway and the Williams Airway intubator for fibreoptic orotra- cheal intubation in anaesthetised patients. Anaesthesia. 2006;61(7):

678-84.

23. Connelly NR, Kyle R, Gotta J, Calimaran A, Robbins LD, Kanter G, Dunn SM. Comparison of wire reinforced tubes with warmed standard tubes to facilitate fiberoptic intubation. J Clin Anesth. 2001;13(1)3-5.

24. Pandit JJ, MacLachlan K, Dravid RM, Popat MT. Comparison of times to achieve tracheal intubation with three techniques using the laryngeal or intubating laryngeal mask airway. Anaesthesia. 2002;57(2):128-32.

25. Koerner IP, Brambrink AM. Fiberoptic techniques. Best Pract Res Clin Anaesthesiol. 2005;19(4):611-21.

26. Goldmann K, Ferson DZ. Education and training in airway manage- ment. Best Pract Res Clin Anaesthesiol. 2005;19(4):717-32.

20

Intereses relacionados